Imágenes de páginas
PDF
EPUB

materia, en la inteligencia de que solo á V. E. 16 de mayo. – Se hace notable en dichas notas loca con dictámen 'de su asesor el conocimiento el que por el mismo comisario inglés residente de tales cuusas ; declarando igualmente S. M. en la Habana hablando con su gobierno se esque cualquiera persona (sea de la clase que fue prese : « Pero se debe decir en favor de la Hare) puede denunciar los negros que se reciben bana, que varios de estos buques fueron equipade contrabando, y que si el denunciador fuere dos en España , y que tres de ellos son estrunesclavo, quede en el mismo hecho libre, y el geros; añadiendo en otro lugar: Se debe tambien comprador multado en 200 pesos por cada uno atribuir el gran comercio de negros á buques de los que hubiese adquirido.--Tambien ha re negreros estrangeros, particularmente francesuello S. M. que el muy reverendo arzobispo ses, portugueses y brasileños. (1) de Cuba y reverendo obispo de la Habana, hagan entender á sus curas párrocos y á sus res

heal orden de 2 de noviembre de 1838 por mapectivos diocesanos, que desde que S. M. tuvo rina y yobernacion de ultramar al capitan á bien prohibir el tráfico de negros no les es general de la Isla. licito en conciencia su continuacion de modo alguno, cometiendo un verdadero hurto con « Excmo. Sr.: Habiendo llegado á noticia de cualqniera que fraudulentamente adquiriesen. » S. M. la augusta Reina Gobernadora que en

Se trasladó en la mismu fecha para inteligen. contravencion a lo dispuesto en la materia , y a cia al reverendo obispo de la Habana por esta los principios de humanidad y de conveniencia do; y en 7 del propio enero por gracia y jus- pública, con infraccion de los tratados celebralicia se le encarga hugu entender que desde que dos últimamente con el gobierno de S. M. briS. M. prohibió el tráfico se cometiu un verda- lánica, y poniendo en riesgo los principales in: dero hurto en la adquisicion de nuevos esclavos. tereses de esa preciosa isla, se han hecho por

algunos puntos de ella clandestinas introduccioReal orden de 19 de abril de 1832.

Acom

nes de negros esclavos; S. M., que mira con el paña notas recibidas del gobierno inglés en que mayor aprecio la seguridad y prosperidad de tachaba de apático al de la isla de Cuba en la los dignos habitantes de esa rica Antilla, y que persecucion del comercio clandestino de negros, está peretrada de la urgente necesidad de que y pide informe sobre ello, reiterado por la de tenga el mas pronto fin semejante abuso, que

(1) Esta firme decision de los vecinos honestos, y honrados propietarios de la isla de Cuba contra las espediciones degreras, asegurada en sus sentimientos de humanidad, justicia, y propia conveniencia ha sido siempre constante desde la extiocion del tráfico; todos lo odiaban , bien persuadidos de sus funestas consecuencias , y si alguno tomaba parte en las adquisiciones, ahogando los buenos principios, se precipitaban á ello por las continuas tentativas de insaciables especuladores, que ponian la isla al borde de sa ruina, de que se ha visto el lerrible resultado en la conflagracion de 100 y tantos ingenios de la jurisdiccion de Matanzas y Cárdenas ocorrida de 1813 á 44, y sofocada afortunadamente con el escarmiento de castigos que se creyó indispensable, y la vigilancia militar. En representacion de 29 de noviembre de 1843, noventa y dos de los hacendados principales de Matanzas, alarmados justamente con el inmipente peligro en que se veian, clamaban al recien llegado gobernador : « Tiempo es ya, Excmo. Señor, de que desaparezca de entre nosotros ese contrabando, escarnio de nuestra civilizacion , horrenda sima, donde se sepultaa todas nuestras esporanzas de seguridad y bien estar futuro, hidra que espanta á los capitalistas, que vinieran á establecerse en nuestro suelo , y arroja de él con sus fortunas á los que aqui las han adquirido ; para colocarlas donde gozarlas puedan sio sustos di zozobras. A V. E. está reservada tan alta gloria. V. E, aumentará solidamente la dicha y tranquilidad de Cuba, y V. E. asegurará para siempre á la corona de Castilla sa mas preciosa joya , persiguiendo con teson el tráfico clandestino de negros africanos, hasta conseguir su exterminacion total y verdadera.

Con la misma eficaz persuasiou trasladaban sus sentimientos á S. E. los mas respetables vecinos de la Habana en febrero de 1844, como un dasabogo de su afliccion por las ocurrencias negreras; y en consecuencia se dictaron severas medidas para el remedio de tan graves males, y que el sofocado fuego no vuelva á levantar llamarada. Solo así puede ser feliz la Isla , y no retroceder en su carrera de adelantos.

