Imágenes de páginas
PDF
EPUB

que son

ces seculares, y por estar el recurso à vuestras

gar

infieles chinos y morns, de olras nacioreales audiencias y su conocimiento por via de nes en los casos que no sou de religion , ni confuerza , muy lejos, dejan los corregidores y trarios á la santa fe católica, sino al derecho na. otros jueces seculares de egecutar justicia , de tural, y su castigo pertenece a nuestros minis. que se sigue mucho daño al estado secular, se tros, debajo de cuyo amparo y gobierno poli. usurpa nuestra jurisdiccion real, y con pretes- tico estárı, y el fundarnento es querer reducir to de guardar la inmunidad eclesiàstica, cuya todos los escesos de los infieles

ó

puereverencia y acatamiento tenemos tan encar den ser de mal ejemplo à los fieles, á casos ó gado a nuestros ministros, se quedan los de escesos de religion, no advirtiendo que cuando lincuentes sin castigo y resultan otros graves el juez secular está pronto á evitar y castigar inconvenientes. Rogamos y encargamos á los semejantes delitos, no se puede introducir en arzobispos y obispos de nuestras Indias, que

den ellos el eclesiàstico, sino es con permiso ó coJas ordenes necesarias a todos sus jueces y vica. mision del propio y natural señor , y conviene rios, para que escusen estos agravios y escesos mandar que los jueces eclesiásticos no conozean en cuanto fuere posible, y se conformeu con de los delitos de infieles que no están espresanuestros corregidores, guardando lo dispuesto dos en el derecho y bula de la santidad de Grepor derecho , leyes y provisiones de estos rei- gorio XIII, no obstante cualquier costumbre nos de Castilla. (2)

en contrario. Rogamos y encargamos á los arLEY III.

zobispos y obispos de las Islas Filipinas, y de

otras cualesquier partes donde lo susodicho D. Felipe IV en Madrid á 25 de marzo de 1627. pueda tener lugar, que hagan que los jueces Que en cuanto a notificar censuras sobre competen

eclesiásticos no se introduzcan à conocer de las cius de jurisdicion, se guarde el estilo de estos Rei causas civiles ni criminales de los infieles resinos de Castilla,

dentes ó contratantes en las dicbas Islas ó parLos prelados y jueces eclesiásticos han tes , ni procedan contra ellos á prision con cen.

procurado introducir en casos de competencia de

suras ni penas pecuniarias, sino en casos que es. jurisdicion sobre la inmunidad eclesiástica, que té católica y religion cristiana, y los demás

presa y notoriamente fueren contra nuestra santa las exhorta torias.con censuras que se despachan para inhibir a los alcaldes de el crimen del co

no fueren de esta calidad los dejen à los gobernocimiento de algunas causas, o para que les nadores y capitanes generales y demas justiremitan los presos, se las notifiquen los nota

cias nuestras à quien pertenece su conoci

miento. rios en los estrados de la audiencia , debiendolo hacer en sus inismas casas con buena urba.

LEY V. nidad, y pidiéndoles primero licencia para ello,

D. como se hace y observa' en estos reinos, para

Felipe III en el Pardo á 2 de diciembre de 1609. lo cual se envian notarios sacerilotes, que sue Que si los jueces elesiásticos procedieren contra corlen proceder con mas libertad. Y por ocurrir regidores sobre tratos y grangerias, se interponga

el recurso å las andiencias. á lus inconvenientes que pueden resultar, rogamios y encargamos a los prelados y jueces Los jueces eclesiásticos pretenden proceder eclesiásticos de nuestras Indias, que hagan contra los corregidores sobre tratos y grangeguardar con los alcaldes de el crimen de las rias, con pretesto de que hacen juramento de audiencias de Lima y Mégico, y con los oido 110 tratar y contratar, y contraviniendo á él, res que bicieren oficio de alcaldes en las au incurren en delito de perjuro. Mandamos que diencias, el estilo que en estos casos y

cuando sucedieren casos semejantes, y los jue. mejantes se observa en estos reinos de Castilla, ces eclesiásticos intentaren conocer y proceder sin permitir se haga novedad.

sobre lo referido, se remedie con el recurso

ordinario de acudirá nuestras audiencias reales. LEY IV.

LEY VI.
D. Felipe IV en Madrid á 31 de diciembre de 1650.
Que los jueces elesiasticos no conozcan de causas ci-

D. Felipe II en Madrid á 7 de febrero de 1560. viles, ni criminales de infieles.

Que los juces eclesiásticos no condenen á Indios en Porque los jueces eclesiásticos de las islas

penas pecuniarias. Filipinas y otras partes se introducen en casti Por la suma pobreza que padecen los in

dios, y lo que deseamos aliviarlos, rogamos y (2) Sobre el contenido de las leyes de este título,

encargamos á los prela-los y otros cualesquier y que los jueces cclesiásticos guarden armonía con jueces eclesiásticos, que cuando procedieren los seglares y respeter y acaten la real jurisdiccion contra ellos no los condenen en penas pecunia. es notable la cédula de S. Lorenzo á 28 de noviem- rias por ninguna causa ni razon, atento á que bre de 1771, en que el Rey desaprueba la omision de cierto arzobispo y su provisor en no huber castigado

les pueden imponer otras penas, conforme á condignamente ú dos caras que insultaron al gober- derecho, y à lo que por Nos se les encarga en nador de Tarma; mandiindole al virey que les espli- la ley 27, tit. 7 de este libro. (3) que el real desagrado, y preyiniéndole que en los exhortos que se hagan eu lo sucesivo se les advierta á los jueces eclesiásticos que administren justicia con (5) Pero por una cédula de 12 de marzo de 1763 apercibimiento que se procederá hasta el punto de se inaudó, que cuando las impongau (a españoles) -e temporalidades.

entreg e la mitad en cajas reales para que se inviera Véase tambien la ley 8, tit. 12 de este libro, tan ch lus mismos fines que los productos de la cru

los se

por

gunos años. Y

Lubiereu puesto

De los jueces celesiásticos y conservadores

55 eclesiàsticas LEY VII.

que pasaren en las Indias ante los

arzobispos, obispos ó sus vicarios , ú otros, jueD. Felipe III en Elvas á 12 de mayo de 1619.

ces eclesiásticos, de negocios y casos que se

ofrezcan , tocantes á nuestra jurisdiccion real, Que los jueces eclesiáticos no condenen d los indios

у

de otros cualesquiera en que procedieren cona obrages, ni permitan se les defrauden sus salarios

tra los gobernadores, alcaldes ordinarios ú otros Otrosi encargamos à los jueces eclesiásticos ministros de justicia por escomuniones si se que no condeven á indios á obrajes , ni permi- apelare de ellos, y por no haber otorgado la tau que se les defraudeo sus salarios. Y man apelacion se protestare nuestro real auxilio, de dainos a nuestras audicncias reales que no con la fuerza , los notarios de los juzgados de los sientan se hagan tales condenaciones, ni que à prelados ó jueces eclesiásticos, siendo por esta los indios se les defrauden sus salarios y pagas. nuestra ley requeridos luego sin dilacion, escuLEY VIII.

sa ni impedimento alguno dentro de seis dias

primeros siguientes, hagan sacar y saquen un D. Felipe III en Madrid a 26 de mayo de 1613.

İraslad, autorizado en pública furia y manera

que haga fé de todos los autos que ante ellos Qiue los jueces elesiasticos no puedan condenar á in

padios i que su servicio sc venda por algunos años.

saren por escomuniones y censuras contra cuaAlgunos juecus eclesiásticos de nuestras In. lesquier personas de cuales.quier calidad y condi

cion que sean que hayan interpuesto la dicha ape. dias, procediendo en las causas que tocan a su lacion y protestacion, y con persona de recaudo jurisdiccion, han condenado a los indios delin

y confianza le envien á la audiencia real del dis. cuentes à que su servicio se vendiese

al

trito, para que en ella visto, se provea sobre el por lo

que

deseamos librarlos de articulo de la ruerza lo que convenga , lo cual toda especie y color de servidumbre, ordena- hagan so pena de la nuestra merced y de mil mus á los dichos jueces que no hagan tales con

pesos

de oro para nuestra cimara. Y en el endenaciones á indios, y que por esta razon no se Irelanto rogaiuos y encarganuos á los preladus, pueda vender ni venda su servicio por ningun vicarios y jueces eclesiásticos, que por el tértiempo. Y mandamos a nuestras auliencias rea

mino

que
fuere ordinario

para ir y volver à la les que tengan muy particular cuidado de que audiencia, y asistir en ella al despacho del ne. asi se cumpla y ejecute.

gocio, absuelvan a todas y cualesquier personas LEY IX.

que por él tuvieren escomulgados, alcen las censuras у. entrediskos

que Don Felipe II en San Lorenzo á 3 de setiembre de y discernido, libremente y sin costa alguna, 1585. En Madrid á 13 de enero de 1591.

pena de la nuestra merced y de inil pesos de Que los prelados, cubillos y jueces elesiasticos guar oro para la nuestra cámara a cada

que

lo den los provisiones de las audiencias sobre alzar las contrario hiciere, y de que hayan perdido la fuerzas y absolver de lus censurus.

naturaleza y temporalidailes que tuvieren en Rogamos y encargamos á los arzobispos y nuestros reinos y señorios,

у
scau liabidos

por obispos de nuestras ludias y á los cabildos se

agenos y estraños de ellus. (4) de-vacantes de las iglesias de ellas , y á cuales quier jueces eclesiásticos, que cumplan los au tos y provisiones que nuestras audiencias reales

D. Felipe Il en el Busque de Segovia á 16 de julio

de 1573. La princesa gobernadora en Valladolid á 17 y proveyeren, en que se manden alzar

de narzo de 1559 las fuerzas y absolver de las censuras que los que d los jueces eclesiusticos se el ausilio real prelados, cabildos ó jueces hicieren y pusieren, por los jueces seculares cuanto hubiere lugar de desin replica alguna, y sin dar lugar a que se use

recho. de rigor. Y inaudamos a nuestras audiencias Mandamos que a los obispos de las Indias y que tengan siempre cuidado de proveer y guar á sus ministros eclesiásticos se les de

por

las au. dar justicia , siū esceder de lo que se debiera diencias y chancillerias reales y otros cualeshacer

, y de lo que acerca de esto está dispues quier nuestros jueces y justicias de las ciudades to por los sagrados cánones y leyes de estos rei

y provincias, el auxilio real

у
favor

que conrios de Castilla y costumbre guardada y obser venga, cuanto hubiere lugar de derecho, todas Yada en ellos.

las veces que conviuiere

у

de él tuviere necesidad.

LEY XI.
D. Felipe II en Madrid á 12 de febrero de 1589. Y
D. Felipe IV en esta Recopilacion.

El emperador D. Carlos y la emperatriz goberna

dora en Madrid á 21 de setiembre de 1530. Que los jueces eclesiisticos ante quien se protestare Que los jueces y ministros eclesiasticos no prendan, iu fuerza, absueloun den el

proceso.

ni ejecuten o ningun lego sin el aurilio real. Ordenainos y mandamos que en las causas

Mandamos á los fiscales, alguaciles , ejecu

(4) Tambien por la ley 136, tit. 15, lib. 2, se zada: y debe tenerse presente la cédula de 21 de di manda á las audiencias que envien a las provincias por

que

los ecle. lejanas de su distrito la provision ordinaria de fuerza, siasticos, sobre los pecados públicos , concubina para que llegado el caso de cometerse éstic, la intime tos etc., egerciten su celo por medio de asionestacio el gobernador de la provincia aljuel eclesiistico para des y de penas espirituales, escusiendo el abuso de que este alce las censuras y reinica los autos de la exigir muitas, por no corresponderles esta facultad. audiencia.

uno

dieren

ciembre de 1787,

la

que se mandó

:

tores y otros ministros y oficiales de los prela

LEY XVI. dos y jueces eclesiásticos de todas nuestras Indias Occidentales, Islas y Tierra-firme del mar

P. Felipe II en Madrid á 25 de julio de 1575. Y en Océano, que no prendan a ningun lego ni ha el inonasterio de la Estrella á 12 de oelubre de 1592. gan ejecucion en él ni en sus bienes por ningu- D. Felipe IV en San Lorenzo a 20 de octabre de

1633. na causa, y los escribanos y notarios no firmen, signen niiden mandamiento ni testimonio al Que las religiones no usen de conservadores, sino guno para lo susodicho ni para cosa alguna to en los casos permitidos, y eomo deben. cante á ello; y cuando los jueces eclesiásticos quisieren hacer prisiones y ejecuciones, pidən

Muchos clérigos y religiosos aceptan en el real auxilio a nuestras justicias seglares, las

nuestras Indias comisiones para ser jueces corcuales se lo impartan conforme á derecho:

servadores, siendo nombrados por los prelados

:y los vicarios y jueces eclesiásticos lo guarden y

de las órdenes , usando de breves y letras concumplan, segun y como en esta nuestra ley se

tra la intencion de su Santidad y lo dispuesto contiene, pena de perder la naturaleza y tem.

por derecho. Ordenamos y mandamos á los vi. poralidades que tuvieren en las Indias, y de reyes, presidentes y oidores de nuestras reales

audiencias de todas y cualesquier partes de las ser habidos por agenos y estraños de ellas. Y los dichos fiscales, alguaciles y otros ejecutores, Indias, que en sus distritos y jurisdicciones escribanos y notarios, y cada uno de los que lo tengan particular cuidado de hacer guardar, contrario hicieren , sean desterrados perpetua- cumplir y ejecutar lo que en razon de los jueinente de todas las Indias, y mas les sean con

ces conservadores que pueden nombrar las re• fiscados todos sus bienes para nuestra cámara

ligiones, está dispuesto y ordenado por dere

у fisco: y damos licencia y facultad a nuestras

cho y leyes reales, y por el santo concilio de justicias y á cualesquier nuestros súbditos

Trento , sesion 14 de reformatione, cap: 5, y

Y. naturales, que no consientan ni den lugar á nos permitan esceso en su ejecucion, en los calos fiscales y ejecutores á que hagan lo susodi

sos que se ofrecieren, asi de oficio como á pechu. Y mandamos que lo contenido haya lugar dimento de parte, ni à las religiones usar de sin embargo de cualesquier costumbre. (5)

jueces conservadores si no fuere en los permiti.

dos por derechu, y entonces con las limitacioLEY XIII.

nes que lo pueden hacer, y no los dejen que

erijan, ni tengan tribunal, ni usen de algunas D. Felipe II en la ordenanza 56 de Aadiencias. En Monzová 4 de octubre de 1563. Y en la ordenanza insignias de que no deban usar ni les perte. 65 de 1596.

nezcan, ni de otra cosa alguna que sea contra

lo dispuesto por derecho. Que el auxilio se pida en las audiencias por pelicion, y no por requisitoria.

LEY XVII. Ordenamos que cuando en nuestras audien cias reales de las Indias se pidiere el auxilio D Felipe IV en Buen Retiro á 1.° de junio de 1654. del brazo seglar por los prelados y jueces ecle

Y en esta Recopilacion. siásticos, para poder prender y ejecutar, se pi.

Que las audiencias no permitan que las religiones da por peticion y no por requisitoria.

nombren conservadores contra los arzobispos, ni

obispos. LEY XIV.

Otrosi , por cuanto es preciso que para poD. Felipe II en Aranjuez á 7 de mayo de 1571. der usar los religiosos de las órdenes de aqueQue por impartir el auxilio contra indios no les ile. llas provincias de cualesquier privilegios y buven derechos las justicias reales, ni los molesten. las de conservatorias, presenten primero ante Mandamos

nuestras reales audiencias los motivos y causas que nuestras justicias reales no lleven derechos por impartir el auxilio a los que les obligan á nombrar jueces conservadores jueces eclesiásticos cuando se le pidieren, para

para que vistas y examinadas las aprueben . prender indios, ni les hagan otras molestias,

no consientan usar de ellas: y conviene que esporque en todo sean relevados y bien tratados. LEY XV.

acordada en el nuevo Código, en que se ha dispuesto

que el conocimiento de las demandas de principal y D. Felipe II en Valladolid a 10 de agosto de 1592.

réditos de todas clases de capellanias y obras pias,

toque á las justicias reales. Que el fisco y sus jueces Que el estipendio de las capellanlas se pague por

continúen avocando el conocimiento de toda causa en mandamientos del eclesiástico,

que aquel tenga interés, aunque la hipoleca esté

afecta á obra pia, capellania ó iglesia; y linalınente, Nuestros gobernadores y justicias reales no

que en caso de competencia, el eclesiastico no abuse libren mandamientos para que en virtud de de censuras, ni dirija sus procedimientos contra los ellos se paguen los estipendios de capellanias depositarios legos, sino que se entienda con el juez que han fundado personas particulares y dejen

real del modo urbano y atento que prescribe la ley. å los jueces eclesiásticos usar de su jurisdiccion

Sobre materia de capellanias y autoridad de los

eclesiásticos debe verse igualıncnie la cédula de 18 у librar los dichos mandamientos. (6)

de marzo de 76, en que se ha prohibido el nombramiento de capellades interinos para las capellanias

colativas y laycales: que nunca se tengan estas por (5) Véase la ley 2, tit. 1, lib. 3.

vacantes, y se deje su goce a los parientes llamadus (6) Esta ley se ha revocado por cédula de Madrid como en los

mayorazgos;
declarando

por abusivo 10de 22 de marzo de 89,y subrogado en su lugar otra do lo hecho en contrario hasta aquí.

ten con mucha vigilancia y atencion á no dar pues es de las principales obligaciones de sus lugar a los inconvenientes y escándalos que con oficios. (7) tra la intencion de su Santidad y con siniestra que las iglesias, prelados y clérigos no pidan interpretacion de las letras se han esperimenta

ni litiguen unte jueces eclesiásticos sobre mcrdo por tolerancia de nuestras reales audiencias, cedes, limosnas, salarios ó estipendios que pasando los jueces conservadores á proceder tuvieren por merced del rey , y lo que se pacontra las personas de los obispos y deponerlos

gare de las cajas á prelados y clérigos, sea de su dignidad. Ordenamos y mandamos á to

por los tercios del año, ley 17, tit. 7 de este das nuestras reales audiencias de las Indias, que libro. por ningun modo consientan á los religiosos de

Que los prelados y jueces eclesiasticos concelas órdenes de aquellas provincias, que en vir: dan llanamente las absoluciones si los jueces tud de cualesquier privilegios, breves, bulas ó

seculares, y las auliencias reales despachen letras de conservatorias, nombren jueces con pro risiones de ruego y encargo, para que asi servadores contra las personas de los arzobispos

se ejecute , ley 18, tit. 7 de este libro. y obispos. Y en el cuinplimiento de esta nues

Qile los prelados no escomiguen por causas letra ley pongan todo cuidado, para que por nin. ves, 'ni condenen u legos en penas pecuniaguna causa ni razon se contravenga á su obser

rias, ley 47, tit. 7 de este libro. vancia.

Que no se impida a los prelados la jurisdiccion LEY XVIII.

eclesiastica, y se les de favor y auxilio con

forme á derecho, ley 54, tit. 7 de este libro. D. Felipe IV en Madrid á 14 de febrero de 1633.

Que se guarde el breve para que los pleitos

eclesiasticos se fenezcan en las Indias, ley 10, Que los religiosos no nombren conservadores, sino tit. 9 le este libro. en cams graves, , las audiencias y fiscales hagan Que a las visilas ole navios se hullen los provia observar las leyes.

sores con los oficiales reales , para ver y reMandamos a nuestras audiencias reales conocer los libros , ley 6, til. 6 de este libro no permitan å los prelados de las religiones ha Que el consejo de Indias conozca de las fuercer vejaciones con la mano de los jueces con

zas eclesiasticas, y ningun juez eclesiastico servadores que nombraren, pues estos no se han

le inhiba sobre ello, y se revoque de la Rede elegir sino en casos muy graves y con las

copilacion de leyes de Castilla el'aulo acordu: circunstancias que permite el derecho, y no en

do de que el consejo de Indias no pueda cocausas ordinarias de poca consideracion. Y á los

nocer de causas de fuerzas, ley 4, tit. 2, li. fiscales de las audiencias que tengan particular

bro 2. cuidado y atencion de que se observen precisa

(7) En cédula de 25 de octubre de 1716 se reens y puntualmente las leyes que de esto tratan, carga la observancia de esta ley.

TITULO OIT CE.

De los dignidades y prebendados de las iglesias metropolita

nas y catedrales de las Indias.

LEY PRIMERA.

divino y administracion de los santos sacramen. El emperador don Carlos y la reina gobernadora en

tos, que se ausenten de ellas, ni salgan á visiMadrid á 22 de abril de 1555. D. Felipe II alli á 18

tas ni otros negocios quc en aquellas provincias de octubre de 1569. Y en Córdoba á 29 de inarzo de se ofrecieren , sin causa muy urgente, necesa1570. Y en Barcelona á 8 de junio de 1585. D. Fe ria é inescusable: y á los que se ausentaren sin lipe III en Valencia á 17 de marzo de 1599, Y don licencia ó teniéndola se detuvieren mas tiempo Felipe IV en esta Recopilacion.

del que se les hubiere concedido, les vacaran Que los prebendados de las iglesias de las Indias re. las prebendas ó beneficios que tuvieren, prosidan en ellas, y no salgan d visitar, y los prelados cediendo en ello conforme á derecho, y nos day cabildos no les den licencia para ausentarse: ni ve rán aviso en todas ocasiones para que Nos prenir á estos Reinos de Castilla, y los vireyes, presidentes y audiencias procuren que usi se guarde.

sentemos personas que sirvan con la puntuali

dad conveniente al coro y culto divino, y los Rogamos y encargamos á los arzobispos y curatos y beneficios se provean conforme á obispos, y à los cabildos de las iglesias en sede nuestro patronazgo real, sin dar lugar á que yacante, que no permitan a los prebendados, falte la doctrina y administracion de los santos dignidades, canónigos , racioneros, ni otros al- sacramentus; y si algunos prebendados pretengunos , que por razon de sus prebendas y be dieren ausentarse y venir á estos reinos de Casneficios tienen obligacion à residir personal- tilla, aunque sea á negocios de sus iglesias, no inente en las iglesias, servicio del coro, culto I les den licencia para venir; y si se vinieren sin TOMO I.

15

dad,

coro

ser

por razon

que el

ella , les den por vacas sus prebendas, avisån cátedra pi de lectura , ni por otra cualquier donos que lo estan para que se provean luego; causa que sea ó ser pueda , falte á sus horas

у mas si å las iglesias se ofrecieren gegocios tan residencia , sino fuere en caso de enfermedad graves y de tal calidad que couvenga que algu- con apercibimiento que se procederá á vacante no de los prebendados venga en su seguimien- de su prebenda , y se proveerà en persona que to, y no hubiere otra persona de tanta confian. resida y sirva. Y si alguno, aunque sea digni. za que se le puedan encargar , se nos pedirá li

no asistiere

у
residiere en el

у cencia para ello en nuestro real consejo de las vicio de su iglesia, no se dé por presente, ni se Indias. Y cuando pareciere á los prelados y ca le acuda con los emolumentos y distribuciones bildos que bay necesidad de que algunos digni de ella , de que conforine á derecho y santo dades, canónigos ó racioneros se ocupen en la

concilio de Trento no debe gozar. (2) instruccion de los indios, y los visiten y digan misa, les dep licencia para esto, y provean que

LEY IV. por el tiempo que se ocuparen en este ministe

D. Felipe II en Badajoz á 19 de setiembre de 1580. rio se les paguen y hagan pagar los frutos y

si emolumentos

Que ningun prebendado sirva beneficio curado, y hubieren de haber que

lo hiciere, no goce los frutos de la prebenda. de las prebendas, como si residiesen en sus igle

Mandamos sias, lo cual sea y se entienda habiendo tanta

que tuviere prebenda ó falta de sacerdotes, clérigos ó religiosos y tanto

capongia la sirva, sin poder tener otra capellanúmero de indios que doctrinar, que de otra

nia o beneficio que requiera asistencia persosuerte no se puedla satisfacer a la obligacion nal, sino fuere queriéndula dejar por servir alque tenemos y tienen lus prelados de acudir á

gunos beneficios curadus, y en tal caso gozarà la conversion y doctrina de los indios, que asi lel en que fuere proveido solamente conforme conviene al servicio de Dios y nuestro , y los

á derecho, y asi se guarde precisamente. vireyes y audiencias procuren que se guarde y

LEY V. cumpla por los medios mas legitimos que les pareciere. (1)

D. Felipe II en Madrid á 3 de febrero de 1969. LEY II.

Que en las distribucionos culolidianas se guarden las

el derecho.

erecciones y El emperador D. Carlos y el cardenal Loaisa gobernador en Madrid á 14 de julio de 1540.

Por el santo concilio de Trento y las erec. Que sobre dar licencias d los prebendados para no

ciones de las iglesias de las Indias está mandaasistir, se guarde la forma de esta ley. do y ordenado que las distribucioves que los Otrosi, cuando el prelado hubiere de dar prebendados llevan, solamente las

ganen que licencia para que algun prebendado ó benefi

asisten á las horas del oficio y culto divino,

у ciado se ausente de su iglesia , sea la causa ur.

no los demas. Y porque conviene que asi se gente , necesaria é inescusable, conforme a lo ejecute, encargamos á los prelados de las igleproveido, y con parecer del cabildo de la igle

sias, que conforme á derecho y á las erecciosia , y no de otra manera ; y si en el darla no

nes de ellas, provean de manera que ninguno se conformaren, mandamos á nuestro virey,

reciba agravio de que tenga ocasion de se nos

venir ni enviar á quejar. presidente ó gobernador del distrito, que se junte con el prelado y cabildu, y determine

LEY VI. la diferencia que en ello hubiere; y los prelados no consientan que se pongan sustitutos por los

D. Felipe IV en Monzon à 8 de marzo de 1626. que obtuvieren las licencias.

Que en cada iglesia caledral haya un apuntador de LEY III.

las faltas de los prehendados. D. Felipe III en S. Lorenzo á 14 de agosto de 1620. Rogamos y encargamos á los arzobispos y D. Felipe IV en Madrid á 9 de setiembre de 1635.

obispos que den las órdenes convenientes para Que ningun prebendado deja de servir y residir, que en sus iglesias haya apuntador, cuenta y sino fuere por enfermedad.

razon de los prebendados que tuvieren obligaItem: encargamos á los prelados que no

cion de acudir y lo dejaren de hacer; con tal consientan que ningun prebendado á título de precision , que los prebendados cuinplan ente

ramente con su obligacion , y no lo haciendo, (1) Por cédula de 22 de noviembre de 1748 se

sean multados, pues de lo contrario, demas de manda que se declaren vacantes las prebendas de

la nota que dan con su poca asistencia , hacen que no hubieren tomado posesion en el término de dos años los provistos en España o dentro de 15 dias los existentes en Indias.

(2) Véase la nota á la ley 43, tit. 22, dicho libro. Y ni aun pueden ausentarse los prebendados á Como sucedió con la de D. José Prieto en Trujillo pretesto de renunciar sus prebendas, pues en real por cédula de 14 de enero de 1771, que se refiere a cédula de 4 de abril de 1794 se prohibió a los prela otras de 21 de diciembre de 68, 12 de mayo y 15 de dos admitir.estus renuncias, como que siendo aquellas

julio de 1769. de real patronato debia preceder real permiso para Debe tenerse presente, que por cédula de 10 de su admision. En consecuencia , la facultad de los

pre abril.de 96 se declaró que las rentas .embargadas á Jados es ceñida á calificar las causas de justas ó injus Prieto y depositadas, se declaren pertenecer al ramo itas que aleguen los renunciantes, pasarlas al vice de vacantes, y de él satisfacer al cabildo de Trujillo patron, y que uno y otro dén cueuta sin hacer.nove

lo que pareciese haber gustado en los pleitos relativos dad entretanto.

á dicho incidente.

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »