Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[merged small][ocr errors][ocr errors]

brilló y aun se propagó hasta un nuevo mundo? Porque es necesario no olvidar que no se creyó á propósito la Inquisicion, sino la Ley antigua para conservar la fe en el otro hemisferio , siendo hasta ahora juzgados en estas causas sus indígenas, como antes lo fueron todos los españoles por las autoridades ordinaria, eclesiástica y civila, ¿Cómo , pues, se nos quiere persuadir que V. M. no puede abolir la Inquisicion, y restablecer la ley de Partida ? lo que pudo el rey de Sicilia , y resistió constantemente el reyno de Nápoles, sin ser reconvenidos por los Sumos Pontifices , ino lo podrán igualmente las Cortes de España ? Y si desde aquella época el Santo Padre ha reconocido la ortodoxía del rey , ¿no reconocerá igualmente la de los diputados españoles? Es un absurdo creer que la potestad secular debe limitarse únicamente al castigo de los hereges, sin tener derecho para instruirse y conocer del modo de proceder , ni de la clase de tribunal que ha substanciado la causa. Estas doctrinas han perjudicado considerablemente á la propagacion de la fe, y contribuido a la separacion de muchos estados de la comunion de la iglesia. Zelosos los prínci. pes de su autoridad, han temido que se tratase de usurparla, y confundiendo los principios , lo han abandonado todo. El establecimiento de la Inquisicion en una iglesia tan ilustre como la de España ha sido contra ellos otro escollo que los ha precipitado en tan errados conceptos: no se presenta á sus ojos la religion católica , apostólica , romana con aquel carácter de mansedumbre , grandeza y universalidad, que gana la voluntad, cautiva el entendimiento , admira á los sabios , y rinde á todos los hombres sensibles. Pero quando las naciones y los príncipes vean y reconozcan en la iglesia católica una sociedad de hombres ilustrados y virtuosos , sumisos y esforzados, dedicados al bien de todos, qualesquiera que sean , no podrán menos de apreciarla y protegerla : serán respetados sus pastores., y el primero entre ellos será el mas venerado. Nada tienen que temer las potestades del siglo de su autoridad; esta no se mezcla en los asuntos que les pertenecen, y todos los decretos y providencias que de Roma , siempre que se rocen con lo temporal , las presenta para que las examine si son ó no conformes á los intereses y bien estar de sus reynos. La iglesia , Señor, en sus dogmas, moral y disciplina interior es independiente de la potestad civil, y en nada se compromete con las cosas que estan sujetas a la autoridad temporal; antes bien rectifica las opiniones humanas, y purifica las costumbres privadas y públicas: á sus luces y preceptos se debe la moderacion del derecho de la guerra y del de gentes, mas bien conocido ahora que antes de su establecimiento ; pero en quanto á lo demas que ordena у dispone , oye las reclamaciones de los príncipes , y suspende su execucion, si juzgan que no convienen a los pueblos. Entendida así la autoridad de la iglesia y la primacía de jurisdiccion del Sumo Pontífice , no pueden excitar los zelos de los príncipes, antes por el contrario será este para ellos el padre comun de todos; y no será extraño que en sus desavenencias lo busquen como conciliador, quando no se les ofenda aparentando superioridad en lo que no es eclesiástico, sino civil. ¡Hay pues , repito , un plan mas sublime, mas grandioso ni mas saludable á los hombres? Sea bien conocido, y los pueblos y naciones que desean su felicidad, no podrán menos de abrazarle.

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

De las Esta reflexion conduce como por la mano á examinar la última de las undadó respuestas del Sr. Borrull. Habia observado la comision que el sistema de la in iitili Inquisición era un obstáculo para la conversion de los moros y judíos, y aun dad de la que cerraba en cierto modo la puerta á la reunion de los cristianos separados In.7:ui si de la iglesia católica; porque si permanecian los primeros en sus sectas, no cior para podian tener la consideracion de que gozaban ántes de este establecimiento; la con- y si se convertian á la fe, se les sujetaba á las mas terribles pesquisas, que tersion de tanto se oponen a la tranquilidad y buen concepto á que aspiran todos los los rios. hombres. Y los segundos acusabun á la iglesia del dicho órden injusto de

proceder, combatiendo de este modo su doctrina y santidad; de donde ha
procedido, añadia la comision, que en lugar de haberse extendido y pro-
pagudo la fe en los últimos tiempos, la han abandonado muchos reynos de
la Europa. El Sr. Borrull ha sostenido que muy lejos de conformarse con el
pensamiento de la comision, la Inquisicion en su concepto procuraba la con-
version de los hereges y judayzantes. Desearia que este señor diputado nos
hubiese referido estas con vistas espirituales debidas á los inquisidores , y las
sinagogas ó provincias, que abjurando el error hayan abrazado la fe por los
esfuerzos de la Inquisicion, quando por el contrario es su grande argumento,
y uno de los motivos que los retrae. Pero no hablará el señor diputado de
estos efectos prodigiosos de la divinia palabra , anunciada con el zelo y man-
sedumbre de los-apóstoles: hablará de la conversion de los reos que gimea
en sus cárceles Ojga V. M. la conducta de la Inquisicion con estos desgra-
ciados, y de bue juzguese imparcialmente de los medios que emplea pa.
Ta su conversion. No se juzgó oportuno hacer mencion de este punto en el
informe de la comision , por no ofender deinasiado los vidos religiosos con
las terribles disposiciones que se leen en la instruccion del inquisidor Val-
dis; mas ya que se trata de la salud espiritual de los reos , es indispensable
decir verdades harto amargas. Dice así el número 7 de dichas instrucciones:
, si algun preso adoleciere en la cárcel.... si pidiere confesion, se le debe dar
persona calificada y de confianza (nótense todas las palabras), al qual to-
men juramento, que tendrá secreto , y que si el penitente le dixere en confe.
sion alguna cosa que dá por aviso fuera de las cárceles, que no acepte tal se-
creto, ni dé semejantes avisos , y si fuera de confesion se lo hubiere dicho, la
reool.zr.é á los injuisidores, y le avisarán y instruirán de la forma como se
ha de haber con el penitenté, significándole que pues está preso por herege,
si no manifiesta su heregia judicialmente, siendo culpado, no puede ser ab-
suelto. Y lo demas se remitirá á la conciencia del confesor, el qual sea doc-
to para que entiend, lo que en semejante caso debe hacer; pero si el preso
tusisre salud , y pidiere confesor , más seguro es no se le dar; salvo si hubiere
confesado judicialmente, y hubiere satisfecho á la justificacion; en tal case
parece conveniente darle confesor para que le consuele y esfuerce." Exâmi-
nense con atencion estas disposiciones , y juzguese de la justicia y caridad
con que es trat:do el reo para ganar su corazon y hacerle amır la religion que
se supone que no profesa; si goza salud y no conhesa el crímen de que es
acusado , no se le da confesor, aunque lo pida, en cuya virtud el arzobis-
po de Toledo Carranza , varon virtuoso y sábio , estuvo siete años sin con-
fesarse en las cárceles de la Inquisicion, y cinco Fr. Luis de Leon. ¿Con
qué justicia, Señor, se niegan los sacramentos a los que no se les prueban

los delitos, ni los confiesan en sus declaraciones á los que protestan ser católicos, y los piden con humildad: Jamas se ha tenido esta conducta con los hombres mis criminales en las cárceles públicas. ¿Qué puede impedir un confesor, y como disuadir al reo de los errores que sostenga , sino por este medio y por el de la predicacion? Farece, Señor, que se cree que no se puede confesar sin absolver , ó que la cur version debe ser obra de los tormentos y no de la persuasion. Pero si confesa judicialmente, aunque sean hechicerías, se le concede confesor para que le consuele y esfuerce. ¡A que grado ha llegado la ignorancia! ;Y que desconsuelo para el P. Spee y para los confesores de los reos de Logroño, ver á las inocentes víctimas caminar á las llamas por delitos que no entendian ni podian c meterse ! Aun es mas injusta y absurda la precedente disposicion que habla de la conducta que con ellos debe guardar el confesor; á saber : „ que revele a los inquisidores lo

que el reo le hubiere dicho fuera de la confesion." ¡Y estará seguro el sigilo de la confesion? ¿Habrán confesado alguna vez los que extendieron esa tas instrucciones? Interpelo á los señores diputados eclesiásticos , si no juzgarian quebrantar el sigilo sacramental, si revelasen lo que con motivo de la confesion les hubiesen dicho los penitentes : se consuelan con el confesor, le hablan privadamente aludiendo al estado de su conciencia ; aunque se les reprima, piden consejos, y todo, todo debe quedar sellado con el secreto. ¿A qué va el confesor á las cárceles , sino á tratar con el reo en este concepta y baxo esta salvaguardia? ¿Y despues ha de revelar a los inquisidom res lo que el desprevenido reo le diga confiado en su religiosidad? ¿No parece que en este caso haria mas bien el vil oficio de un espía que no el de médico consolador? ¿No se reputan por solicitantes in confessione los que con pretextos de ella, ó validos de las noticias que adquieren, cometen ántes ó despues este crímen execrable? Pues igualmente profanan este sagrado tribunal los confesores que revelan á los inquisidores lo que fuera de confesion les digan los reos con la confianza que inspira un confesor. Con este motive se me permitirá una ligera digresion para responder al Sr. Inguanzo, que creyó necesaria la Inquisicion para el castigo de tan horrendo crímen en secreto. El señor Tavira, obispo de Salamanca , se quejaba amargamente de que no se hubiese dexado exclusivamente á los obispos el conocimiento de este delito: „á la primera delacion ( decia ) se podia corregir con el mayor sigilo, y sin descrédito de nadie, el mal que hace un confesor tan criminal; está en manos del obispo recogerle las licencias, ó limitárselas segun mejor le parezca, quando la Inquisicion espera á tres delaciores, en cuyo tiempo puede cometer los mayores excesos , y despues procede con todo el estrépito judicial, que puede causar grandes males. Ademas es demasiado bochornoso al otro sexo declarar sus debilidades ó. delitos feos á personas que no sean sus propios pastores. Los reos, Señor (por no hablar' mas de este delicado asunto), salen de las cárceles de la Inquisicion, no convertidos , sino espantados y poseidos de un terror pánico, que apenas son sociables despues; así lo acredita la experiencia, y dudo de que la Inquisicion haya hecho una sola verdadera conversion. Por otra parte impide el que los hombres se convenzan del carácter dulce y pacífico de la religion católica. V. M. ha oido que fué uno de los argumentos mas especiosos que propusieron los protestantes de Filadelfia al Sr. Ruiz Padron , que no pudo satisfacer, sino reprobando como ellos el tribunal de la Inquisicion. Todos los viageros aseguran

Hhh

lo mismo: los católicos de los paises, en donde no se conoce este tribunal, se quejan de los españoles , á quienes por otra parte respetan , de la injusticia é irregularidades de dicho tribunal ; claman que es un obice para la conversion de los hereges, y un obstáculo para la propagacion de la fe ; que con dicho establecimiento combaten la docirina de la iglesia , á quien erradainente lo atribuyen, y sirve no solo para permanecer en sus crrores , sino aun para sosfechar de la fidelidad de los católicos á las leyes del estado , por cuyo motivo las niegan en varios paises el derecho á ser empleados públiços. Señor, las Córtes tienen derecho para tomar todas las medidas necesarias para proteger en el reyno la religion católica, apostólica, romana , y precaver que se extravien lus españoles en el negocio que mas les interesa; pero estas medidas deben ser sábias y justas para que no escandalicen á las demas naciones, y estanquen (digamoslo así) en los españoles este don precioso que Dios ha dado para todos los hombres. Ahora mismo me acuerdo que mañana celebra la iglesia la memoria de San Fructuoso, obispo de Tarragona : se lee en su historia que caininando al lugar del inartirio le salió al encuentro un piadoso cristiano , se arrodilló á sus pies, y tomando su mano, y acercándola á sus labios, le pidió humildemente que orase por él; ,,oro , respondió el Santo Pontífice, por la iglesia que se extiende de iriente á ponierte;" cuya respuesta mereció el mas sublime elogio de Sar. Agustin. „A nadie excluye , dice este Santo Padre, el que'ruega por todos : no excepe tua á ningun iniembro el que ora por todo el cuerpo.” Quando las Córtes tratan de proteger la religion, sean, Señor, tan vastas sus miras como las de aquel mártir español. Otras ovejas hay fuera de la iglesia que son llamadas á entrar en el redil ; no se opongan obstáculos ni tropiezos á su entrada ó regreso. Sean, pues, las providencias convenientes al bien de la nacion; pero séanlo de tal inodo que contribuyan al bien de todos los pueblos. Han dicho muchos sábios en las felicitaciones que han dirigido al Congreso, que la constitucion que las Córtes han dado a los españoles, bien observada, no solo hará su felicidad, sino la de la Europa, la de la misma humanidad. Tengan la misma extension las leyes que V. M. dicte para proteger la religion católica, que sean tan universales como lo es la misma religion , que por esto mismo se llama católica. El amor de ella me impele a pedir la abolicion de la Inquisicion, y el restablecimiento de la sábia ley de la Partida. No extrañe el público mi ardimiento ; he exercido el santo ministerio por muchos años en la corte; y esto basta para persuadir

que

hablo convencido de la verdad, y como me lo dicta mi corazon.” „El Sr. Borrull: Desharé algunas equivocaciones del Sr. Oliveros. La primera, que habiéndolas cometido la comision en atribuir varios excesos al inquisidor Lucero quando estaba declarado libre de ellos; diga ahora no deberse atribuir a Lucero, sino al sistema de la Inquisicion, sin probarlo ni

de

que si resultara así de los procesos, lo hubiera corregido un varon tan integro como el cardenal Ximenez, que era entonces inquisidor general, y los exáminó y sentenció.

,,La segunda, asegurar que es puntual la copia de la peticion de Córtes de Valladolid de 1518, que está en la coleccion manuscrita de ellas en el archivo de este Congreso; fundado solo en decir que está conforme con alguna - Otra copia de las mismas; siendo así que es preciso justificarlo en debida for

ma; para que no se dé el crédito que merece un historiador de la clase de

hacerse cargo

Sandoval que lo refiere en otros términos, y fué coronista del misino emperador D. Cárlos v, y se sabe habérsele facilitado los documentos ariginales para que escribiera su historia.

„La tercora, suponer que tenga fuerza alguna la copia simple de la bula de Leon x en los términos en que está concebida sobre los asuntos de la Inquisicion de Aragon , por manifestar que está sacada de un libro que se dice escrito de órden del inquisidor general, sin presentarse copia auténtica y fehaciente , ni acreditar las calidades del libro de que está sacada.

„La quarta , atribuirme que dstiendo la potestad indirecta de los Papas, estando tan lejos de sostenerla en órden á los bienes de los particulares, que manifesté en mi discurso que ahora no impondrán los inquisidores la pena de confiscacion de los bienes de los hereges, ni pueden hacerlo por haberse prohibido por la constitucion; y en lo demas me contraxe á referir lo dispuesto por las leyes del reyno. Y no quiero molestar mas la atencion de V. M. viendo la impaciencia con que se me ere.

En efecto, fué interrumpido varias veces el orador por algunos señores vocales, indicando que eso no'era deshacer las equivocaciones del Sr. Oliteros, sino impugnar los documentos en que se apoyaba.

El Sr. Villanueva (levo): „Señor , aunque yo, a pesar de la amistad con que me han honrado cinco inquisidores generales, y otros respetables ministros é individuos de la Inquisicion, no tuviera evidencia de que el plan y el sistema de este tribunal es incompatible con la constitucior del reyno : solo con haber oido los discursos de algunos señores, supuesto el tal qual conocimiento que tengo , por la misericordia de Dios, asê de las verdades de nuestra santa fe, como del derecho canónico, ire inclinaria á creer que es cierta esa incompatibilidad, y rogaria á V. M.

que á la Inquisicion substituya otro medio de proteger en España la religion

católica. Porque no puede ser , no digo ya análogo á la constitucion politica de nuestra monarquía, mas ni conveniente al bien de ninguna sociedad, ini conforme al'espíritu de la iglesia un tribunal que, segun observo , no

puede ser sostenido sino estableciendo la potestad indirecta y aun la directa del Papa sobre los soberanos, denigrando la constitucion, batiendo por los cimientos la soberanía temporal, y renovando los absurdos con que,

pe.ar de la doctrina católica y de las severas prohibiciones de nuestros príncipes, la han querido minar y todavía continúan minándola ciertos decretalistas poco ilustrados.

„Así como algunos señores sencillamente creyeron no injuriar a la comision de Constitucion , salvando la intencion con que suponen haber caido en heregías y errores la mayoría de sus individuos: así yo, guardíndome de tratarlos á ellos de calumniadores, atribuyo sus falsedades á olvido de los primeros elementos del derecho público, civil y eclesiástico. ¡Oxalá pudiera desentenderse la caridad cristiana de lo que en este caso le corresponde ! · Pues siendo tan católica como la fe, prohibe estrechamente la osadía у la

ligereza de los que sin causa y contra toda razon denigran la doctrina de personas mas sabias

que

ellos y no menos católicas. „Tenia resuelto no hablar de esto, mayormente despues que os la contestacion de algunos señores. Sin embargo, el enlace de la proposicion an

terior con la presente, y de esta con el plan que se propone , ine obliga á '- no callarlo todo. Diré siquiera algo para ilustracion de lo que hoy se discute.

« AnteriorContinuar »