Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][merged small][ocr errors]

que

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

cia, pues

LEY L.

bierno de algunas cansas, y las dejen d las audien

cias sabordinadas. D. Felipe II en Madrid á 6 de febrero de 1571

Mandamos a los vireyes de Lima y Mejico, Que las audiencias subordinadas guarden lo que los vireyes provey eren en negocios de gobierno, guer

que en los casos que son de residencias, y de

enviar los casados a hacer vida con sus mugera y hacienda. Las reales audiencias subordinadas á los vi

res, y sobre los bienes de difuntos, y otras co

sas de esta calidad, dejen conocer y determinar reyes de Lima y Mejico, guarden, y hagan á las audiencias que conforme a nuestras ordeguardar y cnmplir las cédulas o despachos que

nes les estàn subordinadas , y con pretesto o cocomo vireyes de sus distritos les enviaren en materias de gobierno, guerra y administracion

lor de gobierno superior no les impidan su co. de nuestra real hacienda , sin remision alguna.

nocimiento, y à vuestras audiencias reales envien relación a los vireyes de lo que

determi: LEY LI.

naren en las residencias, para que sepan como

hau usado los jueces sus oficios.
D. Felipe II en capitulo de curta de 26 de mayo
de 1573. D. Felipe IV en esta Recopilacion.

LEY LIV.
Que los presidentes y audiencias subordinadas guar.
den las ordenes de los vireyes en los casos que se

D, Felipe III en Valladolid á 22 de diciembre de declara.

1605. Véase la ley 18, tit. 1.o, lib. 7. Nuestros presidentes y audiencias subordi. Que el virer de Nueva España remita a la audiencia nados á los vireyes de Lima y Méjico guarden

de la Galicia los nombramientos de comisarios. las órdenes, que los vireyes les enviaren , en lo

Porque se han seguido muy grandes daños que toca al patronazgo y gobierno general, y lo demas expresado en las leyes de este libro; Nueva-España, y la audiencia de ella, jueces

de haber nombrado y enviado los vireyes de la pero en las cosas que no fueren de mucha im

contra los oficiales reales de las provincias de la portancia gobiernen los presidentes, los cuales

Galicia y la Vizcaya: Encargamos y mandamos hagan y egecuten todo lo que està ordenado

á los dichos vireyes, y á las personas à cuyo car. para la buena gobernacion de sus distritos.

go fuere el gobierno que escusen, y hagan esLEY LIL.

cusar por todas vias y formas enviarlos; y que D. Felipe II en Madrid á 1.° de diciembre de 1568. en las ocasiones que se ofreciere el nombray á 18 de mayo, y 11 de junio de 1572. Y en San Lu miento de ellos, le remitan a la dicha audienrenzo á 29 de junio de 1588. D. Felipe IV en Madrid

estando tan cerca , y teniendo la ma. á 18 de julio de 1624.

teria presente, podrá proveerlos con mas cono. Que la audiencia de Guadalajara cumpla las órde ciiniento de personas y causas, y con menos nes del virey de Nueva España. y los gobernadorres de Yucatan y la Vizcaya y los oficiales reules

costa y gasto de nuestra real hacienda.
hagan lo mismo.

LEY LV.
Los presidente y oidores de la audiencia real

D. Felipe Ill en Ventosilla á 4 de noviembre de 1606.
que reside en la ciudad de Guadalajara de la Véase la ley 24, tit. 3, lib. 5, y la 5, tit. 18, lib. 6.
Nueva Galicia, obedezcan en todo al virey que
es ó fuere de la Nueva. España, y tengan con

Que la uudiencia de Filipinas se abstenga de lo to

cante al Parian de los Sangleres, y esté su gobierella buena correspondencia que se debe a quien

no ci cargo de solo el gobernador.
representa nuestra real persona , cumpliendo y
haciendo cumplir todo lo que

de nuestra parte

Porque los oidores de la real audiencia de ordeoare en el distrito de la dicha audiencia,

Manila, con pretexto de una cédula nuestra de en lo que tocare à gobierno, guerra y hacien.

diez y ocho de diciembre de mil seiscientos y da conforme a las órdenes que sobre esto están

tres, se entrometen en cosas tocantes al Parian dadas, y le dén el favor y ayuda que les pidie

