Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

24,

[ocr errors][ocr errors][ocr errors]

cediendo fallecer los oidores , alcaldes, ó fisca- | Que las audiencias de Cruzada sean a tiempo les de ellas, nos déo aviso por nuestro consejo que

el oidor asesor pueda asistir a ellas, ley real de las Indias, con las causas y razones que 2, tit. 20, lib. I. hubiere para hacer merced á las viudas, y la Que en vacante de virer , el oidor mas antiguo necesidad ó sustancia de lacienda con que hu no sea asesor de Cruzalı, y lo sea el siguicnbieren quedado y por Nos entendido, se pro te , ley 3, tit. 20, lib. 1. veerá conforine å las ocurrencias de los casos. Que el oiilor mas unliguo de cada audiencia coLEY XCVI.

nozca privativamente de las causas, sobre in.

Troducir libros en las Indias, contra el pri. El emperador D. Carlos y la emperatriz gobernado vilegio de San Lorenzo el Rcal, ley 12, tit. ra en la ordenanza de Audiencias de 1530.

lib. 1. Que ningun oidor ni olro oficial de la audiencia ten Que las conulenaciones que se aplicaren á la ca. ga mas de un oficio.

mara de los

que

hubieren llevado libros del Ordenamos mandamos у

Rezo sin licencia, se pongan aparte, y el oi

que ningun oidor, ni otro oficial alguno, ni escribano de nuestras

dor pueda llevar la que

le locare, ley 13, tit.

24 , lib. 1. audiencias, y de otro cualquier juzgado, no haya, ni tenga, ni use por si, ni por sustituto, ni Que los presidentes y oidores asistan en los es.

trado's las horas señaladas, ó se escusen, y por poder de otro, ni fde otra forma alguna, mas de un oficio, y escribania de uno, ni di no conozcan de pleitos en sus casas , ley 23,

tit. 15 de este libro. versos juzgados, pena de que cualquier oficial ó escribano que lo contrario hiciere, por el que los presidentes puedan hacer informaciomisino hecho pierda el oficio, y sea inhábil para nes contra los vidores , y enviurlus al conseusar aquel , y cualquiera otro en adelante para jo, y ellos no contra los presidentes , ley 39,

tit. 15 de este libro, toda su vida , y pague diez mil maravedis de pena por cada vez que

Que el presidente de Panamá despache iguallo hiciere.

mente los negocios de gobierno y justicia que LEY XCVII.

le tocaren, con los escribanos de camara, D. Felipe II en Tomar á 22 de mayo de 1581. ley 63, tit. 23 de este libro. Que los oidores, alcaldes y fiscales traigan garna

Vèunse las leyes 4, 38, 40, 51, 54, 55, 58, chas ó ropas talares, y si anduvieren á caballo, pue

59, 62, 70, tit. 3, lib. 3, que tratan de otras dan usar de gualdrapas.

obligaciones de los presidentes gobernadores Ordenamos à los oidures, alcaldes del cri

NOTA.
у
fiscales de las audiencias, que usen y

D Felipe IV en Zaragoza. traigan garnachas ó ropas talares siendo segla

En primero de octubre de inil seiscientos res, segun usan los de nuestros consejos y clian

y cuarenta y cinco se declaró cillerias de estos reinos. Y permitimos que tra

por cédula de este yéndolas puedan andar á caballo con gualdrapa, de gobernadores , y capitanes generales de las

dia, consultada con S. M., que los tenientes sin embargo de lo dispuesto por las leyes de estos reinos y prohibiinos y defendeinos, que y del corregidor de la villa iinperial de Potosi,

provincias de Cartagena, Yucatan y la Habana, otras algunas personas, de cualquier estado,

son comprendidos en la prohibicion de casarse
calidad y condicion qne sean, traigan las gar en sus distritos.
nachas ó ropas talares, de

que
el
que
Ja

D. Carlos II en Madrid.
tragere la pierda, é incurra en pena de cin-
cuenta mil maravedis, aplicados todos ellos Y asimismo se declaró y mandó, que las or.
para nuestra cámara , y que esté treinta dias en

denes y prohibiciones contenidas en las leyes de la carcel.

este título, sean y se entiendan tambien, para LEY XCVIII.

que ninguna de las personas y ministros refe

ridos puedan casarse, ni tratar casamientos D. Felipe III por auto del consejo en Madrid á 18 de ellos , ni sus hijos, ni hijas, con los hijos, ni junio de 1608.

hijas de los gobernadores, corregidores y alcalQue los oidores, alcaldes del crimen y fiscales pro des mayores, que actualmente lo fueren de sus veidos para las Indias no se pongan garnachas ó ro distritos, ni las hijas de los dichos ministros se pas en la corte,

puedan casar con los dichos gobernadores, corMandamos que los alcaldes y fiscales que regidores y alcaldes mayores, ni ellos con bijas proveyeremos para las audiencias de las Indias, de los dichos ministros, hasta que tengan dadas no se puedan poder, ni pongan garnachas, ó sus residencias, y estén sentenciadas y deterropas talares en esta corte, ni en otra ninguna minadas, asi por el consejo, como por las dichas parte de estos reinos, sino fuere en la ciudad audiencias, so las mismas penas impuestas por de Sevilla , habiendo ido a ella

para

embarcar las dichas leyes. Dada en Madrid á i de junio de se á servir sus oficios.

1676 años.

men

[ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors]

TITULO DIEZ Y SIETE

De los alcaldes del crimen de las audiencias de Lima y Méjico.

[ocr errors]

nocer'.

9

e

[ocr errors]
[ocr errors]
[merged small][ocr errors][ocr errors]

LEY PRIMERA.

LEY II.
D. Felipe II en Madrid á 19 de diciembre de 1568. 1. Felipe II en Madrid á 19 de diciembre de 1568.
Y eu el Escorial a 4 de julio de 1570. Y D. Felipe IV

Que los oidores remitan á los alcaldes del crimen
en esta Recopilacion. Véase la ley 16, tit. 12, li-
bro 5.

los pleitos criminales cuando se fundare sala del

crimen.
Que en las auliencias de Lima y Méjico haya cuatro
alcaldes del crimen, y de que negocios han de co-

Cuando en alguna audiencia mandáremos

poner, y se pusiere sala de alcaldes del crimen: Por hacer bien y merced , y mas cumpli. ! tan a los alcaldes todos los pleitos criminales

Ordenamos y mandamos que los oidores remi. miento de justicia a los vecinos y moradores de Jos reinos del Perú y Nueva España, y que los que hubiere pendientes ante ellos, en cualquier delitos fueseu mejor inquiridos y castigados: ferezcan; y si algunos pleitos estuvieren deter

estado que estuvieren, para que los prosigan y Tuvimos por bien de acrecentar en cada una las audiencias de Lima y Méjico una sala de minados en vista, los vean y determinen en re

vista los oidores. Y porque conviene haya mucuatro alcaldes del crimen en las casas de dichas

qu puestras reales audiencias, con estrados, dosel cha brevedad en su despacho, mandamus

si dentro de seis meses primeros siguientes des. y lo demas necesario para su adorno y autoridad, y es nuestra voluntad que asi se continue. Los bubieren determinado, los remitan a los al

pues que la sala del crimen esté fundada, Y mavdamos que en el conocimiento de los

caldes en el estado en que estuvieren, para que pleitos y causas se guarde la orden siguiente: Lus alcaldes conozcan en primera instancia

en grado de revista los vean y determinen y hade todas las causas civiles

y criminales que se

gan justicia. ofrecieren dentro de las cinco leguas, y hagan

LEY III. audiencia de provincia à las partes en los plazas El emperador D. Carlos en las ordenanzas de 1542. de las dichas ciudades, como la hacian los oido D. Felipe II en la 21 de audiencias de 1563. res de aquellas audiencias, y practican los al.

