Imágenes de páginas
PDF
EPUB

in-1

tenidos por

tales, y

7. Que á los religiosos se ha de dar a enten Lima y Méjico, puedan tener y tengan tres coder , que los hospitales que se les hubieren en misarios ó vicarios generales de su religion, á cargado ó encargaren, no se les dan para que los cuales esten subordinados los religiosos y en ellos tengan conventos de su religion, ni la hermanos que hubiere en las tres casas convayan propagando por esta forma, pues aun á ventuales de Santa Fé, del Nuevo Reino, Sanlas mas antiguas no se les permite esto siu par- tiago de Chile y villa imperial de Potosí, y ticular licencia nuestra , y otras estan del todo los que como dicho es, se diputaren y señalaren prohibidas de pasar á fundar en las Indias, y para la asistencia y ministerio de los hospitales nuestro ánimo é intencion en encargarles los cada uno en su distrito; y á estos tales comisadichos hospitales, solo es de que asistan en ellos rios ó vicarios les dé sus veces el general de la á los enfermos, conforme a su primero y prin- dicha órden para que pueda visitar, corregir y cipal instituto, lo cual han de guardar y cumplir reformar los conventos y hospitales, conforme escepto en las casas que por esta nuestra ley irán á su regla , y por lo tocante á ella, por la difideclaradas, que estas solas serán conventos y cultad que habria en hacerlo desde este reino

los

que por particular per: respecto a la mucha distancia. mision y licencia nuestra se les permitiere. 12. Que en las otras tres casas conventuales

8. Que en cuantn á si los hospitales que no de Santa Fé, Santiago y Potosí, los superiores fueren conventos, han de tener sagrario é igle- que se nombraren puedan intitularse priores, y sia abierta y campana, y acudir para ello á los

no comisarios ni vicarios generales, porque no ordinarios, para que les den la licencia , siendo ha de haber mas casas matrices con comisarios conveniente se guarde en el hospital de la ciu ó vicarios generales, que las tres referidas de dad de Portobelo lo proveido por nuestro con Panamá, Lima y Méjico. sejo, y para los demas hospitales se suspende 13. Que hecho el señalamiento de los hermapor ahora lo determinado , sobre que hubiesen nos que en cada hospital hubiere de haber, y se de acudir y acudiesen á los ordinarios, á que juzgaren por necesarios, este número se llene de les diesen la dicha licencia siendo conveniente. los que hubieren pasado de España , ó hubieren

9. Que en los hospitales que no fueren con entrado y profesado de nuevo en la dicha reliventos , señalen los prelados los que hubieren gion en las Indias, y los demas si fueren en núde ser superiores y gobernar los bospitales, los mero considerable , se recojan y manden venir cuales no usen títulos de priores, sino de her á estos reinos en la primera ocasion. manos mayores.

14. Que si por tiempo sucediere faltar los 10. Que por esta razon no han de poder, di nombrados , y no haber en las dichas seis casas puedan dar el hábito de la dicha religion en los otros que pucdan entrar en su lugar, de suerte hospitales, á ninguno que le pidiere y quisiere que sea necesario enviarlos de estos reinos, el entrar de nuevo en ella, ahora sea criollo de virey , gobernador ó corregidor de la ciudad ó aquellas partes , ahora natural de estos reinos; villa donde estuviere el hospital que necesitare pero porque se ha entendido, que en ellos no de los religiosos, de cuenta de ello al consejo, hay tantos hermanos que basten å proveer y en y los que en él quedaren, ó los comisarios ó viviar los que serán necesarios para el servicio

carios se la dén tambien á su general, para que de los hospitales, se les permite, que los puedan se envien los que fueren menester, procurando recibir en los de Panamá, Lima y Méjico, como que estos sean tales, cuales convenga , y el geen casas matrices , y en los de Santa Fé del neral hará presentacion de los que para este nuevo reino de Granada, Santiago del reino de efecto nombrare en el consejo, y por él se le Chile y villa imperial de Potosi, de manera que

darán las licencias necesarias para su viaje, coestas sean casas conventuales y de noviciado, y mo se suele hacer con los religiosos que se ende los hermanos que en ellas se recibieren, vian de otras religiones. yan enviando los que por tiempo hubieren de 15. Que los hermanos que se conservaren en asistir y fueren menester en los hospitales de las el ministerio de los hospitales, y los que entraislas de Barlovento, Tierra-Firme, nuevo rei ren en los que se les encargaren de nuevo han no de Granada , Nueva-España y Perú.

