Imágenes de páginas
PDF
EPUB

rán estos en sus respectivas jurisdicciones, en y no lo haciendo, el juez de oficio nombrará, los mismos términos que los gobernadores: sin que pueda este ser removido ni recusado pero podrán apelar de sus providencias al go. por las partes, guardando y observando lo que bernador respectivo, y de estos al capitan ge en este asunto tengo resuelto en la capital de la neral.

Habana. 4.° En las ciudades, villas y lugares de la Is 8.° Qun en las capitales donde residan los go. la en donde no hay gobernador ni teniente, co bernadores, ó tenientes de gobernador, estos nocerá el oficial de mayor graduacion que haya nombren asesores para ellos, proponiéndolos al en aquellos parages de las mismas milicias, en capitan general, para que les despache los titulo criminal que ocurra , haciendo formar su los correspondientes , y teniendo estas circunsmaria de cualesquiera delito que ocurra, asc tancias, gozarán del fuero civil y criminal, cogurando a los rcos, y dar á cuenta con remision mo los demas individuos de los regimientos. de ella al gobernador de la plaza , ó al tenien 9. Que en los demas parages donde no hay te gobernador de la jurisdiccion en que ocur gobernadores, ó tenientes de gobernador , se riere, para que por estos se sustancie la causa ejecutará lo prevenido en el articulo 4.° de este segun derecho, con apelacion al gobernador capitulo. capitan general de la Isla.

10. Que en todas las causas civiles y crimina. 5.° Que de todas las causas, asi civiles como les, de que conozca en primera instancia el gocriminales, que sentenciaren y determinaren los | bernador y capitan general, si las partes sc sincitados gobernadores y sus tenientes, pueden tieren agraviadas, les admitirá súplica de revista; recurrir en grado de apelacion al capitan gene y si no obstante, no se conformasen con la deral de aquellas islas, para que con su asesor , el terminacion en revista , podrán apelar á mi conauditor de guerra, les administre justicia, si sejo de guerra como va prevenido en el cap. 11 se sintiesen agraviados de las sentencias , que que se sigue: bien entendido, que en las causas hayan dado los jueces referidos de primera ins- civiles se ha de ejecutar la sentencia del capitanı tancia (1).

general, ya sea dada en revista, é ya en apela6.° Que en todas las causas civiles sobre pa cion de las que se hubiesen seguido por los juega de maravedises, que no escedan de 100 ps., ces de primera instancia, pues solo sc les debese hagan precisamente verbales ante los espre rá en este caso conceder en el efecto devolutivo, sados gobernadores, sus tenientes, ú oficiales y no en el suspensivo : y en las criminales se de mayor grado que conozcan de sus causas, (2) cjecutará tambien , escepto en los casos que presegun va prevenido en esta ordenanza, cuya viene el capitulo 11. determinacion se ejecute, sin admitir recurso ni apelacion; y solo en el caso de no conformarse con lo que los oficiales de mayor grado

Del modo de actuar en las causas de dichas dispongan, podrán recurrir tambien verbal

milicias. mente a los citados gobernadores y sus tenientes.

Art. 1.° En todas las causas criminales, pu1.° Que en el caso de que las partes recusen ramente militares, como son subordinacion á al asesor que tengan los jueces nombrado, se los oficiales, y falta de cumplimiento á su obliles mande que de comun acuerdo se conformen gacion, serán castigados con arreglo á lo preen unu, en el preciso término de tercero dia; / venido en las ordenanzas militares y sus penos,

CAPITULO XI,

(1) Real orden de 27 de abril de 1784, previene al gobernador de la Habana no se asesore en causas militares con otro letrado que el auditor, á quien tocan todas las del ejército y milicias, sin necesidad de dividirse.

(2) Con motivo de esta facultad asignada á los oficiales de mayor grado, y de la que en lo criminal les coofiere el artículo 4.", la real cédula de 15 de abril de 1771 con presencia de ambos textos declara: " que de las causas civiles, que ocurran en los Ingares donde no hay gobernador vi teniente, debe cono. cer el que lo sea de la capital á que corresponden aquellos lugares, adonde deberán acudir los soldados por si, ó mediante su poder, en seguimiento de su justicia, solo en los casos en qne fueren reconvenidos.

estando de servicio en campaña o guarnicion de partes, con lo que se dará por concluso el proplazas (1).

ceso, y se pasará á la difinitiva con dictámen 2.o En no estando de servicio en campaña ó del asesor , y concederá las apelaciones que vieguarnicion de plazas, en cuanto a las causas ci- nen referidas. viles, se harán en la forma regular por los jue- 6.• Si en dichas causas de oficio el reo se auces que va prevenido, y con las apelaciones que sentare despues de hecha la sumaria y librado se espresan en esta ordenanza; pero atendiendo el mandamiento de prision, se hará el embargo al perjuicio que se les sigue en la dilacion de de bienes que se encontrasen, y puesto en los ellas, por los términos que estan concedidos autos testimonio de su busca y ausencia , se le por derecho, es mi voluntad, que estos queden emplazará por edicto, fijándolo en parage publireducidos á la mitad del tiempo, que se concede co, para que en el término de 30 dias se prepor derecho.

sente, los que pasados, y no compareciendo se 3.° En todas las causas criminales que se le declarará por rebelde y contumaz, y por basofrezcan de oficio, se dará principio con el au- tantes los estrados; y ratificándose los testigos to, que debe ir por cabeza de proceso, espre- de la sumaria, se concluirá el proceso en estrasando el delito, y recibir la informacion sumaria, dos, y se pronunciará la difinitiva con dictámen á que deberá asistir personalmente el juez con de asesor. el escribano , ó persona que en caso necesario, 7.o Dcbiéndose concluir las causas criminales habilile para hacer de lal escribano.

con la mayor brevedad, tendrá recurso de ape4.° Que luego que resulte del proceso mérito lacion al capitan general, quien la determinará para proceder á prision del reo, la mandará con acuerdo de su asesor y el auditor general hacer, y embargara los bienes que tenga , po- de guerra, confirmando ó revocando las sentenniéndolos á cargo del depositario general. cias que se hubiesen dado en ellas , segun halla:

5.° Ejecutado lo que riene referido, se toma. sen de justicia ; pero en esta apelacion se han rá confesion al reo, y hecha ratificacion, de los de remitir originales los autos, y sin otra subsiestigos, se hará confrontacion de ellos con el tanciacion, se ha de determioar por el esprcsareo, para si luviesc tacha que ponerlos, ó á sus do capitan general. dichos, lo practiquc en el mismo acto; y esten- 8.° De las sentencias definitivas que se diesen dida la diligencia, si fuesen de hecho, se les por los jueces de primera instancia, aunque no mandará lo justifique dentro del término que pa. se haya apelado de ellas, siempre que la sentenrrezca conveniente, segun la gravedad y cir- cia contenga pena de muerte, destierro, azocunstancias:

: se nombrará promotor fiscal, quien tes, mutilacion de miembros ú otra grave, pondrá su acusacion , y en caso necesario, se se ha de ejecutar sin la remision de autos, y harán las probanzas correspondientes por las aprobacion del gobierno superior del capi

no

(1) Sobre duda en la inteligencia de este artículo, consultada por el virey del Perú la real órden de 21 de junio de 1798 al capitan general de Cuba , de cooformidad á dictámen del consejo de la guerra, declara : « que la providencia del virey del Perú, por la cual dispuso se enterase á los soldados milicianos de las penas de ordenanza; es may justa, arreglada y precisa, para que pueda verificarse la imposicion de las penas militares, y que su observancia general es de la mayor importancia, mandando en consecuencia, que el soldado miliciano sea juzgado con arreglo á ordenanza, y castigado con las penas que ésta impone, siempre que se halle empleado de servicio, ya estando su regimiento, batallon ó compañía sobre las armas, ó ya hallándose como parte de un piquete , partida ó destacamento, por ser esta la verdadera inteligencia del art. 1.o del cap. 11 del reglamento de las milicias de Cuba; y qoe å fin de evitar dudas que perjudiquen á su mejor servicio, se observe generalmente esta determinacion en todos los dominios de América.» --Otra de 6 de setiembre de 1800 aprueba lo propuesto por el capitan general de Guba acerca de « que cuando un miliciano cometa algun delito, estando en campaña ó en goarniciun, por el cual deba ser juzgado en consejo de guerra, y sea aprehendido despues de haber cesado el cuerpo en aquel servicio, se siga la causa por el juzgado militar, respecto de que los capitanes por hallarse en sus haciendas, ú otros parages, atendiendo a sus intereses, no pueden rendirse con la prontitud que conviene.»

