Imágenes de páginas
PDF
EPUB

de

de la Inquisicion. Los luteranos y calvinistas.... no hubieran dicho tanto mal de la Inquisicion si no hubiese sido esta la única que impidió que no lograsen sus intentos', y así se ve que solo desde entonces han comenzado á calumniarla , porque no les ha quedado otro medio.” Así habla , tomo 1 , capítulo 11, n. 45. Y en el capitulo 11, 11. 25, dice: „Esta Inquisicion es la que ha acabado con todos los enemigos de la iglesia, que se han atrevido á poner en execucion algunos de los dañados intentos que sus corazones pervertidos han concebido, y á ella es á la que se le debe desde su establecimiento hasta el dia de hoy no se haya visto en los vastos dominios, á que su jurisdiccion se extiende, heregía , cisma , ruido, inquietud., ni estas guerras de religion, que en el mismo tiempo se han visto abrasar á todos aquellos reyr:os, provincias y estados , á que no se ha extendido la jarisdiccion de esta soberana union. Ningun católico puede desconvenir de estos hechos, pues que los mismos hereges no se han empeñado en combatir á este santo tribunal mas que por las propias experiencias que tienca

que él es el único fuerte que hasta ahora no han podido tomar , sitiar, ni bloquear, ni corromper sus soldados, sorprehender á sus centinelas, introducir la desercion, las parcialidades ni la desunion ; pero él ha descubierto sue emn' oscadas, penetrado sus des gnios , sorprehendido sus espías, custigado sus partidarios , y en fin de su nombre tiemblan del mismo modo que el inferno (que es el que les ha de abrasar ), tiembla de oir el nombre santo de Jesus (11. 26.). De aquí se conoce claramente que los católicos que han escrito ó kablado mal de este santo tribunal no han exâminado esta jnateria, sino que se han dexado llevar de lo que los hereges publican en voz y por escrito contra este santo tribunal, los quales han trabajado con todo esfuerzo por desterrarlo de los reynos donde se habia establecido, ca mo Lutero y Zuinglio lo echaron de toda la Alemania , y Calvino y sus sectarios de Francia en sentir de dicho Macanaz , tomo 17, cap. IV, n. 11 al fin.

„Por no haber podido conseguirlo en Italia y España, comprenhendiendo al Portugal, se ha conservado mas pura la religion católica. Ahora se hacen todos los esfuerzos para abolirla en nuestro reyno; y si se consigue, le amenaza la desgraciada suerte que á los otros, donde hoy se ve entroniza da la irreligion. Para ver si pueden civilizar la ferocidad y barbarie de los españoles , como ellos dicen , recurren á representárnos la como inútil,

porque se dice han cesado los motivos de su institucion , á saber , los judíos y moriscos; pero me atrevo á asegurar que al presente es mas útil por haberse multiplicado los motivos ; de manera que si no estuviera establecida, era menester establecer la Santa Inquisicion. Ni los moros ni los judíos eran tan perjudiciales á nuestros abuelos en punto de religion como los hereges del dia. La ley de Moyses es un yugo tan pesado , que los mismos judíos ni sus padres podian soportarlo, y apenas ellos la siguen; será muy raro el católico que se dexe seducir para abrazarla; es gente ignominiosa y detestable á todas las naciones. Los errores de los moros son tan groseros, que ningun hombre de entendimiento despejado los seguirá. Ademas que aquellos y ese tos son enemigos irreconciables de los católicos: no ocultan su secta para atraer con engaño : se conocen muy fácilmente ; pero los novadores ocultan todo su veneno : son lobos devoradores que se revisten de piel de ovejas, esto es , se publican á boca llena católicos : aparentan piedad, aunque no la conocen : propalan máxîmas de libertad y felicidad: dicen con

astucia que no combaten los dogmas ni la moral, mas que hay ciertos abusos que es necesario reformarlos , y como si tuvieran la mision correspondiente , se hacen reformadores , siendo mas bien destructores de las máximas cristianas , y de los medios de conservarlas. Si fuera verdad que se intenta la reforma de abusos , los manifestarian , y no se atreverian á tocar lo substancial ; pero basta que haya abusos verdaderos ó aprendidos en este ú otro establecimiento, y en vez de corregirlos se pretende extinguir. Ese es el empeño que se ha tomado para acabar con el tribunal de la Inquisicion, el único que ha sabido descubrir las tramas de los hijos bastardos de la iglesia , que rompen las entrañas de su madre , á manera de generacion de . víboras , y quieren derramar en medio de ella el veneno mortífero de la heTegía ó de la incredulidad. Es verdad de fe que no faltará este don preciosísimo en la iglesia , que las puertas del infierno no prevalecerán contra ella; no es de fe que no faltará en España, como ha faltado en Africa y otras regiones , y sin alejarnos la vemos casi perdida del todo en Francia; no tiene nuestra nacion una divina promesa que la afiance que no sufrirá una desgracia semejante. Confieso tambien que jamas se han imaginado los católicos que sea verdad de fe el establecimiento de la Inquisicion , y que sean sinónimos inquisidores y religion ; pero conocen generalmente su utilidad , pues mirando la iglesia como una ciudad, reputan al Santo Oficio como una muralla que la defiende de los asaltos de sus enemigos, que intentan destruirla. Si la contemplan como una viña pingüe y frondosa , reputan á este como la cerca que estorba pueda entrar el jabalí silvestre de sa heregía á exterminarla , ó la fiera singular del error á devorar sus frutos : lo tiene como una torre ó atalaya en medio de ella , desde donde los centinelas ven las raposas astutas que se insinúan blandamente á roer las vides , y las cazan 6 ahuyentan para impedirlas causen daño. Todavía me atrevo avanzar á decir que en cierto modo hay necesidad de este establecimiento ahora mas que nunca ; pues si se juzgó necesario ó mas á propósito quando tanto respeto se tenia á los reverendos' obispos , y tanto se temian las excomuniones ; al presente, que se hace gala de desacreditar á aquellos , hacerlos despreciables á- la faz de la nacion, yinotejarlos de criminales , indifere:tes y mercenarios ; que se burlan de las censuras diciendo los que se glorían de ilustrados, no sé que jocosidades irrisorias contra ellas, ¿qué urgencia no habrá de que continúe en su libre exercicio? Este ha sido medio experimentado por espacio de tres siglos con los mas felices resultados ; ; por qué, pues, se ha de abandonar у hacer

pruch ba con otro nuevo, que se ignora si será conducente á conseguir el fin ?

„Otro argumento bien falaz he oido repetir: que la religion se conservó 'pura en los quince siglos primeros de la iglesia sin Inquisicion. Pero ademas de ser este raciocinio muy ageno para probar la incompatibilidad , veamos con ojos despreocupados sus nulidades. Si por religion pura se entiende que no há admitido error alguno, es verdad, pues siempre los ha detestado, nunca los ha enseñado, ni ha podido en tiempo alguno hacer mezcla de Jesucristo y Belial, de la luz, que es la palabra de Dios, y las tinieblas del error, porque una fides; pero es falsisimo que todos los españoles hayan profesado la religion católica: siempre ha habido muchos católicos; pero habia entre ellos acaso no menos heterodoxôs de varias sectas , y cada ung procuraba hacer prosélitos , y aumentar su partido. El arrianisino hizo tan

Os

gran

tos progresos no obstante k vigilancia i zelo pastoral de los Isidoros', Ful gencios, Leandros, Braulios, I!defonsos y otros sabios y santos prelados y doctores de nuestra España, que el rey Leovigildo, arrepentido de la muerte injusta que habia mandado dar á su hijo Hermepegildo, por ser católico, aunque su arrepentimiento fue aparente é ineficaz como el de Antioco , llegó a conocer y protestar que la religion católica es la única verdadera ; pero amedrentado por temor de su nacion, no mereció entrar en ella. ¿Estaria nuestra España pura de hereges! Y durante los siete siglos de la irrupcion mahometana, ¿quantos y quantos sectarios habria? Puedo asegurar que despues de la conquista, en una parroquia de quatrocientos vecinos solo se encontraban quarenta cristianos viejos y tiescientos sesenta de los demas: lo . mismo sucederia en otros pueblos. Tambien entonces habia número de judíos : de aquí podremos calcular quan pocos eran los católicos respecto de otras sectas, y se verá que no se han conservado puros los españoles. Pero desde el establecimiento de la Inquisicion se han disminuido los sectarios de tal' manera, que si hay alguno, no se atreve á manifestar sus errores; solo en estos últimos años en que se halla sin exercicio, se han dexado ver no pocos, aunque disfrazados, y si se estirgue al fin ese antemural de la religion, no dexarán de hacer prisioneros del error, de la impiedad, de las heregías ó de la incredulidad á no pocos , sin que la vigilancia de los pastores sea suficiente á impedirla, como lo estamos viendo con dolor en Cádiz

y otras partes.

„Permítaseme refutar otras dos incompatibilidades con la constitucion; á saber : que faltaria la libertad é inviolabilidad de los diputados, y la existencia de las Cortes , si hay tribunal de Inquisicion. Me avergonzaria, Señor , si pensara que los diputados quieren una libertad de conciencia , pudicndo seguir no solo opiniones políticas, por mas improbables que sean, sí tambien errores contra la fe, y que si los profriesen á sabiendas pertinacia, habian de ser inviolables. La Inquisicion no persigue las opiniones ni aun los errores físicos , sino las heregías contra las verdades reveladas , ry

han de ser formales y con pertinacia , pues siendo materiales enscía á los errantes y los instruye en la verdad; mas si no quisieran admitir la doctrina, se harian hereges formales y pertinaces, dignos de ser juzgados y castigados. Señores diputados , do bay por que temer å la Inquisicion : libres somos en nuestras opiniones naturales, civiles y políticas: no lo somos para errar contra la fe y buenas costumbres; pero, ¿quién es el católico que pretende esta libertad, que es impiedad: Nuestra libertad consiste en hacer lo que dice el Eclesiástico: qui potuit transgredi, et non est transgresus; facere mala, ut non fecit. Y las Gøries no lian subsistido sin estorbo ni impedimento desde el establecimiento de la Inquisicion ? Lo mismo subsisa tirán en adelante, los negocios que se tratan en las Cártes son de guerra, hacienda , gobierno , policia y semejantes; no corresponde traten asuntos de religion; ý quando los trataran, es un Congreso católico; y jamas se apartará de las reglas invariables del evangelio. No teman las Córtes á ese religioso tribunal, que se les propone como un espantajo ó bu de niños.

,,Vengamos por último al. Aquiles ó mas fuerte argumento, que no dice relacion con la incompatibilidad, sino contra la existencia, esto es, que los inquisidores no tienen jurisdiccion por la renuncia del inquisidor mayor. Iste hizo la propuesta, ó sea nombramiento por el mismo hecho les dele

x

con

el rey

gó la jurisdiccion que podia segun las facultades que le habia conferido el Sumo Pontífice. Ahora bien, la renuncia de aquel i fodrá quitar á estos la jurisdiccion? No por cierto : luego tienen la misma que ántes; no puede negarse ni dudarse de esta ilacion. Pero se dirá que antes no podian exercerla sin la corcurrencia ó dependencia de aquel: quiero suponer que así sea'; solo se seguiria que esa falta debe suplirse por el obispo, con quien deben acompañarse los inquisidores para sentenciar; pues quando no pueden observarse los privilegins ó leyes particulares , se recurre al derecho comun, y es lo que hoy se está observando con las dispensas reservadas á S. S. En el capítulo Per hoc de hareticis in vi se establece: que el inquisidor y el obisa po pueden proceder en las causas de heregía juntos ó separados; pero sentencian unidos, y si no concuerdan, recurren al Papa. Es indudable que tienen autoridad, y por este medio" se pone expedito el exercicio; y así es equivocacion decir que las Córtes no pueden darla á los consejeros de la Suprema, pues nada tienen que darles : por el contrario debe decirse que no pueden quitársela, ó despojarles de ella, ni entorpecérsela. Síguese tambien que dado caso no pudieran exercerla por dicha renuncia del inquisidor general, no por eso habia de extinguirse el tribunal, sino á lo mas suspender su exercicio hasta que hubiera medio de comunicar con el Sumo Pontífice, para que proveyese de remedio, y todo lo que sea extingirlo por la parte eclesiástica , es sobre las facultades de V. M. La comparacion que se ha puesto del patriarca de las Indias, como vicario castrense, á quien puede el

rey dexar de nombrarlo, por ser un privilegio que puede usar de él ó renunciarlo, no es exacta; seríalo diciendo: el patriarca nombrado

por es vicario castrense con autoridad quasi episcopal en todos los que gozan de fuero'militar íntegro: por ella nombró tenientes y curas, y estando todos en exercicio de sus facultades , dice el rey, renuncio el privilegio: no quiero que tengas jurisdiccion espiritual en los exércitos. Vean otros si podrá S. M. quitársela : mi pareceroes que no, y lo mismo digo de la autoridad espiritual que tienen los inquisidores. El tribunal de la Rota, que es otro exemplo , me parece no exerce jurisdiccion espiritual, sino contenciosa , para dar la última sentencia á los pleytos; y yo no quiero ponerlo ahora sobre si puede ó no el rey abolirlo ó suspenderlo: bástame dar a entender la diferencia de facultades que tienen origen muy distinto.

