Imágenes de páginas
PDF
EPUB

todos encargamos las conciencias; y entretanto cargamos, que nos avisen del número de preque los prelados nos avisan de lo que se deba dicadores seculares y regulares, que ejercen proveer y remediar, acudirán por su parte con este ministerio en sus distritos, y con cuanto los medios, que les parecieren mas convenien- aprovechamiento en la virtud, y reformacion tes. (1)

de costumbres.

[ocr errors]
[blocks in formation]

9

[ocr errors][ocr errors]
[ocr errors]

De 1613.- Que los prelados eclesiásticos , no Que de los informes se envien duplicados hasta procedan con censurus contru las justicias rea

saber que se han recibido. les, que hicieren diligencias en averiguar los

Todos los informes y relaciones de los prelaagravios de los indios, aunque resulten contra dos eclesiásticos y ministros seculares vengan eclesiásticos.

por duplicado, y en las ocasiones de armadas Porque nuestras justicias reales en ejecucion lo continúen hasta que tengan aviso del recibo. de lo que tenemos ordenado cerca del amparo

LEY XXX.
y proteccion de los indios, hacen informacio-
nes para averiguar , saber y darnos cuenta de

De 1578. Que se envien los papeles tocantes à las personas que los agravian, imponiéndoles con

historia. tribuciones de dinero, especies y servicios per- Para que se pueda proseguir la historia gesopales, y de ellas suelen resultar culpados los neral de las Indias con el fundamento de verdad ministros, y otros eclesiásticos que los deben y noticia universal de los casos, y sucesos digdoctrinar , y administrar los Santos Sacramenу

nos de memoria: Mandamos á los vireyes, autos, y dar buen ejemplo:y porque nuestra vo- diencias y gobernadores, que hagan ver y reluntad es, que se le guarden sus exenciones y conocer los archivos y papeles que tuvieren por privilegios , y las justicias reales no procedan a personas inteligentes; y los que tocaren á his

á

y
actuar, ni procesar contra eclesiásticos, y los toria , asi en materias de gobierno como de
indios sean bien tratados , y no reciban injuria, guerra, descubrimientos y cosas señaladas, que
aplicando el remedio, que como á su Rey y se- en sus distritos hubieren sucedido, nos envien
ñor natural nos pertenece : Rogamos y encar-originales, ó copias auténticas, dirigidas al con-
gamos á los prelados seculares y regulares, que sejo de Indias.
con mucha atencion y particular cuidado ampa-

LEY XXXI.
ren y defiendan a los indios , y no permitan que
sus súbditos les hagan tales agravios en sus per-

De 1618 y 34.- Que los vireyes, presidentes y sonas y bienes, ni procedan con censuras con

prelados avisen si los propuestos mudaren de tra nuestras justicias reales , pues estas diligen

estado y estimacion. cias se hacen solamente para que Nos tengamos Por varios accidentes que suelen sobrevenir noticia de lo que se debe remediar, por los me- de vicios, enfermedades, encuentros y escándios que el derecho permite.

dalos, puede mudarse el primer estado y estimacion de las personas,

de LEY XXVIII.

cuyos servicios

у

buenas partes nos hubieren dado cuenta los viDe 1618 y 80. — Que los prelados informen de reyes , presidentes y prelados , de forma que si

los predicadores , y si acuden á sus ministe- á los principios tuvieran noticia de ellas no los rios.

propusieran: y para que la tengamos de esta Deben los prelados ser muy cuidadosos en la

diferencia, advertimos y encargamos, que si á predicacion de la palabra de Dios, exhortacion los propuestos y aprobados sucediere algun caá su santo servicio, y provecho de las almas, so particular, que los haga indignos de la priprocurando con grande atencion que cesen los mera aprobacion, los vireyes, presidentes y pecados, y especialmente públicos y escandalo- prelados nos avisen luego de todo lo que se les sos, procediendo en esto con la prudencia y ad- ofreciere, poniendo el cuidado y consideracion

у

y vertencia de derecho. Y Nos les rogamos y en

en solo el servicio de Dios nuestro señor, rec

[ocr errors][ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors][ocr errors]

(1) Encargado su cumplimiento por real cédula de 29 de abril de 1800.

[ocr errors]

titud de sus conciencias, y direccion al acierto pueda proponer los beneméritos que quieran veen las provisiones, para que las consigan los nir á las iglesias de España.- La reservada de mas dignos y virtuosos.

26 de seliembre de 1785 encarga al obispo de la

Habana informe anual sobre su honor y conLEY XXXII.

ciencia, y en cumplimiento de las leyes, acerca De 1628 y 31.- Que los vireyes antes de acabar de la conducta, idoneidad y circunstancias de los gobiernos remilan relacion de las materias

sus eclesiásticos : la circular de 14 de febrero graves; y no lo haciendo, no sean pagados

de 1794 agrega se remitan esos informes secre. del último año de sus gages.

tos por la via de gracia y justicia: y la cédula Mandamos á los vireyes, que antes de fene- de 14 de octubre de 1816 los vuelve a encargar, cido el tiempo de sus gobiernos, nos avisen del de los prebendados, curas, y demas eclesiásti

y estado en que dejaren las materias de su cargo, cos beneméritos, y de todas nos envien relaciones distintas por V. en FUBRO DE GUERRA (pág 333 ) la cédu. diarios de los negocios graves, que hubieren la circular de 6 de febrero de 1770, para que sucedido, si quedan resueltos y acabados, y cua- no se suspenda el espedito curso de las causas les no se hubieren concluido. Y porque no se por informes, que se pidan a los tribunales de omita diligencia de tanta importancia á nuestro su conocimiento. real servicio y gobierno público, los obeiales de nuestra real hacienda no paguen a los vire- INGENIEROS (cuerpo de). – Desde 1619 la yes el sueldo y salario del último año, si no les ley 4, lit. 6, lib. 3 (V. FORTALEZAS) designa

y copstare que han cumplido con el tenor de esta ba ya las funciones peculiares del oficio de ingeley; y para que esta relacion sea secreta , los piero. Mejor organizado el cuerpo en 1711 que vireyes les entreguen un duplicado de ella , cer. comenzó a tener sus gefes directores generales, rado y sellado, y en el sobreescrito digan cómo segun el resúmen bistórico que se traza á la es duplicado de la que nos remiten, para que pág. 362, tomo 2.o de la obra Juzgados militanos le envien, y hecho esto les paguen el sala- res, se le dió juzgado privativo con los mismos rio por enlero, y no de otra forma,

privilegios que al de ARTILLERIA, en la ordeLEY XXXIII.

panza de 1803, cuyos artículos conducentes á

este fuero, siguen. De 1618 y 80. Que generalmente se avise al Rey de todo lo que convenga.

REGIAMENTO 1.° Y ULTIMO DE LA ORDENANZA DE IN Encargamos á los prelados y ministros ecle

GENIEROS DE 11 DE JULIO DE 1803. siásticos, y mandamos á los vireyes, presidenles, oidores y justicias de las Indias, que sin esperar nueva orden nos avisen de todo lo que

Juzgado privativo uel real cuerpo. conviene que llegue a nuestra noticia , aunque Art. 1." « Habrá en la corte un juzgado geneno sea de los casos comprendidos en las leyes de

ral compuesto del ingeniero general, del asesor este titulo y Recopilacion; y si tuvieren aviso general ( que será siempre el consejero de guer

y del recibo, y no se ofreciere novedad de im

ra que yo nombre), de un abogado fiscal y de portancia a la materia principal de que se trata, un escribano. añadir, ó reformar alguna calidad, ó circuns- Art. 2. Habrá en cada subinspeccion de iotancia, no lo dupliquen.

genieros ó comandancia un juzgado subalterno Que ninguno sea proveido sin testimonio de la

compuesto del director subinspector ó ingenieresidencia antecedente, y esto se declare en

ro comandante , de un asesor, up abogado fis

cal y un escribano. los pareceres, ley 6, tit. 2 de este libro.

3.° «Así el juzgarlo de la corte, como los su

balternos que establece el anterior articulo, len: Real órden de 22 de abril de 1776 exige infor- drán jurisdiccion privativa, con inhibicion de mes por semestres de todos los eclesiásticos de

todo otro tribunal para conocer en sus respeclas diócesis de Indias, para que la cámara de tivos distritos de todas las causas civiles y criCastilla confornie lo resuelto (tom. 1.“, p. 237) | minales en que sean reos demandados los indi

[ocr errors]

7

[ocr errors][ocr errors][ocr errors]

viduos empleados y dependientes, asi del ramo vio el correspondiente examen de las causas militar como de los demas que comprende mi criminales en su juzgado, las sentencias que los real cuerpo de ingenieros, inclusas sus mujeres, subalternos de las provincias le remitieren en hijos y criados asalariados con servidumbre ac- consulta antes de su publicacion; y para mandartual: los alumnos y dependientes de las es- las ejecutar en los reos que se conformaron con cuelas militares al cargo del enunciado cuerpo: cllas, sin perjuicio del recurso de apelacion, que los asentistas, empleados y operarios, aunque los otros no conformes comprendidos en la missean puestos por los primeros, interin se hallen ma causa interpusieren para mi supremo consetrabajando en las obras de fortificacion ú otras jo de la guerra, en los casos en que fuere admisidirigidas por oficiales del real cuerpo de inge- ble, del modo que se ha observado y practica pieros. » (1)

constantemente en mi real cuerpo de artilleria , Siguen los articulos 4 al 25 casi en un todo desde que tuvieron á bien mis augustos predeceiguales, sino es en las referencias á cada cuerpo, sores concederle el suyo privativo, por las vená sus correspondientes del reglamento de artille tajas que de esta práctica resultan al pronto y ria ( lomo 1.', pàg. 425), y tambien el 26 , qun- buen despacho de semejantes causas, como lo que este fue derogado por real órden de 19 de tieve acreditado la esperiencia. E igualmente el setiembre de 1807 circulada á España é Indias, mismo ingeniero general y los respectivos sub

y que trae la nota (2).

inspectores ó comandantes independientes de 27. «El ingeniero general tendrá jurisdiccion España é Indias procurarán informarse, en ray facultades para aprobar, alterar o variar, pré- zon de los asuntos legales pertenecientes al cuer

[merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

(1) En confirmacion, la real orden de 23 de agosto de 1805 circulada á ludias en 27, con motivo de competencia entre este real cuerpo y la justicia ordinaria de Cádiz , por baber puesto preso á un peon de las obras de fortificacion, declara infundada la competencia por parte de la jurisdiccion ordinaria, y mal contraida la real orden de 20 de febrero de 804 á otros casos y reos sin la cualidad de presidiarios: siendo una prueba la generalidad, con que está concedido el fuero privilegiado á los trabajadores en sus reales obras; y que en lo sucesivo se entienda este fuero en todos los delitos de los empleados en estas obras, aunque sean cometidos fuera de las horas del trabajo. -Dicha orden de 804 decidia: que cuando los trabajadores sean presidarios, han de estar bajo la jurisdiccion de los ingenieros durante las horas de trabajo ellos, y los cabos y capataces de su custodia; pero que concluido el preciso tiempo de la ocupacion, quedarán independientes de los ingenieros y sujetos a los capitanes generales, gobernadores ò intendentes.

(2) Hallando el Rey conveniente, que se uniformen los juzgados privativos de los reales cuerpos de artillería y de ingenieros, y conformándose con el modo de pensar del señor generalísimo almirante , se ha servido S. M. resolver: que en todas las causas civiles y criminales, en que sean reos demandados los individuos y dependientes del de ingenieros, en lugar de lo prevenido en el art. 26 del reglamento 10 de la ordenanza de 11 de julio de 1803, conozca el juzgado general de este real cuerpo establecido en Madrid, con inhibicion absoluta del supremo consejo de la guerra; y que las sentencias que fueren consultadas, y recaiga en ellas su real aprobacion, queden ejecutoriadas. Que todas las apelaciones, que se interpongan de los juzgados provinciales en España, sean y se admitan en su caso y lugar para el juzgado general establecido en Madrid, en donde se ejecutoriarán los pleitos y causas con arreglo á justicia, dejando expédito á las partes el recurso á S. M., segun tuvo á bien determinar para el juzgado del cuerpo de artilleria en la orden que comuniqué à V. en 10 de febrero de este año : que por lo respectivo á la division del propio cuerpo de ingenieros de Indias, quede à la parte, que se considere agraviada de las sentencias dadas en primera iastancia por los juzgados provinciales del mismo cuerpo, la libertad de interponer la apelacion, ya sea en el juzgado general de Madrid, ó ya en el tribunal inmediato de los vireyes, capitanes generales y gobernadores independientes, que previene la real orden de 4 de febrero del año de 1805 (véase en ARTILLERIA tom. 1, pag. 428) para el cuerpo de artilleria , y cuando los interesados se sintieseo aun agraviados de las sentencias pronunciadas, por alguno de los dos tribunales, tengan tambien expédito el último recarso de súplica á S. M., segun está mandado observar al cuerpo de artilleria por la enunciada real orden de 10 de febrero del corriente año. 19 de setiembre de 1807. TOM. III.

