Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small]

Que las audiencias guarden las ejecutorias de hidul

LEY CXXII. ...
guias , pero no conozcán de ellas.

D. Felipe III en San Lorenzo á 15 de noviembre
Nuestras audiencias de las Indias guarden de 1614. D. Felipe IV en Madrid á 20 de julio de

1626.
las ejecutorias de hidalguías a los que las tuvie.
ren, y asimismo los privilegios de exencion ; y Que cuando las audiencias remitieren algunos plei-
en cuanto al oir y determinar las causas de hi tos al consejo vengan por traslado ii la letra auto-

rizado.
dalguia, no conozcan de ello, y lo reinitan á
las audiencias de estos reinos de Castilla, donde

Cuando las audiencias de las Indias en los
se debiere conocer. (30)

casos que lo deben y pueden hacer, remitieren

pleitos al consejo, sea por traslado á la letra, LEY CXX.

autorizado en pública forma, no diminuto en D. Felipe IV en Madrid á 28 de marzo de 1625. relacion, ni falto de lo sustancial, y vengan de

modo Quc los vireyes , audiencias y gobernadores no pue

que se pueda por ellos conocer la verdad dan dar legitimaciones, y las que se pidieren se re

y deterininar la causa ; y en los de segunda sumitan al consejo.

plicacion se guarde el estilo. Los vireyes, audiencias y gobernadores de

LEY CXXIII.

.
nuestras Indias no den ni concedan legitima. El emperador D. Carlos en Malinas á 20 de octubre
ciones a las personas que no fueren habidas y de 1545. El mismo y el príncipe en su noinbre en
nacidas de legítimo matrimonio, por ser rega-

Valladolid á 1.° de setiembre de 1518. D. Felipe II
lia que solo toca y pertenece a nuestra real per-

en Madrid á 28 de octubre de 1568. Y en Aranjuez

á 6 de marzo de 1596. D. Felipe III en Ventosilla á sona ; y si algunos las pretendieren, acudan á

26 de mayo de 1608. Y en San Martin de Rubiales á nuestro consejo de Iudias, donde se proveera lo

17 de abril de 1610. Véase la ley 28, tit. 17 de este
que pareciere conveniente: cori a percibimiento

libro.
que si en contravencion de lo en esta ley con Que en pleitos sobre indios se proceda en las au-
tenido , concedieren legitiinaciones: demas de diencias conforme a la ley de Malinas, y remitan
que desde luego las damos por ningunas y de al consejo citadas las partes, y bien sustanciados, y
ningun valor y efecto, y hacemos inbabiles é lo mismo se guarde en toilos los demas.
incapaces de ellas a las personas a quien las con Mandamos que si alguno pretendiere tener
cedieren, mapılaremos se proceda contra los

que

derecho á indios que otro posea, parezca en las hubieren dado, y se les harà cargo en sus

nuestra real audiencia, en cuyo distrito esturesidencias y visitas.

vieren los indios, y ponga alli su deinanda ; y LEY CXXI.

el presidente y oidores hagan dar traşlado à la

parte contra quien se diere, y manden que den D. Felipe II en Aranjuez á 6 de marzo de 1596. Don iro de tres meses de cada una la informacion de Felipe IV en Madrid á 20 de julio de 1626.

testigos que tuviere, hasta doce testigos, y no Que lus audiencias no remitan pleitos al consejo, mas, y presenten sus titulos ; y, asi dada, y cuya determinacion le's tocare.

cumplidos los tres meses, el presidente y oido'. Nuestras audiencias realesi sentencien en res envien ante Nos a nuestro consejo de las Invista y revista todos los pleitos de sus distritos dias el pleito cerrado y sellado, sin otra conque en ellas se comenzaren y siguieren, y no clusion ni publicacion alguna, citadas las partes los remitan al nuestro consejo ; y si las partes para todas instancias y sentencias, hasta la de se sintieren agraviadas, se podran presentar an revista y tasacion de costas, con señalamiento te Nos en grado de segunda suplicacion, con de estrados; y los susodichos y los demas minisforme està dispuesto por las leyes de este libro, tros y oficiales tengan muy especial cuidado de y seguir su justicia como les convenga.