de entender , que no entran como dueños y se11. Que las tres casas matrices de Panania, ñores de ellos y de sus rentas y limosnas, sino

va

como ministros y asistentes de los hospitales y al tomarlas uno de los oficiales de la real hade sus pobres , y para servir a Dios en ellos, y cienda , y en uno y otro caso se tomen una vez crecer el pio y loable instituto y vocacion de su cada año y no más, y esto sea dentro de los religion.

hospitales, y sin sacar de ellos los libros. Y en 16. Que en esta conformidad y con este su cuanto á que á los religiosos no se les lleven puesto han de recibir por cuenta y razon todos derechos por tomar las cuentas , se guarde lo los bienes de los hospitales , asi muebles como acordado. raices ó semovientes, juros, censos, derechos y 21. Que en las visitas de los dichos hospitaacciones que tuvieren rentas y situaciones en les intervenga el ordinario eclesiástico, espelas cajas reales; y la han de dar de lo que hu- cialmente en los que tuvieren iglesia , altar y bieren recibido, cobrado, gastado y pagado, campana, conforme al sacro concilio de Trensiempre que se les pida a las personas que luego to. Y los que inmediatamente fueren del patroirán declaradas.

nazgo real por estar fundados ó dotados por 17. Que la misma cuenta y razon han de te Nos en todo ó en parte, ó con rentas, limosnas ner y dar de las limosnas que juntaren y reco y contribuciones que para ello hayan hecho gieren para los hospitales, mandas ó legados las ciudades y villas en comun ó en particular, que se les hicieren, o bienes que quedaren de se puedan asimismo visitar y visiten cada año, los pobres enfermos, que se entran á curar, ó ó cuando pareciere conveniente por los gobermueren en ellos.

nadores ó corregidores , con algunos diputados 18. Que lo que adquiriere la religion como de sus cabildos, ó las personas que para ello se suyo por herencias de sus religiosos, en tanto señalasen por los vireyes, y se podrá procurar se entienda ser de los hospitalcs, en cuanto los que estas visitas se hagan á un mismo tiempo religiosos fueren conservados en ellos.

por el eclesiástico y seglar para escusar em19. Que asi para dar las cuentas, como para barazo. ser visitados cuando convenga por lo tocante al 22. Que en los hospitales de ciudades y de modo y forma que han tenido en el ministerio particulares tomen las cuentas el ordinario, y de los hospitales y cura de los pobres de ellos, asistan á ella los diputados de la ciudad para no han de poder alegar ni aleguen exencion poder representar lo que hubiere contra ellas. ninguna , ni los privilegios de su órden, aun 23. Que la sujecion a que conforme al capi. que sean sacerdotes; antes se han de allanar tulo 18 de este auto se han de reducir los reliá ella, y si fuere necesario, traer para este giosos , sea y se entienda en cuanto a la hospitaefecto Breve y declaracion de su Santidad, que lidad y cuentas que hubieren de dar, porque dando en cuanto a lo demas , tocante á su regla en lo demas que no mirare á esto sivo á sus per: é instituto , sujetos y subordinados a las visitas

sonas, se les reserva su derecho á su religion y correcciones de sus vicarios y priores en layá los prelados de ella á quien estuvieren sujetos. forma que entren ellos se ha acostumbrado. 24. Que si en algunas ciudades , villas ó lu

20. Que las dichas cuentas las hayan de dar gares donde hay o hubiere los dichos hospitaá los gobernadores, corregidores y cabildos se. les estuvieren, como es ordinario , nombrados culares de las ciudades ó villas donde estuvie ó se nombraren algunos venticuatros ó diputaren los hospitales, ó á los diputados que para dos, para que por meses ó semanas acudan á ver este efecto se nombraren ó señalaren por los como se sirven los hospitales, y se curan los en: susodichos, con que el tomarlas, siendo de hos fermos de ellos, esto se conserve, y los hermapitales de nuestro real patronazgo, sea por ma nos asi sacerdotes como legos tengan toda bueno de los oficiales de la real hacienda donde na correspondencia y subordinacion en lo que los hubiere, y donde no los hubiere, por mano fuere justo y honesto á los dichos venticuatros de la persona ó personas que nombrare la jus y diputados, por cuanto es cierto y notorio, ticia ordinaria; y no siendo los hospitales del que con las limosnas que contribuyen ayudan patronazgo real, tome las cuentas el ordinario mucho á los hospitales y galo de los enfermos eclesiástico, con que si tuvieren renta situada en mucha mas cantidad de la que tienen de renpor Nos, ó en encomiendas ó repartimientos ta fija y ordinaria , y no es justo entibiarles ni de indios ó en la caja real, asista é intervenga retraerles de obras tan piadosas.

