Imágenes de páginas
PDF
EPUB

valiere se baje de lo que se ha de sacar de la ca Visitas encargadas á los vice-patronos y prelaja de comunidad.

dos , inspeccion de cuentas , y conocimiento

de negocios de los hospitales y otras oasas paLEY XXII.

tronadas. De 1601 y 20.- Que se puedan asentar los que quisieren por cofrades de la casa de Monser

Los hospitales de caridad de San Juan de Dios rate.

asi como toda otra casa ó establecimiento de Los arzobispos y obispos de las Indias no im- piedad y beneficencia de los que perciben renta pidan a las personas que quisieren en ellas por decimal, ó se mantienen con asiguaciones del su devocion ser cofrades de la casa de nuestra erario , pertenecen a la real jurisdiccion patroSeñora de Monserrate, y los procuradores los nada, que conoce en primera instancia de todos asienten y reciban por tales cofrades, favorez- los pleitos y acciones, dispone lo conveniente can y dejen recoger las limosnas que se dieren sobre su mejor arreglo económico, y ejerce la y ofrecieren para la dicha casa, con calidad de superior vigilancia en cuanto concierne á sus que no se entienda por ahora con los indios, sino bienes rentas y fondos, y á la debida inversion solamente con los españoles que de su voluntad de ellos, de acuerdo con el reverendo obispo quisieren entrar en esta cofradía y dar limosnas. en lo tocante à establecimientos, que participen -(Concuerdu la ley 8, tit. 21).

de la jurisdiccion eclesiástica.

Pueden los arzobispos y obispos de Indias, Ley XXIII. - De 1618. Que en las Indias se por sus personas ó las de sus encargados con

pueda publicar la cofradia de Santiago en Ga forme la ley 22, lit. 2, lib. 1, y su declaratoria licia , fundada en su hospital.

real cédula de 31 de diciembre de 1695 visitar LEY XXIV. De 1613. Que en lus Indias se todos los hospitales sin escepcion de los del real

puede publicar la cofradia de la orden de San patronato á los fines de toma de cuentas , cobro Anton, para participar de sus gracias é in y entero de alcances , y demas que allí se indidulgencius.

can, como asi se determina en la cicular de 18

de 'diciembre de 1768; pero con la precisa caliLEY XXV.

dad, que impone dicha ley de la intervencion De 1600 y 1680. - Que no se funden cofradias y asistencia del vice-patrono real, ó de la persosin licencia del Rey, ni se junten sin asisten

na que este subrogase en su lugar, y tambien la cia del prelado de la casu y ministros reales. de que en el primer auto de los de visita, que

Ordenamos y mandamos, que en todas nues provean los prelados diocesanos se anote , que tras Indias, islas y Tierra.Firme del mar Occéa. todo esto lo practican por particular comision no, para fundar cofradías, juntas, colegios ó

y encargo de S. M. cabildos de españoles, indios, negros, mulatos Este propio encargo de visitar los hospitales ú otras personas de cualquiera estado ó calidad, se hizo á los vireyes y vice-patronos reales de aunque sea para cosas y fines pios y espirituales, Indias en real cédula de 22 de diciembre de 1800, preceda licencia nuestra y autoridad del prela- fundado en que por estar dotados con el noveno do eclesiástico, y habiendo hecho sus ordenan y medio de diezmos, pertenecian al real patrozas y estatutos, las presenten en nuestro con nato, que podia y debia saber como se invierte sejo real de las Indias, para que en él se vean, este fondo, y se curan los enfermos vasallos de y provea lo que convenga, y entretanto no pue. S. M. y asi « ha parecido recordar, y encomendan usar, ni usen de ellas; y si se confirmaren dar á los vice-patronos de mis reinos de las Inó aprobaren, no se puedan juntar, ni hacer ca dias lo dispuesto en las leyes por lo tocante à la bildo ni ayuntamiento, sino estando presente inspeccion y visita de los hospitales por sí ó coalguno de nuestros ministros reales, que por el

misionados de su eptera satisfaccion, sin exigir virey, presidente ó gobernador fuere nombra derechos, ni causar gastos, examinando la asisdo, y el prelado de la casa donde se juntaren. tencia de los enfermos , y la administracion é (V. HERMANDADES Y COFRADIAS.)

inversion de sus rentas y limosnas, para que se
mejoren y arreglen siempre que convenga.”
Y con los mismos fines se repitió el encargo á

vice-patronos y prelados en reales órdenes de de sus padres condenan á chupar los secos pe4 de mayo y 7 de julio de 1815, á los segundos chos de una nodriza mercenaria; el desventurarespecto de establecimientos sujetos á su juris do en fin á quien la ley confina en un encierro, diccion, previniendo la visita de colegios, se mientras se confirman ó se desvanecen los indi miparios, universidades y hospitales para las cios, que le acusan de haberla infringido. La prireformas convenientes , y hacer observar slis vacion la libertad en estos, la enfermedad en constituciones en cuanto lo exija su mayor ade aquellos, la impotencia senil en unos, la debililantamiento.

dad infantil en otros, son necesidades, que reEn el año de 1816 se acordo con el reveren claman cada dia y á cada paso la mano benéfica do obispo de la Habana una instruccion de 23 de la administracion. Sin embargo,

los socorarticulos, á que deberian arreglarse los mayor ros que por donde quiera dispersa ella á esta y domos de hospitales de caridad de la diócesi en olras clases que los necesitan igualmente, se la ordenacion y presentacion de sus cuentas, y vuelven alguna vez en daño de los socorridos, y consultada á S. M. vino en aprobarla por real la cama del hospital, y la cuna de la casa de escédula de 19 de enero de 1819, y tambien lo que pósitos suelen ser escalones para la tumba. Imdeterminasteis para que los contadores judicia porta altamente, que los enormes gastos que les de esa ciudad inspeccionasen y revisasen las ocasionan estos establecimientos, se ordenen y espresadas cuentas, por ser conforme á la auto dirijan en beneficio de la humanidad ; que el esridad, que os corresponde en este punto como piritu de caridad reemplace al de la especulami vice-patrono real.

cion , y á los desdenes de la indiferencia fria el La glosa y fenecimiento de las cuentas de se esmero de la compasion fogosa. Importa sobre minarios conciliares, y hospitales de caridad su todo, que en vez de hacinar enfermos en vastos jetos al real patronato, se verifica hoy con ven edificios, donde es casi imposible socorrerlos tajosos resultados en favor del mejor orden; y convenientemente, se les asista en sus casas, cumplida recaudacion y distribucion de sus ren. donde el esmero conyugal y las atenciones filiatas por el tribunal mayor de cuentas.

les contribuyan a la curacion. Con presencia de Una real orden de 26 de mayo de 822 inserta los datos, que sobre la situacion de esta clase de y da el pase á up breve de su Santidad, para que establecimientos en cada provincia reunan, y los eclesiásticos sin perjuicio de sus rentas pue presenten sus subdelegados de fomento, con dan ser directores de hospicios, y casas de mi consideracion a los hábitos de cada una , á sus sericordia.

recursos, al número de individuos que con ellos

se socorran, á la clase de auxilio que se les presCAPITULO NONO.- de la real instruccion de fo te, á las mejoras que por un lado puedan hacerse mento de 30 de noviembre de 1833.

en la administracion, á la estension que por otro

pueda darse al socorro completo de las neceHospicios, hospitales y otros establecimientos sidades, se fijará un plan general, que será sin de beneficenciu.

embargo susceptible de modificaciones locales, 42. En el examen detenido y pronto arreglo porque en esta materia apenas hay otras reglas de estos establecimientos pueden los subdelega aplicables a todas las situaciones, que las de dos de fornento justificar desde luego la eleccion « reunir en un fondo comun todos los arbitrios que de ellos ha hecho S. M. para cuidar de los destinados al mismo objeto, y hacerlos adminisintereses de sus pueblos. Evidente es que si el trar del modo mas sencillo y menos costoso, balabrador robusto, el capitalista opulento, y el jo la inspeccion inmediata y directa de los agenespeculailor activo necesitan del favor y de la les superiores de la administracion.” proteccion constante del gobierno, para adelan 43. La organizacion de los hospicios no es lar sus intereses y mejorar su condicion, mu solo importante por los auxilios que puede hallar cho mas lo necesita el pobre jornalero à quien

en ellos la vejez desvalida. Eslo aun mas, porque la enfermedad postra en el lecho del dolor; el en ellos deben recogerse, y ocuparse los mendianciano indigente á quien la edad niega el con• gos y vagamundos , que fatigando la compasion suelo y los auxilios del trabajo; el niño recien á fuerza de escitarla, roban á la actividad menacido, a quien las preocupaciones ó la crueldad nesterosa socorros, que sin esa concurrencia

66 TOM. III

jamás reclamaria en vano. Guiando a la caridad cial averiguar cuántas hay de esta especie en
pública , se puede estirpar en breve esa plaga cada provincia, cómo se administran, y en qué
de la mendicidad, que inutiliza y corrompe una se invierten sus rentas; y ver si podrian servir
clase numerosa, que el hábito del trabajo haria para socorro de necesidades del dia, en las
en poco tiempo útil y apreciada. En algunos cuales habrian tal vez fijado su atencion los
hospicios se han establecido ya talleres, en que hombres benéficos, que dotaron los estableci-
se ocupan brazos, que antes solo se alargaban, mientos de entonces. Con estos recursos podria
para recibir los dones que alimentaban su pere. mejorarse la condicion de las inocentes vícti-
za. Pero en pocas partes se ha completado el mas de la debilidad ó del crimen, que por cuan.
beneficio , tanto por la penuria constante de to sin culpa de ellas las abandonaron sus pa-
fundos con que de muy antiguo luchan todos dres, tienen derecho a la tutela de la sociedad.
nuestros establecimientos, cuanto por los vicios El abandono en que generalmente gimen, debe
de su administracion interior, y sobre todo por ser un estimulo poderoso para los magistrados,
el erróneo sistema, que no hizo de las casas de á quienes una Reina animada de los mas fila
beneficencia una atencion privilegiada de la ad- trópicos deseos, delega el honroso encargo de
ministracion general. Los talleres establecidos velar sobre todos los intereses sociales.
en algunas de ellas deben desde hoy mejorarse, 45. Con los mismos medios ú otros análogos
y estenderse cuanto lo permita la situacion ; pa se podrian establecer asilos para los dementes,
ra lo cual quedan indicados arriba muchos de sobre cuyo destino se vé con frecuencia emba-
los medios, que pueden emplear los subdelega- razada la autoridad judicial. Contados son los
dos de fomento, sin perjuicio de otros que en hospitales en que se les abriga; y la humanidad se
cada caso les sugiera su inteligencia y patriotis estremece al considerar el modo con que por lo
mo. Todo depende del que muestren los hom- general se desempeña esta alta obligacion. Jáulas
bres acomodados y respetables, a quienes sc inmundas y tratamientos crueles aumentan por
coloque á la cabeza de los establecimientos, lo comun la perturbacion mental de hombres,
los cuales solo los subalternos que no tengan que con un poco de esmero, podrian ser vucl-
otro medio de vivir, deben ser retribuidos. La tos al goce de su razon y al seno de sus familias.
direccion de un hospicio, cuando se desempeñe La administracion debe empeñar á médicos há-
gratuitamente, y de una manera útil al alivio de biles á que planteen por su cuenta, como se ha-
los pobres y á los progresos de la industria, ce en otros paises, establecimientos espaciosos,
debe ser rodeada de una eminente consideracion, donde un régimen conveniente atenúe cuando
y ser mirado el que la sirve con el respeto debi menos los rigores de aquella deplorable enfer-
do á un magistrado, con el amor debido á un pa medad. Su curacion mas o menos completa, da-
dre. No es de esperar en verdad que todos los ria a los médicos que la intentasen, utilidad y
sugetos independientes por su caudal, y respe reputacion; y multiplicándose por la esperien-
tados
por

el noble uso que de él hagan , se car cia que ellos adquiriesen, los conocimientos soguen gratuitamente con el peso de una adminis bre este ramo , podrian despues aplicarse a los tracion prolija; pero el patriotismo, cuando se hospitales, y mejorarse asi progresivamente la sabe estimularlo, hace prodigios , y entre hom condicion de los enfermos de esta clase que en bres que nada necesitan y que á nada aspiran, ellos se albergan, y que no van allí sino á termise hallarán bastantes sin duda, que ambicionen nar mas pronto su desventurada existencia. En el reconocimientu de sus conciudadanos. A una esto como en todo hay mucho bien que hacer. administracion benéfica é ilustrada , jamás falta Habilidad y perseverancia vencerán todos los rán muchos y muy útiles cooperadores.

obstáculos que á él se opongan.” 44. Hay en varios pueblos fondos que destinados á objetos un dia muy útiles, no podrian Junta superior de caridad en la Habana. aplicarse hoy á los de su instituto, que ya no existe. Hoy en efecto no hay cautivos que redi En el precedente capítulo de la real instrucmir, leprosos que curar, ni otros males mora ciop de fomento llama mucho la atencion la males y fisicos, á cuyo remedio proveyeron en otro nera, que sugiere de inflamar el patriotismo de tiempo diversas fundaciones piadosas. Es esen los vecinos acomodados y respetables, que se

en

[ocr errors]

nombren para ser directores é inspectores, o bera proceder á ponerla en planta, dando cuense coloquen a la cabeza de tales establecimien ta á esta secretaria del despacho para la aprolos de piedad. Asi es como han podido prospe bacion de S. M.: y 3.° Que la misma junta debe rar las utilisimas y bien reglamentadas casas de continuar en la formacion del reglamento que la BENEFICENCIA y maternidad (V. ESPOSITOS), ha de gobernarla; combinando y deslindando que tanto honor hacen á la Habana,

en él sus propias atribuciones, y las peculiares Para que hubiese una especie de autoridad de las inmediatas direcciones, ó juntas de los central, reguladora de todos los casos y ocur respectivos establecimientos, remitiéndolo todo rencias que emanen del manejo en general, re

á la real aprobacion. fornias de abusos, arreglos convenientes, pro

« Excmo. Sr.- He dado cuenta á S. M. la vision y repartimiento de auxilios, y otras pro

Reina Gobernadora de un espediente instruido videncias á que obliga el fomento de toda clase en el ministerio de mi cargo, a consecuencia de de establecimientos piadosos en la isla, se mandó una esposicion de la junta encargada de la increar en la Habana por real órden de 8 de abril clusa y casa de maternidad de esa ciudad en sode 1835 la Junta central superior de caridad, que

licitud de arbitrios para atender a los piadosos instalada el 28 del siguiente julio se compone de objetos de su instituto ; y S. M. conformándose dos vocales nombrados por la Mitra; y por el con el parecer del consejo real de España é Insuperior gobierno tres en la clase de regidores dias se ha servido prevenirme devuelva á V. E. con el sindico, dos en la de comerciantes, des como de su real órden lo ejecuto, la citada esen la de propietarios, dos en la de letrados, dos posicion, para que la junta general de caridad en la de médicos, y otros dos en la de personas de esa isla coa conocimiento de todos los fonnotables, con un secretario. Habiéndose ofrecidos destinados en la misma á objetos piadosos, do algunas dudas acerca de la estension y tras y compartiéndolos segun juzgue mas conveniencendencia de sus facultades, se salvaron asi en te, atienda á los citados establecimientos, sin las dos siguientes

perjuicio de que propooga los arbitrios, que

para su socorro considere mas eficaces y menos Reales órdenes de 6 de febrero de 1836 por go gravosos, en el caso de que bien administrados bernacion al capilan general.

no alcancen los disponibles.-Al propio tiempo

se ha servido declarar S. M. que si por resulta « Excmo. Sr. - He dado cuenta á S. M. la del espediente que se instruye en esa intendenReina Gobernadora del oficio de V. E. de 31 de cia, aparece haber caducado el instituto religioagosto próximo número 122, en que manifesto

so de San Felipe Neri, parte de cuyas rentas las dificultades, que se habian ofrecido para que

pedia la junta de la inclusa para sus atenciones, la junta general de caridad, establecida en esa debe procederse a hacer aplicacion de ellas á la isla por real orden de 8 de abril del año último, real hacienda con destino al ramo de amortizaeotrase en el ejercicio de sus funciones; y ente cion, segun está mandado por punto general, » rada S. M. sc ha dignado declarar de conformidad con lo propuesto por el consejo real de Es Por manera que estas reales órdenes con el paña é Indias: 1.° Que la citada corporacion capitulo ioserto de la real instruccion de fomenno ha sido instituida para dirigir por si los esta to, y la ley de beneficencia de 12 de febrero de blecimientos piadosos, sino por medio de las 1822, que compuesta de 138 articulos se restajuntas particulares, que cada uno tenga, ó con bleció por el real decrelo de 8 de setiembre de venga establecer, tomando y examinando sus 1836, en lo adaptable á las particularidades de cuentas, dando inversion á los sobrantes del ultramar, ofrecen por ahora las reglas y medios modo mas conforme á la intencion de los bien seguros de acierlo, para proveer å lodas las exihechores, estableciendo entre ellos la debida gencias de estas casas de piedad. La real orden armonia, y cuidando de que en ninguno se lo de 30 de noviembre de 1838, encargándose de leren abusus. 2.° Que si la propia junta general las dificultades, que aun en la Península presendespues de un prolijo exámen estimase conve taba la plantificacion de esa ley, y de la nueva niente hacer alguna novedad eu el régimen de mas anàloga que pendia en discusion de las coruno ó mas establecimientos de beneficencia, de tes, distingue los establecimientos que estén

costcados en lodo ó parte por el pueblo, sobre de la caridad y celo, que ejercian con los poque las juntas pueden ejercer de lleno sus facul bres enfermos, que contribuyesen con muchas tades, de los mantenidos con fondos particula- limosnas, y mandas, esmerándose nis gloriosos res, cuyo derecho de propiedad es preciso res predecesores en dotar tan loable establecimienpetar.

to con el noveno y medio de los diezmos, y La superior vigilancia é inspeccion que indu otras cosas, bajo la acertada direccion del prior, dablemente corresponde al gefe superior policy religiosos á cuyo cargo habia corrido siempre tico sobre todos los establecimientos de benef la administracion, é inversion de sus caudales, cencia, ya sean de fundacion ó patronato real, hasta ponerse en el mayor grado de perfeccion ya del de otra corporacion ó persona conforme que estaba actualmente con las notorias vena terminante declaratoria de la real órden de 26 tajas , y aumentos que la habian dado; y que de marzo de 1834, poviendo en sus manos las no obstante las exenciones que por real cédula medidas de eficaz proteccion, allana el camino de 24 de mayo de 1729, mereció su comunidad para afianzar sus mas satisfactorios resultados. de resultas de los perjuicios irrogados por el En especial para la isla de Cuba, con motivo de reverendo obispo, que era entonces de Cuba, á hallarse informada S. M. de que el hospital de causa de querer conocer en la visita de aquel San Juan de Dios adolecia de abusos, y podia hospital, habia hecho la novedad con no poco estar mejor administrado, se manda en real or escándalo , de nombrar sindico secular, quc los den de 5 de setiembre de 1836 comunicada al administrase sin intervencion del espresado capitan general gobernador civil. «Ponerlo des. prior: lo que ademas de ser una infraccion de de lucgo bajo la inspeccion de la junta general las leyes de ese reino , y de lo que tiene establede beneficencia de esa isla, removiendo cual cido en este punto de los conventos y hospitales quier obstáculo que a ello se intente oponer, y de San Juan de Dios, habia excitado la admiraprocediendo sin demora la misma junta á la for cion del público, sirviendo de confusion, y bomacion del reglamento, que deba gobernar á chorno a la comunidad, mayormente cuando la aquel asilo de la humanidad doliente, combi- ley 5.", tit. 4.°, lib. 1.o disponia se cntregase á nando en él la buena y puntual asistencia de los los hermanos de la orden por cuenta, y razon enfermos, y administracion de los fondos des todos los bienes de los hospitales, asi muebles, tinados á llenar las obligaciones de dicho esta como raices, derechos, y acciones, y que las blecimiento. »

habian de dar de cuanto hubiesen recibido, co

brado, gastado, y pagado, siempre que se les Real cédula de 24 de febrero de 1789, que true pidiese por mano de mis oficiales reales, por los untecedentes de la fundacion del hospital vos, o el cabildo secular de esa ciudad , respec de San Juan de Dios de la Hubana, y del to a ser el referido hospital de mi real patronanombramiento de un sindico seculur.

10, y no debia intervenir el reverendo obispo

en su visita; mediante lo cual, y de las muchas El Rey.- Gobernador y capitan general de reflexiones, que acerca del asunto manifestaba la isla de Cuba, y ciudad de San Cristobal de para evitar los perjuicios que se seguian å aquela Habana. Por parle de fray Julian Cabello de lla comunidad, concluia suplicando, que en visla orden de San Juan de Dios, prior del con ta de los referidos testimonios, y cédula de 24 vento hospital real de San Felipe y Santiago de de mayo de 1729, me dignase mandaros, reinteesa ciudad se me ha hecho presente con tres graseis iumediatamente sin escusa, ni dilacion al testiinonios muy por menor, que a consecuen enunciado prior, y religiosos de San Juan de cia del real permiso concedido al hermano Cris Dios en la administracion de las rentas de aquel tobal Muñoz en 10 de setiembre de 1602, para convento, y real hospital, segun y como lo haconducir a esa ciudad cuatro religiosos profe bian obtenido hasta el presente sus antecesores, sos de su orden, los habia destinado ese ayun encargandoos y al reverendo obispo de esa diótamiento en el año de 1603 á la casa del espre cesis, os atemperaseis á lo dispuesto por la ley sado real hospital de San Felipe, posesionándolos 5.", tit. 4.°, lib. 1. de las recopiladas de Indias, de todos los bienes, y rentas que tenia , y me no impidiéndoles en lo sucesivo su observancia, recido de la piedad de sus moradores, á vista escusando semejantes novedades, en que se in

« AnteriorContinuar »