Imágenes de páginas
PDF
EPUB

> 1

los obispos y sus vicarios han guardado hasta ahora , y guardarán en lo sucesivo las leyes del reyno sobre el modo de juzgar á los españoles ; de lo contrario se establecería una lucha continua entre la iglesia y el estado, y estarian en contradiccion las disposiciones eclesiásticas baxo el concepto de civiles con la constitucion de la monarquía. 1 tu!

Así las Córtes se han limitado a decretar, que en adelante no autorizarán los obstáculos que a peticion de los reyes se habian puesto al libre exercicio de la jurisdiccion episcopal. Por lo que mira á lo civil , han dispuesto se apliquen a esta clase de delitos las leyes dadas para el castigo de los demas : con la difrencia que el juez eclesiástico presenta al juez civil el crímen ya justificado, y este declara y aplica las penas correspondientes señaladas por las leyes.

No penseis , pues, ni imagineis de modo alguno, que podrán quedar impunes los delitos de heregia. ¡Por ventura lo fueron hasta el siglo xv? ; Los Recaredos, Alfonsos y Fernandos i no castigaron á los hereges y los exterminaron en España? Pues lo mismo que entonces se executó por la potestad secular , se executará en adelante , hallando los obispos en los juecos seculares todo el respeto y proteccion que prescriben las leyes ; debiendo de ser estos responsables de la lentitud de sus providencias, y de la inobservancia de lo que en el presente decreto se les manda. En esta forma se restituyen las cosas al estado que tuvieron por muchos siglos: es protegida la autoridad episcopal dada por el mismo Jesucristo; y los jueces seculares exercen su poder sosteniendo el juicio de los obispos. Orden conforme a la religion y á la ley constitucional, que lejos de contrariarse, guardan entre sí la mas perfecta armonía.

Con estas disposiciones las Cortes se prometen del zelo, vigilancia y sabiduría de los muy reverendos arzobispos , reverendos obispos, de los venerables cabildos , párrocos y demas eclesiásticos , que el exemplo de sus virtudes, sus sólidas instrucciones, y su santa doctrina serán suficientes para que los españoles, que los aman y respetan, se mantengan siempre en la creencia de la fe católica , y en la práctica de su moral sublime. Mas si á pesar de los medios suaves que recomienda el evangelio, hubiere algun temerario que enseñe la impiedad, ó predique la heregía , se procederá por el tribunal eclesiástico a formar la competente causa, y la autoridad civil castigará con todo el rigor de las leyes á los obstinados que así intenten insultar la religion y trastornar el estado. La potestad secular y la fuerza pública auxiliarán siempre las justas providencias de los jueces eclesiásticos: está , pues, en manos del pueblo fiel y del clero vigilante, que ni de obra, ni de palabra , ni por escrito, sea ofendida impunemente la santa religion que profesamos. Sean legales los medios de proceder, para que en ningun caso se confunda el inocente con el culpado : sepa 'el pueblo que por errores voluntarios , y no por equivocados conceptos, por testigos sin tacha, y no confabulados, son los delinquientes convencidos en juicio por métodos y jueces que los sagrados cánones y las leyes civiles prescriben y señalan; y

y entonces el genio y el talento desplegarán toda su energía , sin temor de ser detenidos en su carrera por la intriga y la calumnia : prosperarán las ciencias, las artes, la agricultura y el comercio por el impulso que les darán los hombres extraordinarios de que es España tan fecunda. Los muy reverendos arzobispos, los reverendos obispos y venerables cabildos', pár

[ocr errors]

(694) Tocos y demas eclesiásticos enseñarán a los fieles la religion católica, apostólica, romana , sin el desconsuelo de ver desfigurada su hermosura por la ignorancia ó supersticion; y por último esperan las Cortes, que guardándose los cánones y las leyes por los respectivos jueces propios de estas causas, florecerá la religion en la monarquía, y acaso esta providencia contribuirá á que algun dia se realice la fraternidad religiosa de todas las naciones. Cádiz 22 de febrero de 1813. = Miguel Antonio de Zumalacarregui, Presidente. = Florencio Castillo, diputado secretario. = Juan Maria Henera, diputado secretario.

[ocr errors]

Es copia.

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »