Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Nueva España , consignados a las fronteras de curso á otra limosna, ni socorro, por

la

suina Chiriguanaes, Nueva Galicia, Chichimecas, pobreza de aquella provincia, con que padecen Nueva Vizcaya, Nuevo Mégico, Islas Filipinas muchas necesidades. Mandamos a nuestro goy otras partes , con tanta costa de nuestra real bernador y capitan general, que cuando enhacienda, luego que llegan al Perú ó Nueva viare por el situado del presidio , no impida España se quedan en las ciudades y lugares que un religioso de los que alli asistieren, vaya grandes, y no pasan a los de su consignacion,

con la persona que nombrare para este efecto, con mucho dispendio de nuestra real hacienda

á comprar los bastimeutos y vestuario que e y en fraude del fin para que son enviados , y religioso y sus compañeros hubieren menester, conviene que lo proveido en esta razon se guar. y para ello ordene se les dé en Mégico el dinede precisa y puntualmente. Mandamos a todos

ro que à él

у
á todos los otros tocare, у

lo

que nuestros jueces y justicias reales, que tengan comprare el religioso se lleve por cuenta á par. muy especial cuidado de hacer que los religio- te al dicho presidio, embarcado con lo demas, sos pasen donde fueren consiguados, advirtien. y los oficiales de nuestra real bacienda, le hado a los prelados que si los dichos religiosos se gan bueno el sueldo que tuviere por todo el quedaren en diferentes partes , y en esto pro- tiempo del viaje , sin baja ni descuento. (4) cedieren con relajacion y resistencia á nuestras reales órdenes, los haràn embarcar

LEY XXIII. у

volver á estos reinos.

D. Felipe II en Madrid á 24 de marzo de 1572. LEY XX.

Que no se impida d los religiosos de la compañia de

Jesus el ser 'mududos de unas provincias y colegios D. Felipe III en Madrid á 8 de junio de 1617.

á otros. Que aunque

los religiosos quieran enterar en las ca Mandamos á los vireyes, presidentes, aujas la costa del viaje , vayan donde fueren enviados.

diencias y gobernadores, que cuando algunos Los vireyes, audiencias y gobernadores de religiosos de la Compañia de Jesus

que

hubielas Indias por ningun caso consientan, ni dén ren pasado de estos reinos con licencia nuestra, lugar à que los religiosos destinados para algu. fuereu mudados de unas provincias ó colegios á na provincia, y que á nuestras espensas hayan otros, los dejen y consientau hacer su viaje sin pasado de España, vayan ni pasen à otras, aun ponerles impedimento y llevando licencia de que vuelvan a nuestras cajas reales la costa de sus superiores, se les dé el favor y ayuda de su aviamiento, y sin embargo egecuten lo que que tuvieren necesidad : y en cuanto a los docestá ordenado

por

las leyes de este título. Y ro trineros se guarde y egecute lo proveido por esta gamos y encargamos á los prelados de las reli razon. (5) giones, que de su parte hagan las diligencias

LEY XXIV. que convengan en orden a la egecucion de lo sobredicho, asistiendo y ayudando con el celo D. Felipe IV en Madrid á 30 de noviembre də 1630. y cuidado

que
de ellos fiamos.

Que no se consienta estar, ni fundar en las Indias
LEY XXI.

di lus religiosos del Beato Juan de Dios, que hubieren

posudo sin licencia , y ú los que la tuvieren para paEl emperador don Carlos y el consejo en carta de

sar no se les encarguen los hospitales sino se obliValladolid á 19 de agosto de 1555. D. Felipe II en

garen conforme á esta ley. Madrid á 19 de mayo de 1598.

Los vireyes, presidentes y oidores de las Que ningun religioso se consienta pasar á las In

audiencias reales no consientan estar ni residir dias parientes, ni parientas.

eu las Indias à ninguno de los religiosos de san Mandamos a nuestros presidente y jueces nuestra , ni que funden conventos , ni dén há

Juan de Dios que hubiere - pasado sin licencia oficiales de la casa de contratacion, que á nin

bilos, ni profesion á ningunas personas, y á los gun religioso consientan llevar á las Indias en su compañía, ni en lugar de criados, á sus

que estuvieren en las provincias de sus distri

tos, o de nuevo fueren á ellas con licencia nueshermanos, primos ni parientes, y estén advertidos de no dejartes pasar hermanas, primas, indios, como de españoles

, ni la administracion

tra, no se les encarguen los hospitales , asi de sobrinas ni otras deudas, aunque las lleven

de las rentas y liinosnas de ellos, si no fuere para casarlas en aquellas provincias, por lo

que conviene que las personas religiosas vayan li

obligándose primero á que

darán cuenta , y se bres de estos embarazos.

(4) Todas las prerogativas y ventajas concedidas LEY XXII.

à los misioneros de San Francisco se han comunica

do á ios de Santo Domingo que se empleen en las D. Felipe IV en Madrid á 4 de diciembre de 1630.

misiones de América , y ademas se les han dispen

sado las que contiene el Breve dei Papa Pio VI Que un religioso de San Francisco pueda ir á Méji

de 8 de julio de 91, que hace relaciou la cédula co y truer i lu Florina con el situudio lo que tocare

de 1 de mayo de 95. á su orden.

(5) Esta religion se estraño de todos los dominios

del rey, por real decreto de 27 de febrero de 1767. Porque los religiosos de la orden de san Clemente XIV por su Breve de 21 de julio de 1773 Fraucisco, que están ocupados por disposicion estinguio esta religion en todo el mundo. En Roma nuestra en la conversion y educacion de los

se hizo la secularizacion de personas y ocupacion de indios de la Florida , solo tienen para su sus

biznes la voche del 16 de agosto del mismo ado. El

Breve apostólico se dirigió y mandó cumplir en tento el estipendio señalado por Nos, sin re América por cédula de 12 de octubre de 1773.

de

dejarán visitar en lo tocante á esto por las jus- | escándalo y no conforme á su instituto, hábi. ticias eclesiàsticas ó seculares que lo pudieren ó to y profesion, y otros espulsos de sus religiodebieren hacer, sin que se puedan eximir por nes que los provinciales no puedan echar de razon de decir que tienen bula de la sede a pos- aquella provincia, por la dificultad de embartolica para ser religiosos, y que estan ordena carlos á Mégico, acuda al remedia de esto, dos de orden sacro, y por esta causa solo han siendo necesario y como mas convenga al ser: de estar subordinados á su prelado regular, ni vicio de Dios nuestro Señor, de manera que por otra ninguna escusa de que se puedan no queden semejantes religiosos en aquellas valer. (6)

partes. (7) LEY XXV.

LEY XXIX. D. Felipe Il en Monzon á 5 de setiembre de 1585. D. Felipe II en San Lorenzo á 9 de agosto de 4589.

D. Felipe Ill en Madrid á 4 de junio de 1620. Que a los religiosos que quisieren ir d Filipinas no se les impida el viage.

Que sin mucha consideracion y causa razonable no

se de licencia d ningun religioso para sulir de FiliEncargamos á los provinciales, priores,

pinas. guardianes y otros superiores de las religiones Considerando lo que se gasta de nuestra de estos nuestros reinos, y de los de Nueva Es

real bacienda en el pasage de los religiosos á paña, que no detengan ni impidan el viaje á

las islas Filipinas, y la falta que hacen los

que los religiosos que con licencia nuestra quisieren

se vienen, y el lugar que ocupan en los navios, ir en compañía de sus comisarios á la conversion y doctrina de los naturales de las Islas Fi.

y que algunos persuaden á otros á que no palipinas, antes les dén el favor y ayuda que

sen á aquellas partes: mandainos a nuestros go

bernadores de las dichas islas que cuando hu. convenga.

bieren de salir de ellas algunos religiosos para LEY XXVI.

estos reinos ó para otras partes, se junten con

el arzobispo, y habiéndolo conferido , no les D. Felipe III en Madrid á 18 de setiembre de 1609. den licencia para salir de las islas sin mucha Que los religiosos, que fuerer d Filipinas sean favo

consideracion y muy razonable causa. recidos, bien despuchados, y sin derechos.

