Imágenes de páginas
PDF
EPUB

blo subsistiese en ese fatal engaño? ¿Y esto lo dice el ministro de un Dios de verdad, que como tal debia ser el enemigo mas irreconciliable de las sau persticiones! La supersticion perjudica a la religion tanto tal vez como la mis ma heregía. Si el pueblo está en ese error, i por que los eclesiásticos no tratan de manifestarle que se equivoca? ¿Por que no le predican la verdad, que es lo único que deben anunciarle, aun á costa de los mayores peligros? Pero si en vez de anunciársela , todos conspiran a mantenerlo en el error; si los misinos

que habian de ilustrarle y dirigirle le ofuscan mas y le extravian , ¿como ha de rectificar sus ideas? Esto me recuerda otra cosa que dixo el mismo señor: la ignorancia del pueblo le hace querer la Inquisicion; la Inquisicion se opone å la ilustracion del pueblo. He aquí, Señor, un círculo vicioso del que no podrá salir nunca la nacion mientras subsista eșe tribunal. Destruya, pues, V. M. la causa de esa ignorancia, para que se ilustre el pueblo: que vea la enorme diferencia que hay entre religion é Inquisicion,

, y que conozca que no necesita de esta para conservar pura su fe, y ser eternamente católico.

- „Por último, Señor, en vano se cansan los que impugnan el artículo que se discute, porque no hay otro medio que adoptar despues que V. M. se halla en la necesidad de suprimir la Inquisicion, como incompatible con la constitucion que hemos jurado. Sí, Señor, V. M. no puede menos de suprimirla, porque no es susceptible de reforma , porque la incompatibilidad no consiste únicamente en el modo de enjuiciar: todo su sistema es incompatible , no solo con nuestra constitucion, sino con la de qualquiera estado libre é independiente. ¿No se creia la Inquisicion autorizada para proceder aun contra los mismos reyes, fundándose en que estos no merecen tanta consideracion como los frayles? ¿No se atribuia, con el

apoyo

de absurdos decretos de Roma , la facultad de compeler con censuras á los soberanos temporales, para que revocasen qualesquiera leyes ó estatutos que directa ó indirectamente impidiesen el exercicio del tribunal? ¿No era el inquisidor general un soberano absoluto? ¿No seria con la Inquisicion un nombre vano la inviolabilidad de los diputados de Córtes ? Porque yo pregunto: el resentimiento de un ministro ó de una clase poderosa no hallarian en la Inquisicion un medio fácil para perder a qualquiera? Los que en esta discusion han expuesto francamente su dictámen sobre ese establecimiento, i no serian proscritos y perseguidos por un tribunal que a los que le impugnan los trata acaso peor que a los que impugnar la religion? ¿Por un tribunal que ha proscrito ya cono heregías los mismos principios que V M. ha sancionado como leyes fundamentales? No olvidemos , Señor, qual ha sido su conducta en todos tiempos , ni imitemos a los que á fuerza de oirle llamar Santa Inquisicion, Santo Tribunal , Santo Oficio, han llegado á creer que era una cosa santa que no hacia mas que santidades. Así se ha abusado de las palabras para engañar á los pueblos, y así tenia Fernando el Católico la costumbre de santificar sus establecimientos para que fuesen mejor recibidos.

„Ahora me acuerdo de la santa hermandad que creó el mismo monarca con igual. objeto poco mas o menos que la Inquisicion, esto es, con el de hacer mayor el poder real, y consolidar su sistema de política bien á costa de la libertad española; porque con perdon del Sr. Ostolaza , si es cierto que aquel rey mereció el renombre de Católico, no lo es menos que tuvo tambien no poco de ambicioso y arbitrario.

creer que

[ocr errors]

1

o ser li

[ocr errors]

3.2.6 DN

[ocr errors]

813.

demas razones de costumbre; y a despecho del Sr. Ostolaza, el V. M. ha sido recibido con igual placer que el otro. ¿Por qué s Alide

ahora sucederá lo mismo, y que ahora se enga como entonces se engañaron ? Si entonces conocieron tan

ante las provincias, no estoy autorizado para presumir o

e restaconocen? ¿No podré tambien pensar que toman la y ra dar fuerza á sus opiniones particulares? Pero

ete de un sentaciones pidiendo la Inquisicion; 1 y que ir serán quando mas la opinion de los que las

el Sr. Lla. de ciertas clases ó corporaciones; pero

), y que su los individuos de aquellas provincias.

cediéndose á suenan, inuchoś no saben lo que pider i se ignora como se han arrancado secretaría de V. M. algunos dels do en Asturias, Santiago y ot gentes han mediado, de qué que las mueve? Puedo ase Je hicieron eficacísimas; Inquisicion, y su 'resp

Ingreso manifestarquerer prevenir su jr

was enérgicas para que toque hicieron, y c

wonitas las desobediencias á los que se conozca

vs, atentados, infracciones de constitulas represent?'

que ayer algunos señores diputados salieron del Congreso sa

cu de irse á votar el artículo primero del proyecto de hemos de a los tribunales protectores de la religion, y á que otros ma

algun acaloramiento en la votacion, propuso que las medidas que debian tomarse comenzasen por los señores diputados, dando igu providencia para que nadie saliese al tiempo de la votacion &c. Contes

el Sr. Presidente que esto ya estaba mandado , y que si su ánimo era que estableciese alguna pena para los infractores, hiciese proposicion formal, la que á su tiempo se tomaria en consideracion.

„El Sr. Porcel hizo la siguiente: Desde ayer no existe el tribunal de la Inquisicion. Sin prevenir el juicio del Congreso sobre la aplicacion que hayas de tener suis bienes , propongo desde luego que se tome providencia acerca de la ocupacion y administracion de sus bienes, hasta tanto que se resuelta ski destino y aplicacion definitiva , declarando que todo acto de enagenacion posterior al dia de ayer es nula. Pasó esta proposicion á la comision de Hzcienda con urgencia.

„Se leyó el artículo segundo del proyecto de decreto , relativo á los tribunales protectores de la religion, que dice: Todo español tiene accion para acusar del delito de heregía ante el tribunal eclesiástico; en defecto de acusador, y aun quando lo haya, el fiscal eclesiástico hará de acusador.

El Sr. Presidente : „Supuesto que ya está sentada la base de esta discusion con la aprobacion del artículo primero, suplico á los señores diputados que hayan de hablar sobre este segundo, se circunscriban á él sin extraviar la question.

„El Sr. Ximenez Hoyo: „Señor, sobre este artículo tengo que hacer á V. M. una propuesta, que me temo no será admitida; pero sin embargo debo decis lo que me parezca.

de que

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

(89)

21 ores peligros? Pc

le predican la verdad, que
-a á la religion tanto tal rez como la mis
: por que los eclesiasticos no tra-

(o el error;
Ctal engaño? ; Y esto lo dice el ministro de un Dios

a ser el enemigo mas irreconcilicble de las sa

[ocr errors]

„Supuesto que en el artículo 1.o queda aprobado que el conocimiento en las causas de fe ha de arreglarse á los sagrados cánones y derecho comun, dearia yo que este artículo 2.° se dispusiese tambien en la misma forma , es'eciendo el sigilo en quanto á ocultar al reo los nombres del acusador y. ş testigos solamente en aquellos casos que expresa el derecho conónico, : quando el obispo ó el juez eclesiástico conozca que han de seguirse erjuicios de su manifestacion. medida, que segun nuestras leyes es ordinaria y demasiado comun s de estado , de contrabandos y otras, seria á mi parecer muy i ciertas ocasiones, en las causas y delitos de fe para no repersonas en muchos y graves casos de esta acusacion y depoteresantes pueden ser al bien general de la religion. hago á V. M. la siguiente proposicion formal, para que se lo las dos cláusulas que incluye: „primera, podrá el juez vreo de heregía los nombres del acusador y testigos necesario para evitar graves perjuicios con arreglo al inda, en este caso se suprimirán dichos nombres en sas que se pasen á los jueces seculares, y aun á los

los reos, reservándose los procesos en archiyue sean las causas de esta naturaleza."

