Imágenes de páginas
PDF
EPUB

4. De todas las crias, cosechas de granos, que reciban olros de la misma calidad, en lugar frutos y viandas que se hicieren, cogieren y sem de los que entregan, y menos les asiste alguno á braren en los ingenios, sitios de ellos y posesio- los cosecheros para obligar a los rematadores á nes de café, añil y algodon, se pagará el diezmo que les reintegren su importe inmediatamente integro indistintamente a sus respectivos arren. en dinero efectivo, sino que deben esperar á datarios.

que se venda el fruto, en cuyo evento percibirán 5. De los colmenares que se cultiven, pagará el corriente en que se efectue el de los mencioel cosechero uno de cada diez de la miel, cera y nados envases. enjambres, siendo al cargo del diezmero abo 9.- Si los hacendados no hubiesen satisfecho narles los corchos, y del diezmador entregar á el diezmo del azucar en el mes de octubre, será este en el colmenar la miel, separada de la cera, licito á los rematadores exigirles cuenta de sus sin otro algun beneficio industrial, sobre lo cual producciones; y cuando no la dieren, usar de su y el blanqueo tendrán los acuerdos que conven derecho. gan entre si.

10. Los cosecheros de azucar del territorio 6.. Las castras de las colmenas que terminen de la parroquia de Matanzas, que la espendan y en mayo del primer año del nuevo arrendamien

consuman en esta plaza, pagarán cl diezmo en to que va a hacerse, corresponden al rematador ella; y los que lo hicieron en aquella ciudad, lo del cuadrienio anterior, a causa de tener prin- enterarán allí. cipio en noviembre, y ser fruto de aquel tiempo. 11. El café, añil y algodon están exentos de

7.- El diezmo del azucar lo proporcionarán pagar diezmo, por la escepcion perpétua conlos cosecheros segun fueren recibiendo el fruto, cedida por S. M. en rcal cédula de 22 de abril para que de esta manera logre el arrendatario el de 1804. beneficio de los precios que tengan, y cumpla 12. Los rematadores percibirán el diezmo de mas facilmente sus obligaciones.

azucar de los ingenios que molian en el año de 8. La entrega de azucar deberá hacerse en 1804, arreglado a la cosecha que hicieron en especie en esta ciudad sin reemplazo de quebra aquel, y no del aumento que tuvieren sobre ella; do por blanco, ni tampoco en moneda, ni la de mediante la escepcion de todos derechos y

diezun año con la de otro, á menos que tengan acuer mos concedida al azucar en dicho aumento, y á do el cosechero y arrendatario, del mismo mo los ingenios y trapiches que de nuevo se estado que sobre los envases y su pago, pues estos blezcan conforme a la real cédula de 22 de abril no tienen derecho para compeler á aquellos á ya citada (1).

(1) La real orden de 12 de diciembre de 1834, cumplimentada por la superintendencia delegada y en junta de diezmos de 8 de abril de 1835, establece para las relaciones juradas de hacendados los siguientes articulos, 1.9 « Será obligacion de todos los hacendados ó cosecheros de azucar, prestar las relaciones juradas de los productos de sus ingenios hasta el 31 de diciembre de cada año, pudiendo entregarla al colector ó en su ausencia al notario del ramo, ó á uno de los jueces de diezmos. 2.• Los cosecheros ó hacendados, que no quisiesen presentar las relaciones juradas, pedirán dentro de este tér. mino, que se les liquide con arreglo á las zafras que hicieron sus respectivos ingenios en el año de 1804. 3. Los que no presentaren la relacion jurada, ni pidieren que se proceda å la liquidacion por la matrícula de 1804 en el término señalado, quedarán sujetos á la multa de 50 pesos, aplicados a los gastos generales de real bacienda; á cuyo efecto el colector pasará nómina de los morosos a la intendencia para la pronta exaccion de dicha multa. 4.. Siempre que llegue el 15 de enero sin haber cumplido los hacendados con las disposiciones que contienen las reglas 1.a y 2. incurrirán en otra multa de 50 pesos aplicables en los mismos términos que la primera. 5.• Si aun despues de impuestas y exigidas ambas multas no fueren cumplidas las dichas reglas 1.* y 2,2 procederá la colecturía á liquidar el adeudo por la cosecha, que hubiese hecho la finca en el año anterior. 6.• Respecto á que las relaciones juradas se dejan á la concieocia y bonor de los hacendados; toda vez que se averigüe, ó que resulte ser falsa, se exigirá á los que en ello incurran el 3 tanto de lo que debieran satisfacer por el número de arrobas de azucar correspondiente al diezmo sobre el total de la cosecha de las respectivas fincas. Existe una órden novisima , para cuyo cumplimiento se instruye espediente en la Habana , estendiendo la obliga

13. Quedarán entendidos los postores que por rios que salen las dos tércias partes del diezmo real orden de 26 de enero de 1891 arriba indi- de la que produjeren los ingenios en el primer cada, se ha dignado S. M. libertar de diezmos á año del nucvo arrendamiento, y la otra tercia los labradores que rompan y cultiven tierras parte los que entraren. eriales; siempre que las destinen sin intermision 2.* En cuanto a las yucas de las estancias y á la sienibra de tabacos, estendiéndose la real sitios de labor, es práctica que las que estuviegracia á los frutos y animales que crien los mis ren en disposicion de reducirse á casabe al mos labradores para su alimento, a fin de que de tiempo de terminar el cuadrienio, pertenecen piogun modo puedan contar con sus decimacio enteramente a los arrendatarios salientes, y las nes é ingresos en sus remates; pero si contarán que no luvieren aquella sazon corresponden incon aquellos frutos y animales, menos el taba- tegramente a los entrantes. co, que por negociacion traten y vendan.

3. De todas clases de semillas y granos to14, Por ahora y mientras S. M. no disponga marán dos tercias partes de sus diezmos los arotra cosa, todos los granos y frutos que se co rendatarios que salen, habiéndose sembrado en lecten, y animales que se crien en las vegas es su tiempo; y el otro tercio los que entraren.

4.- Es costumbre que el diezmo del ganado Ueben pagar diezmos de dichos frutos y anima menor lo perciban los arrendatarios del año en les , mediante á ser solo lo agraciado la rama de que nace, desde el mes de enero, y el diezmo tabacos, como se evidencia de la letra de la mis del ganado mayor que nace el último año , y se ma real orden de 23 de enero del mismo año de ha de herrar en el primero del nuevo arrenda1805; y para que los diezmadores lo contribu-mierto, pertenece a los arrendatarios entrantes. yan sin embarazo alguno, se insertará en la 5. Todas las cuales condiciones, separaciocarta de recudimiento este capítulo : quedando nes, declaraciones y esplicaciones se han de entendidos los postores, que si el soberano tu- guardar, cumplir y ejecutar en todas sus partes viere á bien en el tiempo de este arrendamiento en el próximo arrendamiento de la renta deciesceptuar los citados frutos y animales de aque mal de este obispado. Dado en la Habana en 29 lla contribucion, no podrán en tal caso reclamar de noviembre de 1832.» baja alguna de la cantidad en que lo celcbren.

15. Finalmente: habiéndose cumplido en el mes de octubre próximo pasado el término de Dictámen del asesor de hacienda en el espedien15 años, por el que se digno S. M. por realcé te n.° 485, cuaderno 14 de varios ministros dula de 21 del citado mes de 1817 libertar de la con varios datos y antecedentes, para ilustrar paga de diczmos á los frutos que produjeran las lo tocante à la division de los dos obispados, tierras que cultivasen en esta isla los españoles à la pension asignada al de Cuba, y estado de la Peninsula, ó de las Islas Canarias, y à falta actual de sus diezmos y cuotas capitulares. de estos los europeos católicos de las potencias amigas, quedarán entendidos los postores de « Excmo. Sr. Los datos, estados y copias que consecuente á dicha real gracia solo paga de reales cédulas y órdenes que con números 1 rán el 2'/ por 100, que es el cuarto del diezmo, hasta el 21 acompaña el señor contador real de entendiéndose lo mismo para con los habitan diezmos á su antecedente luminoso informe de tes antiguos que hayan hecho rompimientos nue 15 del próximo anterior setiembre, son todos vos, y cultivado las tierras eriales y valdias con irrefragables documentos justificativos de los algodon y otros frutos nuevos, a quienes se hizo hechos que sienta, para redarguir lo abultado estensiva por real orden de 6 de enero de 1819. de la esposicion , que el venerable cabildo de la

sapta iglesia metropolitana de Cuba elevó a S.M. Esplicase la costumbre.

en 6 de abril de 1827, esponiendo varios agra1.- En los azúcarcs percibirán los arrendata- | vios, y concluyendo por suplicar una nueva di

cion del diezmo á todos los ingenios nuevos ó viejos , pero reducido d un 2 /, por 100, concediendo un término a las fincas que se levanten de nuevo, en el cual para dar lugar d los gastos de su refaccion y fomento, se las esime del adeudo de diezmo.

vision de la Isla en lo tocante á sus diócesis, ó encargar muy particularmente al gobernador que unidos eu una sola masa sus diezmos se re capitan general, que dentro del preciso término parta entre las dos catedrales, dándose á la me de dos años informase lo que se le ofreciese prétropolitana la preferencia, que la correspondia vio voto consultivo de la audiencia del territorio por ley y naturaleza de madre. »

acerca de los particulares contenidos en la re« Al mismo tiempo que el venerable cabildo presentacion del dean y cabildo de la santa igle. se ocupaba de esa representacion , se espedian sia metropolitana de Cuba , oyendo al superinpor la via del ministerio de estado y del despa tendente general de real hacienda , al muy cho de hacienda de Indias dos reales ordenes reverendo arzobispo de Cuba y al reverendo con fecha 14 de enero de 1827, contraida la obispo de la Habana, y remitiendo los cuadranprimera á negar el cese de la pension de 65.000 tes de diezmos, que antes de ahora se pidieron pesos consignada á la diócesis de Cuba, y que y no se habian recibido. » para determinar sobre la pretendida revocatoria « En consecuencia el Excmo. Sr. gobernador de la gracia de exencion de diezmos á varios y capitan general comunica testimonio de dicha frutos y colonos, se oyese en el particular al última real cédula, para oir el dictamen de esta consulado, junta superior de real hacienda, y superintendencia subdelegada, y V. E. puede ya real audiencia de Puerto Principe , informando ministrarlo con el mérito y exámen de cuanto despues los dos gefes superiores de la Isla lo ha sabido reunir el señor contador de diezmos que se les ofreciese con toda la instruccion de en obsequio del mayor esclarecimicnto de los cesaria , y los cuadrantes de diezmos de ambas

puntos en cuestion, y del atinado pulso que diócesis desde 1796, á fin de venir en conoci- exije materia tan delicada, y considerando en miento de la disminucion de diezmos, que ale lo que valgan los conceptos, que agregará el gaba el cabildo de la Habana en su esposicion. asesor , si bien ansioso de corresponder su suY la segunda a declarar con vista del remitido perior confianza , timido de acertar en un negoespediente, y de conformidad con el dictámen ciado, que no cultiva , ni interviene en nada su del consejo supremo de las Indias, que la de- ministerio, y que segun lo poco que ha podido duccion del noveno de consolidacion estableci observar desde que ingresó a servirlo, por el do por real cédula de 26 de diciembre de 1804 roce y contacto del despacho judicial de la inse verificase en esta diócesis, despues de sepa lendencia advierte lleno de espinas, dificultades rada la pension concedida al arzobispo de Cuba, y complicaciones, que solo es dado vencer al «respecto á estar ya determinado por las rea poder soberano del Rey nuestro señor, y á la les cédulas de 17 de noviembre de 1793 y 5 de energia de sus vice-gerentes altamente autorioctubre de 796, que la referida pension haga zados para arreglar los distintos ramos de la pú. una masa comun con los diezmos de su distrito, blica administracion. se distribuya con arreglo á las leyes como si « Los supuestos agravios aquejados por el vefueran lodos del territorio de aquella diócesis, nerable cabildo contra esta juuta de diezmos que y tambien por ser esto lo mas conforme a la ci-preside V. E. parece reducirse á cuatro. Injustada de 26 de diciembre de 1804, que previene ticia y arbitrariedad en la division de los obisse deduzca de la masa decimal en cada obispado i pados es el primero. Igual arbitrariedad en 10 de esos dominios el noveno de consolidacion, sacar la asignada pension de 65.000 pesos de la sin que se altere en pada el método prefijado por gruesa de diezmos de este obispado despues de las leyes para la cobranza y distribucion de los deducido el noveno de consolidacion , para que diezmos, lo que no podria verificarse del modo aquella resulte integra, funda el segundo. El que se ha practicado hasta ahora en esa capital, lercero se hace consistir en el depósito de las y dió motivo a la espresada respuesta.”

dos cuartas de esa pension pertenecientes á cuEn vista pues de la elevada representacion ras, sacristanes y demas participes, que nada del venerable cabildo de Cuba, y del informe perdieron en la desmembracion, y como aspicon que la apoyó su ilustrísimo prelado, se dig. rando a que tambien se unan á la mitra y cabildo na S. M. por real cédula de 28 de febrero del de la metropoli. Y cuarto, que esta propia junta año próximo pasado, sin perjuicio de lo preve de diezmos no ha perdonado medio alguno por nido acerca del punto de exencion de diezmos, | injusto que sea para eludir dicha pension. »

15

[ocr errors]

« Los hechos mas conducentes à desvanecer to donde se han recaudado, conforme al espíel primer agravio ya se refieren con la mayor

ritu de los sagrados cánones y leyes vigentes exactitud en el informe del señor contador de del reino. Es visto pues lo insuodado de los cladiezmos, que estraña con sobrado fundamento mores en esta parle, y su ningun mérito dirise inculque todavía un punto de tal naturaleza giéndose nada menos que a alterar la linea dividespues de 30 años de establecido su formal ar soria de los dos obispados sancionada por el reglo por los dos señores comisionados regios, supremo gobierno con muy detenido exámen, á quienes se digno S. M. encargarlo, y de im y combinándose del modo posible la congrua de partida su real aprobacion con todo conocimien ambas iglesias en proporcion á su poblacion, to de antecedentes y circunstancias por reales comercio, agricultura y demas circunstancias cédulas de 18 de diciembre de 1793 (1). En ellas dignas de considerarse. » se sancionó la demarcacion de territorios para « El segundo agravio de que se comete arbilo eclesiástico, y el constante principio obser trariedad, en no eximirse los 65.000 pesos del vado en todos los obispados de América, de noveno de consolidacion, queda enteramente que los diezmos que cada uno produzca , sean

destruido con solo atender a la letra de la menlos que se distribuyan entre los participes y sus cionada novísima real orden de 24 de enero de fabricas, seminarios y hospitales conforme a las 1827, en que con referencia a las reales cédulas leyes, cédulas é instrucciones del asunto, y se de 1793 y 96, se resolvió la propuesta duda, manordenó practicar lo propio en los dos de esta dando, que primero se estrajese la pension, para isla, y que se administrasen con total indepen que unida a los diezmos de la iglesia de Cuba, у dencia segun las reglas establecidas, y cuidando formando una masa comun, fuese esta la que de su beneficio y aumento. Y por último se dis reportara aquel noveno, como era justo y conpone, que a fin de que no quede envilecida la an forme a lo prescrito por punto general. En su tigua diócesis por el establecimiento de la nueva razon discurre perfectamente el contador de de la Habana , la contribuyan sus diezmos con diezmos, que muy lejos de haberse prestado la pension anual de 60.000 pesos, y sus escusa el menor motivo para producir quejas de lo dos con la de 5.000, « para que haciéndose en mismo que al cabo se dignó declarar S. M., se a ese obispado una masa comun con estas pen ha venido a poner en práctica el nuevo método « siones, y con los diezmos y escusados de su en el año 1827, sin haberse cuidado la junta de « distrito, se distribuyan entre sus participes, la Habana del reintegro correspondiente, á que « deducidos mis reales novenos y demas cargas son responsables las dos cuartas episcopal y ca« con arreglo a las leyes , y como si fueran diez pitular, cada una por la suma de 22.805 pesos « mos todos de ese territorio ; en la inteligencia 4% reales, que debieron haber sufrido de des« de que segun vayan creciendo los diezmos de cuento para el citado noveno de consolidacion « esa diócesis, se rebajarán á proporcion las desde enero de 1805 hasta diciembre de 1826 a pensiones contra la de la Habana, hasta estin segun el estado, que acompaña el contador «guirse enteramente.» Con mucha posteriori. con el número 17, y de que sin embargo se han dad á estos arreglos, y de resullas de las ocur libertado hasta hoy, por haberse aqui invertirencias de la isla de Santo Domingo se erigió la do ci orden en todo ese ivtéryalo de 22 años, iglesia de Cuba en metrópoli por justa conside hasta que lo bijó en 1827 la recibida real deterracion á ser la mas antigua, y para el mayor

minacion. » consuelo y bien espiritual de los fieles, sin que « No menos infundado es el lercer agravio en haya nada escrito sobre que el titulo de iglesia lo concerniente a las restantes dos cuartas en metropolitava haya de ser precisamente anejo depósito, sobre que hace el señor contador muy à la mas rica, por ser esta circunstancia muy oportunas reflexiones sostenidas con el testo del accidental, que solo puede influir en la obliga. tercer particular, que resolvió la real cédula de cion , que tienen los participes de diezmos de 5 de octubre de 1796, en que espresamente manemplear el sobrante de sus rentas en limosnas y da S. N. suspender por ahora el tomar proviotros objetos piadosos dentro del mismo distri dencia acerca de la pretension de los curas y

(1) Véanse en CABILDO BCLESIÁSTICO

TOM. III.

9

sacristanes de Cuba, hasta determinar el espe- / gun la distribucion de dichos cuadrantes 1895 ps. diente promovido por los del obispado de la Ha 4 reales al deanato, á la chantria 1.642 ps. 4 '%, rs. bana sobre reformas de la real cédula de 18 de á la dignidad de tesorero otro tanto, a cada una diciembre de 1793 en cuanto a la pension, que les de las cinco canongias 1.263 con 4 '/, reales, á imponia para aquellos. Y asi pendiente aun el las 3 raciones 884 pesos 4 rs. á cada una, y su pleito en el supremo consejo de Indias, no debe mitad á las medias raciones; y aunque el asesor inculcarse un depósito, que es consecuencia de no se atreverá á sostener, que sean rcntas sula real voluntad, ni la justicia con que se invierte ficientes á subsistir con el necesario decoro, en en auxilio de las crecidisimas urgentes necesi especial los racioneros, y medios racioneros, dades del estado, mientras se decide su perpétua si defenderá, que esta es una consecuencia de la aplicacion, pues al cabo siempre se ha salvado | baja de diezmos en todo obispado, que debe relo mas principal de la soberana intencion, que mcdiarse por otro órden, que no por el de desfue desde un principio ocurrir á no dejar envi- truir la ereccion del vecino, que hicieron precilecida la dotacion del prelado y cabildo, que a sa las necesidades espirituales de los ficles, que la par que se les aliviaban la carga y cuidados se verificó con todas las formalidades del caso, de la nueva diócesis, perdian las rentas de sus é interviniendo el asenso pontificio, y que debe parroquias, lo que no sucedia a los otros parti- | gobernarse en la percepcion y distribucion de cipes, y por eso se les iudemnizó con 30.000 ps. sus diezmos por las mismas reglas inalterables, que montan las dos cuartas de la pension, en que todas las iglesias de los dominios de Incuya suma y su efectiva entrega no ha habido dias. Los capitulares, que existian al tiempo de otra novedad, que la de sufrir el noveno de con ejecutarse la desmembracion, pudieron elevar solidacion como carga impuesta a todas las igle-las súplicas de indemnizacion, que tuviesen por sias de América, y las alteraciones consiguientes convenientes, antes que descendiese la real céal crece del valor de la gruesa de diezmos de las dula aprobatoria de todo lo practicado, en que parroquias de Cuba, que habiendo ascendido como se ha dicho, se tuvo consideracion á no deen 1794 á la totalidad de 25.614 pesos 6 reales, jar cnvilecida la dotacion de la antigua iglesia, asi como sus escusados á 1.599 con 3, resulta ser asegurándola una gruesa decimal de 85.000 y la que sirve de comparacion , para menguar la pico de pesos aparte de los escusados; pero que asignada pension en otro tanto de lo que esccda emprendan de nuevo reclamaciones los señores la misma totalidad en los sucesivos años. Es de capitulares del dia, y aun intenten destruir la cir, que unidas gruesa y pension no han de bajar linea divisoria, sin embargo de haber entrado de 85.614 con 6 reales, y por consecuencia que en ese concepto á servir sus respectivas presus cuartas despues de deducidos 9.512 pesos bendas, no puede menos de hacerse muy re6 rs. del noveno de consolidacion quedan cons parable. tantemente en los 19.025 pesos y pico de reales, « El cuarto agravio pudiera aparecer con alque traen los agregados cuadrantes de aquel ar gunos visos de razon, si no quisiera culparse zobispado pertenecientes á 1827 y 28, sin mas impropiamente el manejo imparcial de esta junta diferencia que lo que se las cercena para gas

de diezmos hasta decirse, que consigna la cuota tos generales y pensiones particulares, que re anual en libramientos fallidos, con que se considujeron en ambos años la cuarta criscopal al li gue por lo menos dejar aquí por pago de costas quido de 17.839 pesos, 5 reales, y la capitular y gastos de apoderados lo poco que se concede. á 15.480 (1).»

Lo que hay es, que sin culpa alguna de la junta «De esa dotacion de la mesa capitular tocan se. todos los participes de diezmos, inclusos por su

(1) De un informe del contador real de diezmos de 4 de diciembre de 1839, resulta : a que en las cuatro distribuciones provisionales de la renta decimal de los partidos de este obispado de los años de 1835, 36, 37 y 38, se aplicaron por esta contaduría á depósito en cajas reales por resto y mitad de la pension del arzobispado de Cuba , la cantidad de 81.565 pesos 2 reales en esta forma: 19.947 ps. 7 rs. al primero ; 20.009 pesos 2 '/, al segundo; 20.810 pesos 3 reales al tercero; y 20.797 pesos 5 / al cuarto; debiendo agregarse los 4.191 pesos 6 '/, reales de varias administraciones de los años de 1835, 36 y 37.

« AnteriorContinuar »