Imágenes de páginas
PDF
EPUB

dicterio; negar lo mas demostrable con un indecoroso pira ronismo; enerbar los discursos mas penetrantes con una sátira indecente, usar de sales cáusticas, de la vilis nias exal, tada, ó de una risa sardónica , Alemática ::: Tal es el sisa tema de lo filosofia contra nuestra religion. Esta es la táctica en que amaestra á sus discípulos. Federico

у

Volter exortaban á valerse de esta arma en los graves asuntos de Ja religion. Con ella decian era bastante para destruir el fanatismo., la supersticion , las verdades mas evidentes, los dogmas mas, creibles, la religion mas verdadera, el sistema mas demostrable.

il Confesemos la verdad aunque con lágrimas. Mas fru. to ha sacado el infierno en nuestros dias por el gracejo, sales picantes , bufonadas y risas de los filósofos contra los cristianos ; que en los primeros siglos logró por la heregía y poder de los tiranos. Al hombre hiere mas una burla que una espada. Su honor no se resiente de un acometimiento injusto, pero sí se exacerba cuando el ridículo llega á mofarlo. Mientras mas respeto me. rezca ó la persona, ó la materia de que se trata , mas sensible le debe ser , que se le conteste ó con indiferen; cia, ó con una bufonada. Las armas son desiguales en este caso: el acometido no podrá defenderse, si no es un desvergonzado. La lucha misma le es indecorosa , tizna el tacto: solo al ver al enemigo enfria la sangre, yela el espíritu , abate el ánimo. El hombre de bien po entra en contestacion con ésta clase de gentes; se retira, no ar. guye; por mas que se disuada, no puede desentenderse de la mancha, de la herida que llegue hasta lo interior de su alma.

En este estado el burlon y el satírico entonan cánticos de triunfo, La razoh ni se puede oponer ni puede ser, atendida. Mucho menos el evangelio y demas escrituras divinas. Los padres y los concilios, la autoridad de la Iglesia , la práctica mas general, mas seguida , y la disciplina de todos los siglos pierden su conviccion, porque no' se está á sus pruebas decisivas. Entonces la religion y el

cristiano huyen avergonzados; ni aquella opone á estas armas mas broquel que el de la humildad y paciencia , ni éste halla otra salida que la confusion , el silencio, ó una retirada.

Y qué adoptaron nuestros regeneradores este medio de atacarnos tan indecoroso? Si: vemos este estilo en muchos escritos dados al público desde el principio de las nuevas instituciones. Los papeles sueltos у los periodistas abundan en pruebas de esta clase: yo puedo citar en glo. bo los Concisos; los Redactores, las Abejas, el Diario Mercantil , al Diccionario su contestacion burlesca ; la mayor parte de los escritos y periódicos.

Juzgo estas citas como abstractas: la demostracion no aparece tan clara ; demos, pues, una ojeada, aunque rápida , por nuestros escritos. Nuestro honor propio se resentirá, como que'nos avergonzamos que algunos españo. les hayan seguido tan servilmente á sus maestros los franceses, pero es una verdad que aunque sensible, es preciso confesarla. Tomemos el hilo en la invencion misma de los dos términos que adoptaron los regeneradores de la España, para dividirnos, y con facilidad reformarnos: estos son serviles y liberales (1). p. La primer voz es desagradante, humilla, hiere al que se señala: la segunda honra, distingue, hace brillar al que le cuadra. Pónganse en uso : supongan por personas ó partidos; adóptese este lenguage por los periodistas , y generalicese en España , formen

ya

dos facciones que dividan y caractericen á los españoles; į babrá alguno que quiera computarse entre los primeros? Nadie. El término solo es un apodo mordaz, supone debilidad, degradacion, esclavitud , bageza, rutineros, miserables... Todo esto quiere decir aquella voz en el vocabulario de nuestros regeneradores.

(1) Nuestro augnsto Soberano en su decreto de 26 de enero tiene mandado que se borren del uso comun estas voces. Juzgo contribuyo al fin que dictó este decreto, manifestando que la invencion de es. tos términos fưé un' ardid

para

dividirnos.

Con esta nota principiaron á tildar á mediados de noviembre del año de 1o a los que no querian libertad de imprenta. ¿Y quién fueron los inventores? Los contrarios. Éstos se honraron con el nombre opuesto, al tiempo que ridiculizaban a los que no pensaban como ellos. Con este ardid solo tenian de parte suya a todos los que ignoraban el rumbo de sus planes , y el término de sus maquinaciones é intrigas. Luego que estas llegaron á manifestar el significado de su divisa en toda su generalidad, le abandonaron : pero ninguno queria ser notado con el significado del primer nombre, tomándolo en el sentido que se le daba. Solo este es un timbre en cuanto la comun aceptacion ó el uso general lo entiende ya por amante de su religion, de su rei, de su patria , español rancio, enemigo de toda innovacion perjudicial, y en este sentido lo es toda la España. La nacion ha manifestado con bastante claridad y energía que ella jamas suscribió a los planes de la regeneracion.

