Imágenes de páginas
PDF
EPUB

saa

despues de nombrados faltare alguno por muer. va demanda, y por via de nueva recoavencion te , ausencia , ó promocion, podrán ver el plei. se expresa la

suma, no sicodo en la cantidad de to los cuatro que quedaren , y delerininarlo; pero la ley, no ha lugar el grado de la segunda sapli. si faltaren dos, ó inas, se nos avisará, para cacion, y sin einbargo de ella se ejecutará la que nombremos hasta el número de cinco, los sentencia de revista, aunque revoque, modere, cuales primero, y ante lodas cosas ,

han de ver,

ó añada a la de vista ; y en caso que la parte in. y declarar sobre si ha, ó no lagar el grado; y terponga la segunda soplicacion, pretendiendo declarando haberle, han de conocer de la causa que

la demanda fue de mayor suina , ó por otra principal, y de la seotcocia que pronunciaren, causa ; se le dé testimonio, con relacion de los y asiinismo de lo que hubiereo proveido en el autos, y lo proveido, para que visto por los de artículo del grado, sobre si ha, ó no lugar, no nuestro consejo de Indias, provea lo que fuere pueda haber, ni baya suplicacion, ni otro nin- justicia: y lo mismo se guarde en las causas megun recurso, segan lo dispuesto por las leyes nores, en que notoriamente no hubiere grado, reales de Castilla, y el estilo y forma que has. por defecto del valor. (1) ta ahora se ha guardado, y observado en nues

LEY VIII. tro consejo de ladias, LEY VI.

El emperador D. Carlos en la ley 17 de las nuevas

de 1542. D. Felipe III en Madrid á 13 de febrero de 1620. Don Que en las causas de que se apelure de los goberFelipe sV allí á 6 de abril de 1627. D. Carlos II y

la

nadores y justicias ordinarias para las audiencias reina gobernadora.

no haya segunda suplicacion. De los penas en que incurren los que suplicaren

Las apelaciones, que se interposieren de las segunda vez, si se confirmare la senlencia de reo

gobernadores , y justicias ordinarias , vayan a las visto , o declarare que no ha lugar el grado.

audiencias de su distrito , y jurisdiccion, conforDeclaramos y mandamos, que en cuanto á

me á derecho: y en este caso mandamos guarlas doblas, que pone la ley de Segovia, no se

dar las leyes de estos reinus de Castilla, que no haga novedad eo los pleitos de las Indias; y es

permiten segunda suplicacion. (2) nuestra voluntad que se guarde la costumbre (observada hasta ahora) de no llevarlas; y por

LEY IX. que se ha experimentado el embarazo que cau. D. Felipe III en Madrid á 12 de abril de 1612.

en nuestro consejo de las Indias los pleitos que los fiscales no puguen derechos de las preo, que vienen à él en grado de segunda soplicacion,

sentaciones. cou menos justificacion de lo que fuera justo,

Con atencion a que nuestros fiscales son eseno respecto de no estar impuestas penas en tales ca

tos de pagar derechos de los pleitos, y causas). sos, como lo estan para los que se valea de ella

que sigueo , y defienden en favor , y defensa de en estos reinos de Cast:lla , nos ha obligado a

nuestro patriinonio real: Ordenamos, que cuan. reparar los inconvenientes que resaltan, por ser

do el fiscal del consejo se presentare ante Nos en may considerables, y dignos de remedio; y asi, 1 grado de segunda su plicacion, y se hicierea las para que cesen en lo futuro, hemos leoido por

presentaciones á instancia del fisco, no se le pibien de ordenar, como por esta ley ordeoamus

dan, cobren, ni lleven ningunos derechos por los y mandamos a los presidentes, y oidores de nues

porteros, ni otras cualesquier personas. tras audiencias de las Indias, que obliguen a to. das y cualesquier personas, que interpusieren

LEY X. segunda suplicacion de las sentencias de revista El emperador D. Carlos en la ley 14 de 1542. en ellas pronanciadas, á que dea fianzas legas, que las causas de segunda suplicacion se llanas, y abonadas de que pagarån mil ducados

por los mismos autos. de pena, en que desde luego los damos por con Ordenamos á los de nuestro consejo de Indenados, si se confirmare la sentencia de revista dias , a quien Nos mandáremos cometer , y copor

los del dicho nuestro consejo, los cuales se metiéremos los pleitos de segunda saplicacion, han de aplicar, y aplicamos, la tercia parte á

que los vean , y determinen sobre el grado, y lo nuestra càmara , y fisco, otra á la parte contra principal, por los mismos procesos, que se haria, por el daño, y molestia, que se le causa bicren hecho en las Indias, y como vinierea de con con la segunda soplicacion: y la otra tercia

ellas, sin admitir mas probanzas, y nuevas aleparte à los jueces, que hubiereo sentenciado el gaciones, conforme a las leyes de estos reinos de pleito en revista ; y porque podria suceder que Castilla. se declare no haber grado de segunda suplicacion, para en tal caso ha de ser la fianza de que ! Que las sentencias de revista de las audiencias pagará el suplicante cuatrocientos dacados, mi

se ejecuten, no siendo de cantidad, que pue. tad á nuestra cámara , y la otra mitad a la parte contraria, lo uno y otro, sin embargo que (1) Este recurso que se llaina extraordinario ó ire hasta ahora no se hayan impuesto las dichas peaas.

regular en que se manda dar testiinonio á las parles

está confirmado por varias reales cédulas, y especial, LEY VII.

mente

por

la de 19 de marzo de 1760, que manda

que no obstante de haberse de dar dicbo testimonio D. Felipe IV en Madrid á 7 de janio de 1621.

al que se sintiere agraviado , no se ha de suspender Que si la parte pretendiere que la demanda fue de por este motivo el curso y práctica regular que por mayor suma , se le testimonio : y lo mismo se derecho corresponda á la causa, á escepcion de que entienda en las causas menores.

en algun caso particular proceda superior especial

orden para lo contrario. Cuando el pleito es de cantidad, que por nue (2) Sin embargo, véase la ley 16, tit. 21, lib. 8.

[ocr errors]

da haber ; y haya segrinda suplicacion, ley para las andiericias, y de lo que delermina4, lit. 10, de este libro.

ren: interpusieren segunda suplicacion, se ha De tos pleitos determinados por sidores, y con de remitir ul consejo con la confirnacion, que

tadores en materices de cuentas haya grado piden, enterando en la caja real la cantidad de segunda suplicacion, ley 36, tit. 1, lib.8.

que pertenece a S. M. por la renunciacion, Si los interesados en las renunciaciones de of conforme a la tasa. Véase la ley 16, cit. 21,

cios se agraviaren de las tasas, y apelaren

[ocr errors]

2

lib. 8.

[ocr errors][merged small]
[ocr errors]

de 1572.

[ocr errors]

LEY PRIMERA.

cualesquier partes de las lodias , esclavos, y otras

cosas necesarias á su aviamiento, y molienda, no El emperador D. Carlos en Madrid a 22 de abril de 1528,

se pueda hacer ejecucion , si no fuere la cantidad

á Nos debida, y permitimos, que se haga en los Que las ejecuciones que emanaren de las audien

azúcares, y frutos de los ingenios, y este privicias se comelan á sus alguacileso Mandamos, que las ejecuciones, que se ha- legio no le puedan renunciar los dueños, nival.

ga la renunciacion, si la bicieren de hecho. Y bieren de hacer en virtud de autos, o manda

asimismo es agestra voluntad, que los escribamientos de nuestras reales audiencias, se come

nos en los contratos, y escrituras no pongan tan á sus algaaciles, gaardando la distincion ala

cláusula de renunciacion, pena de suspension contenida en la ley 16, lit. 7 , de este libro.

de oficio, y que las justicias no la paedan ejeLEY II.

catar.

LEY V. D. Felipe II en el Pardo á 20 de febrero de 1593. Que no se pueda hacer ejecucion en canvas de per: El emperador don Carlos en Toledo á 8 de noviem

las y su uviomienio , habiendo olros bienes. bre de 1538. D. Felipe II en el Pardo á 13 de marzo

Ordenamos, que no se pueda hacer ejecuciou por ninguna deuda en las canoas, negros, y apa: 'Que se pueda hacer ejécucion en todo un ingénia rejos con que se hiciere la pesqueria de perlas, de moler metales y fabricar a zúcar, si la deuda donde la bobiere, si a Nos no se debiere, tenien:

moniare ludo el precio. do los dueños otros bienes cuantiosos en que Nuestra intencion en haber mandado, que no puedan ser ejecutados, y este privilegio no le

se pueda hacer ejecacion en ingenios de molec puedan renunciar,

metales, y fabricar azucar, esclavos, instrumenLEY III

tos, y aparejos, es, que por esta causa no dejen

de fructificar para el bien comun de estos reinos, El emperador D. Carlos y el cardenal gobernador en Madrid á 19 de julio de 1510.

у

los de las Indias, pues de hacerse resultaba mo.

cho perjuicio, y que el ejeculante, y ejecutado no Que no se hoga ejecucion en los ingenios de moler

podian sacar provecho de este desavío. Y porque melales ni sus avios.

es necesario atender al privilegio de los acreedoLo proveido por la ley 1, título 20, lib. 1, res: Declaramos y mandamos, que si la deuda fue. sobre que no se hagi ejecucion en los esclavos, re tan grande, que monte todo el precio del iny negros, herramientas, mantenimientos, y otras genio, con esclavos, pertrechos, y aparejos de sa cosas necesarias para el avio, labor, y provision avio, y no tuviere el deudor otros bienes de que de las minas, y personas, que trabajaren en ellas, el acreedor pueda ser pagado, se mande hacer, y no siendo por deudas debidas á Nos, y se pueda haga ejecución en todo el ingenio, esclavos, y per: hacer en el oro, y plata, que produjeren , se trechos, y pago de toda la deuda , dando la

perentienda tambien en los ingenios de moler me sona en quien se rematare, fianzas llanas de contales, porque conviene, que no cese su bene servarlo entero, bien reparado, moliente, y corficio

riente, como lo tenia el deudor. (1) LEY IV. El emperador D. Carlos en "Toledo á 15 de enero de 1529. En Palencia á 20 de setiembre de 1534. La emperatriz gobernadora en Valladolid á 4 de mayo

(1). Esta ley 5 está reformada por el artículo 23, de 1537 D. Felipe Il y la princesa gobernadora alli á 30 de marzo de 1557. En Madrid á 3 de agosto ña, el que solo permite hacerse la egecucion en los de 1570, y en San Lorenzo á 28 de setiembre de 1588.

metales y demas productos de la hacienda, á la

que D. Felipe Ill eu Olmedo á 2 de octubre de 1605. en dicho caso se debe poner interventor. Véase tam

bien el art. 12, tit. 11 de la misma que niega la reci. Que no se pueda hacer ejecucion en vingenios de

sion de la venta de mina, aunque se alegue lesion azúcar.

enormnísima. Mandainos, que en los ingenios de azucar de

TOMO II.

[ocr errors]

osto

52

"

LEY VI.

las diligencias decesarias, para que verdaderaEl emperador don Carlos y la emperatriz goberna

mente conste, que las personas ejecotadas en los dora en Valladolid a 10 de julio de 1537. La princesa

dichos oficios no tienen otros ningunos bienes, y gobernadora alli á 18 de marzo de 1554, y a 18 de se los compradores no sean menores de edad, ni se tiembre de 1555. D. Felipe II en San Lorenzo á 4 de sirvan por tenientes, ni otras terceras personas; junio de 1572,

pero si los oficios fueren renunciables, es nuestra Que no se haga ejecucion en armas y caballos roluntad, que se pueda bacer ejecucion, y pago sino en defecto de otros bienes.

en ellos, obligando a los propietarios á que reOrdenamos y mandamos, que a los vecinos de puncien en los compradores, y de este traspaso las ciudades, villas, y logares de las Indias, y sea pagada nuestra real hacienda de lo que le descubridores, y pobladores, y encomenderos, no perteneciere por su mitad, ó tercio. se les haga ejecucion, trance, ni remate, por deu.

LEY IX. das que contrajeren, en las armas, y caballos, que son obligados a tener, y sustentar; teniendo D. Felipe IV en Madrid a 22 de diciembre de 1621. otros bienes en que se pueda hacer el pago; pero

D. Carlos Il y la reina gobernadora. en defecto de ellos, es nuestra voluptad, que pue

Que pagando el ejecutødo dentro de selenta y dos

horas, no se cobre décima. dan ser ejecutados en todo lo susodicho. LEY VII.

En lugar de las veinte y cuatro horas, que

tenian de término los ejecutados para pagar, sin El mismo, en Madrid á 2 de febrero de 1575.

causar décima , tavimos por bien de mandar, que Que en las ejecuciones contra vecinos, descubri

pasasen selenta y dos, contadas desde la hora en dores, pobladores y encomenderos , se guarde el

que se trabase la ejecucion , como se observa en derecho de estos reinos de Castilla. ,

estos reinos de Castilla. Y por aliviar a los deu. Somos informado, que en virtud de nuestras dores de las Indias, es nuestra voluntad, que lo cédulas, no se hacia ejecacion en las personas, es mismo se guarde en todas ellas, y que las justiclavos, armas, y caballos de los vecinos, pobla- cias, ministros, y ejecutores, que llevarea decidores, y encomenderos, de que se han seguido,

mas contra lo dispuesto por esta ley, incurran y siguen machos inconvenientes en deservicio

en las penas establecidas contra los que llevan noestro, y daño de los tratantes, y otros nuestros derechos indebidos en el uso y ejercicio de sus súbditos, demás de ser cosa escrupulosa para nues. oficios. tra conciencia; y queriendo remediarlo, como con