que todo esto no es muy conforme a lo que ordena la conspero no es una fraccion ó violacion de ella. La constitucion habla vo procesos y causas en materias civiles y políticas , nada mas ; pero en este artículo se trata de procesos y causas en materias espirituales y de fe. Estas materias son esencialmente diferentes entre sí, y exigen diferentes medidas con arreglo a la diferencia esencial de sus objetos y de sus fines. En las materias civiles ó políticas, interviene por lo regular un interes personal ó real en denunciar los delitos , y en que se castiguen: interes que muchas veces estimula al delator á denunciarlos, aun con perjuicio propio : por eso en las causas de contrabando quando el delator entra a la parte de los confiscos, no se oculta su nombre en los procesos ; pero este interes no-lo hay en los delitos de fe , que aunque horrendos , su castigo no interesa individualmente a los ciudadanos ; los quales , si por otra parte temen graves perjuicios en la publicidad de su acusacion : -cómo se atreverán á denunciar estos delitos ? Y quantos males no podrán verificarse de omitir estas denuncias en algunos casos , no solo para la religion, sino tambien para el estado ? : : „Mas ya veo una réplica que se me puede hacer.; si estos delitos son perjudiciales y trascendentales aun al bien público y general de la sociedad, quien habrá que no denuncie? ¡Ay, Señor! es menester no conocer el corazon del hombre para pensar que ninguno, como no sea un heroe (que no lo

ni es de esperar que lo sea el comun de la multitud), que ninguno se atreva á arrostrar el mas grande peligro de perder su vida ó sus mas cayos intereses por el bien de otros; especialmente quando no le resulta un interes privado é individual que compense este peligro y le estimule á arrostrarlo.

„Esta es una generosidad , justa sí y digna de un alma noble; pero que no se encuentra ni debe esperarse por lo regular; ni con arreglo á ella deben formarse leyes, sino con arreglo á la pasion ó al modo de obrar comun, general y ordinario de los hombres.

son,

„Pero ya basta', y concluyo aprobando el artículo. V. M. no puede menos de aprobarlo tambien. Declarada ya por el Congreso la incompatibilidad de la Inquisicion con la constitución, no queda mas alternativa que, ó quemar la constitucion, ó abolir la Inquisicion. Por mi parte yo lo juro ante V. M. y á la faz de la nacion ; yo me expatriaria si la Inquisicion se restableciese. Soy y quiero ser católico, apostólico , romano; pero quiero ser li*bre. Deseo cumplir con mis deberes ; pero no quiero ser el juguete de un despota' ni la víctima del fanatismo."

Concluido este discurso , declaró el Congreso, á propuesta del Sr. Llarena, que el artículo primero estaba suficientemente discutido, y que su votacion fuese nominal, como propuso el Sr. Calatrava. Procediéndose á ella, resultó aprobado por noventa y dos votos contra treinta.

SESION DEL DIA 27 DE ENERO DE 1813.

E1

Sr. Martinez (D. José) llamó la atencion del Congreso manifestardo que se perdia la patria si no se adoptaban medidas enérgicas para que todos cumpliesen con su obligacion , siendo infinitas las desobediencias á los decretos de las Córtes, los desórdenes , atentados, infracciones de constitucion &c.; y refiriéndose á que ayer algunos señores diputados salieron del Congreso al momento de irse á votar el artículo primero del proyecto de decreto relativo á los tribunales protectores de la religion, y á que otros manifestaron algun acaloramiento en la votacion, propuso que las medidas enérgicas que debian tomarse comenzasen por los señores diputados, dando una providencia para que nadie saliese al tiempo de la votacion &c. Contestóle el Sr. Presidente que esto ya estaba mandado , y que si su ánimo era que se estableciese alguna pena para los infractores, hiciese proposicion formal, la

que á su tiempo se tomaria en consideracion.

„El Sr. Porcel hizo la siguiente: Desde ayer no existe el tribunal de la Inquisicion. Sin prevenir el juicio del Congreso sobre la aplicacion que hayas de tener sus bienes , propongo desde luego que se tome providencia acerca de la ocupacion y administracion de sus bienes , hasta tanto que se resuelta su destino y aplicacion definitiva, declarando que todo acto de enagenarion posterior al dia de ayer es nula. Pasó esta proposicion a la comision de Hz cienda con urgencia.

