Imágenes de páginas
PDF
EPUB

LEY XV.

del término ordinario, que se observa en lasmer.

cedes de encomieodas de indios. (6) D. Felipe IV en Madrid á 17 de mayo de 1631.

LEY XVII. Que se admita o composicion de lierras.

D. Felipe IV en Zaragoza á 30 de junio de 1616. Considerando el mayor beneficio de nuestros Que no se admile di composicion de tierras que vasallos, ordenamos y mandamos á los vireyes hubieren sido de los indios ó con titulo vicioso, y los y presidentes gobernadores, que en las tierras fiscales y protectores sigan su justicia. compuestas por sus antecesores no innoven, de

Para mas favorecer y amparar á los indios, jando á los dueños en su pacífica posesion ; ) los y que no reciban perjuicio: Mandamos que las que se hubieren introducido y usurpado mas de

composiciones de tierras no sean de las que los lo que les pertenece, conforme a las medidas, sean

españoles habieren adquirido de indios contra admitidos en cuanto al exceso, á moderada com

nuestras cédulas reales, y ordenanzas, ó poseyeposicion, y se les despachen Quevos títulos; y to

ren con título vicioso, porque en estas es nuestra das las que estuvieren por componer, absoluta- volantad, que los fiscales protectores, ó los de las mente harán que se vendan á vela y pregon, y audiencias, si no hobiere protectores fiscales, sirematen en el inayor ponedor, dándoselas á razon

gan sa justicia, y el derecho , que les coin pele de censo al quitar, conforme a las leyes y pragmá.

por cédulas y ordenanzas, para pedir nulidad ticas de estos reinos de Castilla: y remitimos á contra semejuntes contratos. Y encargamos á los los vireyes y presidentes el modo y forına de la

vireyes, presidentes y audiencias, que les den toda ejecución de todo lo referido, para que lo dispon. asistencia para su entero complimiento. (7) gan con la menos costa que sea posible; y por excusar lo que se puede seguir de la cobranza, or

LEY XVIII. denarán à nuestros oficiales reales de cada distri El mismo en Madrid á 16 de marzo de 1642, y en to, que la hagan por su mano, sin enviar ejeca

Zaragoza á 30 de junio de 1616. tores, valiéodose de nuestras audiencias reales; y

Que á los indios se les dejen tierras. donde no las hubiere, de los corregidores.

Ordenamos que la venta, beneficio y compoD. Carlos II y la reina gobernadora en esta Recopi- sicion de tierras se haga con tal atencion , que á lacion.

los indios se les dejen con sobra todas las que Y porque se han dado algunos títulos de tier les pertenecieren, asi en particular, como por coras por ministros, que no tenian facultad para re munidades, y las aguas y riegos; y las tierras en partirlas, y se han confirmado por Nos en nues que hubiereo hecho acequias, sú otro cualquier Iro consejo: Mandamos que á los que tuviereo beneficio, con que por industria personal saya cédula de confirmacion, se les conserve, y sean

se hayan fertilizado, se reserven en primer lugar, amparados en la posesion dentro de los líarites y por ningun caso co se les puedan vender, en ella contenidos; y en cuanto habieren excedi- enagenar; y los jueces, que a esto fueren enviado seap admitidos al beneficio de esta ley. dos, especifiquen los indios, que hallaren en las

tierras y las que dejaren á cada ano de los tribu. LEY XVI.

tarios viejos, reservados , caciques, gobernadores, El emperador D. Carlos y la emperatriz gobernado

ausentes, y comunidades. ra en Ocaña á 27 de febrero de 1531. D Felipe III

LEY XIX. en el Pardo á 14 de diciembre de 1615, y en Madrid á 17 de junio de de 1617.

El mismo alli á 30 de junio de 1646. Que se den y vendan las tierras con las calidades

Que no sea admitido é composicion el que no hude esta ley, y los interesados lleven confirmacion.

biere poseido las lierros diez años, y los indios sean

preferidos. Por evitar los inconvenientes, y daños, que

No sea admitido á composicion de tierras el se siguen de dar, ó vender caballerías, peonías y

que no las hubiere poseido por diez años, aunque juicio de los indios, precediendo informaciones alegue que las està poseyendo, porque este pre

testo solo no ha de ser bastante; y las comunisospechosas de testigos: Ordenamos y inaodamos,

dades de indios sean admitidas á composicion, con que coando se dieren, ó vendieren, sea con cilacion de los fiscales de nuestras reales audiencias prelacion a las demas personas particulares, ha

ciéndoles toda conveniencia.
del distrito, los cuales tengan obligacion de ver
y reconocer con toda diligencia la calidad

у
de-

LEY XX. posiciones de los testigos : y los presidentes y au

D. Felipe II en Madrid á 10 de enero de 1589. diencias, si gobernaren, las déo, ó vendan, con

Que los vireyes y presidentes revoquen las gracias acuerdo de la junta de hacienda, donde ha de constar que nos pertenecen, sacándolas al pregon, y rematándolas en pública almoneda, como la demas hacienda nuestra , mirando siempre por el

(6)

Véase la nota a la ley 12 de este título y libro. bién de los indios; y en caso que se hayan de dar, ir) Ya las audioncias no tienen que hacer en la ó vender por los vireyes , es nuestra voluntad,

venta y composicion de los realengos, sino las jun

tas superiores de real Hacienda. Véase el artículo que no intervengan ningunos de los dichos mi

81 de la ordenanza de Intendentes de Nueva Espan nistros; y del despacho que se diere á los intere

ña , y vease tambien la vota de ia ley 12 de este tisados, han de llevar confirinacion nuestra dentro tulo y libro,

TOMO II.

ni

31

[ocr errors]

de lierras que dieren los cabildos, j las admilon à l to, que el beneficio de su agricultura y labranza, composicion.

derribando, quemando y limpiando los montes, y Es nuestra voluntad que los vireyes y presi

son de calidad, que solo el un año, que el mondentes gobernadores puedan revocar, y dar por

te se derriba, y quema, se siembra, y se resiem. ningunas las gracias, que los cabildos de las cia bra de maiz, que llaman roza nueva, y cuando dades hubieren hecho, ó hicieren de tierras en mucho el siguiente, y despues en veinte años no sus distritos, si no estuvieren confirmadas por Nos, , son de otro ningun aprovechamiento, y este es у si fueren de indios, se las maoden volver, y las tan poco, que aun no se sacan los jornales, por valdías queden por tales; y adinitan á composi- la macha costa que tienen, y para el bien y concion a los que las tavieren, sirviéudonos por ellas servacion de la villa conviene, que las tierras se con la cantidad que fuere justo.

repartan entre los vecinos, y personas que se LEY XXI.

avecindaren en ella, y que se pueblen algunas

estancias: Confirmamos y aprobamos los repartiD. Felipe III en San Lorenzo á 26 de abril de 1618.mientos de tierras, que hasta ahora hubiere heQue los vireyes y presidentes no despachen comi cho la dicha villa, y le damos facultad para que siones de composicion y venta de tierras sin evio pueda hacer lo mismo de aquí adelante. dente necesidad, y avisando al rey.

LEY XXIII. Si algunos particulares hubieren ocapado tier.

D. Felipe IV en Madrid á 22 de agosto de 1629. ras de los lugares públicos y concejiles, se les han de restitair, conforme à la ley de Toledo, y qus no se egecute en la Habana lo ordenado acer.

ca de los silios y eslancias de ganados. á las que disponen como se ha de hacer la restitucion, y dan forma al derecho de prescipcion, Por las ordenanzas 70, y 71, de la ciudad de con que se defenden los particulares. Y manda la Habana se dispone, que aunque sea en tierra mos que los vireyes y presidentes no den comi de halos de vacas, y corrales donde se cria el gasiones para composicion de tierras , si no fuere nado de cerda, se puedan dar sitios y tierras para con evidente necesidad, y avisándonos primero estancias, con que al doeño del halo, ó corral de las causas, que les mueven á hacerlas, y en qué

se le dé otra tanta tierra. Y porque ya no es con• lagares son, á que personas tocan, qué tiempo ha veniente guardar las dichas ordenanzas, por ser que las poseen, y la calidad de calmas, ó plan. en perjuicio general de todos los vecinos, y causa tias. Y ordenamos que cuando habieren de dar de muchos pleitos, mandamos, que por ahora no estas comisiones, nombren personas, cuya edad,

se ejecuten, que así es nuestra voluntad. esperiencia, y buenas partes convengan a la me Forma de nombrar jueces de aguas, y ejecucion de jor ejecucion.

sus sentencias, ley 63, til. 2, lib. 3. LEY XXII.

