Historia general de España, Volumen12

Portada
Imprenta de Leonardo Nuñez de Vargas, 1819
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 338 - Lo que sobre todo extra»ñaban era que los hijos pagasen por los delitos de los padres: (»que no se supiese ni manifestase el que acusaba, ni le con» t'routasen con el reo, ni hobiese publicación de testigos; todo » contrario á lo que de antiguo se acostumbraba en los otros »tribunales. Demás desto les parecía cosa nueva que seme»jantes pecados se castigasen con pena de muerte...
Página 238 - La ignorancia se apoderara de los eclesiásticos en España en tanto grado, que muy pocos se hallaban que supiesen latín, dados de ordinario á la gula y deshonestidad , y lo menos mal á las armas. La avaricia se apoderara de la Iglesia, y con sus manos robadoras lo tenia todo estragado.
Página 69 - ... á manera de fiera que agarrochean en la leonera y después la sueltan , no cesaba de hacer riza: qué estragos no hizo con el deseo ardiente que tenia de vengarse?
Página 79 - Esto dijo , y juntamente desabrochado el vestido, sin muestra de temor abajó la cabeza para que se la cortasen, á cinco del mes de julio. Varón verdaderamente grande y por la misma variedad de la fortuna maravilloso. Por espacio de treinta años poco mas ó menos estuvo apoderado de tal manera de la casa real, que ninguna cosa grande ni pequeña se hacia...
Página 337 - España fue el establecimiento que por este tiempo se hizo en Castilla de un nuevo y santo tribunal de jueces severos y graves á propósito de inquirir y castigar la herética pravedad y apoetasía, diversos de los obispos á cuyo cargo y autoridad incumbía antiguamente este oficio.
Página 339 - Fernando: otros, cuyo parecer era mejor y mas acertado, juzgaban que no eran dignos de la vida los que se atrevían á violar la religión , y mudar las ceremonias santísimas de los padres...
Página xxxix - No te canses de granjear la voluntad de tus pueblos, pues en su amor consiste la seguridad del Estado, en el miedo el peligro, y en el odio su ruina cierta. Cuida de los labradores que cultivan la tierra y nos dan el necesario sustento: no permitas que les talen sus siembras y plantíos. En suma, haz de manera que tus pueblos te bendigan, y vivan contentos á la sombra de tu...
Página 339 - ... las leyes que en algunos casos pase á los hijos la pena de sus padres, para que aquel amor de los hijos los haga á todos mas recatados: que con ser secreto el juicio se evitan muchas calumnias, cautelas y fraudes , además de no ser castigados sino los que confiesan su delito, ó manifiestamente están del convencidos...
Página 173 - ... bien será se relate para que los reyes por esto ejemplo aprendan á gobernar primero á sí mismos, y después á sus vasallos, y adviertan cuántas sean las fuerzas de la muchedumbre alterada, y que el resplandor del nombre real y su grandeza mas consiste en el...
Página 339 - Demás desto les parecía cosa nueva que seme»jantes pecados se castigasen con pena de muerte, y lo más »grave, que por aquellas pesquisas secretas les quitaban la »libertad de oir y hablar entre sí, por tener en las ciudades, » pueblos y aldeas personas á propósito para dar aviso de lo » que pasaba : cosa que algunos tenían en figura de una ser»vidumbre gravísima y á par de muerte.

Información bibliográfica