LEY XXX. Nuestros vireyes de la Nueva España favorezcan a los religiosos que por nuestra orden у D. Felipe II en Barcelona á 8 de junio de 1585. Y cuenta pasaren á las Islas Filipinas, y los ofi en Toledo á 25 de mayo de 1596. Y don Felipe IV ciales de nuestra real hacienda y otros cuales

en esta Recopilacion. quier ministros nuestros les dén breve despacho y hagan buen tratamiento, y no les lleven

Que no pasen de Filipinas d la China religiosos doc

trineros, ni los que han ido á costa de el Rey sin liderechos por sus personas, libros y libranzas cencia del gobernador y arzobispo. que se les dieren para cobrar la costa del viaje.

Porque algunos religiosos de los que asis. LEY XXVII.

ten en las islas Filipinas suelen pasar a la Chi

na sin la orden que conviene, dejando las docD. Felipe II en Aranjuez á 27 de abril de 1591. Don

trinas que tienen a su cargo, de que se siguen Felipe fil en S. Lorenzo a 17 de setiembre de 1611. muchos inconvenientes y daños por la falta que Que los religiosos enviarlos a Filipinas, no se queden

hacen á lo comenzado y asentado en la enseen otras partes.

ñanza y educacion de los indios, encargamos à Mandamos a nuestros vireyes y gobernado

los prelados regulares de las Islas Filipinas, que res de la Nueva-España , y encargamos á los

no den lugar á que ninguno de los religiosos

de sus órdenes vaya á la China ni desampare prelados de las religiones, á cada uno por

la doctrina que tuviere á cargo sin licencia que le toca, que procuren con toda diligencia y especial cuidado, que los religiosos enviados particular y orden del gobernador y arzobisa las islas Filipinas pasen sin detenerse y no los

po, con espresa mencion de que no es contra consientan en otras provincias ni admitan algu. gilancia. Otrosi , mandamos que los religiosos

esta ley , teniendo en ello mucha cuenta y vi.

que van a nuestra costa à las dichas islas desti. LEY XXVIII.

nados á estar en ellas de asiento, no pasen ni

les consientan pasar a la Tierra Firme de la Don Felipe III en San Lorenzo á 17 de setiembre China y á otras partes sin licencia de los gode 1616.

bernadores y arzobispos, pues los enviamos pa. Que no se consientan en las Filipinas religiosos es ra cumplir nuestra obligacion de dar doctrina candaloscs.

á nuestros vasallos, y ningun español secular Ordenamos a nuestro gobernador y capitan les pueda dar fragata ni matalotage sin partigeneral de las islas Filipinas que habiendo en

cular orden nuestra ó licencia de los gobernaellas algunos religiosos que vivan con mucho

(O) Por real cédula de Madrid de 28 de marzo (6) Esta ley se inanda observar por medio de es.

de 1769 se estendió esta ley á toda la América por critura solemne de los Betlemitas de Córdoba del

ideutidad de razon, y que no se permita a los preTucunun, por real cédula de Aranjuez de 17 de

lados espeler súbditos, sin justa causa , y que los abril de 1774.

asi espulsos se envien á España.

lo

na escusa.

mos por

dores y arzobisqos, no obstante que se valgan

LEY XXXIII. de algunos privilegios.

D. Felipe IV en Madrid a 22 de febrero de 1632. LEY XXXI.

Que las religiones que se declara, puedun entrar en el Jupon, como por esta ley se permite, y no traten

ni contraten los D. Felipe II en Madrid a 5 de febrero de 1596. Don

lérigos' seculares, ni religiosos. Felipe IV en Madrid á 31 de dicien,bre de 1621. A 16 de febrero de 1635. A 6 de noviembre de 1636.

