Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ra activo y pasivo , el de extrangeros, el de in 120. » El privilegio que gozan los herederos genieros, el de artilleros, el de comisiones mi del famoso conquistador Hernan Cortés deberia litares; el fuero de hacienda para sus cobranzas, compensárseles con otra gracia, que no causase y el personal de los empleados de su ministe un trastorno tan grande, como el que ocasiona la rio; el de cesantes de la estinguida factoria jurisdiccion privativa.»-(Este fuero comprende tabacos, el del tribunal de cuentas, el de mi- dia todo el distrito del Marquesado del Valle, nas, el de la renta de correos de cosas y perso cuyos corregimientos y judicaturas se nombranas, el del bureo, el de la comision mista; el ban por el duque de Monteleon, heredero de fuero de marina , el de su ministerio ; el fue esos estados con jurisdiccion privativa, y de ro mercantil, y el de bienes de difuntos, y al- ellos se apelaba en segunda instancia al juez prigun otro mas, que se nos haya escapado de la vativo del estado, que lo era un oidor, y de él cuenta. ¿Y un número tan extraordinario de en la tercera para la audiencia. » fueros privilegiados, que atraen á sus juzgados 125. » Muchos pleitos se cortarian y finalizaprivativos mayor número de negocios, que los rian pronto, ó tal vez no se comenzarian, si no de que conocen los ordinarios, no ha de aumen- fuese por los derechos de los subalternos, y la tar los pleitos, las competencias, y los enredos utilidad que tienen en que dure el litigio, para forenses con todas sus desastrosas consecuen que no se acaben sus proventos. » cias? Y así las instituciones del dia en la Penin 126. » No se ven libre de este mal los subalsula no admiten mas que el personal eclesiástico, terpos de la superioridad de este vireynato. y militar, y el de hacienda para sus cobros. La En la secretaria no se cobran derechos, pero memoria del virey Revillagigedo (30 de junio cuando los asuntos corren por los oficiales de de 1794) ya aquejaba este desórden en Méjico, y gobierno ya los tienen que pagar los interesados. con mayor razon podrian aplicarse al actual es Los fiscales nada perciben; pero lo hacen sus tado del foro habano , estos hermosos conceptos agentes, que para los litigantes es lo mismo. Code aquel grande hombre de gobierno.

bra tambien el asesor general, aunque dotado Art. 117. » Por la relacion breve que acabo con sueldo fijo, y lo hace igualmente el auditor de hacer, indicando las muchas jurisdicciones de guerra tambien dotado, y ademas es oidor en que está dividida la administracion de justicia de esta real audiencia.". en estos reinos, habrá formado V. E. concepto 127. » Es muy notable el que haya tan poca de la grande confusion que debe haber , y la uniformidad en un punto tan esencial de buen poca uniformidad que debe observarse entre los gobierno. En Méjico mismo, y aun en los juzjuzgados y jueces, y por consiguiente los perjui- gados de una misma paturaleza, como son los cios que deben resultar á los vasallos de la des- ordinarios, el que busca la justicia la debe loigual condicion, que introducen entre ellos tales grará distintos precios, si acude a un alcalde or. distinciones y fueros. »

dinario, ó si se presenta á uno de los de corte, 118. »Cada uno en el suyo suele tener mas fa- pues estos últimos ni llevan derechos de asesovor que en los estraños, y así los esfuerzos se ria , ni la necesitan, con lo cual se ahorran las reducen á traer su contrario a pelear ó pleitear partes demoras y costos.»

137. » Hace mucho tiempo que se trabaja en Pocas personas tienen una verdadera idea de lo España un nuevo código de leyes para estos rei. que es su fuero, y creyéndose independientes nos, y seguramente hacen mucha falta , porque por él de toda autoridad pública , que no sea la son ya tantas las cédulas y órdenes, que es imde su propio gefe , desprecian los demas, y se posible las sepan los que las debian observar, atreven á escesos, que no cometerian, si supie- pues solo las que hay en la coleccion del archisen, que los podia corregir el juez territorial. » vo de la secretaria de este vireynalo componen

119. «En mi concepto los fueros privilegiados 150 tomos en folio, y de un volúmen bastante deberian ceñirse únicamente a las materias de abultado.n oficio, en que se requiere un particular conoci 138. » Con unos obstáculos de la naturaleza miento práctico para decidir con acierto: pero de los que acabo de referir, no es estraño el que en los delitos y casos comunes deberian ser tam la administracion de justicia sea lenta , incierta, bien comun el juez y la decision. »

y gravosisima á los que litigan. Causaria asom

en su

campo, en que se cree con mas ventajas. 1

bro, si se pudiese sacar por un cálculo cierto, fuere justicia en primera y segunda instancia. el ver las cantidades que se han gastado, y gas Y mandamos, que nuestras reales audiencias, tan en litigar en la América, y aun mucho mas alcaldes del crimen, y otras cualesquier justiseria digno de admiracion el tiempo que pier cias no se entrometan en el conocimiento de den los que litigan, y los que ocupan por causa estos casos y causas por vía de apelacion, ni en de los pleitos, cuando pudieran estar destinados otra cualquiera forma: y que lo mismo se guaren alguna otra especie de trabajo útil al esta de en los casos criminales con los capitanes de do.» – (V. CODIGO CAROLINO : COSTAS, im caballos é infanteria, nombrados para que sirvan puesto de).

en las ciudades y puertos de aquella costa : y gobiernen las compañias de los vecinos con sus

alféreces, sargentos y otros oficiales. Y declaFUERO DE GUERRA. Las leyes, 43 del ramos y mandamos, que cuando por haber nuetítulo de las AUDIENCIAS (tom. 1, pág. 458), y vas de enemigos salieren los capitaves en cam36, tit. 22, lib. 9 trasladada á la 422, fechas paña, ó en las ciudades entraren de guardia, 1591 á 1633, mandan ya guardar el fuero mili por el tiempo que durare el hacer guardias, y tar, y que las apelaciones de los capitanes gene estar con las armas en las manos esperando enerales, y de los generales de las armadas viniesen migos, se les han de guardar, y guarden á toá la junta de guerra de Indias. Y mas determi dos los soldados, que estuvieren alistados en las nadamente se les confirmó esa jurisdiccion en dichas compañias , en todos los casos y causas las primeras y segundas instancias, con inhibi- criminales, las mismas preeminencias que a los cion de las audiencias, en el siguiente

demas que tienen y llevan sueldo nuestro : y los

que en aquellos dias sucedieren, de que comenTITULO ONCE DEL LIBRO TERCERO

zare a conocer el virey como capitan general, se han de seguir, y sigan y continuen ante él hasta concluirlos y determinarlos en primera y segunda instancia: y que por el tiempo que asi

estuvieren en arma , no conozcan nuestras auLEY PRIMERA.

diencias , alcaldes del crimen , ni otras justicias

ordinarias, de pleito civil ni causa criminal de De 1608 14 y 28. — Que los vireyes como ca

ningun soldado hasta que cese el arma: y en el pitanes generales conozcan de las causas de soldados y las determinen en todas instancias,

conocimiento de las cosas y causas en que los con inhibicion de las audiencias y justicias.

vireyes procedieren como capitanes generales

en segunda instancia para mayor satisfaccion Ordenamos y mandamos, que los vireyes como de las partes , demas de su asesor letrado, noncapitanes generales de las provincias del Perú bren otro en los casos que les pareciere que no y Nueva-España, conozcan de todos los delitos, tiene inconveniente , usando de la comision y casos y causas, que en cualquiera forma tocaren jurisdiccion, que como capitanes generales tiea los capitanes, oficiales, capitanes de artilleria, nen, con la consideracion y justificacion que artilleros, y demas gente de guerra, que nos

conviene , de forma que sean castigados los de sirviere á sueldo en todas las dichas provincias, litos y escesos que se cometieren, conforme a siendo convenidos como reos cada uno en las justicia (1). que fueren de su distrito y vireynato : y el virey

LEY II. del Perú conozca tambien de las causas de la gente del presidio del puerto del Callao, y de Que los presidentes capilanes generales de la la armada del mar del Sur, y de las compañias, Española, Nuevo-Reino, Tierra-Firme, Guaque en la ciudad de los Reyes se levantaren pa temala y Chile, conozcan de las cuusas de ra Chile y otras partes; y determinen lo que soldados, con inhibicion de las audiencias y

DE LAS CAUSAS DE SOLDADOS.

(1) Véase abajo la real declaratoria circular de 20 de abril de 1784, que ratifica la disposicion de esta ley y la 2,~, atributiva del conocimiento de las segundas instancias á los capitanes generales de las Indias.

justicias. (Idéntica á la resolucion de la | Margarita , Honduras y Yucatan, como capitaley 1.)

nes generales conozcan de los pleitos, delitos y LEY III.

causas de la gente de guerra de sus ciudades,

islas y provincias, siendo reos: y asimismo de Que el capitan general y maestros de campo de

todos los que tocaren a los alcaides y castellanos, Filipinas conozcan de las causus criminales capitanes , sargentos mayores , oficiales, capide los soldados.

tanes de artilleria y artilleros, y gente de guerOrdenamos y mandamos, que los maestros ra, que en las dichas ciudades y puertos están de campo de la gente de guerra, que sirve á á sueldo , escepto en los contenidos en la ley 7 nuestro sueldo en las islas Filipinas, conozcan de este titulo , y que nuestras audiencias reales en primera instancia de todos los casos y causas no se entrometan en su conocimiento por via de criminales ó militares, tocantes á los soldados apelacion, ni en otra forma. Y mandamos, que ordinarios, cuando se hubieren levantado y alis las apelaciones, que se interpusieren de las sentado para alguna faccion militar, y estuvieren tencias de los gobernadores, capitanes generacon las armas en las manos, siendo reos, y que les, vengan a nuestra junta de guerra de Indias, las apelaciones vayan al gobernador y capitan y no sean otorgadas para otro ningun tribunal, general, para que las sentencie en este grado, y que lo mismo se guarde en los casos criminacon acuerdo de asesor, que sea de ciencia y con les con los capitanes de caballos é infanteria, y ciencia, conforme hallare por justicia, y convi sus alféreces, sargentos y otros oficiales, veciniere a nuestro servicio, y que lo mismo se guar. nos de las dichas ciudades, puertos é islas. Y de respecto de las causas civiles de la gente de declaramos, que cuando por haber nuevas de milicia de Terrenate , por ser pocos los pleitos enemigos, ú otras ocasiones, salieren los dichos de aquel presidio; pero de todos los demas casos capitanes en compañía, ó entraren de guardia y negocios civiles de cualesquier soldados de to en las ciudades y puertos, por el tiempo que das aquellas islas, escepto los de Terrenate, co durare la guardia , y estuvieren con las armas nozca la audiencia en la primera y segunda ins en las manos esperando enemigos, ó yendo á tancia, sin que los maestros de campo, ni el castigarlos, se les han de guardar á todos los gobernador y capitan general se entrometan soldados de las dichas compañías, en todos los en ninguna cosa, en cualquiera de las dos ins casos y causas criminales, las mismas preemitancias. Y declaramos y mandamos, que lo suso nencias que a los demas, que estan alistados, y dicho no se entienda, ni practique, sino solamen: gozan de nuestro sueldo en la forma declarate con los soldados que actualmente llevaren da por las leyes de este título. - Y asimismo sueldo , é hicieren las guardias, y siguieren mandamos, que los tenientes letrados de los bandera ordinariamente , y no con los vecinos, gobernadores referidos, siendo nombrados que para las necesidades ocurrentes sirvieren y aprobados por nuestro consejo de Indias, en la milicia : y que en cuanto a la jurisdiccion sean asesores en cuanto a las causas de la gente de los castellanos y alcaides se guarde la ley 7 de guerra de los presidios, y de los demas de este título.

de que hubieren de conocer los capitanes geLBY IV.

nerales, los cuales y sus tenientes y justicias,

en lo que toca á desarmar los soldados, y sus De 2 de diciembre de 1608.- Que los goberna. causas, los juzguen por leyes militares, y

dores de Cartagena , Habana, Cuba, La guarden sus preeminencias, procurando , que Florida, Puerto-Rico, Cumaná, Santa Mar

con la gente de la tierra no haya escándalos, ni la, Venezuela, la Margarila, Honduras y

alborotos, y se conserven en amistad y buena Yucatan, como capitanes generales conozcan

correspondencia, acudiendo todos á lo que fuede causas de soldados , y los tenientes nombra.

re de su obligacion. dos por el consejo sean asesores. Ordenamos, que los gobernadores y capita

LEY V. nes generales de las ciudades y provincias de Cartagena , Habana, Cuba, la Florida, Puerto De 1635. — Que los soldados prevenidos para Rico, Cumaná, Santa Marta, Venezuela, la alguna faccion: gocen del privilegio militar,

escepto en las causas comenzadas antes de la

otra cosa.
Y por lo mucho

que

conviene que la espedicion.

ciudad esté con toda defensa, y el castillo del LEY VI.

Morro dista de la ciudad tanto, que una persoDe 1572 á 1644.- Que el gobernador de Carta na no puede acudir á una y otra parte con la

gena, ó su teniente, y el alcalde mayor de presteza y diligencia que requieren las ocasioVera-Cruz conozcan de los delitos cometidos nes de guerra , mayormente si la infestasen eneen tierra por la gente de las flotas y armadas. migos , echasen gente en tierra: Ordenamos,

que en este caso, habiéndose retirado el casteLEY VII.

llano del Morro á su castillo , el sargento mayor De 1606 á 34.- Que de los negocios y causas en

de la dicha gente de guerra, siendo capitan de tre soldados de los castillos y fuertes conozcan

infantería, gobierne lo de afuera; al cual, y å los castellanos y alcaides en primera instancia. los que en dicho cargo sucedieren, mandamos,

Es nuestra voluntad, y ordenamos, que en que la gobiernen con el respeto y atencion que los negocios y causas civiles y criminales, que deben al castellano del Morro. (1) se ofrecieren entre soldados , artilleros, y gen

LEY XI. te de los castillos y fuertes dentro de sus límites, tengan los castellanos y alcaides la primera ins De 1623.- Que las rondas no desarmen soldatancia, y en ella conozcan y determinen hasta dos , y en caso grave den cuenta al general. la sentencia definitiva; y en los casos que hubie.

LEY XII. re lugar de derecho otorguen las apelaciones para ante los gobernadores capitanes generales. De 1635 y 80.- Que se guarde el estilo y cos

tumbre en las compras y conducciones de basLET VIII.

timentos y otras cosas, y en su conocimiento y De 1581.- Que los capitanes prendan á los sol ejecucion.

LEY XIII. dados y avisen á los gobernadores.

De 1595. - Que el general del Callao de Lima LEY IX.

no se entrometa en negocios, y goce de lo que De 1625 y 80.- Que muriendo los gobernado esta ley dispone. res, las materias de la guerra queden á cargo

LEY XIV. de los sargentos mayores. -V. ley 50, tit. 2. lib. 5.

De 1626. — Que el general del Callao no impiLBY X.

da la ejecucion á los ministros de justicia.

LEY XV. De 1615 á 34. - Que en casos de muerte ó au

sencia del gobernador de la Habana , las co Que á los soldados no se imponga pena de azotes sas de la guerra queden á curgo del castellano

ni vergüenza. del Morro.

Ordenamos, que en imponer penas á los solNuestra voluntad es, que por muerte ó ausen dados y gente de gnerra se guarde el estilo y cia del gobernador y capitan general de la isla costumbre de la milicia, y que no sean condede Cuba y ciudad de la Habana, sea y quede á nados en pena de azotes, vi vergüenza pública. cargo del castellano del Morro todo lo que toca

LEY XVI. re á la milicia; y que en los casos y cosas, que tocaren, ó fueren dependientes de ella, y no en

Que los comprendidos en visitas de cajas, y deumas, todos los oficiales y gente de guerra le obe

dores á ellas ó á bienes de difuntos, no gocen dezcan y guarden sus órdenes y mandatos, co

de privilegio militar. mo si fueran del gobernador y capitan general, Mandamos á los vireyes, presidentes y ausin contravenir á ellos en ninguna forma, en diencias, gobernadores, corregidores, alcaldes tretanto que Nos no ordenáremos y mandáremos mayores y ordinarios , y otros cualesquier nues

(1) Establecido en 1715 el empleo de teniente reg reasumia en vacantes las dos jurisdicciones, y en su defecto el castellano. (V. tom I, p.439.)

tros jueces y justicias de las Indias, que si algu- | Declaraciones posteriores acerca de las alzadas; nas personas, vecinos, estantes ó habitantes en y de las personas y casos en que se goza fuero las ciudades de ellas, fuereu comprendidos en de guerra. las visitas, que se hicieren de nuestras cajas reales, ó de bienes de difuntos, por lo principal y Circulada á Indias con real orden de 20 de lependiente de ellas, y se pretendieren eximir setiembre de 1769 la ordenanza general del ejérde la jurisdiccion del visitador de las cajas , ale cito de 1768, es claro, que obliga en ellas su gando algunas exenciones y otros privilegios observancia. Los artículos de su título 1.o tramilitares, no los admitan, amparen, ni defien tado 8.o espresan las personas, que gozan fuero dan, sin embargo de cualesquier ocupaciones militar y sus términos; en cuya completa ilustraque tengan, y de que hayan militado, y actual cion se emplean las primeras 196 páginas del mente esten militando y sirviendo cualesquier tomo 1.o de los juzgados militares , edicion terplazas de justicia ó guerra, que Nos por la pre cera. Como no pertenezca al objeto de esta cosente, para en cuanto a lo que á esto toca dero- | leccion la insercion de ordenanzas generales gamos y damos por ningunos todos los privile- del reino, sino de lo peculiar al régimen admigios y exenciones, que se hubieren concedido á nistrativo de las provincias ultramarinas, es los soldados y personas de milicia, asi

por

los oportuno comenzar por los capítulos 10 y 11 seiores reyes nuestros antecesores, y por Nos, del reglamento de milicias de la isla de Cuba de como por los vireyes, gobernadores y capita 19 de enero de 1769, en que se designan los tri. nes generales de aquellas provincias , quedando bunales y forma, en que ha de conocerse de sus en todo lo demas en su suerza y vigor. (1)

causas, reservando los otros capítulos para la

palabra MILICIAS. LBY XVII.

CAPITULO X. De 1642.- Que los cupitanes, oficiales y soldu

dos puedan en las contralos renunciar el fuero militar.

Del fuero y preeminencius que deben gozar sus Concedemos licencia y facultad álos capitanes

individuos, y soldados de la milicia y presidios de las ciuda: des de Indias, para que puedan renunciar los Art. 1.o Todos los coroneles, oficiales, sarfueros y exenciones militares que les pertene

gentos, cabos y soldados de estos regimientos, cen, en los contratos, escrituras y obligaciones, gozarán el fuero militar, civil y criminal, y no y otros cualesquier negocios que hicieren y tra. podrán conocer sus causas civiles y criminales taren, de suerte que los interesados en ellos la justicia ordinaria , ni otro jucz, ni tribunal puedan seguir sus causas con toda igualdad, y alguno, y solo lo serán los gobernadores de las por esta razon no se les ponga impedimento, pi plazas de la Habana y Cuba, y sus tenientes de embarazo.(2)

gobernador , cada uno por lo que mira a las

milicias de su jurisdiccion, con apelacion al caQue el gobernador y capitan general de la Habu

pitan general como se espresará. na sentencie en revista las cuusas de soldados,

2.° Que han de gozar de la escepcion de ofique espresa la ley 15, tit. 10, lib. 5.

cios y cargas concejiles, lutelas y depositarias Véase la ley 9, sobre la ejecucion y apelacion á

que sean contra su voluntad. las audiencias en causas militares.

3.° En las ciudades, villas y lugares de la Isla, donde haya tenientes de gobernador, lo se

DEL REGLAMENTO DE MILICIAS DE CUBA.

(1) Véanse abajo las órdenes, que en confirmacion de esta ley escluyen del fuero á los que se mezelan en otros encargos por lo que toca á su responsabilidad. V. ley 69, tít. 3, lib. 3 de alabarderos del virey, que sean polperos.

(2) Real orden de 8 de noviembre de 1830, prebibe las renuncias del fuero, por ser concedido á la clase y no al particular, y no ser este arbitro de repupciar lo que está dispeosado al cuerpo. V. art. 22, cap. 11 del reglamento de Milicias.

TOM. III.

« AnteriorContinuar »