que procesos que remitieren para sentenciar,

y los que hubieren de venir en grado de segun. (30) Véase lo notado á la ley 6, tit, 6, lib. 4. da suplicacion, y otros cualesquier pleitos y neAun á los eclesiásticos

quc

han conseguido habis gocios al consejo, no vengan faltos de estas cir-
litacion para todo beneficio se manda que se les dé eunstancias y solemnidades, y todas las demas
pase á la bula de dispensa con la limitacion

que
la real cédula de 22 de febrero de 1769, esto es, que

que se requieren , conforme á derecho.
no obtengan en su virtud diguidades, canongias, pre-

LEY CXXIV.
bendas, curatos y otros beneficios que pertenezcan
al real patronato, quedando al arbitrio de S. M. qui-

El emperador D. Carlos y el principe en Valladolid
tar cuando le parezca la restriccion.

á 10 de mayo de 1554, D. Felipe Jl en la ordenanla
Parece que será raro ó ninguno el caso en que

za 74 de audiencias de 1565.
habrá que ocurrir por legitimaciones al Consejo des Que las audiencias puedan prorogar el termino de
pues del real decreto que inseria la cédula de 19 de

la ley de Malinas , como por esta se declara.
febrero de 1791 eu que S. M. ha declarado, que los,
expósitos ó los que :10 lo hayan sido, no teniendo pa Porque las provincias de las Indias y distri.
dres conocidos se tengan por legitimados por la real tos de nuestras reales audiencias son muy dila-
autoridad, y por legitimos para todos los efectos ci-

tados, y las partes que litigan sobre encomien.
viles, generaliente y sin escepcion, aun de los ca-
sos en que las leyes lo hacen y escluyen á los legiti- das, conforine á la ley antecedente, no pueden
mados:
que deben ser reputados por hombres buenos

traer sus probanzas, ni presentarlas, ni otras
del cstado llano; admitidos en todos los colegios y escrituras que hacen á su justicia : Mandamos
comunidades que no exijau espresamente legitimidad que cuando el pleito fuere de la calidad suso ,
de verdaderos y conocidos matrimonios: y que no se dicha, puedan los oidores de nuestras reales au,
les imponga la pena de azotes, vergüenza ni horca.
Véase lo demas que sobre huérfanos se nota en la

diencias señalar a las partes el térınino que les
ley 17, tit. 3, lil). 1.'

pareciere para hacer sus probanzas con que no TOMO I,

58

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][ocr errors][merged small]

los

trae

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

pase
de seis meses, ni sea menos de noventa

LEY CXXVIII. dias.

D. Felipe II en Montemayor á 20. de febrero de 1583.
LEY CXXV.

Que lo resuelto sobre la ley de la sucesion entre el .
El.cmperador D. Carlos y el cardenal gobernador en tio el sobrino , no altere la ley de Malinas.
Valladolid á 4 de agosto de 1540. D. Felipe Il en la Habiéndose resuelto por Nos que el nieto
dicha ordenanz'a 74. En Monżou a 11 de octubre
de 1573.

debe preferir al tio en las sucesiones de las en.

coiniendas, y mandado que asi lo guarden y Qire las audiencias conozcan de despojos de indios, cumplan nuestras reales audiencias, se introdu. y despues se proceda conforme a la ley de Malinas.

jeron con esta ocasion à conocer de pleitos de Declaramos que si despues de la disposicion encoiniendas. Y porque nuestra voluntad es que de la ley de Malinas se hubiere hecho algun des

por

las pojo de indios por cualquiera persona que sea ,

leyes de este titulo: Declaramos que siempre aunque pretenda tener titulo de ellos, y haya fue nuestra intencion y voluntad no derogar ni pasado á hacerle por su propia autoridad, usando alterar lo proveido por la ley de Malinas, y de de fuerza ó violencia contra otro que los posea, jarla en su fuerza y vigor. nuestras reales audiencias, quitando en tal caso

LEY CXXIX. la fuerza y despojo, lo restituyan al estado que tenia antes de él, y reserven a cada una de las

D. Felipe III en San Martin de Rubiales d 17 de abril

de 1609. partes su derecho a salvo, asi en posesion como en propiedad: y el que quisiere mover pleitos de mil ducados abajo, conozcan las audiencias, y

Que de pleitos de indios, cuyo valor y renla fuere sobre los dichos indios, alzada la fuerza sea oi

escediendo , se guarde la ley de Malinas, do conforme a la ley suso referida.