„Me haria demasiado niolesto, si tocara por cima las varias especies, que se han vertido en esta discusion, y hubiera de combatir unas , explicar otras, interpretar estas , y poner en claro aquellas; pero las omito por

la brevedad, y porque muchas de ellas son puntos que se ventilan en las universidades , y no vienen ni al caso, ni al lugar , ni al tiempo. Pero no puedo pasar en silencio un retazo de una carta dirigida al angusto Congreso, y que no ha habido oportunidad de leerla , en que un reverendo obispo des=vanece en pocas palabrás gran parte de las equivocaciones que han padecido los que opinan contra el tribunal de la Inquisicion. Dice puies: „los emisarios del tirano apuran todos los recursos de su malignidad , para inspirar á los pueblos la desconfianza y desprecio del Gobierno legitimo. No pueden negar que España tiene ya su constitucion política , obra que miraron como imposible en tiempos tan dificiles..... Leen en ella á despecho şuyo que la religion de la nacion española es y será la católica , apostólica, romana , única verdadera : que la nacion la protege por leyes sabias y justas, y prohibe el exercicio de qualquiera otra; pero de esta ley tan cristiana como política , que debiera confundirlos, toman ocasion para engañar y perveriir á los pueblos. ¿Como (dicen ...... se protege la religion verdadera, estando suspenso tanto tiempo há, y pintado con los mas negros colores el tribunal del Santo Oficio, á quien debe España ei haberse conservado pura , aun en aquellos siglos en que se abrasaba el mundo en heregías, que hicieron correr rios de sangre en gran parte de la Europa : Tribunal que la Francia misma echó menos inas de una vez, y que quiso restablecer con amplísimas facultades, como único remedio contra los errores de que se vió inundada en el siglo xyi. Se pretende que este tribunal es contrario á la constitucion que se acaba de publicar, pero si esta acusacion fuera verdadera, nuestra constitucion no seria la misma que hizo felices á los antiguos castellanos y aragoneses , pues en esta nada hallaron sus Córtes que impidiese el establecimiento del Santo Oficio. Se quiere calificar á este de opuesto al santo evangelio; pero ; como es posible que por espacio de tantos siglos no entendiesen este divino libro ni los Sumos Pontifices, ni los concilios , ni la desgraciada España, que por lo menos en la época del sarto concilio de Trento fue la nacion mas sabia de Europa y la nas instruida en las ciencias sagradas? Se gradúa la conducta de la Inquisicion de horrorosa , cruel y tirana ; pero ¿ y como no levantaron el grito tantos españoles abrasados en el fuego del amor de Dios, y que estaban prontos á dar la vida por sus hermanos? ¿Como callaron tantos prelados eminentes en santidad doctrina ¿Como hicieron los mayores elogios de un tribunal á quien se acusa de usurpador de su jurisdiccion? Sabian bien que en el establecimiento del Santo Oficio quedaron salvos é ilesos los derechos episcopales. Sabian todos que en la Inquisicion eran tratados los reos con mas compasion y dulzura que en ningun otro tribunal, y que esos horrores , crueldades y tiranías son invenciones de los hereges repetidas por algunos escritores extrangeros , que aunque católicos

y sabios en otras materias, se muestran ignorantísimos en Io perteneciente a la Inquisicion de España.

Concluye diciendo : ,,dígnese V. M. de restablecer el Santo Tribunal con toda aquella autoridad y facultades que ha exercido baxo de nuestros reyes: con esta providencia hará ver al mundo entero que... sigue las hueIlas..... de los mayores políticos , sabios y santos que han florecido en España desde el siglo xın. Hará V. M. enmudecer a los hijos de la iniquidad, y les arrancarà la máscara con que se cubren , dando una prueba tan incontrastable de zelo por la religion: reanimará los pueblos, y de consuelo: pondrá un freno saludable á los genios altivos y precipitados que quieren abusar de la libertad de la imprenta....., y entenderán que la libertad de iinprenta no es libertad de conciencia, ni exîme de lo que prescribe el decoro. „Estas pocas

cláusulas escritas en el campo de Murcia á 22 de agosto refutan con fortaleza los folletos calumniosos que se han dirigido cortra el Santo Oficio. Así han hablado tambien otros muchos reverendos obispos; y no pudiendo resistir su fuerza , se recurre á desacreditarlos por haber rea presentado a V. M. , llamándolos apandados, mercenarios , desertores de sus rebaños , pues debian haber estado en sus diócesis , y haber dado la via da for sus ovejas , diciendo Jesucristo : que el buen pastor da su vida por sus ovejas. Pero habian de saber que él mismo encargó á sus discípulos, que

los llenará

« AnteriorContinuar »