Imágenes de páginas
PDF
EPUB

por sus servicios é imposibilidad de continuarlos obtengan jubilacion con los honores y prerogativas de sus respectivos empleos , conserven no solo el uso del uniforme que llevaban estando en actual ejercicio, sino la insignia del baston los que la tengan declarada : que los empleados en real hacienda, que por premio de al. gunos señalados servicios obtengan honores de otros empleos de clase superior a la suya, podrán llevar el mismo uniforme con las divisas señaladas, y uso de baston que corresponda a la clase del empleo, de que se les concedan los honores y prerogativas, debiendo ser comprendidos todos los que los hubiesen obtenido con anterioridad a la concesion de uniforme a los ministros de real hacienda.»--(V. Contadurias de cuentas, tomo 2.", pág. 511.)

so de que solo por libramientos de la contaduría general pagase el tesorero, y se manda guardar en ello la formalidad de la ordenanza de intendentes de Nueva-España, que debia observarse en todo lo adaptable. Pero habiéndose representado la necesidad de abolirse este sistema, que no se creia el mas conveniente, y menos en las cajas matrices, cuyo agolpamiento y confluencia estraordinaria de negocios, y conteos de dinero para recibir y pagar, hacian forzosa la separacion de funciones é inmancumunidad, para ocurrir á incvitables atrasos y entorpecimientos que resultarian de contrario, hasta para la rendicion anual de cuentas; prerino la real orden de 13 de mayo de 1830: «que cesc desde luego la denominacion de oficiales reales, que se dió a los ministros de esas cajas en la real orden de 23 de marzo de 1812, quedando por consiguiente abolido el sistema de mancomunidad, en que hasta aqui han estado, y que indebidamente se dedujo de aquella; que en lo sucesivo se denominen como anteriormente, contador y tesorero de cjército con lo demas que V. E. propone, y siu perjuicio de las variaciones que las circunstancias puedan hacer indispensables. En cuyo cumplimiento desde enero de 1831 cesó la mancomunidad.

Igualmente cesó la de los ministros principales de las cajas de Cuba y Puerto-Principe en fin del año de 1835, segun lo acordado por aclas de la junta superior directiva de 8 de octubre y 3 de diciembre del propio, consecuente á estas reales órdenes circulares espedidas por hacienda de Indias.

Tratamiento, y asiento en funciones de minis

tros de real hacienda.

El tratamiento es de Señor en virtud de declaraciones: (V. TRATAMIENTOS.)-Y el asiento, donde hay audiencias, es el inmediato a los contadores de cuentas; y donde no, despues de los alcaldes ordinarios : V. HABANA, pág. 423.

Véase en DECLARACIONES el modo de evacuarse estos actos judiciales por ministros.

Resoluciones, que han variado el sistema de man

comunada responsabilidad en el manejo de caudales, que establecian los articulos 76, 96, y 100 de la ordenunza de 1786, y ol 95 y 114 de la de 81)3.

La de 13 de diciembre de 1834. En la Habana sus ministros generales contador y tesorero de ejército desempeñaban sus «Excmo. Sr.-Considerando la Reina Goberfunciones separadamente, con total arreglo á la nadora, que la mancomunidad de obligaciones, real instruccion de 31 de octubre de 1764 , que y funciones establecida por los articulos 76 y 100 creó la INTENDENCIA de ejército, hasta que eri. de la ordenanza de intendentes de Nueva-Esgida esta en superintendencia general delegada paña de 4 de diciembre de 1786 respecto a los de hacienda de la isla, á que corriesen subor ministros, contadores y tesoreros de las cajas digadas las intendencias de provincia de Cuba reales de los dominios de Indias, amalgama, y aun y Puerto Principe, por real orden de 23 de confunde atribuciones y deberes tan diferentes marzo de 1812, con las facullades y obligacio

у distintos como son, en unos la celaduria, innes prescritas en las ordenanzas de Nueva-Es tervencion y formacion de cuentas relativas á la paña, se suprimió la nomenclatura de contadu recaudacion é inversion de las rentas de la real ria y tesoreria , y los gefes de ellas continuaron hacienda , y en otros el recibo, custodia, consirviendo mancomunados con iguales funcio servacion y distribucion legitimamente ordenanes, responsabilidad y fianzas. Aun en 1810 por da de los productos de las mismas reptas; y real orden de 23 de agosto se reprendió el abu atendiendo a que por real órden de 13 de mayo

de 1830 se mandó de conformidad con el pare- estinguida ; como tambien lo está on las cajas de cer del consejo de señores ministros, que ce Manila en cumplimiento de la misma real órsase la mancomunidad en que estaban el conta den , y la que sigue de 22 de febrero de 36, dicdor

у el lesorero de las cajas reales de la Ha lando el superintendente delegado en su consobana , se ha servido resolver S. M. , que cesc nanciu su decreto reglamentario de 23 de seigualmente la referida mancomunidad en obli- tiembre de 1838, con que cesó la mancomugaciones, funciones y responsabilidad de los nidad.

. ministros, contadores y tesoreros de las cajas

La de 22 de febrero de 1836. reales de Puerto-Principe, Santiago de Cuba, Puerto-Rico y Filipinas; y que considerandose « Excmo. Sr.- Cuando los oficiales reales de revocados en esta parte los citados artículos 76 América estuvieron mancomunados en respony 100 de dicha ordenanza de 4 de diciembre sabilidad para el desempeño de sus empleos de 1786, y cualquiera otras soberapas resolucio- respectivos, ejercieron simultaneamente las misdes confirmatorias de lo dispuesto sobre este

mas funciones en muchos actos como represenpunto en los espresados articulos , se reduzcan

tantes de la real hacienda; pero despues que por y limiten los contadores y tesoreros á las fan la soberana determinacion de 12 de diciembre ciones y responsabilidad de sus respectivos

de 1834 cesó aquella circunstancia, y quedaron empleos; desempeñándose por cada uno de es

absolutamente independientes, no es convenienlos ministros los cargos de su atribucion par le ni conforme a lo mandado, que continúen de ticular , como se ejecuta en la Habana y en la aquel modo; sino que circunscribiéndose cada Península ; sin que deba responder cada cual uno á la esfera de sus facultades, ejerzan estas de mas que de sus peculiares obligaciones, respec una manera adecuada. Impulsada la Reina Goto á que no ha de poder intervenir, ni mezclarse bernadora por estas consideraciones se ha serel uno en las que correspondan al otro por la

vido resolver por punto general, y como como especial naturaleza de su empleo; pero sin que plemento de la anterior disposicion citada , que queden ni se entiendan relevados dichos minis- limitándose en lo sucesivo los tesoreros de ejértros de la responsabilidad, que respectivamente cito a la parte que les es peculiar , sean solo los les está declarada como llaveros que han sido, y contadores los que representen a la real hacien. deben continuar siendo de las cajas reales (1). Es da asi en juntas de la misma, como en revistas igualmente la voluntad de S. M. que desde lue- de tropas, remates ó cualesquiera otros actos, go se lleve a efecto la separacion de las dos ofi-y que en el caso de ausencia ó enfermedad encinas de contaduría y tesoreria, repartiéndose tren á suplirlos los oficiales primeros de sus entre ambassas actuales empleados, como mejor respectivas contadurias.» parezca a los superintendentes de real hacienda en las islas de Cuba y Filipinas, y al intendente de la de Puerto Rico , oyeudo previamente el PRESUPUESTO DE HACIENDA EN 1839. dictamen de los respectivos gefes a fin de ase

Isla de Cuba. gurar el acierto; y remitiendo en seguida á la deliberacion de S. M. las nuevas plantas y pro Todos los gastos de recaudacion y adminis. puestas convenientes , para que queden organi- tracion de la hacienda cubana, y demas anejos, zadas de un modo definitivo las referidas conta del inmediato cargo de sus oficinas, se presupodurias y tesorerías.»— En su virtud la manco nian para aquel año en 1.337.756 pesos. El gomunidad entre el contador y tesorero de hacien- bierno los reducia á 906.499, que con 400.000 da de Puerto-Rico, que de conformidad á dic que agregaba para imprevisto general subian á tamen del consejo de Indias restableció la rex 1.306.499, manifestando en seguida : «Que el órden de 14 de diciembre de 1826 , quedó alli costo de la administracion económica de la Isla

(1) Real orden de 26 de julio de 1830, faculta á los tesoreros para nombrar cajeros por sí mismos, cuando no sean mancomunados con los contadores. Y la de 18 de junio de 1832 al superintendente conde de Villanueva, para que el secretario que es ó fuere de la intendencia se encargne de la llave, de que quede aquel exonerado , por no permitirselo lo vasto de sus atencioves.

