Imágenes de páginas
PDF
EPUB

nues

les

que requieran mayor y mas eficaz remedio, clérigos que fueren de aquellas partes , ni las usarán del que les pareciere convenir , hacien- admita á ejercicio ni doctriva. du que las personas que

asi fueren causa de esto se embarquen y envien á estos reinos , por

LEY XXII.

lo mucho que conviene hacer demonstracion con D. Felipe Il en el Pardo á 1.° de diciembre de 1573. ejemplo en materias de esta calidad. (5)

D. Felipe III en Madrid á 17 de marzo de 1819.

Que los clérigos y religiosos vayan a los llamamienLEY XX.

tos que los vireyes y audiencias les hicieren. D. Felipe II en::::: á 13 de mayo de 1577.

Encargamos á los clerigos y religiosos de nuestras Indias que siendo llamados

por Que los prelados no permitan que los clérigos jue

tros vireyes y audiencias reales, vayan a los guen en ninguna cantidad.

llamamientos que les hicieren, sin poner impeLos clérigos de quien todos han de recibir dimento. Y mandamos á los vireyes y audienejemplo , deben ser muy compuestos y ocupar cias que procedan en esto con gran consejo, el tiempo virtuosamente, por lo cual encarga- prudencia y consideracion. mos á sus prelados que no permitan que jueguen en ningana cantidad.

Que los prelados no consientan en sus diócesis

clérigos vugabundos ó sin dimisorias, y no sean LEY XXI.

admitidos á prebendas ni beneficios; ley 10,

tit. 7 de este libro. D. Felipe IV en Madrid á 27 de marzo de 1631.

Que los prelados castiguen conforme á derecho Que en las Filipinas no se admitan clerigos de la In canónico a los clérigos y doctrineros, culpadia Oriental,

dos en tratos y grangerias; ley 44, tit. 7 de Porque los clérigos que van a las Islas Fi este libro. lipinas de la India Oriental con sus empleos ge- Que cuando sucedieren pesadumbres entre clés neralmente son espulsos y desterrados, y se rigos y religiosos siendo la culpa notable, el quedan en ellas , y muchos se ocupan en vica gobernador los envie a sus prelados con infor. rias , curatos y beneficios en perjuicio de los macion de ella ; ley 70, tit. 14 de este linaturales y patrimoniales de ellas : mandamos libro. á nuestro gobernador y capitan general que no Que los religiosos que anduvieren fuera de la consientan entrar en ellas ninguno de los dichos obediencia de sus preludos , y los que hubie

ren dejarlo el habito de sus religiones y, pués

tose el de clerigos, sean echados de las In(5) Un religioso del Cuzco vituperó en un ser

dins, le y 84, tit. 14 de este libro. mon en cierto modo el amor y fidelidad al Rey; é informado de ello S. M. por el gobernador de aquella que los clérigos no sean exentos de la jurisdicciudad, se ordenó al virey que por medio del pro cion episcopal por ministros de cruzada , ley vincial, ó por mismo directamente, le hiciese tras 13, tit. 20 de este libro. ladar á Lima con prevencion de que no volviese ja Que los fiscales de las audiencias pidan lo más al Cuzco. Tambien debe tenerse presente en la materia la

convenga sobre donaciones de clerigos a sus cédula de 19 de enero de 1718 dirigida a la audiencia hijos, y tratos y contrarios , ley 32, tit. 18, de Chile.

libro 2,

que

[ocr errors][merged small][merged small]

LEY PRIMERA.

pudiere doctrinar y administrar, conforine á D. Felipe II y la princesa en su nombre en Vallado la ley 46, tit. 6 de este libro. Y mandamos á lid á 30 de mayo de 1557. El mismo en Madrid á 9 nuestros vireyes, presidentes y gobernadores, de agosto de 1561.

y encargamos a los prelados diocesanos y proQue donde hubiere religiosos puestos por doctrine

vinciales de las órdenes, à cada uno en su juros no propongan los obispos á clérigos. risdiccion y distrito , que juntos comuniquen, Regamos y encargamos á los arzobispos y determinen

у

señalen los sugetos que cada moobispos que en los pueblos y reducciones de nasterio hubiere de tener para la administraindios donde hubiere monasterio y estuviere la cion de los santos sacramentos ; de tal forma, doctrina encargada á religiosos, no propongan que haya suficientes ministros, y á los religio. curas clérigos hasta que otra cosa se provea; pe sos, que tengan todo cuidado y diligencia en ro fuera de los límites señalados a los religiosos, confesar y administrar á los enfermos, enterpropongan curas clérigos para que administren, rar los difuntos, y hacer todo lo demas que ỳ à cada uno se le señale los que buenamente pericucce á su ocupacion y ministerio.

por la

LEY II.

obispos que provean y den orden en sus dióce

sis que los curas y doctrineros de indius, usan D. Felipe II y la princesa gobernadora en Vallado

do de los medios mas suaves', dispongan y en. lid á 23 de mayo de 1559.

caininen que a todos los indios sea enseñada la Que donde hubiere curas clérigos, no haya religio- | lengua española, y en ella la doctrina cristiaJos, ni se funden conventos.

na, para que se hagan mas capaces de los misMandamos que en el pueblo de indios don terios de nuestra santa fé católica, aprovechen; de hubiere cura clérigo puesto por el arzobispo para su salvacion, y consigan otras utilidades ú obispo no se funde monasterio de ninguna en su gobierno y modo de vivir. (2) orden; y si algunos religiosos fueren a predicar

LEY VI. á los pueblos donde los curas estuvieren, el arzobispo ú obispo de orden que habiendo predi- | D. Felipe II en Madrid á 11 de junio de 1594. Y en cado pasen á otra parte, ó se vuelvan à sus mo Toledo á 4 de setiembre de 1560. D. Felipe III en ñasterios, y no traten de liacer conventos sino Madrid á 6 de mayo de 1614. D Felipe IV alli 'á 30' fuere en las partes y lugares donde á nuestro

de agosto de 1621. virey , audiencia o gobernador, y al prelado que los clérigos y religiosos doctrineros no prenpareciere que conviene, ý hay necesidad y po

dan, ni hagan condenaciones d los indios, ni noma šibilidad y licencia nuestra , para que se fun

bren fiscales, y guarden los aranceles. de monasterio conforme à lo proveido.

Nuestros vireyes , gobernadores y justicias

no permitan ni consientan á los curas y docLEY III.

trineros, clérigos ni religiosos que tengan càiD. Felipe II en Zaragoza á 8 de marzo de 1885. celes, prisiones, grillos y cepos para prender, Que si los obispos apremiaren á los clérigos á acep

ni detener à los indios, vi les quiten el cabello, tar doctrinas, las audiencias provean de forma que

ni azoten, ni impongan condenaciones sino los indios sean doctrinados.

fuere en aquellos casos que tuvieren comision Queriendo algunos prelados apremiar a los

de los obispos, y'en que conforme á derecho clérigos por censuras á que vayan á servir doc- y leyes de esta Recopilacion la pudieren dar, ni' trinas, si acudieren por via de agravio á nues

tengan ni pongan fiscales, porque esto toca á tras audiencias,

' les mandamos

sus obispos, segun y en la fornia dada

que en los ne. gocios de esta calidad, que a ellas fueren, pro-ley 32, tit. 7 de este libro,

y en los derechos vean de manera que los indios no carezcan de lo demas se conformen con los aranceles. Y ro

de entierros, matrimonios, bautismos y todo la doctrina necesaria.

gamos y encargamos á los prelados diocesanos LEY IV.

que asi lo hagan 'cumplir y ejecutar.' D. Felipe III en Madrid á 17 de marzo de 1619.

LEY VII. Que los vireyes, audiencias y gobernadores tengan

D. Felipe II en el Pardo á 2 de diciembre de 1578. cuidado de que los doctrineros sepan la lengua de los indios, ó sean removidos.

Que los indios no sean apremiados á ofrecer en las Ordenamos y, mandamos á los vireyes, pre

misas. sidentes, audiencias y gobernadores que esten Otrosi: nuestros vireyes, audiencias reales, advertidos y con particular cuidado en hacer gobernadores y justicias no consientan ni pere! que los curas doctrineros sepan la lengua de los mitan

que

los indios de sus distritos y jurisdicindios que han de doctrinar y administrar, ciones sean obligados á ofrecer en ninguna de pues tanto importa para el cumplimiento de su. las misas que se les dijeren , antes los am paren obligacion y salvacion de las almas de sus feli- y defiendan, que los obispos, clérigos , religreses: y con los superiores de las órdenes que giosos ni otros ministros eclesiásticos les oblirenuevan á los religiosos que no supieren la guen á ello; pues aunque el ofrecer es cosa.loa. Jengua é idioma de los indios en la forma que ble y recibida en la santa iglesia

, el hacerlo ba? está dada, y propongan otros en su lugar, aper: de ser voluntariamente como las demas obras ci biéndoles que si los doctrineros actuales, y los de caridad, y el compeler á que se haga el que despues lo fueren no la supieren, serán re abuso mal introducido, mayormente con los movidos de las doctrinas ; y álos catedráticos indios, que son miserables y de poco caudal. de la lengua donde los hubiere, que á ningun | Y rogamos y encargamos a los prelados, que clerigo ni religioso den aprobacion sino tuviere guarden y hagan guardar lo contenido en esta la dicha calidad. Y rogamos á los arzobispos y nuestra ley. obispos que lo hagan ejecutar. (1)

LEY VIII.
LEY V.

D. Felipe II en el Pardo á 1,0 de diciembre de 1573." D. Felipe IV en Madrid á 2 de marzo de 1634. Y á

Que lo que se repartiere d los indios por los doctrie 4 de noviembre de 1636.

neros, se les quite de sus salarios, y siendo excesiQue los curas dispongan d los indios en la enseñan

vo, se les quite la doctrina. in de la lengua española, y en ella la doctrina cris Ordenamos

que si repartieren los 'doctri-

neros alguna cosa á los indios para ornamentos Rogamos y encargamos á los arzobispos y

(2) El espíritu de esta ley es el mismo de la 18, (1) Sobre esta ley véase la nota puesta a la ley 30, tit. 1.o, lib, 6, véanse sus notas y la cédula última, tit. 6 de este libro, ya la 18, tit. 1.", lib. 6. sobre el particular de 17 de julio de 1770. TOMO 1.

17

tiana.

u otros efectos, se les quite de sus salarios en doctrina , se ocupen en su servicio, y especialla mistna suma; y si fuere escesiva la cantidad mente en bilados y otros ejercicios, sin pagarque repartieren, se les quite la doctrina , por les nada por su trabajo y ocupacion, con lo cual evitar los fraudes que en esto suele haber.

no pueden asistir à sus padres ni hijos: manda

mos a nuestros vireyes, presidentes y goberLEY IX.

nadores, y rogamos y encargamos á los arzo D. Felipe III en Madrid á 4 de abril de 1609. Don bispos y obispos que hagan guardar nuestras Felipe IV alli á 8 de octubre de 1631. Véase la ley cédulas y ordenanzas y los concilios provincia32, tit. 1. lib. 6.

les y sinodales con toda precision y cuidado, Que se remedien los excesos de los doctrineros en proveyendo y ejecutando todo lo vieren

que cuanto á los testamentos de los indios.

que conviene , para que los indios é indias no Porque ordinariamente mueren los indios reciban agravio ni molestia con ningun pretessin testamento, y cuando disponen de sus ha

to, y en las visitas que hicieren de las doctrinas ciendas es en memorias simples y sin solemni.

procedan contra los clérigos y religiosos doctridad, y conviene ocurrir á los daños que pro

neros que hallaren culpados, y quiten los que ceden de introducirse los doctrineros y otras juzgareu que no admiten, enmienda, dando

cuenta à los vireyes, presidentes ó gobernadopersonas, recogiendo sus bienes y alhajas, y disponiendo que se gasten en limosnas y sufra

res de la provincia, conforme está dispuesto

por las leyes de este libro, gios. Y para que no se queden ex-heredados los hijos, padres o herinanos , y los demas que

LEY XII. conforme á derecho deben suceder , rogamos y encargamos a los arzobispos y obispos y provin. D. Felipe III en el Pardo á 8 de noviembre de 1608. ciales de las religiones, que con efecto remedien

Que si los curas doctrineros tomaren á los indios los escesos que en estos casos intervinieren, ha mantenimientos, ú otrus cosas sin pagar su justo vaciendo las diligencias que son obligados. Y man.

lor, las audiencias reales lo

procuren remediar. damos a nuestros vireyes, audiencias y gober Mandamos a nuestras audiencias que llenadores, que cerca de lo susodicho hagan guar-gando a su noticia , aunque no sea á pedimento dar y guarden lo dispuesto por derecho y leyes de parte, que algunos curas y beneficiados, clés de estos reinos de Castilla, y libren las provi.

rigos ó religiosos hubieren tornado á los indios siones y mandamientos necesarios. (3)

mantenimiento ú otra cualquier cosa sin pagar

les su justo valor, procuren poner en este ese LEY X.

ceso el remedio que convenga , pues tanto imDon Felipe IV en Madrid á postrero de marzo de porta al servicio de Dios y nuestro ocurrir á 1663.

este daño con particular cuidado. Que los curas

j
doclrineros no detengan, ni recojan

LEY XIII.
los indios de mita, que se huyeren de las minas.
Encargamos á los obispos que ordenen a los

Don Felipe IV en Zaragoza á 21 de setiembre de

1643.
у.
doctrineros

que
asisten en

las doctrinas de los lugares donde se suelen ocultar los in.

Que los doctrineros no lleven d los indios mas de lo dios repartidos de mita á las labores de minas,

que les pertenece, ni los prelados cobren de los doc

irineros la cuarta funeral y de oblaciones donde no у se huyen de ellas, que no los admitan, reco

hubiere costumbre legitima. jan ni tengan en sus haciendas y servicio, con

Los estipendios y sinodos señalados á los cugraves penas y censuras , à la ejecucion de las cuales procedan contra los que contravinieren

ras y doctrineros de pueblos de indios , son á ello, ly lo mismo encargamos á los provincia - damos a nuestros vireyes, presidentes y gober

bastantes para su congrua sustentacion : manles y prelados de las religiones, por lo que toca á los religiosos doctrineros.

nadores que tienen a su cargo nuestro real patronazgo, que por

lo

que les toca prevengan y LEY XI.

provean que á titulo de obvenciones, oblació.

nes, limosnas y derechos de administracion de D. Felipe IV en Madrid á 8 de octabre de 1631. Y sacramentos, no cobren de los indios ningun dialli á 6 de junio de 1640.

nero ni otras cosas en poca ni en mucha cantiQue se remedien las vejaciones que los doctrineros dad, y hagan guardar las órdenes dadas en esta hacen a los indios, y sean removidos los culpados razon para el buen tratamiento y enseñanza Porque se ba entendido que los curas doc

de los indios, y lo dispuesto por el santo concitrineros, clérigos y religiosos hacen muchas ve

lio de Trento y otros provinciales y sinodales, jaciojes y molestan gravemente á los indios , y cho ó hicieren , procediendo con tal desvelo

y aranceles que en su conformidad se han heobligan a las indias viudas y à las solteras que viven fuera de los pueblos principales y cabe- | que aseguren sus conciencias, con que descarceras, en pasando de diez años de edad, á que gamos la nuestra , supuesta la libre facultad con pretesto de que vayan todos los dias à la que les concedemos, para escusar los inconve

nientes que de lo contrario podian resultar.

