Imágenes de páginas
PDF
EPUB

erec

1 en

en

ole,

10

[ocr errors]
[merged small][merged small][ocr errors][merged small]

de nuestras Indias residan en ellas , y puedan Que se hagan inventarios de los bienes de las ser hallados mas fácilmente por las personas iglesias, y ningun doctrinero los lleve cuando que los hubieren menester para la administra se mudare a otro beneficio, y las audien. cion de los santos sacramentos. Mandamos que cias tengan cuidado de que se egecute, ley 20, la tercia parte del salario señalado por

las

tit. 2 de este libro. ciones se les reparta por distribucion, la cual que en los beneficios y oficios eclesiásticos sean gaben

á las horas de misa y visperas en el coro, preferidos los sugetos mas virtuosos ylegery cuando faltaren de alguna de ellas, se les citados en doctrinar los indios, y mas peritos apunte como a los prebendados, descontando en la lengua', ý los hijos de españoles que de su salario lo que hubieren perdido por ra han servido en las Indias , ley 29, tit. 6 de zon de las faltas, si no las hubieren causado este libro. por estar ocupados en su niinisterio.

Que los prelados castiguen las culpas de los saLEY XXV.

cerdotes doctrineros conforme á derecho, ley.

12, tit. 7 de esto libro. · D. Felipe III en Madrid á 27 de marzo de 1606.

Que los obispos no lleven 'cuarta parte de los Que los ministros de doctrina tengan libros de bautis. salarios de los doctrineros, ni se paguen a ños y entierros, y envien certificaciones y padrones los que no asistieren, ley 16, tit. 7 de este cada un año a los vireyes y gobernadores.

libro. Es conveniente para la buena cuenta y ra- j Que los prelados castiguen conforme á derecho zon de los tributos de indios, evitar costas y canónico a los clérigos y doctrineros culpafraudes, y asi rogamos y encargamos á los dos en tratos y grungerias, ley 44, tit. 7 arzobispos, obispos y prelados regulares de de este libro. nuestras Indias, que manden á todos sus clé- Que los clérigos y religiosos doctrineros tenrigos y religiosos, ministros de doctrinas, que

gan los concilios de sus diócesis y por ellos tengan libro en que matriculen á todos los

que sean examinados, ley 8, tit. 8 de este libro. nacieren y fueren bautizados, y otru libro en

Que los salarios librados a los prebendados que escriban los nombres de los difuntos; y de

gi lo que constare envieu cada un año á nuestros

clèrigos en la caja real, se paguen por los

tercios del año, ley 14, tit. 11 de este libro. viseyes, presidentes y gobernadores, certificaciones con toda fidelidad, y mas los padro. Que en delitos de clérigos y doctrineros incor ? nes que hicieren las semanas Santas para

las regibles , las audiencias procedan en la forconfesiones, ciertos y verdaderos, imponién. ma que se ordena , ley 8, tit. 12 dc este

libro.. doles pena de excomunion. (7)

Que los curas y doctrineros gnarden los conciLEY XXVI.

lios , costumbre legitima, y aranceles en los

derechos que han de lleur a los indios que D. Felipe IV á 18 de junio de 1658.

administran, ley 10, tit. 18 de este libro. (8) Que a los religiosos doctrineros se les acuda con el estipendio, guardando las calidades de esta ley. (8). Y sobre jurisdiccion de los curas para casa

mientos, limitaciones a Constando por certificacion de las justicias Jos obispos, y estension que se dió a aquella por dis->

que

Tes intentaron 'reducir y. personas a quien toca darlas, como los re

tintas cédulas, á consecuencia de bulas y breves ligiosos cumplen con su obligacion en la ense-apostólicos, debe verse la cédula de 18 de junio de ñanza y doctrina de los indios que estan á su

1743, y la de 22 de agosto de 1751, en que a consecargo, y haber llevado a los enférinos el santi

cuencia de los antecedentes que aquella refiere, se mandó

que

todo cura case á sus feligreses , wo siendo: simo Sacramento á sus casas. Ordenamos y vagantes, estrangeros ó de partes distantes, sin nemandainos que se les acuda con los cincuenta cesidad de ocurrir a las çurias de las diócesis para mil maravedis de estipendio por cada doctrina informaciones de libertad, y que para estos se les de á cuatrocientos tributarios en cada un año, despache en ellas sin mas derechos que de lo escri

to, bien que considerándose siempre gravoso que y esta forma se guardé inviolablemente. los forasteios hubiesen de acudir de grandes distan-,

cias a las curias, se mandó tambien allí, que para

evitarlo se estableciesen vicarios cada dos dietas, ó (7) Esta ley es opuesta a la 23, tit. 5, lib. 6, se nombrasen persona's á quienes se diese facultad de que es de fecha posterior.

despacharles en estos negocios.

[merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors]
[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small]

SIULO CATORCE,

De los religiosos.

LEY PRIMERA.

uno, que tengan siempre becha lista de to

dos lus monasterios, lugares principales, y D. Felipe IV en Madrid á 15 de mayo de 1631. Y sugetos que pertenecen á sus provincias , y de á 10 de marzo de 1646.

todos los religiosos que en ellas tienen, nomQue los vireyes, audiencias y gobernadores, y los bràndolos por sus nombres, con relacion de edad arzobispos y obispos se in formen de los religiosos y calidades, y el oficio y ministerio en que que hubiere en sus distritos, y con sus pareceres se

se ocupan, y la den en cada un año à nues. pidan los que se han de enviar d las Indias.

tros vireyes, andiencias, gobernadores ó perOrdenamos y mandamos á los vireyes, pre sonas que tuvieren la superior gobernacion ea sidentes y oidores de nuestras audiencias rea

las provincias, añadiendo y quitando los reliles y gobernadores de las Indias, que por todos | giosos que sobrevinieren y faltaren, y estas lis. los medios posibles procuren saber continua tas generales guardarán los vireyes , audienmente los religiosos que haya en sus distritos, cias o gobernadores, para tener la noticia ne y si se necesita que de estos reinos se envien cesaria, y remitir á nuestro consejo de las Ina algunos, comunicàndose con los arzobispos, dias relacion en todas las flotas de los religioobispos y prelados. de las religiones, los cuales sos que conviniere proveer. (2) esten advertidos de que cuando los hubieren de enviar á pedir ha de ser con relacion y parecer

LEY III. de los vireyes, presidentes y oidores, y del arzobispo y obispo del distrito, en que digan y D. Felipe III en N. S. de Prado á 8 de inarzo de 1605

D. Felipe II en Madrid á 27 de setiembre de 1574 declaren la necesidad que hay de ellos alli, y cuantos son menester , y de qué calidades, y

Que cuando alguna religion de lus que hay en las In

dias pidiere religiosos, no envien los prelados comia. si son para doctrinar o leer, o predicar, o para sarios que los lleven, y envien las listas que por esta el buen gobierno de las religiones y oficios ,9

ley se dispone. para que partes ; y los vireyes, presidentes oi

Los proyinciales de las órdenes que hadores y gobernadores , y los arzobispos y obis

bitan en nuestras Indias, cuando hubiere ner pos por lo que les tocare lo cumplan asi, y den cesidad de llevar religiosos desde estos reinos, Jas relaciones y pareceres que en orden a esto

no envien por ellos a otros religiosos comisarios, les pidieren los prelados con el ajustamiento

y hagan lista de los que allà hubiere, y de las que fiamos del celo que todos deben tener en el cumplimiento de sus obligaciones; y necesidad , la cual nos envien , y den otra al

doctrinas de su cargo , y de los que tuvieren cuando los prelados juzgaren por necesario, se

virey, presidente ó gobernador para que nos envien de estos reinos algunos religiosos de sus, ordenes, acudan a los vireyes, audiencias y gorgiosos, proveamos lo que convenga.

informe , y escusándose la yenida de los relibernadores, y á los arzobispos ú obispos á pedirles las dichas relaciones y pareceres, los

LEY IV. cuales nos envien con los

suyos, en que

han de espresar á que parte han de ir los religiosos D. Felipe III en N. S. de Prado á 8 de marzo de 1605. asignados, para que se tome resolucion y pro- Que los comisarios que de España llevaren religiovea lo que mas convenga al servicio de Dios sos guarden la forma que se declara. nuestro Señor , y bien de las almas de los na

Encargainos y mandamos que los comisarios turales y habitantes de aquellas provincias; y que se nombraren para que lleven religiosos à con estas calidades y no de otra forma, se concedan los religiosos. (1)

real piedad deseaba , se creyó necesario adoptar el

establecimiento de seminarios, como se ha verifiLEY II.

cado en diversos lagares, y tambien en Moquegua

por cédula de 29 de enero de 1795, que debe ienerD. Felipe II en la ordenanza 16 del Patronazgo. se muy presente por las importantes declaraciones

que comprende. Que los provinciales tengan hecha lista de sus pro

(2) Sobre el número de conventuales la cédula vincias, conforme desta ley.

de Madrid de 26 de abril de 1703 y la real cédula

de 6 de diciembre de 1761. Encargamos á los provinciales de todas las

Debiéndose tener tambien presente la cédula diórdenes que residen en las Indias, y á cada rigida á la audiencia de Guatamala de 14 de febre

ro del citado año de 1703 , la que exige ocho reli

giosos de continúa asistencia en cada convento, para (1) Esta ley se mandó guardar por cédula de 21 que subsista este : é igualmente la cédula de 12 de de mayo de 1747, y se repitió por otra de Buen julio de 1739, en que se manda que no tengan voReliro de 6 de diciembre de 1761, haciendo su omi to en los capítulos los prelados de conventos de me. siop caso de residencia.

nos de ocho religiosos. En cédula de 29 de abril de Sobre religiosos misioneros debe lenerse presen 1800 se hace memoria de las leyes 1.' y 2.' de este le, que no habiendo parecido suficientes las medi lítulo y libro; encargándose en la misma el puntual das tomadas para sacar de estos todo el fruto que la cumplimiento de la ley 26, lit. 14, lib. 3.

que ha

las Indias sean personas de mucha aprobacion y se les acuda y socorra por la casa de contrata. , cristiandad, para qne siendo tales busquen ý tacion de nuestra hacienda real en la forma si. escojan religiosos de las partes que se requie-guiente. ren, y de los que se llevaren y concedieren Hágase el cómputo desde que salen de sus el comisario à cuyo cargo fueren , en tenién conventos, y contándoles à ocho leguas por dolos buscados y recogidos, antes de embar dia á razou de siete reales por la costa de cada carlos haya de dar relacion en nuestro consejo religioso y una cavalgadura , y dos reales para de Indias de las personas, nombres, edades, su sustento eu cada un dia de los

que

hubieren naturaleza y calidades de los dichos religio- menester para prevenirse, y, despacharse en sos, y de la provincia y casas de que salieren, y Sevilla , y asi se les pague

lo

que, inontare, del tiempo de su profesion, para que entienda con que no se hayan anticipado á ir á la dicha si son los que conviene á el efecto á que van, ciudad, porque solo se les ha de acudir con esy si pueden allà ser útiles ; y entendiéndose

; y entendiéndose te entretenimiento los dias que se propusieren que lo son, lleven aprobacion del consejo, y necesarios para despacharse, y si mas se detulos comisarios los presenten en la casa de con. vieren

por

causa de no salir la armada ó flota en tratacion de Sevilla ante el presidente y jueces que se han de embarcar , se les continúen los oficiales para que tomen lista de los nombres

alimentos de sus persouas. y señas de los religiosos que fueren aprobados Ajustando la cuenta conforme à lo por el consejo, y aquellos se embarquen y no menester un religioso de la Orden de santo otros en su lugar, ni los comisarios los puedan Domingo para su vestuario blanco y negro, recibir en caso que falten de los que el consejo cama , hechuras, malalotage, por el tiempo de hubiere aprobado antes de embarcarlos si no fue la embarcacion para él y su criado, porte de re dando noticia al dicho nuestro consejo de los libros , flete hasta Sanlucar, y los demas los que recibieren en su lugar, y llevando a pro- gastos precisos y necesarios, se den á cada uno bacion. Y en caso que esto no se pueda hacer novecientos y siete reales y diez maravedis: y por estar próxima á salir la flota o armada en mas libramos en nuestras cajas reales de la que hubieren de ir , se embarquen con los Nueva-España diez y ocho mil trescientos y que estuvieren aprobados ; y estas listas envien veinte y seis maravedis por el flete de cada el presidente y jueces oficiales a nuestros ofi- religioso, y la parte de una cámara que le toca ciales de los puertos de las Indias, para que desde Sanlucar á Nueva-España, y el flete de por ellas vean si son los mismos religiosos los media tonelada de su ropa. que hubieren llegado, y paguen los fletamen Para cada religioso calzado de la Orden de tos, y les den aviamento para adelante, con san Francisco, setecientos y noventa y seis reaforme á los despachos que llevaren, y no con

les

у diez maravedis, y los oficiales reales de la sientan que pasen adelante otros ni se queden Nueva-España paguen de nuestra real hacienda alli; y los que de otra manera fueren vuelvan por el flete de su persona y ropa diez à España , haciendo para ello la diligencia ne mil trescientos y veinte y seis mnaravedis. cesaria con sus superiores o con los generales de Para cada religioso descalzo de la Orden de la armada ó flota en que hubieren ido, para que san Francisco selecientos y catorce reales y den orden como esto se cumpla precisamen- medio, y los oficiales reales de la Nueva-Este, pues todo se endereza al servicio de Dios paña paguen por el flete , cámara y media tovuestro Señor, mayor quietud de las religio- nelada los dichos diez y ocho mil trescientos nes y beneficio de los indios.

y

veinte y seis maravedis.

Para cada religioso de la Orden de san Agus-
LEY V.

tin, mil
у cuarenta y pueve

reales

que D. Felipe III por auto acordado del Consejo, en Ma

treguen en la misma forma , y los oficiales rea

les de la Nueva-España paguen , como va redrid á 10 de julio de 1612.

ferido , los diez y ocho mil trescientos y vein. Que a los comisarios que llevaren religiosos no se te y seis maravedis por le flete ,

le flete , cámara entreguen los despachos hasta que hayan dado la dia tonelada. nómina.

Para cada religioso de la Orden de nuestra Ordenamos que no se entreguen en las se señora de la Merced, ochocientos y diez y sie. cretarias de nuestro consejo de las Indias à los te reales con que prevengan su vestuario, comisarios, que llevaren religiosos por cuenta lienzo, matalotage y portes , y los oficiales nuestra sus despachos, hasta que hayan pre reales de la Nueva-España paguen en la misma sentado relacion de los religiosos que llevaren, conformidad los diez y ocho mil trescientos con las señas de sus personas, en qué convento y veinte y seis maravedis

y media han residido , y de dónde son naturales, y tonelada. aprobacion del consejo.

Y para cada religioso de la compañia de Je.

sus, mil y veinte reales, que de la misma forma LEY VI.

se considera por menor, que serán necesarios D. Felipe III en S. Lorenzo á 10 de julio de 1607.

para todo su vestuario, portes, pasaje hasta

Sanlucar y matalotage: y los oficiales reales de Que á los religiosos que por orden de el Rey, pasaren á las Indias, se les socorra como se ordena.

la Nueva-España paguen el flete desde Sanlu

car , y media tonelada por su ropa á razon de Mandamos que llegando à Sevilla los reli diez y ocho mil trescientos y veinte y seis magiosos que por nuestra cuenta pasan a las Indias ravedis.

y ocho

se en

y me.

por el flete

vento para
ello y se pasa

á otro, que

Y porque con esto los dichos religiosos se

LEY IX. acomodan, y lo emplean à su satisfaccion : ordenamos y mandamos á los dichos nuestros

El príncipe gobernador en Guadalajara á 8 de se. presidente y jueces oficiales de la casa de con

tiembre de 1546. Y reinando, en Madrid á 12 de din tratacion que á cada religioso de los que por ciembre de 1567. Y á 21 de enero de 1572. Y á 4 de muestra cuenta fucren enviados a las Indias se

febrero de 1588. les dé lo referido, pagado en Sevilla en dineros de contado , entregandolo à sus comisarios cia de el Rey no se queden en las Canarias ; ni de

Que los religiosos que pasar en d las Indias con licent. conforme a la costumbre que hasta ahora se ha aquellas Islas vayan los que no tuvieren licencia. tenido, y á lo dispuesto por algunas leyes y

Ordenamos y mandainos que los religiosos ordenanzas de este libro, todo lo cual se obser.

que pasaren a las Indias con licencia nuestra, contadores de cuentas de nuestro consejo de Canarias , 10 se queden en ellas, y pasen preve y guarde, precediendo informes de los

y por algun accidente arribaren á las Islas de Indias, con las limitaciones y ampliaciones contenidas en las cédulas que se despachan á la

cisamente á cumplir su viaje, y que de las di

chas Islas no pasen á las provincias de las Incasa de contratacion de Sevilla.

dias ningunos religiosos sin licencia nuestra, LEY VII.

como está proveido respecto de los demas re

ligiosos que pasan de estos reinos. .D. Felipe II en Sevilla á 7 de mayo de 1570. D. Felipe IV en esta Recopilacion.

LEY X. Que el avio de religiosos se en Sevilla d los que El emperadlor y el príncipe gobernador en Madrid se embarcaren.

á 11 de marzo de 1553. Ordenamos y mandamos al presidente y

Que los religiosos señalados para una mision, no pa

sen en otra sin licencia del primer comisario. jueces de la casa de contratacion de Sevilla, que cuando Nos enviáremos religiosos a las Indias Constando que algun religioso de los que

á nuestras espensas conforme a lo dispuesto, no hubieren de pasar a las Indias deja al comisario - permitan ni 'den lugar á que ninguno se quede ó persona que le llevare , y le sacó de su con en estos reinos, y solo acudan con lo necesa

tambien rio á los que hubieren de ir, procurando en lleve religiosos, nuestros presidente y jueces

oficiales de la casa de contratacion de Sevilla todo buena cijenta y razon, y el juez oficial

no le consientan pasar, ni den pasage ni mata. -que fuere a los puertos á la visita y despacho de flotas y armadas, tenga particular adver-| lotage si no fuere yendo con el que primeratencia sobre que se embarquen todos los dichos mente le sacó de su convento para le llevar, sal

vo si le diere consentimiento para ello el que religiosos ; y si faltaren algunos los hagan buscar y embarcar con los deinas, y den aviso á primeramente lo llevaba. - Jos oficiales reales de las Indias donde van asignados , del número de religiosos, para que

LEY XI. conforme á los despachos paguen los fletes, y D. Felipe II en Madrid á 4 de febrero de 1588. provean de lo demas necesario, y se satisfaga el registro del navio en que hicieren su viage.

Que el provincial de San Agustin de la Andalucía

no de licencia para pasar á las Indias religiosos de LEY VIII.

su orden, por estar esto á cargo del de Castilla, ,

Encargamos al provincial de la orden de san Don Felipe III en Madrid á postrero de diciembre

Agustin de la provincia de Andalucia, que no de 1607.

envie religiosos de su orden a las provincias de Que á los comisarios de los religiosos que fueron á nuestras Indias, porque los conventos y relilas Indias se les entregue el dinero para compras, giosos que hay en ellas están subordinados al y se emplee con intervencion de la casa de contra

provincial de la provincia de Castilla , y de lo tacion.

contrario se seguiria que los religiosos de la Es nuestra voluntad que á los comisarios

Andalucía se hallasen exentos en las Indias. de los religiosos que se despacharen á las In. dias se les entregue el dinero que se les hubie .

LEY XII. re de dar para la compra de sus vestuarios y El emperador D. Carlos y la reina gobernadora en matalotage, para que por su mano compren

Ocaña á 9 de noviembre de 1530. D. Felipe IV en Jo que les conviniere con que no escedan de

Madrid á 15 de junio de 1654. la cantidad que està señalada al religioso de

Que no pasen á las Indias religiosos extrangeros. cada orden : y porque estas compras y provisiones se hagan con justificacion y como couvie Mandamos á nuestros presidentes y jueces ne , y se compre efectivamente lo que se les oficiales de la casa de contratacion de Sevilla, manda dar, y los comisarios no lleven mal que no dejen ni consientan pasar á las Indias proveidos los religiosos : mandamos que se ha religiosos estrangeros de estos nuestros reinos, gan las

compras, con intervencion de la casa y si llevaren liceucia del superior que residiere de contratacion de Sevilla , para que el factor, en ellos, ó de otros, la envien al consejo de á ulio de los jueces oficiales de ella, el que fue- | Indias para que en el vista se provea lo que re nombrado, lo vea comprar.

convenga, y en el interin no los dejen pasar. ;

las

LEY XIII.

LEY XVIII. El emperador D. Carlos y la emperatriz gobernadora D. Felipe II en Madrid á 19 de enero de 1562.

en Madrid á 28 de octubre de 1535. Que no pase a las Inulias religioso que no esté en obe

Que ningun religioso, que viniere de lus Indias, vuelva d ellas sin licencia

expresa. diencia de su preludo, y llevare licencia. Otrosi no consientan ni dén lugar á que

Ordenamos que

cuando algunos religiosos ningun religioso pase á las Indias , si no estu

pasaren por

comision nuestra à las Indias, nuesviere debajo de la obediencia de su prelado y

tros presidente y jueces oficiales de la casa de llevare especial licencia nuestra o de los del con

contratacion, antes que les dejen pasar, se insejo de Indias, aunque la tenga de sus prela- licencia uuestra de los que hayan venido ó vi

forinen y sepan si van entre ellos algunos sin dos, ó letras apostolicas para ello.

nieren de aquellas partes a estos reinos, y á los LEY XIV.

que asi hallaren que bayan venido de las Indias

y quisieren volver sin nuestra licencia espresa, D. Felipe II en S. Lorenzo á 19 de setiembre de 1588.

no les dejen ni consientan volver, aunque la D. Felipe III en Valladolid á 29 de marzo de 1601.

tengan de sus provinciales o vicarios, o de otras Que no pasen a las Indias religiosos de órdenes que

personas. no tengan conventos en ellas. Item mandamos á nuestros presidentes y jue.

LEY XIX. ces oficiales, que no dejen pasar a las Indias á

D. Felipe II en el Pardo á 9 de noviembre de 1592. ningun religioso de orden que no haya en ellas D. Felipe III en N. S. de Prado á 8 de marzo de 1603. aunque lleve cédula y licencia nuestra , sino es Y en Venkosilla á 21 de mayo de 1615. Alli a 21 de. con particular derogacion de esta ley.

octubre de 1617. D. Felipe IV en Madrid á 10 de

marzo de 1646. LEY XV.

Que los religiosos que pasan a las Indias á costa del El emperador D. Carlos y la cinperatriz doña Isabel

Rey, pasen donde vun consignados. gobernadora en Ocaña á 17 d.) febrero de 1531. Mandanios á los vireyes, audiencias y goQue no pasen á las Indias religiosos que no sean cua bernadores, que con toda diligencia y cuidado les conviene.

se informen, qué religiosos hay en sus distritos Ordenamos que no se dé licencia por nues

de los que han pasado a las Indias á costa de tro consejo, ni consienta

por
los jueces oficia-

nuestra real hacienda , y si residen en las parles de la casa de contratacion pasar á las Indias

tes adonde fueron enviados, у

hallando algunos religiosos, sin tener primero noticia de gunos no estàn, ni residen en ellas, harán con quien son, y de qué parte, y de su vida y

comunicacion de sus prelados, que se vayan doctrina, , y que sean celosos de puestra santa luego, sin embargo de cualquier causa ó imreligion , y que daràn tan buen ejeinplo, que

pedimento que propongan para no lo cumplir. Dios nuestro señor sea servido.

Y

rogamos y encargamos á los prelados regula

res, que de su parte hagan las diligencias que LEY XVI.

convengan en orden a la egecucion de lo sobre

dicho, asistiendo y ayudando con el celo y cuiD. Felipe III en Valladolid á 29 de marzo de 1601. dado, que de ellos fiamos: y que los religiosos Que los religiosos que llegaron d los puertos, no te

que hubieren ido

para la doctrina y enseñanza niendo casas en las Indias, sean enviados á estos

de los naturales, se egerciten en este ministereinos.

rio. (3) Mandamos á los gobernadores de los puertos de Indias, que si llegaren á ellos en flotas,

D. Felipe III en S. Lorenzo á 11 de junio de 1612.

D. Felipe IV en Madrid á 18 de junio de 1624. armadas, ú otros navios algunos religiosos de

Y
que no tengan casas fundadas en porque se ha esperimentado

que

cuando aquellas provincias, no los dejen pasar adelan

viamos religiosos á las provincias del Perú y te, y los hagan volver a embarcar y traer á España , si no llevaren espresa

licencia nuestra. (3) Y que no se empleen en oficios de la reli.

gion con pretesto alguno, To manda la cédula de LEY XVII.

26 de octubre de 1751, y que no queriendo seguir

el institulo de misioneros se les haga restituir a Esemperatriz gobernadora en Medina del Campo á paña. Por otra de 17 de abril de 1753 lit. 4 , se man22 de junio de 1532.

do guardar aquella , anadiendo que los que cumplique para pasar á las Indias religiosos, in formen los

do un decenio no quisiesen contin : convirtiendo,

sean enviados irremisiblemevte á España, sin que provinciales.

los que vienen de ella s'uedan ser elegidos en oficius. Item mandamos que cuando algunos reli

Por otra de 30 de abril de 1754 se les permitió

poderse incorporar despues del decenio sin habiligiosos quisieren pasar a las Indias, precedan á

tarles la licencia de su embarcacion, informes de los 22 de junio de 1761. Pero por fin, por cédula de 14

para

oficios. Se repitió lo mismo en cédula de provinciales de las provincias de España, don de julio de 65 han logrado ser babilitados para oside fueren conventuales, y relacion à los de cios. nuestro consejo de las Indias de la calidad de

En real orden de 10 de diciembre de 1784

declaró que no comprendia á los religiosos de prosus personas , y si conviene que los dichos reli.

paganda la providencia general de no conceder á giosos pasen á aquellas provincias.

persona alguva licencia para ir a España. TOMO I.

que al

órdenes

en

se

19

« AnteriorContinuar »