es muy moderado.» Tomando por base los gastos da despues de abonados sus costos se demuestra presupuestos por sus oficinas, que importan alli, salia la recaudacion de la renta de aduana 651.975 pesos, y el producto de sus rentas en á 14,50 por 100: la de TRIBUTOS á un 3,60 1837 ascendente á 8.837.120, cuesta dicha admi por 100; la de bulas á 26,88; la de papel sellanistracion 7 o por 100; « cn que se incluye lo do á 29,44; observándose por último, que imcorrespondiente á HACIENDA MILITAR, alli in: portando los valores totales de rentas de ramos corporada á la civil.» Sigue observando el go estancados, y administrados 3.892.979 pesos, se bierno que el costo de la renta de LOTERIA salia invertian en gastos 1.524.695, inclusos sueldos á un 2 mm; y que el de la importante oficina de de las oficinas generales directivas y adminisla aduana de la Habana, no pasa de 53.788 pesos

trativas, y los gastos reproductivos. -- El estaEl estado general de valores (pág. 197) tambien do (pág. 206) correspondiente al año 1841 traofrece seguros datos para estas regulaciones.

yendo los liquidos de cada renta , que entran en

cajas, proporciona datos para calcular la relaPuerlo-Rico.

cion entre su totalidad, y la de los gastos de Segun el presupuesto formado por sus ofici cada negociado, en que se invierle. nas para el propio año de 1839, las cargas del

(V. ADMINISTRACION: ARCAS Y TANTEOS: ramo de hacienda montaban á 175.444, que el CAJAS REALES, y allí la dotacion de los gefes y gobierno reducia á 166.539, con el cálculo si- empleados de hacien«la : CONDUCCION DE CADguiente.» Comparando los productos totales de

DALES: CUENTAS DE HACIENDA : ESTADOS DE las rentas, y el de las que tienen una adminis

VALORES: FIANZAS: GASTOS: LIBRO DE LA Iracion especial, con los gastos generales y los

RAZON GENERAL: SUELDOS. particulares de cada ramo, resulta, que el costo total de la administracion es de 10 por 100,

HACIENDA MILITAR. — Todo lo perteneel de la renta de aduanas de 8

el del ramo

ciente al ramo de hacienda militar corrc en la de bulas de 24 oo; de 21 no el de loteria, у

Peninsula á cargo de una intendencia general de 5 por 100 de los demas ramos quc admi

de! ramo, que se creó en enero de 1824 para el nistran directamente los ministros contador y mando y cuidado de las revistas y nóminas, y tesorero.»-(V. estailo de pág. 204).

pago de sueldos de los cuerpos y clases del ejér En reciente publicacion que se ha hecho con cito con derecho á cobrarlos de la hacienda miresúmenes del estado general de entradas y sali litar; atender al suministro de raciones y utendas de aquellas cajas en 1844 se espresa : quc la

silios con arreglo á ordenanzas; bagages en lotal recaudacion fué de 1.672.421 pesos, inclu marchas y transportes de campaña; asistencia sos 1.070.548 de aduana; 215.382 de subsidio de militares enfermos en los hospitales ; custoordinario; 67.215 del cxtraordinario; 44.671 de dia de todos los pertrechos y efectos perteneloteria etc. Y asignando de atenciones cubiertas, cientes a la parte material de artilleria, fortifial ramo de guerra 1.001.194 pesos, á gastos y cacion, y cuarteles: y la intervencion en sus sueldos de empleados mixtos 25.615; á gastos obras, é inversion de los caudales que se las de hacienda 291.406; á marina y gobernacion

destinan. El rcal decreto de 12 de dicho enero 57.898; y á gracia y justicia 44.654; se advierte, arregló en 8 capítulos las funciones del intenque separando de los 291.406 de gastos de ha dente general, interventor general, y demas cienda 107.367, que se incluian de los accidenta: gefes subordinados, entre ellos los comisarios les , quedaban los ordinarios en 184.038, y salia de guerra, mandando observar en cuanto conel costo de recaudacion á un 11 por 100.

formes la ordenanza de hospitales de 1739, la

de comisarios de 1748, y la de intendentes de Islas Filipinas.

1749.- El de 9 de octubre de 1828, (que exisPara atender a los sueldos de los empleados te en el tribunal mayor de cuentas de la Habana en oficinas , y demas obligaciones dependientes trasladado a la intendencia por la capitania gede hacienda en 1839, se pedian 1.668.245 ps., neral), organizó por guerra el sistema de las creyéndose bastantes por el gobierno 1.572.991. cuentas correspondientes á los ajustes y pagos

- Sin hacer cuenta de las rentas estancadas de de la hacienda militar, debiéndose reunir por TABACOS: VINO Y LICORES, cuya utilidad liqui- l trimestres y años, como en un centro comun

las de pagadurías ó establecimientos de manejo tes de cada provincia, con la marcada dependende caudales en la intervencion general del ejér cia del superintendente general delegado, como cito, de que dependan, para las liquidaciones ge. la tiene este gefe del ministerio universal de hanerales y estractos, que han de elevarse al mi

cienda de Indias, de donde emanan y toman su nisterio de la guerra, y para la presentacion de fuerza todas las órdenes del negociado. Y de la cuenta general al tribunal de ellas, que se ve

aqui procede la variacion, con que en Ultramar rificaria en el segundo trimestre del año siguien se entienden y cumplen las reales disposiciones to al del quc se rinde la cuenta. - Y la real ór sobre el fuero político de hacienda del ejército, den de 23 de setiembre de 1834 reintegró con segun se ha visto arriba página 478; y de aqui alguna mas ampliacion á la intendencia general tambien la práctica consonante de que las apeladel ejército en el uso de sus designadas funcio ciones, que en los casos de que habla la estracnes, en consecuencia de las grandes mejoras ya

tada real órden de 30 de noviembre de 1827 se obtenidas con aplauso en el régimen adminis

admitirian en la Península para el tribunal estrativo del ejército , y por la mayor ventaja que

pecial de guerra, se oigan en Indias para ante á la rapidez del servicio se seguiria, de descar la JONTA SUPERIOR CONTENCIOSA de hacienda. gar al ministerio de la guerra de trabajos y de Conforme a estas declaradas atribuciones, los talles minuciosos: estableciéndose por el decre. intendentes ultramarinos toman sus providento é instruccion de 17 de julio de 1837 la formal cias para los acopios necesarios de víveres, vaorganizacion del cuerpo administrativo del ejér. liéndose por lo comun de celebracion de concito, que constaria de las únicas clases de inten. tratas, que se hacen en junta de almonedas con dentes de primera y segunda clase; comisarios la regular duracion de un bienio. La contaduria de guerra de primera segunda y tercera; ofi en cada caso forma los pliegos de condiciones, ciales de administracion desde la clase de pri para que se guarde la precision del ajuste conmcros hasta la de octavos, y las de aspirantes; venido, y obviar dificultades y tropiezos en su con el orden de sueldos, ascensos, y considera- | cspedito cumplimiento por parte de los remaciones a que son acreedores.

tadores, como se ofrecieron en cierta contrata Consccuencia de esle sistema peninsular , fué de medicinas, que por no haberse esplicado en la real declaracion espedida en 30 de noviem el pliego de sus condiciones, que se comprendia bre de 1827, para que los empleados de hacien el articulo Sanguijuelas, se ocasionó una emda militar quedasen sin distincion sujetos á los peñada contienda , y fué menester al cabo otor. tribunales ordinarios, que componen las capita. gar en indemnizacion algunos maravedis mas nias generales de provincia con sus auditores por estancia. de guerra en sus causas civiles y criminales, es Lo propio se ejecuta con los demas ramos de ceptuadas solamente las que procedan de faltas provision de carne, gallinas y pollos, leche, pagraves ó delitos cometidos en el desempeño de netelas, lavado de ropa , y otros renglones, que sus empleos, porque en ellas entenderion los in se subastan saparadamente para el servicio del tendentes de ejército con arreglo á derecho y hospital militar de San Ambrosio; recomenacuerdo de sus asesores; « Pero que el conoci-dando S. M. en novisimas reales órdenes, que miento ilc unas y otras causas corresponda es igual medida se generalice en toda la Isla, princlusivamente en segunda instancia al consejo cipalmente en la provincia de Cuba por las masupremo de la guerra, sin escepcion ni limita yores economías, que aseguraria al crario, sin cion alguna , cortándose de este modo las inú perjuicio del objeto principal de estos hospitatiles competencias que sobre el particular se les, que cifra en la completa asistencia de los han suscitado varias veces, y que son perjudi- militares enfermos, y que en el interin se prociales en toilos sentidos.

cure cortar cualquier abuso. Alguna vez pudieEste régimen administrativo de la hacienda ra convenir, que estas contratas fuesen generamilitar no se ha comunicado por las vias de ley, les hasta el punto de no ocuparse la hacienda y de consiguiente no comprende las provincias mas que de pagar un tanto por estancia , en que ultramarinas. El que observan es el antiguo de se incluyese toda clase de gastos y asignaciones, nuestra ordenanza; que atribuye iguales funcio. como se verificó un tiempo en la ciudad de nes en lo económico de guerra á Jos intenden- | Puerto-Principe , que á falta de hospital militar

se contrataron las estancias de individuos de la á la vez la de las nacionales en el pie de derechos
guarnicion con el prior del de caridad de San diferenciales, que se refiere tom. 1, pág. 304.
Juan de Dios á 8 y aun á 6 rs.; hallándose al | En el año de 1843 la importacion general por
efecto prevenido se admita on dichos hospitales los puertos de la Isla ha sido de 151.225 barriles
de caridad a los militares enfermos. Pero esa de la nacional, y de 23,619 de la extrangera.
generalidad de contratas dificilmente podia ba-
cerse lugar en un hospital como el de San Am En la isla de Puerto-Rico su balanza de 42
brosio de la Habana, que necesita de tantos em: no fija el número de barriles de harina impor-
pleados y recursos, y donde entran y salen tados por sus aduanas; sino solo el valor de
anualmente miles de enfermos (1): á que se agre 175.212 ps. 4 reales de las españolas, de 316.831
ga la consideracion que tuvo la real cédula de con 2 de las extrangeras, y de 58.470 las de maiz,
6 de octubre de 1782 dirigida al gobierno de la y solo clasifica como esportados 500 barriles de
Habana, en aprobacion de una contrata de vi las primeras, y 200 de las segundas.- La ba-
vercs; "contemplando mas útil, que en lugar de lanza de 1843 ya señala el número de barriles de
una general se hiciesen particulares de cada ra. harina de trigo introducidos á consumo con dis-
mo ó especie, porque de ejecutarse asi se ocu tincion de nacional y extrangera , y del total de
parán muchos sugetos, y se podria sacar de 35.695 aforados en 446.184 pesos dá á la prime-
ellos la mas posible equidad, animándose los ra 8.713, á procedencia de Cuba 750, á la de los
cosecheros, ganaderos, y tratantes á hacer las Estados Unidos 16.242, a la de Francia 90, á
mejoras que puedan, para dar salida a los géne la isla danesa Santómas 8.275, y el resto a las
ros ó efectos de su tráfico.»

otras vecinas extrangeras.
En todos estos remates ó contratas prohibe Segun el arancel de 1840 se aforan á 12 duros
la real órden de 17 de setiembre de 1778 con y medio el barril de las barinas de trigo, y á 4
otras muchas posteriores, el que se estipule li el comun de las de maiz, y adeudan de entrada
bertad de derechos, y asi se cumple.

las españolas en bandera nacional el 6 por 100

establecido por regla general: las extrangeras HARINAS. La real orden de 30 de marzo en la suya el 40 por 100 que son 5 duros; idem. de 1782 permitia la libre esportacion sin dere en bandera nacional, ó españolas en la extranchos de las de Nueva-España por el puerto de gera el 28 (3 y medio duros); y las extrangeras Veracruz, con destino á la llabana é islas de en bandera y desde puerto nacional el 20 (2 y Barlovento. Y recomiendando al virey el fomen medio duros). Siendo harinas de maiz adeudap to de las sementeras de trigo, que deberia pro. en estos tres casos respectivamente el 26,18, y curarse emprendiesen los indios con los opor 14 por 100. tunos beneficios, se publicó por bandos de 23 En Manila su balanza de 1841 trae solo la imde setiembre de 1782, 24 de enero de 83, 28 de portacion á consumo de 8 arrobas en bandera junio y 27 de setiembre de 85, aclarando segun nacional, y al depósito en valor de13.893 ps. el espíritu de la real órden, que ni el derecho de alcabala ni otro alguno se cobraria al intro HATOS O HACIENDAS COMUNERAS. – ducirse del interior en Veracruz, ni á la salida En la isla de Cuba por facultad que tuvieron sus de las harinas y viveres, que se esportasen para

cabildos hasta 1729 (pág, 415); se repartian suerdichas islas.

les de tierra que con destino á crianza de gana: Este comercio de harinas de Méjico estaba do mayor se denominaban hutos , y para la del enlazado con el de la Cera de la isla de Cuba, menor, corral. Constaban de una superficic ciry se fomentaban reciprocamente, hasta que au cular con dos leguas á todo rumbo, si era la mentadas las necesidades, variadas las circuns-merced de halo , y de una si de corral, tomado tancias, y establecidas nuevas relaciones de co este radio desde el centro ó asiento principal, en mercio con los Estados-Unidos por el cambio que se levantaban la casa y corrales. En un misque hacen de los frutos coloniales, se dió lugar mo fundo solia hacerse la concesion å varias á la introduccion de sus harinas, protegiéndose personas, ó distribuirse la merced en varios,

[ocr errors]

(1; V. HOSPITALES MILITARES,

« AnteriorContinuar »