. de los chinos sangleyes , y en dar ordenes y re, y hubiere menester para egecutarlas, y ha

cencias para que residan en las Islas Filipinas, cer lo demas que le està encargado y fuere ne

y el conocimiento y disposicion en estas matecesario, que asi es nuestra voluntad, y que lo

rias debe tocar á nuestro gubernador y capitan mismo hagan y cumplan los gobernadores de general á cuyo cargo está la defensa de aquella las provincias de Yucatan, y Nueva Vizcaya. tierra: Mandamos que solo esté á cargo y cui.

dado de nuestros gobernadores y capitanes geD. Felipe III en Onrubia á 23 de mayo de 1608. nerales lo que toca al Parian de los sangleyes, y

Otrosi mandamos á los oficiales reales de la que nuestra audiencia real se abstenga de tratar Nueva Galicia, que cumplan precisamente las ni conocer de ninguna cosa tocante á esta malibranzas que los vireyes dieren sobre nuestras teria, si no fuere en caso que el gobernador y reales cajas, que están a su cargo, y las orde capitan general les cometiere algo de lo que le Des que les dieren en casos particulares de guer. toca : y, porque entre todos haya la buena cor. ra, y en éstos, y los demas que se ofrecieren, respondencia que conviene, y se gobierne el los obedezcan y respeten, que asi es nuestra

Parian con mas acuerdo y satisfaccion, los voluntad.

bernadores y capitanes generales tendrán mu

cho cuidado de comunicarlas con la real audienLEY LIII. cia siempre que les pareciere conveniente.

. D. Felipe Il en Madrid á 18 de enero de 1576. Que los vireyes no conozcun con preleslo de go

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

go

[ocr errors]

en

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small]

do, que

por

[ocr errors]

LEY LVI.

Nueva-España tengan prevenidos nombramien

tos en personas que residen en las Islas FilipiD. Felipe IV en Balsain á 24 de octubre de 1655. Y nas, para que en casu de vacante de presidenen esta Recopilacion.

te , gobernador y capitan general de ellas Que da facultad de encomendar indios á las audien tren á egercer estos cargos, entretanto quellecius en vacante de vireyes ó presidentes. ga

Ja

persona que ha de gobernar en interin, o Declaramos que las audiencias en que pre

en propiedad, segun lo resuelto por Nos: Orde

nanios sidiere virey o gobernador, que tenga facultad у

mandamos

que en caso de faltar el gopara encomendar iodios (sucediendo el caso de bernador y capitav general de aquellas Islas

por quedar por vacante el gobierno en las dichas au

las dichas au- fallecimieuto ú otro cualquier accidente, gobierdiencias) puedan usar de esta facultad, y pro

ne lo politico de ellas puestra real audiencia, veer las encomiendas que estuvieren vacas o va.

que

reside en la ciudad de Manila : y lo militar Caren en sus distritos, como lo pudieran hacer el oidor mas antiguo, el cual en los casos de los vireyes y presidentes gobernadores, y lo guerra que se ofrecieren para la defensa y conmismo se guarde en nuestra real audiencia de servacion de las dichas Islas, y en las prevencioFilipinas, cuando no hubiere presidente en pro

nes y demas cosas que para este intento convi. piedad nombrado por Nos; y en caso que por niere disponer, toine parecer de los cabos de falta de virey gobernaren las reales audiencias guerra que alli hubiere, y que se comunique de Lima ó Méjico, y en la misına ocasion vaca

con ellos para la mejor direccion de las materen las presidencias de las audiencias que les son

rias. Y mandamos al virey de la Nueva-España subordinadas, encomienden los indios las dichas que no use de la facultad

que

hasta ahora ha te nuestras audiencias de Lima y Méjico, hasta nido por cédula nuestra de trece de setiembre

de mil y seiscientus y ocho, y las demas que se que llegue a jurar en la audiencia subordinada el presidente que por Nos tuere proveido.

le dao para tener nombradas personas por me

dio de las vias que hasta ahora se ban practicaLEY LVII.

Nos esta nuestra ley las revocamos D. Felipe II en Toledo á 25 de mayo de 1596 Orde- y darnos por ningunas, quedando en su fuerza nanza 43 de audiencias. D. Felipe IV en Madrid á 8 y vigor el poder euviar persona que sirva en inde abril de 1629. Y en esta Recopilacion. Véase la terir. los dichos

cargos.

Y
porque conviene

que
ley 10, tit. 2 lib. 3.

la audiencia de Manila disponga en esta confor. Que faltando virey o presidente gobiernen las au midad la egecucion de lo contenido en esta diencias , y el oidor mas antiguo substituya'el cargo nuestra ley: Ordenamos á la dicha audiencia, de presidente, y se guarde lo mismo siendo capitan que si llegare el caso de fallecer el presidente, general.

mantenga aquella república en toda paz, quieMandamos

que

faltando el virey o presiden- tud y buen gobierno, haciendo justicia a las te, de suerte que no pueda gobernar, sucedan partes; y al oidor mas antiguo, que durante la en el gobierno nuestras reales audiencias, y re vacante del presidente este con muy particusida en ellas, como lo podia hacer el virey, ó lar cuidado y vigilancia en todo lo que tocare a presidente cuando servian estos cargos: y el oi. To inilitar, procurando tener los presidios bieu dor mas antiguo sea presidente, y el solo haga guarnecidos, y con las defensas que hubieren y provea todas las cosas propias y anejas al pre menester para su conservacion, y los solilados sidente; y si fuere capitan general, asimisino bieu disciplinados para la ocasion que se ofre:

.
use este cargo el oidor mas antiguo, hasta que ciere.
por
Nos se provea

de sucesor ,
o le envie quien

LEY LIX. conforme a nuestras órdenes tuviere facultad

D. Felipe III en S. Lorenzo á 5 de setieinbre de 1620. para ello, si por las leyes de este libro no se dispusiere en algunas audiencias lo contrario ó Que cuando alguna audiencia gobernare en vacante, diferente. (19)

los oidores por meses vuyan haciendo relacion de lo

que se proverere de gobierno y se envie al consejo. LEY LVIU.

Cuando alguna de nuestras audiencias tu. D. Felipe IV en Madrid á 2 de abril de 1664. Y en viere el gobierno, hagan los oidores de ella una esta Recopilacion.

memoria

у relacion por meses continuadamen. Que en vacante de presidente de la audiencia de te, de todo lo que fueren proveyendo y se ofreManila , gobierne la audiencia lo politico, y lo mi ciere en materias de gobierno público, excepto litar el oidor mus antiguo.

D.

1

en las causas civiles, y nos la envien en las oca. Por cuanto se nos han representado los in siones de llotas ó avisos, para que se vea como convenientes que resultan deque los vireyes de la cumplen lo que está mandado, y deben hacer

en nuestro servicio. (19) En real orden de 4 de febrero de 1773 se

LEY LX. declara ser en dicho caso esclusiva del decano la jurisdiccion en lo respectivo á la subdelegacion de D. Felipe III en S. Lorenzo á 5 de setiembre de 1620.

Que las andiencias, particularmente en vacante de Téngase presente la regla que para los casos de

vireyes y presidentes , procedan con amor y temvacante y enfermedades de V. y P. dá la cédula de

planza, sin faltar a la severidad de la justicia, y en 2 de agosto de 1789, y tambien que por el art. 61 de

especial en delitos, desordenes, derecho de partes, Ja Instruccion de Regentes se han refundido en estos las facultades de los decanos; y faltando los regentes

y ejemplo publico, y miren mucho por la réal Ha

cienda. vuelveu las facultades a los decanos, seguo y en la forma que se conceden a los rcgeutes.

Ordenamos y mandamos á las audiencias

correos.

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors]

reales, y especialmente en vacantes de vireyes en ellas en los casos que en virtud de nuestras
y presidentes, que en materias de gobierno cédulas, ó en otros cualesquier se hubieren de
procedan con el amor y templauza que convie hacer, y que asi se debe observar conforme a
ne para su buena egecucion, sin faltar en nada lo que se practica en nuestros consejos y audien.
à la severidad y cumplimiento en las de justi cias de estos reinos de Castilla.
cia,
porque se consiga, mayormente en delitos

LEY LXIII.
у desórdenes, y cosas que tocao á derecho de
partes y egemplo público, y estén muy adver D. Felipe IV en Madrid á postrero de setiembre
tidos de mirar por el buen gobierno, conser-

de 1634. vacion y aumento de nuestra real bacienda,

Que al presidente toca el nombramiento de los que escusando inteligencias con terceras personas, y han de suplir por falta de oidores. cualesquier causas, aunque sean muy remotas, El nombramiento de el juez que por falta ó de que reciba daño, gasto, ni perjuicio.

impedimento de oidores hubiere de suplis su LEY LXI.

ausencia para la determinacion de los negocios,

con el oidor que quedare en la audiencia, toca D. Felipe Il en Madrid á 17 de enero de 1593.

al presidente de ella, y asi le ha de hacer en las Que en ver pleitos y dividir salas se guarde lo que ocasiones que se ofrecieren, sin embargo de ordenaren los vireyes é presidentes, aunque no cualquier ordenavza. (21) asistan , como sea antes de entrar los oidores,

LEY LXJW. Cua udo acaeciere que el virey o presidente, por algun justo iin pedimento, dejare de ir a la D. Felipe IV en San Lorenzo á postrero de octubre audiencia, y se quedare en su aposento, la au

de 1637. diencia guarde en el ver los pleitos, y dividirse que el oidor mas antiguo de una sala pueda ordenar los oidores por salas, lo

que cese la del menos nas antiguo, como se de-
que
el virey o presiden.

clara,
te ordenare, como sea antes de la bora; porque
despues de asentados los oidores, es nuestra vo-

Háse dudado si estando divididas las salas luptad

que
lo

de la audiencia, el oidor inas antiguo puede provea y

ordene el oidor mas an-, tiguo, y que asistiendo el virey o presidente, ordenar que cese la otra sala de lo que está vien . . se guarde la ordenanza, lo cual se ha de enten do, ó sacar los jueces de ella, y llevar à la

suya der donde hubiere costumbre de que el virey

á todos ó á algunos, pues á cada uno toca preo presidente divida las salas ; y donde no la hu sidir y gobernar su sala conforme a las antigüebiere, y fueren las salas fijas, los jueces de cada

dades: Es vuestra voluntad que el mas antiguo una de ellas librarán y despacharán los pleitos de los dos oidores que presidieren en las salas, que les tocaren. (20)

faltando el virey, disponga lo que en esto se

hubiere de hacer, como juzgare que lo pide la LEY LXII. ocasion, breve y buen despacho de los

negoD. Felipe III en Madrid á 28 de marzo de 1620.

cios, y el menos antiguo no lo contradiga; y si Que toca a los vireyes de Lima y Méjico y presin algun inconveniente o malicia , de cuenta al

entendiere, que en lo que se hace puede haber dentes de las audiencias nombrar jueces para las

virey para que ordene lo

que convenga. Declaramos que a los vireyes y presidentes

LEY LXV. de nuestras reales audiencias, como sus cabe

D. Felipe II en el Rosque de Segovia á 7 de agosto zas, toca el nombramiento de los

que
han de

de 1566.
ser jueces de las causas y pleitos que se tratan

Que las audiencias guarden secreto y hagan justicia

á las partes. (20) Por real cédula de 5 de octubre de 1765 se Nuestras reales audiencias guarden el sedeclaró que los vireyes del Perú no deben juutar las

creto y recato

que
conviene lo

que por

Nos salas para que se vcan los negocios que estuvieren

se les escribiere, y en todo lo demas en que se pendientes en la una, ni mudar sus respectivos ini

debe tener , haciendo justicia á las partes. (22) nistros, no obstante la contraria práctica introducida en algunos casos: que los litigantes recusen al que

LEY LXVI. . tuvieren por sospechoso : y que el virey del Perú no puede seguir el estilo del de Méjico, ni el de los pre El emperador D. Carlos y el príncipe gobernador en sidentes de los tribunales superiores, que nombran Valladolid á 24 de abril de 1545, cap. 4. diariamente ministros, y que reparten a su arbitrio las salas por no haberlas tijas como las hay en esta

Que el conocimiento de los pleitos y causas sea cono de Lima.

forme á derecho, y los delitos no queden sin casPero sin embargo de esta ley y esta cédula, parece

tigo. que la cosa está hoy alterada por el artículo 10 de la Mandamos á las audiencias que en el conoInstruccion de Regentes, a quienes les es ya permi- cimiento de los negocios y pleitos civiles tido mudar los ministros de una sala á otra.

у

criY por la cédula de 17 de julio de 1802, en que se

minales guarden las leyes de estos nuestros rei. ha permitido a los vireyes juutar las salas cuando lo nos de Castilla en los casos que por las de este lengan por conveniente, instruidos de la gravedad y naturaleza de la causa.

(21) Sobre el nombramiento que se espresa en Por el artículo 17 de la Instruccion de Regentes esta ley véase la nota de la ley 1.", tit. 2, lib. 3, y la se permite á estos tambien el formar sala estraordi cédula de 6 de marzo de 783, en que se manda obnaria de justicia civil ó criminal siempre que haya servar esta ley con sola la calidad de tomar ivformes necesidad para ello, y tambien acuerdo de justicia de los regentes. dando previamente noticia al virey ó presidente. (22) Véase la ley 14, tit. 3 de este libro. TOMO I.

56

[ocr errors][ocr errors]

Calistis.

[merged small][ocr errors]

en

[ocr errors][ocr errors]
[ocr errors]
[merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

libro no hubiéremos dado especial determina

LEY LXX. cion, y provean de forma que los delitos no queden siv castigo, dentro y fuera de las cinco

D. Felipe II en Córdoba :i 19 de inarzo de 1570. Véa.

se la ley 21, lit 3, lib. 5. leguas. (13)

Que las audiencias no impidin la primera instancia
LEY LXVI.

a las justicius ordinarias, ni den ocusion de queja di

los interesados. D. Felipe Il en el Escorial á 4 de julio de 1570.

Los presidentes y oidores no impidan la juQue las audiencias de Lima y Méjico en primera

risdiccion a las justicias ordinarias de sus distriinstancia no conozcan de cansas civiles ni crimi. nales.

tos, y las dejen conocer de las causas y cosas que

conforine á las leyes de estos nuestros reinos de Los oidores de Lima y Méjico no se entrometan á conocer de causas civiles, ni crimina- dinarios en primera instancia , vi sobre ello se

Castilla, y sus ordenanzas tucan a los jueces orles entre españoles, indios, ni otras personas en

de causa á los vecinos de venirsc à quejar ante primera instancia, si no fuere en los casos que

Nos. conforine á las leyes de estos nuestros reinos de Castilla, Jo puedan y deban liacer.

LEY LXXI.
LEY LXVIII.

El emperador D. Carlos y el cardenal gobernador en

Talavera á 11 de enero de 1541. Véase la ley 20, El emperador D. Carlos y la emperatriz gobernado

tit. 3, lib. 5. ra en Madrid á 27 de oclubre de 1535 En Vallado

Que los alcaldes , regidores y escribano no sean lid á 3 de febrero de 2537. En la ley 12 de 1512. Don

truidos a las audiencias en primera instancia.
Felipe II en la ordenanc:a 21 de auiliencias de 1563.
En el Bosque de Segovia i 17 de agosto de 1565, or Mandamos que en primera instancia no sean
denanza 2 y 3 de audiencias. Y en Toledo á 25 de

traidos á vinguna de las audiencias reales , los
mayo
de 1596, ordenanza 28.

alcaldes, regidores, alguaciles ni escribanos que Que donde no hubiere alcaldes del crimen conozcan

hubiere en los pueblos de sus distritos , si los oidores de lus causas civiles y criminales.

fuere en causas criminales o en otras de mucha Mandainos que en nuestras chancillerías calidad, que convengan traerse á la tal audien. reales donde no hubiere alcaldes del crimen, cia; porque en las otras causas es nuestra volunlos oidores conozcan de todas las causas civiles tad

que

el pueblo donde acaecieren el un aly criminales que á la chancilleria vinieren en calde conozca de lo

que al otro tocare ; y si togrado de apelacion de los guvernadores , alcal care al alguacil inayor ó escribano del pueblo, des mayores, y otras justicias do las provincias ambos los dos alcaldes conozcan de ello, y de y distritos de su jurisdicion, y las deterıninen ellos ó del un alcalde venga por apelacion à la eu vista y grado de revista, y puedan cu pri.

eu pri- audiencia real del distrito. (14) mera instancia conocer de las causas crimina

LEY LXXII. les que sucediereu en la ciudad , villa , ó villas

El emperador D. Carlos y el principe gobernador en donde residieren, wu cinco leguas en contor

Madrid á 18 de diciembre de 1552. D. Felipe IỊ ea no, segun, y como pueden conocer los alcaldes

Madrid á 1.° de diciembre de 1572. de las audiencias de Valladolid y Granada; y las

Que las audiencias no hagin mas casos de corte de
sentencias asi se dieren , sean eyecutadas y
que

los
que

el derecho y ordenanzas disponen.
llevadas á debido efecto, y no haya mas grado
de apelacion, ni suplicacion , ni otro remedio, hagan ni admitan mas casos de corte en los nego-

F

Mandamos que nuestras reales audiencias no ni recurso alguno:

cios y pleitos que se ofrecieren, de los que por LEY LXIX.

leyes de estos reinos de Castilla y ordenanzas

se dispone y ordena. D. Felipe IV en Madrid á 20 de abril de 1639. Véase la ley 8, tit. 12, y la ley 4, til. 15, lb. 5.

LEY LXXIII. Que las audiencias no conozcan de las resii'encias de

D. Felipe III en Balsain á 28 de octubre de 1598. gobiernadores, corregidores, ni alcaldes mayoves proveidus

Que los pleitos que se comenzuren por caso de corpor el rey , ni de otros ministros espre'sados.

te, se vean en revista como los demas, aunque no se Ordenamos y mandamus á las audiencias

halle el oidor mas antiguo. de las Indias que no se entrometan ni embara

Los pleitos que por caso de corte se comen. cen en el conocimiento y determinacion de las

zaren en nuestras audiencias reales, se vean y deresidencias que se tomaren á los gobernadores, terminen en revista en la misma forma que se corregidores, alcaldes mayores oi otcas justi

veu y despachan los demas sin alguna diferencias , ministros nuestros de las Indias que por

cia , y no sea necesario que el oidor mas anti. Nos fueren proveidos , ni á los que por ellos

guo se halle presente, ni haga para esto ausensirvieren en iuterin, ni á los que coinprendieren cia de su sala. y espresaren las ordenes y comisiones que por Nos fueren despachadas , porque esto solo toca

LEY LXXIV.
à los de nuestro consejo de ludias, con aperci D. Felipe II en Madrid á 29 de mayo de 1594.
vimiento que demas de

que
serán multados por

Que para retener pleitos las audiencias precedan esta causa en las cantidades que pareciere justo,

las calidades que contiene. se pasara á mayores penas y demostraciones con

Nuestras audiencias no retengan pleitos tra los que faltaren á lo contenido en esta ley.

(24) Si no hubiere gobernador, ley 20. lit. 3, lie

| (25) Véase la ley 40, tit. 4 de este libro.

bru 5.

Lot DE

Pen

$

1

[ocr errors]

postransgresores

[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small]

cap. 11.

[ocr errors][merged small]

pendientes ante los jueces inferiores cuando se para que se ejecuten las penas en que incurrieren
llevareu en grado de apelacion sobre articulos
dependientes de la causa principal si no fuere a

LEY LXXX.
pedimento de parte, y habiendo auto de re-
tencion con conocimiento de causa ; y no con-

D. Felipe II en el Pardo á 9 de noviembre de 1595.

D. Felipe III en Valladolid á 20 de mayo de 1605.
curriendo estas calidades, los remitan a los jue-
ces inferiores de donde emanaren,

Que cada semana se señale un dia para pleitos de

bienes de difuntos.
LEY LXXV.

Nuestras audiencias señalen dia particular
D. Felipe Il en Madrid á 20 de junio de 1567. para la vista y determinacion de las causas de

bienes de difuntos , y lo dispongan y ordenen
Que en cada sala haya una tabla de pleilos de cali-
dud, y otra de remitidos.

como mas se facilite su cobranza, bueno y

breve despacho.
En cada sala de audiencia haya una tabla de
pleitos de calidad, y otra de los reinitidos para

LEY LXXXI.
que se vean por su antigüedad.

El emperador D. Carlos y la reina de Bohemia go-
LEY LXXVI.

bernadora en Valladolid a 7 de marzo de 1551. Don

Felipe II en la ordenanza 77 de audiencias de 1563.
D. Felipe II en Madrid á 18 de octubre de 1561.

Que dos dias cada semunu, y los sábados no habien-
Que se vean primero los pleitos que hubiere de ha-

do pleitos de pobres se veun los de indios.
cicnda real.
Habiendo pleitos de nuestra real hacienda,

Dos dias en la semana y los sábados, no ha

bienilo pleitos de pobres , se vean pleitos de in:
se vean y determinen primero que todos los de

dios con indios, é indios con españoles.
was, y los fiscales tengan cuidado de solicitar-
lo , y darnos aviso de lo que en esto se biciere.

LEY LXXXII.
LEY LXXVII.

El emperador D. Carlos en las ordenanzas de audien.

cias de 1530.
D. Felipe III en San Lorenzo á 24 de abril de 1618.

Que se vean los pleitos por la antigüedad de su con-
clusion, y los de pobres sean preferidos

..
Que los vireyes y presidentes hagan ver los pleitos
fiscales, y procuren el aumento del patrimonio real

En cuanto a los demas pleitos se vean y de-
Los vireyes, presidentes y audiencias ten-

lerminen primero los que antes estuvieren con.

clusos, babiendo quien lo pida , y póngase
gau muy particular y continuo cuidado

que
los

el dia de la conclusion al fin del proceso, de le-
pleitos fiscales, y donde interviniere hacienda
nuestra se sentencieo , fenezcan y acaben , sin

tra del escribano ante quien pasare : y esta for-
permitir ui dar lugar á dilaciones, procurando al presidente y oidores pareciere que alguno

ina se guarde en las causas criminales, salvo si
que en todo lo que fuere justo y licito se bene-
ticie

sea vea primero , y todos tengan especial cui-
у acreciente nuestro real patriinouio,

dado de preferir los pleitos de los pobres á los LEY LXXVIII.

demas: D. Felipe IV en Madrid á 4 de junio de 1627.

LEY LXXXIII. ue donde hubiere tribunal de Cuentas se señale diu

El emperador D. Carlos en la ley 20 de 1542. La fijo cada semana para los pleitus de ellos.

reina de Bohemia gobernadora en Valladolid á 11 de Los vireyes del Perú y Nueva-España, y el marzo de 1550. D. Felipe II en la ordenanza 10 de

audiencias de 1563. Y en Madrid á 3 de julio de 1571. presidente goberuador del Nuevo Reino de Gra

Y en la ordenanza 79 de audiencias en Toledo á 25 nada señalen uia fijo, el que les pareciere, cada de

mayo de 1596. Véase la ley 10, tit. 10, lib. 5. semana

par.. que eu las audiencias donde pre siden se vean y delirmiuen los pletos y causas

Que las audiencias tengan cuidado del buen trata

miento de los indios , y brevedad de sus pleitos.
pertenecientes á cuentas , procedidos de parti-
das acrecentadas en los cargos, bajadas y testa

Porque una de las cosas mas principales en
das en las datas de ellas ó en otra fornia, y en

que nuestras audiencias de las Indias han de su vista no haya dilacion. Y manda unos á los fis.

servirnos, es tener muy especial cuidado del cales, que pues les tuca la solicitud de los dichos

buen tratamiento de los indios y su conservapleitos de nuestra real bacienda, acudan con to

cion : Mandamos que se informen siempre de do cuidado à ella para que se ejecute lo referido los escesos y malos tratamientos que les son ó LEY LXXIX.

fueren hechos por los gobernadores o personas

particulares, y como han guardado las leyes, D. Felipe II en el Pardo á 9 de noviembre de 1595. ordenanzas o instrucciones que les han sido daY en Toledo a 21 de marzo de 1596. D. Felipe III en

das , y para el buen tratamiento de ellos estan Madrid á 12 de diciembre de 1619. Véase la ley 15,

fechas, y en lo que se hubiere cscedido y escetit. 12, lib. 5.

diere tengan cuidado de lo remediar, castiganQue cada semana se señale un dia para ver causas dos los culpados por todo rigor conforme a justide ordenunzas, y se ejecuten las penas.

cia, , y no den lugar que en los pleitos entre inMandamos á nuestras reales audiencias que dios ó con ellos se hagan procesos ordinarios, ni señalen un dia de cada semana en que se vean y haya dilaciones, como suele acontecer, por la determineu causas de ordenanzas y provean, malicia de algunos abogados y procuradores, si.

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors][merged small]
[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors]
« AnteriorContinuar »