.

tan general en los términos que vá prevenido. rá por el juez de primera instancia la determi

9.° En las causas de oficio se ha de ejecutar la nacion que hallare corresponder de justicia; y sentencia de la capitania general, ya sea revo remitida la causa al capitan general, segun vá cando o confirmando la del juez inferior, y se prevenido en esta ordenanza, se ejecutará la devolverán los autos al juez de primera instan sentencia que éste diere. cia, para que ejecute precisamente la determi 14. En las criminales se ejecutará igualmente nacion del capitan general, sin admitir recurso la sentencia que diese el capitan general, sin ni súplica alguna.

admitir apelacion alguna , escepto en el caso de 10. Lo mismo se ha de practicar en las cau ser de muerte ó mutilacion de miembro, en sas que se hagan por querella de parte ; pero si cuyo solo caso se le admitirá en ambos efectos la sentencia del capitan general, fuese revocan para mi consejo de guerra. do la que dió el juez de primera instancia, será 15. Esta escepcion de poder apelar á mi consuplicable ante el mismo capitan general, quien sejo de guerra, se ha de entender en los crimi: deberá nombrar olro asesor, que se acompañic nales que ocurran comunes, pero no en el caso con el auditor de guerra, para que sustancia de ser puramente militares, que sean de senten: da la súplica, consulten los dos sobre ella , y si cia, segun previeven las ordenanzas militares discordasen en sus dictámenes, el capitan gene del ejército. ral llamará á otro, y oyendo a los tres, resol 16. Los asesores y escribanos no han de lleverá aquello, que le parezca mas de razon y jus var salarios algunos por esta ocupacion, y solo ticia.

se les satisfarán los derechos que devengaren, 11. En las citadas causas se practicará lo mis- arreglados los de los escribanos al arancel, y mo que en las de oficio, escepto el nombra los de los asesores seguo costumbre de la isla. miento de fiscal, que en su lugar, tomada la 17. Si se suscitare competencia de jurisdicconfesion al reo, se entregarán al actor los cion entre las justicias ordinarias y los gefes autos, para que en el término preciso de tres militares, sobre si los delitos son esceptuades dias, formalice la acusacion; y contestada por ó no, y á quien pertenece el conocimiento, el reo en el mismo término se recibirá á prue mando: que en semejantes casos, siempre que ba con todos cargos, hasta el de citacion para ocurran, se ponga el reo ó reos á disposicion sentencia, sin estender las dilaciones a mas tér. del gefe militar que los reclame, constando esmino que el de quince dias, si no es cuando tar alistados en dichas milicias, el que le tendrá haya necesidad notoria, o deba darse prueba en con la seguridad correspondiente, y consultaparage distante, pues en estos casos arbitrará el rán las dos jurisdicciones, con remision de los juez, concediendo el que tenga por preciso se autos que se hayan hecho al capitan general, gun las circunstancias; y hecho, se tendrá por quien declarará á qué jurisdiccion corresponda concluso el juicio, y se determinará con dictá- el conocimiento, cuya decision se observará y men del asesor conforme á derecho, con las cumplirá inviolablemente; y si fuere a favor de apelaciones al capitan general.

la justicia ordinaria, se le entregará el preso ó 12. Si en las causas hechas á querella de par presos que hubiese milicianos, y si la declarate se ausentare el reo, se actuará como en las de cion fuere a favor de la jurisdiccion militar, se oficio, hasta ser declarado por contumaz; y entregarán á ésta los autos hechos por la jurisvueltos los autos al querellante, hará este su diccion ordinaria; y si hubiere otros reos incluacusacion, y se notificará en los estrados su tras. sos en la misma causa, que no sean de la jurislado y acusada la rebeldía se recibirá á prueba diccion militar, se entregará copia integra de con todos los cargos, y ratificada la sumaria, lo que resulte contra el militar. se procederá á la difinitiva que fuere de justicia, 18. Siempre que algun rco de los individuos arreglándose en todo á lo que viene prevenido de milicias , se refugiare á la iglesia , se obseren esta ordenanza.

varán las reglas que últimamente tengo dadas 13. Si despues de sentenciada la causa por el y se observan en toda la isla , lo que es mi vocapitan general en rebeldia se aprehendiese el luntad se sigan, sin alteracion alguna. reo, se le harán los cargos que resultan del pro 19. Habiéndose reconocido los repetidos receso, y oyéndole breve y sumariamente, se da cursos que hay en aquellas islas, sobre si se han

hecho o no las notificaciones correspondientes ces sucede, á seguir sus instancias en los tribua los procuradores, mando : que en las que se nales de estos reinos, ó tal vez abandonarlos, ofrezcan en las causas civiles y criminales de por no poder sufrir las dilaciones y gastos exorlos individuos de milicias, los procuradores fir- bitantes que se les seguirian, especialmente men las notificaciones que se les hagan.

cuando no sufraga la cantidad de las demandas 20. Siempre que algun miliciano fuese citado á los desembolsos, que hayan hecho , ó tengan o reconvenido por cualesquiera jueces ó tribu- que hacer. En su consecuencia ha resuelto, que nales, que no sea el suyo, ya sea judicial o ver- sin embargo de que en la real cédula (29 de balmente , acudirá con la modestia debida á enero) de 1777 se prefinen con distincion las poner la declinatoria que le competa , haciendo causas, en que los recursos de apelacion deben presente su fuero, exhibiendo certificacion que venir al consejo de Indias ó al de guerra, no debe conservar en su poder, de hallarse alista- por eso deben entenderse revocados los recurdo en alguna compañía de estos cuerpos; á cuyo sos, que las leyes 1 y 2 tit. 11, lib. 3 de Indias fin, mando al coronel se las dé sin derechos, conceden a los vireyes, presidentes y capitanes visada del inspector general de milicias; y si generales de la isla Española , nuevo reino de no obstante, quisieren obligarle á estar á de- Tierra-Firme, Guatemala y Chile, en segunda recho, dará cuenta inmediatamente a su juez instancia de las causas de los militares; cuya re. militar, para que lo remedie como convenga. gla debe ser estensiva á los capitanes y coman21. Cuando algun soldado miliciano fuere

dantes de las demas provincias de Indias, lo despedido del real servicio, se recogerá y can- que cede en beneficio de los mismos, para que celará la certificacion que se le hubiese dado de

sin las incomodidades de recurrir á España, estar alistado: para que con ella no supongan el tengan en la América igual beneficio, reservánfuero que no tengan.

dose solo el último recurso a los consejos, aun22. Será corregido con severidad proporcio- que sin admitirse la apelacion en lo suspensivo pada el miliciano, que contra lo prevenido en el para los negocios de mayor gravedad , de que artículo 21 vulnerare el respecto que es debido tratan tambien las leyes de España. á las reales jurisdicciones, y del mismo modo el que se sometiere á ser juzgado por ellas, á cnyo fin se les prohibe puedan renunciar su fuero, y si lo hicieren, aunque sea con jura

Fuero activo y pasivo declarado á los oficiales mento, será nulo: se les obligará á impetrar

y sargentos de milicias. relajaciones, y no subsistirá el sometimiento en perjuicio de la jurisdiccion privativa que les La real cédula de 15 de abril de 1771 refrenconcedo, »

dada por el ministerio universal de Indias aclarando dudas ocurridas en la inteligencia del

reglamento de milicias de Cuba, inserta el preReal órden de 20 de abril de 1784 circulada por cedente artículo 29 del capítulo 11, y el 39 del

guerra a los gobiernos de Indias, en que con capitulo 2 que dice: «Para pedir justicia los ofimotivo de una alzadu admitida del virey de ciales y soldados de milicias de la isla de Cuba, Buenos-Aires en la testamentaria de un te- recurrirán á los gobernadores ó sus tenientes, niente coronel de ingenieros, se declara per- segun se previene en el capítulo 10 de este reglatenecer el conocimiento de la instancia al mento, los que no omitirán diligencia alguna, paconsejo de lu guerra, concluyendo así: ra que se consiga con la mayor brevedad, pro

tegiendo su justicia, y separarlos de todo pleito «Ha observado el Rey, que en este recurso y enredo , haciéndoles conocer los graves persc han omitido los prontos é inmediatos, que pre-juicios y gastos que les resultarán de cualquier Fienen las leyes de Indias y posteriores reales causa judicial, por justa que sea , incitándoles ordenes, donde está espresa y prudentemente por todos los medios posibles a la industria y dispuesto el recurso á los vireyes y presidentes hombría de bien. Con cuyo tenor prosigue la eomo capitanes generales, para evitar el que real determinacion de 1771. « Y estando declalas partes se vean precisadas, como muchas ve- rado por

mi real orden de 10 de mayo de 1759, que todos los oficiales de milicias , comprendi- į arriba inserlas, ni à la base esencial del suedos los sargentos, deban gozar del fucro militar ro de guerra en general, que adoptó la primeactivo y pasivo, sin distincion de casos, como ra de que los vireyes conozcan de todos los caquiera que por la espresion del artículo 39 se sos y causas, que tocaren á gente de guerra, supone tambien en los soldados la misma cir- siendo convenidos como reos cada uno en las cunstancia, he venido en declarar, que estos que fueren de su distrito ? -- El compilador ha solo deben gozar del fuero militar pasivo, y los oido, que el tribunal supremo de la guerra en la oficiales y sargentos del activo y pasivo.» rectitud que le distingue, ha propuesto ó for

Real órden de 17 de diciembre de 1804 ol mado espediente, para proponer á S. M. la recapitan general de Cuba. – « El Rey se ha forma de tan chocante privilegio, en ningun otro enterado de la carta de V. S., número 1597, punto del reino conocido ni practicado, ni apeen que insertó el informe del consejo de In- nas advertido por la esquisita investigacion del dias sobre crcacion del empleo de auditor de autor de Juzgados militares. Sus resultas son de guerra en la ciudad de Trinidad de esa isla, consecuencia por los muchos grados de milicias. con cuyo motivo solicitó V. S. real resolu- El novisimo reglamento de las de Canarias no cion sobre la práctica que ha hallado en esa ca- lo otorga. pitavia general, de que las viudas de los oficiales y sargentos de milicias, que mueren en sus empleos, mantienen el fuero activo y pasivo, Personas y casos, á que se estiende el fuero y lo propio los retirados de dichos cuerpos y

militar. sus viudas, sin real determinacion que asi lo disponga; y couformándose S. M. con lo que ha Por punto general á todo soldado de milicias, espuesto el consejo supremo de la guerra en que despues de 20 años de servicio obtiene su consulta de 28 de noviembre último, se ha retiro con causa legitima : Real órden circuservido declarar, que el fuero activo y pasivo lar á Indias de 20 de abril de 1774. que gozan los oficiales y sargentos de niilicias, Al auditor o asesor de guerra, abogado fiscal, los retirados y sus viudas, no proviene de escribano principal, un procurador agente de práctica seguida por los antecesores de V. S., pobres, el alguacil mayor, y un escribiente de como se lo persuade, sino de una concesion es la escribanía en lodos los tribunales de las audipecial, que les fué hecha en real orden de 10 de torias de guerra: -Real órden de 25 de seliemmayo de 59, confirmada por real cédula de 15 bre de 1765. de abril de 71; y bajo este concepto no quiere A los dependientes de los juzgados castrenses S. M. se haga novedad en lo observado hasta cclesiásticos ó seculares, que obtengan el titulo aqui. »

correspondiente con fija y precisa plaza: - Real órden de 14 de marzo de 1808.

A los criados de aforados, que se empleen en He aquí el origen del extraordinario privile- su asistencia personal, ó en la de sus familias; gio del fuero activo y pasivo que aun subsiste, y pero esto fuero de los amos no comprende a les por el cual un simple paisano, por el mero he- dependientes empleados en administraciones, cho de ocurrir contra el cnalquier accion o de gobierno de labores, guarda de ganados y hemanda de oficial ó sargento de milicias, pierde redades, ú otro ministerio distinto de la servisu natural derecho de ser juzgado como reo dumbre personal : – Real órden circular á Indemandado por los jueces ordinarios, y de dias de 10 de julio de 1790, y la de 27 de noviemque sus causas en todas instancias se senezcan bre de 1806 circulada al ejército de España. ante las audiencias del distrito , y se le obliga á Les cesa cuando se les despide, o que presos po defenderse en otros tribunales de privilegio, y sean mantenidos por sus amos: - Reul órden traer sus alzadas en su caso á la Peninsula, solo circular á Indius de 15 de enero de 1788. por la circunstancia de ser su demandante un A la maestranza de caballeria de ronda se oficial, ó un sargento de milicias. ¿Puede ser concedió en real órden de 24 de setiembre de esto conforme , ni á los principios de igualdad 1829. ante la ley, que recomienda la última 17, de las Y el criminal a la compania urbana de caba

« AnteriorContinuar »