Imágenes de páginas
PDF
EPUB

advertirles su obligacion y exhortarlos á que los demas comisionados tendrán obligacion por
cumplan con ella; pero si no bastase darán cuen lo mismo de noticiar y presentar sus comisio-
ta con justificacion al tribunal superior que sea nes á los intendentes-corregidores de la provin-
competente segun la calidad del negocio , á cia donde fueren destinados, pues les debe
efecto de que se les corrija , y se disipen las in constar la autoridad y jurisdiccion con que se
quietudes que suele ocasionar el poder abusivo hallen asistidos , y para su libre ejercicio ha de
de las justicias , y de otras personas que fomen- preceder que les presten el uso y auxilios dis-
tan en las repúblicas la envidia, el odio y la dispuestos por derecho.
cordia, con grave perjuicio de sus conciencias.

ART. 25.
ART. 23.

(Que mientras subsistan los corregidores y Cuidarán tambien los intendentes con igual alcaldes mayores no salgan á visita de los pue vigilancia del breve y regular despacho de las

blos de su jurisdiccion sin dar antes cuenta á los causas y negocios de su conocimiento, y de

intendentes , ni gravar en nada á los vecinos y que no se moleste á las partes con dilaciones, naturales, ni á sus propios ; ni permitir, que ni se las cobren mas derechos que los debidos dejen disimulados los escesos de las justicias por segun aranceles; y si entendieren con veridicos respeto alguno).

ART. 26. informes que los jueces subalternos de sus provincias hacen estorsiones sobre estos puntos, les

Los mismos intendentes estarán perpetuaadvertirán de sus descuidos ó escesos; y cuando mente obligados á visitar sus provincias en las esta providencia no baste á contenerlos , infor estaciones que mejor lo permitan respectivamarán con justificacion al superior respectivo mente, practicándolo cada año en los territorios para que sean condignamente castigados. y partidos que puedan reconocer y examinar

con la seria reflexion que deben hacerlo unos ART. 24.

magistrados prepuestos para aumentar la agri. Cuando por mi consejo de las Indias se des cultura, promover el comercio, escitar la in. pachen las residencias de que se tratará en

dustria de los pueblos, favorecer la minería, y esta instruccion, ó por mis audiencias algunas procurar, en suma, por cuantos medios quepan comisiones ó pesquisas á las ciudades, villas ó en su arbitrio y facultades que les estan concelugares de las provincias, que no sean contra

didas, la felicidad de aquellos vasallos, que son sus intendentes en cuanto corregidores, estarán el objeto de mis desvelos y reales atenciones. estos á la mira de si cumplen los jueces de ellas

ART. 27. con lo prevenido en las leyes y sus instrucciones, informándose cxactamente de si dejan disi Estas visitas las han de practicar los intermulados ó tolerados los delitos dignos de casti- dentes sin gravámen alguno de los pueblos, y go, por contemplacion ó interes: si se detie con los fines esplicados en esta instruccion y nen voluntariamente, y ocupan mas tiempo del en las leyes del tit. 2, lib. 5 de la Recop. de Inque necesitan; y si cobran escesivas dietas ó dias; y solo en el caso de hallarse imposibilitaderechos, para amonestarles que se contengan dos enteramente de ejecutarlas por sí mismos, y moderen, o dar cuenta, si no bastare su re enviarán comisarios subdelegados de su entera convencion, al fiscal del consejo en lo respec satisfaccion con instrucciones individuales de tivo á residencias, y al de la audiencia del dis- lo que deben practicar en beneficio público, y trito en lo tocante a las comisiones que emanaren desagravio de los particulares que se hallasen de ella; entendiéndose lo mismo con los recep- quejosos o perjudicados de las justicias subaltores de las audiencias y cualesquiera otros jue. ternas, ó de los poderosos que suelen oprimir á ces que ejerzan jurisdiccion delegada en sus los pobres y desvalidos. provincias. Y como que los intendentes deben (Los articulos siguientes hasta el 53 perteneestar enterados de los abusos que haya en los cen á PROPIOS Y ARBITRIOS; el 54 á ESCRIBApueblos de su territorio, podrán instruir de NOS ; cl 55 á PENAS DE CAMARA. - El 56 faculellos á los espresados jueces de residencia, ó la á los intendentes, pura informar á S. M. por pesquisa , con toda reserva y secreto; y estos y la via reservada en los asuntos graves que meTOD. III.

48

DE LOS INTENDENTES.

rezcan su real noticia, espresando si han dado que se trae abajo , anotando su pequeña variaó no cuenta ul respectivo superior, y las provi- cion).

ART. 303. dencias tomadas. Y en el 57 comienza la causa de POLICIA.

Como es mi real voluntad asimismo que estos magistrados gocen dolaciones suficientes

con que mantener la decencia de su carácter, PAEROGATIVAS, HONORES , SUBLDO Y FIANZAS

les señalo por sueldos anuales: al intendente general de ejército, superintendente subdelegado

de aquella mi real hacienda , 12.000 pesos sobre ART. 300.

tesoreria general de ella; y sobre las principa(Se encurga al rirey, capitunes generales, au

les respectivas 7.000 pesos á cada uno de los diencias, y demas tribunales, les auxilien sin intendentes de las provincias de la Puebla, Vereparo alguno , les hugan guardar las preemi

racruz, Guadalajara y Arispe : 6.000 á los de nencias correspondientes á sus distinguidos em

las de Oajaca, Valladolid , Guanajuato, San Luis pleos y carácter, y obren con ellos de acuerdo

Potosí, Zacatecas y Durango : y 5.000 pesos al á los fines importantisimos del servicio).

intendente de la de Mérida de Yucatan; enten

diéndose inclusos en las dichas asignaciones los ART. 301.

gastos de la secretaria y escritorio de cada inQuiero y mando tambien, que en los con: tendencia (2), con absoluta prohibicion de que sejos ó juntas de guerra que tuvieren los vi- puedan ocupar en aquella los subalternos destireyes, capitanes o comandantes generales , pa nados en otras oficinas de mi real hacienda. En ra cualquiera espedicion, distribucion ó mo cuya consideracion , y de los ascensos que a los vimiento de tropas, hayan de concurrir los dichos magistrados les concederé en aquellos y intendentes, no solo para proponer lo que se estos reinos , declaro, que ninguno de ellos ha les ofreciere sobre los puntos espresados de su de pretender ni rccibir (á escepcion de los deinspeccion, sino tambien para que se enteren rechos de firmas segun arancel en los negocios de todo individualmente á fin de tomar con el que no sean de pobres ni de oficio) otra cosa , ó posible acierto sus medidas, y arreglar las dis cantidad á título de salario , gratificacion ni ayuposiciones necesarias, debiendo en dichos con da de costa por la superintendencia, conservasejos, o juntas ocupar el intendente general de duria ó proteccion de las rentas, asientos ú otras ejército el lugar despues del virey o comandan. cualesquiera dependencias, ya sea que se adte general; y si fueren solo intendentes de pro ministren de cuenta de mi real hacienda, ó ya viocia con ejercicio en las funciones de ejército,

de la de arrendadores y asentistas, como tamtendrán el asiento inmediato á los brigadieres,

poco por goberoadores , ó corregidores, ni por prefiriendo a todos los demas oficiales que con

la subdelegacion de correos, si la tuvieren, que curran. Pero cuando la junta sea de fortificacion se dirigen y gobiernan separadamente. Y aunen alguna plaza, se observará lo dispuesto en el que el reconocimiento, celo, carácter y demas ari. 4, tit. 6, trat. 1 de las ordenanzas espedidas

obligaciones de unos ministros distinguidos, de en 22 de octubre de 1768 para el servicio del

quienes hago tanta confianza, me prometen la cuerpo de ingenieros (1).

puntual observancia de esta regla invariable,

en que se interesa mi real servicio igualmente 302. (Con su tezlo sobre honores militares

que el alivio de aquellos mis amados vasallos, concuerda el art. 225 de la ordenanza de 1803,

declaro tambien, que si algun intendente, ol

(1) Aug lo que disponia en materia de asientos y obras de fortifcacion, la uovisima ordepanza del cuerpo, se ha variado por otro reglamento mas reciente. V. INGENIEROS.

(2) En las Antillas y Filipinas sus intendentes disfratan las asignaciones espresadas en CAJAS RBALES (tom. 11, pág. 159), La intendencia general, y superiotendencia de Manila con la sola dotacion de 5.000 pesos no era posible cargase con los gastos de secretaria ; y á esta se dió su plauta por separado por ordenes de 1824 y 36, facultando para admitir meritorios con las formalidades del artículo 245 de esta ordegaoza, y que tambien se observase el 238.

vidado de lo que se debe a sí mismo y á mis (Del 306 en que concluye esta ordenanza es justas resoluciones, contraviniere á este esta- concordante el 226 y último de la otra.) blecimiento, incurrirá en mi real indignacion, Dada en Madrid 4 de diciembre de 1786. - Yo y será depuesto de su empleo, quedando inhá- el Rey.- José de Galvez. » bil para ocupar otro alguno en mis dominios.

[ocr errors]
[ocr errors]

ART. 304.

Preámbulo y articulos de la ordenanza general Atendiendo a las importantes facultades que de intendentes de 23 de setiembre de 1803 reen las cuatro causas de justicia , policia , ha- lativos á la creacion, facultades, y carácter cienda y guerra concedo á los intendentes, y de estos empleos en Indias (1). á los demas fundamentos que se tuvieron en consideracion para sujetar á fianzas en estos El Rey. — «No obstante el detenido examen, reinos los de sus provincias, mando, que los calificados informes, maduro acuerdo, y altos de las de la Nueva-España , antes de entrar á designios con que mi angusto padre resolvió la servir sus empleos, afiancen por las resultas de creacion de intendencias en América, y sin emsu vasta administracion en la cantidad de 10.000 bargo del esmero y pulso con que para ello se pesos cada uno á contento del tribunal de la formaron las instrucciones de 28 de enero de contaduria de cuentas, y en la forma que pres- 1782, y 4 de diciembre de 1786, se han promo. criben las leyes recopiladas de aquellos domi- vido dudas y dificultades, á cuya sombra tamnios para las que deben dar varios empleados bien se ha pretendido entorpecer o destruir tan en mi real hacienda ; quedando exento de esta útil establecimiento, y habiéndolo liecho exaobligacion el superintendente subdelegado por minar de nuevo en mi supremo consejo de las las preeminencias de su empleo y facultades. Indias con presencia de los antecedentes que lo (V. FIANZAS: RESIDENCIAS.

motivaron , y de las indicadas posteriores ocur

rencias, oidas las contadurias, y sus dos fiscaART. 305.

les , me consultó aquel tribunal en 2 de diciemAsí como los magistrados de Indias estan bre de 1801 y 9 de marzo siguiente, manifestando sujetos al juicio de la residencia cuando salen los sólidos fundamentos que hallaba para no vade sus empleos, asi tambien quiero y es mi vo- riar un sistema de gobierno que conceptua el luntad, que lo estén los intendentes del refe. mas acertado y conveniente á la observancia de rido reino por lo respectivo á los cargos de jus las leyes, seguridad y defensa de aquellos disticia , policia y gobierno que les cometo como tantes y dilatados dominios, y á mejorar en ellos å tales corregidores; entendiéndose esto mismo la administracion de justicia, y de mi real hapara con sus tenientes, subdelegados y demas cienda , facilitando á mis amados vasallos el fosubalternos, despachándose estas residencias mento y felicidades que mis desvelos les propor mi consejo de las Indias, observándose en curan; pero al mismo tiempo me propuso la su razon lo prevevido por las leyes 69, tit. 15, necesidad, que consideraba de que las dos cilib. 2, y 8, tit. 12, lib. 5, y remitiéndose al mis- tadas ordenanzas se reformasen, añadiéndoles mo tribunal conclusos y sentenciados los autos las variaciones y declaraciones oportunas, para de ellas para que, vistos, provea lo que fuere precaver la errada inteligencia que podria hade justicia.

bérseles dado , y los inconvenientes que el tras

(1) Esta ordenanza de 1803 carece de la fuerza legislativa de la de 1786, porque de resultas de cierta advertida contrariedad con reglamentos militares, quedó sin efecto, y se mandó recoger por guerra en real orden de 11 de enero de 1804, y así en vigor la única vigente es la anterior, mandada observar, y que se acomodase á las circunstancias locales de la isla de Cuba por real órden de 12 de noviembre de 1791 y 24 de julio de 1798. Mas como la posterior fue un trabajo muy meditado del consejo, en que con una que otra alteracion se refundieron los artículos de la de 1786, á ella se refieran varias órdenes para su observancia; ha creido el compilador, que el público le agradeceria ver reunido el texto de ambas con sus concordancias, y así lo ha ejecutado, con el objeto de que todo se tenga á

mano,

curso del tiempo habia acreditado en la práctica rezcan esta confianza, que desempeñada con la de alguno de sus artículos; y conviniendo en integridad y exactitud que espero , les propor .. su dictámen, mandé, que desde luego se pro cionará los premios y ascensos que dentro y cediese á formar una nueva ordenanza , en que fuera de ellas les dispensaré en testimonio de tomando lo que sea adaptable de las anteriores, mi real agrado. » se inserten las adiciones, variaciones y declara. ciones que parezcan necesarias, á cuyo fin , y

Se omiten por inconducentes los artículos 2 basta para su mayor espedicion nombré una junta de el 8 como que se refieren al establecimiento de inministros del propio consejo, con prevencion Nueva-España, Lima, Buenos Aires, Santa-Fé,

tendencias en capitales de los antiguos reinos de de que dedicando toda su atencion á tan impor

Chile, Guatemala y Caracas. En esta última se ra. Lante obra, se le presentara para que con pre tificaba por el artículo 7 igual establecimiento, que ferencia á cualesquiera otros negocios, y la séria ya habia verificadose muy anteriormente de su in: reflexion que este pide, me espusiera nueva.

tendencia de ejército y superintendencia subdele

gada, separadas ambas del gobierno y capitaniu mente lo que con su acostumbrado celo y cono

general , sin mezclarse en las causas de justicia y cimientos estimase mas acertado; y habiendo policia, cuyo conocimiento debia correr á cargo asi la junta como el consejo desempeñado segun del gobernador capitan general. mis deseos y encargos los que respectivamente

ART. 9.° les confé, conformándome con sus dictámenes, he venido en resolver : Que sin volver á oir El gobernador de Puerto-Rico será tambien quejas ni representaciones de ninguna clase con intendente de aquella provincia, y como tal se tra las intendencias, no solo continúen las que gobernará por esta ordenanza ; y por lo tocanya estan establecidas, sino que se establezcan te á la Habana é islas Filipinas nada se innovará en los demas reinos y provincias de América, por ahora respecto á que en la primera tiene donde no lo esten, siendo en todas partes igua- la intendencia de ejército peculiares reglas para les en honor y carrera á las de España , y como su gobierno, y en las segundas se darán las proellas sin limitacion de tiempo por el que fuese videncias convenientes despues que mi consejo de mi real agrado, hasta dar a los que las sir de Indias me informe lo que estime mas arrevan el premio y ascensos á que se hagan acree glado a la situacion de aquel gobierno con predores; y para que asi se cumpla, mando ob sencia de todos los antecedentes que ya ha habi. serven todos literalmente y sin interpretacion do en el particular, y mando se le

pasen

inmealguna la ordenanza siguiente, por la cual de diatamente. - (V. INTENDENCIAS DE ULTRArogo, y declaro sin efecto alguno las citadas de MAR). enero y diciembre de 1782, y 1786. »

ART. 10.

Considerando las muchas y graves atenciones BASES GENERALES.

que estan á cargo de mis vireyes, y el mayor

decoro de sus empleos, se establecerán en sus ART. 1.o

capitales, para que puedan aliviarles, intenden« Siendo mi real voluntad que el mando de les de provincia; los de Méjico y Lima con 7.000 cada provincia esté a cargo de una sola perso pesos de sueldo , y los de Santa-Fé y Buenosna con el titulo de intendente, que indistinta Aires con 5.000; y asi estas cuatro como todas mente ha de darseles, y comprender todas las las demas intendencias han de titularse por el facultades que como gobernadores ó corregi- nombre de su respectiva capital, entendiéndose dores puedan corresponderles, se les reuni por provincia el distrito en que estan ya en rán los gobiernos políticos y militares, y los posesion las creadas, ó el que se señalare a las corregimientos ó alcaldías mayores que antes nuevas; y lo que antes se llamaba provincia suhubiese en las capitales donde se establezcan, jeta á corregidor o alcalde mayor, se denomisuprimiéndose aquellos nombres y sus sueldos, nará aliora partido, conservando el antiguo nompor estar ya comprendidos en los que señalaré bre que las distinguia. á los intendentes, cuyo nombramiento me reservo hacer en sugetos de todas carreras, y que (Los articulos 11 al 27 de atribuciones de los por su acreditado celo, bonor y conducta me vireyes, superintendentes , y juntas superiores

de hacienda, se traen en JUNTAS SUPERIORES). | riesgo de mi real hacienda , ó quietud pública,

ó de la fuga del reo, y ocultacion de sus bienes, AUTORIDAD Y FACULTADES DE INTENDENTES podrán desde luego los intendentes proceder á DE PROVINCIA.

su prision y embargo, sean ministros principa

les o subalternos; y dadas aquellas providencias ART. 28.

informarán de ellas en el correo siguiente al Los intendentes serán gefes superiores de to-superintendente, quien , con acuerdo de la jundos los jueces y empleados de su provincia; y ta superior de gobierno, les prevendrá lo que sin perturbar los límites de las jurisdicciones deba ejecutarse ; y escepto los casos en que el que quedan detallados en el artículo 23, ejerce recurso ó queja sea contra los mismos intendenrán la contenciosa en el modo que luego se dirá, tes , todos los que hagan cuantos sirven en su y les estarán todos indistintamente subordinados provincia, han de ir por mano de aquellos geen las causas de hacienda y guerra,

sin

escep fes al superintendente, audiencia ó tribunal á cion alguna de ramos y oficinas, aunque sean de que pertenezcan. los que, como el de tabacos y otros, tengan en

ART. 31. la capital su peculiar direccion general; pues esta debe reducir su jurisdiccion á solo lo gu Corresponde a los intendentes el cuidado y bernativo y económico, segun las reglas que se arreglo de las oficinas de su provincia , y asi espresarán para su correspondencia con los in- podrán reconocer el estado de ellas, cuando lo tendentes, a quienes toca celar la conducta de juzguen preciso; les señalarán las horas de descuantos sirven en su distrito; y advertirles y pacho y asistencia diaria al trabajo, y con espereprenderles con discrecion y prudencia ; y si cialidad han de estrecharles à la formacion de no se corrigen, siendo de los ministros princi sus cuentas, para que las presenten á su debido pales, darán parte al superindente, para procc- tiempo; y aunque con ningun motivo han de der con su acuerdo y aprobacion á formarles valerse de los empleados para su servicio do.. autos segun lo prevenido en el artículo antece. méstico ó personal, y ni aun con pretesto de dente.

ayudar en la secretaria los deben distraer de ART. 29.

sus destinos, podrán no obstante variarles estos A los empleados subalternos de cualquiera con acuerdo de sus gefes, para ocuparlos dentro clase y oficina, si despues de amonestados no de la misma oficina , segun su aptitud y proporse enmiendan, podrán los intendentes por si ciones, y con mayor razon estarán á sus órdesolos corregirlos con un moderado arresto, nes los resguardos, siempre que por denuncia, multa ú otra demostracion, y aun llegar a la de noticia ó sospecha de fraudes necesiten de sus suspenderlos, ó privarlos del empleo, habiendo dependientes, para celar algun puesto ú otra justa causa , la que instruirán debidamente, diligencia. asi para dar aquella providencia y ejecutarla

ART. 32. desde luego, como para remitirla al superinten Conforme a lo dispuesto en el articulo 27 padente, y que la pase á la junta superior de go ra la provision de empleos que necesitan mi real bierno, sio que esta ni aquel revoquen las pro confirmacion, los demas que sirvan sin ella, se videncias de los intendentes, cuando del mismo proveerán por cada intendente en su provincia espediente no aparezca su injusticia, ó el inte-oyendo las propuestas de los directores del raresado no las reclame, é interponga recurso á mo, si los hubiere, y de los ministros bajo la junta, donde oido y sustanciado instructiva. cuyas órdenes hayan de servir; y hecho su nommente cuanto baste para aclarar la verdad, y bramiento, lo participarán al superintendente, tomando, si por lo que resulte fuere preciso, у

todos los de esta clase serán amovibles por nuevos informes del intendente, dará y hará los intendentes, sin que se abuse de esta faculejecutar la final resolucion que estime justa. tad arbitrariamente, ó por recomendaciones y

otros fines que no sean los de mi mejor real ART. 30.

servicio; y cuantas órdenes y providencias haEn los casos urgentes en que por la dilacion yan de comunicarse por el superintendente, en consultar al superintendente sea conocido el juntas superiores, ú otras oficinas, siendo en

« AnteriorContinuar »