Que los encomenderos no sucedan en las tierras va.

cantes por muerle de los indios, ley 30, tit. 1, D. Felipe IV en Madrid á 17 de diciembre de 1621.

lib. 6. Que la villa de Tolú, en la provincia de Carlage. Que a los indios reducidos no se quiten las lier. na, pueda reparlir tierras y solares.

ras, que antes hubieren tenido, ley 9, tit. 3. Por cuanto en el distrito de la villa de Tolú, lib. 6. de la provincia de Cartagena, hay muchas tierras Véase por lo que toca a la ciudad de Varinas, y infructiferas, y de moy grandes, y espesas mon prohibicion de reparlir tierras, la ley 27, tit.5, tanas, que no tienen mas valor, ni aprovechamien.

lib.7.

TITULO TRECE.

De los propios y pósitos.

LEY PRIMERA.
El emperador D. Carlos á 26 de junio de 1523.
Que al fundar las nuevas poblaciones se señalen

propios.
Los vireyes y gobernadores, que tuvieren

facultad, señalen á cada villa, y logar, que de nuevo se fundare y poblare , las tierras y solares, que hubi erc menester , y se le podrán dar, sin perjuicio de terceros para propios: y enviennos relacion de lo que á cada uno habieren señalado

en

у dado, para que lo mandemos confirmar. (1)

LEY III.
LEY II.

D. Felipe II en Madrid á 25 de febrero de 1568, y en

Lisboa á 10 de diciembre de 1581. D. Felipe II en Madrid á 4 de octubre de 1564. Don Felipe III en Ventosilla à 24 de octubre de 1617, у Que las rentas y propios se remalen en el mayor en Madrid á 24 de febrero de 1621. D. Carlos II

у poslor, y no'las puedan tanlcar los arrendadores la reina gobernadora.

anlecedentes. Que las ciudades no gasten de los propios, ni si. túen salorios sin licencia,

Ordenamos y mandamos, que las rentas, y

propios de las ciudades, cuyo arrendamiento toLos ayuntamientos, justicias, y regimientos ca à la justicia y regimiento, se rematen y dén de las ciudades, villas y lugares de las Indias,

en arrendamiento ä los

que mas dieren

por

ellas, guardea precisamente en la distribucion y gasto y los arrendadores del tiempo antecedente, no las de los propios, las leyes y ordenanzas, que so

puedan tomar por el tanto, procurando que sien. bre esto disponen, y no hagan gastos extraordi

pre se remalen en el mayor postor. narios, que excedan de tres mil maravedis, ni sitúen salarios en ninguna cantidad, sin prece

LEY IV. der lieencia nuestra, ó de la persona, que por El mismo en el Pardo á 12 de abril de 1574. E. San Nos taviere el gobierno de la provincia, peoa de Lorenzo a 25 de agosto de 1596. D. Felipe IV

Madrid a 22 de febrero de 1627. que se cobrará de las personas y bienes de los que situären y libraren, y ningun regidor salga á

Que no se gaste de propios en recibir á prelados, comisiones con salario de la ciudad, y para que

presidenles, vidores ni ministros. todos vivan tan ajustadàinente en sus oficios co

En recibimientos de prelados, presidentes, mo deben , sc les tomarán cada año coentas. Y mandamos á las personas en cuyo poder entrare

oidores , alcaldes, fiscales, corregidores, y otros la hacienda de propios, que no paguen libranza cualesquier ministros, cuando van proveidos á de gastos extraordinarios de los regidores, aun

sus plazas y cargos, ó pasaren por los lugares,

visitando la tierra y jurisdiccion, no se hagan que sea por ciudad, si primero no fuere aprobada por la audiencia real, si la hubiere en la

gastos de los propios, ni de otros efectos, en fies

tas, comidas, ni hospedages, facra de lo perciudad, y si no, por la persona que tuviere el

mitido expresamente, ni los ministros lo recigobierno de la tierra, con que en las libranzas de tres mil mararedis abajo, no tengan obligam

ban, pena de inil ducados por cada vez que concion de acudir a la audiencia, ni al gobierno, y

travinieren , y de que se les harà cargo de visi.

ta, ó residencia, con ejecucion de la pena irrelas personas, que las libraren queden obligadas á la justificacion de ellas en las cuentas, que se

misiblemente. Y mandamos que á ios cabildos no les tomaren. Y ordenamos que esta ley, ea cuan

se les reciba en cuenta lo que asi gastaren. (3) to á las ciudades donde habiere vireyes, no al

LEY V. tere la costumbre en que esta vieren, segan los

D. Felipe II alli á 21 de cuero de 1572. vireyes lo hubieren ordenado, en cuanto a la cantidad y forma en que se han de dar, hacer, y pa. Que la justicia y regimiento libre en los propios, gar las libranzas. (2)

no lo puedan hacer las audiencias reales.

Permitimos á la justicia, y regimiento de las (1) La ordenanza de lutendentes de Buenos-Ai. ciudades, que puedan librar en los propios y res publicada en 1782 dió las mejores reglas para el distribuir en los efectos para que están consigna. aumento de los propios , inversion, cuenta y razon. La distancia a las capitales de superintendencia cu

dos. Y ordenamos á los presidentes y oidores de que está la junta superior hacia sufrir algun retar noestras audiencias reales, que no se introduzdo en el despacho de las propuestas y consultas de gan en librarlos, ni distribuirlos. los gobernadores y cabildos; y con este motivo en real orden de 14 de seliembre de 1788, se revocó el

LEY VI. art. 5.o de la ordenanza, y que se acudiese á las au

El mismo alli á 16 de mayo de 1573. diencias, sobre lo que antes debia consultarse á aquellas.

Que cada año se tome cuenla de los propios, y en, Por real orden de 5 de abril de 1790 se han man

vie razon al consejo. dado observar á la letra las leyes de este título , y Mandamos á los vireyes, presidentes y gose revocó cuanto era contrario á ellas en la ordenanza de Intendentes, y por consiguie.te quedaron sin uso todos los artículos que hay en dicha ordenanza cibimientos de jueces, pago de casas á oficiales, midesde el 23 al 50. Tambien por la ordenanza de In litares elc. tendentes de Nueva España se da la inspeccion de El ayuntamiento de Guatemala puede gastar por los propios á las juntas superiores , y tambien se ba concesión real seis mil maravedís, que son de 22 revocado en esta parte , restituyéndose á las audieu pesos y 16 maravedis. Véase tambien el art. 34 de cias reales, se advierte , que por real cédula de 17 de la ordenanza de Intendentes de Nueva España, que noviembre de 1801, y real orden de 30 de junio de perinite a los ayuntamientos gastar 40 pesos, y es1801 se previene á la real audiencia de Guateinala es cediendo el gasto de cstc valor se debe dar cuenta cuse en lo sucesivo imponer arbitrios sin quc recai á la juu la superior, y hoy é la audiencia, que con ga préviainente real aprobacion, y sin que calitique derogacion de los artículos que concedian la super, primero la utilidad y necesidad de la imposicion; intendencia de los propios , arbitrios y comunidades sin embargo , véase el art. 48 de la ordenanza de In á la junta superior de hacienda, es la que continią tendentes.

con la referida superintendencia, en virtud de real (2) Por real cédula de 14 de abril de 1788, se orden de 14 de setiembre de 1788. mandó al virey del Perú ordenasc a todos los ayuu (3) En Guatemala está espresamente permitido tamientos del distrito evitasen los gastos supériluos gastar en el recibiiniento de presidente mil y quidy propios, como son dos fuegos artificiales, los re nientos pesos por cédula de 13 de agosto de 1819,

hernadores, que en cada un año hagan tomar las ma que haga fé, de los propios que tuvieren, y cueotas de propios de las ciudades, villas y luga- ; de lo que rentaren cada año, y hubierea mon. res de sus distritos por los oficiales reales, y tado en los de la última prorogacion de las penos envien la razon de ellas al consejo, para nas de cámara, y en lo que se hubieren disirique se vea y entienda su gasto y distribucion. (4) | buido y gastado: con apercibimiento, que si no LEY VII.

se enviare y presentare, no se les prorogará mas

merced. Y mandamos á los vireyes y gobernaEl mismo ordenanza de Audiencias de 1563. dores, que tengan particular cuidado de que se

les tome cuenta de las penas de cámnara por nuesQue un oidor por su lurno revea las cuentos de

tros oficiales reales, donde los hubiere; y donde los propios.

no, por las personas, y en la forma que mas conOrdenamos que un oidor en cada un año por venga , para que se haga con justificacion y paa. su turno, comenzando desde el mas moderno, tualidad. revea las cuentas , que tomare el cabildo de la

LEY X. ciudad, donde residiere audiencia real.

El mismo alli á 9 de junio de 1584.
LEY VIII.

Que los lulos por muerle de personas reales se pa. El mismo en San Lorenzo á 18 de agosto 1593.

guen de los propios. Que di lus remates de rentas de propios se halle Tenemos por bien que lo que se gastare por un oidor.

las ciudades de las Indias en los' lutos, que se Mandamos que a los remales de la provision dieren por muerte de personas reales, se haya de carne y velas, y hacimientos de las rentas, y de pagar y pague de los propios de las ciudades, propios de las ciudades donde hubiere audiencia con que no haya exceso. real, se halle presente uno de los oidores, y que

LEY XI. antes que el remate se haga, y efectúe, se dé cuenta al acuerdo.

D. Felipe III en Madrid á 6 de mayo de 1614. LEY IX.

Que no se saquen mantenimientos de los pósitos

sino en necesidad forzosa. D. Felipe II en San Lorenzo á 13 de agosto de 1597.

Ordenamos que de los pósitos de las ciudades Que las ciudades que luvieren merced de las penus y poblaciones, no se paedan sacar mantenimientos de cámara y pidieren prorogacion de ella enoien en ninguna cantidad por los oficiales reales, ni

lestimonio de su gosto y de los propios. otros ningunos ministros, sino se ofreciere tan

Las ciudades, villas y lugares que tuvieren urgente necesidad, que sea forzoso valerse de ellos, merced noestra de las penas de cámara, cuando y en tales casos es nuestra voluntad , y mandapor su parte se nos hubiere de pedir nueva pro

mos que luego sea pagado su valor para que como rogacion, euvien testimonio autorizado , ea for

prados, y restilaidos á su lugar en otra taota

cantidad, estén siempre enteros, y sean socorri(4) Esta ley 6 y 7 se comprenden en la nola de

das las necesidades, que se ofrecierea. la ley 11, lit. 15 , lib. 5.

Que se señalen dehesas, y tierras pai a propios, En real orden de 5 de abril de 1790 se previene ley 14, tit. 7, de este libro. que los mayordomos han de dar cuentas intervenidas del cabildo y presentarlas a los oficiales reales, y

Que las ciudades no envien a los regidores por lo mismo se habia inand:do eu el art. 3.° de la real procuradores generalis á esta coile á costa de orden de lide noviembre de 1787.

los propios, ley 3, lit. u, de este libro...

TITULO

CATORCE.

De las alhóndigas,

LEY PRIMERA.

se iban encareciendo con exceso los bastimeotos D. Felipe II en Madrid á 31 de marzo de 1583, or de trigo, harina y cebada, à causa de los mudenanza de albóndiga de Méjico.

chos regalones y revendedores, que trataban y Fundacion de la alhòndiga de Méjico. contrataban en ellas, y considerando, que en Por cuanto habiendo reconocido el cabildo, muchas repúblicas bien gobernadas se han funjusticia y regimiento de la ciudad de Méjico, que dado casas de albóndigas, para estar mejor pro.

comprar,

con las

veidas

у

abastecidas, estableció y fundó, con de cuatro pesos por cada hanega, que asi se vea acuerdo de Don Martin Enriquez, nuestro vi diere y comprare. rey de aquellas provincias, ona alhóndiga , se

LEY V. nalando casa conveniente, para que en ella pudieseo los labradores despachar sus granos, y

Ordenanza 4.

los panaderos donde proveerse del trigo y harina, Que nadie salga d los caminos d.

ni haga que hubiesen menester para su avio, y abasto

precios fuera de la alhóndiga. de la ciudad, á los precios mas, acomodados; y habiendo hecho algunas ordeuanzas, que presen

Ningunas personas de cualquier calidad y tó ante el conde de Coruña, que las aprobo y

condicion que sean, no salgan á los caminos y confirnio, en el interin que por Nos fueseu con

calzadas, ni acequias, ni otra ninguna parte fueformadas: Ordenamos y mandamos, que se guar

ra de la albóndiga, á comprar trigo, harina, cedeo, cumplan y ejecuten en la forma,

bada ó granos en poca, ni en mucha cantidad,

у declaraciones y limitaciones, que se contiegen de la que viniere á la dicha ciudad, ni hagan

ningun precio, y libremente los dejen traer å la en las leyes de este titulo.

alhoodiga, para que se provean los vecinos de LEY

la ciudad, y alli lo compren, y hagan los prc

cios á vista de todos los que alli estuvieren , peEl nismo en Madrid á 31 de marzo de 1583, Ordenanza primera de la alhóndiga de Méjico.

na de ciocuenta pesos al que lo saliere å comprar

ó hiciere precios, y otros tantos al que lo venQue la ciudad de Méjico nombre fiel de la alhón

diere, ó irajere hecho precio, aplicados segun diga, que asisla sin hacer folla.

dicho es. Al priocipio del año la ciudad de Méjico pom.

LEY VI. bre una persona que sea fiel, para guarda de la

Ordenanza 5. allóndiga, la cual lenga cuenta y razon de todo el trigo, harina, cebada y grano, que en ella en. Que los panaderos no compren en lu alhóndigre trare por cualesquier persooas y de cualesquier hasia haber locado la plegaria en la iglesia capartes que se tragere, el cual antes que use el di

trdrol. cho oficio, dé fianzas en cantidad de cuatro mil

Hasta que sea dada la plegaria de la misa ma. pesos de oro comon, de que darả buena cuenta

yor, que se celebra en la iglesia catedral, no ha con pago de todo lo que en su poder entrare, y

de entrar en la albóndiga á comprar pingen pa. le fuere encoinendado, y ha de asistir y vivir

nadero, ni otra persona por él, porque los vecien la casa de la alhóadiga de ordinario, sin hacer

nos compren primero, y lleven lo que

habieren ninguna falta, y tener cuenta de mirar y en

menester para su provision , y despues compren tender cada dia à los precios que se vendiere el

los panaderos , pena , que el panadero ó panatrigo , harina y cebada, que en la alhóndiga en

dera, que lo contrario hiciere, pague seis pesos; trare, porque al precio primero, que valiere

y la persona que entrare a comprar para ellos, aquel dia, y se le pusiere por los vendedores, se ha de vender todo el dia, uo subir de el, pena

pague la pena doblada, aplicada en la forma su

sodicha. al que

á

mas precio vendiere de perdido el tri80, harina, cebada , ó grano que vendiere, ó el

LEY VII. precio eu que lo hubiere vendido; y el

que

lo comprare á mas precio, siendo vecino, ó pana

Ordenanza 6. D. Carlos Il y le reina gobernadora. dero, pague

diez
pesos
de oro coman.

Que los panaderos no puedan comprar mas canliTodo lo cual se aplique, la tercia parte para

el

dad de la que han de amusar en uno ó dos dias: dequociador, la otra al juez, y la otra al posito.

Ningun panadero, ni panadera, por si, ni por intórpositas personas pueda comprar,

ni LEY III.

compre trigo, ni harina faera, ni dentro de la D. Felipe II ordenanza 2.

alhóndiga , si no fuere cada dia lo que hubiere Que el fiel no compre trigo, harina, ni granos por

de amasar para otro siguiente, ó á lo mas largo si ni por interpósilas personas.

para dos dias sucesivos, por obviar los fraudes,

que los susodichos podrán hacer en encerrar ma. El gel no pueda por si, ni por interpósitas cha cantidad de pan, demas de lo que traerian, personas comprar ui compre ningun trigo, hari.

y comprarian fuera de la alhóndiga , y dirian, na, ai granos para tornar á vender, pena de que

que en ella lo compraron, y usaràn de sus regalo haya perdido, y mas cincuenta pesos de oro

tonerias, lo cual es en gran perjuicio de la recomon, aplicados conuo lo demas referido. pública, y conviene que no se haga; y el

panaLEY IV.

dero, o panadera que lo hiciere, y comprare fue

ra de la albóndiga, ni unas cantidad en ella de Ordenanza 3.

lo
que

está referido , pierda el trigo o harina, que Que fuera de la athondiga no se pueda vender

asi comprare, y si otra persona por

rel lo cointrigo, harina, cebada y granos.

prare, pague cien pesos de pena, todo con la Todas las personas que llevaren trigo, hari

misma aplicacion. da, cebada, o grano á Méjico, para vender, lo lleven derecharpente a la alhóndiga, para que

allí lo vendan, y no en otra parte alguna, ni por ninguna via, fuera de la dicha albóndiga, pena

TOMO II.

de pena

32

« AnteriorContinuar »