Estando acordado

que

no entrasen en el A 2 de setiembre de 1638. En Madsid a 12 de julio Japon á la predicacion del santo Evangelio por de 1610. Y en esta Recopilacion.

tiempo de quince años inas religiosos que los

de la Compañia de Jesus, y que á los demas Que no entrer de Filipinas a la China ni Japon ningunos religiosos, aunque d sea predicar, sin tener li

que por institutos de su orden o devocion parcencia de el arzobispo y gobernador de ellas.

ticular quisieren pasar á aqellas partes, se les

señalase el distrito á que habian de ir, no per Al servicio de Dios nuestro Señor y nuestro,

mitiendo

que

hiciesen su viage por Filipinas conviene que habiendo de pasar algunos reli vi por otra parte de las Iudias Occidentales, giosos á predicar y enseñar la santa fé católica sino por la India Oriental, como quiera que el á los gentiles que viven en los reinos de la Cli- precepto de la propagacion y predicacion del na , Japon y otras partes, no entren en la tier santo Evangelio es comun á todos los fieles, y ra de aquellos bárbaros, de forma que de su especialmente encargado á los religiosos, tenecntrada no resulte el fruto que deseamos; por

bien
que

no se liniten las misiones y que declaramos y mandamos que ningun reli

entradas del Japon á solos los religiosos de la gioso de los que asisten en las islas Filipinas Compañía de Jesus, sino que vayan y entren pueda pasar a los reinos de China y Japon,

de todas las religiones como mejor pudieren, y auque sea con intento y ánimo de predicar y

en particular de las que tienen conventos y se enseñar la santa fé católica, si no fuere tenien han permitido pasar y poblar en nuestras Indo licencia para ello del arzobispo de Manila, y

dias Occidentales, no haciéndose novedad en del gobernador de las Filipinas, y todas las ve cuanto a las religiones que estan prohibidas ces que se tratare de enviar religiosos á la Chie por leyes y ordenanzas de las Indias, y que esna o Japon , ó pidieren licencia para ello, nues tas se hagau, no solo por la India Oriental, sitro presidente y oidores de la real audiencia de no tambien por las Occidentales, en cuya deManila, hagan junta particular con el arzobispo marcacion cae el Japon y las Filipinas, que es y. provinciales de todas las religiones de las Fi- por donde hay mas facilidad y comodidad palipinas, y vean y confieran lo que conviniere ra hacerlas los religiosos de nuestra corona de proveer para direccion de este santo y piadoso Castilla ; y á los que asi entraren por unas y intento, y no consientan que ningun religioso otras partes, les encargamos mucho tengan enpase a los reinos de infieles sin preceder licen

tre si toda conformidad y buena correspondencia del arzobispo y gobernador, con acuerdo de cia, y ajusten el catecismo y modo de enseñar tudos los que en la junta se hallaren; y para que

de suerte que, pues es una misma la fé

у

la tenga efecto , nuestro presidente y audiencia religion que predican, lo sea tambien su endarán y harán ejecutar todas las órdenes que

señanza, celo é intento, y ayudándose en tan fueren necesarias ,

que
asi

santo y loable instituto, como si todos vivieran luntad.

y profesaran debajo de una misma regla y ob

servancia; y si la disposicion de la tierra y el LEY XXXII.

progreso en la conversion de los naturales de

ella lo permitiere, se dividan en provincias, D. Felipe III en Madrid á 8 de febrero de 1610. Y

haciéndose la asignacion de ellas como mas paD. Felipe IV en esta Recopilacion.

reciere convenir, de suerte que no se mezclen

si es posible los unos con los otros, y que Que se guarde el breve para que puedan pasar al se quitaren alguna o algunas de las que hubieJapon religiosos de las órdenes, que se declara, á

ren elegido, se les den otras en su lugar, para predicar el Santo Evangelio.

que como obreros del santo Evangelio trabajen

en esta obra tan del servicio de Dios puestro La santidad de Paulo V espidió un breve á Señor, cada religion separadamente, sin eninstancia nuestra, dado en Roma á once de ju- cuentros ni competencias, dando todos buen nio de inil y seiscientos y ocho, para que no ejemplo, y escusarido precisamente todo génesolo por el reino de Portugal, sino por otras ro de tratos, grangerias, y mercancias y cualcualesquier partes puedan pasar al Japon á la quiera otra cosa que muestre ó descubra olor ó predicacion del santo Evangelio los religiosos de color de codicia de bienes temporales; y por: las órdenes de santo Domingo, san Francisco que en asentándose y acrecentándose mas la y san Agustin, y conviene al servicio de Dios conversion en aquellas proviucias, será forzoso nuestro Señor que tenga debido cumplimiento: que haya en ellas tres o cuatro, o mas obispos Mandamos a nuestro virey de la Nueva-España de todas religiones, para que puedan confirmar, y al gobernador de las islas Filipinas, y encar predicar y ordenar sacerdotes , se junten cuan. gamos à los prelados de ellas que hagan cum do convenga, y traten y dispongan lo que enplir y ejecutar, con las calidades y licencias tendieren ser necesario para facilitar, aumenque por las leyes de este título està dispuesto. tar y asegurar la conversion, à lus cuales se

es nuestra VO.

á los

re, sobre

para

harán sufragáneos por donde toca, del arzobis- que cuando resolvieren enviar religiosos a algupado de Manila, por la cercania y autoridad de nos pueblos nuevamente descubiertos y reduciaquella iglesia, cuya division de distritos y dos

que no tengan doctrina, lo comuniquen con diócesis se ha de hacer por nuestro consejo de el virey, presidente ó gobernador de la provinIndias.

cia y con el ordinario, y les ivformen de los reD. Carlos Il y la reina gobernadora en Madrid a 22 ligiosos que han de enviar, sus partes y calidade junio de 1670. Véase la ley 5, tit. 12 de este des, y á qué lugares , y por qué causas , para libro,

que

todos consideren si el número y calidad son Otrosi : mandamos que nuestros vire à propósito para el ministerio en que se han de yes , presidentes , gobernadores y corregidores ocupar, y esto sea para nuevas entradas у

deshagan publicar y ejecutar el breve de nuestro cubrimientos, pues en lo que está llano y pasauto Padre Clemente Novo, dado à diez y sie cófico està bastantemente proveido de monaste de junio de mil seiscientos y sesenta y pue terios.

que
los religiosos de todas las reli-

LEY XXXVII. giones y de la Compañía de Jesus y clérigos seculares no puedan por si ni por interpositas El emperador D. Carlos y el príncipe D. Felipe gopersonas ejercer tratos ni mercancias en todos bernando en Valladolid á 14 de setiembre de 1513. Jos territorios de las Indias, Islas

у
Tierra-

Y D. Felipe IV en esta Recopilacion.
Firme del mar Oceano, en que comprende á

Que los prelados no remuevan a los religiosos, que los que pasan al Japon, como en el dicho bre

por orden del Rey, presidentes ó gobernadores asisve se contiene, á que nos referimos. (8) tieren en ulgun lugar á la pacificacion y conversion

de los naturales. LEY XXXIV.

Encargamos á los provinciales de las ordeD. Felipe II en el Pardo a 30 de noviembre de 1595.

nes que residen en nuestras Indias, que sin Que a los religiosos, que tuvieren licencia para en muy justa y necesaria causa no remuevan ni trar en la China, se les en Filipinas lo necesario.

quiten de donde estuvieren á los religiosos que A los religiosos que tuvieren licencia y per por comision nuestra ó de los vireyes , presimision entrar en la China ó Japon, .con dentes ó gobernadores en nuestro nombre esfornie á lo dispuesto, la audiencia de Manila tuvieren ocupados en la pacificacion y converles haga dar lo necesario para su viaje de na. sion de los naturales, y á los que Nos enviáre. vios, matalotage , vestuario у

lo demas que se mos á ello, y los vireyes y audiencias á provinacostumbra, y nuestros oficiales de aquellas is: cias señaladas para el efecto; antes alli los ayu. las cumplau y paguen

lo
que para
este efecto deu

у

favorezcan, les ordenaren y libraren los presidentes y oi

LEY XXXVIII.
LEY XXXV.