„Se leyó el artículo segundo del proyecto de decreto, relativo á los tribunales protectores de la religion , que dice: Todo español tiene accion para acusar del delito de heregía ante el tribunal eclesiástico; en defecto de acusador , y aun quando lo haya, el fiscal eclesiástico hará de acusador.

El Sr. Presidente: „Supuesto que ya está sentada la base de esta discusion con la aprobacion del artículo primero, suplico á los señores diputados que hayan de hablar sobre este segundo, se circunscriban á él sin extraviar la qiiestion.

„El Sr. Ximenez Hoyo: ,,Señor, sobre este artículo tengo que hacer á V. M. una propuesta, que me temo no será admitida; pero sin embargo debo decis lo que me parezca.

,,Supuesto que en el artículo 1.o queda aprobado que el conocimiento en las causas de fe ha de arreglarse á los sagrados cánones y derecho comun, desearia yo que este artículo 2.o se dispusiese tambien en la misma forma , estableciendo el sigilo en quanto á ocultar al reo los nombres del acusador y. de los testigos solamente en aquellos casos que expresa el derecho conónico, á saber: quando el obispo ó el juez eclesiástico conozca que han de seguirse graves perjuicios de su manifestacion.

„Esta medida, que segun nuestras leyes es ordinaria y demasiado comun en las causas de estado , de contrabandos y otras, seria á mi parecer muy conducente en ciertas ocasiones , en las causas y delitos de fe para no retraer á muchas personas en muchos y graves casos de esta acusacion y deposicion que tan interesantes pueden ser al bien general de la religion.

„Así, pues , hago á V. M. la siguiente proposicion formal, para que se añadan á este artículo las dos cláusulas que incluye: „primera, podrá el juez eclesiástico ocultar al reo de heregía los nombres del acusador y testigos quando lo contemple necesario para evitar graves perjuicios con arreglo al derecho canónico: segunda, en este caso se suprimirán dichos nombres en los testimonios de las causas que se pasen á los jueces seculares, y aun á los abogados para la defensa de los reos, reservándose los procesos en archivo separado, fenecidas que sean las causas de esta naturaleza."

Yo bien veo que todo esto no es muy conforme a lo que ordena la constitucion; pero no es una fraccion ó violacion de ella. La constitucion habla de los procesos y causas en materias civiles y políticas , nada mas ; pero en este artículo se trata de procesos y causas en materias espirituales y de fe. Estas materias son esencialmente diferentes entre sí, y exîgen diferentes medidas con arreglo á la diferencia esencial de sus objetos y de sus fines. En las materias civiles ó políticas, interviene por lo regular un interes personal ó real en denunciar los delitos , y en que se castiguen : interes que muchas veces estimula al delator á denunciarlos, aun con perjuicio propio : por eso en las causas de contrabando quando el delator entra a la parte de los confiscos , no se oculta su nombre en los procesos ; pero este interes no-lo hay en los delitos de fe , que aunque horrendos , su castigo no interesa individualmente a los ciudadanos ; los quales , si por otra parte temen graves perjuicios en la publicidad de su acusacion: ¿cómo se atreverán á denunciar estos delitos? ¿Y quantos males no podrán verificarse de omitir estas denuncias en algunos casos , no solo para la religion, sino tambien para el estado?

„Mas ya veo una réplica que se me puede hacer.; si estos delitos son perjudiciales y trascendentales aun al bien público y general de la sociedad, i quien habrá que no denuncie? ¡Ay, Señor! es menester no conocer el corazon del hombre para pensar que ninguno, como no sea un heroe

(que no lo son, ni es de esperar que lo sea el comun de la multitud), que ninguno se atreva á arrostrar el mas grande peligro de perder su vida ó sus mas caros intereses por el bien de otros ; especialmente quando no le resulta un interes privado é individual que compense este peligro y le estimule á arrostrarlo.

„Esta es una generosidad, justa sí y digna de un alma noble; pero que no se encuentra ni debe esperarse por lo regular; ni con arreglo á ella deben formarse leyes, sino con arreglo à la pasion ó al modo de obrar comun, general y ordinario de los hombres.

4

« AnteriorContinuar »