Y rogamos y encargamos á los arzobispos (3) Véanse las cédulas de 18 de agosto de 1775 y la de 22 de diciembre de 1800, enteramente confor

que no cobren de los curas doctrineros la mes á lo dispuesto en la ley 15, tit. 20, lib. 10 de la

cuarta funeral y de oblaciones que en algunas Novisima Recopilacion.

partes han acostumbrado llevar , pues gozan

curas

guno. (4)

par caja de tres llaves, que la una tenga el corre

rentas tan cuantiosas, y esto no se puede per-dad, del tiempo que en virtud de el dicho
mitir fuera de los casos en que dispone el dere- nombramiento lo sirvieren, como no pase de
cho y hay cootumbre legitimamente prescrip- cuatro meses, lo cual, con la fé del presado
ta, y asi lo ejecuten, sin omision ni tolerancia, en cuya diócesis residieren, firmada de su nom
mirando principalmente por la enseñanza, ali bre, se les libre y pague sin otro recaudo al-
vio y buen tralainiento de los indios.
LEY XIV.

LEY XVII.
D. Felipe III en Madrid á 4 de junio de 1620.

D. Felipe IV en Madrid á 18 de mayo de 1610. Que en Filipinas se lome cuenta de lo procedido de

Que los corregidores no retengan los salarios á los cuartas de doctrinas, como se ordena.

doctrineros, ni reparen las licencias que tuvieren,

por los cuatro meses que está dispuesto. Porque cuando en las Islas Filipinas su

Ordenamos

у

mandamos á los corregidores cede haber alguna encomienda sin doc

de pueblos de indios, à cuyo cargo estuviere trina , se deposita en una caja de tres lla

la cobranza de tributos, que egecuten precisa ves la cuarta parte del tributo que cobra el encomendero para que se convierta en be- los doctrineros está ordenado, y sean muy pun

y puntualmente lo que en razon de la

paga

de neficio de los indios, y conviene que se egecu

tuales en esto, haciéndolas eu dinero con prete con buena cuenta y razon, y

Nos
sepamos

lacion á otras; y en caso que se hayan de pagar lo

que monta y cómo se distribuye. Mandamos à nuestros presidentei, gobernadores de las Fi

en especies, sean las mismas que tributaren lipinas, que to las las veces que les pareciere

los indios y al mismo precio que ellos las dieconveniente tomar la cuenta, nombren á uno

ren y no mas, ni de otro modo, sin dar lugar de los oficiales de nuestra real hacienda de

á que los curas y doctrineros tengan quejas, ni aquellas islas el que tuvieren por mas á propós padezcan sinrazones, ni se entrometan los corsito para que la tome, y que el fiscal de nues

regidores en reparar, ni justificar las licencias tra real audiencia la reconozca antes que se fe que los prelados dieren á los doctrineros dentro nezca , y sobre sus partidas, cargos, datas y alcances, y lo demas que convenga, pida y pro

LEY XVIII. cure se egecute con el cuidado

que

la materia requiere , dando noticia de todo á puestro pre D. Felipe II en ::::: á 20 de febrero. Y en el Pardo sidente gobernador, para que le asista en lo

á 15 de noviembre de 1583. En S. Lorenzo á 2 de

setiembre. Y en Madrid á 2 de diciembre de 1587. necesario y nos avise de lo que resultare.

Véanse las leyes 16, tit. 7, y 16, tit. 15 de este libro. LEY XV.

Que lo que montaren las ausencias de los doctrineros

se gaste en sus iglesias, y haya caja, D. Felipe II en Madrid å 24 de enero de 1580.

Jo

que montaren los desQue en la paga de los doctrineros se guarde lo mis. mo con los clérigos que con los religiosos.

cuentos de salarios que se hicieren á sacerdotes

doctrineros de indios por el tiempo que estu. En algunas provincias está mandado que vieren ausentes, se gaste en obras de las igleel estipendio de los sacerdotes doctrineros, en sias donde los sacerdotes residieren é bicieren tre en poder de un depositario que para esto las faltas, y en ornamentos de ellas , y esto sea se señala, y despues nuestras audiencias libran con parecer de el obispo de la provincia, y para algunas (provisiones en que dan comision para mejor y mas segura administracion se haga una que los religiosos y sus sindicos puedan cobrar por entero el dicho estipendio sin que entre gidor de el partido, la otra el cura de la igleen poder del depositario, y es justo que se ob sia de el pueblo donde estuviere la caja , ó el serve lo mismo con los clérigos. Mandamos vicario si le hubiere, y otra el mayordomo de que asi se cumpla y, egecute , sin poner iin pe- la iglesia, en la cual se deposite lo que proce dimento alguno en las provincias donde constare que se practica con los religiosos.

(4) Por real cédula de 1785 está mandado que se LEY XVI.

acuda a los interinos con el sínodo, aun cuando las

asignaciones sean en diezmo , pero no á los sacrisEl emperador D. Carlos y el príncipe gobernador tanes mayores. en Madrid á 17 de marzo de 1553. D. Felipe II en Por rédula de 5 de diciembre de 1798 se manda S. Lorenzo á 28 de agosto de 1591.

que conforme á esla ley y siguiente, se esté a la iniQue si los prelados nombraren quien sirva doctrina,

ia de que las vacantes no duren mas de cuatro me. en el interin que llega el propietario, se le pague el

ses; debiéndose lener presente la ley 48 , lit. 6 de salario

este libro. pro rata, como no pase de cuatro meses.

Por cédula de 26 de noviembre de 1728 se decla. Mandamos que si los arzobispos ú obispos

ra, que

las largas suspensiones de curus son en fraunombraren algunos clérigos ó religiosos, para

de del Real Patronato , y que se escusen determi. que sirvan los beneficios o doctrinas que en sus

nando prontameule las causas que exigieren pri

vacion. diócesis vacaren, entre tanto que se presentan Durante la sustanciacion de estas causas deben sacerdotes propietarios, en conformidad de lo señalarse alimentos al cura y al economo, y depo, que está dispuesto por el título de nuestro pa

sitarse el resto como se ha mandado en varios casos, tronazgo real, se les pague el salario que se les

en conformidad de lo dispuesto en cédula de 11 de

noviembre de 1794 , cuyo puntual cumplimiento se debiere y hubieren de haber , rata por canti encargó de Buevo en otra de 30 de enero de 1806.

Mandamos que

[ocr errors]

que

caso

lo

que han

'diere de estos efectos tomando la razón en li. ber, les cumplan hasta la dicha cantidad de bro especialmente diputado para lo que entra- cualquier hacienda nuestra , y esta averiguare y saliere , y babiéndose de abrir, se hallen cion se haga todos los años. presentes los tres llaveros, ó por lo menos los dos y escribano, si pudiere ser, que dé fé de

LEY XXII. lo que se hiciere, con dia, mes y año. (5)

D. Felipe II en Madrid á 4 de agosto de 1574. Y en LEY XIX.

el Pardo a 27 de setiembre de 1576. D. Felipe III en

Bruñol å 22 de febrero de 1604. D. Felipe II en Madrid a 11 de junio de 1594, cap. 9. Que no se acuda con salario de beneficio á sacerdote, Que los salarios de doctrineros se paguen de los tri

que no hubiere pasado con licencia del Rey. butos de sus doctrinas.

Item ordenamos y mandamos que no acuLos beneficiados y curas sean pagados de

dan con salario ni estipendio á ningun clérigo sus salarios en los tributos de los misinos pue

ni religioso doctrinero, si no les constare priblos donde sirvieren, habiendo comodidad de

mero, baber pasado con licencia nuestra , y lo pagarlos, y. no sean obligados à ir á nuestras

de otra manera dieren y pagareu no se les reales cajas a cobrar..

reciba ni pase en cuenta. LEY XX.

LEY XXIII. D. Felipe II en Madrid á 23 de noviembre de 1566.

D. Felipe IV en Madrid á 8 de agosto de 1621. Y en

esta Recopilacion. Véase la ley 9, tit. 10, lib. 6. Que a los curas se acuda con lo que les tocare de los diezmos, y lo que fallare se les supla.

Que los clérigos y religiosos doctrineros no traten, ni contraten; y si fuere pur mano de legos,

los Ordenamos á nuestras audiencias reales, tigue la justicia, , por los clérigos y religiosos se de que provean y den orden como á los curas se aviso u sus prelados, los cuales lo procuren remediar. acuda con la parte de los diezmos

que
les

per Está prohibido por derecho canónico y le ? tenece, y se les aplica por las erecciones de las yes de este libro, que los clérigos y religiosos iglesias, y que realınente la bayan y gocen, traten y contraten. Y por los grandes inconsegun y de la forma que los demas prebenda- venientes que se 'pudieran seguir de perinitir dos; y si aquello que asi se aplica a los curas ó disimular lo contrario a los curas y doctrines por las erecciones no bastare

para

ros, mandamos a nuestros vireyes, audiencias de haber, conforme a lo que por Nos está or: y gobernadores, que con todo secreto se infora denado y se contiene en la ley siguiente , que men si los dichos clérigos y religiosos doctrirestare á cumplimiento neros

, tratan o contratan por si mismos, o por de ello, y le pagarán nuestros oficiales, y no interpositas personas, ó si son factores de otros, otra cosa alguna, porque nuestra intención es ó tienen participacion en minas ú otras granno perjudicar en esto a Nos ni à otro alguno. gerias, y hallando que esto se hace por mang

de legos, los castiguen ; y en cuanto a los clés LEY XXI.

rigos y religiosos, dén aviso á sus prelados para D. Felipe II eu Córdoba à 19 de marzo de 1570, Y

que hagan lo mismo ; à los cuales rogamos y. en Madrid á 15 de noviembre de 1574. Y en Burgos encargamos pongan

el á 14 de setiembre de 1592.

posible en evitar y desarraigar la avaricia y Que no llegando los diezmos á lo que se refiere, se aprovechamientos ilícitos que los cúras y docsuplan a los curas hasta cincuenta mil maravedis, y trineros tuvieren de sus feligreses, especial

i los sacristanes hasta veinte y cinco mil. mente de los indios, y prohibir las contratacioMandamos a nuestros oficiales reales , que

nes de los eclesiásticos, pues son los que desi habiendo hecho diligente averiguacion, la

ben dar buen ejemplo y mirar por el bien es. llaren que no caben á cada sacerdote doctrine piritual y temporal de todos. Otrosí es nuesro cincuenta mil maraveolis, y á cada sacris

tra voluntad, que si nuestros vireyes, presi

: tan á veinte y cinco mil maravedis, por el es

dentes y audiencias hallaren culpados á los cortipendio y salario en cada un año de los diez regidores y alcaldes mayores, y que tienen inmos, que conforme á las erecciones han de ha-teligencias con los doctrineros en estas materias

de tratos, intereses ó grangerias, los castiguen

severamente, guardando y egecutando las le(5). En cédula de 17 de diciembre de 59 se desaprobó al virey del Perú la licencia que concedió å

yes de este libro, y penas impuestas á los corun cura para venir á España de mayordomo de un

regidores y alcaldes mayores que tratan y conarzobispo, y se mandó se aplicasen los frutos del tratan. (6) tiempo de la ausencia a la fábrica y pobres, deducido el salario del interino.

LEY XXIV. Sobre esta ley debe verse tambien la cédula de 24 de julio de 1688: en cuya virtud'á informe del

Él emperador D. Carlos y el cardenal gobernador en

Madrid á 24 de enero de 1510. virey del Perú de resultas de las quejas del arzob'spo de la Plata sobre retencion de sínodos mandada

Que los curas de las catedrales residan a las horas y hacer á los curas que pasaban los cuatro meses', se

como se declara. espidió cédula del Pardo de 6 de marzo de 1770, en que se aprobó la orden del virey, y 'mandó que Porque los curas de las iglesias catedrales las ausencias que los prelados conceden por mas de cuatro meses han de intervenirse con el vice-pa (6). Véase la nota á la ley 51, tit. 16 , lib. 2, y lion.

á la 17, tit. 2, lib: 5.

2

mayor cuidado

que sea

« AnteriorContinuar »