Imágenes de páginas
PDF
EPUB

otro sc lo impide á protesto de que perjudica á tierras, en que acomodarse con sus familias: enla crianza, y se ve condenado á ser testigo de tonces no habrá tanta holgazaneria, ni tantos los provechos, que este saca de sus mismas pro hurtos como se esperimentan : entonces la popiedades, de que se ha apoderado con sus gana blacion crecerá prodigiosamente asi con los vados. Mucho menos puede vender o arrendar sus turales, que hallarán fáciles los medios de subtierras, si no saca utilidad de las crianzas, y sistir, como con los extrangeros, que no vendrán, queda dueño solo en el nombre de una hacienda como no han venido á esta jurisdiccion, a pesar fructifera, que nada le produce. El no puede de las invitaciones del gobierno, por los inconacomodar sus hijos, no puede hacer felices mu venientes de adquirir terrenos: y entonces en chas familias, que adquiriendo un paño de tier fin se hara incalculable la riqueza territorial.» ra en que establecerse, se larian otros tantos « Tan conocidas y ciertas ventajas , deben hapropietarios útiles a la república, y disminui. cer arrostrar cuantos obstáculos presente la rian el crecido número de pobres, que hay en preocupacion, y principalmente la injusticia de esta ciudad.»

los que tienen ocupada mayor porcion de terHasta las costumbres se resienten de la comu reno, que la que les corresponde en fundos conidad, que nos oprime. Los comuneros han in munes. En este supuesto los informantes han ventado mil arbitrios injustos y torpes, con que considerado, que deben no solo resolver los disminuir y espantar las crianzas de sus condue. cinco puntos, sobre que pide informe el señor ños, y ya en estos últimos tiempos hasta se ocur regente, sino tambien cuantas mas dudas han re á la fuerza. En lugar de enseñar á los hijos comprendido, que pudieran suscitarse en todos los medios de mejorar las crianzas y las tierras, los pasos necesarios para la division total o parles instruyen, y los hacen ejecutar los planes de cial de un fundo comun, en cumplimiento de lo ganar con las vacas lo que otro posee. Estable que dispone S. S. al final de su oficio, y han cen unas máximas perniciosas que causan hor formado un reglamento especial para el caso, ror, y que imprimen á sus descendientes, á sus acomodándose en lo posible al estado actual de arrendatarios, mayorales y sirvientes, y sirven las cosas, guardando las reglas de igualdad y de para animarlos a otros escesos contra la propie justicia, y prefiriendo el bien público á cualesdad agena. Los odios se perpetúan en las fami- | quiera aparentes perjuicios, que puedan sentir lias, y producen la desunion del pueblo, y la algunos hacendados, en que se dé á cada uno lo perturbacion del orden público.»

que le corresponde.» “Para tantos males no hay otro remedio, que «En el primer articulo se ha escogido al señor facilitar, cuando no compeler à la division de las teniente gobernador por jucz de las particiones, haciendas comunes, que son todas las de esta para evitar las maliciosas recusaciones de los jurisdiccion. La actividad , la industria, el em señores alcaldes, que pudieran tener conexiopleo de los medios, los esfuerzos laboriosos y nes con los comuneros ó colindantes. Se han las producciones, no pueden nacer sino de una simplificado en lo posible los trámites del juicio propiedad particular, al abrigo de las incursio con el nombramiento de árbitros, y aunque senes de todo otro poseedor. La crianza ya no bas ria de desear, que la resolucion de estos fucse ta á mantener la poblacion, ó porque se han exequible, la notoria confusion de los términos esterilizado los pastos, ó porque se ha aumen de las haciendas y de los documentos, ha hecho tado esta considerablemente, y es necesario re dejar á los propietarios que se sientan agraviacurrir a la agricultura: no hay terrenos en que dos, el remedio legal de reclamar su daño ante ésta se ejercite con la libertad y seguridad que la justicia ordinaria, y de apelar a la iomediata requiere , y deben proporcionarse con la parti- | superioridad, cuyos recursos pueden causar cion de los fundos comunes. Entonces la misma poca demora , si los tribunales procuran abrecrianza se fomentara , cultivándose los terrenos, viarlos, y hacer observar las reglas establecidas para que den mejores pastos, como sucede en como conviene, y es de esperarse.” los potreros: entonces habrá abundancia de «En el quinto sc exige, que los comuneros cagranos y otros mantenimientos: entonces se lifiquen la derivacion legitima de sus posesiones multiplicarán los destinos en que puedan traba-hasta el año de 1790, porque se ha considerado, jar los pobres : entonces podrán estos adquirir que en esa época todavía no se esperimentaba

el desorden, con que despues algunos condue todos ó la mayor parte de los hatos y corrales, ños, siéndolo por ejemplo de solo 200 pesos, y las monterias de ellos, pues aun existen muhan enagenado en diversas personas 300 ó 400. chos documentos que lo acreditan; pero el abanEntonces ni babia tantos sitios y ducros, en dono de los dueños en conservar claros los lique se hallan divididas y subdivididas las pose mites de unas fincas entonces de poca estimacion, siones totales, ni la estimacion de las haciendas la malicia de otros en obscurecerlos, los incenhabia escitado tanto la codicia de los propieta- dios que padecieron los archivos especialmente rios."

à principios del siglo 17, en que el fuego devo«Las reglas sobre la calificacion de las posesioró todos los papeles y libros del cabildo con la nes desde el 7.o articulo hasta el 11, estan fun- | iglesia parroquial, el estrago que ha causado en dadas en el concepto de los esponentes en una los posteriores la polilla, las vicisitudes de los rigurosa justicia , con que deben respetarse las tiempos, todo ha contribuido a que casi todos posesiones legitimas y verdaderas, rectificarse, !os latos y corrales se hallen sin las primitivas y reducirse las desarregladas, y repelerse las mercedes y sin limites, que puedan demostrar falsas ó supuestas , para que solo participen del su verdadera estension. Será muy rara, y aun terreno comun los dueños ciertos con una exac quizá no habrá una hacienda, que no tenga por ta proporcion. »

algunas partes desconocidos ó litigiosos sus tér«No se podria practicar esta division, sin des minos, de que resultan inmensos perjuicios á sus lindar la hacienda con sus conlindantes, y este dueños y al público.» es el punto mas arduo. Los hatos y corrales se «Esta incertidumbre de los límites ha provenimercedaron por los cabildos en los primeros do tambien de la mensura circular de las hacientiempos de la poblacion de esta isla, sin limites das tan incómoda, y que tantos daños ha causaalgunos. Donde quicra que habia una sabána ca do, protegiendo las denuncias de terrenos y seg. paz de sostener alguna crianza, alli se pedia li mentos realengos, que sin provecho verdadero, cencia, para establecer un sitio que se señalaba y aun con perjuicio del real crario han confunpor el cabildo, y cuando mas se añadian à la dido mas los términos de las haciendas, han atamerced otras sabanas inmediatas , y las monte cado la propiedad individual á nombre del Rey, rias del ganado bravo que eran comunes à todos у

han favorecido únicamente la usurpacion de los vecinos, mientras no estaban concedidas los ricos, y la venganza de los malos. Consisdeterminadas personas,”

tiendo el gobierno de esta figura en el punto « Era necesario, que aumentada la poblacion | céntrico, unas veces se ha colocado este en el y teniendo alguna estimacion los ganados, se verdadero ó supuesto asiento primitivo, otras sintiesen los perniciosos efectos de aquel siste se ha deducido por linderos ciertos ó dudosos ma. Las discordias y pleitos de los hacendados al arbitrio de los agrimensores ó de los interey demas vecinos cazadores de animales cimarro sados, habiendo haciendas, a quienes se han danes, fueron una consecuencia de la falta de tér do dos ó mas centros diferentes en dos ó mas minos, taulo mas funesta, cuanto que eran muy mensuras , segun le ha convenido a la situacion deficiles de resolverse en justicia. Se advirtió de los dueños inmediatos á los terrenos litigioeste inconveniente en el año de 1574, en que se sos. Todo es un enredo , una confusion en esta formaron las ordenanzas municipales de la Isla y materia, y ni los agrimensores ni los jueces tie. se trató de remediarlo, estableciéndose por la pen reglas algunas fijas, con que resolver las con74, que « porque hay algunos sitios de hatos de tiendas: estas se hacen interminables, las hay vacas dados y concedidos sin limites ni mojones, de 10 y 20 años, que se han pasado en desastrode lo cual resulta gran confusion : que los tales sas pendencias, no solo judiciales sino tambien asientos se amojonen y pongan límites por dos personales, y cuando mas, se han calmado co personas nombradas por el señor del tal hato é prando el colindante que sostenia la contienda asiento, é por el vecino mas cercano, y otro

una posesion en el fundo vecino; pero con el nombrado por el cabildo, é lo que señalaren los desconsuelo de no poder él mismo arreglar los dos, aquello se guarde.» Y por la 77 se trató limites, por haber otros comuneros, y dejarles de arreglar igualmente las monterias. »

á sus hijos por herencia el mismo pleito aun «Se amojonaron probablemente en esta forma mas intrincado por el transcurso del tiempo. »

com

[ocr errors]

« En una palabra , escepto los pocos hatos ó asi como en la particion de los fundos comunes corrales, que por algunas partes tienen linderos no debe atenderse á la ocupacion del terreno ciertos, y bien arreglados, todos los demas es- comun, sino a la parte de dominio, que tiene catan de hecho en una comunidad tanto mas daño. da uno, del mismo modo entre dos haciendas de sa, cuanto que hay repugnancia en reconocer- igual clase , la mera ocupacion no puede servir las , y resolucion en el mas fuerte de conquistar de titulo , para ganar el terreno: lo cuarto, por sin escrúpulo con sus ganados los terrenos, que que esta ocupacion está sujeta á vicisitudes, pues ocupa el colindante mas débil, quien si quiere si la perdiese el que la tiene actualmente, y la evitar su total ruina, no tiene mas arbitrio que tomase el dueño de la hacienda colindante ; no enagenar el sitio , que heredó de sus mayo- tendria aquel derecho, para recuperarla por res, en otros de mas valimiento, ó en el mis- falta de deslinde: lo quinto, porque el que demo que lo oprime , porque muchas veces ni saloja lo que tiene ocupado, pedirá , si quiere, halla quien le compre por temor de aquel. Hor- el terreno que le corresponde en el fundo que roriza sin duda la sola indicacion de estos ma- tiene comunidad. El 24 concilia los artículos 20 les, que es bien superficial comparada con el y 23. El 25 y 26 pueden cortar algunas de las hecho mismo. Nosotros hemos visto reducirse interminables disputas, que hay y puede haber à la miseria familias enteras muy honradas, por- sobre deslindes.» que la falta de términos de sus haciendas les ha «Los articulos 28 y 30 son tan favorables á los impedido defenderlas de la irrupcion de los ga- hacendados como al real erario, pues sin los nados de otras poderosas.

perjuicios inmensos de una denuncia de realen«Los informantes han meditado mucho sobre go se logrará descubrirlo, y que los mismos las reglas, que pudieran establecerse para prac. hacendados libres del temor de perder sus proticar la division de las haciendas entre si , y no piedades, los manifiesten, y satisfagan su imporhan encontrado otras mas á propósito, que las tancia á S. M. por su propio interés y seguridad.» que espresan-los artículos 17 y siguientes hasta «Los articulos 32 y siguientes hasta el 34 que el 26. No son todas tal vez de la mas exacta justi- tratan de la division del fundo comun, se han cia , pero quizá no hay otras, que mas se aproxi- considerado bastantes, para que se guarde la men á lo justo. El 20, 21 y 22 no pueden tener posible justicia, y para facilitar la operacion. Se oposicion. El 23 se ha fundado en una razon ria muy dificultosa y aun impracticable atender bien poderosa de igualdad; por que si en el en la particion a las diversas calidades del tercaso de que trata, ninguna de las haciendas pue. reno útil. La arbitrariedad de los calificadores de considerarse mas antigua y preferente en su y avaluadores de estos terrenos, los graves cosentero; sino con igual derecho al terreno inter- tos de la mensura de todos, la complicacion del medio, la justicia dicta, que se parta éste entre cálculo necesario para lograr una igualdad, y los dos con igualdad respectiva á su clase. En la ninguna probabilidad de conciliar esta, son muchas de estas haciendas los dueños de la una inconvenientes mucho mayores que el pequeño tendráu ocupada con sus ganados, y aun con si- perjuicio, que pueda resultarle a uno ó å otro tios de crianza mayor porcion del terreno que comunero de recibir en su entero tierras menos le compela, y tendrá que desocuparlo; pero buenas que las demas. Ademas de que en el sises:o no obsta á que se guarde aquella igualdad: tema actual, si el terreno superior está inmedialo primero, porque si se atendiera á la posesion to ó en las pertenencias de un condueño, el actual, seria imposible la division, originándose otro no tiene esperanza de participar de él japleitos eternos, y obteniendo en ellos al fin el más, ni tendrá motivo de quejarse , si le toca mas astuto y poderoso , pues todos saben la fa- | á aquel conforme a las reglas establecidas. Los cilidad, que estos tienen de probar semejante terrenos inútiles son los que deben escluirse de posesion con los hombres rústicos, que son sus- la particion; pero en cuanto a los demás no hay ceptibles de cualquiera seduccion: lo segundo, que hacer una diferencia, que produciria mayoporque esa posesion se ha adquirido por la pre res perjuicios que bienes, siendo muy dificil potencia y la maña, é porque la suerte quiso que a todos los dueños no les quepan de todas que los montes se abriesen mas pronto por la clases, separados los inútiles. Sobre todo la pruuna que por la otra parte : lo tercero, porque dencia de los árbitros nombrados por los mismos comuneros puede salvar , ó allanar eual- vo de ser dueños absolutos de sus fundos sin quiera disputa que se suscite acerca de los en- comunidad alguna ; continuando los comuneros teros, y como quiera que se efectue la particion, no solo en su inaccios para el cultivo, sino en es un bien inestimable para los hacendados. los visibles perjuicios de la misma crianza á cauV. S. M. I. con mayores conocimientos sabrá sa de la libertad de criar sin término todos en mejorar estas ideas , y acordando lo mas con- todo el fundo, que por fin viene á ser del mas veniente al bien público en un asunto de tanta pudiente ó menos necesitado, despues de haber importancia , informar al señor regente comi- sufrido los quebrantos y pérdidas, que la estesionado con el espediente por medio del señor rilidad y falta de pasto para tanta crianza propresidente, quedando testimonio de lo obrado. ducen todos los años: si hasta aquí, pues, se ha Puerto-Principe y dicienıbre 11 de 1818. » dudado, y aun sostenido , que por estar merce

El ayuntamiento estuvo conforme , y con su dados los fundos para crianza, no podian los acta devuelto el espediente al real acuerdo , su condueños dividirse y acotarse ni aun para la fiscal dió en 4 de febrero siguiente esta res- misma crianza, ya en el dia y bajo la libertad puesta.

de dicha real cédula de hacer en ellos lo que «M. P.S. - El fiscal dice: que aunque pidió mas les acomode, esto es, convertir la crianza y se ha puesto testimonio de la real cédula de 21 en cultivo, desmontar ó mantener lo montuoso, de octubre de 1817, por hallar sentado en varios enagenar lo desmontado ó sin desmontar, culparages de este espediente , que de él depende tivado o sin cultivar etc., no puede disputarse todo ó su mas exacto cumplimiento, no es sin la facultad de todos y cada uno de los comuneembargo la que principal y directamente exige peros, para dividirse, y señalarse la parte que la division de las haciendas comuneras y su re- respectivamente les corresponda en los fundos partimento entre sus condueños, sino la de 30 comunes, para poder hacer de ella lo que mas de agosto de 1815 (1), en que concedió S. M. á les acomode , pues por ser comuneros no dejan los dueños de terrenos montuosos de esta isla la de ser dueños, vecinos y vasallos, de los que plena y absoluta libertad de hacer en ellos lo babla y a quienes franquea dicha real disposique mas les acomode, sin sujecion alguna á las cion tan plena y ventajosa libertad, que no imreglas y prevenciones contenidas en anteriores porta menos que el aumento del valor de sus leyes y ordenanzas ; esta real disposicion dirigi- terrenos hasta 50 ó 100 por uno, segun el desda al señor presidente y capitan general para su tino y mas o menos beneficio que les dieren. La cumplimiento, y mandada cumplir y publicar division sin embargo ofrece bien árduas dificulpor el diario de gobierno en 10 de enero de tades, si se ha de verificar sin perjuicios ni di1816, no ha surtido en la isla las ventajas y pro- laciones; pero V. A. en el voto consultivo que ducciones que la facilita , a causa de las comu- se le pide, las allanará con su superior intelinidades ó concurrencia de muchos propietarios gencia, y con el práctico y continuo conocien todos ó los mas terrenos montuosos y de miento que tiene del estraño establecimiento é crianza, pues estando sujetos á mantenerlos li irregular consistencia de las tales comunidades; bres para sus condueños , y para cuanta crianza contrayéndose el fiscal á hacer algunas reflexioquieren mantener en todo el fundo sin señala- nes dirigidas á facilitar el paso. miento vi medida, no se intenta una roza , cer- Primera : que antes de deslindarse y dividirse ca ó cualquiera otra operacion de cultivo, que las haciendas , debe deslindarse y fijarse la juno tenga inmediatamente denuncias, entredi- risdiccion , que haya de conocer sobre la matechos ó vedamientos judiciales á instancia de los ria, si la ordinaria, si la militar, ó la de correos. otros comuneros, aunque en nada les perjudique, pues lo contrario seria embarazar, obstruir y y de este modo se halla obstruida la plena liber- aun frustrar el éxito con competencias, pues en tad, que dicha real cédula concede á los propie- todas ó en las mas haciendas hay algunos comu: tarios de hacer en ellos lo que mas les acomode, neros aforados; el fiscal no haria esta reflexion, en términos que solo se han visto dos en esta ju- versándose como se versan en la materia pada risdiccion , que hayan gozado de ella con moti- menos que dos juicios de los llamados universa

(1) Véase á la página 136 del tomo 1.

les, el de communi dividundo y el de finium re terrero, siempre les resultará con la division gundorum, y correspondiendo, como correspon un crecidisimo aumento en el valor de sus resde en su sentir, á la jurisdiccion ordinaria el co pectivas pertenencias; sin perjuicio de los que nocimiento sobre ellos , pero la hace por estar de consentimiento y consiguiente prescripcion tocando con frecuencia las muchas competen tienen derecho a lo que poseen. cias,

, que sobre ellos y todos los demas univer Quinta : que resultando del dominio de cada sales se forman, y especialmente por el general comunero, ó de la cantidad de posesion que reclamo , que en 1815 hizo á V. A. este teniente tenga en el fundo, mayor suma que la regulada gobernador de todas las causas sobre limites y de total posesion ó valor del mismo fundo , coparticion de bienes, que él mismo habia eleva mo es muy factible, no solo por fraude, sino do en apelacion, cuyo reclamo pende aun de la por error, descuido ó equivocacion , solamencapitania general, sin duda porque quedaría sin te se escluyan los que en sí mismo, ó en su incontestacion su oficio de 15 de julio de 1817, sin mediato causante se halle el fraude, error ó embargo de que V. A. la previno en 7 de agosto equivocacion ; pero no los que de dos causantes del mismo , pues no se halla en el espediente la ó sucesiones para arriba se encuentre o recele nota de haberse contestado, por cuya razon cualquiera de dichas faltas , pues en las dudas puede V. A. disponer ahora su contestacion por

y confusiones que ofrece la averiguacion, es separado, llamando en su voto consultivo la menor inconveniente que los verdaderos dueños atencion de S. E. para que como reune ambas pierdan algo de su porcion, en que siempre sal. jurisdicciones, y la de correos y maestros de drán ventajosos con la division , que no que los postas, sea su primera providencia en este asun poseedores de buena fé pierdan el todo sin culto la declaracion de la que sin competencias ni pa, ni arbitrio para su repeticion , pues esta embarazos haya de conocer sobre él.

seria un nuevo é interminable disturbio.» Segunda: que no pudiendo faltar en todas las Y dada cuenta en el real acuerdo, recayó cl haciendas comuneras alguno ó algunos, que por voto consultivo que se inserta á continuacion, descontentos ó por convencidos de la ventaja, con la providencia dictada en su conformidad quieran y soliciten su division , y debiendo por por los espresados gefes superiores de esta isla. lo mismo ser muchas las instancias, que ocurran no puede ser como propone el cabildo para csta

Acuerdo sobre facilitar la division y reparticiudad, ni en las demas poblaciones , uno solo miento de las haciondas de comunidad. el juez donde deban presentarse, sino mas de los otros de igual y preventiva jurisdic

«En la ciudad de la Habana á 6 de mayo de cion debieran nombrarse mas por partidos, en

1819, el Excmo. Sr. don José Cienfuegos Joveque pueden dividirse los lerritorios.

llanos, gobernador capitan general de esta isla Tercera : que por la misma razon, y no haber y presidente de su real audiencia, y el señor en algunas poblaciones agrimensor alguno apro intendente de ejército don Alejandro Ramirez, bado, y en las que mas como en esta , 3 ó 4, superintendente general subdelegado de real deberian, para facilitar las mensuras y divisio- hacienda , encargados por S. M. de todo lo renes, habilitarse todos los inteligentes , en que lativo al fomento de esta misma isla, y al aumenconviniesen ó nombrasen los interesados. to de su agricultura y poblacion: habiendo visto

Cuarta : que no habiéndose medido y deslin muy por menor el espediente instruido, en virdado en su principio los hatos, corrales y cortes tud de sus oficios de 9 de julio y 15 de octubre de ingenios; y aun habiéndose mercedado con del año próximo pasado, sobre la comunidad mas inmediacion que la que correspondia á las de haciendas , y sus perjuicios , que empezaron leguas de que deberian constar, no deben ente á conocerse y palparse en la jurisdiccion de rarse sus areas por las que deben tener a cada Puerto-Principe, luego que se trató activamenviento, pues esto seria absorverse los que prime te de poblar su bahía de San Feroando de Nuerose midiesen á sus colindantes, sino por linderos vitas; examinados con toda atencion los dictáque de público se les hayan conocido , sean mas menes del señor regente de la real audiencia, y ó menos, con lo que se evitarán muchas é inter

de la junta que le auxilia en el importante enminables disputas , y aun cuando sea menos el cargo de dicha nueva poblacion : el muy lumi

que ade

« AnteriorContinuar »