Ordenamos y mandamos que sin embargo
LEY CXXVI.

de lo proveido y dispuesto por la ley de Mali.

nas y sus declaratorias, de los pleitos que se D. Felipe III en San Martin de Rubiales á 17. de abril de 1610.

movieren en nuestras Indias, islas y l'ierra Fir.

me descubiertas y que se descubrieren, y cual. Que la ley de Malinas y sus declaralorias se entiendan asi en los despojos de parte á parte, como

quiera parte de ellas, asi en posesion como en en los hechos por jueces de hecho y contra de

propiedad , sobre encomiendas y repartimienrecko.

tos de indios, pensiones y situaciones sobre ellas, Ordenamos y mandamos que sin embargo e fueren de valor y renta de mil ducados de lo proveido y dispuesto por la ley de Mallo abajo

, conforme a las tasas de los tributos que

estuvieren hechas, sin deduccion de cargas ni nas y sus declaratorias, sobre los despojos que hubiere en encomiendas y repartimientos, penJiencias reales de las Indias, como de los demas

gastos, puedan conocer y conozcan nuestras ausiones y situaciones, aunque sean de mil ducados de renta arriba, conozcan y procedan unes

pleitos y negocios de que pueden y deben cono . tras reales audiencias como hasta ahora: y no

cer, quedando a las part’s el grado y remedio de solamente en los hechos de una parte con otra,

la segunda suplicacion, en los casos que hubiere sino tainbien en los liechos por los gobernado- lugar de derechos y que los pleitos de las encores y justicias de hecho, y sin guardar el orden miendas y repartimientos, pensiones y situacio. y disposicion del derecho, cédulas y leyes de

fueren de mil ducados de repla arriba,

conforme à las tasas de tributos, por poco que las ludias.

esceda de ellos, y sin deduccion de cargas y gas. LEY CXXVII.

tos, vengan al nuestro consejo, conforme a la diD. Felipe IV en Madrid á 14 de agosto de 1621.

cha ley y sus declaratorias. Que los gobernadores no conozcan de causas de sa

LEY CXXX. car indios los encomenderos, y pasarlos de unas encomiendas a otras.

D. Felipe III en Barcelona á 8 de junio de 1599. Porque sucede sacar los encomenderos al- Que, en causas de encomiendas que vacaren en Nuegun indio ó indios de diferentes encomiendas y

Ve España en tercera ó cuarta vida, se guarde la

OP ley de Malinas con sus declaratorias. llevarlos a las suyas, ó irse los indios de unas à otras, y si piden restituciou los encomenderos Porque cuando vacan encomiendas en la de donde son los dichos indios ante el gober- Nueva España en tercera o cuarta vida, en canador ó justicia ordinaria de la provincia, se

so que hubiere especial merced nuestra para es. valen los que los tienen en sus encomiendas de to, el virey provee auto para que se pongan en decir que conforme a la ley de Matinas', hay questra corona real, del cual suelen apelar las de acudir a poner la demanda en nuestra real partes o personas que suceden al encoinendero audiencia del distrito : y respecto de ser solo

muerto, para nuestra audiencia real de la ciupor un indio ó dos, dejan de seguir la causa por

dad de Méjico: Ordenamos y anandamos que

la dicha nuestra audieocia no conozca ni se enİraber de tener tautos gastos y costas en ella: Declarainos y mandamos que siempre que su

troineta á conocer de los casos susodichos, ni cediere algun caso de los sobredichos, nuestro de otros que sucedan en tercera ó cuarta vida, Gobernador que fuere de la provincia conozca y que conforme à la ley de Malinas y à sus dede él y castigne este delito, sin consentir ni claratorias los remita todos al consejo, como esdar lugar á semejantes introducciones, y haga tù dispuesto en las encomiendas de segunda que todos los indios vivan en sus reducciones y encomiendas.

[ocr errors][merged small][ocr errors]

nes:que

005

[ocr errors]

vida.

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors]
[ocr errors]

LEY. CXXXI.

via de fuerza de jueces eclesiàsticos en'mas ca'

sos de los que conforme á las leyes y ordenanD. Felipe II en Badajoz á 23 de junio de 1580.

zas de nuestros reinos de Castilla pueden y de. Que las audiencias no encomienden indios ni libren en las cajas sin tener comision.

hen conocer y se practican en nuestras chanci.

