Imágenes de páginas
PDF
EPUB

éste no es el ánimo de un reformador cristiano que se precia ser español. Quiere que haya en España arzobispos, obispos y curas, aunque no con tanta abundancia como los ha habido hasta aqui. Fija el número de eclesiásticos á uno por ciento sesenta habitantes, arreglándose al censo de poblacion del año de 1797, rebajando de éste número la cuarta parte de canonigos, clérigos, frailes y monjas que han muerto ó han tomado otros destinos durante la guerra. Con esta baja pasa á señalar á los que se les debe pagar en esta forma. Arzobispos.........

8.

Obispos...........

........................

34.

Canónigos de catedrales..............

II14

Racioneros de idem, y canónigos y ra

cioneros de colegiatas y parroquiales. 2083.

[blocks in formation]

Los restantes que segun el señor ministro son 184.803 se descuentan, y no dándoles destino en su plan, ni con que subsistir, los da por muertos , ó los deja á que se mueran de necesidad. Hecho cargo el señor ministro de lo que cuesta ganar el dinero a las clases productivas (1), pasa á manifestar su generosidad con los eclesiásticos, po

(1) Pág. 37

niéndoles una tarifa casi igual a la que puso Napoleon á los eclesiásticos de Francia. Es como sigue :

Á los arzobispos por renta anual rs. vn. 300.000.
Á los obispos...........

Ig0.000.
Para
que

nadie estrañe su prodigalidad da por causa de su esceso en estas asignaciones, que son unos prín. „cipes de la Iglesia, á quienes se les debe proporcionar el

medio de egercer la beneficencia... Sin tocar en el otro es. „, tremo de una profusion inmoral y peligrosa (1).,, Esta inmoral profusion hace poco honor a nuestros obispos y convierte la odiosidad pública contra estos padres de los pobres, en quienes se refunde toda la profusion de sus rentas y de sus bienes.

A proporcion de las rentas de los arzobispos y obis. pos está demarcada la quota que debian percibir-los demas eclesiásticos, por este órden :

Á los canónigos de catedrales... de 20. á 40.000.
Á los canónigos y racionero de
colegiatas....

..... de 8. á 12.000.

Á los curas..............................

de 6. á 20.000.

Á los religiosos................... de 2. á 4.000.
Á las religiosas profesas.......... ............... 1.500.

Estos sueldos dice el señor ministro deben pagarse en metálico y en billetes. Las dos partes en dinero, y la última en papel. Para las primeras sirve el producto de las fincas y bienes eclesiásticos vendidos; y para la última la can. tidad de 236.995.500. reales en nuevos billetes que debian crearse. El producto de bienes vendibles y rentas (1) Ibidem.

eclesiásticas, calcula el señor ministro llegaria a ser el de mil seiscientos millones cada año, y con esta cantidad pasa á poner tres listas de las personas en quienes debia invertirse.

Lista primera eclesiástica...................

300 millones

Segunda lista civil.............

300 millones.

Tercera , egército y marina.

marina............... 1.000 millones.

Total.........

1.600 millones,

Tiene

ya

el señor ministro resuelto el problema que tanto le ha dado que hacer. La Iglesia se debia quedar sin un cuarto,

todos sus bienes y hasta sus edificios se le de. bian vender. Este es el resultado de tantas cuentas, cavilaciones y apuntes.

Convencido el señor ministro de la facultad con que el gobierno podia adoptar su plan , multiplica sus apuntes (52 y 53) insistiendo en la necesidad en que se hallaba el estado para que realice su proyecto, porque de lo contrario, dice, estamos a la mitad del camino de nuestra ruina, porque "ó el pueblo no puede sufrir fisicamen» te mas, ó pierde la esperanza de lograr el objeto á que » aspira... ambos estremos con un gobierno desacreditado » y débil, producen necesariamente mudanza de persona.» » Mi objeto, dice por último, ha sido demostrar que si la » nacion no paga cuanto debe, si no tiene dinero para con» tinuar la guerra y sostener el estado, si no se repara el » menoscabo que ha sufrido, es porque los intereses de las clases estériles, que son las que mandan , estan en » oposicion con los de las clases productivas, que son las " que obedecen. Feliz el dia en que estas se hallen bas» tantemente instruidas para representarse á si mis»mas (1).»

[ocr errors][merged small]

No trato de impugnar el proyecto. Juzgo inútil cuanto se diga sobre su egecucion, ó subre su imposibilidad. Él es á manera de un sueño que nada tiene de real, sino el pasagero embebecimiento de una fantasia acalorada, que revuelve con precipitacion, y compone á su placer las especies diversas que separadamente recibió alguna vez. Su autor pensó hacer la felicidad de la nacion con su plan. Yo se lo concedo asi; porque ¿qué habia de componer un papel de ochenta páginas con una ficcion nada mas ? La nacion luego que leyó el proyecto no vió en él mas que una ilusion; pero

ilusion

que si llegaba á tener algo de realidad , multiplicaria sus males, y le haria sufrir su total devastacion,

Esta ilusion presenta á los ojos del español reducida á mendicidad la parte de sus individuos en quien tiene puestos sus ojos, su alma , toda su estimacion. Profanadas las Iglesias, vendidos los edificios , arrasados los templos, sin dejar un convento, una capilla , una hermita donde orar... este es el primer cuadro de esta ilusion. Ella pone á sus ojos los enfermos , tullidos, paralíticos, moribundos, en medio de las plazas y calles de todos los pueblos. Esta es una ilusion que representa con la mayor viveza los locos arrojados de sus jáulas, los niños espósitos á las puertas de las casas, los huérfanos y viudas vagando de pueblo en pueblo sin domicilio, sin casa, sin que comer, muriéndose en medio de las calles. Esta es una ilusion, en fin, que saca al público la mendicidad, la miseria , la en: fermedad, la muerte, encerrados hasta aqui en los hospi. tales, hospicios, conventos, esclusas, casas de caridad.

¡Ai! Los clérigos, los frailes, las monjas, podian desà parecer como sucedió en Francia, pero el mendigo, el enfermo, el moribundo ¿qué se hace de él?... No, no es asi: esta ilusion despierta al mas dormido, le sienta sobre la cama , y bañado en lágrimas de placer profiere con la mayor emocion; no, no es asi : este ha sido un sueño, una ilusion : mi fantasia se estravió: tantos males no afli. gen á mi patria: los ministros de Dios estan en sus Igleapuntes de

que se

sias, los pobres infelices en sus hospicios, los enfermos en sus hospitales, los dementes , fátuos, huérfanos habitan las casas que los generosos españoles fundaron para su cu. ra y su habitacion: Ja España está como hasta aqui: no se egecutó tan ominoso plan.

Las últimas espresiones con que el señor ministro le termina, merecen la atencion del

que
las lee. El

proyec. to concluye con decir „ he demostrado que si la nacion „no sale de sus apuros, es porque los intereses de las clases estériles estan en oposicion con los de las clases ,,productivas. „ Yo deseara que el señor proyectista hubiera hecho esta demostracion. No la hizo, ni la propuso hacer en ninguno de los sesenta y

siete compone todo su plan. Se preguntará acaso , ¿pues, por que concluye asi? No sé qué decir. No diré que era para armar las clases productivas que obedecen, contra las estériles que son las que mandan, esto indican tales espresiones, y sino las que siguen hablarán: „ i feliz el dia en que las clases que obedecen se hallen bastantemente instruidas para representarse á si mismas! No seria el ánimo del señor ministro, repito, armar el pueblo contra la nobleza y clero: no puede esperarse tanto mal de un español. Terminaria asi tal vez, para acabar su plan, co. mo lo principio ; es decir, con palabras pomposas, insig. nificantes , y sin nada de realidad. El hecho cierto es, que el gobierno apreció este escrito , y que nuestros reformadores pensaron realizarlo, é hicieron ministro al autor, para ver si se podia conseguir: de hecho se dieron va. rias disposiciones; pero el plan no se pudo realizar.

En 17 de junio se dió una orden a los señores Intendentes sobre los bienes que podian 'aplicarse al pago de los egércitos, diciéndose en el artículo 7! » Tambien „tendrá lugar el secuestro y la aplicacion de frutos á be. „neficio del estado, cuando los bienes de cualquiera cla,,se que sean pertenezcan a establecimientos públicos, „cuerpos seculares , eclesiásticos ó religiosos de ambos ,,sexos, disueltos, estinguidos ó reformados por resulta

« AnteriorContinuar »