D. Felipe III en el Pardo à 21 de febrero de 1609. D. Felipe II en Madrid á 9 de junio de 1585.

D. Felipe IV en Madrid á 17 de agosto de 1628. Y

en esta Recopilación. Que ni los carmelitas descalzos, que de Nueva España fueren d entender en la predicacion y conversion, Que á los religiosos que sulieren á misiones se les de se les de lo necesario.

el favor y amparo necesario. Mandamos a nuestros vireyes de la Nueva Mandamos a nuestros vireyes, audiencias y España que a los religiosos Carmelitas Descalzos justicias que amparen,

honren

у

favorezcan á que su orden enviare desde alli á las Islas Fi.

los religiosos que salieren á misiones y entenlipinas, Nuevo-Méjico y otras partes á predicar dieren en la conversion y enseñanza de los na. el santo Evangelio, convertir y enseñar á los turales , procurando que sean bien iustruidos у naturales, den licencia para ello y lo demas que doctrinados, para que vengan cn el verdadero se acostumbra; y porque se animen y esfuercen conocimiento de Dios nuestro Señor y su santa á servir a nuestro Señor en aquel oficio apos. fé católica. Y encargamos á los arzobispos y tólico, los favorezcan y ayuden en todo lo po obispos que si los religiosos de la Compañia de sible.

Jesus

у

de las otras órdenes que con nuestra liLEY XXXVI.

cencia habitan en las Indias, salieren å ejerci

tar esta loable ocupacion, no los impidan, anD. Felipe III en San Lorenzo á 11 de junio de 1612. tes los ayuden y den favor para ello. (9)

D. Felipe IV en Madrid á 18 de junio de 1624. Que los prelados comuniquen con el virey y ordi

LEY XXXIX. nario, los religiosos que enviaren d tierras nuevas.

El príncipe D. Felipe gobernando en Valladolid á 7 Ordenainos á los prelados de las religiones

de setiembre de 1543. (8) Fuera del Breve de Clemente IX á

Que a los religiosos no se impida predicar en pue

que relativa esta ley, se prohibió toda negociacion de se

blos de indios, mejante clase por Pio IV y Urbano VIIl; y lo con Ordenamos y mandamos que ningunas perfirmó Benedicto XIV en su constitucioo Apostolicre servitutis, y por su sucesor Clemente XIII en su

sonas, y especialmente las

que

tuvieren indios epístola ad patriarcas de 17 de setiembre de 1759, que confirma las constituciones promulgadas contra

(9). A este fin se estableció en Chile una junta eclesiásticos negociantes, y principalmente las cita que llamaron de misioneros por cédula de el de das de Pio IV y Urbano VIII.

mayo de 1697, en que se mandan muchas cosas con TOMO I.

dores.

es

20

dores,

[ocr errors][ocr errors][ocr errors]

en encomienda, ni sus criados, no sean osados á impedir á los religiosos que tuvieren licencia

LEY XLII. de los prelados , predicar y enseñar libremente D. Felipe IV en Madrid á 17 de agosto de 1636. la doctrina cristiana y inisterios de nuestra santa fé católica á los indios, y estar en los pueblos años sobre el estudo de las religiones, pıra dır li

Que los vireyes y presidentes in formen eula tres todo el tiempo que quisieren y por bien tuvie

cenciu á los visitudores.
ren, conforme a lo provejdo por la ley 2 tit. 13
de este libro,

, pena
de

Por los grandes inconvenientes que se si-
el inisino caso
que por

guen

de
que pasen

á las Indias visitadores ó vi-
hayan perdido y pierdan cualesquier indios que
tuvieren encoinendados, y nas la mitad de sus

carios generales que visiten las religiones sin bienes para nuestra camara y fisco, y que nues

necesidad precisa : Mandainos a nuestros vire. tras justicias tengan cuidado de favorecer y

yes, presidentes y gobernadores, que cada tres ayudar a los religiosos y ejecutar las penas.

años nos informen muy particularmente del os.
tado de las religiones, sus distritos y necesidad

de ser visitados, porque cuando sus generales
LEY XL.

pidieren licencia para enviar vicarios o visita

Nos proveainos lo que convenga.
D Felipe II en la ordenanza 14 de el Patronazgo.
Que ningun prelado regular pase a las Indias sin

LEY XLIII.
presentar sus patentes en el consejo.

D. Felipe II en Aranjuez á 10 de enero de 1561. Las órdenes y religiones guarden y conser Que se el auxilio á los prelados y visitidores que ven el derecho de puestro patronazgo real, y fueren d refornur sus religiones. ningun general, comisario general, visitador,

Mandamos à los vireyes, presidentes y oiprovincial ni otro prelado de orden ó religion,

dores de las audiencias reales, y otras cuales. pase á las provincias de Indias sin presentar

quier nuestras justicias de las Indias, islas

y primero eu nuestro consejo las facultades que

Tierra - Firme,

que

siéndoles pedido por parte Îleva; y habiéndosenos dado relacion de ellas, se le conceda permision, y despache cédula pa-orden , favor y ayuda para reformar , visitar ó

de cualquier visitador ó provincial de alguna ra poder pasar, y los vireyes, audieucias y jus

enviar á estos reinos los religiosos que por bien ticias,

у

los otros nuestros vasallos le admitan y reciban al ejercicio de su oficio, y den todo

tuviere, se le den y hagan dar, tanto cuanto

hubiere lugar de derecho, pena de la nuestra favor y ayuda.

merced , y de cien mil maravedis para nuestra LEY XLI.

cámara á cada uno que lo contrario hiciere.(11)

LEY XLIV.
D. Felipe IV en Zaragoza á 31 de agosto de 1614.
Que los cornisarios generales, ni otros religiosos, no

D. Felipe III en Lerma á 24 de abril de 1610. ejecuten breves sin estar pasados por el consejo; y Que los visitadores de las religiones sean instruidos mismo se guarde con el oficio de comisario general

de lo que conviene, y no resulte escándulo ni daño á de San Francisco.

los indios Mandamos á los vireyes, audiencias, gober. Conviene que los vicarios ó comisarios genadores, corregidores, alcaldes mayores y ordi

nerales у

visitadores de las religiones disponnarios , y encargamos à los arzobispos y obispos gan los medios para mejor conseguir el fin á que provean lo

que convenga, sobre que los co que se ordenan. Y mandamos á los vireyes, premisarios generales que pasaren a aquellas pro sidentes , audiencias y gobernadores que lleganvincias, y otros prelados y religiosos uo pongan

do los religiosos visitadores á sus distritos les en ejecucion bajo ningun pretesto cosa alguna

adviertan el estado en que se hallan sus religioque por breves de su Santidad ú otros despa- nes , y sobre cuáles inaterias conviene que hachos se ordenare y dispusiere , sine constare

ya reformacion, porque sin tocar ni alterar lo estar pasado por nuestro cousejo de Indias. lo que estuviere bien, se trate solainente de lo Otrosi, en lo que toca al oficio de comisario que convenga al buen gobierno, perfeccion de general de Indias de la orden de san Francis vida de los religiosos y guarda de sus reglas ė co, que reside en nuestra corte, no ejecuten ningun despacho sin esta calidad. (10)

(11) Sin que haya recurso de las audiencias en las causas que nacieren de visita ó de disposiciou del

Santo Concilio de Trento por cédula de Madrid á cernientes á este iinportante objelo; y se reencar

21 de onio de 1691. Pero véase la nota de la ley 67 gó en cédula de 26 de febrero de 1701, fol. 95 y 96, de este utulo. Sin embargo el virey del Perú don tit. 2.

Manuel Amat , consultó si en las causas de los visiLos gastos en estas misiones se han de hacer del

tadores, reformadores, se admitiria el recurso , por

que este acaso retarilaria la reforma ; y por real céramo de vacantes, segun el art. 201 de la nueva or

dula de Aranjuez de 6 de mayo de 1774 se le resdenanza de intendentes de N. E. y la Novísiina R cédula de 15 de febrero de 1791.

pondió: « lle resuelto qne paseis como os lo inando,

» todos los recursos de fuerza á mi real audiencia Por cédula de 21 de marzo de 787 se ha mandado de dos en dos ó en tres años, se dé cuenta

» para que determine lo que con arreglo á las leves que por los gobernadores y provinciales del adelauta

» corresponde » D Manuel de Guerzar sucesor del miento espiritual de estas misiones. ,

anterior, representó el daño que causabay á la re

forma estos recursos: y en cédula de 15 she setiem(10) Véanse las leyes 54 y 76 de este título. bre de 70 se le dijo que se tumaria providencia.

[ocr errors]

Lo

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »