Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

tenientes, todos con limitacion, que no pudiesen precio ni interes por ello, y que lo mismo se enhacer mas de cuatroʻvisitas cada año, no cons lendiese en las chicherías, que les fuesen permitando

que hubiese excesos notorios, o habiendo de tidas por las ordenanzas, y que en dichos puepunciadores, conforme á derecho: y que las pul- ; blos de indios no habia de haber ninguna pulpeperias de ordenaoza no faesen preseridas en si ria de ordenanza para el abasto, por no ser nece. tio, ni privilegio á las que pagasen composicion; saria para el uso y sustento comun, y todo lo sa. ántes eslas en todo lo justo y posible fuesen fa- / sodicho sea ejeculado en la forma, que ha parevorecidas y preferidas: y que si por gozar de esta cilo mas conveniente, de que se nos ha dado cuen. utilidad, quisieren pagar todas, como volun- ta, y lo hemos aprobado y tenido por bien : Ortariamente, se admitiesen á composicion, y scor depainos y mandamos, que asi se gaarde y cumdenase á los oficiales de nuestra real hacienda, y pla, sin bacer novedad en cosa alguna , mientras contadurías de cuentas que se asentase y cobrase no dispusiéremos otra cosa, que así es nuestra lo que de esto resultase como mienibro de nues voluntad. (2) tra hacienda , y que con particular distincion y Que los dueños de cuadrillas de negros tengan caridad se remitiese á nuestro consejo de Indias en varinas casa poblada y

residencia , la razon de lo que esto valiese cada año en cada

tit. 5, lib. 7. partido. Y porque en los pueblos de indios se en- Que en las ciudades , villas y lugures se hagan tendió, que habia inuchas pulperías, estando pro. cáreoles, ley 1, tit. 6, lib. 7. hibidas por ordenanzas de las provincias: Tuvi-| El regidor di pulado visite las circeles , y recomos por bien de mandar, que donde actualmente

los

proresos, ley 23, tit. 6, Lib. 7. las hubiese , fuesen admitidas á composicion en las cantidades referidas, y donde no las hubiese,

(2) En real cédula de 12 ile inayo de 1730 , no se consintiesen poner, ni que se les hiciese mo.

manda guardar esta ley; y se añade algo más : y por lestia a los indios, que las tuviesen por sayas, con

decreto de las Córtes generales y estraordinarias de licencias del gobierno, no llevándose á los indios de pulperias.

12 de marzo de 1811, se mandó suprimir el derecho

leg 27,

nozca

se

[blocks in formation]

LEY PRIMERA.

LEY II. El emperador D. Carlos en Monzon á 5 de junio de

D. Felipe II en Aranjucz a 5 de mayo de 1583. Don 1528. D. Felipe Il y la princesa gobernadora en Va- | Felipe I'll en Madrid á 6 de marzo de 1608. D. Felilladolid á 9 de setiembre de 1559, y 25 de febrero

pe IV en Zaragoza á 16 de agosto de 1612. de 1568. Y en Madrid á 14 de mayo de 1572.

Que los gobernadores no hagan los cabildos en sus Que las elecciones y cabildos se hagan en las ca.

casas ni lleven á ellos ministros militares. sas de ayuntamiento y no en otra parte.

Ordenamos á los gobernadores, que siempre Mandamos à los concejos, justicia , y regi- hagan los cabildos en las casas del ayantamiento, mieoto de las ciudades, villas y lugares de las In y no en las suyas, no habiendo causa tan grave, dias, que no se junten á hacer cabildos , eleccio ni relevante, que obligne á lo contrario, y no llenes de alcaldes, y otros oficiales, ni á lratar de lo ven, ni consientan, que inte rengan ministros mi. que convenga al bien de la república, si no fuere litares, ni dén á entender a los capitulares, por en las casas de cabildo, que para esto están de obra, ni palabra, causa, ni razon, que los pueda dicadas,

pena

de
que si en otra parte se juntaren,

mover, ni impedir la libertad de sus volos, guarincarran los que contravinieren en perdimiento

dando en esto, y en lo dernas que se confiriere, de sas oficios, para no usar mas de ellos, y que no

todo secreto y recato, ó se les hará cargo en sus hagan cabildos extraordinarios sin urgente nece

residencias, y serán castigados con demostracion. sidad, y citacion de todos los capitulares, hecha

Y mandainos á los gobernadores, que no consien: por el portero, el cual de fé al escribano de cabil. tan, ni dejen servir en los regimientos á ningun do de haberlos citado, y así se guarde y cumpla, regidor, que no tuviere titulo nuestro, excepto en pena de nuestra merced, y cincuenta mil mara los casos espresos en estas leyes. vedis para nuestra cámara, á cada uno que contraviniere.

[ocr errors]

V.

LEY III.

to se ofende la justicia, y buen gobierno, y es

tén advertidos, que demas de las penas impuestas, D. Felipe IV allí.

mandarémos proceder à mayor demostracion. Que cstando el gobernador en el cabildo no entre

LEY VIIT. su lenienle si no fuere llamado. Mandamos que los gobernadores no consien

El emperador D. Carlos y la pripcesa gobernadora

en Valladolid á 14 de setiembre de 1555. D. Feli. tan, ni permitan que sus leoientes entren en los

pe Il en Madrid á 2 de agosto de 1568. cabildos en que se ballaren, sino fuere en caso que por ellos fueren llamados, y convenga to

Que ningun oidor entre en el cabildo. inar su consejo y parecer, y luego que le dieren, Mandamos à los oidores de las audiencias de se vuelvan á salir, y prosiga el cabildo á resulver

las Indias que no entren en los cabildos á bacerel negocio, que habiere comenzado.

los con los alcaldes, y regidores de las ciudades, LEY IV.

y se los dejen hacer y votar libremente.

LEY IX. El emperador D. Carlos y la emperatriz gobernadora en Valladolid á 16 de juvio de 1537.

D. Felipe IV en Zaragoza á 16 de agosto de 1642. Que los corregidores y alcaldes mayores puedan

Que los gobernadores dejen d los regidores usar entrar en los cabildos,

sus dipuluciones y volar libremente. Los corregidores, y alcaldes mayores de las ciudades, villas y logares de las Indias, puedan

Los gobernadores, y sus tenientes no quiten entrar en sus cabildos todas las veces, que les

à los regidores las preeminencias de sus oficios,

ра• reciere conveniente á nuestro servicio y causa

ni en ellas los inquieten , ni pertorben, y dejenpública, y no se les ponga impedimento. . les usar de las diputaciones y votar en los cabil

dos con toda libertad, conforme a lo proveido. LEY

LEY X. El emperador D. Carlos en Madrid á 14 de agosto de 1510.

D. Felipe III en San Lorenzo á 1.o de setiembre

de 1613. Que fallando el gobernador se pueda hacer cabildo con un alcalde ordinario.

Que ningun gobernador pueda pedir ni solicitar

oolos, y al regularlos se hallen dos regidores. Ordenamos que si en los dias que estavieren señalados y diputados para hacer cabildo en las Mandamos que ningun gobernador, corregicindades, ó villas donde el gobernador de la pro- | dor, alcalde mayor, ni ordinario, por si, ni invincia residiere , no vinieren él, ó su teniente á terpósitas personas, pueda pedir, ni solicitar vocabildo, se pueda hacer con los alcaldes ordina tos á los capitulares en favor de ningan allegado, rios de aquella ciudad, ó villa, ó con el uno de ni amigo suyo, ni de otra persona, para eleccioellos, y puedan proveer en las cosas, que en la pes de oficios de república: y que al regular los ocasiop se ofrecieren y convinieren, bien así co votos, se hallen presentes dos regidores, los mas mo si el gobernador, ó su teniente se hallaren en antiguos, y el escribano de cabildo, para que esto el cabildo.

se haga con satisfaccion de todos. (2) LEY VI.

LEY XI. D. Felipe IV en Madrid á 16 de febrero de 1635.

D. Felipe IV en Córdoba a 25 de febrero de 1624. Que en los ayuntamientos no entre con espada

Véase la ley 7, tit. 3, lib. 5. quien no luviere privilegio o le tocare por su oficio.

