Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ellos, y hagan que les sea pagado el acogimiento, particular atencion la orden y forma de vivir de y hospedage. (4)

los indios, policia, y disposicion en los mante

nimientos, y avisen á los vireyes ó audiencias, y LEY XIX.

guarden sus buenos usos, y costuinbres en lo que Los misinos alli, cap. 35.

no fueren contra nuestra sagrada Religion, como Que los gobernadores y corregidores visiten los pue

está ordenado por la ley 4, lit. 1, lib. 2, y problus de indios, y les den d entender corno van a

vean que los ministros, у

los otros oficiales usen hacerles justicia.

bicn, fiel, y diligentemente, y sin fraude sus ofi

cios, y que la tierra sea bien abastecida de carLos gobernadores, corregidores y alcaldes

nes, y pescados, y otros mantenimientos, á ramayores en la visita de los pueblos dén á en.

zonables precios, y las cercas, muros, cavas, lender á los indios, que nuestra voluntad es en: calles, carreras, puentes, alcantarillas, calzadas, viarles justicias, que los ainparen, y defiendan, para que cada uno use de su hacienda libremen: fueales, y carnicerias estén limpias y reparadas

y todos los demas edificios, y obras públicas, sin te, y de ninguna persona recibao agravios, ha.

daño de los indios, de que darán cuenta á la auciendo que se les dé satisfaccion de los recibi

dieocia de el distrito:
dos, con restitucion cfectiva, y justicia sobre to-
do, sin dilacion alguna.

LEY XXIII.
LEY XX.

Los nismos allí, cap. 33. El emperador D. Carlos y los reyes de Bohemia go Que los corregidores y justicias hagan Irabajar á bernadores en Valladolid á 9 de oclubre de 1510.

los indios, y que acudun á la iglesia, Que cuando los gobernadores solieren de un pue Conviene que los corregidores, y jasticias hablo di otro, remilan á las justicias los pleitos pen

gan que los indios no sean holgazancs , ni vagadientes.

bandos, y que trabajen en sus haciendas, ó laLos gobernadores, corregidores, y alcaldes branzas, y oficios en los dias de trabajo, y los mayores, cuando visitaren sus términos, y ha. industrien á que ganen soldada anos con olros, y bieren de pasar de un pueblo a otro, dejen el

se aprovechen de la tierra, labrándola, y cuiconocimiento de los pleitos comenzados, que no dando de sa cultura y fertilidad para su utilidad pudieren fenecer en el tiempo que alli asistie.

aprovechamiento, haciéndoles seguir en todo lo rea, á los alcaldes ordinarios, ó justicias de las demas que pudieren , y vierea ser útil, la forma ciudades, villas, y lugares, para que los prosi y disposicion de España : y'en las fiestas los hagan, y sia daño, y molestia de las parles hagan

gan acudir á misa , c instruir como han de estar justicia.

en la iglesia, donde se les declare la doctrina cris. LEY XXI.

tiana. D. Felipe IV en Madrid á 17 de agosto de 1636.

LEY XXIV. Que ningun gobernador, corregidor o alcalde ma.

D. Felipe III en Aranjuez á 26 de mayo de 1609. yor visite su distrilo inas de una vez.

Que los corregidores y alcaldes mayores de pueOrdenamos y mandainos, que ningun gober

blos de indios los procuren librar de las molestias nador, corregidor, ni alcalde mayor pueda salir

de sus caciques, y se les por instruccion. á visitar, ni visite su distrito inas de una vez, durante el tiempo de su oficio, si no fuere en caso A los corregidores, y alcaldes mayores de que al virey, ó presidente de la audiencia, en pueblos de indios, y á las de:nas justicias se les

de caya jurisdiccion esta biere el gobierno, corregi por instroccion, que procuren con gran cuimiento, o alcaldia inayor, le parezca otra cosa, ó

dado librar á los indios de las molestias si se ofreciere causa tan urgente, que obligue á ciones, que reciben de los caciques, y de la dini. ello; porque en tal caso, liabiéndolo comunica - descuiilo

se les haga cargo en sus residendo con el virey, ó presidente, con su licencia, ó cias, que Nos así lo ordenamos , y mandamos. permision lo podrá hacer, y no de otra forma.

LEY XXV.
LEY XXII.

D. Felipe II en el Campillo á 19 de octubre de 1595, El emperador Carlos y la emperatriz gobernadora y en Aranjuez a 2 de marzo de 1596. en Madrid á 12 de julio de 1530.

Que los gobernadores no apremien d los indios à Que los gobernadores reconozcan la policia que los

que les labren ropa. indios tuvieren, y guarden sus usos en lo que no

Mandainos que los indios no sean apremiafueren contrarios a nuestra sagrada religion, y

dos á hacer ropa para los gobernadores, corregihogan que cada uno egerzą bien su oficio, y la tierra esté ubaslecida y limpia, y las obras públi

dores, ni otros ministros eclesiásticos,

ó secucas reparadas.

lares, y que los gobernadores y corregidores no les puedan comprar inas de lo que

hobieren me Los gobernadores, y justicias reconozcan con

el servicio de sus casas, sin hacer gran. geria , ni llevarlo á otras partes, pena de priva

cion de oticio, y mil dacados, aplicados a nues(4) Por los artículos 26 y 27 de la ordenanza de

tra cámara, y comunidad de los indios por initad, lutendentes de Nueva España están estos obligados a visitar perpetuamente sus provincias, y hallándose euteramente imposibilitadas de hacerlas por sí, pucdeu comisionar al efecto.

:

y veja

sion y

nester para

se pa.

LEY XXVI.

las inaterias de nuestro real servicio, bicn y paEl emperador don Carlos y el principe gobernador

cificacion de las provincias que fueren, se coraño de 1552. D. Felipe 'll en Piuto á°4 de abril respondan, y comuniquen, y especialmente lede 1563.

niendo necesidad de favor y ayuda, valiéndose Que no lomen d los vecinos é indios comida ni cosa

unos de otros, y socorriendose en las ocasiones: alguna , ni se sie van de ellos sin pagarles.

LET XXXI. Los corregidores, y alcaldes mayores no lle D. Felipe II en Guisando á 23 de marzo de 1572. ven á los vecinos, ni indios comidas para su man. teniiniculo, ni el de sus bestias, y cabalgaduras,

Que en el distrito de la Nueva Galicia no

gue el salario de los corregidores , alcaldes ma. ni oficios, ni servicios personales, sin pagarles

Jores de los tribulus. luego, pena de privacion de oficio, y cien mil maravedis

Ordenamos que en el distrito de la Nueva para nuestra cámara.

Galicia no se den a los corregidores, ni alcaldes LEY XXVII.

mayores los tributos de pueblos de indios por saEl emperador D. Carlos y el príncipe gobernador en

lario, y que nuestros oficiales reales paguen lo Valladolid á 14 de julio de 1518.

que justamente fuere señalado, con advertencia Que no se siroan de los indins que esluvieren in

de que no ha de montar tanto el salario, cuanto

rentare el pueblo, y en los que rentaren poco, no corporados en la real corona.

se ha de poner un corregidor, sino on alcalde Prohibimnos y defendemos, que los goberna- mayor, que tenga el gobierno de algunos puedores, corregidores, y alcaldes mayores, y sus blos, de forma que pueda percibir el que justatenientes, y los oficiales de nuestra real hacien mente se le señalare. da se puedan servir, ni sirvan de los indios, que

LEY XXXII. estuviereu incorporados en nuestra real corona, ni lo consientan á otra ninguna persona de cual

El mismo en Madrid á 27 de abril de 1574. quier calidad, ó preeminencia.

Que los salarios de los corregidores de señorio se LEY XXVIII.

paguen de los Tribulos de él y no de la comu

nidad. D. Felipe III por acuerdo del consejo en Madrid á 18 de febrero de 1606, Véase la ley 19, tit. 17, lib. 4.

El salario de los corregidores, y oficiales de

justicia, provcidos en lugares de señorío, se ha Que los gobernadores procuren que se benrficie y

pagar de los tributos, que pertenecieren al que cultive la tierra con cargo de la omision.

tuviere título y señorio. Y mandamos á nuesA los gobernadores, corregidores, y alcaldes

tras audiencias, que no consientan, ni permimayores se les dé instruccion por donde fueren

tan, que lo cobre de las comunidades de los proveidos ú órden particolar, demas del título, indios. para que procuren que se beneficie , y cultive la

LEY XXXIII. tierra de forma que produzca todos los frutos per mitidos, interponiendo con particular cuidado

D. Felipe IV alli á 23 de diciembre de 1637. los medios justos, y convenientes: con apercibi-Que el gobernador de la Vizcay a osista en la ciumiento; de que se les hará cargo en sus residen

dad de Durango. cias, y serán condenados en las penas correspon. dientes a la omision, y en las comisiones se de

Ordenamos á los gobernadores de la provin. clare así.

cia de la Nueva Vizcaya, que residan en la ciu. LEY XXIX.

dad de Durango, como tienen obligacion, y no

en las minas del Parral, ni otra parte; y desde El emperador don Carlos y la emperatriz goberna alli selgan á sus visitas cuando conviniere, condora en la dicha Instruccion de 1530.

forme á lo dispuesto, ó se les hará casco en sus Que los gobernadores prendan ė los malhechores, résidencias, é inpondrá las penas estaluidas por procurando socarlos de las forlalezas ó lugares

derecho. dande se recogicren, y avisen à las audiencias.

LEY XXXIV. Si algunos malhechores se acogieren á for

El emperador don Carlos y la emperatriz gobernatalezas, o lugares de señorío, los corregidores dora en Madrid á 16 de febrero de 1536. procaren con presteza saber donde eslan, y re. Que los gobernadores no se ausenten de los pue. quieran á los recepladores que los entregaren, ha

blos principales sin licencia. ciendo todas las diligencias de derecho; y si no Los vireyes, presidentes, y audiencias halos entregaren, den cuenta á la audiencia del

gan, que los gobernadores, corregidores, alcaldistrito, con los autos, y testimonios que hubie .

des mayores, y justicias residan en los pueblos ren hecho, luego que el caso suceda, para que principales, y cabeceras de sus jurisdicciones, y provea de suerte, que los delincuentes, y recep no se puedan ausentar de ellos sin su licencia, con tadores scan habidos, y castigados.

causa necesaria , y limitacion de tiempo, si no LEY XXX.

eslavieren ocupados en la visita: y en cuanto á

las licencias para salir de sus gobernaciones, ó D. Felipe II en Madrid á 29 de diciembre de 1565. venir á estos reinos , guarden precisamente la Que los gobernadores se correspondan y socorran

ley 88, tit. 16, lib. 2. (5) en las ocasiones del servicio del rey.

(5) Véase la ley 18, tit. 4, lib. 8, у Mandamos à todos los gobernadores, que en se uota al margen, y la ley 88, tit. 16, lib. 2.

Ja cédula que

sue salario.

LEY XXXV.

LEY XXXIX. D. Felipe II en el Pardo á 30 de novicmbre de 1595. El mismo por auto del consejo, en Valladolid á 10

de noviembre de 1604. Y en Madrid á 28 de diciemQue al que se ausentare sin licencia no se le pa.

bre de 1619. Véase la ley 37 de este título.

Que los lenientes letrados sean examinados. Mandainos á los oficiales de nuestra real hacienda, que no pazuen su salario al gobernador,

Los vireyes , y audiencias no consientan ejero

cer oficio de teniente á ningun letrado, que no que se ausentare, desde el mismo dia, que hi. ciere la ausencia, quedando en su fuerza, y vi- baya estudiado el tiempo dispuesto por la ley real gor las demas penas, y lo que pagaren no se les

y fuere examinado, y aprobada por los de nuesreciba en cuenta; y si Nos ordenáremos, que la

tro consejo, siendo nombrado en estos reinos de situacion del salario se made á otra parte, avi

Castilla, ó por la audiencia de aquella jurisdice sen á los oficiales de ella, para que hagan lo

cion, si cl nombrainiento se hiciere en persona misino.

de las Indias, y los cabildos de las ciudades no LEY XXXVI.

los admitan de otra forma. Y mandamos, que

sean depuestos los que sin esta calidad estuvieren D. Felipe Il en Madrid a 7 de julio de 1572. Y en ejerciendo, y á nuestros fiscales, que asi lo haSan Lorenzo á 14 de setiembre de 1591. D. Feli

gan cumplir, y ejecutar, y se esprese en sus tí. pe III en Madrid a 28 de inarzo de 1620.

talos. Que los vireyes, presidentes y audiencias no nom

LEY XL. bren lenienles d los gobernadores, corregidores y alcaldes mayores.

El mismo en Madrid á 14 de diciembre de 1606. Véa

se la ley 52, tit. 4 , lib. 8. Ordenamos á los vireyes, presidentes, y au

Que los oficiales reales no puedan ser tenientes de diencias, gobernando, que no pongan, ni nom

los gobernadores.
bren tenientes a los gobernadores, corregidores;
ni alcaldes mayores, que

Nos
provcemos, y ellos

Ordenamos que los oficiales de nuestra real en virtud de nuestra facoltad pudieren proveer,

hacienda na puedan ser nombrados por teníen. y se los dejen nombrar, poner, quitar, y remo

tes de gobernadores, corregidores, ni alcaldes ver con causa legitima, y al cuidado de los vi mayores por la falta que pueden hacer a la prereyes, presidentes, y audiencias queden las noti.

cisa, y continua ocupacion de sus cargos, y guarcias de sus procedimientos, y remediar los da

den la ley 23, tit. 2, lib. 3. nos que resultaren.'

LEY XLI.
LEY XXXVII.

D. Felipe IV en Madrid á 10 de junio de 1634.
D. Felipe II en Madrid á 20 de noviembre de 1569. Que el gobernador de Filipinas provea teniente
Yen San Mateo á 10 de enero de 1583, D, Felipe III

general de pintados, y se aprueba la reformacion en Valladolid á 15 de julio de 1601. Y en Madrid á

del sueldo. 20 de junio de 1606, ý á 20 de setiembre de 1607, á 18 de marzo de 1618. D. Felipe IV en Madrid á 14

Concedemos facultad á nuestro gobernador, y de noviembre de 1632 Auto acordado 138. capitan general de las islas Filipinas para que Que los gobernadores de Popayan, Cuba y Polosi pueda numbrar teniente general de la provincia si no yfuerex lelrados nombren tenientes que lo sean, de pintados, que ejecate sus órdenes, y especial. y los corregidores de Méjico y Mérida en Varinas. mente si se ofreciere salir en las arinadas contra

Los gobernadores de Popayan, Cuba , y Vi. xoloes, camuzoncs y mindanaos; y aprobamos la Ila linperial de Potosí, si no lueren letrados, nom

reformacion del saeldo que antes solia percibir el bren lenientes, que lo sean, y a los que confor.

dicho teniente general. ine à sus tílulos tuvieren salario señalado se les

LEY XLII. pague, con que en el exàmen, y aprobacion se guarde la ley 39, de este titulo: y lo mismo ob.

D. Felipe III en Lerma á 5 de junio de 1610, y en

San Lorenzo á 12 de junio de 1613. D. Felipe IV en serven el corregidor de Mejico, y el de Mérida,

Madrid á 15 de abril de 1610. por lo tocante á la ciudad de Varinas; y en cuan. lo á los de Cartagena, la Habana, y Yucatan, Que los corregidores de indios no pongan tenientes

sin licencia, y visiten sus distritos. se guarde lo acordado por el consejo. LEY XXXVIII.

Está ordenado que los corregidores de natura.

les no pongan tenientes, aunque sea con títulos D. Felipe III en Madrid a 28 de marzo de 1620

de jueces de comision; y porque en algunas parles Que se escusen los tenientes que no fueren necesa

donde hay contratacion, y concurso de españorios, y los permitidos den fianzas.

les conviene que haya quien defienda á los in. Es nuestra voluntad, que los vireyes, y pre dios, é informado el virey, da licencia para que sidentes gobernadores hagan quitar los tenientes el corregidor ponga alli un teniente particular, de corregidores, y alcaldes mayores, que no fue. y el corregidor ande en la visita de su distrito, ren precisamente necesarios, y forzosos, y á los

y no asista mas de quince dias en cada pueblo: que se debieren permitir por esta causa, obligaen Ordenamos y mandamos, que asi se cumpla y á que conforme a la ley 9, de este título den guarde, y no pongan tenientes sin licencia del fianzas. (6)

virey, y que todos los corregidores visiten los va.

lles y guaicos, para recoger y volver à sa reduc(6) Solo son necesarios los tenientes que permite cion, y poblacion los indios, donde tengan doc. la ley 42 de este título, segun la cédula de Villavicio. sa de 7 de setiembre de 58, que vino al gobierno y

trina y policía , y castiguen los escesos que hua udicacia de Lima.

biere. TOMO II.

44

у

EEY XLIII.

venciones mas convenientes, para estorbar las

ganancias ilícitas de que usan las justicias, conD. Felipe II alli á 20 de setiembre de 1570.

travioieodo á su propia obligacion y juramento, Que en el Nuevo Reino no haya leniente general y á la esperanza que deben tener, de que prode gobernador.

cediendo con pureza, y administraodo justicia, como deben, serán

por

Nos remunerados. Mandamos que el gobernador capitan general del Nuevo Reino de Granada no provea tenien.

LEY XLVII. te de gobernador, y en él no haya este cargo y

El emperador don Carlos y la emperatriz gobernadooficio.

ra en Madrid á 10 de julio de 1530. El mismo y la LEY XLIV.

reina de Bohemia gobernadora en Valladolid á 4 de

setiembre de 1551. D. Felipe II en Finto á 4 de abril El mismo en Lisboa á 26 de febrero de 1582. D. Fe

de 1563. D. Felipe III en Lisboa á 31 de agosto de lipe III en Elvas á 12 de mayo de 1619. D. Felipe IV

1619. en Zaragoza á 1.o de octubre de 1615. Véase la úl

Que la prohibicion de tratar y conlrotar compreima renisiou de este tilulo.

hende d los gobernadores, corregidores, alculdes Que los gobernadores, corregidores, alcaldes ma

mayores y sus tenientes. yores y sus lenientes letrados no se puedan casar

Declaramos que los gobernadores, corregien sus distrilos.

dores, alcaldes mayores, y sus tenientes son coun. Prohibimos

defendemos a todos los gobero prendidos en la prohibicion y penas impaestas

у nadores, corregidores y alcaldes mayores por

contra los ministros que tratan, y contratan en Nos proveidos, y sus tenientes letrados, que du

las Indias Occidentales, y que en su averiguarante el tiempo en que sirvieren sus oficios se

cion, y castigo se deben guardar la ley 54 y sipuedan casar, ni casen en ninguna parte del tér

guientes, tit. 16, lib. 2, dadas sobre esta proinino, y distrito donde ejercieren jurisdiccion, Kibicion. (9) sin especial licencia nuestra, pena de nuestra

LEY XLVIII. merced y privacion de oficio, y de no poder le. ner, ni obtener otro en las Indias, de ninguna D. Felipe IV en Madrid á 17 de agosto de 1628. calidad que sea. (7)

Que los gobernadores vivan en las cosas reales. LEY XLV.

Ordenainos á los gobernadores, que habiten

siempre en nuestras casas reales , y no truequea D. Carlos Il y la reina gobernadora en esta Recopi- de vivienda con los vecinos, pasándose á otras lacion

soyas, porque demas de ser contra nuestras órQue los gobernadores no lengan ministrus ni nfio denes, vivirán con mayor decencia y

autoridad. ciales nalurales de la provincia, ni parientes den. Iro del cuarto grado.

LEY XLIX. Ordenamos que los gobernadores, y corregi

D. Carlos Il y la reina gobernadora. dores no tengan ministros, ni oficiales naturales que los gobernadores, corregidores y alcaldes ma. de la provincia que gobernaren, ni den cargos, yorcs sirvan hasta que les lleguen sucesores. ni ocupaciones de justicia à sus parientes por con. Los gobernadores, corregidores, y alcaldes sanguinidad, oi afinidad dentro del cuarto gra

mayores por Nos proveidos, sirvan sus oficios do, sin especial licencia nuestra, pena de lo que hasia que les lleguen sucesores, aunque hayan inontare el tercio de su salario por aqnel año en

acabado el tiempo: y los vireyes, y audiencias que contraviaieren á lo susodicho, y los vireyes, guardeu la ley 4, tit 2, lib. 3. (10) y audiencias no se lo permitan. (8)

LEY L.
LEY XLVI.

D. Felipe III en Madrid á 31 de marzo de 1607 , y á D. Felipe III en Cascaes a 24 de setiembre de 1619. 26 de setiembre de 1615. D. Felipe IV á 28 de juuio

de 1621. D. Carlos II y la reina gobernadora. Que los vireyes procuren remediar las ganancias ilicitas de los gobernadores.

Que muriendo el gobernador de Carlagena quede De la continua correspondencia de estos rei

la guerra d cargo del sargento mayor, y las ga

leras al del cabo de ellas, hasta que nombre per: nos, y las de las Indias, se ha reconocido, que

sono el presidente del Nuevo Reino. en los envios de plata, oro y mercaderías remiti .Jas por los ministros, gobernadores y corregi

Declaramos у mandamos, que cuando soccdores, y gruesas samas que iinportan, no pro

diere fallecer el gobernador, y capitan general ceden con la limpieza, y desinteres que conviene á sus cargos, y oficios en perjuicio de nues (9) Se les permitió sin embargo por algun tiemtra real hacicnda. y caudales de los vecinos, y

po repartir a los indios ciertos géneros á cierto precio naturales de aquellas provincias, para cuyo re

por cédula dada en Aranjuez á 15 de junio de 1751,

en cuya virtud se cigió una junta llamada de corremedio ordenamos à los vireyes, y presidentes, que gidores que conocia de estos asuntos; hasta que por comuniquen con sus audiencias los medios y pre cédula de 27 de noviembre de 1761 se declaró que

solo debia conocer de la calidad, cuota y precio de (0) En cédula de Madrid de 21 de julio de 1.93 los géneros, frutos y efectos que se hayau de condusc declaró, que por esta ley no están impedidos los cır á cada provincia, dando reglas á las audiencias asesores de los intendentes de provincia para casarse para oir y determinar aquellos recursos y demandas en ellas con tal que la muger no sca del distrito de la que se encontrasen en sus respectivos distritos con capital, en que por virtud del artículo 12 de la orde. motivo de los escesos que cometian los corregidores waliza del Perú de aquellos magistrados egercen je por no observar las reglas establecidas por la junta. risdiccion.

(10) Véase la cédula de Aranjuez de 11 de julio (8) Véase la ley 28, tit. 16, lib. ? y sų nota. de 1758,

de Cartagena, queden las materias de guerra, y se de mas que la mitad del salario, ley 51, estén à cargo del cabo que nos sirviere en el tit, 2 , lib. 3. presidio de aquella ciudad, en las plazas de ca Que el gobernador de Chile este subordinado pitan y sargento mayor; y si hubiere galeras, al virey de Lima , y se correspondan en las estén á cargo del cabo de ellas uno y otro, en materias de su cargo, ley 3, tit. 1, de este tretanto que el presidente de la real audiencia libro. del Nuevo Reino de Granada eavia persona, que Que el gobernador de Yucatan guarde las órdesirva el cargo de gobernador y capitan general, nes de el virey de Nueva España, ley 4, en interin que Nos le proveemos, guardando la tii. 1, de este libro. ley 9, tit. 11, lib. 3, en lo que no fuere con Que los presidentes subordinados tengan la gotraria á esta nuestra especial disposicion.

bernacion en algunos casos, ley 5, tit. 1, LEY LI.

de este libro,

Que muriendo los gobernadores sin dejar teD. Felipe IV en Madrid á 7 de abril de 1623. Y á 16

niente, gobiernen los alcaldes ordinarios, ley de diciembre de 1628.

12, lit. 3, de este libro. Que muriendo el gobernador de la isla de la Tri.

Qile en Filipinas no se haga novedad en cuanto nidad, gobiernen los tenienles ó alcaldes ordi.

a los alcaldes mayores de indios, y los ordindrios.

narios conozcan en las cinco leguas, ley 25, Es nuestra volantad , que si vacare el go

tit. 3, de este libro: bierno de la isla de la Trinidad, y ciudad de que los gobernadores , y alcaldes mayores no Santo Tomé de la Guayana por innerle del go conozcan de la libertad de los indios, dén bernador, ú otro accidente, gobicrnen los te Cuenta a las audiencius, y los fiscales sigan nientes que se hallaren nombrados por el gober

las causas , ley 10, tit. 2, lib. 6. nador: y por su ausencia los alcaldes ordina

Que los gobernadores , corregidores, y alcaldes rios, en el interio que Nos proveemos de gober.

mayores den nuevas fianzas por los rezanador, y llega á servir su cargo, sin embargo

gos

de tributos , y los cnteren por tercios, de lo que generalınenie está dispuesto. Y man

ley 64 , tit. 5, lib. 6. damos a nuestras reales audiencias de Santo Domingo, y Santa Fe, que no les pongan impedi- Que el corregidor en visita de cárcel tenga su

lugar, ley 6, tit. 7, lib. 7. mento, y dejen ejercer.

Que los pliegos dirigidos á gobernadur, y oficia. LEY LII.

les reales, se abran por todos juntos, y no D. Felipe II en San Lorenzo á 5 de julio de 1578. por el gobernudor solo, ley 15, tit. 16,

lib. 3. Que el solarin de los que murieren sirviendo se

Que los tenientes de gobernadores, teniendo pague hasta el dia de la muerte, y no mos.

salario , juren en el consejo, o audiencias, A los herederos, y sucesores de goberna

auto 10, referido lib. 2, tit. 2. dores, corregidores, y alcaldes mayores, y otros

Los gobernadores, y corregidores, que se haque murieren en los oficios; se les ajuste la cuen

llaren en la corte, juren en el consejo, auto ta, y pague el salario que debieren percibir,

24, referido alli. hasta el dia de sa fallecimiento, y no mas.

Que el consejo provea tenientes de gobernadoVéase la ley 23, tit. 13, lib. 1, sobre los tra. res en Cartagena, Yucatan, y la Habana,

tos y contratos de los corregidores, y alcal por ahora, auto 138, referido en la ley 1, des mayores.

de este titulo. Los gobiernos del rio de la Plata , Paraguay y Sobre la prohibicion de casarse algunos teTucuman, tocan al distrito de la real audien

nientes de gobernadores en sus distritos, y cia de Buenos Aires,

por

la nueva resolu estension á gobernudores, y i sus hijos, y cion, j'ereccion de esta audiencia, ley 13, particularmente con la calidad de contraer til. 15, lib. 2. Ahora está suprimida esta au con hijos, ó lijas de ministros se vea la rediencia.

mision, que va puesta al fin del til. 16, lib. Qile a los nombrados para oficios en interin, no 2, de esta recopilacion.

« AnteriorContinuar »