Que las causis criminales se signn por apelacion en caldes del crimen de las chancillerias de Va

vista y revista en las audiencias, ó ante los alcaldes lladolid y Granada le estos reinos, y los oido. de ellas, donde los hubiere, sin otro recurso. res de Lima y Méjico no traigan varas de justi

Ordenamos y mandamos que

todas las caucia, ni hagan audiencia de proviucia, vi conoz

sas criininales que peudieren y ocurrieren por can de los negocios criminales que conocian an.

a pelacion a nuestras audiencias, de cualquier tes que hubiese alcaldes, y solamente se ocu

calidad é iinportancia que sean, de todos sus pen en despachar los negocios y pleitos civiles, distritos, se conozca de ellas, y se sentencien y como lo hacen los vidores

que
residen
en las di.

determineo por los alcaldes del crimen, donde chas chancillerias, у

las causas de

que c: nocieren jos alcaldes criininalmente en primera

los hubiere, y donde no, por los oidores en vista y revista , y la sentencia

que

asi se diere sea instancia , se suplique para ante ellos mismos, ejecatada y llevada a debido efecto, y no haya y no haya otra instancia ni recurso, y

de las

que hubiere conocido la justicia ordinaria, habien- remedio ni recurso alguno, auvque las causas

mas grado de apelacion ni suplicacion ni otro do de apelar, sea para la sala de los alcaldes,

sean de indios ó

negros.
que han de conocer de ellas en vista y revista,
como dicho es: y en los pleitos civiles de la jus-

LEY
ticia ordinaria puedan las partes apelar para

las D. Felipe II en Madrid á 18 de mayo de 1572. audiencias , ó para los jueces de provincia, con Que sobre advocar causas los alcaldes guarden las forme fuere la voluntad del apelante. (1)

leyes de estos reinos de Castilla.

Porque en algunas ciudades donde hay sa(1). El duque de la Palata siendo virey del Pe® rú habia ya estimado conveniente el arbitrio de poper un oidor por gobernador de la sala, y se le apro de justicia. Pero S. M. eu cédula de 24 de mayo de 94, bó en céilula de 31 de agosto de 1686; y despues no aprobó esta comision , y mawció que para desenpor real decreto de 11 de marzo de 1776, se mandó peñar los objetos de ella se usase en Lima de los que un oidor fuese siempre gobernador de estas inedios que en España previenen las leyes de Castisalas.

lla; y en su consecuencia que á un subalterno de la En Lima se nombraba un alcalde del crinien juez audiencia se entregues los reos , condena y filiacion, de rematados, que entendia en la ejecucion de las pe y llevados éste al Callao y entregados al gobernas impuestas a presidios etc., con el sueldo de 500 nador avise mensualmente al regente de su estado pesos en el ramo de sisa , penas de cámara y gastos i y envio , y estas razones paseu a la sala ctc.

en

[ocr errors]

IV.

poi

[ocr errors][ocr errors]

V.

[ocr errors]

las del crimen ó los oidores sirven de alcaldes las audiencias de nuestras Indias, cerca de que se ofrecen muchas causas y negocios, de los cua si en la causa criminal tuviere el reo pena cor. les conocen primero las justicias ordinarias, y poral o de muerte, o mutilacion de miembro, estando pendientes ante ellas, se las quitao Jos hacen sentencia dos jueces, de tres que hayan alcaldes ú oidores de nuestras audiencias, lo visto la causa, siendo los dos conformes , auncual es en mucho daño de la preeminencia de

que

el otro este diferente: Manilamos que los los alcaldes ordinarios y otras justicias: Manda. alcaldes del crimen de Liina y Méjico guarden mos que cerca de lo susodicho se guarde y cum la ley de estos reinos de Castilla, por la cual pla lo proveido y ordenado por leyes de estos se dispone que en los dichos casos hayan de nuestros reinos de Castilla, y que contra lo ser y scan tres votos conformes en uno, y no proveido no se vaya, ni pase en ninguna forma. menos, y asi se guarde en todas las audien. LEY

cias. (2)

LEY IX.
D. Felipe III en Madrid á 17 de marzo de 1619. Y
D. Felipe IV en esta Recopilacion.

D. Felipe II en Madrid á 18 de diciembre de 1591.
Que los oidores jueces de lo criminal y alcaldes de el D. Felipe IV en Madrid a 20 de febrero de 1630.

Que á falta de alcalde pase d la sala uno de los oidolitos graves.

res por su turno, y fenezca la causa comenzada. Conviene para mejor averiguar los delitos

Si hubiere falta de alcalde en la sala del crie que se hagan las sumarias y procesos inforinativos con el mayor cuidado e inteligencia que

men , y cousa comenzada , pase á ella uno de

lus oidores por turno, empezando por el mas sea posible: Por lo cual mandamos á los oidores

nuevo, y desde el principio continúe y fenezca que fueren jueces en lo criminal, y á los alcaldes del crimen donde los hubiere, que hagan ley siguiente.

la causa, y en cuanto a las demas se guarde la por sus personas las averiguaciones sumarias de pos delitos graves o de calidad que se ofrecie

LEY X. ren, hasta verificar la culpa, y no permitan que D. Felipe IV en Madrid á 28 de mayo de 1621. Y á se dé comision á escribano, receptor, ni algua.

20 de febrero de 1630. cil para esto.

Qae el oidor nombrado para suplir por falta de alcal.
LEY VI.

de conozca de lodus las causas, y en discordia se

nombren tres oidores, y habiendo alcalde, sea jues D. Felipe II en Lisboa á 27 de mayo de 1582. Y en

en remision. Madrid á 19 de abril de 1583.

Porque los alcaldes del crimen de nuestras Que los alcaldes empleen las tres horas de la audien.

reales audiencias de Lima y Méjico, hallanduse cia en ver pleilus, y no en otras cosas.

dos solos en la sala, vén y sentencian las cauLos alcaldes del crimen de las audiencias de

sas en que no se impone pena de muerte , mu. Lima y Méjico tienen obligacion de asistir en tilacion de miembro ú otra corporal, y han pre. audiencia tres horas

por
las inananas,

у
ha

tendido que el oidor del turno po ha de ir a la cedido ocupar mucho tiempo, sacando a la sala sala, sino en caso que los alcaldes lo llamen palos presos nuevos, tornando en ella confesiones,

ra algun pleito de esta calidad, en que dos sohaciendo averiguaciones y otras cosas, y reci los no puedan hacer sentencia: Es nuestra inerbiendo testigos, siendo estas diligencias á cargo ced y voluntad declarar para inejor espedicion del seinapero, de que

los presos y pleiteantes de los negocios y administracion de la justicia, recibeu molestia y vejacion por la dilacion de

que donde hubiere costuinbre de que cuando sus negocios: Mandamos á los alcaldes que em no hubiere mas de dos alcaldes por estar au• pleen las tres horas de la mañana en ver y. des.

sentes ó enfermos los otros, pase un oidor por pachar pleitos, y uo las ocupen en las demas

turno á suplir esta falta, mientras durare la cosas referidas.

ausencia o enfermedad asistiendo de ordinario LEY VII.

en la sala de los alcaldes, oyendo y librando D. Felipe II en Madrid á 3 de diciembre de 1571; y como tal todos los negocios que a ella vinieren 27 de abril de 1574. En San Lorenzo á 29 de agosto por aquel tiempo, se guarde la costumbre que to de 1598.

hasta ahura se ha observado: y en caso que no Que habiendo dos alıaldes puedan determinar y eje la haya, en habiéndose nombrado un oidor por cular sus sentencias como no sean de muerte o mu

falta de alcalde, á pedimento de los mismos altilacion de miembro. Ordenamos y mandamos que dos alcaldes

(2) Por real cédula de 3 de agosto de 1797 , del crirnen si acaeciere faltar los deinas, pue ha mandado que a la vista de toda causa en que se dan determinar las causas criminales que anle haya de imponer pena capital, ó corporis aflictiva, ellos pendieren y se trataren , y hacer ejecutar

asistan cinco ministros, incluso el gobernador, , y

que lo mismo se ejecute en las que se hayan de im sus sentencias : con que esto no se entienda ha.

poner azotes, vergüenza, bonibas, galeras, prebiendo pena de muerte ó inutilacion de miem

sidio cou calidad de gastador o la de no salir ó retebro, ú otra corporal.

nerse cumplidos diez años, con declaracion de que LEY VIII.

en ningun caso se onita la declaracion del reo

audiencia defensa elc., etc. D. Felipe II á 30 de diciembre de 1571.

Por cédula de 3 de abril de 94 se ha mandado,

que cuando los condenados á las armas fuesen deQue en sentencias de muerte ó mutilacion de miem

vueltos

por

inútiles, se les conmute aquella peda bro, ó pena corporal, huya tres votos conformes.

en la de obras públicas, tenieudo presente lo que Sin embargo de lo que está dispuesto para bien ó mal hayau servido.

[ocr errors][ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

em.

[ocr errors][ocr errors][merged small]

se

[ocr errors]

у

ܐ..

ver

[ocr errors][merged small]

caldes, por muerte ó impedimento temporal, noinbrado, y le determinen y hagan justicia;
continúe el oidor con los deinas alcaldes toda

y en caso que
los oidores y

alcaldes aun estula hora el tiempo que durare la ausencia ; y si vieren asi discordes, no habiendo mas coidores hubiere

pena de muerte ó inutilacion de miein à quien se reinita, se nombren los fiscales o le bro, necesariamente se vea y determine con tres trados, que no tuvieren impedimento, conforjueces , conforme a lo proveido. Y declaramos me à lo proveido, para que vean el pleito, y que el dia que los alcaldes llamen al oidor, y es juntamente con ellos lo deterniiden y lagan nombrado, perpetúa la jurisdiccion , no para justicia. una causa, sino para la sala de los alcaldes. Otro

LEY XV. si declaramos que si se remitieren en discordia

D. Felipe II en Madrid á 2. de enero y 18 de mayo algunos pleitos por el oidor, y los dos alcaldes,

de 1572. Y á 19 de dicieinbre de 1578. U han de entrar a los y determinar con los remitentes tres oidores, y si viniere alcalde,

Que los pleitos remitidos en discorclin por los alcal

des se vean y determinen donde y como se declara., sean dos los oidures, y el alcalde , con que se harà sala para la determinacion del pleito re Cuando algun pleito criminal se remitiere mitido.

en discordia por los alcaldes del crimen el oiLEY XI.

dor que viere el pleito vaya a la sala ó acuerdo

de los alcaldes á votarle, y sino hiciere sentenD. Felipe IV en Madrid á 28 de diciembre de 1634.

cia , y se volviere á remitir, vean el pleito los Que los oidores que en Lima y Méjico sirvieren de oidores en su sala de oidores, juntamente con alcaldes no ucompañen al virey hasta su aposento los alcaldes, y el oidor que remitiere el pleito; Mandamos

que en las audiencias de Lima y : voten por su orden, comenzando los alcaldes y Méjico los oidores que sirvieren por falta de al.

у caldes no acoin pañen al virey hasta su aposen

todos presentes, y babiéndose oido unos a otros, to, ni el virey lo consienta , pues el estilo de el oidor mas antiguo resuma los votos de todos, estos reinos de Castilla no es a partarse el oidor, y ordene la sentencia y la dé al escribano de la aunque sirva en la sala del críinen del cuerpo causa ; y en caso que los alcaliles y oidores estude su audiencia, y para esto no se ha de repu

vieren asi discordes en algunos de los pleitos tar por alcalde.

criminales, que no hagan sentencia, no habien

do mas oidores à quien se remita, se nombren LEY XII.

jueces. El mismo alli.

· LEY XVI. Que los oidores que en Lima y Méjico egercieren D. Felipe Ill en Lisboa á 20 de julio de 1619. como alcaldes del crimen, no hagan audiencia de provincia.

Que entrando oidor por remision en la sala del cri., men,

si se volviere ii remitir vaya a la sala del oidor Ordenamos que cuando los oidores de Li aunque no haya en ella más de dos jueces. ma y Méjico ejercieren como alcaldes del cri

Declaramos y mandainos que si fuere algun nien no hagan audiencia de provincia, como se oidor por juez en discordia a la sala de alcaldes, observa en las chancillerias de Valladolid y Granada de estos reinos.

la causa se volviere à remitir, se vea y. den y

termine en la sala original del oidor, y aunque LEY XUI.

en ella no haya mas de dos oidores, se repute

por sala entera, y asi se entiendan y practiD. Felipe Il en Madrid á 2 de enero y 18 de mayo de 1572.

quen las leyes de este titulo. Que el oidor que hubiere visto cunsa remitidu por

LEY XVII. los alcaldes vaya ii votar al acuerdo de ulcaldes.

El emperador D. Carlos en Valladolid á 3 de febreEl oidor que se hallare á la vista de pleitos ro de 1537. Véase la ley 4, tit. 10, lib, 5. criminales por ausencia ó remision de alcaldes,

Que quedando solo un oidor se nombre un letrudo se junte con ellos en sus acuerdos

para
la de

que conozca con el de las causus criminales. terminacion, y no pretenda haber cumplido

Ordenamos que cuando eu alguna de nuescun enviar su voto.

tras audiencias de las Indias no hubiere mas de LEY XIV.

solo el presidente y un oidor, y se ofreciere al

guna causa criminal, el presidente con el oidor D. Felipe II en Madrid á 19 de diciembre de 1568.

nombren un letrado, cual les pareciere, que jun. Que en discordia en Lima y Méjico se remitun las tainente con el oidor conozca de la causa crimi. causas criminales conforme á esta ley

nal, y la determinen en grado de suplicacion,
Ordenamos y mandamos que habiendo dis como si hubiese dos oi.lores en la audiencia, lo
cordia entre los alcaldes del crinen en la deter cual se entienda donde no liay noinbrados al,
minacion de los pleitos y causas criminales de caldes del crimen.
que hubieren de conocer, de suerte que no

LEY XVIII.
puedan hacer sentencia , vuestros presidente у
oidures noinbren un oidor por su turno, para

D. Felipe III en Madrid á 24 de marzo de 1614. que vote en las dichas causas; y sino se hiciere Que un alcalde del crimen solo, no siendo por sala, sentencia con el voto del oidor, en tal caso se no puedu manilar pasar preso á lit cárcel de corte. sea el pleito por una sala de tres ojdores, para Mandainos que un alcalde del crimen solo, que esten juntamente con los alcaldes y oidor sino fuere por sala , no pueda sacar preso de TOVO 1.

65

[merged small][ocr errors][ocr errors]

ello; y

[ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small]
[ocr errors]

ninguna calidad que sea de la cárcel de la jus

LEY XXIII. ticia ordinaria , y pasarle a la de corte, ni dar

El mismo alli. maudamiento

para
en cuanto a los cascos

Que los alcaldes del crimen no lleven derechos en en que se puedan dar mandamientos , manda

causas civiles ni criminales. mos se guarde el derecho y leyes de estos nues

Otrosi los alcaldes no lleven derechos en las tros reinos de Castilla, y à los vireyes y audien: cias de las ciudades de Lima y Méjico que nu

causas civiles y criminales en ninguna forma y

por ninguna via , pena de pagarlos con el cuaden lugar á que se baga agravio a la justicia ordinaria.

tro tanto para nuestra cáinara y fisco. LEY XIX.

LEY XXIV. D. Felipe II en Madrid á 26 de mayo de 1573. D. Felipe III en Madrid á 16 de marzo de 1607. Que los alcaldes voten en su acuerdo los pleitos, y Que los alcaldes del crimen de Lima no hagan pria antes de la ejecucion de casos graves los comuniquen siones en las galeras y navios del Callao sin orden al virey

del virey Los alcaldes del crimen voten los pleitos cri Mandainos á los alcaldes del crimen de nuesminales en su acuerdo, y los vireyes no los a pre

tra real audiencia de Lima , que no hagan primien á que vayan a votar ante ellos, y comuni siones en las galeras o navios que estuvieren en quen los negocios graves á los vireyes despues el Callao; y si en algunos casos conviniere, y de votados antes de la ejecucion, y por esto no no se pudiere escusar, se de primero cuenta al se impida; y si los vireyes quisieren, puedan ir virey, y con su orden sean recibidos los presos, al acuerdo de alcaldes, y hallarse presentes al detenidos y guardados, de forma que no se hu. votar.

yan de la prision.
LEY XX.

LEY XXV.
D.
Felipe II en Madrid á 4 de junio de 1570. Y don D. Felipe II en Córdoba a 11 de marzo y 12 de abril
Felipe IV en esta Recopilacion.

de 1570. Y en el Pardo a 26 de noviembre de 1573. Que los alcaldes no se hallen á los acuerdos de oi Que los alcaldes no se entrometan en hacer posturas dores, y en qué casos se podran hallar. de mantenimientos ni en materias de gobierno de las

ciudades. Los alcaldes del crimen tendrán sus acuerdos en los dias señalados para votar los pleitos Ordenamos y mandamos que los alcaldes del que les tocaren, en que el virey como presi

crimen no se entrometau en hacer posturas de dente podrá asistir; pero en los acuerdos ordi los inantenimientos que vinieren á las ciudanarios que se hicieren por los presidentes y oi

des, ni en las materias de gobierno de ellas, y dores no han de entrar ni concurrir los alcaldes,

las dejen libremente a los corregidores y fieles ni tampoco

poco en los estraordinarios que el virey ejecutores; conforme a la costumbre que ha hajuntare, para tratar y conferir con los oidores bido, y la que tienen en estos reinos las ciudaalgun negocio grave que se ofrezca, escepto si des de Valladolid y Granada. la calidad de el fuere tal, que al virey le parez

LEY

XXVI. ca llamarlos , y oir su parecer, ó fueren á sen. tenciar pleitos, conforme a los casos comprendi

D. Felipe II en Madrid á 20 de diciembre de 1571.

Y D. Felipe IV eu esta Recopilacion. dos en las leyes de este libro.

Que habiendo muchos pleitos civiles se remitan algu-
LEY XXI.

nos á los alcaldes del crimen. D. Felipe II en Madrid á 23 de junio de 1571.

Mandamos á los vireyes de Lima y Méjico Que los alcaldes no hagan casos de corte fuera de

que

si concurrieren en las salas de aquellas aulas cinco leguas sino fuere en las diferencias que se

diencias tantos pleitos y negocios civiles que ofrecieren entre indios en negocios graves, y con cóinodamente no los puedan despachar los oiconsulta del virey o presidente.

dores, y los alcaldes del crimen tuvieren tiemMandamos que los alcaldes del crimen en po desocupado sin hacer falta á las causas cri. las diferencias que se ofrecieren y sucedieren minales, les remitan los negocios y pleitos ci

viles entre los indios, no bagan casos de corte fuera que pareciere a los oidores, para que los de las cinco leguas , sino fuere en casos graves,

puedan determinar en vista ó revista, ó en emy habiéndolo primerainente consultado con el

bas instancias, de fornia que en el despacho de virey o presidente.

todos haya buen espediente, y asi se haga y

cumpla , habiendo precisa necesidad, y po de LEY XXII.

otra manera. D. Felipe II en Madrid á 19 de diciembre de 1568.

LEY XXVII. Que los alcaldes del crimen no lleven parte de las

D. Felipe IV en Madrid á 25 de mayo de 1621. condenaciones. Los alcaldes del crimen no tengan ni lle

Que el virey cuando conviniere pueda remitir á los

alcaldes del crimen las causas del abasto. ven parte alguna de las condenaciones que hicieren.

Porque en algunas ciudades de nuestras In. dias conocen los alcaldes ordinarios y fieles ejecutores privativamente de todas las causas que pertenecen al abasto y provision de manteni. inientos, y poner los precios, de que se siguen

[ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors]
« AnteriorContinuar »