Que los deudores de hacienda real puedon volar Es nuestra voluntad, que no se consienta en

en elecciones habiendo pagado el precio de sus trar con espada en el cabildo y ayuntamiento de

oficios.
las ciudades, villas y lugares, a quien no tocare
por sa oficio, ó preeminencia especial. (1)

Los
que

fueren deudores á nuestra real ha

cienda puedan tener voto activo y pasivo en la LEY VII.

eleccion de oficios pùblicos, excepto cuando algu.

no quisiere votar con oficio, que hubiere compra: El mismo en Aranjuez à 12 de inayo de 1625. En Ma drid á 8 de mayo de 1643. D. Carlos II y la reina go.

do, y no pagado el precio de el, siendo pasado el bernadora.

plazo á que estuviere obligado a pagarle enteraQue los vireyes , presidentes y nidores no impidan! guarde ál ley 7, tit. 3, lib. 5. (3)

mente: y en cuanto a los alcaldes ordinarios se las elecciones á los capitulares. Ordenamos y mandamos, que los vireyes, pre

(2) Sobre votaciones ó elecciones, véase el títusidente y oidores no impidan á los capitulares la lo de alcaldes ordinarios en la ley 5 y sus notas. libre eleccion de oficios, y con su autoridad, in (3) La escepcion de esta ley está derogada por tercesion, ó insinuacion de voluntad, ni otros

varias cédulas insertas en una de 10 de marzo de medios, no se interpongan por sus parientes, ni

1690, y se manda observar la regla general con pena

de perdimiento de bienes. Y por otra de 10 de los de su mugeres, ni otros allegados, pues en es

agosto de 1689, se estiende a todo oficio público o de

administracion de justicia ; y a destierro á veinte le(1) Véase la real orden de 24 de febrero de 99 guas del lugar, lo cual se manda observar y publien cuanto á militares , á quienes permite el uso de car por bando últinamente en una circular de 29 de la espada y baston en todo acto público.

marzo de 1773.

LEY XI.

entre año, sean win los inconvenientes, que sae

le haber de inquieludes, parcialidades y diferen, El mismo en Madrid á 3 de febrero de 1634.

cias, el presidente que fuere de la audiencia real Que los gobernadores no obliguen é que los votos asista y presida en ellas, y por su impedimento de cabildo se escriban en papel suello , ni fir men uno de los oidores de aquella audiencia, el que en blanco.

nombrare el presidente. Maadamos a los gobernadores, que no obli

LEY”, XVI. guen con molestias, ni en otra forına á los escri.

D. Felipe II alli á 26 de mayo de 1573. banos de los ayuntamientos á que escriban los votos de los capitulares en papel suelto, ni en otro

Que en el cabildo haya libro en que se asiente lo libro, que el del cabildo : y no consientan que

que se acordare. los regidores firmen en blanco para llenarlos En el cabildo y regimiento de cada ciudad despues, por la facilidad con que se pueden va- haya on libro en que se asiente todo lo que se riar en perjuicio de la república : con apercibi acurdare, asi para darnos cuenta, como somiento, de que se dará por nulo cuanto bicieren bre otro cu.lquier efecto que se ofrezca, y esté contra lo susodicho, y hará cargo en sus resi

guardado, y con secreto para cuando convenga dencias.

usar de el. LEY XIII.

LEY XVII. D. Felipe III en San Lorenzo á 20 de junio, y en Ma

El mismo allí á 27 de febrero de 1575. drid á 31 de diciembre de 1c09.

Que los cédulas reales para cabildos se abran en Que en las elecciones de oficios que lengan poto , se

ellos. guarde la forma de esta ley.

Las cédulas y provisiores nuestras para

las Ordenamos que los elegidos para oficios de

los elegidos para oficios de ciudades no se abran sino en cabildo, y alli se los cabildos y concejos no puedan ser reelegidos asienten en el libro por el escribano de cabildo; en los misinos oficios, ni otros ningunos del y los originales se pongan en la arca del concejo, concejo, en esta forma: Los alcaldes, á los mis. como esta urdenadu. mos oficios de alcaldes, hasta ser pasados tres

LEY XVIII. años despues que de aren los dichos oficios, ni á otros ningunos del concejo, que tuvieren voz

El mismo, ano de 1565, D. Felipe IV allí á 15 de ju

vio de 1628. y voto en él, hasta pasados dos años. y los otros oficiales del concejo, que tuvieren voz , y volo

Que las cédulas para el gobierno de las provincia ea el, hasta ser pasados dos anos, que los deja

estén en las arcas de los cabildos. ren ; y que ellos pasados, puedan entrar en la Mandamos que todas las cédulas, provisios eleccion, y ser elegidos, conforme a la orden y nes, ordenanzas, e instrucciones particulares que. costumbre que hubiere en cada ciudad, villa ó se hubieren enviado a las Indias, y las particulugar. (4)

lares y generales para el buen gobierno de ellas, LEY XIV.

tralainiento y conservacion de los naturales, y El emperador D. Carlos en Toledo á 29 de mayo

buen cobro de, õuestra real hacienda, todas se re. de 1525.

cojan y pongan en las arcas de los cabildos de las Que cuando en el cabildo se Iratare negocio que lo

ciudades, villas y lugares, para que estén con la que á capilular se salga fuera.

decencia, guarda y custodia que conviene, de

jando cada ciudad en un libro traslado de todas, Cuando en el cabildo se tratare algun nego

para valerse de ellas cómo y cuando convenga. cio, que toque particularmente a algunos de los regidores, ú otras personas que en el estuvieren,

LEY XIX. se salgan luego, y no vuelvan a entrar hasta que

D. Felipe II en Madrid á 27 de febrero de 1575. esté tomada resolucion : y esto mismo se haga si

Que los cartas de vireyes, ministros y oficiales, el negocio locare á otra persona, que con ellos

dirigidas a los cabildos se asienten en sus libros. tenga tal parentesco,

ó

razon por que deban ser recusados, y los autos que hicieren contra esto

Ordenamos que las cartas de los vireyes, ministros

у

oficiales no valgan.

para

los cabildos de la ciudaLEY XV.

des, villas y logares, se asienten en los libros de

cabildo por el escribano de el. D. Felipe III en Madrid á 26 de diciembre de 1612.

LEY XX Que en Panamá asista d las elecciones de cabildo el presidente ó el oidor que nombrare.

El mismo en Aranjuez à 1.o de mayo de 1586. Don'

Carlos Il y la reina gobernadora. Para que las elecciones de oficios públicos,

Que el juez que quisicre pupel del archivo , le pida, que se hicieren en la ciudad de Panama por el cabildo de ella , asi los dias de año nuevo, como

y en ningun caso se saque del cabildo la caja de

las escriluras. (1) Dos años, dice la ley 9, tit. 3, lib. 5, que

Si algun juez ordinario , o delegado hubiere son suficientes para que puedan ser reelegidos los

menester papeles , ó escrituras de los archivos, alcaldes ordinarios. Tambien puede verificarse la Jos pida , declarando los que ha de ver , reeleccion siu que haya hueco en el caso de que se cer y copiar , y en ningun caso se saque de el verifique por aclamacion universal, y recaiga confirinacion del Tribunal superior. Asilo disponen las

cabildo papel original, ni la caja de sus escritareales cédulas de 24 de noviembre de 1719, y la de

ras: y en cuanto a los visitadores, se guarde lo 9 de diciembre de 1753.

ordenado por la ley 16, tit. 34 , lib. 2. TOMO II.

29

recono

LEY XXI.

Que la justicia y un regidor nombrado, hagan las

posturas d precios justos. P. Felipe II ordenanza 57, en Toledo á 25 de mayo de 1596. D. Garlos Il y la reina gobernadora.

Mandamos que la justicia de cada ciudad, ó Que un oidor por turno revea las cuenlos que el

villa, y un regidor nombrado por el cabildo, cabildo tomare.

pongan precios justos a los regatones ordinarios, Ordenamos las cuentas de propios, pósi

que compran cosas de comer y beber, asi de la que tos y gastos precisos de obras públicas, fiestas del tierra, como llevadas de estos nuestros reinos, y Córpus y otras, que por eleccion y comision de de otras partes, teniendo respecto a lo que les los cabildos se cometen á los capitulares, y otras

cuesta, y dándoles alguna ganancia moderada. personas, se tomen por el cabildo, ó diputados

LEY XXIII. nombrados, si por ordenanzas de las contadurías de cuentas por Nos dadas, o confirmadas, no es.

D. Felipe II en el Escorial á 5 de noviembre de 1570. laviere otra cosa determinada, y las revea un

Que nadie ocupe los casos de cobildo. oidor, por su lurao en la ciudad donde residiere Ningun oidor ni otra persona, de cualquier audicncia.

calidad que sea, se aposente de asiento, ni de LEY XXI.

viage en las casas de cabildo de las ciudades, 6

villas de las Indias, y las dejen, y estén libres El emperador D. Carlos y la emperatriz gobernadora para que puedan hacer sus cabildos , segue y en Madrid á 24 de abril de 1535.

como lo han de uso y costumbre.

[ocr errors][merged small][merged small]

LEY' PRIMERA.

LEY IJI.. D. Felipe IV en Madrid á 30 de marzo de 1630. El emperador D. Carlos en Valladolid á 26 de junio

de 1523. Que en ninguna ciudad, villa ó lugar se elijan mas que dos alcaldes ordinarios.

Que en los lugares que de nuevo se fundaren se

elijan los regidores conforme á esta ler.. ! Porque en algunos cabildos y concejos se ha introducido elegir tres alcaldes ordinarios en cada Si no se hubiere capitulado con los adelanun año, y esto tiene inconveniente: Mandamos

tados de nuevos descubrimientos y poblaciones, á los vireyes, y presidentes gobernadores, que

que puedan nombrar justicia y regimiento, hado lo permitan, ni dén lugar a que los alcaldes gan eleccion de regidores los vecinos en el nosean mas de dos, que Nos desde luego prohibi. mero, que al gobernador pareciere, como no ex. mos y defendemos a las ciudades, villas y lugares, ceda del contenido en las leyes antecedentes. que en las elecciones excedan este número. (1)

LEY IV.
LEY II.

D. Felipe II en el Pardo á 1.o de noviembre de 1591

Que el alferez real lenga voz y volo activo y pasiEl emperador D. Carlos en Pamplona á 22 de octubre de 1523. D. Felipe II en Madrid a 9 de abril

vo , y lugar de regidor mas antiguo y con salorio de 1568. D. Felipe III en Lerma á 8 de mayo de

duplicado. 1610.

El alferez real de cada ciudad, villa ó lugar Que en las ciudades principales haya doce regido. entre en el regimiento, y tenga volo activo y res, y en las demas villas y pueblos siis, y no pasivo, y todas las otras preeminencias, que tie.

nen ó tuvieren los regidores de la ciudad, villa Mandamos que en cada una de las ciudades á lugar, de forma que en lodo, y por todo sea principales de nuestras Indias haya número de habido, por regidor, y lo sea verdaderamente, doce regidores: y en las demas ciudades, villas i sin faltar cosa alguna, y tenga en el regimiento y pueblos sean seis , y no mas.

asiento y voto en el mejor, y mas preeminente

logar delante de los regidores, aunque sean mas (1) Sobre el modo de nombrar jueces de aguas,

antiguos, que el, de forma que despues de la y ejecucion de sus seu tencias, véase la ley 63 , titu. justicia tenga el primer voto, y mejor lugar, y 1o 2, lib. 3.

sea, y se entienda asi en los regimientos y ayun

mus.

vo

tamientos, como en los actos de recibimientos,

LEY X. y procesiones, y otros cualesquier donde la jus

D. Felipe III en Ventosilla á 17 de octubre de 1613. licia y regimiento fueren, y se sentaren: y lleve

D. Carlos Il y la reina gobernadora. de salario en cada un año lo mismo que llevaren

Que los regidores no lleven salario por ocupacion los otros regidores, y otro tanto mas.

cslraordinaria , ni se les entregue dinero sin LEY V.

fianzas D. Felipe III en 'Aranjuez á 5 de mayo de 1603. En algunas ciudades de nuestras Indias ad. Que en los elecciones de oficios concejiles no ininistran los regidores el abasto de las carnicelen los parientes por sus parientes en ciertos grados. rias, y tienen otras ocupaciones públicas, lle

Mandamos a las justicias, cabildos y regi- vando por ellas salario, y otros aprovechamienmiegtos, que no consientan, ni den lugar, que

los: y porque nuestra valuntad es, que sean guar. en las elecciones de oficios se elijan, ni nombren

dadas las leyes y ordenanzas, mandamos que los padres á hijos, ni hijos á padres, ni hermanos regidores no lle en por esta causa ningun inteá hermanos, ni suegros à yernos, ni yernos á

rés, salario, ni aprovechamiento, y que las ciusuegros, ni cuñados á cuñados, ni los casados dades no lo apliquen, ni permitan en sus acuercon dos hermanas, que asi es nuestra volanlad. dos; y en caso de contravencion, sean condeLEY VI.

nados en las penas que disponen las leyes y

ordenanzas. Y asimismo mandamos que no se El emperador D. Carlos y la princesa gobernadora entre;ue á los regidores, ninguna suma de pesos en Valladolid á 21 de abril de 1554.

sin bastantes fianzas, de que darán cuenta , y Que para los oficios se elijan vecinos. pagarán los alcances. Declaramos y mandamos, que en la eleccion

LEY XI. que se hiciere en los cabildos de paeblos donde no estuvieren vendidos los oficios de regidores, y

D. Felipe II en Madrid á 2. de enero de 1572. otros concejiles, no puedan ser elegidas .ningu

Que los alcaldes ordinarios y regidores no traler nas personas, que no sean vecinos, y el que tu

en baslimentos. viere casa pobla-da, aunque no sea encomendero Habiéndose reconocido que los alcaldes ordide indios, se entieoda ser vecino.

narios y regidores fieles ejecutores suelen tener LEY VII.

grangerias de labranza, crianza, bastimentos de

pan , carne, frula , y otros, que se venden para D. Felipe III en Madrid á 17 de marzo de 1608. el abasto comun dentro de los términos de las ciuQue el gobernador de Filipinos provea por ahora dades, villas," y pueblos , y al tiempo de hacer los regimientos y no remucoa á los nombrados. 1.8 posturas proceden sin la rectitud y limpieza

El gobernador y capitan general de Filipinas que conviene: Maudamos que los alcaldes ordiprovea por ahora los reginientos de la ciudad de narios, y regidores fie'es ejecutores no puedaa Manila, eligiendo personas, que sean idóneas, tratar y contratar en los dichos géneros, ni teny celosas del servicio de Dios nuestro Señor, у gan awasijos, ui parte en el rastro, pena de nuestro, y no los pueda remover sin questra ór privacion de oficio; y en cuanto a los otros trat den particular.

tos en mercaderias, los vireyes ,, presidentes, y LEY VIII.

gobernadores provean justicia. El mismo allí á 26 de inarzo de 1621.

LEY XII. Que los regidores asistan en las ciudades, villas El emperador D Carlos en Madrid á 12 de setiembre g lugares ; y los de Portobelo especialmente en

de 1528. La emperatriz gobernadora en Ocaña á 27 liempo de armadas y flotas.

de octubre de 1530. D. Felipe Il ea Azeca å 23 de

abril de 1587. Todos los regidores propietarios asistan en Que los regidores 'no contraten, ni sean regalones, las ciudades, villas y lugares donde lo fueren el

ni lengan licndas por si , ni por otros , ni usen ofitiempo que mandare la ordenanza; y los de la

cios viles. ciudad de Portobelo asistan en ella, especialinente al tiempo del despacho de las flotas y arma.

Los regidores no han de poder tratar, ni condas, por la falta que pueden hacer para estas

tratar en las ciudades, villas, ó lagares donde lo

fueren, en mercaderias, ni otras cosas, ni tener ocasiones a la provision de bastimentos, y lo demas que tocare á sa gobierno.

tiendas, ni labernas de vino, ni mantenimientos

por menor, aunque sea de los frutos de sus coLEY IX.

sechas, ni por interpósitas personas, ni han de El mismo en Alcalá á 30 de mayo de 1602. D. Feli ser regatones, oi usar de oficios viles, y el que

pe IV en Madrid á 10 de setiembre de 1630. lo quisiere hacer desístase primero del oficio, y Que los regidores no tengan obligacion de acudir á donde estuviere ejecutoriado, ó tavieren dispenlos alardes y reseñas, si no se hallare el gober. sacion dada por Nos, se guarde lo resuelto. nador, y cerca de su persona.

LEY XIII. Declaramos que los regidores de las ciudades

D. Felipe IV en Madrid à 13 de junio de 1622, y

12 y puertos de las lodias, no tienen obligacion de

de abril de 1628, y 11 de abril de 1630. kallarse en los alardes y reseñas ordinarias, excepto en los que se hallare el gobernador y ca

Que á los regidores presos se les cdrcel decenle. pitao general, y cerca de su persona; y este la Encargamos y mandamos á los vireyes, oigar señalamos á los regidores para los alardes y dores, alcaldes del crimen, y justicias de las Inreseñas, y ocasiones de gurera, que se ofrecieren. dias, que habiendo de proceder à prision contra

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »