Imágenes de páginas
PDF
EPUB

.

[ocr errors]

no

reve

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small]

LEY CLIU.

tre los susodichos, y dan á las partes ocasion de D. Felipe III en Almada á 1.° de junio de 1619.

quejarse, que injustamente fueron condenados, Que no se impida a los jueces ordinarios que impara difiereul, y á veces no se cumplen : Ordenamos

y las cartas egecutorias de las tales sentencias se tun el aurilio. Mandamos a nuestras audiencias que no im

y mandamos que en todos los pleitos árduos y pidan á las justicias ordinarias el dar é impar

sustanciales, especialmente en los que exceden

de cien mil naravedis, el oidor mas nuevo estir su ausilio á los obispos y demas jueces ecle

criba los votos brevemente en un libro encuasiàsticos cuando le pidieren, en los casos, y segun la forma que está dispuesto por dere dernado, sin poner causas, ni razones algunas cho. (37)

de las que mueven, ó persuaden á los jueces á

la deterininacion, el cual esté en poder del preLEY CLIV.

sidente, secreto , y en buena guarda , para que D. Felipe II en Sautaren á 5 de junio de 1581. cuando convenga saber los votos, se puedan

probar por este libro, y el presidente jure que Que las audiencias no apliquen condenaciones, sino á

los gasto

tendrá secretos los votos y libro, y
de justicia y estrados, y en estos libren sin
tocar en penas de cumara.

lará à persona alguna sin nuestra licencia y es.
Ordenamos que las audiencias no apliquen pecial mandato. (39)
señaladamente condenacion ninguna, y las ha-

LEY CLVII. gan generalınente para gastos de justicia y es

D. Felipe II ordenanza 28 de 1563. Y en Toledo á 25 trados, y en estos sus libranzas, sin tocar en

de mayo de 1596. Ordenanza 45. penas de cámara.

Que las audiencias tengan libro de gobierno, y los
LEY CLV.

oidores asienten los votos de su mano.
D. Felipe II en 30 de marzo de 1588. Y à 20 de oc Cada una de nuestras audiencias tenga un
tubre de 1590. D. Felipe III en Valladolid á 22 de libro separado, en el cual asieuten los oidores
diciembre de 1605. Y D. Felipe IV en esla Recopi de su propia mano los votos que dieren en ma-
Jacion.

terias de gobierno, y en las materias de justi. Que las audiencias no libren mas de hasta la canti. dad que cupiere en el género sin ocurrir al virey

cia se guarde lo proveido. ó presidente.

LEY CLVIII. Mandamos que las audiencias en ninguna D. Felipe Il co Madrid á 7 de julio de 1572. forma libren maravedis algunos procedidos de Que las audiencias tengan libro de despachos de gopenas de cámara ó gastos de justicia, sino hasta bierno y oficio, y cada año envien un traslado aula cantidad que cupiere en los dichos géneros,

torizado al rey. en los casos que conforme á derecho y leyes de Asiinismo tengan otro libro donde se asieneste libro lo pudieren hacer; y no aprenien á ten todos los despachos, que los presidentes y los oficiales reales ó receptores a la paga de lo oidores dieren y mandaren librar, tocantes al que asi no cupiere; y si se ofreciere algun caso gobierno de la tierra, y to:lo lo demas que de tan urgente, que sea necesario librar, ó sacar

oficio se proveyere, y esté en poder de uno de los alguna cantidad de la caja real, por no haberla escribanos de cámara de la audiencia , y todas en penas de cámara y gastos de justicia , den

envien cada un año a nuestro consejo de las Incuenta al virey, ó presidente gobernador, á

dias un traslado autorizado por el dicho escricuyo cargo estuviere el gobierno de nuestra real bano de lo hacienda , para que con su orden y parecer sa

que se proveyere de oficio y gobier.

no, y estuviere asentado en el libro. quen el dinero que fuere necesario, guardando en todo la forina estatuida por la ley 132 de

LEY CLIX. este título. (38)

D. Felipe II en la ordenanza 65 de audiencias de 1563.
LEY CLVI.

Véase la ley 56, tit. 3, lib. 5.
D. Felipe II en la ordeuanza 11 de 1563. Y en Tole-

Que lorlas las audiencias tengan libro de hacienda do á 15 de mayo de 1596. Ordenanza 19.

real, y los jueves en la tarde junta para tratar de

ella. Que en las audiencias hayn libro donde se escriban Otrosi tenga libro en que se asienten todos los votos de los jueces en pleitos de cien mil maravedis arriba , y los presidentes le guarden con se

los negocios y pleitos de nuestra real hacienda,

y todos los jueves por las tardes, y si fueren Porque muchas veces sucede que despues

fiestas, el dia antes el oidor mas antiguo, jnnde dadas las sentencias por nuestros presiden- hacienda, y uno de los escribanos de ella tra

tamente con el fiscal y oficiales de nuestra real tes y oidores, y aun despues de firmadas , alguno, ó algunos de los jueces dicen, que no

ten capitulo por capítulo de los dichos negovotaron, ó sus votos fueron contrarios, álo

cios y pleitos por este libro, mirando el estado
que

en que están, y cómo se ha cumplido lo acor-
de
parece, que nacen diferencias

dado en las juntas antecedentes.
(37) Las mistoas audiencias no solo no deben im (39) Sobre la custodia de este libro véase el arti-

que

deben dar el ausilio, el que se debe culo 50 de la lo struccion de Regentes, el que manda solicitar por la autoridad eclesiastica por peticiou y que el libro de los votos se guarde en una albacena no por requisitoria; ley 13, til 10, lib. 1. En los

con dus llaves, de las cuales una tendrá el regente y lugares donde resida audiencia ella y no los alcaldes la otra el liscal; el de lo civil el libro de los votos ciordinarios debe dar el ausilio; ley 2, tit. 1.o, lib. 3. viles, y el de lo criminal el de los criminales, es de(38) Véase la ley 2, tit. 15, lib. 5.

cir, que son dos las alhaceras y dos los libros de vetos.

del

creto.

por ellas

en

peilirlo, sino

LEY CLX.

qué oficios ha sido proveido, el cual esté á mu

cho recaudo, con el libro del acuerdo, para D. Felipe II en Matrid á 23 de junio de 1571. Y don

que cuando alguno hiciere informacion de serFelipe IV en esta Recopilacion.

vicios , puedav enviar por el sus pareceres, y Que las audiencias tengan libro de cédulas tocantes

de este libro envien un traslado a nuestro real á hacienda real, conforme a la ley 28, tit. 1.o de este libro.

consejo de las Indias, con la mayor brevedad Nuestras reales audiencias tengan muy es

que fuere posible; y si despues se añadiere, en• pecial cuidado de recoger y hacer que se pon

inendare, ó reformare , nos remitan luego tes. gan en libro aparte todas nuestras cédulas

timonio de ello', para que se haga lo mismo en

у provisiones reales, que toquen à hacienda real

el que primero hubieren remitido, y¡Nos sepapara su buena cuenta y razon , conforme a la

mos los viéritos y servicios en virtud de que se ley 28, tit. 1 de este libro.

nos pidiere que hagamos inerced.
LEY CLXI.

LEY CLXV.
El emperador D. Carlos y los reyes de Bohemia go-

D. Felipe Il á 12 de febrero de 1591.
bernadores año de 1550. D. Felipe II en la ordenan-

Que cada audiencin lenga libro de las consultas de za 312 de audiencias de 1563.

residencias de su distrilo. Que en cada audiencia haya un libro de cédulas y Conforme á derecho de estos reinos de Cas. provisiones reales

tilla no puedeu ser promovidos á oficios de jus. Porque se tenga entera noticia de nuestras

ticia lus que habiéndolos tenido antes no han cédulas y provisiones que se dirigieren á las reales

dado cuenta y residencia, y esta sea vista y conaudiencias para todas materias: Mandamos que

sultada, y conviene que los vireyes y presidentodas las que hubieren recibido y recibieren, se

les que han de proveer oficios, tengan noticia pongan en el archivo en orden, y por su anti

de las personas, sus méritos y calidades, y si güedad, y en él haya un libro donde se copien han cumplido con lo que es de su obligacion: por extenso, y estén con la custodia y seguri- Mandamos á nuestras reales audiencias, que dad que conviene.

tengan otro libro en su archivo, y en él asien

ten las consultas de todas las residencias que se LEY CLXII.

tomaren en sus distritos, y con su parecer ju. D. Felipe III en Madrid á 20 de setiembre de 1607. rado den noticia a los vireyes y presidevles pa. Que las audiencias lengan dos libros , en que se co ra mejor acierto en la distribucion de los

prepien las cartus.

miss.
Ordenamos y mandamos que las audiencias

LEY CLXVI.
tengan dos libros: el uno en que se asienten las
cartas ordinarias, que á Nos escribieren por ma

D. Felipe II en el Pardo á 10 de febrero de 1572. no del escribano de el acuerdo de la audiencia:

Que en cada audiencia haya libro en que se escriy en el otro las cartas secretas que escribieren

ban las personas que de este reino pasaren d las

provincias de su distrito. por mano de alguno de los oidures.

Es nuestra voluntad que todas las audien-, LEY CLXIII.

cias tengan otro libro en que se escriban los D. Felipe II en 4 de octubre de 1563, en Toledo á nombres de las personas que van de estos rei25 de mayo de 1596. Ordenanza 77. D. Felipe III en nos á sus distritos, y si son oficiales, y van con Madrid á 20 de setiembre de 1607. Ordenanza 68. obligacion de usar sus oficios, ó por tiempo li

En Lerina á 26 de julio de 1608, cap. 1.•. mitado, con fianzas de volver a estos reinos, Que los presidentes lengan libro en que cada tres para que sean a premiados á ello. Y porque condias escriban los escribunos de cámara las conde. naciones, y en ellas se libre para gastos de juslicia,

viene que en esto se ponga particular cuidado segun su aplicacion.

por lo que importa a la poblacion de estos y Los presidentes tengan libro, en que todos aquellos reinos : Mandainos, que asi se guarde los escribanos de cámara en su presencia escri

y egecute precisamente. ban cada tres dias las condenaciones que ante

LEY CLXVII. ellos hubieren pasado, pena de pagarlas de su D. Felipe IV en Zaragoza á 7 de setiembre de 1612. hacienda , y el presidente у

oidores libren en

Que cuundo se apelure de las determinaciones del los tesoreros, ó receptores lo que tuvieren ne cabildo para la audiencia, no se pill, el libro de los cesidad para gastos de justicia de lo que estu

acuerilos. viere aplicado para este efecto.

De las determinaciones y resoluciones que LEY CLXIV. .

se toman en los cabildos de las ciudades, suceD. Felipe II en Madrid á 23 de noviembre de 1561.

de muchas veces apelar para nuestras audienY en la ordenanza 47 de 1563. Y en Toledo á 25 de cias, que en ellas residen, y en tales casos se mayo de 1596. Ordenanza 51.

mandan llevar los libros originales para hacer Que en cada audiencia haya libro de los vecinos , y.

relacion de los negocios de que se apela, de que de sus servicios y premios de que se envie copia al resultan grandes inconvenientes: Ordenamos y consejo.

mamlamos á puestros presidentes y oidores de Otrosi las audiencias tengan libro donde se las audiencias, que escusen el pedir los libros escriban los nombres de los vecinos de sus dis originales de los acuerdos y resoluciones que se tritos, y razon de lo que cada uno ha servido, toman en los cabildos, pues para las apelacio. y qué gratificacion se le ha dado en diveros por nes que se interpusieren, bastará llevará la auvia de ayuda de costa , ó en otra forma, o en diencia ó al acuerdo una copia autorizada del

[merged small][merged small][ocr errors]

que se

[ocr errors][merged small]

escribano
que fuere del cabildo, si no es en caso

ellas, las cuales se descuenten por los tercios
que se redarguya de falsa la copia o testimonio del salario que han de haber los oidores.
que se diere del acuerdo, ó cabildo de

LEY CLXXII. a pelare, que entonces para comprobacion se podrá llevar el libro, y no de otra forma.

D. Felipe II en la ordenanza 52 de 1563. Y en Tole

do á 25 de mayo de 1596. Ordenanza 59. LEY CLXVIII.

Que las audiencias no provcan oficios perpétuos, aun

que sea en interin. D. Felipe II en Monzon á 26 de octubre de 1585.

Mandamos que nuestros presidentes y oidoQue los vireyes y presidentes envien al rey en cada un año relacion de los salarios de todos los minis res no provean oficios de regimientos, ni escri. tros y oficiales de las audiencias y de las plazas y

banias, ni otros perpetuos, aunque vaqueu por oficios vacos.

renunciacion, ni en el interin que Nos los proNuestros vireyes y presidentes nos envier vcemos. en cada un año relacion clara , expresa y parti

LEY CLXXIII. cular de los oidores, alcaldes del crimen

у
fis.

D. Felipe IV en Madrid á 28 de junio de 1630. Véacales, alguaciles mayores de audiencia y ciu

se la ley 19, tit. 15, lib. 5. dad, sus tenientes, si los pueden poner , cape Que con los proveidos por el rey ó vireyes y prellan de la audiencia y carcel, chanciller y regissidentes, se 'udministre justicia con igualdad y sin tro, relatores de lo civil y criminal, abogados

respetos particulares. de pobres, escribanos de gobernacion, cámara, Porque se ha entendido que las personas á crimen y provincia, procuradores de pobres, quien los vireyes o presidentes nombran en ofiporteros de todas las salas, multador, repostero cios, no son residenciados con la justificacion de estrados , intérpretes de la ler gua de los in que conforme á derecho se debe, por no hadios, receptores, porlero de cadena, y de los sala. berse visto que ninguno haya sido depuesto de rios que todos lienen, y de que se les pagan, y de

su oficio, ni hechosele cargo, y que esto proce. los oficios

que
de estos estuvieren vacos, y por

de de ser criados y afectados de los vireyes o que personas, que asi conviene á nuestro real presidentes, y sucede con los que sirven oficios servicio, y que lo egecuten con particular cui . con nombramiento nuestro, que no bien han dado, y sin falta alguna.

llegado a ellos, cuando á poco tiempo los han LEY CLXIX.

capitulado, y quitadóselos para proveerlos en

interin; y porque conviene que la justicia sea
D. Felipe IV en Madrid á 11 de noviembre de 1626. igual a todos, y que no se deje de guardar
Que en todas las audiencias se nombre cada un año
un oidor que sea visitador de sus oficiales

por respetos particulares, inandamos á los pre-
sidentes

у

oidores de nuestras audiencias de las En todas las audiencias nombren los presi- Indias, que pongan en esta materia particular, dentes un oidor, el que les pareciere, para que cuidado , y castiguen con igualdad y severidad sea visitador de sus ministros y oficiales, y en á los culpadus. tiendan, que no procediendo con la justifica

LEY CLXXIV.
cion que deben, han de ser castigados, y los
que recibieren agravio, sepau à quien han de D. Felipe IV en Madrid á 18 de diciembre de 1630.
acudir en particular. (40)

Véase la ley 52 y 69, tit. 2, lib. 5.
LEY CLXX.

Que los proveidos á oficios por el rey: no sean ocu-
pados en otros por los vireyes ó presidentes, y las

audiencias no los admitan.
D. Felipe III en San Lorenzo á 25 de agosto de 1620.
Que los virey,es par-. con los oidores escusen las mula Es nuestra voluntad que los nombrados y
tas pecuniarias.

por
Nos
para

los oficios de nuestro Los vireyes y presidentes para con los oido real servicio, no puedan ser ocupados por

los
rcs de nuestras audiencias, en que presiden, vireyes ó presidentes en otros diferentes. Y
escusarán las multas pecuniarias, principalmen. mandamos a las audiencias reales, que de nin-
te en casos controvertidos, y sin dolo, porque guna forma admitan a las personas que tuvie-
aunque la cantidad sea poca, siempre la culpa ren oficios nuestros al egercicio de otros en que
se presupone grande en seinejantes materias, los nombraren los vireyes ó presidentes, por-
por la nota que causa en person
onas por cuya au que nuestra voluntad é intencion

es ,
, que

solo toridad tanto eonviene inirar.

sirvan aquellos en que por Nos fueren proveiLEY CLXXT.

dos, y qne asi se guarde, sin alguna tolerancia

ni disimulacion, dándonos aviso de lo que soEl emperador D. Carlos y la emperatriz gobernadora ano de 1570. D. Felipe Il á 10 de enero de 1589.

bre esto sucediere. Que el presidente y li persona que se señalure ten.

LEY CLXXV. ga cuidado de las niultas.

D. Felipe II en Badajoz á 19 de setiembre de 1550. Otrosi , los presidentes, y las personas que

Que los presidentes y oidores no den comisiones a cada uno señalare en su audiencia,

tengau
cui.

sus criados y allegados. dado de cobrar las multas de los oidores en los

Nos somos informado, que algunos presicasos de ordenanza, y conforme à la ley antece

dentes y oidores, por acomodar á sus criados y dente, y estas personas seau creidas por la me- allegados, los proveen en comisiones, y envian moria que dieren de los que han iucurrido en

con vara de justicia por los distritos de sus au

diencias, de que se sigue mucho agravio y daño (40) Véase la ley 27, tit. 31, lib. 2 y sus notas. á los vecinos, por las excerivas costas y salarios

[merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

proveidos

que con.

[ocr errors][ocr errors][ocr errors]

que pagan; y porque nuestra voluntad es, que var, y envien ante los del consejo de Indias un
se escusen tales vejaciones, mandamos, que traslado de los aranceles que hicieren, y entre-
nuestras reales audiencias no provean lales co tanto

que por
Nos se vén, y provee

Jo
misarios, si no fuere en casos muy necesarios, venga, hagan que se guarden y cumplan; y
porque asi conviene á nuestro real servicio, donde ya estuvieren hechos y aprobados por
guardando siempre lo resuelto por la ley 1, Nos, se guarden, como estuviere dispuesto. (43)
tit. 1, 'libro 3. (41)

LEY CLXXIX.
LEY CLXXVI.

D. Felipe II en la ordenanza 330 de audiencias de
D. Felipe IV en Madrid á 7 de junio de 1621, y á 20

1596.
de setiembre de 1630. Véase la ley 21, tit. 15. lib. 5. Que en la sala de audiencia pública y oficios de es-
Que los vireyes y presidentes no despachen jueces

cribanos esté la tabla de arancel,
sin uuerdo de las audiencias, y todos procuren el
desagruvio de los indios.

Nuestros presidentes y oidores ordenen, que

en la sala de audiencia pública se ponga una ta-
Los vireyes y presidentes de nuestras reales
audiencias no puedan despachar jueces en nin-

bla, en que esté escrito el arancel de los dere-
chos
que

han de llevar el sello, registro y esgun caso, que se ofrezca en causas de españo- cribanos y los demas oficiales de las audiencias, les, ni de indios, ni otras cualesquier perso cada uno de los escribanos de ellas tenga otra

у
nas, si no se hubiere primero acordado de-

у
sala de acuerdo de la audiencia, rius de sus casas.

tabla

у memoria públicamente en los escritoterminado

por
que se despachen y envieu, y todos

procuren
poner su principal cuidado en que sean los in-

LEY CLXXX. dius desagraviados, y tengan la protecciou ne D. Felipe Ill en San Lorenzo á 14 de agosto de 1620. cesaria. (42)

Que las audiencias reales se conserven y continúen LEY CLXXVII

aunque sea con solo un oidor.

En algunas de nuestras audiencias de las
D. Felipe II en capítulo de carta de 1562.
Que d las audiencias de las Indias se de triplicado oidores de ellas y quedar uuo solo: Declaramos

Indias ha sucedido, y podrà suceder, faltar los
para lulos lo que se señala por la pragmatica, y sea
de gustos de justicia.

que eu tal caso se ha de conservar y continuar

la audiencia con solo un oidor,
Para que se escusen los excesos que ha ha-
bido en el gasto de los lutos que nuestras reales

LEY CLXXXI,
audiencias se han puesto por las personas rea D. Felipe II en San Lorenzo á 21 de agosto de 1589
les, confurine á las leyes de estos reinos de Cas-

Y en Madrid á 17 de enero de 1593. tilla: Mandainos que en los casos que sucedie

Que cuando se quitare audioncia de alguna provin. reu, se guarde la pragmàtica, que cerca de esto

cia , las cauşas pendientes y las demas se determi. dispone, triplicando la cantidad de ella, y no nen canforme ii esta ley , y en Filipinas se guarde

lo resuelto.
у
lo
que

asi se gastare sea de gastos de jus-
ticia
y no de otros efectos,

Si fuere convenienle estinguir y quitar al-
LEY CLXXVIII.

guna de nuestras audiencias de las Indias por El emperador D. Carlos año de 1528. Los reyes de

justas causas , y en su lugar poner gobernador: Bohemia gobernadores en Valladolid a 15 de diciem

Declaramos y es nuestra voluntad que de todos bre de 1518. D. Felipe II en Madrid á 23 de enero de los pleitos pendientes en aquella audiencia co1569. Y en el Pardo a 26 de setiembre de 1575. Y vozca el gobernador y los sentencie, deterinine eu Madrid á 1° de marzo de 1589. Véase la ley 26, y ejecute en la forma siguiente. Que todos los tit. 8, lib. 5.

pleitos penílientes que no se hubieren sentenQue las audiencias hagan aranceles de derechos, y ciado en vista, en el estado que estuviereu, se los envien al consejo.

sigan ante él, y los pueda sentenciar, y apelánMandamos

que nuestras audiencias hagan aranceles de los derechos , que los jueces y jus.

(43) Véase la cédula de 10 de junio de 1703. ticias, proveidos, y que se proveyeren en sus distritos, y los escribanos de ellas, y los públi biendo consultarlo el intendente de Arequipa sobre

Sobre esta ley debe tenerse presente, que hacos, y del número, y escribanos reales, y otros los derechos que correspondian al teniente asesor oficiales hubieren de llevar, ordenándolo de como tal y como juez; y remitido este negocio a la forma los derechos no excedan del cinco

junta superior de real hacienda, instruido Š. M. de

la determinacion que aquella habia espedido, declaró tanto de los que en estos reinos se pueden lle. nulo este procedimiento, y apercibiendo ágriamente

al fiscal por no haber deducido la incompetencia de

la junta inandó remitir el espediente a la audicucia (41). Esta ley viene ordinariamente en real cédu para que determinase; lodo en cédula de 27 de mayo la cou los despachos de gobernadores y corregidores de 1791. por punto general.

Sin embargo, véase el artículo 174 de la orde(42) Véanse las leyes del título de jueces pesqui. nanza de Intendentes de Nueva España que faculta sidores, que es el 1.°, lib 1, pues segun la 10 del á la junta de Diezmos, ó de jurisdiccion unida

para inismo, siendo caso de gobierno que convenga averi hacer aranceles à sus subalternos conforme a lo disguar con secreto, podrá el vircy ó presidente non puesto en cédula de 13 de abril de 1777.

si solo. Véase tambien para la iuleligencia En el artículo 58 de la Instruccion de Regentes de esta ley la 21, tit. 15, lib. 5 y sus notas, en las que se manda á estos que cuiden la observancia de los con arreglo á la Instruccion de Regentes se refiere aranceles, castigando a los iufractores; y que cuando el caso que tambien podrán estos nombrar jueces de sea preciso dispongan se formen de nuevo por las

audiencias previo aviso á los vireyes ó presidentes. TOMO I.

60

[ocr errors][merged small][merged small]

mas,

[merged small][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small]

que

[ocr errors][ocr errors]

brar

[ocr errors]

por

Jaño

comision.

[merged small][ocr errors]

bro 1.

De la

dose
por
las
partes ó

por algunas de ellas, de civiles y criminales, se ha de comenzar a votar
las sentencias que diere, otorgue las apelaciones por los jueces antiguos ó inodernos: Declaramos
para el presidente y oidores de nuestra real au y mandamos que en esto se guarde el estilo de
diencia en cuyo distrito la provincia quedare: y nuestros reales consejos, chancillerias y audien-
Jos pleitos que en la audiencia estuvieren sen cias de estos reinos de Castilla, y que comien-
tenciados en vista , y de ellos se hubiere supli: zen á votar los mas modernos, y prosigan los si-
cado, los remita asimismo á la audiencia del guientes en antigüedad, hasta llegar a los que
distrito, para que en ella se sigan las causas y ocuparen los primeros lugares.
sentencias en revista : y que si en la audiencia
que se estinguiere hubiere algunos pleitos sen-

Que las audiencias reales no conozcan por via
tenciados en revista , y de las sentencias se pi - de fuerza de las causas de sacerdotes, remo-
diere ejecucion, la pueda hacer y ejecutar el

vidos de las doctrinas, conforme al patronaz.
g!ernador: y asimismo las sentencias dadas en go, ler 39, tit. 6, lib. 1.
vista en la audiencia en pleitos que en ella ba- | Que los vireyes y audiencias hagan guardar los
yan pendido, de que no estuviere suplicado, y

derechys y preemunencias del patronazgo, y
las sentencias de vista estuvieren pasadas en co dar los despachos necesarios, ley 47, tis. 6, li.
sa juzgada, es nuestra voluntad que el goberna-
dor, siendo en Filipinas, pueda oir y conocer

Que lus audiencias no admitan por viu de fuer.
de los pleitos sobre indios, que en las dichas za de los religiosos que se quisieren escusar de
islas se movieren , y de los que por apelacion ser visitados por los obispos, ley 31, tit. 15,

lib. 1.
fueren ante él, de los corregidores que hubie-
re en su distrito, guardando en los pleitos so Que el tratamiento de las reales audiencias con
bre indios la ley de Malinas, y declaraciones que

las inquisiciones sea por ruego y encargo,
de ella se hubieren hecho, conforme a las leyes ler 23, tit. 19, lib. 1.
de este titulo, y en esto y en todo lo sobredicho Forina que se ha de guardar en el cumplimien-
y en los demas pleitos y causas de que el gober-

to de las cédulas ĭ provisiones en casos de
nador pudiere y debiire conocer como tal go supresion fundación de audiencias reales,
bernador o capitan general y su asesor lugarte.

ler 15, tit. I de este libro.
niente para la deterininacion las leyes y orde- Que las audiencias responulan luego a las cedu-
nanzas de estos reinos, y de las Indias: y siends, las y provisiones , y las hagan volver a las
como dicho es, en las islas Filipivas: Mandamos partes, ler 25, lit. I de este libro.
qne todos los pleitos de mil ducados abajo se Que las audiencias se abstengan de representar
acaben en el juzgado de aquellas islas, apelán. ul consejo inconvenientes de derecho en eje-
dose de las sentencias que se dieren en primera cucion de cedulas, ley: 26, tit. 1 de este li-
instancia, y sustanciánduse en la segunda, con-

bro.
for:ne á derecho, y con lo que sentenciare el Que da la forma en que los vireyes, presiden:
gobernador o su lugar-teniente en la segunda tes, gobernadores y ministros han de escribir
instancia, quede acabado el pleito y no se pue ul rey , ley 6, tit. 16 di este libro.
da apelar, y en los pleitos y causas de mil' du. Que el obispo, presidente de audiencia, en su
cados arriba se pueda apelar para nuestra real diócesis no conozca de los pleiros eclesiasti-
audiencia de Méjico, guardando el tenor de es. cos que ocurrieren a la audiencia por via de
ta ley.

fuerza o en otra forma, ley 15, lit. 16 de
LEY CLXXXII.

este libro.

Que los ministros y fiscales escriban ul rey con
El emperador D. Carlos en las ordenanzas de audien distincion y particularidad, escusando gene-
cias de 1530.

ralidudes, ley 42, tit. 18 de este libro.
Que el dia primero de audiencia de cada año acu. Que los fiscales no lleven asesorias de los plei-
dun todos los oficiales y se leeun las ordenanzas.

los que sentenciaren en discordia, ley 45, ti-
Mandamos

que el dia primero de audiencia tulo 18 de este libro.
de cada año, hallándose públicamente presen. Que las audiencias y no los escribanos de cama.
tes nuestros presidentes, oidores y oficiales, se ra nombren los de las comisiones que se des
lean las ordenanzas que les pertenecen, y los pacharen, ley 61, tit. 22 de este libro.
presidentes impongan á los que no asistieren | Qiie las audiencias no den las provisiones acor.
las penas que les pareciere, y cada uno de los dadas á los visitadores de la tierra ni a los
presidentes, oidures, alcaldes, fiscales, relato-

demas jucces que salieren á comisiones , ley
res, escribanos y abogados, tenga un traslado 18, tit. 31 de este libro.
de las ordenanzas, porque sepan como se han Que lus visitadores ordinarios de los oficiales
de haber en sus oficios, so las penas que los pre visiten los registros de los escribanos de la
sidentes y oidores les impusieren.

audiencia y ciudad donde residiere , ley 27,
LEY CLXXXIII.

lit. 31 de este libro. D. Carlos Il en esta Recopilacion.

Que lus audicncias no impidan la ejecucion de

las sentencias que la pudieren tener , ler 9,
Que en la determinacion de pleitos y negocios co tit. 10, lib. 5.
miencen a votar los mis modernos

Qite las audiencias visiten las cárceles los sába.
Porque nuevamente se ha dudado si al tiem

dos y pascuas , ley 1, lit. 7, libro 7 y si.
po de votar los pleitos y negocios de gobierno, guientes.
guerra, justicia, hacienda, y todos los demas

En

para

las audiencias de las

Esta

[ocr errors]
[merged small][merged small][ocr errors]

proveer visitas

« AnteriorContinuar »