[ocr errors]

puede ocasionar males de la mayor trascenden. gros para el cultivo de su posesion azucarera, cia, se ha dignado resolver, que V. E. dedique debiéndose reputar como otros tantos instruel mas eficaz celo a dictar las medidas conve mentos indispensables para las labores del camnientes á impedir este funesto contrabando, ha po y trapiches.-En la aceptada consulta se enciendo que las autoridades locales persigan con carga el consejo, de que en la parte francesa de mano fuerte a los que se empleen en él, y suje- | la isla, que seria su tercera parte, habia

ya

al tando a los perpetradores á los tribunales com pie de 400.000 negros, con cuyo auxilio en sopetentes para su ejemplar castigo. »-(Y lo pro lo el año de 775 esportó a la Francia valor de pio se encargaba el comandante general del 32 millones de pesos en frutos, y algun medio apostadero, para que contribuyese de su parte.1 millon en efectivo, (en 1788 y 89 fué de 38 á

40 millones), de cuyo asombroso cstado de

prosperidad estaba bien distante por falta de Ordenes y reglamentos , que se han espedido brazos la parte mayor española , con ser mucho

para el trato y policia de negros esclavos, y mas feraz; y que asi debiamos procurar igual sobre la introduccion de los de colonias es fomento por todos medios, y con ellos el de trangeras.

nuestra marina tan enlazada con el adelanto del

comercio ultramarino. Y concluia, proponienReal cédula de 24 de setiembre de 1750.-Re: do la formacion de ordenanzas para el gobiernueva lo dispuesto por las de 1680, y 1693 y se no político y moral de los negros, a la manera ñaladamente en las de 29 de octubre de 1733, de las francesas denominadas Código negro (1), 11 de marzo y 11 de noviembre de 1740, para sobre que se previniese al presidente y audienque todos los negros y negras, que con el deseo cia de Santo Domingo, que oyendo á los hacende abrazar el catolicismo se refugiasen a las dados de mejor noti, y otros sugetos imparciaprovincias de Nueva-España, huyendo de las les é inteligentes, se estendiesen y elevasen colonias inglesas y holandesas, quedasen libres, prontamente á la real aprobacion, por ser este sin poderse vender, ni restituir á sus primitivos un negocio de grande importancia, y no condueños, sea en tiempo de paz ó de guerra , cu venir se difiriese para la resolucion del espeyo puntual cumplimiento por regla general se diente general de fomento de la isla. encarga al virey.

Real órden de 23 de diciembre de 1783. - Constitucion 4.a de la sinodo diocesana de Con particular satisfaccion S. M. accede á lo Cuba , que celebrada en junio de 1680, se consultado por el consejo de Indias en 17 de no aprobó por real cédula de 9 de agosto de 682. viembre , para que se conccdiesen á don Juan Bautista Oyarzabal hacerdado de la parte espa Que los que tienen esclavos sin bautizar , los ñola de la isla de Santo Domingo entre otras lleven a las parroquias á que recibun el santo gracias (V. COLONIZACION), la de introducir li- | bautismo, y á los que se compraren de nuevo, bres de todos derechos el vúmero de 400 ne les enseñon sus amos la doctrina cristiana.

(1) Con el titulo de Código negro regia las colonias francesas un edicto de Luis XIV de marzo de 1685 sobre el catolicismo, en que debian ser instruidos y mantenidos los esclavos; la guarda por entero de los domiogos y dias festivos; matrimonios entre católicos, sujetos á las mismas ritualidades que los libres, solo que para los de esclavos no se exigiria otro consentimiento que el de sus dueños; regla de partus sequitur ventrem para determinar la condicion libre ó esclara del pacido ; prohibicion de portar armas y garrotes; etc. Antes y despues de la revolucion de 1789 recayeron disposiciones, que alteraron en mucho el Código aegro, segun exigia el tiempo y las circunstancias. Se favorecen las manumisiones como entre nosotros , eximiéndolas de todo derecho (V. ALCAbalas tom, 1, pág. 164); una ordenanza de 30 de abril de 1833 dejó abolidas las penas de matilacion, y tambien la marca de esclavos, que desde 4 de noviembre de 1784 extinguió en las Antillas españolas uva órden del Señor don Carlos III; y hasta en la declaratoria hecha en 9 de abril de 1836 para que los esclavos llevados á Francia de sus colonias, se considerasen libres, se anticipó la España diez dias, como puede cotejarse en vista de la orden de la materia, á que se da su lugar entre los textos,

« Habiendo Dios nuestro señor dado tanta fe bautizados, y siéndolo, no se les olvide; sobre licidad a los negros bozales, que vienen a esta que á unos y á otros encargamos la conciencia isla entre cristianos, es una de las mayores di gravemente. chas el gozar el santo bautismo; y porque estamos informados, que muchos dueños de esclavos

Antigua real cèdula de 14 de noviembre de 1693 los tienen en su servicio mas ha de dos o tres

de recomendacion al capitan general de la

Habana del buen tratamiento de los negros. años, y no los han bautizado: Mandamos á todas las personas que tuvieren esclavos, sin que «Habiendose visto en mi consejo de Indias va hayan recibido el agua del santo bautismo, los rios papeles, por donde ha constado la cantidad envien à bautizar dentro de dos meses, instrui de jornal, que los negros y negras esclavos de dos en la doctrina cristiana ; y á las que en lo esa isla dan á sus amos al dia, no se ha tenido de adelante compraren esclavos en los arma por conveniente hacer ninguna novedad en esto, zones que vinieren, dentro de seis meses que sino es que se practique lo mismo que hasta aqui; los hubieren comprado, les enseñen la doctrina de que ha parecido preveniros, para que lo teucristiana con todo el cuidado, y vigilancia que gais entendido, ordenándoos (como lo hago), que necesitan estos pobres negros, y los envien á reservadamente llameis á los amos de dichos esbautizar a las parroquias, pena de escomunion clavos, y les digais en mi nombre que por pinmayor , de 10 ducados, aplicados conforme a la gun motivo los estrechen con rigor à la paga de real cédula de S. M. ; y so la dicha pena, luego cste joroal, pues por haber usado de él en alque los compren den noticia á los curas benefi gunas partes han resultado varios inconvenienciados de las parroquiales, para que los empa tes con daño de las almas de esta gente, caso de dronen, y tengan cuidado de que pasados los grave escrúpulo, y que por sus mismas conciendichos seis meses obliguen á sus amos a que los ias deben los amos evitarlo. Y asimismo os leven á bautizar; y si no estuvieren instruidos mando, que si estos hicieren en cualquier tiemen la doctrina cristiana : Mandamos á los curas, po algunos malos tratamientos, apliqueis el reque ellos por sus personas, ó por otros sacer medio conveniente, no siendo justo se consienta dotes se la enseñen, y á los dueños de los escla ni permita esceso alguno en esta materia, pues vos paguen a los dichos clérigos, para su con- es bastante dolor el de su cautividad, sin que grua sustentacion, por la enseñanza, en pena tambien esperimenten el destemplado rigor de de su omision y negligencia; y para que esto

sus amos, y de lo que obraredes me dareis cuentenga efecto : Mandamos á los jueces eclesiásti. ta en la primera ocasion. » cos compelan á los dichos amos á que paguen el

Reul cédulu circular á Indins de 14 de abril de estipendio que merecieren dichos clérigos con

1789, para que no se restituyan los negros fupenas y censuras, que para ello les damos fa.

gitivos de colonias estrangeras', y que gocen cultad en forma. Y porque es de nuestro oficio,

de libertad. y del de los dichos curas enseñar la doctrina cristiana, é inquirir si la saben dichos negros: Insertando la que se habia comunicado en 20 Mandamos á los dichos curas, que como les está de febrero de 1773 con esa declaratoria al goordenado en una de las constituciones de esta bernador de la isla de la Trinidad, anuncia, que santa sinodo, todos los domingos del año to éste habia ocurrido con la participacion de otro quen la campana por las tardes, para que dichos caso de una morena inglesa , que se habia pasaesclavos vayan á que se les enseñe y pregunte do de la de Granada con sus 6 hijos esclavos, la doctrina cristiana , y como vigilantes pasto para gozar del propio beneficio; (prosigue el res inquieran y sepan los que faltan, y cnvien texlo á la letra) « pero que como en el artículo por ellos. Y mandamos a los amos de dichos es. 13 de la real instruccion reservada que se le dio clavos tengan especial cuidado de enviarlos di en 8 de diciembre de 1783 se le prevenia, que chos domingos, sin aguardar á que los dichos los esclavos fugitivos de la referida isla de la curas envien

por ellos, pues es de su obliga- Granada , y otros estrangeros, que se refugiacion, como fieles y católicos cristianos, solicitar sen en aquella, los devolviese á sus dueños, o por todos los medios el que sus esclavos sepan magistrados, siempre que los reclamasen con la doctrina cristiana, é instruidos en ella sean justificacion, dispuso se notificase á la enunciada TOM. III.

