Imágenes de páginas
PDF
EPUB

yun

en tal

gracil: un escribano de concejo, y público: te, y dehesa en que pueda pastar abundante. inayordomo. (1)

mente el ganado, que han de tener los vecinos, y LEY III.

mas otro tanto para los propios del lugar: el res.

to de el territorio y térmnino se haga cuatro parOrdenanza 111.

tes: la ana de ellas, que escogiere, sea para el que Que el terreno y cercania s a abundante y sano.

está obligado á hacer el pueblo, y las otras tres

se repartan en suertes iguales para los poblaOrdenamos

que el terreno y cercanía, que dores. se ha de poblar, se elija en todo lo posible el

LEY VIII. mas fértil, abundante de pastos, leùa, madera, metales, aguas dulces, gente natural, acarreos,

Ordenanzas 118, 119, 120, 122, 125 y 126. entraila y salida, y que no tengan cerca laganas, que se fabriquen el templo principal en el sitio y ni pantanos, en que se crien animales veneno

disposicion que se ordena , y olras iglesias y mosos, ni haya corrupcion de aires, ni aguas.

nasterios. LEY IV.

En lugares inediterráneos no se fabrique el Ordenanza 41.

templo en la plaza, sino algo distante de ella,

donde esté separado de olro cualquier edificio, Que no se pueblen puerlos que no sean buenos y

que no pertenezca à su coinodidad y ornato, y necesarios para el comercio y defensa.

porque de todas partes sea visto, y inejor vene. No se elijan sitios para pueblos abiertos en rado, esté algo levantado de suelo, de sorina que lugares marítimos, por el peligro que en ellos se haya de entrar por gradas, y entre la plaza hay de cosarios, y no ser tan sanos, y porque inayor, y templo se edifiquen las casas reales, no se da la gente á labrar y cultivar la iierra, ni cabildo , ó concejo , aduana y atarazana, se forman en ellos tan bien las costumbres, si distancia, que autoricen al templo , y no le einno fuere donde hay algunos buenos y principa- baracen, y en caso de necesidad se puedan soles puertos, y de estos solamente se pneblen los correr , y si la poblacion fuere en cosla , dispón. que fueren necesarios para la entrada, comer gase de forma que en saliendo de mar sea visto, cio y defensa de la tierra.

y su fábrica como defensa del puerlo, señalan. LEY V.

do solares cerca de él, y no á su continuacion,

en que se fabriquen casas reales, y tiendas en la Ordenanzas 122 y 123.

plaza para propios, imponiendo algun moderado Que se procure fundar cerca de los rios, y alli

tribulo en las mercaderías: y asimismo sitios en los oficios que causan inmundicias.

otras plazas menores para iglesias parruquiales,

y monasterios, donde sean convenienles. Porque será de mucha conveniencia, que se funden los pueblos cerca de rios navegables, pa.

LEY IX. ra que tengan mejor tragin y comercio, como

Ordenanzas 112, 113, 114 y 115. los marítimos: Ordenamos que asi se funden, si el sitio lo permitiere, y que los solares para car Que el sitio , lamaño y disposicion de la plaza sea nicerias, pescaderias, tenerias y otras oficinas,

corno se ordena, que causan ininundicias, y mal olor, se procu

La plaza mayor donde se ha de comenzar la ren poner hacia el rin, ó inar, para que con mas

poblacion, siendo en costa de inar, se debe hacer limpieza y sanidad se conserven las poblaciones. al desmbarcadero de el puerto, y si fuere lagar LEY VI.

mediterráneo, en medio de la problacion: su

forma en cuadro prolongada, que por lo menos D. Felipe II ordenanza 92.

tenga de largo una vez y media de su archo, Que el territorio no se lome en puerto de mar ni porque será mas á propósito para las fiestas de á en parle que perjudique.

caballo, y otras: su grandeza proporcionada al Territo-io y lérinino para nueva poblacion

número de vecinos, y teniendo consideracion á no se pueda concedler, ni towar por asiento en

que las poblaciones puedan ir en aumento, no puertos de mar, ni en parle, que en algun tiem

sea menos, que de doscienlos pies en ancho, y po pueda redundar en perjuicio de nuestra coro

trescieolos de largo, ni mayor de oclocientos na real, ni de la república, porque nuestra vo

pies de largo, y quinientos y treinta y dos de anluntad es, que queden reservados para Nos.

cho, y quedará de mediana y bucoa proporcion,

si fuere de seiscientos pies de largo, y cualrocien. LEY VII.

tos de ancho: de la plaza salgan cuatro calles

principales, una por medio de cada costado; y Ordenanza 90.

demas de estas, dos por cada esquina: las cuaQue el territorio se divida entre el que hiciere la tro esquicas miren á los cuatro vientos princicapitulacion y los pobladores, como se ordena. pales, porque saliendo asi las calles de la plaza

El térınino y territorio, que se diere á po- serie de mache inconveniente : toda en contorno, blador por capitulacion, su reparta en la forma siguiente: Siquese primero lo que fuere nenes

y las cuatro calles principales, que de ella han ter para los solares del pueblo y exido competen

de salir, ten zan portales para comodidad de los tratantes, que suelen concurrir; y las ocho ca

lles que saldrán por las cuatro esquinas, salgan (1) Véase la ley 2, tit. 19 de este libro.

libres, sin encontrarse en los portales, de forma

XI.

que hagan la acera derecha con la plaza y calle. para que Nos hagamos merced a los que de nueLEY X.

vo fueren á poblar: y de estas tierras hagan los

vireyes, separar las que parecieren convenientes D. Felipe II ordenanza 116 y 117.

para propios de los pueblos que no los tuvieren, Forma de las calles.

de que se ayude à la paga de salarios de los cor.

regidores, dejando exidos, dehesas y pastos basEn lagares frios sean las calles anchas, y en

tantes, como está proveido, y asi lo ejeculen. los calientes angostas; y donde hubiere caballos convendra, que para defenderse en las ocasiones

LEY XV. sean anchas, y se dilaten en la forma susodi

D. Felipe Il ordenanza 152. cha, procurando que no lleguen à dar en algon inconveniente, que sea causa de afear lo reedifi

Que habiendo sembrado los pobladores, comiencen

á edificur. cado, y perjudique á sa defensa y comodidad.

Luego que sea hecha la sementera, y aco. LEY

modado el ganado en tauta cantidad y buena Ordenanza 127.

prevencion, que con la gracia de Dios nuestro Que los solares se reparlan por suerles.

Señor puedan esperar abundancia de bastinen.

tos, comiencen con mucho cuidado y diligencia Repartanse los solares por suertes á los po.

á fundar y edificar sus casas de buenos cimientos bladores, continuando desde las que correspon. y paredes, y vayan apercibidos de la piales, taden à la plaza mayor, y los demas queden pa.

blas, y todas las otras herramientas, é instrura Nos hacer merced de ellos à los

que
de nue:

mentos, que convienen para edificar con brevedad, vo fueren á poblar, ó lo que fuere nuestra vo.

y á poca costa. luntad : y ordenainos, que siempre se lleve he

LEY XVI. cha la planta del lugar que se lia de fundar:

Ordewavza 128.
LEY XII.

Que hecha la planta cada uno arme toldo en su
D. Felipe III en Madrid á 6 de marzo de 1608. Don
Carlos II la reina gobernadora.

solar y se hagan palizadas en la plaza. у Que no se edifiquen casas trescienlos pasos alrede.

Hecha la planta y repartimiento de solares, dor de las inurallas.

cada uno de los pobladores procure armar su tol

do, y los capitanes les persoadan a que los lleven Ordenamos que cerca de las murallas, ó es.

con las deinas prevenciones, ó hagan ranchos tacadas de las nuevas pob'acionas, en distancia

con maderas y ramadas, donde se puedan recoger, de trescientos pasos, no se edifiquen casas, que y todos con la mayor diligencia y presteza hagan asi conviene a nuestro servicio, seguridad y de.

palizadas y trincheras en cerco de la plaza, porfensa de las poblaciones, como está proveido en

que no reciban daño de los indios. castillos y fortalezas. .

LEY XVII.
LEY XIII.
D. Felipe II ordcuanza 129 de poblaciones.

Ordenanza 13 y 131.
Que se señale exido compelenle para el pueblo.

Que las casas se dispongan conforme á esta ley. Los exidos sean en lan competente distancia,

Los pobladores dispongan, qué los solares,

edificios, y casas sean de una forma, por que si creciere la poblacion siempre quede baslante espacio , para que la gente se pueda re

nato de la poblacion, y puedan gozar de los viec

tos Norte y Meliodia, uniéndolos para que sircrear, y salir los ganados sin hacer da ùo.

van de defensa y fuerza contra los que la quisieLEY XIV.

ren estorbar, o infestar, y procuren, que en to

das las casas puedan tener sus caballos у El emperador don Carlos año 1523. D. Felipe II or

bestias denanza 130 de poblaciones.

de servicio, con palios y corrales, y la mayor

anchura, que fuere posible, con que gozarán de Que se señalen dehesas y tierras para propios.

salud y linpieza. Habiendo señalado competente cantidad de

LEY XVIII. tierra para exido de la poblacion y su crecimiento, en conformidad de lo proveido, señalen

Ordenanza 45. los que tuvieren facultad para hacer el descubri. miento y nueva poblacion, dehesas, que coofi

Que declara que personas iran por pobladores de

Nueva Colonia , y como se han de describir. con los exidos en que pastar los bueyes de labor, caballos, y ganados de la carniceria, y Ordenamos que cuando se sacare colonia de para el núinero ordinario de los olros ganados, alguna ciudad, tenga obligacion la justicia y reque los pobladores por ordenanza han de tener, gimiento de hacer describir ante el escribanio del y alguna buena cantidad inas, que sea propios concejù las personas que quisieren ir á hacer nue. del concejo, y lo restante en tierras de labor, de va poblacion, adınitiendo a todos los casados hique hagan suertes; y sean tantas como los sola.

jos у

descendientes de pobladores, de doude hures, que puede haber en la poblacion; y si hra biere de sa'ir, que no tengan solares, ni tierras biere tierras de regadio, asimismo se hagan suer de pasto y labor, y excluyendo a los que las tu tes, y repartan en la misma proporcion á los vieren, porque no se despueble lo que ya está primeros pobladores, y las demas queden valdias, ! poblado.

el or

nen

LEY XIX.

mal, ni quitarles sus haciendas, y asi se les per

suada por medios suaves, coa intervencion de D. Felipe II ordenanza 46.

religiosos y clérigos, y otras personas que dipu. Que los pobladores se elijan juslicia y regimiento,

tare el gobernador, valiéndose de intérpretes , y y se registren los caudales.

procurando por todos los buenos medios posibles,

que la poblacion se haga con su paz y consenti. Cumplido el núinero de los que han de ir á

micnto; y si todavía no lo consintieren, habiénpoblar , se elijan de los mas hábiles justicia y re.

doles requerido conforme á la ley 9, tit. 4 , lib. gimiento, y cada uno registre el caudal, que tie 3, los pobladores hagan su poblacion, sin tomar ne para ir a emplear en la nueva poblacion.

de lo que fuere particalar de los indios, y sin LEY XX.

hacerles mas perjuicio del que

fuere inescusable

para defensa de los pobladores, y que no se Ordenanza 102.

ponga estorbo en la poblacion. Que se procure la ejecucion de los asienlos hechos

LEY XXIV. para poblar. Habiéndose tomado asiento para nueva po

D Felipe II ordenanza 137. blacion por via de colonia, adelantamiento, al- Que duranle la obra se escuse la comunicacion con caldia mayor, corregimiento, villa ó lugar, el

los naturales. consejo, y los que hubieren ajustado en las In

Entre tanto que la nueva poblacion se acaba, dias, no se satisfagan con haber tomado y hecho el asiento, y siempre lo vayan gobernando, y

procuren los pobladores, todo lo posible, evitar

la comuuicacion y trato con los indios: 00 vaordenen como se ponga en ejecucion, y tomen

yan á sus pueblos, ni se dividan, ó diviertan cuenta de lo que se fuere obrando.

por la tierra, ni permitan que los indios enLEY XXI.

tren en el circuito de la poblacion hasta que esté

hecha, y puesta en defensa, y las casas de forma Ordenanza 109.

que cuando los indios las vean les cause admiQue el gobernador y justicia hagan cumplir los racion, y entiendan , que los españoles pueblan asientos da los pobladores.

alli de asieoto, y los teman y respeten, para de Mandamos que el gobernador y justicia del

sear su amistad, y no los ofender. pueblo, que de nuevo se poblare, de oficio ó á

LEY XXV. pedimiento de parte, hagan cumplir los asientos

Ordenanza 93. por todos los que estuvieren obligados por nuevas poblaciones con mucha diligenciay cuidado, y los que no se acabando la poblacion dentro del ler. regidores y procuradores de concejo pidan con ins mino por caso forluilo se pueda prorogar. tancia contra los pobladores, que a los plazos en

Si
por

haber sobrevenido caso fortuito los poque festan obligados no hubieren cumplido, que bladores no hubieren acabado de complir la posean apremiados por todo rigor de derecho á que blacion en el término contenido en el asiento, efectúen lo capitalado, y que los jueces procedan

no bayan perdido, ni pierdan lo que hubiereu contra los ausentes, y sean presos y traidos a las gastado, ni edificado, ni incurran en la pena; y poblaciones, despachando requisitorias contra los

el que gobernare la tierra lo pueda prorogar, que estuvieren en otras jurisdicciones, y todas las

segun el caso se ofreciere.
justicias las cumplan, pena de la nuestra merced.
LEY XXII.

LEY XXVI.
Ordenanza 235.

Ordenanza 131 y 137.
Que declara que personas han de solicitar la obra

Que los pobladores siembrer luego, y echen sus de la poblacion,

ganados en las dehesas donde no hagan daño á los Los fieles ejecutores y alarifes, y las perso Luego y sin dilacion, que las tierras, de la: nas que diputare el gobernador, tengan cuidado

bor sean repartidas, siembren los pobladores de ver coino se cumple lo ordenado, y de que

todas las semillas que llevaren, y padieran hatodos se dea prisa en la labor y edificio, para ber, de que conviene que vayan muy provei. que se acabe coin brevedad la poblacion.

dos; y para mayor facilidad, el gobernador diLEY XXIII.

pate una persona, que se ocope en sembrar y

cultivar la tierra de pan y legumbres, de que lae. Ordenanza 136.

go se puedan socor rer: y en la dehesa echen Que si los nurturales impidieren la poblacion, se todo el ganado que llevaren, y pudieren juntar, les persuada a la paz, y los pobladores prosigan. con sus marcas y señales, para que luego co

mience á criar y multiplicar, en partes donde Si los naturales quisieren defender le nue

esté seguro, y no haga daño en las heredades, va poblacion , se les dé á entender, que la intencion de poblar alli es de enseñarlos á co- Que los hospitales se funden conforme a la ley

sementeras, ni otras cosas de los indios. nocer a Dios, y su saota ley, por la cual se

2, tit. 4, lib. 1. salven, y tener ainistad con ellos, y enseñarlos á vivir politicamente y no para hacerles ningun

indios.

TITULO OCHO.

De las ciudades y villas , y sus preeminencias.

LEY PRIMERA.

quince leguas de térınino, que le están señaladas,

y le pueda visitar, y conocer en primera instanD. Felipe II en Aranjuez á 20 de marzo de 1596

cia de las causas y delitos, que en el sucedieren, Que las ciudades , villas y lugares de las Indias con qne las apelaciones, que habieren lugar de tengan los escudos de armas que se les hubieren derecho vayan a nuestra audiencia , y chancilleconcedido.

ría real, que en ella reside; y no conozca de co.

sas, y causas tocantes á indios, porque nuestra voTeniendo consideracion á los buenos y leales servicios, que nos han hecho las ciudades, villas, lantad es, que esto toque y pertenezca al virey

y audiencia, en la forma dispuesta , y con que las y lugares de nuestras Indias Occidentales, é Islas

cabeceras y pueblos principales, como Texcuco adjacentes, y que los vecinos, particulares y natarales han asistido á sa pacificacion y poblacion: y otros, que estén en corregimientos, y caigan denEs nuestra vnlantad de conceder, y concedemos fuera de la jurisdiccion de Mejico; y asimismo

tro de los dichos términos , queden separados, y á las dichas ciudades, villas, y lugares, que ten

con que todos los dichos térıninos sean de pasto gan por sus armas y divisas señaladas

у conoci

comun á todos los vecinos, moderados y poblado. das las que especialmente habieren recibido de

res de la Nueva España en el tiempo que estulos señores reyes nuestros progenitores, y de Nos,

vieren desembarazados, como por nuestras leyes, y despues les concedieren nuestros sucesores, para que las puedan traer y poner en sas pendones, y ordenanzas está dispuesto, guardando los fru

tos pendientes. estandartes, banderas, escudos, sellos , y en las otras partes, y lugares que quisieren, y por bien

LEY IV. tuvieren, en la forina y disposicion que las otras El emperador D. Carlos en Madrid á 14 de abril ciudades de nuestros reinos, á quien hemos hecho de 1540. D. Felipe II en Aranjuez á 5 de mayo de inerced de armas y divisas. Y mandamos a todas

1593. las justicias de nuestros reinos y señoríos, que Que la ciudad del Cuzco sea la mas principal del siendo requeridos, asi lo lagan guardar y cuin. Perú, y.lengo el primer volo de la Nueva Cas. plir, y no les consientan poner impedimento en

tilla. todo, ni en parte, pena de la nuestra merced, y de diez mil maravedis para nuestra cámara,

Es nuestra voluntad y ordenainos, que la ciu

dad del Cuzco sea la mas principal, y primer LEY II.

voto de todas las otras ciudades, y villas, que hay, El emperador D. Carlos y la emperatriz gobernadora y hubiere en toda la provincia de la Nueva Casen Madrid á 25 de junio de 1530.

tilla. Y mandamos, que como principal, y pri

mer voto, pueda hablar por si, ó su procurador Que la ciudad de Méjico lenga el primer oolo y lu

en las cosas, y casos que se ofrecieren, concurgar entre las de Nueva España.

riendo con las otras ciudades, у

villas de la dicha En atencion a la grandeza y nobleza de la provincia, antes y primero que ninguna de ellas, ciudad de Méjico, y á que en ella reside el virey, y que le sean guardadas todas las honras, preesobierno, y audiencia de la Nueva España, y fué minencias, prerogativas, é inmunidades, que por la primera ciudad poblada de cristianos: Es nues esta razon se le debieren guardar. (1) tra merced y voluntad, y mandamos que tenga el primer voto de las ciudades y villas de la Nueva

LEY V. España, como lo tiene en estos puestros reinos la D. Felipe IV en Madrid á 12 de abril de 1630. ciudad de Burgos, y el primer lagar, despues de Que à la ciudad de los Reyes se le guarden las la justicia, en los congresos que se hicieren por

exenciones y privilegios concedidos. nuestro mandado, porque sin él no es nuestra intencion, ni voluntad, que se puedan juntar las

Los vireyes del Perú, real audiencia, y justiciudades, y villas de las Indias.

cias guarden, y hagan guardar y cumplir los pri. LEY III.

vilegios y exenciones concedidas a la ciudad de los

Reyes, como se contienen en las cédulas y proviLos mismos alli á 3 de octubre de 1539. siones despachadas para que aquella ciudad como Que la justicia de Méjico tenga la jurisdiccion ordinaria en las quince leguas de su término.

(1) En real orden de 2 de octubre de 1783,

dispensó á la ciudad del Cuzco el título de Fidelisi. Ordenamos que la justicia de la ciudad de

ma, y que tuviese el mismo tratamiento y preroga. Méjico tenga jurisdiccion civil y criminal en las tiyas que la de Lima. TOMO IL.

28

se

asiento del gobierno superior , siempre sea enno de saliere el fuego, y los habitadores de ella, co-

blecida y aumentala, conforine á sus servicios mo quien diò principio al daño, queden obliga.

hechos å nuestra real corona , y no dén lugar á dos al que sucediere, con lo cual vivirán con

que sobre esto ocurra á nuestro consejo de lodias. mucho cuidado La segunda, que se dipule alga.

LEY VI.

na persona, ó personas, que de noche pregonen

guarda el fuego, como se usa en muchas provin.

El mismo en

Aranjuez á 10 de abril de 1629. En el

cias y reinos, donde esto se practica, y los edi-

Pardo á 13 de febrero de 1627.

ficios son de tabla. La lercera, que las casas rea-

Que los rireyes , audiencias y gobernadores no den les nonca han de estar continuas con diros edi-
titulos de ciudades ni villas.

ficios, sino separadas eon notable distancia, mas

de quince pasos, de forma que el daño de los ler.

Ordenamos que por ninguna causa, ni razon

ceros no redunde en nuestras casas reales, у

esto

los vireyes , audiencias , gobernadores, ni otros

se observe en las demas ciudades donde concur-

cualesquier ministros de las Indias, por superio-

ran las misınas razones.

res que sean, dén títulos de ciudades, ni villas à

ningunos de los pacblos, ni lugares de españoles,

LEY X.

ni indios, ni los eximan de la jurisdiccion de sus

D. Felipe IV eu Monzon á 10 de marzo de 1626.
cabeceras principales: con apercibimiento, que se
les hará cargo en sus residencias, porque esta mer.

Que para abasto de las carnicerias no se admilan
ced
у facultad se ha de pedir en nuestro consejo

posturas d clérigos ni religiosos.
de Indias, y damos por nulos los títulos, que en En ningana ciudad, villa, ó lugar se admita,
contravencion a lo contenido en esta ley, se die-

ri reciba postura para abasto de las carnicerías,
ren á cualesquier pueblos y lugares; y en cuanto á clérigos, conventos, ni religiosos, sino a perso-
á las puevas poblaciones, y fundaciones , se guar-

nas legas, y llanas, que puedan ser apremiadas á
de lo dispuesto.

su cumplimiento , y sea por un año, ó el tiempo,

LEY VII.

que pareciere conveniente al que gobernare la

provincia.

D. Felipe IV en Buen Retiro á 11 de mayo de 1652

LEY XI.

Que en ciudades grandes no sean lenientes los na-

D. Felipe IV en Zaragoza á 16 de agosto de 1612.
turales ni hacendados.
Mandamos á los vireyes, y oidores, que en ra:

Que los gobernadores no obliguen a los regidores

ni vecinos á sacar licencia para ir a sus estancias,
zon de no admitir por tenientes de corregidores
de ciudades grandes á los naturales, ni hacenda. Porque algunos regidores y vecinos de las ciu.
dos en ellas, guarden y cumplan lo dispuesto por dades tienen haciendas y estancias dentro en la
Jeyes rcales, y no consientan, ui permitan dispeo jurisdiccion, y no distando mas que coatro ó seis
sacion, ni tolerancia en ningun caso, por los in-

leguas, algunos gobernadores les impiden ir á

convenientes, que resultan a la causa pública, y ellas sin particular licencia saya, de que reciben

buena administracion de justicia.

agravio: Mandainos á los gobernadores, tenien-

LEY VIII.

tes, y justicias, que en estas salidas y ausencias,

siendo breves, no les pongan impedimento sin

El inismo á 12 de marzo de 1656. Y en el Pardo á 18

causa grave y urgente.

de enero de 1657.

LEY XII.

Que los vireyes y gobernadores no nombren en in

terin quien sir va los oficios de cabildo.

El mismo en Madrid á 27 de mayo de 1631.

Ordenamos á los vireyes y gobernadores, que Que en la composicion de las pulperius y su con

escusan el hacer nombrainientos en interin para

Tribucion se guarde lo dispuesto.

los oficios de cabildo de las ciudades, por ausea-

Por cuanto habiéndose por Nos mandado, que

cia de sus propietarios.

dejando en cada lugar de españoles de las Indias

LEY IX.

las pulperias, que precisamente fuesen necesarias

D. Felipe III en Lisboa á 14 de setiembre de 1619. para el abasto, conforme à la capacidad de cada

pueblo, todas las demas nos pagasen por via de

Que se evilen los incendios en la ciudad de la Veo

composicion en cada un año, desde treinta hasta

racruz y otras.

cuarenta pesos' y para mas claridad de lo sobre-

En macho cuidado nos han puesto los incen dicho, y su fácil ejecacion, que se sedalasen las

dios de la ciudad de la Veracruz, por

las razones

polperías de ordenanza , que fuesen para el abas-

públicas, que hay para ello, y deseando remediar to, ó las nombrasen los cabildos, por bo innovar

los en lo futuro, es nuestra voluntad,

que

los vi lo

que

hubiese costumbre, y que en estas no

reyes de la Nueva España tengan en considera se alterase el modo y forma, que se habia guar-

cion tres advertencias. La primera, que pues es dado de visitar las: y las de composicion no pudie-

tos incendios por presuncion legal, aunque algu sen ser visitadas por los cabildos, ni entrometer.

nas veces sean fortuitos, generalaicnte se hacen se sus escribanos en lo

que

les tocase, para

lo cual

y causan por culpa, negligencia, y omision de los los dimos por iubibidos, y mandamos, que les vi-
habitadores, la cual viene á ser mas que lata cul sitasen en las ciudades de Liina y Méjico los al-
pa, por no tener cuidado en lo que tanto convie. caldes de las audiencias de ellas, y en otras don-
ne que le haya, será bien, que ordenen que pres de hubiese audiencias, los oidores : y en los de-
estos edificios consisten en tablas, la casa de don. mas lugares los gobernadores, y regidores, ó sus

en

« AnteriorContinuar »