Imágenes de páginas
PDF
EPUB

LEY XLIV.

dad por peso, géneros, y suertes de perlas, ó pie

dras, que en el vinieren, y los sellos que se le hu. El emperador D. Carlos, ordenanza 3 de 1527.

bieren puesto , y así lo entreguen al maestre , qnc Que da forma en la guarda y custodia de las per.

lo firine en el registro, y la llave de este cofre las del rey y particulares.

entreguen al general, ó almirante de la flota en El tesorero ha de tener una caja grande, que viniere, y por su ausencia al capitan, ó maes. con lres cerraduras, y tres llaves diferentes, que tre de la nao; y los oficiales reales envien ona la una ha de estar en su poder, la otra tendrà el fe de todo lo susodicho, á nuestro consejo de loalcalde de la rancheria , y la otra el veedor , si dias, donde se ha de abrir, o dar la orden, que le hubiere, y sino el contador, y ca ella ha de convenga, y así lo han de ejecutar, pena de perhaber muchos cajones, con sus separaciones, y dimiento de sus oficios, y de todos sus bienes cerradaras, que el uno sea para poner las perlas, para nuestra cámara, y destierro perpetuo de las que cupieren á nuestro quinto, y este cajon ha de Indias Occidentales, é Islas aılyacentes. tener otras tres llaves difereotes, que tendrán las

LEY XLVII. mismas personas, donde estén guardadas, hasta que se hayan de sacar para nos las enviar, y en

El emperador D. Carlos, ordenapza 7, D. Carlos Il y

la reina gobernador a. cada uno de los otros cajones pongan los que luvieren perlas, las que les pertenecieren y puedan Que donde no hubiere bajel para traer las perlas las sacar cuando luere su voluntad para las en

se giarde esta ordın. viar fuera , asentándose por memoria en los li Ordenamos que si fuere la pesquería de perbros la cantidad, y suertes de perlas que saca

las en parte doode se puedan conducir en el Pa. ren; y de estos cajones particulares, tenga cada

tache de la Margarita, hasta entregar las que nos dueño llave en su poder, pena

de que
si de olra

pertenecen al general de galeones, donde, y en la forma se sacaren ó hallaren en poder de alguna forma que hoy se observa, se guarde esta órden; persona, las haya perdido, y pierda, y sean apli- y si fuere donde no hay bajel de seguridad bas. cadas á nuestra cámara y fosco, y de esta conde

tante, los oficiales reales de la pesqueria, teniennacion, y aplicacion tomen los o fciales reales la

do cantidad razonable de perlas, las puedan enrazon en sus libros, luego en el mismo dia, pe

viar, y envien, como se contiene en la ley, antena del valor de las que así dejaren de asentar. cedente, à los oficiales reales más cercanos del Y mandamos que los oficiales reales, y alcalde no

puerto, ó puertos donde llegaren nuestras arma-puedan dar à otra persona, ni hacer confianza

das, ó flotas, avisándoles, para que guardando la de su llave en ninguna forma, pena de perdinien.

misma forma, nos las remitan en el cajón cerra. to de todos sus bienes, y privacion de oficio.

do, y sellado, como las recibieren, sin abrirlo, y LEY XLV.

todos pongan el cuidado, y diligencia que para El mismo, ordenanza 6 de 1527.

su seguridad, y que no haya fraude, ni engaño

conviniere. Que se hallen presentes los oficiales reales y al

LEY XLVIII. calde al tiernpo de sacar del cajon las perlos del

D. Felipe IV en Madrid á 20 de mayo de 1629. rey: Ordenamos que cuando las perlas, que nos

Que el gobernador de Cartagena haga salir los ga

leras ó novios de su cargo á limpiar de cosarios pertenecen, se habieren de sacar del cajon reser

las pesquerias. vado para remitirlas a estos reinos, se ballen,

, y estén presentes todos nuestros oficiales reales, y Porque la pesqueria de perlas del rio de la el alcalde ordinario de la pesqueria.

Hacha es muy infestada de enemigos y cosarios, LEY XLVI.

poblados en las islas de Barlovento, y otras par

tes, y conviene ahayentarlos: Mandamos al goOrdenanza 5 de 1527. D. Felipe II, ordenanza 28.

bernador y capitan general de Cartagena, que Forma de remitir d estos reinos las perlas y pie. con las galeras, ó navios de arinada haga recodras de eslirnacion que locan al rey.

nocer la costa, y que sean castigados

los que

facCuando se nos hubieren de enviar perlas, y

ren aprehendidos, disponiéndolo de forma, que piedras de estimacion: Ordenamos que en presen

sin faltar á las de Cartagena, se consigan ambos

efectos . cia del maestre, que las ha de traer , y escribano, que de fé, sean puestas en oo cofre bien acon Que los descubridores de minas juren de manidicionado, de buena cerradura, y llave, y habién festar el oro; y para descubrúlas, y ostrales dolas pesado por los géneros, y suertes de cada de perlas, proceda licencia, ley 2, tit. 19 de una de ellas, los oficiales reales las echen en él, este libro. con una memoria por menor firmada de los ofi- Que no se pueda hacer ejecucion en canoas de ciales reales, y maestre, y lo hagan cerrar en su perlas , y su aviamiento, habiendo otros biepresencia, y sobre el hueco, y agugero de la cer nes, ley 2, tit. 14, lib. 5. radara, pongan on sello, y otros en los cantos, Que aunque los indios sean voluntarios no tra. esquinas, tapa, y fondo de él, y le metan en un bajen en sacar perlas, y en ingenios de azii cajon de tabla tosca, bien ajustado, clavado, y pre car, y puedan servir en la corta, y acarreto, cintado, y hagan el registro, refiriendo la canti ley 11', lit, 13 libro 6.

TOMO II.

41

TULO VENTIE 7 SEIS.

De los obrages.

LEY PRIMERA. no los obligacn á que trabajen involuntarios, de

furina que gocen la misma libertad, que pudieD. Felipe IV en la Instruccion de Vireyes de 1628, capitulo 40.

ran los españoles; y si algun gobernador, corre Que para fundar obrages preceda informe de los sidor, o justicia, ú otro ministro, hubiere sido virėyes i presidentes y audiencias, y ticencia del

culpado en esta compulsion, ó escedido contra el

tenor de lo dispuesto, sea castigado con severidad, rey.

y eo consecuencia condenado civilmente en todos Los excesos cometidos en los obrages de pa.

los danos, intereses, y menoscabos, que por esta ños, y otros tejidos y labores han llegado á lan

razon se hubieren seguido. to extremo, por los impedimentos, que resaltan contra la libertad de los indios, y otras jastas

LEY II. consideraciones, que nos obligan a reparar el D. Felipe II en el Bosque de Segovia á 27 de setiem daño, y procurar el mejor remedio; y para que

bre de 1565. en caso de ser may convenientes, y necesarios Que se gharden en las India: las leyes de estas los permitamos, con las calidades, y condicigoce,

reinos de Castilla en cuanto a los obrages de que parecieren mas propias á sa buen uso: Or

panes. denanos y, mandamos á los viceyes, y presiden Ordenamos que en la fábrica de los panos se tes de las audiencias de las Indias, que no den 'güarden en las Indias las leyes, y pragmáticas licencia para fabricar, hacer, ni fundar ningunos de estos reinos de Castilla: y así mismo sobre que obrages; y si algunos se las pidieren., vos avisen lus mercaderes, y traperos los rendan medidos y coasullen ante todas cosas, espresando las cau por el lomo, y que sean tajados, tundidos y seña. sas, y fundamentos, que para concederlos, ó ne lados, conforme está ordenado, en el obrage, y garlos concorrieren; y habicado dado su parecer todo lo demas, que a su fábrica , labor, y comercon toda la audiencia, lo remitag á nuestro con. cio pertenece. sejo de Inilias, sin entregarlo á las parles, don

LEY IV. de se tomará la resolucion, que mas convenga. (1) D. Felipe III en San Lorenzo á 11 de junio de 1612. LEY II.

D. Felipe IV en Madrid á 18 de junio de 1621, capi

tulo 43. D. Felipe IV en Madrid a 22 de noviembre de 1621. Que los indios de la Nueva España sean relevados Véase la ley 19, tit. 12, lib. 6.

del Irabajo de los obrages, aunque cose la fábri. Que para dor, cumplimiento a las licencias de obra

ca de panos. ges, se hagan las diligencias de esta ley.

Habiendo sido informado que de los obrages Mandamos que cuando por nuestra órden, ó de paños de la Nueva España ban resultado almandato se fundare algun obrage, los goberna- gunos inconvenientes, por el mal tratamienlo y dores, ó justicia saperior reconozcan la cédula, agravios, que reciben los indios, y que se ha inó despacho, condiciones, y calidades con que fue troducido comerciarlos en el Perú, en flaquecienre concedido, haciendo informacion, con la ver do el trato y comercio con csins rcinos, donde en dad, y cristiandad que el caso requiere , de la

su fábrica

у labor se pone la atencion que conutilidad, conveniencias, ó ioconyenientes, que viene: Ordenamos á los vireyes de la Nueva Espuedao, resultar al gobierno público, y bien de paña, que en todo lo posible procuren relevar á los indios; y si constare que no conviene su fá- ios indios de este trabajo, pues aunque siempre brica, y fundacion, ó que se liubiere escedido de le han de tener voluntarios, y por sus jornales la permision , lo reformen, analen, y hagan de bien pagados, y con toda libertad, importara memoler lo fabricado, restituyendo el sitio, y tier nos que cesc la fábrica de los paños, que ra al estado que tenia, y castigbeo á los culpados; por agravio que puedan recibir: y por convenieny si hallaren que conviene su fundacion, lo

per cias del comercio con estos reinos de Castilla, no initan con las buenas condiciones, y inoderacio se debe permitir su aumento, ni continuarlo con nes que pareciere, guardando lo dispuesto en el el Perú. servicio personal; y prohiban, que por ningun

LEY V. caso se haga mita, ni répartiiniento de indios para él, y hagan que esté continuamente abierto,

El emperador don Carlos y el príncipe gobernador

en Valladolid á 23 de abril de 1518. Allí a 7 de mayo para que entren, y salgan los indios á su 'volun

de él. ta:l, y por aingun caso se les paeda impedir': y que en la ciudad de los Angeles pucda huber le

lares de sedas. (1) Por real cédula dada en San Lorenzo á 15 de noviembre de 1699 se mandó guardar esta ley, la si

Dainos licencia y facultad a la ciudad de los soiente y la 8, tit. 13, lib 6, mandando demoler el

Angeles de la Nueva España, y á cualesquier vebatan ú obrage de dona Fraucisca Orihuela, vecina

cinos, y moradores de ella, para que libreinente de la Paz.

puedan tener, y tenga n en la dicha: ciudad tela

el ne

res de todas sedas, y que en esto no se les ponga | Que en el Paraguay no haya molinos de mano , y ningun embargo, ni impedimento.

se permitan los pilones de moler la mandioca. LEY VI.

Mandamos que en las provincias de el PaD. Felipe III en Tordesillas à 22 de febrero de 1602.

raguay se hagan, y haya molinos , ó tahonas don

de Y en Madrid á 28 de marzo de 1618.

convengad, y quiten y consaman los molini

llos de mano, y que los indios no los traigan ni Que los obrages de paños no se arrienden, y si fueren de coinunidades de indios se puedan arren.

usen de ellos: y que lo inismo se entienda de los dar algunos.

pilones, salvo los que están en pueblos de indios

en que muelen la mandioca, que de estos permiPor el grave perjuicio, y daño que reciben

timos usar por justas causas. los indios de arrendarse los obrages de paños en que trabajan: Ordenamos á los vireyes, presiden- Que se ponga doctrina a los indios de obrages, ė les y goberoadores que no permitan, ni den lu

ingenios, ley 11, tit. 1, lib. 1. gar

á que se arrienden, y hagan que los propios Que los oidores visitadores castiguen los excedoeños asen en ellos de su propia inteligencia, é

sos en obrages, ley 14, tit. 31, lib. 2. intervencion, y si los obrages fueren de las co

Que los encomenderos no tengan obrages en sus munidades de indios, permitirnos á los vireyes,

encomiendas, ni cerca de ellas, ley 18, til. 9,

lib. 6. presidentes, y gobernadores, que puedan arrendar algunos, procurando el beneficio de los in Véase la ley 23, tit. 10, lib. 6, y cláusula in. dios y comunidades.

clusa , escrita por mano del Rey nuestro seLEY VII.

ñor don Felipe II, con ocasion de los malos

trutamientos que reciben los iudios de obraEl mismo allí á 20 de octuhre de 1618.

ges, y otros.

LIBRO

QUINTO.

TITULO PRIMIRO.

De los términos , division y agregacion de las gobernaciones.

LEY PRIMERA.

LEY II. D. Carlos Il y la reina gobernadora en esta Recopi- | D. Felipe III en San Lorenzo á 19 de julio de 1614, lacion.

y 5 de setiembre de 1620. D. Felipe IV en Madrid a

18 de febrero de 1628. Que los gobernadores, corregidores y alcaldes ma.

Que el presidente de Panamá obedezca al virey del yores , guarden los términos de sus distritos.

Perú, y lenga con el ordinaria comunicacion. Para mejor, y mas fácil gobierno de las In

La provincia de Tierra.Firme toca a la goberdias Occidentales, están divididos aquellos rei

nacion del virey del Perú, como las demas de nos y señorios en provincias inayores y inenores, i Charcas y Quito, y el presidente gobernador y señalando las mayores, que incluyen otras mu

capitan general esté advertido de que ha de obechas por distritos a nuestras audiencias reales:

decer al virey, y guardar las órdenes, que le dieproveyendo en las incnores goberoadores parti

re en gobierno, guerra, y hacienda, como supeculares, que por estar mas distanles de las au

rior, y tambien le ha de pedir las cosas de que diencias, las rijan y gobiernen en paz y justicia: taviere necesidad en las ocasiones que se ofreciey en otras partes, donde por la calidad de la tier

ren, dándole coenta de todo, sobre que tendrán ra, y disposicion de los lugares no ha parecido ordinaria comunicacion. (1) necesario, ni conveniente hacer cabeza de provin

LEY III. cia , ni proveer en ella gobernador, se han paesto corregidores, y alcaldes mayores para el go D. Felipe II allí á 11 de enero de 1589. bierno de las c udades y sus partidos, y lo mis. Que el gobernador de Chile esté subordinado al die mo se ha observado respecto de los pueblos prin rey de Lima , x se correspondan en lus materias cipales de indios, que son cabeceras de otros. Y

de su cargo. porque uno de los medios con que mas se facili

Por la fundacion de la audiencia de Chile, y ia el buen gobierno, es la distincion de los tér

facultades de los vireyes del Perú debe el goberminos y jerritorios de las provincias, distritos, nador y capitan general de aquella provincia espartidos y cabeceras, para que las jurisdicciones tar subordinado al virey, guardar, cumplir, y se contengan cn ellos, y nuestros ministros ad- ejecutar sus órdenes , y avisarle de todo lo que ministren justicia sin exceder de lo que les toca: alli se ofreciere de consideracion, segon las leyes Ordenamos y mandainos á los vireyes , andien- de este libro. Y encargamos á los vireyes, que cias, gobernadores, corregidores y alcaldes mayo- con may particular atencion y cuidado le asistan, res, que guarden y observen los límites de sus

y ayuden para mejor acierto de aquel gobierno, jurisdicciones

, segun les estuvieren señalados por y materias de guerra: y el gobernador no ponga leyes de este libro, titalos de sus oficios, provi- excusa, ni dificultad, ieniendo muy buena corsiones del gobierno superior de las provincias, ó respondencia, para que mejor se encamine lo que por uso y costumbre legitinamente introducidos,

convenga al servicio de Dios, y nuestro. (2) y no se entrometan á usar y cjercer los dichos sus oficios, ni aclos de jurisdicion en las partes, (1) Hoy no hay presidente sino comandante gey lugares donde no alcanzaren sus términos y ter

que depende del nuevo virey del Nuevo Reino

de Granada asi como el presidente de Quito. El de ritorios, so las penas iinpuestas por derecho, y

Charcas depende del virey de Buenos Aires, que es leyes de estos y aquellos reinos , y que cualquier el cuarto gefe de América que tiene este carácter de esceso que en esto cometieren, sea cargo de resi. vircy. dencia: Y porque se han ofrecido dudas sobre los (2) Véanse las leyes 30, tit. 3, lib. la 12, litutérminos y territorios de algunas gobernaciones,

lo 15. lib 2, y la 1.", tit. 16, lib. 2.

Sin embargo, en rcal orden de 15 de marzo de nuestra voluntad, cs, que se gaarden las declara.

1798 se declaró independiente el reino de Chile, añaciones contenidas en las leyes siguientes.

diendo que siempre debió entenderse asi

neral

3;

LEY IV.

1

LEY IX. D. Felipe IV allí á 2 de noviembre de 1627.

El misino en Valladolid á 2 de marzo de 1537. Que el gobernador de Yucalan guarde las órdenes Que la provincia de Veragua sea de la gubernadel virey de Nueva España.

cion de Tierra Firme. Conviene qae los gobernadores, y capitanes

Toda la provincia de Veragua sea de la gogenerales de la provincia de Yucatan, cumplan | bernacioa de Tierra-Firme. precisa y pontualinenle las órdenes que les die.

LEY X. ren los vireyes de la Nueva España. Y mandamos á los gobernadores, que las obedezcan, y

El mismo y la emperatriz gobernadora en Madrid á

28 de noviembre de 1532. cumplao. LEY V.

Que el rio grande de la Magdalena é Islas de él

sean de la gobei nacion de Santa Maria. D. Felipe II allí á 1.o de octubre de 1568

Ha biendo los vecinos y moradores de la proQue los presidentes subordinados lengan lu gober vincia de Santa Marta ganado, y descubierto nucion en algunos casos.

por su industria, y trabajo el rio Grande de la Los presidentes de Quito, y la Plata, y las Magdalena, é Islas que yacen en él, y por Nos demas audiencias subordinadas sin embargo de reconocido, que los límites de Cartagena llegan esto, podrán proveer en algunos negocios locan. hasta el rio Grande, que parte términos entre es. ics á visitas, y tasas de indios puestos en nues ta Provincia, y la de Santa Marta: Declaramos tra real corona, y encomendados á personas par. y mandamos, que así se guarde por el tiempo ticulares, de oficio, ó á pedimento de parte, y que que fuere nuestra voluntad: y probibimos y dese aderecen puentes, lamibos, y caminos, con quc fendemos, que ahora, ni en ningun tiempo, y por esta razon no adquieran mas conocimiento por ninguna razon, ni causa los gobernadores de en otros casos locantes al gobierno superior de Cartagena, ni otras cualesquier personas de ella los vireyes, si ya no tuvieren espresa facultad sean osados á entrar, ni entren en las dichas Isnuestra.

las á rescatar, ni contratar con los indios direcLEY VI.

ta ni indirectamente, so las penas en que caen,

é incurren los que entran en tierras, é Islas en D. Felipe II en el Pardo á 23 de diciembre de 1572.

que no tienen jurisdiccion; pero nuestra voluntad Que los presidrnles puedan ejeculor la resuello on favor de los indins , eslando en sus distritos, aun

es, y mandamos, que si el gobernador de Carta.

gena, à otros de su gobernacion tuvieren necesique no hayan lomado la posesion.

dad de pescar, ó navegar en el rio para descuLaego que los presidentes tomaren puerto, brir, y pacifcar en su propia costa, lo puedan ha. ó entrareo en algun lugar de su gobernacion aun.

cer, y por esto no incurran en pena alguna, con que no hayan tomado posesion de su cargo, pue:

que no rescaten, ni contralen con los indios de dan ejecutar en cualesquier partes, y lugares de aquellas Islas, salvo en mantenimientos para la sus distritos todo lo contenido en las leyes, cédu

navegacion, como no intervenga fuerza, ni mal las, y provisiones dadas, y que de Nos llevaren

tratamiento, y los indios queden satisfecbos del en favor de los indios, así de oficio, como á pe

precio. dimento de parte, y sobre esto hagan todas las

LEY XI. diligencias que convengan.

D. Felipe III eo Valladolid á 9 de diciembre de 1605. LEY VII.

Que el lugar do Tamalameque acuda à las ocasioEl emperador D. Carlos y los reyes de Bohemia go nes de Cartagena , como si fuera de su distrito. bernadores en Valladolid á 2 de mayo de 1550.

Ordenamos que el lugar de Tainalameque, Que la provincia de Tierra Firme sea de las del

situado junto a la villa de Mom pox, tenga obliPerú.

gacion de acudir a los socorros, ocasiones, y neOrdenamos que la provincia de Tierra-Fir:

cesidades, que se ofrecieron a la ciudad de Car. me, llamada Castilla del Oro, sea de las pro.

tagena, como si estuviera en su distrito, guarvincias del Perú, y no de las de Nueva España. dando, y cumpliendo en cuanto à esto las órdeLEY VIII.

nes del gobernador, y capilan general de Carta

gena. El emperador don Carlos y, la emperatriz gobernadora en Madrid á 16 de febrero de 1533.

LEY XII. Que la Culala del golfo de Urabá sea de Tierra D. Felipe II en el Pardo á 30 de octubre de 1584. Firme.

Que la villa de Santa Fe sea del gobierno de AnPorque los límites de la provincia de Carta

lioquia. gena comienzan desde el rio Grande , que parte Declaramos que la villa de Santa Fe toca á en términos con la de Santa Marta, hasta el otro la gobernacion de Antioquía y no á la de Popario Grande, que corre por el golfo de Urabá con

yan, cayo gobernador se abstengan de ejercer setenta leguas de costa: Declarainos

que
la cula-

actos de jurisdiccion en ella. ta de este golfo, donde estaba el cacique Cimaco,

LEY XIII. toca á la gobernacion de Tierra-Firme.

D. Felipe IV en Madrid á 16 de abril de 1639. Que el Cerro de Condomora sea del corregimiento

de Caylloma.

Ordenamos que la gobernacion del Cerro de ΤΟΜΟ ΙΓ. .

42

« AnteriorContinuar »