Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cienda militar, que es de personas. Véanse las otorgando las apelaciones legitimamente interreglas de uno y otro en HACIENDA ( tribuna puestas , en cuya inteligencia y la de que la reles de).

ferida pnestra real audiencia en 25 de mayo de

1753, mandó librar nueva provision de fuerza, FUERO DE EXTRANGEROS.

V. EX

para que se observará en todo el distrito, vista TRANGEROS.

esta en nuestro consejo de las Indias con lo es

puesto por su fiscal se mandó librar la real céFUERO MERCANTIL, ó de asuntos de co

dula siguiente. mercio. – V. TRIBUNALES MERCANTILES.

» El Rey.- Presidente y oidores de mi real

audiencia de la isla Española que reside en la FUERZA (recurso de).-Hablan de este recur. ciudad de Santo Domingo: En carta de 17 de so, que se concede para levantar las fuerzas de tri- julio del año próximo pasado dió cuenta el obisbunales eclesiásticos, las leyes del PATRONATO po de la iglesia catedral de Santiago de Leon 38 y 39, tit. 6, lib. 1: las 9 y 10, tit. 10, lib. 1, de de Caracas con testimonio, y duplicado de la cómo se han de conducir en su obedecimiento consulta que os hizo con fecha de 15 de diciemlos JUECES ECLESIASTICOS; y la 4, tit. 2, con sus bre de 1759 con motivo de los autos, que sigue autos 169 y 170 DEL CONSEJO DE INDIAS, y ante su provisor el fiscal defeusor de obras pias, la 134 á la 145 del tit. 15 de las AUDIENCIAS, li por mas de 23.000 pesos con los herederos del bro 2, sobre el conocimiento de los procesos doctor don Pedro Diaz Cienfuegos penitenciade fuerzas eclesiásticas. — De los devueltos no rio que fué de aquella catedral, y habérsele inhan de cobrar derechos los ESCRIBANOS DE timado una real provision, que espedisteis en 21 CAMARA, leyes 49 y 50, tit. 23, ibi:

de mayo de 1753 con el titulo de la ordinaria

de las fuerzas, en la cual escluyendo la real céReal provision ordinaria de las fuerzas. – Se dula de 27 de agosto de 1747, añadisteis la palatiene espedida á prevencion en cumplimiento bra gravámenes, y sin embargo de que la obede lo dispuesto por la ley 136 del titulo de las deció enteramente sobrese yendo en la ejecucion, AUDIENCIAS, y para conocimiento de los tér y apremios, y mandando remitir los autos para minos en que la de Santo Domingo libró la suya la decision del recurso, se le volvió a intimar en 21 de enero de 1763, como que es la que se hasta por tercera vez á instancia de los mismos intima todavía, y obliga en esta clase de recursos; herederos, en virtud del decreto que con acuerhé aquí el texto , purificado del modo mejor po do de asesor proveyó mi gobernador y capitan sible de una copia sumamente incorrecta , que general de aquella provincia, para que directapudo haberse.

mente se alzasen los embargos, con declaracion « Don Carlos por la gracia de Dios, Rey espresa de ser estos gravámenes, que debian de Castilla, etc., etc. RR. en Cristo PP. reponerse en fuerza de sola la enunciada intiarzobispos , obispos, cabildos sede-vacante, macion, cuya declaracion le dió justa causa, provisores y vicarios generales, y demas jue para que os hiciese la mencionada consulta, á ces eclesiásticos del distrito de la real audien fin de que os abstuvieseis de intentar establecer cia y chancilleria, que por nuestro mandado re por medio de la citada provision semejante noside en la ciudad de Santo Domingo de la isla vedad, porque ademas de serme privativa la Española, á cada uno, y á cualquiera de vos, an declaracion en cualquier duda en este asunto, tc quien esta carta y provision real circular or no admitia ninguna, ser aquella un notorio escedinaria de las fuerzas, ó su traslado autorizado so y clara contravencion a la misma real cédu. fuere presentado, y de lo en ella contenido pedi-la y provision ordinaria del año de 1747, y de la do su debido cumplimiento , salud y gracia. Ya práctica que se observa en estos reinos, paresabeis, que así por derecho como costumbre in- ciéndole mas oportuno y conveniente valerse memorial aprobada, usada y guardada en todos de este medio, para que atendieseis á su remedio, nuestros reinos, y señorios nos toca y perte que empeñarse en la defensa de la inmunidad, nece alzar las fuerzas, que los prelados , provi- ' y libertad eclesiástica notoriamente vulnerada, sores y vicarios generales, y demas jueces ecle- y esponiendo al propio tiempo entre otras cosiásticos hiciesen en las causas, que conocen, no sas difusamente los perjuicios , que se seguirian

con

de la continuacion de la citada práctica á la cau. en San Ildefonso á 8 de setiembre de 1761.sa pública y jurisdiccion eclesiástica, porque Yo el Rey.» – - (Auto de la audiencia de 27 de

setiembre de 1762 acordando el cumplimiento, inicamente costeaban las partes para la intima y que se observe la real cédula siguiente). cion al juez eclesiástico el testimonio de ella, y » El Rey. - Presidente y oidores de mi real aude la espresada real cédula , espedisteis última diencia de la isla Española, que reside en la mente otra provision en 23 de abril de 1759, ciudad de Santo Domingo: don Juan Garcia, para que solamente se intime aquella, refiriendo Abadiano obispo de la iglesia catedral de Sanque indebidamente se acumulaba la precitada tiago de Leon de Caracas, me ha dado cuenta real cédula de 27 de agosto de 1747, por lo que con testimonio en carta de 30 de enero del año recelando, que de aqui se tome pretesto para la próximo pasado, de que habiendo seguido causa continuacion de los desórdenes, que al presen á un medio racionero de su iglesia por diferente se esperimentan, para intentar el estableci tes escándalos y escesos que habia cometido, miento de una novedad muy perniciosa , y dado judicialmente para remediarlo la procluye suplicándome fuese servido de mandar, videncia conveniente, apelo de ella aquel preque en lo sucesivo se intime al juez eclesiástico bendado para ante el metropolitano , pretesiansolo la referida real cédula de 27 de agosto de do, que el obispo la habia dado sin conocimiento 1747, y que sirva de la acorilada de las fuerzas de causa, y sin concurrencia de los dos canónicon las declaraciones que fueren de mi real gos adjuntos de aquella catedral, y que porque agrado, y no se le obligue, cuando elige la al solo le otorgó la apelacion en un efecto, y no liternativa de remitir á esa audiencia los autos bremente y en ambos como él pretendia , repara la decision del recurso de fuerzas, á otra currió al tribunal del gobernador de aquella cosa, que a absolver a los que tuviese excomul provincia, solicitando, como lo consiguió, que gados, y que solamente pueda valerse del enun se intimase al mismo prelado la provision ordiciado recurso en las causas, en que el juez ccle naria de las fuerzas, por lo que añade se vió siástico procediese por censuras, y no cuando precisado á revocar el auto, que habia dado, palo haga por apremios, corriendo en esta parte ra procurar corregir al medio racionero por iguales con los jueces seculares, que ejecutan motivos,quc espresa habia tenido para proveerle, los autos que juzgan inapelables , mediante tener

reservándose el proceder contra él a lo que huá su favor aquellos mayor presuncion legal, ó biese lugar en derecho, con cuya ocasion refiere á lo menos , que cuando las causas fueren pri- muy difusamente los gravisimos inconvenientes, vativas de la jurisdiccion eclesiástica , o se trate que

le

parece resultarán, de que se lleve å puro de corregir á los clérigos en los casos de homi y debido efecto lo dispuesto por real cédula de cidio, embriaguez escandalosa y otros delitos, 31 de diciembre del año de 1744, en la que entre donde deba asegurarse el reo, no impida esta otras cosas se mandó al gobernador de la proejecucion la intimacion de la espresada real cé vincia de Venezuela, que siempre que fuere redula , y cause solo el efecto de remi:ir el pro querido por la parte agraviada con la real proceso á esa audiencia, si no otorga las apelacio vision acordada de las fuerzas, maude sin mas nes, sobreseyendo en el interin la prosecucion autos notificarla al juez eclesiástico para su obde éste: Y habiéndose visto lo referido en mi servancia , habiendo sido la causa de esta deterconsejo de las Indias con lo espuesto por mi fis minacion, el haber declarado el mismo gobercal ha parecido desaprobar lo practicado por nador, no haber lugar a la intimacion de la vos , y ordenaros y mandaros (como lo ejecuto), acordada, con que le requirió don Lorenzo Caque recojais la provision que espedisteis en 21 zorla cura de San Sebastian de los Reyes, que de mayo de 1753, para que la observasen los se hallaba oprimido por el provisor en sede gobernadores del distrito como ordinaria de las vacante de aquel obispado, con motivo de hafuerzas, y en su lugar repartais la correspon berle vegade la apelacion que interpuso de los diente con insercion de la citada real cédula de autos, que contra él dió para ante el metropo27 de agosto de 1747, por ser así mi voluplad, litano, pues con esta providencia se hace intery que del recibo de este despacho me deis cuen minable una causa, por ser forzoso remitir los ta en la primera ocasion que se ofrezca : Dada autos á esa audiencia para que declare, si ha

los

lugar, ó no, el recurso de la fuerza, en lo que á cualesquiera personas que estuviesen excose consumen muchos meses, y porque las mas mulgadas , alzando las censuras y entredichos veces sucede intentarse por un solo auto inter en cualquier caso que estuviesen discernidas, locutorio, á cuyo perjuicio se añade el nuevo libremente y sin costa alguna , y que los notarios de que aunque se declare no haber lugar a este de los juzgados eclesiásticos, dentro de seis dias recurso, se introduce otro embarazo, que im de como fuesen requeridos, sacasen un traslado pide el castigo del delito, aun cuando sea noto - autorizado de todos los autos, y los enviasen á ria la justicia con qne procede el juez eclesiás- ese tribunal, para que en él se determinase el tico, siendo este inconveniente muy dañoso y artículo de fuerza , y que los jueces eclesiástiperjudicial, y mas á vista de que en su juzgado cos lo cumpliesen pena de temporalidades y eshay diferentes demandas ejecutivas puestas por

trañamiento de los reinos, y al mismo tiempo parte de algunas comunidades de religiosos y se mandó por esa audiencia, que los gobernadoreligiosas de aquella ciudad, y de otros lugares res y justicias ordinarias ejecutasen en ellos y de la provincia para cobrar las rentas, que las en sus bienes temporales las referidas penas, deben sus inquilinos, los cuales viéndose estre la cual provision se declaró o amplió por otra chados por la paga de lo que deben, usan luego del año de 1643, en que se previno , que la abdel recurso de la fuerza, y como es preciso se solucion de las censuras habia de darse dentro guirla, quedan exentos por entonces de dar de tres dias contados desde el de la intinacion cumplimiento à sus débitos, y esperimentan los de la provision ordinaria de las fuerzas, y los acreedores por esta causa muchas estrecheces ocho meses desde el dia que saliese embarcacion y necesidades: Por todo lo cual me suplica el para esa isla ; á que se añade, que por otra real mencionado reverendo obispo, que me dignase cédula de 14 de octubre del año de 1646 á insde tomar la providencia conveniente sobre es tancia de don Francisco Mauro de Tobar obiste y otros asuntos. Y habiéndose visto en mi po que entonces cra de aquella diócesis, y en consejo de las Indias la citada carta y testimonio que se quejó de los perjuicios, que resultaban con lo espuesto por el fiscal se ha reconocido, de lo prevenido en la referida provision de esa que el origen de la intimacion de la provision audiencia, pues se valian de elia las justicias orordinaria de las fuerzas se descubre en la ley 136, dinarias aun pasado el término de los ocho meses del tit. 15 del lib. 2 de las de la Recopilacion, en ella prefipido, para impedir el curso de las formada de la real cédula del señor rey don Fe causas que se hacian eternas, y que la intimalipe II de 15 de enero del año de 1591, por la cion de la provision ordinaria se ejecutaba en cual se mandó a los presidentes y oidores de las todos los casos y causas, y aun en aquellas, en audiencias de mis reinos de las Indias, que en que no habia lugar á la apelacion, como eran viasen á las ciudades de las provincias de sus las de visitas, ejecucion de testamentos y paga respectivos distritos, la referida provision or de diezmos, que por su naturaleza eran ejecudinaria, para que los obispos, ó sus vicarios en tivas, con cuyo medio se atrasaba su cobranza, los negocios que ante ellos se tratasen, y de los en lo que era tambien perjudicada la real hacuales se apelase , é implorase el real auxilio de cienda, y que jamás lograban las visitas su la fuerza , otorgasen las apelaciones, repusiesen término y fin; se declaró, que respecto de y absolviesen llanamente ó á reincidencia por que el remedio de las fuerzas era muy justiel término de seis meses, menos lo que parecie ficado, usando de él como se debia en los casos re segun la distancia de las audiencias, y que en que los eclesiásticos las causaban, y tambien enviasen á ellas los procesos, para que en este el de la pena de las temporalidades y estrañatiempo se pudiesen llevar, determinar, y vol miento de los reinos, impuesta contra los pre. ver, todo lo cual consta del citado testimonio; y lados desobedientes a las reales órdenes, tocaasimismo, que en el año de 1608 á pedimento ba la declaracion de haber incurrido en estas del fiscal de esa audiencia se despachó por ella penas a las audiencias, y se mandó al mismo en cumplimiento de la citada real cédula la pro- tiempo, que los gobernadores y justicias no se vision ordinaria, para que el obispo y los jue- entrometiesen en caso alguno á declarar á los ces eclesiásticos de la referida provincia de Ve- jueces eclesiásticos por incursos en ellas, sin nezuela absolviesen por el término de ocho meses que precediese determinacion de la audiencia,

de cuyas declaraciones solo habian de ser eje- , lo que fuese contrario á esta, aunque tampoco cutores, y que para que en adelante no se abu se distinguieron en ella los casos, en que no se sara de la mencionada provision ordinaria de debe intimar la referida carta ó provision ordilas fucrzas, y se evitasen los inconvenientes y naria de las fuerzas, lo que sin duda dió motivo perjuicios, que representó el obispo espresado, á que por otra provision de 24 de setiembre del se declaró tambien, que la parte que en su causa año de 1693 mandase esa mi audiencia, á los usase una vez de la fuerza, y no hiciese dili- gobernadures y justicias de la mencionada progencia en el término de los ocho meses de sa vincia de Venezuela, que no concediesen ni car el pleito, pagar los derechos en el juzgado permitiesen intimar la carta ó provision ordieclesiástico, y remitirle á la audiencia, se juz- naria, ni usasen tampoco de ella , cuando pologase por desierto el recurso, y pudiese prose riamente les constase, que las partes la pedian guir la causa el eclesiástico; pero no habiéndo- maliciosamente en los casos en que el derecho se resuelto cosa alguna en punto á los casos, en niega espresamente la apelacion, y cuando el que se debe ó no, intimar la mencionada pro- jucz eclesiástico procedia con jurisdiccion invision ordinaria, en medio de haber pedido de- dubitable y privativa , pero que en casos dudo. claracion de ella el propio prelado, y habiendo sos la concediesen é hiciesen notificar, agregánhecho despues instancia el procurador general dose á esto el que por otra provision de 21 de del comun de la ciudad de Caracas en nombre agosto del año de 1743, mandasteis tambien al de toda la provincia de Venezuela , quejándose gobernador de la provincia de Venezuela , que de las vejaciones y molestias, que valido de esta en semejantes casos se arreglase en todo y por real cédula se causaba á sus moradores, pidien- todo á la antecedente, pero que le prohibiais do remedio conveniente; por otra de 28 de el que pidiese los autos al juez eclesiástico pamarzo del año de 1652 se mandó, que la provi ra reconocer extrajudicialmente, si es, ó no sion ordinaria de las fuerzas despachada ó que caso de intimar la carta ó provision acordase despachase, tuviese lugar de primera, segan- da, porque esto os pertenecia privativamenda y tercera, intimándose al juez eclesiástico te: y últimamente resulta de los citados autos, con quien hablaba , tres veces en distintos dias, que por real cédula de 31 de diciembre del y que fuese lo propio, y obrase el mismo efecto año de 1744 se mandó (entre otras cosas) al que si sc intimasen tres cartas ó provisiones di mismo gobernador, que siempre que fuere referentemente despachadas por esa audiencia, y querido por la parte agraviada con la real carta que no obedeciendo el juez eclesiástico á la ter ó provision acordada de las fuerzas, mande sin cera vez, el secular que se la hubiese intimado, mas autos notificarla al juez eclesiástico para hiciese cobrar de sus bienes, ya fuese obispo ú su observancia, á cuya providencia dió motivo otro eclesiástico 2.000 ps. de buen oro, como lo acaecido con el enunciado cura de San Seestaba mandado por la citada real provision, y bastian de los Reyes, y en esta inteligencia, y que ni el gobernador, ni otro juez secular pu: reconociéndose, que la duda propuesta por el diesen pasar á echarles las temporalidades, ni obispo de Caracas en cuanto a los casos en que á declararlos por estrañados de los reinos, pero sc debe ó no intimar la provision ordinaria de que con testimonio de lo sucedido y actuado con las fuerzas, está resuelta y decidida por la citala referida provision, las tres intimaciones, y da ley 136, tit. 15, lib. 2° de Indias, por la mencobranza de la multa se acudiese á esa audien- cionada real cédula de 15 de enero de 1591 escia, para que en su vista pudiese despachar la pedida á esa audiencia, y por la provision que cuarta carta de estrañamiento y temporalida- despachó en su consecuencia en el año de 1608, des, y al propio tiempo se declaró, que los ocho

á que se añade que por las otras dos cédulas meses para acudir a ese tribunal, debian correr mencionadas de los años de 1646 y 1652 , está desde el dia que del puerto de la Guayra ó de virtualmente declara lo lo que manda la ley ciotro de los inmediatos saliese embarcacion para tada, y la cédula primitiva espedida en su consealguno de los de esa isla, con prevencion de cuencia, de que los obispos y otros cualesquiera que todo lo referido se observase sin embargo jueces eclesiásticos absuelvan por el término de lo dispuesto en la real cédula de 14 de octu- de ocho meses a todas las personas que estuvie. bre del año de 1646, la que se revocaba en todo ren excomulgadas, alzándolas las censuras y

entredichos en cualquier caso que estuviesen litano de las providencias tomadas contra él por discernidos, en virtud de la intimacion de la el cabildo sede-vacante de Caracas, lo que dio carta ó provision ordinaria de las fuerzas, que motivo á que se mandase al gobernador de aquese debe intimar luego que haya parte que la pi. lla provincia por la citada real cédula de 31 de da , sin que los gobernadores ó justicias tengan diciembre de 1744, que siempre que sea refacultad para declarar, si hả ó no lugar a la in querido por la parte agraviada con la carta ó timacion, por ser esto privativo de las audien provision ordinaria de las fuerzas , la haga inticias, que lo deben decidir en vista de los autos, mar inmediatamente al juez eclesiástico, y rey aunque para evitar y precaver la malicia y conociéndose al mismo tiempo que esta práctifraude, que se cometia y podia cometer por ca se observa inconcusamente en los tribunales medio de la provision ordinaria de las fuerzas, de estos mis reinos, y que está aprobada y autose mandó por ese tribunal en el año de 1693 al rizada por los autores mas clásicos, por que gobernador y justicias de la provincia de Vene- aunque suceda , que alguna vez obtengan las zuela, que no la concerliesen ni permitiesen in partes maliciosamente la intimacion de la fuertimar, cuando notoriamente les constase , queza, nanca un caso particular puede ser bastante a se pedia maliciosamente por las partes, en los hacer derogar una ley tan justamente establecicasos en que espresamente se deniega por dere-da, y se debe procurar siempre evitar el mayor cho la apelacion, y cuando el eclesiástico pro- de los inconvenientes, que lo sería sin duda el de cede con jurisdiccion indubitable y privativa, privar al vasallo agraviado de mi real proteccion, aunque si cn caso de duda; y que por la otra como se le privaria, si en consecuencia de las provision del año de 1743 mandasteis, que se dos niencionadas provisiones se dejase al arbiguardase y cumpliese la antecedente en todo y trio de los gobernadores ó justicias, el quitarle por todo, pero que los jueces seculares no pu ó concederle un recurso tan legitimo, con lo diesen pedir los autos á los eclesiásticos, para que quedaba desamparado y oprimido, y sin mas reconocer si era, ó no, caso de intimar la carta recurso que el interminable del metropolitano; ordinaria de las fuerzas, por que os toca priva- y respecto de que para evitar el que se obtengan tivamente este conocimiento; se ha notado en el maliciosamente las cartas ó provision ordinaria referido mi consejo, que ademas de contener de las fuerzas, está prevenido en la ley 36 del estas dos provisiones una contradiccion mani tit. 5.o del libro 2 de la Recopilacion de estos fiesta, por no poder el juez secular, sin vista reinos (ley 2, til. 2 , lib. 2, de la Novisima), de los autos negar ó conceder la intimacion, que que si en los recursos de fuerza llevados a las se prelenda por algun interesado en los casos audiencias pareciere por el proceso, no ser justa que previene la primera, es evidente , que no ni legitima la apelacion que se interpusiere, retuvisteis facultad alguna, para espedirlas, por mitan luego al juez eclesiástico, con condenaser privativo de mi real persona el conceder la cion de costas, si las pareciere, para que este jurisdiccion económica en materia de fuerzas, la proceda y haga justicia, y que esta disposicion que solamente está concedida a los tribunales comprende los dos casos de cuando es injusta ó superiores, para conocer de ellas por ellos mis dudosa la apelacion: he resuelto dar como doy

por la presente mi real cédula por nulas mos; pero no para comunicar esta facultad á

у

de los gobernadores y justicias, como virtualmente ningun valor las citadas provisiones de esa aulo ha practicado esa audiencia en el presente diencia de los años de 1693 y 1743, asi porque caso ; por lo cual, y por haberse establecido la no tuvisteis jurisdiccion para espedirlas, como citada ley, para que las personas agraviadas por porque no conviene su observancia, por lo que los jueces eclesiásticos logren el mas pronto re ordeno y mando , que se cumpla y observe medio en las vejaciones y atropellamientos, que puntual é inviolablemente lo prevenido por la les causen, y que esto no se podria lograr, ob- real cédula de 31 de diciembre del año de 1744, servándose lo dispuesto por las dos enunciadas para que siempre que el gobernador ó justicias provisiones de esa audiencia, como se recono ordinarias sean requeridos con las cartas ó ció en el caso del cura de San Sebastian de los provision ordinaria de las fuerzas , la haga noReyes , habiéndosele negado la justa y legitimatificar inmediatamente al juez eclesiástico para apelacion, que interpuso para ante el metropo su observancia, el que deberá absolver luego

« AnteriorContinuar »