Descripción y población de las Indias

Portada
Imprenta americana, 1908 - 209 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Índice


Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 93 - Cochabamba divide estos dos valles, y no es provechoso para sacar acequias por correr casi al fin dél. (Víanse allí osos muy grandes, que trastornan las mujeres, y ellas, viéndoles, ninguna resistencia hacen. Hay terribles tigres y ha sucedido llegar un tigre á la casa de muchos indios, y de en medio de ellos, si había alguno no bautizado, llevárselo en las uñas, sin hacer daño á los bautizados.
Página 181 - Hay algunas atahonas, no son tres, mas los dueños muelen sólo para sus casas; si otro ha de moler, ha de llevar caballo propio; si no, quédese; hacen unos molinillos que traen a una mano, de madera, con una piedra pequeña traída de lejos; muelen a los pobres indios que las traen, porque para una hanega son necesarios tres indios de remuda; empero, el pan es el mejor del mundo. A la mano derecha desta ciudad, a las faldas de la sierra, hay otra ciudad llamada San Miguel de Tucumán, pueblo más...
Página 20 - La primera vez que la ví era muy abundante y muy rica; los vecinos conquistadores, unos hombrazos tan llenos de caridad para con los pasajeros, que en viendo en la plaza un hombre no conocido o nuevo en la tierra (que llamamos chapetón), a mía sobre tuya, lo llevaban a su casa, hospedaban, regalaban y ayudaban para el camino, si allí no le daba gusto hacer asiento.
Página 83 - Un poco más adelante, como media legua. vemos una pared de piedra de mampuesto que corre desde la nieve del un puerto al otro, atravesando el camino real. Esta pared dicen los antiguos se hizo por concierto entre los ingas y los indios del Collao, los cuales, trayendo guerras muy reñidas entre sí. vinieron en este medio que se hiciese esta pared en el lugar dicho, de un estado de un hombre, no muy ancha; la cual sirviese como de muralla para que ni los ingas pasasen á conquistar el Collao, ni...
Página 80 - A la redonda, hay seis ó siete parroquias de indios que abastecen á la ciudad. El valle es muy poblado de muchas chácaras, fuera de que la comarca es muy fértil. Esta ciudad es cabeza de obispado y lo era de todo el reino y aunque así se nombra en los contratos y escrituras que en ella se hacen, ya va perdiendo este título porque la ciudad de los Reyes se lo lle-va con la asistencia del Virrey, Audiencia y Santa Inquisición. La Iglesia Cathedral es pauperrísima en edificios, aunque en rentas...
Página 48 - Los negros tienen sus cofradías aparte y veinte y cuatros. Es cosa de ver cuánto cirio sacan en muriendo alguno; yo ví un acompañamiento de una negra que me admiró, es cierto que acompañaban el cuerpo más de treinta cirios, sin la cera menuda. La capilla que llaman de la cárcel, donde los presos así de la cárcel de corte, como los de la ciudad, oyen cada día misa, es una de las buenas cosas que en provecho de los pobres presos se ha fundado en el mundo. Juntáronse algunos para pedir limosna...
Página 59 - Chilca, que son unas hoyas naturalmente hincadas de arena, en las cuales se dá mucho maíz y demás mantenimientos de la tierra; de nuestras frutas, uvas, higos, granadas, membrillos y melones, los mejores del mundo, y las demás frutas muy sabrosas porque la tierra pica en salitre. Este valle ni hoyas tienen agua con...
Página 46 - El fundador es natural de Medellín. é yó nací en aquel pueblo, para que se entienda que sabe Dios de pueblos pequeños, sacar un Marqués del Valle, don Fernando Cortés, y un obispo, aunque indigno para el cargo, y un fundador de iglesia de Nuestra Señora.
Página 69 - De la ciudad de Quito La ciudad de Quito es pueblo grande, cabeza de obispado y donde reside una Audiencia Real; su comarca es fértil, así de trigo como de maíz y demás mantenimientos de la tierra y nuestros, abundantísima de todo género de ganados, mayores y menores. Dista de la línea equinoccial un tercio de grado y con distar tan poco es muy fría, destemplada y lluviosa; que casi todos los meses poco o mucho, llueve. Háse aumentado mucho esta ciudad; reside en ella la Audiencia Real,...
Página 199 - No adoran cosa alguna, ha blancon el demonio, á quien llaman Pilan; dicen que le obedecen porque no les haga mal. Creen que después de muertos van allá de la otra parte del mar, donde tienen muchas mujeres y se emborrachan: que es el paraíso de Mahoma.

Información bibliográfica