73

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

ndako kot

po, de sus asesores; y estos ministros procederán absolutamente alguna modificacion á esta regla con el debido pulso en materia tan importante, general, las circunstancias escepcionales de aquel concurriendo unos y otros á evitar discordias y pais, se ha servido resolver, por este ministecompetencias con otros juzgados; en el concep- rio de mi cargo, de acuerdo con el de hacienda to de que me será tan grato se reglen y termi- lo que prescriben los artículos siguientes: – nen por medios suaves todas las ocurrencias, Art. 1." -Se observará puntual é invariablecomo desagradable al método contiouo.» mente en la isla de Cuba, como se verifica en

( 28 y 29 de iguai tenor á los del citado re- la Península lo dispuesto en el artículo 1.", tiglamento de artilleriu).

tulo 1.o, reglamento 3.o de la ordenanza espe« Por tanto mando á mi consejo de guerra, cial del arma de ingenieros, en cuya virtud y demas consejos, vireyes, capitanes genera- con arreglo á las demas órdenes vigentes sobre les, etc., etc., y demas personas à quien toca- el particular, pertenecen esclusivamente al caer. re el cumplimiento y observancia de lo preve- po de ingenieros del ejército la propuesta y di

y nido en los diez reglamentos de esta ordenanza, reccion de todas las obras, que hayan de ejecuque la observen inviolablemente sin interprela- tarse en las fortificaciones y edificios militares, cion alguna, y sin que sirva alegar ignoran-cualesquiera que sean su clase, entidad y objecia, etc.; anulando cuanto se opooga y esté anle- to (1). — Art. 2.° - Para evitar todo motivo de riormente mandado en cualesquiera orilenanzas dudas y controversias se declara: que son y dey resoluciones en España é Indias.”

berán reputarse por edificios militares los cuar.

teles y pabellones destinados a las tropas de toQuedó pues sin efecto el art. 296 de la orde- das armas, las cuadras y picaderos, los cuernanza de intendentes de 1786. Y como se repro- pos de guardias, los hospitales militares, los dujese á la letra por el concordante 219 de la de almacenes de subsistencias y de efectos militares, 803, y sus cuatro precedentes tampoco guar- inclusos los de artilleria, los parques y maestran. dasen armonia con los reglamentos militares, zas de esta arma, los edificios propios del estado por esta contrariedad que se notaba, se espidió ó tomados er, arrendamiento, que ocupen las aula real órden de 11 de enero de 1804, mandan- toridades ú oficinas dependientes del ministerio do recoger dicha ordenanza de 803 (V. nota de de la guerra, ó cuyos gastos de reparacion y enpág. 379).

tretenimiento deben ser en cargo á los fondos de dicho ministerio , y finalmente las cárceles

militares. — Art. 3.• - Consiguiente á lo estaRégimen para emprender, ejecutar y costear blecido en el artículo 1.o corresponde esclusilas obras de fortificacion y edificios militares. vamente al cuerpo de ingenieros practicar los

reconocimientos, formar los presupuestos, y En este ramo la ordenanza de ingenieros ha ejercer todas las demas funciones relativas á la sufrido, por lo respectivo al servicio del arma propuesta y ejecucion de las obras de fortificaen la isla de Cuba la alteracion, que importa la cion y edificios militares, sin que ningun otro

y

cuerpo ni persona pueda intervenir bajo cualReal órden comunicada por guerra al capitan quiera título ni pretesto en esta especie de tra

general en 30 de octubre de 1838, y que ha- bajos puramente militares. - Art. 4.” – Del biéndolo sido por hacienda á la intendencia mismo modo corresponde al superintendente de ejército, fué cumplimentada por umbas general de hacienda de la isla de Cuba, y á los autoridades.

empleados del mismo ramo que de él dependen,

el ejercer en aquella Isla las funciones, que resEscmo. Sr. - «Deseando S. M. la Reina Go- pectivamente desempeñan en la Península con bernadora , que el servicio del arma de Inge- respecto al servicio del arma de ingenieros,

el nieros en la isla de Cuba se uniforme con el es. intendente general del ejército y demas empleatablecido en la Península, en cuanto no exijan dos de administracion militar, y en esta razon

[ocr errors]

Dove

[ocr errors]

(1) V. en OBRAS POBLICAS la real cédula de 1829, que determina el caso de intervenir el cuerpo de ingenieros en obras de zanjas, cañerías y fuentes.

[ocr errors][merged small][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small]
[ocr errors]

DAS!

en de mi

[ocr errors]
[ocr errors][ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

nombrará dicho superintendente general los in- lares, lo manifestarán directa y oficialmente a dividuos que deban ejercer las atribuciones de los comandantes de ingenieros de las plazas ó comisario de guerra, y pagadores en las obras puntos respectivos, acompañándoles los partes de fortificacion y edificios militares, eligiendo ó datos en que se funde su pedido. Art. 10. los que conceptue mas aptos para el efecto en -- Los comandantes de ingenieros examinarán, las clases de hacienda civil, análogas á dichos si las obras que se solicitan, se hallan aprobaempleos en la militar de la Peninsula.- Art. 5. das de antemano, ó pertenecen a la clase de me-- Se observará en la isla de Cuba por lo tocan- nudos reparos á que está destinado el fondo de

a te a la propuesta y determinacion de las obras entretenimiento corriente, en cuyo caso disde fortificacion y edificios militares, y por con- pondrán desde luego, ó diferirán su ejecucion siguiente en la formacion de sus presupuestos, segan la preferencia que merezcan, en compael sistema establecido, ó que en adelante se esta- racion con las demas obras aprobadas, y con bleciere.- Art. 6.°– Con arreglo a esta basc se arreglo al sistema general establecido , y á las dividirán dichas obras en ordinarias y estraor- instrucciones del director subiospector, contesdinarias, comprendiéndose las primeras en los tando lo que decidan a la autoridad que bizo el

á presupuestos generales, que deberán formar y pedido. - Art. 11. – Si las obras ó reparos de remitir el director de ingenieros al director ge. que se trate, no estuviesen comprendidas en la neral en el mes de setiembre de cada año , pro- clasificacion enunciada en el articulo anterior, poniendo las que considere indispensables eje- el comandante de ingenieros practicará o hará cutar en el año siguiente, y las segundas en pre practicar por sus subalternos el oportuno reco. supuestos especiales, que se formarán a medida nocimiento, y calificará en consecuencia dichas que ocurra la necesidad de cada obra. Los pre- obras ó reparaciones en uso de las facultades supuestos ordinarios y estraordinarios se redac- que esclusivamente le competen. · Art. 12. tarán con arreglo a los formularios adoptados Esta calificacion se reducirá á una de las cuatro en la Peninsula, de los cuales remitirá copia el declaraciones siguientes: primera, que la obra ingeniero general al director, al comunicarle la no es necesaria : segunda, que es conveniente, presente real órden. — Art. 7.o – Para la pro- pero que puede reservarse, para comprenderpuesta de las obras ordinarias considerará el di- la en el primer presupuesto general ú ordinario rector como aplicables å este objeto hasta los que se forme : tercera , que es de necesidad esdos tercios del crédito, que se asigne al material traordinaria , pero que dá tiempo á pedir real del arma en el presupuesto general de gastos de aprobacion, en cuyo caso se formará y dirigirá

y guerra de la isla de Cuba, y mientras esto no desde luego el presupuesto estraordinario corsc apruebe, se entenderá fijado dicho crédito en respondiente: cuarta, que es de tan inmediata y 120.000 pesos fuertes (1). El tercio restante de perentoria urgencia , que no dá tiempo para esla dotacion quedará disponible , bajo el titulo de perar la resolucion de S. M., y que debe por fondos de imprevistos, para las obras estraordi- tanto procederse á cjecutarla, sin perjuicio de narias o eventuales, que no se comprenden en remitir su presupuesto, y de llenar las demas los presupuestos apuales ú ordinarios. - Art. formalidades requeridas. — Art. 13. — En este 8.° – Las obras estraordinarias se ejecutarán último supuesto el comandante de ingenieros pa por resultado de las revistas, que el cuerpo de sará inmediatamente copia del oficio del goberingenieros debe pasar á las fortificaciones y edi- nador o comandante de armas y de su respuesta ficios militares, ó en consecuencia de los pedi- al director subinspector , manifestándole las

ó dos que hagan las autoridades competentes, al razones en que se funde su calificacion de urlenor de las reglas que a continuacion sc espre. gencia; en vista de las cuales el director, si las san, y están vigentes en la Peninsula.-- Art. 9.0 halla suficientes, estenderá el libramieuto de - Siempre que los gobernadores ó comandan- fondos , dirigiéndolo al superintendente de hates de armas creyesen necesarias algunas obras cienda de la isla, y dando comunicacion de esta ó reparos en las fortificaciones ó edificios mili- medida al capitan general para su conocimiento.

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

(1) La antigua consigoacion fijada por reales órdenes de 20 de mayo de 1786 y 4 de febrero de 1788 ascendia á 150.000 pesos. -- V. tom. 1, nota 2 de pág, 296.

« AnteriorContinuar »