[ocr errors]

25. Que supuesto que los dichos religiosos , salieren y hubieren salido de ella y dejaren el no entran en estos hospitales para hacer con hábito, sean traidos á estos reinos, y no se conventos de la religion, sino para asistir y curar sienta que estén ni residan en las Indias. los pobres, no se les ha de permitir ni permita 30. Que sean enviados y traidos á estos reique muden las fábricas de ellos, ni hagan igle nos los que no guardaren en las Indias las conssias, claustros ó celdas á su voluntad, en que tituciones de la dicha religion. (1) se sabe que en algunas partes han escedido y

LEY VI. esceden, sino solamente aquellas obras , oficinas y reparos, que convinieren para la hospi. De 4 de enero de 1633. Que á los hermanos talidad ó cómoda vivienda de los religiosos, y

del beato Juan de Dios no se lleven los dereesto habiendo primero precedido consulta y ob

chos que esta ley declara. tenido licencia del virey o gobernador para los hospitales de nuestro patronazgo real, ó la del Reconocido que en algunas provincias de nues. ordinario eclesiástico y cabildo secular, y de tras Indias Occidentales pretenden los obispos los demas de fundaciones y dotaciones particu y sus visitadores cobrar derechos á los hermalares, y de los que tuvieren derecho de tomar nos del beato Juan de Dios, por dar cuenta de las cuentas de ellos, para que no les pasen sino los bienes, limosnas, testamentos y mandas que lo que en esta forma hubieren gastado.

se dan á sus hospitales, y poderlos cobrar en 26. Que puedan los dichos religiosos tomar dinero, mantenimientos ó vestuario, con prey tomen de las rentas y limosnas de los hospi testo de lo que dispone el santo concilio de Trentales lo que buenamente hubieren menester pa to en la sesion 24, capitulo 3, de que se siguen ra su sustento y vestuario y honesta pasadia, dudas, difereacias y menoscabos en las rentas conforme a su estado y profesion; de manera y limosnas, y los hermanos no pueden acudir que no haya en ello nota ni esceso, y esto solo al ejercicio de hospitalidad que tienen a su carse les pase en cuenta en las que hubieren de dar, go: Declaramos, que los hospitales del beato habida consideracion a las provincias y lugares Juan de Dios que estuvieren fundados y se dedonde vivieren , y gastos, carestia ó abundancia ben fundar, y administraren con licencia puesde ellos.

tra en todas nuestras Indias, no deben pagar 27. Que los comisarios ó vicarios generales los derechos referidos en ninguna cantidad. Y que han de residir en Panamá, Méjico y Lima mandamos á los vireyes , audiencias y gobernapuedan con justas causas mudar los hermanos dores y otros cualesquier nuestros jueces y jusque estuvieren señalados para unos hospitales á ticias. Y rogamos y encargamos á los arzobi spos otros, cuando les pareciere que hay causas que y obispos de nuestras Indias y á sus oficiales, obliguen a ello.

provisores y vicarios generales, que cada uno 28. Que en las iglesias de los dichos hospita en su distrito y en lo que le tocare, provea coles no puedan enterrar ni entierren mas difuntos mo asi se guarde y cumpla. que los que murieren en ellos, si no fuere pagando enteramente los derechos que pertenecie LBY VII. - De 1626 y 40.- Que á los corregiren y legitimamente se debieron a las catedrales

dores se tomen cuentas del tomin que los inó parroquiales, que ya han parecido en el con dios contribuyen para los hospitales. sejo , agraviándose de esto.

LEY VIII. - De 1616. Que los del cabildo y 29. Que los hermanos de la dicha religion que hermandad del hospital de San Andres de

(1) Con real cédula circular de 6 de octubre de 1805, se acompaña el Breve de 15 de noviembre de 1803 tocante á la extincion en Indias de comisarios generales del orden de San Juan de Dios, y creacion en su lugar de provinciales y definitorios, y se manda á los vireyes y reverendos arzobispos, que para la formacion de un nuevo reglamento con presencia de esta ley 5.a, informen lo conveniente; y entretanto se observe lo dispuesto para el hospital de la Habana, donde se pombró un siodico secular, en cuyo poder entrasen las rentas y limosnas bajo fianza con el 7 por 100, y un mayordomo tambien secular de la satisfaccion del sindico, con un salario moderado y residencia dentro del hospital ; lo que so aprobó por reales cédulas de 21 de marzo de 1793.

Lima sean reservados de los alardes, si no fue mos, en cada una de ellas haya su bacinador se hallándose presente el virey.

solo, los cuales hayan de ser y sean nombrados LEY IX - Que se confirman la fundacion y or por el mayoral, y los haya de poder remover denanzas del hospital de Santa Ana de Lima. á su voluntad, con que los nombramientos y reLEY X. De 1540, y 1680. Que el hospital vocaciones sean y los haga ante el escribano de

real de Méjico sea á cargo del arzobispo. cabildo, que tenga registro de ellas, y que haLEY XI. - Que se confirman las ordenanzas del yan de tener las bacinicas y demandas por sus

hospital de San Lázaro de Méjico, aprobadas personas, y no puedan gozar de los nombraen 1582.

mientos en otro modo, y que los dichos bacinaLBY XII. De 1621. — Que et virey de Nueva- dores no tengan ni puedan traer de hacienda

España pueda hacer tomar las cuentas del mas de 60.000 maravedis, y de esta cantidad hospital de San Hipólito de Méjico.

abajo, y si se aumentare, cése luego en su ofiLEY XIII. De 1624.= Que las cuentas del cocio, y no pueda usar de su nombramiento, y

legio de San Juan de Letran y hospital real que siendo nombrados con estas calidades y con: de Méjico se tomen por los contadores de diciones, sean libres de pagar alcabalas hasta cuentas.

el respecto de los 60.000 maravedis, que se les LEY XIV. - De 1627. - Que la administracion permite de hacienda, ó de esta cantidad abajo

del hospital de Cartagena de Indias esté á lo que tuvieren menos: y que asimismo sean licargo del regimiento de aquella ciudad. bres de aposentar soldados, salir a los alardes,

y

de contribuir en los donativos que se pidieren; LEY XV.

y en cada pueblo de indios que no tengan menos De 1651.- Que el hospital de San Lázaro de de 50 tributarios, pueda haber un indio bacinaGartugena goce del u'erecho del anclage, y

dor, el cual sea libre de acudir a las mitas y serpreeminencias de los bacinadores y enfermos. vicios personales; pero no de pagar su tributo,

Habiéndosenos hecho relacion en nuestro real y esto se entienda en los pueblos que pudieren consejo de las Indias de que al hospital de San remitir sus enfermos al dicho hospital, y que el Lázaro de la ciudad de Cartagena acude mucho escribano del cabildo lleve de cada nombranúmero de enfermos, y por no haber con qué miento de bacinador 4 rs., y no mas por el resustentarlos, ni asistir a la necesidad para su gistro y testimonio que diere siendo para espacura , andan divertidos por la ciudad y estan pañol; y siendo para indio no lleve derechos cias, de que resulta el qucdar otros muchos to ningunos, y solo los bacinadores y los enfermos cados de aquel contagio: tenemos por bien de que actualmente y con enfermedad de esta caliconceder, como por la presente concedemos al dad estuvieron en el dicho hospital, y no en dicho hospital de San Lázaro de la dicha ciu otros , gocen de los privilegios que aquí van esdad de Cartagena el derecho del anclaje de los presados, y no usen de otros algunos, aunque navios que entran en el puerto de ella, en la for estén concedidos al hospital de San Lázaro de ma que se cobra en otras partes y puertos de Sevilla, por quedar estos reformados y modeaquellas costas. Y asimismo los privilegios de rados solamente a lo que aqui queda espresado.-que goza el de San Lázaro de Sevilla, concedi (V. ley 13, tit. 43, lib. 9.) dos por los señores reyes don Enrique IV, don Fernando y doña Isabel, doña Juana y don Cár. LEY XVI. - De 1627. Que al hospital de San los , don Felipe II y don Felipe III, nuestros Lázaro de Cartagena se lleven con los enferpredecesores, que santa gloria hayan, con cali mos los bienes muebles de su servicio, dad de que solamente se ejecuten en lo que en

LEY XVII. esta ley se declara , y no en niás. Que en dicho hospital haya un mayoral, un

De 1624. —Que los religiosos descalzos do San procurador y un capellan, y en la dicha ciudad Francisco tengan en Filipinas la hospitalidad de Cartagena dos bacinadores, y en las demas

que se ordena. ciudades del arzobispado del nuevo reino de Los religiosos descalzos de la orden de San Granada y obispado de Santa Marta, siendo Francisco, provincia de San Gregorio de las isciudades que remitan á este hospital sus enfer- | las Filipinas , administran el hospital real de los

соп

españoles de Manila , y asimismo otros que fun los despida, y remita el conocimiento de las que daron con limosnas en la dicha ciudad, acu tuvieren, á su juez: y asimismo tengan á su cardiendo a los ministerios espirituales y tempo go los demas hospitales que hubiere eu la dicha rales de los enfermos con grande edificacion. ciudad; y las pascuas, cuando se hacen visitas Mandamos, que no se haga novedad, y esta hos generales de cárceles, los visite el presidente pitalidad esté a cargo de los religiosos descal de la audiencia por su persona, y vea si los enzos, como hasta ahora, que asi es nuestra vo fermos son tratados con limpicza, y tienen caluntad.

mas suficientes, para que con este ejemplo se

animen todos á mayor cuidado y caridad. Y en LEY XVIII. De 1608.- Que se den 2.000 du cuanto á nombramiento de mayordomo y los

cados cada año al hospital de Portobelo, demas oficiales, sea siempre en las personas cargo de que en él se curen los soldados. mas honradas y ricas de la ciudad, y el mayor.

domo ha de usar su oficio tiempo de dos años; LEY XIX.

y si para él se hallare persona tan conveniente De 1634. — Que en la Habana se cobre 1 real

que sea necesario obligalla á su cjercicio, se hade cada plaza por via de limosna para el hos

ga por el mejor modo que sea posible ; de mapitol.

vera que tenga entendido, que demas del serEs costumbre antigua en la ciudad de San vicio que hará á Dios nuestro Señor, lo tendreCristóbal de la Habana separar un real cada mos en consideracion para otros empleos, conmes de cada una de las plazas de los soldados forme á sus partes y calidades. para el hospital de ella , por el beneficio de curar los enfermos y enterrar los difuntos, sio re

LEY XXI. servar ninguna, y asimismo de todas las plazas

De 1630. Que el hospital de los Sangleyes de que con órden del gobernador se borran, y de

Manila tenga renta como se dispone. los que mueren habiendo hecho testamento. Mandamos a nuestro gobernador y capitan ge

En la ciudad de Manila de las islas Filipinas neral de la dicha ciudad, y á los oficiales de hay un hospital de nuestro real patronazgo, nuestra real hacienda, que guarden y cumplan donde son curados los chinos ó Sangleyes infieprecisa é inviolablemente la costumbre antigua les, y los religiosos de Santo Domingo tienen que hasta ahora ha habido en razon de que se

cuidado de su conversion y curacion, con granpague este real de limosna, y que el goberna

de fruto de estas almas, por las muchas que redor tenga mucho cuidado de que en el hospital ciben nuestra santa sé católica; y el año de 1594 haya camas y todo lo necesario para la curacion el rey don Felipe II, nuestro señor y abuelo, y regalo de los enfermos que ocurrieren á él, luvo por bien de hacer merced al hospital del y obligacion de dar cuenta de haberse cobrado; pasage que hay desde el Parian de los Sangley no lo haciendo , sea capitulo de residencia. yes chinos, que está de la otra banda del rio,

para su sustento, que le valia cada año 2.000 ps., LEY XX.

los cuales gozó hasta que se hizo una puente

desde el dicho Parian á este hospital, con que De 1619. - Que los hospitales de Manila esten

cesó la renta. Y para que la pueda gozar en me. á cargo de un oidor.

jor finca y de la misma calidad, mandamos á Ordenamos y mandamos, que uno de los oi nuestros gobernadores de las Filipinas, que sedores de nuestra real audiencia de Manila, á ñalen en la caja de comunidad de Sangleyes quien tocare por su turno en cada un año, sea 2.000 pesos en cada un año al dicho hospital, con visitador del hospital rcal de la dicha ciudad, que preceda su consentimiento: advirtiendo, revea las cuentas y reduzga la hacienda al ma que se ha de librar solamente lo preciso y neceyor provecho que fuere posible; y en cuanto a sario. Y damos licencia y facultad al hospital las costumbres y forma de vivir de los minis para que sin embargo de que haya puente, se tros que se ocuparen en aquella hospitalidad, si conserve la barca y goce del usufructo y dispofueren legos y habiendo escedido, los castigue sicion de ella, aun en caso que falte la puente, conforme á sus culpas; y si fueren cclesiásticos ó por otro accidente, con que otro tanto como

« AnteriorContinuar »