Imágenes de páginas
PDF
EPUB

en

delitos secretos de personas religiosas se siguen

LEY LXXVI. gravisiinos inconvenientes: Ordenamos y mandamos que la ejecucion de las penas en que

D. Felipe IV en Madrid å 1.° de agosto de 1626. Y condenaren los superiores á los religiosos de sus

alli á 3 de abril de 1627. órdenes, los presidentes y audiencias guarden Jo que está dispuesto por derecho comun, ca

Que los generales de las religiones no de'n magistenónico y santo concilio de Trento, sin esceder

rios supernumerarios. ni contravenir , que asi conviene al servicio de De conceder los generales de las órdenes de Dios y nuestro , y buen gobierno de las reli

san Agustin, santo Domingo y la Merced mas giones.

magisterios de los que están dispuestos y orLEY LXXIII.

denados'para cada provincia de sus religiones, se

siguen muchos inconvenientes respecto de la D. Felipe II en Madrid á 6 de junio de 1565. reserva que por esto tienen algunos religiosos Que no se hagan informaciones contra religiosos,

de asistir á las obligaciones del coro y otras, de sino en casos de publicidad y escándalo. que son exentos, por lo cual les encargamos Mandamos á los presidentes , audiencias y

que no den semejantes patentes, ni escedan

del número á que estan reducidos los maes · gobernadores y otras justicias de nuestras In

tros, sin permitir mas de aquellos que debe dias que no hagau informaciones públicas ni

haber en cada provincia, vi dispensar en el nú. secretas contra ningun religioso de los que en

mero pi calidades. (23) aquellas partes estuvieren , salvo cuando el ca só fuere público y

escandaloso, y

solo
para

LEY LXXVII. efecto de informarnos, que entonces permitimos y tenemos por bien, que las puedan ba D. Felipe III en Madrid á 20 de marzo de 1620. cer secretamente y requerir al provincial ó

Que los generales de las religiones escusen el dar prelado en cuya provincia estuviere el religio

magisterios para Filipinas. so , que le castigue conforme al esceso que bu biere cometido, y no lo haciendo de forma que

Encargamos á los generales de las religiones satisfaga al escándalo y esceso, envien á nues - que con nuestra licencia babitan en las islas Fi. tro consejo. de Indias la informacion que lipinas, que escusen dar magisterios en ellas, hubieren hecho, para que provea lo que con

pues estos grados son superfluos , y sin precisa venga y sea justicia. (22)

vecesidad de concederlos, y solo se debe tra

tar, en partes tan nuevas y remotas, de la conLEY LXXIV.

version de los naturales à nuestra santa fé caló.

lica, D. Felipe IV en S. Lorenzo à postrero de octubre de 1621.

LEY LXXVIII. Que los arzobispos y obispos procuren evitar los eso cesos de los religiosos conforme a lo dispuesto por el

D. Felipe Ill en Madrid á 24 de marzo de 1621. Don santo concilio de Trento.

Felipe IV á 8 de dicieinbre de 1630. Y á 26 de agos

to de 1656. Rogamos y encargamos á los arzobispos y obispos qne esten muy atentos a las abligació. Que en los conventos no haya pila de bautismo, ni nes le su oficio, para que si los superiores

los prelados bauticen, ni casen. de las religiones, habiendo sido amonestados En algunos conventos de religiosos de nuesde delitos y escesos de sus religiosos no los cas tras Indias, á título de costumbre, han usado tigaren, usen en tal caso de la jurisdiccion que casar y bautizar indius forasteros y naturales, por derecho

у

santo Concilio de Trento Tes como si fueran curas propios, no lo pudiendo compete, con la prudencia que en tales casos ni debiendo hacer : Rogamos y encargamos á se requiere.

los arzobispos y obispos que no consientan que CEY LXXV.

en los conventos de sus diócesis haya pilas de

bautismo, ni sus religiosos bauticen, ni casen, D. Felipe II en el Escorial á 29 de junio de 1508• ni hagan en ellos oficios de párrocos, y que to. Que los provisores no conozcan contra los religiosos

dos los indios naturales y forasteros acudan à de mas casos de los que el derecho permite.

los dichos prelados como a padres y pastores su. Mandamos a nuestras audiencias que procu- les ofreciere.

yos, y á los curas legitimos en todo lo que se los provisores de los prelados de sus distritos no se entrometan á proceder contra ningun comisario, prelado regular, ni religio (23) Corrobora á esta ley la cédula de Madrid so de ninguna orden, sino en los casos y sobre de 4 de diciembre de 1708. aquellas cosas que segun derecho pudieren y

Eu consideracion á esta ley y á la de no estar padebieren conocer , con apercibiiniento que si

sados por el Consejo varios títulos de maestros y preasi no lo hicieren mandaremos

sentados que obtuvierou del Papa y de su general proveer

lo

que varios frailes de la Merced de Lima se maudaron reconvenga y sea justicia.

coger por cédula de 1.o de mayo de 1762, precisandoseles o que manifiesten los breves pontificios y piro

tentes de sus generales; y de sus resultas se adoptó (22) Véanse las leyes 7, tit. 8, lib. 7, la 14

la providencia de

pasar

billetes con lista de los sugetít. 14, lib. 3, la 19, tit. 3 del mismo libro 3, y la 7, tos al vicario general, el que los convocó a capítulo, tit. 8, lib. 1.o de la Novísima Recopilacion.

y recogió y remitió al virey los breves y patentes.

ren que

у.

27,

[ocr errors]

LEY LXXIX.

ra su abasto, porque lo contrario seria grave

indecencia de las religiones , y mucho daño y D. Felipe IV en Madrid á 17 de julio de 1631. perjuicio de la república. Que los religiosos prediquen sin estipendio en las

LEY LXXXIII. iglesias cutedrales los sermones de tabla. Encargamos á los prelados de las religiones El emperador don Carlos y el cardenal gobernador

en Fuensalida a 28 de octubre de 1541. D. Felipe III que bagan que los religiosos de sus órdenes pre

en Madrid á 8 de junio de 1617. Y en Madrid á 10 de diquen sin estipendio en las iglesias metropoli

octubre de 1618. tanas y catedrales los domingos de la septuage

Que los religiosos vagabundos sean reducidos á sus sima, domingos, miércoles y viernes de cuares.

monasterios.
ma , y los demas dias de tabla; y para que esto
sea con mas comodidad, repartan el trabajo

Mandamos á los vireyes y justicias, y encarentre todas las religiones con que será mas to

gamos á los prelados regulares, que teniendo Jerable, y Dios nuestro Señor servido.

noticia de que algunos religiosos estan fuera de

sus monasterios, ó vagabundos de una provinLEY LXXX.

cia o poblacion à otra , Jos hagan reducir á sus

monasterios, habiéndolos de sus órdenes, y si D. Felipe IV en Zaragoza á 14 de octubre de 1646.

no los hubiere y anduvieren discolos y sin nuesQue no se permita a los religiosos solicitar negocios tra licencia

y
de

sus prelados , flos hagan salir seculares.

de aquellas provincias, para que reducidos á la Mandamos á los vireyes, presidentes, au

clausura vivan con el ejemplo que conviene.(25) diencias y gabernadores, que á ningun religioso

LEY LXXXIV.
permitan en sus tribunales solicitar negocios se-
culares, ni les den audiencia , ni oigan sobre

El emperador don Carlos en Barcelona á 1.o de maellos, sino fuere en los casos que la caridad cris yo de 1513. D. Felipe Il en San Lorenzo á 13 de tiana y prudente permite pira socorrer á po

abril de 1588. Y en Aranjuez á 26 de octubre de bres faltos de personas que

1560. les ayuden, y esto con aprobacion y licencia del superior. Y en Que los religiosos que anduvieren fuera de la obe, cargamos á los provinciales de las religiones que

diencia de sus prelados, y los que hubieren dejado el den las órdenes convenientes para la ejecucion

hábito de sus religiones, y puestose el de clérigos,

sean echados de las Indias.
de esta resolucion, sin embargo de cualesquier
ordenes y decretos que Nos hubiéremos inan.

Ordenamos y mandamos a nuestros vireyes dado dar en contrario antes de ahora. (24)

y audiencias reales de las Indias, que tengan mu.

cho cuidado de inforınarse y saber que religioLEY LXXXI.

sos de las órdenes que no tienen conventos en

las Indias, residen en ellas fuera de la obedienD. Felipe II en San Lorenzo á 18 de junio de 1594.

cia de sus prelados, y asimismo qué clerigos Que los religiosos no se sirvan de los indios, y en hay que habiendo sido religiosos hubieren decasos muy necesarios, sea pagandoles.

jado en aquellas provincias los hábitos de sus Los vireyes, audiencias y gobernadores den religiones; y averiguada la verdad, á los

que orden que

los religiosos no se sirvan de indios asi se hallaren, hagan embarcar y venir á estos sino fuere en casos y cosas muy necesarias, y en

reinos en la primera ocasion que se ofrezca, sin tonces pagándoles lo que merecieren, y el go

dar lugar á que en ninguna forma queden en bierno hubiere tasado por sus jornales. Y en

aquellas partes, ni se les admita escusa por nincargainos á los prelados de las religiones y á sus guna razon, favor y negociacion. Y mandainos súbditos el cumplimiento de esta ley, pues so

á nuestros fiscales que con el mismo cuidado lainente toca a los religiosus la doctrina y alivio soliciten el cumplimiento de esta ley en sus disde los naturales.

tritos. (26)
LEY LXXXII.

LEY LXXXV.
D. Felipe IV en Madrid á 20 de mayo de 1635. D. Felipe III en Madrid á 10 de octubre de 1618. Y

en San Lorenzo á 14 de agosto de 1620. D. Felipe Que las religiones no tengan pulperías, ni atraviesen IV en 10 de marzo de 1646. Y en esta Recopilacion. las reses.

Que sean enviados a estos reinos los religiosos que Nuestras audiencias reales provean lo con no tuvieren conventos y vagaren en las Indias, y veniente sobre que las religiones no tengan

los arzobispos y obispos intervengan en la ejecucion. tiendas ni pulperias, ni atraviesen las reses que Han resultado gravisimos inconvenientes de que van á las provincias, ciudades y poblaciones pa en las provincias de nuestras Indias residan al

(21) Por real orden de 25 de noviembre de 1761 se manda , que á ningun eclesiástico secular ó regu. lar se haga agente, procurador ó administrador, ni que ninguno entienda en cobranzas á no ser de igleslas suyas ó de sus beneficios, ó de sus monasterios, debiendo

para ser oidos en este caso, exhibir ante lodo la licencia de sus prelados.

Véanse las leyes 1 y 2, lit. 27, lib. 1.o de la Nosisima Recopilacion, y la última de éste.

TOMO I.

(25) Sobre esta ley y siguientes debe tenerse pre. sente la instruccion

que

sobre esto contiene la cédula de 16 de octubre de 1769, en que se anunció a los vireyes la reforma que se enviaba, y que no tuvo ni ha tenido efecto hasta ahora.

(26). Lo dispuesto en esta ley se entiende respecto de los religiosos que han ido de España, y no de los naturales de la América, seguu lo previene la cedula de 26 de marzo de 1696.

aunque tengau conventos de sus religiones en tendido, y se provea y mande lo

gunos religiosos de estos reinos fuera de sus

otras religiones que no consientan estar ni resiconventos, contra lo dispuesto y establecido por dir en aquellas provincias ni parte alguna à la santa Sede apostólica, reglas y constituciones ningunos religiosos exentos, aunque tengan de sus religiones, sobre que se han despachado exencion, sin espresa licencia nuestra y obemuchas cédulas de los señores emperador, y diencia de sus prelados, y los apremien en la reyes, nuestro padre, abuelo y visabuelo, y se misina förına á que salgan de las Indias. Y mancontiene en las leyes antecedentes: Ordenamos damos á los vireyes, audiencias y justicias que y mandamos a nuestros vireyes, presidentes y asistan á la ejecucion de lo susodicho, y den toaudiencias reales, que tengan muy especial cui.

do el favor y ayuda que convenga. dado de informarse qué religiosos residen en las dichas provincias cuyas religiones no tie.

LEY LXXXVII. nen conventos fundados, y

á los
que

asi hallaren, pidan los despachos y licencias nuestras y

D. Felipe Ill en Valladolid á 13 de junio de 1615.

don Felipe IV en esta Recopilacion. de sus superiores ; y si vistas y examinadas les constare ser ciertas, verdaderas y sin sospecha, Que no se impida el tomar el hábito de la tercera

órden de San Francisco. se las vuelvan y hagan notificar que dentro de un breve término vengan á estos reinos á resi. Encargamos y mandamos á los vireyes, audir en sus órdenes y conventos, y provean so diencias y gobernadores, que à ninguna persobre esto lo que les pareciere mas conveniente, na impidan tomar el hábito de la tercera orden y procedan à su ejecucion con loda celeridad у de san Francisco que traen los seglares por decuidado, valiéndose de los ordinarius eclesiàsti vocion , antes para la buena y mejor ejecucion cos en todo lo

que

à ellos tocare, conforme al de su intento les den la ayuda y favor que fuesanto concilio de Trento; y si conviniere les im re menester, que de ello nos tendremos por partan el auxilio necesario, y lo misino se servido, no ofreciéndose inconveniente; y si le guarde, cumpla y ejecute con los religiosos que hubiere, nos le avisen para que le tengamos en.

que convenaquellas provincias no han pasado con licencias

ga, y por ahora, en cuanto a los dichos terce. nuestras y de sus superiores, o habiendo pasa

ros, guarden lo que por leyes de estos reinos do con ellas por tiempo limitado se hubiere está dispuesto. cumplido; y en lo que toca á los religiosos, cuyas licencias y despachos fueren falsos ó sospe

LEY LXXXVIII. chosos se los quiten y envien á nuestro consejo de Indias , y á ellos los embarquen para estos

D. Felipe II en San Lorenzo à 31 de marzo de 1583. reinos, sin admitir réplica, escusa ni dilacion Que cada seis años pueda venir un difinidor de San alguna. Todo lo cual se ejecute tan precisa y Agustin del Perú, en la forma que se declara. puntualmente, que no baste notificarlo a los religiosos, antes provean y den órdenes tan efi

Los generales de la orden de san Agustin,

en virtud de santa obediencia, tienen ordenado caces y precisas, que por ningun caso se pue

que cada seis años vengan de las provincias del den cuenta en carta particular, con testimonio Der

Perú á estos reinos un difinidor de su orden auténtico en cada uno, de los accidentes espe

para

hallarse en el capitulo general que se ce.

lebra en Roma: Mandamos à los vireyes del ciales

que se ofrecieren. Y rogamos y encarga: Perú, que mostrándoseles recaudos mos á los arzobispos y obispos, que participán

por donde

les conste que su orden y estatutos obligan á dolo primero con los vireyes, presidentes y au. diencias reales, provean lo conveniente para que

los religiosos á lo sobredicho, no les impidan

su venida, sin embargo de lo que en contrario por todos y à un inismo tiempo se hagan tales

tenemos proveido y ordenado por la ley 90 y diligencias , que tenga efecto lo contenido en

otras de este título, sobre esta nuestra ley.

vengan religiosus de nuestras Indias, y á los que vinieren .

à lo susodicho advertirán que vengan a nuestra

corte á dar cuenta en nuestro consejo de los ne. El el emperador don Carlos en Burgos á 17 de ju- gocios de su cargo, y de lo que han de pedir nio de 1521. D. Felipe IV en Madrid á 30 de setiem

en los capítulos generales. bre de 1633. Que los religiosos claustrales, estruclaustrales, ter

LEY LXXXIX. ceros de San Francisco y eventos, sean enviados á estos reinos.

D. Felipe II en Aranjuez á 10 de setiembre de 1561.

Y D. Felipe IV en esta Recopilacion. Rogamos y encargamos á los comisarios generales de la orden de san Francisco

Que los religiosos que vinieren d negocios de sus órque resi

denes traigan instrucciones de lo que han de pedir. den en nuestras Indias, que si pasaren á ellas algunos religiosos claustrales ó estraclaustrales, Rogamos y encargamos á los provinciales de ó religiosos terceros, ú otros cualesquiera de las religiones de nuestras Indias que cuando alinstituto y religion, sin licencia nuestra y de sus gunos religiosos de sus órdenes vinieren á es. prelados, les oBliguen con apremio à que sal. tos reinos á algunos negocios, les den instrucgan y se embarquen para estos reinos en la pri- ciones firmadas de sus nombres, de lo que han mera ocasion, sin admitir sobre esto escusa, ré de pedir y hacer, porque de otra forma no seplica ni dilacion alguna, y á los prelados de las rán oidos, ni se les dará crédito á cosa alguna.

que no

LEY LXXXVI.

[ocr errors]

su

1628,

y

LEY XC.

donde vinieren , y lo mismo hagan los genera

les, alınirantes y demas ministros de la armada D. Felipe III en Villacaslin á 27 de febrero de 1610. del mar del Sur ; con apercibimiento de que D. Felipe IV en Madrid á 2 de setiembre de 1621. de lo contrario nos tendremos por deservido, y Que d ningun religioso que haya ido d cuenta del se les hará cargo en sus visitas ó residencias, y Rey, se de licencia para venir, sin causa muy justa. esto sea capitulo de instruccion de los genera.

A ningun religioso que haya pasado á las les de galeones y flotas, como en sus títulos se Indias, por cuenta nuestra se de licencia pa- dispone , y orden para los cabos de navius suel. ra venir á estos reinos si no fuere con urgente

tos para que no puedan pretender ignorancia:

advery particular causa, examinada por el presiden- y en los puertos se tenga gran cuenta y te y oidores de la audiencia del distrito en el

tencia de no dejar venir á ningun religioso de acuerdo, y en este caso tendrán la mano todo otra forma; y si alguno viniere y trajere oro • lo posible para no darla, sino fuere muy es- plata, nuestros gobernadores de los puertos, altraordinario, y en que la utilidad y necesidad

caldes mayores y oficiales de la real hacienda sea ta pública y necesaria que no se pueda secuestren y hagan secuestrar lo que asi trajeremediar sino mediante la ausencia de las tales ren, y en los primeros navios envien ante Nos religiosos, por la falta que allà hacen, y el al consejo de Indias relacion de lo que se hugrande inconveniente que aca tiene su asis

biere secuestrado, y de qué religion era, para iencia. (27)

que vista se provea lo que convenga, y hagan

volver al religioso á ia parte de donde hubiere LEY XCI.

salido, y no den lugar á que se embarque ni

venga à estos reinos en ninguna forma ni por D. Felipe II y la princesa doña Juana gobernadura en Valladolid á 13 de febrero de 1558. En Madrid á ninguna via, pena de la nuestra merced, y de 24 de diciembre de 1597. D. Felipe III alli á 7 de

cincuenta mil maravedis para nuestra cámara; marzo de 1615. D. Felipe IV alli í 8 de junio de

у á los cabos y maestres de los navios sueltos á 26 de marzo de 1638, y á 26 de

mayo,

condenen en las penas que de nuestra parte les 3, 8, ý 18 de serieinbre de 1650. Eo Buen Retiro á 22 de de 1654-.Y en esta Recopilacion. Véase

inpusieren, con ejecucion en sus personas y inayo la ley 72 , tit. 26 , lib. 9.

bienes, lo contrario haciendo, sin remision ni

dispensacion alguna. Y porque la Santidad de Que ningun religioso pueda venir de las Indias sin

Pio IV, de buena memoria, por sus letras aposguardar la forma de esta ley, y no traiga mas dinero del que hubiere menester para el viuje, y lo ma

tólicas dadas á instancia del señor rey don Fenifieste, y la persona que lo recibiere en confianza, lipe II, nuestro abuelo, proveyó y ordenó que lo pierda con el cuatro tunto.

ninguno de los religiosos que viniesen de las InLos vireyes, presidentes, gobernadores у

dias pudiese traer mas dinero del que tuviese otras justicias de nuestras Indias no consientan necesidad para su viaje, y esto manifestándolo ni den lugar que ningun religioso de las órde ante su superior, y son muchos los inconveniennes que en ellas hubieren fundado y estuvie tes que se siguen de que los religiosos se emren, venga á estos reinos sino fuere con espre

baracen en adquirir ni tener dineros , respecto sa licencia de sus prelados que en aquellas pro.

de

que es ocasion de distraimiento y relajacion vincias residen , trayéndola por escrito , firma

en el cumplimiento riguroso de sus institutos, da y sellada con el sello de la orden, y para y por otras causas especificadas en el breve de darla el prelado liaya de comunicar primero el su Santidad, á que no conviene dar lugar: negocio á que el religioso viniere, con el virey,

Mandamos á los vireyes , audiencias y gobernapresidente'ó gobernador de la provincia donde | dores, y demas justicias de nuestras Indias, que estuviere; y pareciéndole justo, y no de otra procuren la publicacion, guarda y ejecucion de forma, el virey , presidente ó gobernador le dé las dichas letras apostólicas en todas las ciudalicencia y carta para el general de los galeones des, villas y lugares de sus distritos. (28) ó flota en que hubiere de embarcarse, para que le permita la embarcacion, y no trayendo esta

LEY XCII. carta no sea admitido á ella. Y es nuestra vo

D. Felipe IV en Madrid á 18 de setiembre de 1650. Juntad

que los dichos religiosos hayan de manifestar y manifiesten el dinero que trajeren; y

Que viniendo religiosos de las Indias se informe co

mo se ordena. si alguna persona lo recibiere de ellos en confianza, sea condenado en la cantidad con el Mandamos á los vireyes, presidentes y oi. cuatro tanto. Y para que esto se cumpla y eje- dores, gobernadores, corregidores y demas cute con debido efecto, mandamos a los gene

justicias de las Indias Occidentales, que conrales, almirantes, capitanes de nuestras arma forme está dispuesto ordenen que los religiosos das y flotas de la carrera de Indias, y otras per que vinieren de aquellos reinos para pasar á sonas á cuyo cargo vinieren en cualquiera for- Roma, o à esta Corte, les informen primero, que ma pasios sueltos, que no traigan ni consien se les conceda la licencia, quien los envia, y

á tan traer ni embarcar en las arinadas , flotas ó que negocios vienen, y nuestros ministros nos navios á ninguno de los dichos religiosos, sino aviseu muy individualinente, particularizaudo les constare que traen licencias de los vireyes,

los nombres de los religiosos, y los negocios de presidentes ó gobernadores de las partes de

(28) La cédula de 21 de noviembre de 1707 pre(27) Téngase presente la ley 16, tit. 12 de este viene no se traigan á España dinero ni otros caudalibro.

les de espolios de religiosos.

:

Lumen

su religion que trajeren a su cargo, para que palabras escandalosas, ley 19, til. 12 de en nuestro consejo de Indias se tenga la noticia

este libro. conveniente del gobierno politico y económico Que los religiosos vayan a los llamamientos de las provincias y religiones, y cesen los in. ile les hicieren los vireyes y audiencias reaconvenientes que de lo contrario han resul les, ler 22, lit. 12 de este libro. tado. (29)

Quie los vireyes, audiencias y gobernadores

tengan cuidado de que los religiosos doctrineLEY XCIII.

res sepan la lengua de los inclios, ó sean reD. Carlos II y la reina gobernadora en Madı id á 17

movillos, ley 4, tit. 13, y leyes 5, 6, 7, 8 de noviembre de 1668.

y 10, lit. 15 de este libro.

Que el religiosa que no hubiere pusado a las Que los religiosos no agencien negocios seculares, ni Indias con licencia del rey y su prelado, no sean oidos sin licencia de sus prelados en la corle y casa de contratacion,

sea nombrado por calificador del Santo Ofi

cio, ley 29, lit. 19, c. 17, y el que lo fuere Habiendo entendido que muchos religioses pueda ser mudado a otra parte por su prese introducen en negocios y dependencias del lado, y los inquisidores no se lo impidan alli, siglo, con titulo de agentes, procuradores ó su

cap. 18 de este libro. licitadores de reinos, comunidades, parientes que contra los caballeros de las órdenes en y personas estrañas, con relajacion del estado causas criminales procedan las audiencias y que profesan, y menos estimacion y decencia justicins de las Indias , ley 96, tit. 15, ii. de sus personas, hemos resuelto, que ni en

bro 2. nuestro consejo de Indias ni audiencia de la casa A los comisarios de la orden de sun Francisco sean oidos los religiosos de cualquier orden, an fueren á las Indias se aviamiento sotes escluidus totalmente de representar, inten. lamente de seis en seis años, uno al Perú y tar ni seguir negocios seglares debajo de ningun otro di Nueva España , y si antes de los seis pretesto ni titulo, aunque sea de piedad, si no años se ofreciere algun caso porque convenfuere en los que tocan a la propia religioo que ga hacer mudanza de comisarios, y enviar profesan, y con licencia de sus prelados , que otros, se uvise ul consejo paru que provea primero deben exhibir. (30)

lo que convenga , auto 10.

Hanse de poner señas de los religiosos que se Que se funden monasterios de religiosos y re presentaren en los memorias dadas en el ligiosas , precediendo licencia del rey, ley 1,

consejo, y dar noticia s umbas secretarias, . tit. 3 de este libro.

auto 11. Que los religiosos no sean admitidos á doctri Los religiosos que no tienen conventos en las mas sin saber la lengua general de los indios

Indias no pasen á ellas sin fianzas de volver hun de administrar, ley 30, tit. 6 de este

en el término señalado , ù no queriendolas que libro.

dar, se les quiten las licencias, auto 71. Que los obispos nombren clérigos y no religio. En la cuenta que se hace para el aviamiento de sos, para vicarios y confesores de monjas,

religiosos; que con licencia de S. M. pasan ley 42, tit. 7 de este libro.

á las Indias, solo se compulen los religiosos Que los religiosos no puedan beneficiar minas,

concedidos, y los criados, conforme a lu or's ley 4 , tit. 12 de este libro.

den
que
esla duda, sin añadir al

que

los ha Que los legos por cuya mano traturen y con

de llevar, si no lo ordenare especialmente el trataren los religiosos, sean castigados por

consejo, muyormente si hubiere venido de las justicias reales, y se de noticia a los su

las Indius á pedir religiosos, en caso qui teile periures de los religiosos, ley 5, tit. 12 de gu dispensacion y licencia para haber venido, este libro.

o fuere procurador de su provincia, y hu Que contra los culpados en motines, que entra

biere asistido en esta Corte a los negocios de ren en religion, se proceda como se declarís, ella, auto 102. ler 10, tit. 12 de este libro.

A los religiosos de las cilatro órdenes mendiQue ningun religioso preda venir a eslos reinos cantes se despachen los aviamientos en papel sin las licencias que contiene , ley 16, tit. 12

de oficio; auto 105. de este libro.

Para cada cuatro religiosos se ponia un criado Qile si los religiosos quisieren venirse de las In entre lo demas

que
habian

menester para pa. dias, les persuarlan los superiores que no de. sur « las Indias, y el consejo por decreto de jen lu cnseñanza , predicacion y oficio apos

9 de abril de 1639, proveyó en lo de adetólico, ley 17, tit. 12 de este libro,

lante rio se huga asi, sino que pura cada ocho Que los predicadores no digan en los púlpitos religiosos se de un lego , j no criado, y esto

se observe y guarde , auto 113. S. M.

por

decreto señalado de su real mano (29) Por real cédula de S. Lorenzo de 14 de oc

en Zaragoza s 3 de setiembre de 1646 man. tubre de 1773 se manda guardar estrechamente esta ley y la 88 por los inconvenientes que han origina

, que no se admitan religiosos a la solici. do los repetidos viages de religiosos sin cstas calida tud de negocios y agencias de seglares, y el des. Era sobre esto aun mas estrecha la de 31 de ma consejo y sus ministros no les den audiencia, yo de 1686. (50) Véase la ley 80 y sus notas de este título y

En 8 de julio de 1647 maniló el consejo , que libro.

Citindo se pidan religiosos para las' Indias,

[ocr errors]
[ocr errors]

dó,

anto 141.

« AnteriorContinuar »