Obras del padre Juan de Mariana, Volumen30

Portada
M. Rivadeneyra, 1854
2 Opiniones
Las opiniones no están verificadas, pero Google revisa que no haya contenido falso y lo quita si lo identifica

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

Las opiniones no están verificadas, pero Google revisa que no haya contenido falso y lo quita si lo identifica
Crítica de los usuarios - Marcar como inadecuado

juan di

Crítica de los usuarios - Marcar como inadecuado

La referencia al padre Mariana es eliminada en el ms. 3954 en la nota Nº 2, referida al Tajo. En dicha nota el Conde menciona a los vectones, alusión que encontramos también en las Obras de Mariana, pág. 46. Además, encontramos 30 referencias al río Tajo, entre ellas destacamos la que aparece en la segunda col. de la pág. 105, por su relación con el verso de Medinilla "Ninfas del Tajo, que entre arenas de oro" (estanza 1).  

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 231 - Fernandez, su madrastra, resuelta de tomalle por hijo, usó desta ceremonia: metióle por la manga de una muy ancha camisa, y sacóle la cabeza por el cabezón; dióle paz en el rostro, con que le pasó á su familia y recibió por su hijo. Desta costumbre salió el refrán vulgar: entra por la manga y sale por el cabezón; dícese del que siendo recebido á trato familiar cada día se ensancha mas.
Página 4 - Solos los vizcaínos conservan hasta hoy su lenguaje grosero y bárbaro, y que no recibe elegancia, y es muy diferente de los demás y el más antiguo de España, y común antiguamente de toda ella, según algunos lo sienten; y se dice que toda España usó de la lengua vizcaína antes que en estas provincias entrasen las armas de los romanos, y con ellas se les pegase su lengua. Añaden que como era aquella gente de suyo grosera, feroz y agreste, la cual...
Página li - La tierra y provincia de España, como quier que se pueda 1 comparar con las mejores del mundo universo, a ninguna reconoce ventaja, ni en el saludable cielo de que goza, ni en la abundancia de toda suerte de frutos y mantenimientos que produce, ni en copia de metales, oro, plata y piedras preciosas, de 2 que toda ella está llena.
Página 5 - Dentro de España florece el consejo, fuera las armas. Sosegadas las guerras domésticas y echados los moros de España, han peregrinado por gran parte del mundo con fortaleza increíble.
Página 186 - Pesada cosa es relatar sus ultrajes, nuestras miserias y peligros, y cosa muy vana encarecellas con palabras, derramar lágrimas, despedir suspiros.
Página l - ... que los tiempos pasados y los presentes semejables son , y como dice la Escritura, lo que fuere eso será. Por las mismas pisadas y huella se encaminan , ya los alegres , ya los tristes remates ; y no hay cosa mas segura que poner los...
Página 13 - Dios desle peligro como de los dos ya referidos: las mismas perras, con cierto sentimiento de misericordia, dieron al infante leche. Por conclusión, el mismo mar, donde le arrojaron, le sustentó con sus olas, y echado á la ribera, una cierva le crió con su regalo y con su leche. Hace mucho al caso para mudar las costumbres del ánimo y del cuerpo la calidad del mantenimiento...
Página 5 - Por donde , como dando vuelta la fortuna desde el lugar mas alto do estaba, parece u los prudentes y avisados que, mal pecado , nos amenazan graves daños y desventuras , principalmente por el grande odio que nos tienen las demás naciones ; cierto compañero sin duda de la grandeza y de los grandes imperios , pero ocasionado en parte de la aspereza de las condiciones de los nuestros, de la severidad y arrogancia de algunos de los que mandan y gobiernan.
Página 247 - Despacharon embajadores al rey don Fernando para que le dijesen de parte del Papa y del Concilio que en adelante se allanase y reconociese al imperio, y no se intitulase mas emperador, pues por ninguna razón le pertenecía. Llevaban orden de ponelle pena de descomunión si no obedeciese á lo quo se le mandaba.
Página l - Que con algunos de nuestros coronistas ni en la traza ni en el lenguaje no deseo que me compare nadie ; bien que de sus trabajos nos hemos aprovechado, y aun por seguillos habremos alguna vez tropezado, yerro digno de perdón por hollar en las pisadas de los que nos iban delante.

Información bibliográfica