Merias de Valladolid y Granada.
Declaramos por nulas y de ningun va-
lor

LEY
efecto las encomiendas de indios que

CXXXV.
у
hicieren
y proveyeren nuestras reales au-

D. Felipe III en el Pardo á 25 de noviembre de 1620.
diencias, no siendo en vacante de presidente, Que las audiencias en las fuerzas eclesiásticas sulo
conforme a lo resuelto. Y mandamos que las de. declaren si los jueces hacen fuerza o no.
jen proveer a los vireyes, presidentes y gober-

En las causas que se llevaren á las audiennadores

que de Nos tienen para esto facultad, cias por via de fuerza, solamente declaren si por cuya mano han de ser gratificados los be- los jueces eclesiàsticos hacen fuerza ó no la heinéritos. Y asimismo anulamos los libramien hacen ; y si conforme á derecho les tocare el cotos de alguna, ni ninguna cantidad en nuestra nocimiento de otra cosa, sea por proceso a parte. real hacienda, sino fuere por comision especia!

I EY CXXXVI.
nuestra , o guardando la forma de la lay si-
guiente. (31)

D. Felipe II en Madrid a 15 de enero de 1591,
LEY CXXXII.

Que las audiencias envien d sus distritos la provi

sion ordinaria de las fuertas. D. Felipe II en la ordenanza 66 de audiencias de

Los presidentes y oidores envien à las pro1563. Y en Toledo á 25 de inayo de 1596. Ordenan

vincias y ciudades de sus distritos la provision za 74. Véase la ley 57, tit. 3, lib 3, y ley 6, tit. 7 de

el misino libro, ley 11, lit. 28, lib. 8. ordinaria, para que los obispos, ó sus vicarios Que las audiencias no manden prestar ni gastar ha.

en los negocios eclesiàsticos que ante ellos se cienda real sin licencia del rey o sin la cuusa y fore trátaren, de que se apelare, y se protestare el ma de esta ley.

real auxilio de la fuerza, otorguen las apelacio. Prohibimos y defendemos a las audiencias nes y repongan y absuelvan llanamente, o á reales que puedan prestar ni gastar dineros, ui reincidencia por tiempo de seis meses, menos otra cosa alguna de nuestra real bacienda. Y les lo que pareciere, segun la distancia, y los obis. ordenamos y mandamos que no la gasten ni pos y jueces eclesiásticos, envien los procesos á presten en ninguna cantidad sin nuestra espre.

las audiencias de sus distritos, para que en es-
sa licencia y mandato, salvo cuando se ofrecie- te tiempo se puedan llevar.y determinar, y
re algun caso en que la: dilacion de enviarnos á volver la determinación. (32) -
consultar cause daño irreparable, que entonces,

LEY CXXXVII. ».
pareciendo a nuestros presidentes, oidores y ofi.
ciales reales que concurra esta calidad, gastarán

D. Felipe Ill en Ventosilla á 17 de octubre de 1611. de ella lo que todos juntos vieren ser necesario

Que la audiencia del Nuevo Reino despache la pro

vision ordinaria para absolver en Carlagena con para el efecto, y no de otra forma, y todos los

término de cinco meses. susodichos firmen la libranza que de esto bi

Ordenainos y mandamos á los presidente cieren, pena de que pagarán de sus haciendas

y oidores de nuestra audiencia real del Nuevo lo que gastaren contra la forma de esta ley, y

Reino de Granada, que todas las veces que suenvien luego al nuestro consejo de Indias rela

cediere llevarse á ella algun pleito por via de cion de la cantidad, y en qué y cómo se gastó, fuerza de juez eclesiàstico de la ciudad de Car. y la necesidad que para esto bubo.

tagena, y se despachare la provision ordinaria LEY CXXXIII.

.

para que

el eclesiástico absuelva , sea con térD. Felipe II en capítulo de carta de 1563.

mino de cinco meses, mientras no proveyére. Que vacando algun repartimiento, la audiencia avi.

mos y mandáremos otra cosa. se al que le hubierë de encomendar.

LEY CXXXVIII. Cuando vacare algun repartimiento sin de La reina doña Juana en Valladolid á 11 de marzo jar sucesor el que le tenia, la audiencia del dis de 1550. D. Felipe Il á 4 de junio de 1586. D. Felitrito avise é informe luego al virey ó á quien pe

Ill en Madrid á 20 de mayo de 1620. tocare encomendarlo, de la calidad del reparti. Que en la forma de las provisiones para el juez eclemiento, y su valor , para que lo provea segun

sidstico en causas de indios, se guarde la costumbre. nuestras órdenes.

Porque Nos tenemos proveido por las leyes LEY CXXXIV.

(52) Aun sin enviar la provision ordinaria se conLa princesa gobernadora en Valladolid a 12 de junio seguirá la remision de los autos hechos por excomude 1559. D. Felipe II en San Lorenzo á 15 de junio niones y censuras, y que se alcen estas usando del de 1573. Y en la ordenanza de Toledo 62 a 25 de remedio de la ley 10, tit. 10, lib. 1.o Esta ley se

manda observar por cédula de 16 de julio de 1792, Que el conocimiento de las audiencias por via de hoge beroradores de envie le provision ordinaria , á de

cia ú otra dificultad local vo sea facil á los vasallos reinos de Castillu.

acudir a la audiencia á interponer el recurso de fuerOrdenamos y mandamos á nuestras reales za; á fin de que la manden intimar inmediatamente audiencias de las Indias que no conozcan por

á los jueces eclesiásticos seculares ó regulatque convenga para que sobresean, absuelvan je

lo actuado á la audiencia para la calificacion o nuevos(31) Véase la ley 2, tit: 15, lib. 5.

precio del recurso, segun convenga.

[merged small][ocr errors][ocr errors]

ma

yo de 1596.

[ocr errors]

mitan

[merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

de este libro que los pleitos y negocios entre hubiere proveido cualquier auto en alguna cau-
indios, ó con ellos se sustancien breve y suma sa criminal en que incida cuestion sobre la in.
riamente, sin proceso formado sino fuere entre munidad eclesiástica, no pueda ser juez de ella,
pueblos o concejos, guardando esta orden en si sucediere llevarse á la audiencia, sobre el re-
los tribunales eclesiásticos, no se fulminen pro medio y ausilio real de la fuerza.
cesos contra indios ni indias antes sean corregi-

LEY CXLII. dos caritativamente; y somos informado que al

El mismo allí. gunas audiencias han despachado provisiones,

Que se despachen brevemente las causas de fuerzas practicando con los indios lo mismo que con

eclesiásticas. los españoles, prendiéndolos con nuestro auxi. lio real, y para pedirle se forma proceso y hace Los presidentes y oidores despachen breve: probanza, en lo cual reciben los indios mucha mente las causas eclesiásticas de que conocieren vejacion y.

se les recrecen estraordinarios gas- por via de fuerza , que asi es nuestra voluntad. tos: Nos deseando aliviar á los indios cuanto

LEY CXLIII. sea posible, mandamos á los presidentes y oi. dores que en la forma de despacho de las pro D. Felipe III en Lisboa á 29 de junio de 1619, y á 19

de febrero de 1620.
visiones guarden lo que hasta ahora se ha esti
Jado.

Que lus audiencias guarden las leyes en proceder
LEY CXXXIX.

contra eclesiasticos, y remedien las fuerzas ; y en

casos estraordinarios, y de inobedencia dada la D. Felipe IV en Madrid á 24 de marzo de 1624. cuarta carta , despachen provision de secuestro y

temporalidades. Que los oidores firmen las provisiones despachadas

Ordenamos y mandamos que nuestras reapor el semanero, sobre absolver el celesiástico en tiempo de vacaciones.

les audiencias no condenen a los arzobispos, El oidor semanero en liempo de vacacio- obispos y jueces eclesiàsticos de sus provincias nes de la provision ordinaria , para que el ecle en penas pecuniarias, cobrándolas de lo corrisiástico absuelva, hasta que los autos se vean, y

do de sus rentas, y solo remedien las fuerzas los demas oidores despachen y firmen lo que el que hicieren y resultaren de los procesos, consemanero ordenare , para que cesen los incon

forme à las leyes, guardando en todo lo que venientes que de lo contrario pueden resul- disponen, si no fuere en algun caso tan extraor. tar.(33)

diuario y de inobediencia, que dada la cuarta

carta no baste para remedio, y convenga hacer LEY CXL.

alguna demostracion, que entonces darán proD. Felipe IV en Balsain á 23 de octubre de 1621.

vision ordinaria de secuestro de las temporaliQue donde no hubiere alcalles del crimen sustancie dades, y antes de egecutarla usarán de los me. un oidor las' causus criminales, y determinen las

dios de prudencia y cordura que convienen en fuerzas los demas.

casos de esta calidad. (34) En nuestras reales audiencias de las Indias,

LEY CXLIV. donde los oidores son alcaldes del crimen, sucede intentar los reos ante el juez eclesiástico D. Felipe II en Madrid á 15 de marzo de 1619. articulo de inmunidad, pretendiendo ser resti. Que cuando las audiencias declarar en á algun eele. tuidos à la iglesia o lugar sagrado de donde fue. siástico por estrangero de estos reinos , le enviencon

el proceso al consejo. ron sacados, y los obispos y jueces eclesiásticos

Mandamos a nuestras audiencias que cuan. despachan mandamientos con censuras, y los notifican á los jueces, y llevándose despues por

do se ofreciere declarar por estrangero de nues. via de fuerza, se hallan embarazados los oido.

tros reinos à algun eclesiástico, juez, prelado, res, porque siendo jueces de aquellas causas cri-clérigo, ó religioso, le envien ante Nos con los

autos que en razon de ello se hicieren; para que minales, no lo pueden ser en el conocimiento de las fuerzas. Y para dar la forma convenien

visto por los de nuestro consejo, se provea lo te, maudamos, que en cada causa criminal se que mas convenga. nombre un juez que la sustancie hasta la difini

LEY CXLV. tiva ó auto que tenga fuerza dedifinitiva; y si el

D. Felipe II en el Escorial á 23 de mayo de 1563. juez eclesiástico procediere contra el juez secu

Que en la pena de temporalidades se comprenden las Jar, ó él se querellare de que el eclesiástico le

rentas episcopales. hace fuerza , los demas oidores conozcan en el

Porque los frutos y rentas episcopales se grado y articulo de la fuerza, y pronuncien lo

comprenden debajo de la pena de temporalique fuere justicia.

dades, y por tales son habidos y tenidos, poLEY CXLI.

drán las audiencias secuestrarlos cuando los caD. Felipe III en Madrid á 17 de marzo de 1619. sos lo pidieren, procurando que nuestra juris. . Que el oidor , que como alcalde proveyere auto, no

dicion real se conserve y respete, como conpueda ser juez en artículo de fuerza viene á la paz y quietud de los reinos de las

Indias. Mandamos

que

el oidor que como alcalde

[merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors]

(33) Esta ley 139 se mandó observar en cédula de 19 de marzo de 89, encargando que sobre el modo do proceder en casos de inmunidad se guardase la circulacion de 15 de marzo de 787.

(34) Véanse las leyes 9 y 10 del tit. 10, lib. 1.o

censuras.

[ocr errors]

LEY CXLVI.

LEY CXLIX.
D. Felipe IV en Madrid á 7 de junio de 1621. D. Felipe III en Almada á 1.° de junio de 1619.
Que las audiencias puedan reconocer las cuentas de

Que las audiencias no den provisiones generalm en-
testamentos, mindas y legados, de que hayan co-

le, exhortundo á los prelados de que no procedan con
nocido los visitudores eclesiásticos.
Algunos visitadores eclesiásticos, cuando

Porque algunas veces se despachan provi-
visitan los testamentos y mandas que dejan los

siones á inslancia de los fiscales de nuestras audifuntos, cobran las limosnas de las misas, y

diencias, exhoi laudo a los prelados à que no todo lo

procedan con cevsuras, sino en casos graves, y
toca y pertenece a la iglesia, y para

que
la
paga de los legados y restituciones particula-

no expresan, ni hacen mencion en ellas de los
res, que se mandan hacer a los indios por ser.

casos en que han escedido : Maudamos a nuesvicios que han hecho, y otras personas, dán

tras audiencias, que no den tales provisiones, y esperas á los albaceas y herederos en gran daño

cuando se ofreciere guarden lo que está disy perjuicio del bien público. Y porque en estos

puesto por las leyes que de esto tratan. casos, por ser de inixto fuero, suele haber du.

LEY CL. das, pretendiendo algunos deudores valerse de

D. Felipe II en Madrid á 18 de julio de 1569. la espera dada por el eclesiástico : Declaramos,

Que las audiencias atiendan mucho á la autoridad y que como á protectores de obras pias, y á lo

dignidad de los prelados , y no se entromelan en su dispuesto por derecho, toca á nuestras audien

jurisdiccion cias á pedimento del fiscal o de otra parte in

Nuestras audiencias en todo lo que tocare a teresada , el reconocer las cuentas y testamen

manda. tos, y ver como se procede en todo.

los jueces eclesiásticos, atiendan mucho a la au. mos que si hubiere necesidad de reformacion,

toridad y dignidad de los prelados y de su juprovean lo que convenga por via de ruego y

risdicion eclesiástica, y no se entrometan en

ella, si no fuere en los casos que el derecho, y
encargo en los casos que estuvieren introduci".
dos , y perpetuada la jurisdicion ante el jnez leyes de estos reinos de Castilla, dieren lugar,
eclesiástico.(35)

y den y hagan dar à los prelados, y á sus mi

nistros el favor y ausilio que convenga, para la LEY CXLVII.

egecucion de la justicia eclesiástica.
D. Felipe II en Madrid á 17 de octubre de 1575.

LEY CLI.
Que los vireyes y audiencias puedun dur provisio-
nes para que los prelados visiten sus obispudos, y

D. Felipe Ill en Almada á 1.° de junio de 1619.
se hallen en los concilios.

Que presentundose peticion con palabras indecentes

contru prelado , el escribano de primero cuenta a la
Nuestros vireyes, juntamente con las au-

audiencia.
diencias en que presidieren, puedan dar pro-
visiones de ruego y encargo, para que los pre-

Mandamos á los escribanos de cámara de
lados de sus distritos visiteo sus obispados y se

nuestras audiencias, que si nuestros fiscales ú hallen en los concilios.

otras cualesquier personas presentaren peticio

nes, en que nombren a los obispos para que las LEY CXLVIII.

lean en acuerdo, y hallaren en ellas algunas pa., D. Felipe II en Madrid á 13 de enero de 1591. labras indecentes, ó mal sonantes, ó con menos Que las audiencias procedun en casos de entredicho, reverencia de la que se debe a la dignidad episconforme á derecho.

copal, no las saquen en relacion, y entren en En muchas ocasiones la justicia eclesiástica la audiencia , y å puerta cerrada den cuenta, de nuestras Indias pone entredicho y cesacion para que las mande romper, y ordene se den á divinis , con que el pueblo se escandaliza y

otras en estilo decente.
padece, siendo inuy de ordinario privado de los

LEY CLII.
Divinos Oficios; y aunque nuestras audiencias
dán provisiones para que se alcen las censuras,

D Felipe II en Valladolid á 6 de julio de 1592. En

San Lorenzo á 9 de setiembre de 1595. En el Campino las cuinplen, ni en esta parte las audiencias

llo á 19 de octubre de 1595. defienden, como seria justo, nuestra jurisdi

Que cuando se presentaren capitulos ó peticiones
cion. Y porque conviene proceder en estas co contra eclesiiisticos, se lean en acuerdo para que
sas con todo cuidado, mandamos à las audien-

se remitan a quien tocaren.
cias, que cuando semejantes casos acaecieren, Porque no es justo, ni conviene, que los de.
procedan con los prelados y jueces eclesiásticos fectos de los eclesiásticos se publiquen: Manda-
conforme a lo que esta determinado por los Sa mos à nuestros vireyes, presidentes y oidores,
grados Cánones y leyes de estos reinos de Cas que cuando acaeciere ponerse capitulos, ó de-
tilla, y costumbre guardada y observada en mandas contra religiosos ó clérigos, no consien-

tan, ni den lugar á que las peticiones de de

mandas ó capitulos se lean en las audiencias, (35) Véase la ley 33, tit. 7, lib. 1.°, y para lo

sino

que secretamente se vean en los acuerdos, general del conocimiento de testamentos de causas

para que de allí se remita el conocimiento de
pias y su egecucion véase la real cédula Novísima tales causas á quien perteneciere, conforme á
de 1784 circular.

derecho.
(56) Por real cédula de 11 de febrero de 1776
dirigida a la audiencia de Chile se manda observar

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

ellos. (36)

esta ley.

[blocks in formation]
« AnteriorContinuar »