17

deberla entregar con sus hijos al apoderado de su lo referido en mi consejo de las Indias, con lo
amo , de lo que noticiosa otra hija suya llamada que en su inteligencia, y de lo informado por la
Margarita Marizo, mulata libre, y nueva colo contaduría general espuso mi fiscal, y consulta-
na de aquella isla, le representó en 18 de no do sobre ello, he resuelto ordenar al mencio-
viembre de 784 los inhumanos, y duros castigos nado gobernador, (como se hace por cédula de
con que en stos casos trataban los ingleses á la fecha de esta), que a los insinuados esclavos
sus esclavos , pidiéndole que en esta inteligen les mantenga la libertad, que conforme á dere-
cia , y en la de que su madre y hermanos solo cho de gentes, y á lo dispuesto en la preinserta,
hicieron fuga con el único objeto de conseguir adquirieron, acogiéndose á mis dominios, por
su natural libertad, y contando con el buen no deberse entregar en consecuencia de ello,
acogimiento, que a consecuencia de dicha cédu sus personas, ni el precio de su rescate á su an-
la habian tenido otros esclavos fugitivos, que tiguo amo; aprobarle su providencia, en cuanto
allí habian llegado, se sirviese suspender su en á la libertad, que por ella les concedió, y no el
trega, y admitirla la oferta de pagar en el térmi que dispusiese se justipreciasen, ni admitiese el
no de tres años la cantidad, en que se justipre- generoso ofrecimiento de la enunciada Marga-
ciasen todos siete, para lo cual otorgaria la rita Marizo de pagar lo que se regulase por ca-
correspordiente escritura de fianza en su satis- da uno; mandándole , que en esta inteligencia la
faccion , y del referido apoderado: en cuya vis dé por exenta de la obligacion, que al efecto
ta por auto asesorado de 19 del propio mes, hizo , y devuelva las cantidades, que en su vir-
condescendió a esta instancia, mandando se pro tud haya depositado en aquellas mis reales cajas,
cediese al justiprecio, y que mediante ser este y declarar (como declaro por punto general) no
asunto de la mayor gravedad, y exámen, se pu se restituyan los negros fugitivos, que por estos
siese en mi real noticia, como lo hacia , á fin legitimos medios adquiriesen su libertad.
de que, enterado de ello, me sirviese dar la

Real cédula é instruccion circular á Indias de
regla fija, que se debia observar en este caso, y
en los demas de igual naturaleza, que ocurrie-

31 de mayo de 1789 sobre la educacion , trato

y ocupacion de los esclavos. (1) sen en lo sucesivo, depositándose en el interin en mis reales arcas las cantidades . que fuese « El Rey.-En el Código de las Leyes de Parpagando la enunciada Margarita Marizo. Visto / tida , y demas cuerpos de la legislacion de estos

[merged small][ocr errors][ocr errors]

(1) Este reglamento viene á ser ana especie de Código negro, que se sancionaba para la América española ; pero hubo de suspenderse su observancia literal en la isla de Cuba, segun se deduce del contesto de los siguientes párrafos de informe de los comisarios del ayuntamiento de la Habana, con que éste satisfizo en cabildo de 15 de setiembre de 1809 al gobernador su presidente , que inquiria razon de ello. Dicen asi :

« La real cédula, que cita el señor presidente, es la que en 14 articulos comprende un menudo reglamento sobre educacion, alimentos , trabajos , entretenimientos, habitaciones , eufermerias, matrimonios de los esclavos, penas correccionales por los dueños, penas mayores por las justicias, procedimientos por escesos en el castigo, y otras providencias semejantes , en que brilló ciertamente la piedad y clemencia de S. M, respecto de esta desgraciada clase de nuestra especie humana.»

« Pero aunque el espíritu y objeto de la real cédula se conoció ser el mas justo y el mas santo, que pudiera darse ; se advirtieron, sin embargo, muy graves inconvenientes en el cumplimiento de su letra;* y fue por esto, que no solo los hacendados de la Habana representaron humildemente sobre ella en memorial de 19 de enero de 1790, sino que lo hicieron tambien las provincias de Caracas y de Santo Domingo, cuando esta última se conservaba incorporada en los dominios de España, »

« Recibidas por el Rey con benignidad estas representaciones de sus vasallos , se pasaron á consulta del Excmo. Sr. don Francisco Saavedra, y del Sr. don Juan Ignacio de Urriza; dos ministros justificados, que habiendo hecho sus primeros servicios en la América, habian adquirido inmediatos conocimientos del manejo y del gobierno, que se tenia y se podia tener con los esclavos. »

Algun capítulo como el 13 comprometia demasiado a los amos,

reinos, en el de la Recopilacion de Indias, cé se está formando para los dominios de Indias, dulas generales y particulares, comunicadas á sc establecen y promulgan las leyes correspon. mis dominios de América desde su descubri dientes å este importante objeto: He resuelto miento; y en las ordenanzas, que examinadas que por ahora se observe puntualmente por topor mi consejo de las Indias, han merecido mi dos los dueños y poscedores de esclavos de aquereal aprobacion, se halla establecido, observa llos dominios la instruccion siguiente: do y seguido constantemente el sistema de hacer útiles á los esclavos, y proveido lo conveniente

CAPITULO I. - Educacion. á su educacion, trato, y á la ocupacion, que de Todo poseedor de esclavos, de cualquier claben darles sus dueños, conforme a los princi se y condicion que sea , deberá instruirlos en pios y reglas, que dictan la religion, la huma los principios de la religion católica, y en las nidad y el bien del estado , compatibles con la verdades necesarias para que puedan ser bauesclavitud y tranquilidad pública: sin embargo, tizados dentro del año de su residencia en mis como no sea fácil á todos mis vasallos de Amé- dominios, cuidando que se les esplique la docrica , que poseen esclavos, instruirse suficien trina cristiana todos los dias de fiesta de preceptemente en todas las disposiciones de las leyes to, en que no se les obligara, ni permitirá insertas en dichas colecciones, y mucho menos trabajar para si, ni para sus dueños, escepto en en las cédulas generales y particulares, y or los tiempos de la recoleccion de frutos, en que denanzas municipales aprobadas para diversas se acostumbra conceder licencia para trabajar provincias; teniendo presente que por esta cau en los dias festivos. En estos y en los demas en sa, no obstante lo mandado por mis augustos que obliga el precepto de oir misa, deberán los predecesores sobre la educacion, trato y ocu dueños de haciendas costear sacerdote que en pacion de los esclavos, se han introducido por unos y en otros les diga misa, y en los primesus dueños y mayordomos algunos abusos poco ros les esplique la doctrina cristiana, y admiconformes, y aun opuestos al sistema de la le- nistre los santos sacramentos, asi en tiempo gislacion, y demas providencias generales y del cumplimiento de iglesia, como en los demas particulares tomadas en el asunto. Con el fin de que los pidan, ó necesiten; cuidando asimismo remediar semejantes desórdenes, y teniendo en de que todos los dias de la semana despues de consideracion, que con la libertad, que para concluido el trabajo , recen el rosario á su preel comercio de negros he concedido á mis va sencia , ó la de su mayordomo, con la mayor sallos por el articulo 1.o de la real cédula de compostura y devocion. 28 de febrero próximo pasado, se aumentará

CAPITULO II. - De los alimentos

y

vestuario. considerablemente el número de esclavos en ambas Américas, mereciéndome la debida aten Siendo constante la obligacion en que se conscion esta clase de individuos del género buma Lituyen los dueños de esclavos de alimentarlos no, en el interin que en el Código general que y vestirlos, y á sus mugeres, é hijos, ya sean

[ocr errors]

« Han visto los esponentes con la mayor complacencia el sábio, erudito y prudente informe de estos digoos ministros, en que despues de hablar sobre la esclavitud, cuanto exigia la materia de que estaban encargados, y de hacer un admirable análisis del objeto de cada artículo de la real cédula y de su parte reglamentaria ; concluyeron manifestando, que su cumplimiento en esta última debia producir muchos inconvenientes, y que por lo tanto era su dictámen , que no se insistiese en la ejecucion de su letra. »

« Ignoran los comisarios cuál fue la resolucion inmediata ó directa, que recayó sobre el indicado informe. Pero por las consecuencias deducen, que las oportunas reflexiones esplanadas en él, hubierop de demostrar, que no era infundada la represeutacion de las tres provincias, mediante á que la única real cédula que despues se espidió sobre la materia, fue la de 22 de abril de 1804 cuyo tenor es el siguiente : »~(Queda ya estractado antes). - « Por esta real cédula no se previno la observancia pnntual y exacta de la letra de aquella otra de 31 de mayo de 1789; sino acerca de la humanidad en general con que deben ser tratados los esclavos : articulo, que tambien estaba prevenido en las leyes generales, donde se prohibe y se corrige la sevicia de los dueños ; y que S. M. quiso, que los señores gobernadores de América do olvidasen jamas, para que estos infelices no sufriesea castigos con crueldad ó sin justicia.»

« AnteriorContinuar »