Estoi seguro que si nuestros regeneradores no se hubieran valido desde el principio del escarnio, ó de la burla contra sus opositores, no hubieran adelantado tanto sus proyectos. La conducta de Voltaire en sus escritos, las máximas de Federico en sus cartas , me dan los testimo. nios: el porte de nuestros publicistas en los cuatro años de sus instituciones hacen mi aserto demostrable. No, no es esta una proposicion al aire; es un hecho constante. Obsérvense sus escritos: adviertase que siempre herian á los contrarios con unas armas que jamas se les opusieron. La razon no hablaba;, solo el chiste, la chufia, las sales llena. ban los papeles. A esto no se responde.

Volter deprimia á los eclesiásticos llamándolos monigotes , virretes , galopines. Para vencer à sa contrario Rousseau le decia en sus escritos hipócrita , escapado de Ginebra , descamisado, tunante ::: Federico llamaba al papi idolo apolillado, á la Iglesia romana vieja decrépia ta D'Alembert nombraba á los frailes trompetas del fanatismo , holgazanes. Estas voces, se generalizaron en Francia y en todos los perić dicos de la revolucion , se re. petian á cada instante. La incredulidad se introdujo con los sarcasmos, la impiedad con ironías, el ateismo con paradojas risueñas; el fatalista se apoyó solo en chistes, en bufonadas, esto es públicamente sabido en toda Europa. Los títulos de algunos libros bastan para conocer de qué lenguage y de qué armas se han valido los filósofos en la rebelion general que han tramado.

En la España es tambien público cuál ha sido el lenguage de los periodistas. El irreligioso, el relajado, el inmoral , leian nuestros papeles con ansia , reian sus agudezas, se las hacian familiares: pero á el virtuoso, á el ti. morato, á el amante de su religion, se les caian de las ma. nos sin poder contener las lágrimas. Nuestros escritores copiaron aquellas voces: de este modo hicieron la mofa de los misterios de la fe, de los preceptos de la moral, de la decencia pública, de los ministros de la religion, de todo lo santo.

El autor del Diccionario comenzó a hacerse célebre por la apología de los palos: él mismo dijo lo útil del estilo cáustico en sus contestaciones. Él aspira á nerecer por sus producciones el distintivo que tiene Momo entre las falsas deidades; el de un Quijote entre los nuevos cae' balleros andantes; el de un gracioso ó vegete en el teatro. Nada le interesaba a este escritor el asunto de su escrito, pero su genial burlesco lo llevó á hacer mofa de dos hom bres. Tomó la pluma y dió palos al aire, y que reir á las gentes. Con esto solo comenzó á acreditarse. El caracter español desprecia un escrito en donde la mordacidad mas acre, las chuladas mas viles, un estilo punzante, satirico dan el colorido, estienden los objetos, los bosquejan y acaban ::: Al fin esto pudo pasar. La Apología se propuso á hacer reir á cuantos la tomasen; pero en nada toco á la religion. Se hizo lugar para que despues leyesen sus producciones con un aire festivo. Si no tocase á la religion, pudia disimularse.

Mas dónde pudo haber sufrimiento para que tra

tase del sacramento de la penitencia, con el ridículo que él lo trata (1)? ¿qué católico puede sufrir que se hable del sagrado viático con el modo que él lo hace (2)? ¿có. mo es tolerable que hablando de la gracia diga, no conoce inas gracia (fuera sea la de Dios) que la de cierta persopita (3)? ¿por qué se ha de mofar de los milagros en los términos que lo hace (4)? ¿por qué ha de traer los cuentos del recien casado (5), del perro llamado san Gana!eon? (6), ¿y la capilla del fraile (7) en las materias mas santas, mas divinas, mas interesantes? ¡Ai! De este modo se compuso un libro que anda en manos de todos y contra el que no se puede oponer la razon, la fe, la reli. gion, la Iglesia, porque huye el cuerpo, y resvala la espada luego que se intenta herirlo:::

Ridiculizados los misterios de nuestra religion, tratados con tanto desprecio los puntos de mas santidad, que veneramos ; herida la fe y la moral con los afilados dardos del chiste ; el respeto a la religion se disminuye; el cristiano no sale á la defensa , ó porque se persuade se habla en broma, ó porque le agrada una agudeza, ó porque po penetra hasta dónde se estiende la bufonada. Familia. rizado á este estilo, entra la indiferencia , en seguida el desprecio , despues la irreligion, por último el libertinage, la impiedad , el ateismo á lo menos práctico. El que sembró el escándalo, el que dió el motivo, el autor de la sátira, del sarcasmo se queda riyendo, porque no se le puede arguir de impio, irreligioso, ateista. Un chiste no es una proposicion sostenida, dicen; una burla es un pasatiempo: nadie hace caso de un bufon, él se escapa por los mismos filos que quieran oponerle. He aqui el éfu

(1) Diccionar. crit. burlesc. pág. 4
(2) Pág. 4 y 5.
(3) Pág 103.
(4) Pág. 113.
(5) Pag. 3.
(6) Pag u 3.
(7). Pag. 26.

« AnteriorContinuar »