LEY X. viene, mapdamos a nuestros, vireyes, presidentes, El einperador don Carlos y el cardenal gobernador y oidores, y otras cualesquier justicias, que sin

en Madrid á 24 de abril de 1510. Los reyes de Boembargo de lo susodicho en las ejecaciones, que þemia gobernadores en Castellon Ampurias é 24 en cualquiera forma se hicieren a los vecinos, de octubre de 1518. D. Felipe II en Madrid á 15 de descabridores, pobladores, y encomenderos, guar: agosto de 1567, y en San Lorenzo á 26 de mayo de den , y cumplan la orden , que se tiene, y guar

1583. da en estos nuestros reinos de Castilla, conforme Que en llevar la décima guarden los alguaciles lo á las leyes de ellos.

costumbre de cada lugar, LEY VIII.

Mandamos, que los alguaciles mayores, y los D. Felipe III en el Pardo á 21 de noviembre de 1603.

demas guarden la costumbre de cada lagar en D. Carlos Il y la reina gobernadora.

llevar la décima de las ejecuciones, aunque sean

los mandamientos de audiencias, con que no exo Que se puedo hacer ejecución en oficios vilalicios y perpétuos.

cedan de diez por ciento, asi en las que se hi.

cieren por deudas, en especie, como en dinero. Declaramos, que si algunas personas sirvieren oficios, que no sean renunciables por venta,

LEY XI. o título nuestro, y fueren ejecutados en ellos por El emperador D. Carlos y el príncipe gobernador deudas a nuestra real hacienda, ó á otros terce

en Monzon a 22 de julio de 1547. ros, si no tuvieren otros bienes de que pagar, Que en las provincias donde hubiere costumbre llepuedan ser vendidos los oficios judicialmente por ven los alguaciles los derechos conforme de esta la vida, y de la forma que los ţenian los posedo.

ley. res, con que en los compradores concurran las 4. En las provincias donde fuere costumbre, que partes, y calidades necesarias al ejercicio, á satis los alguaciles lleven por sus derechos de las ejefacion de 'los vireyes, presidentes y audiencias, y caciones á cinco por ciento del primer ciento, y siendo tales, y constándoles, que no lobo dolo, de hay arriba, á razon de dos y medio por cicay engaño en la venta, se despachará titolo en la

to, se guarde y cumpla, pena de que si mas lleforma que se acostumbra, para que los tengan,

varen, lo voelvan, con el cuatro tanto, y donde usen, y ejerzan por los dias, y vida de los pose no hubiere costumbre en contrario, se guarde el dores, de que han de mostrar testimonio, y re derecho de estos reinos de Castilla. caudo'sa ficiente, por el cual conste, que son vi

LEY XII, vos los poseedores en principio de cada año, y llevar confirmacion dentro de tres años, contados D. Felipe II ordenanza 116 de audiencias en Toledo desde el dia que se les dieren los títulos, y co

á 25 de mayo de 1596. menzaren á ejercer', previniendo lo que conven Que los alguaciles ejecutores no lleven mas de unos ga, para que en estos rematcs, y ejecuciones no

derechos en cada ejecucion. haya ningun fraude, ni engaño, y que precedan Ordenamos, que los algoales no lleven dere

se

na de

que

)

chos por la ejecucion de una deada, mas que "ejecución hasta que esté pagada la parte. una vez, aunque la parte a ciya instancia hi Ordenamos y mandamos, que ningun alguáciere conceda dilacion ó espera al deador, pecil pueda llevar derechos de ejecuc on, si no esta

pagar lo llevaren de mas, con el cua viere primero pagada lă parie, pena de perjurs, tro tanto para nuestra cámara.

y de incurrir en las demas conteniđás en las leLEY XIII.

yes, y ordenanzas, que sobre esto dispóñen. El mismo alli ordenanza 112.

LEY XV. Que en ejecucion de bienes aplicados d. la cámara

El mismo ordenanza 118. no se lleven derechos. ,

Que los indios no paguen décima , y en los demas Por las ejecuciones, que se hicieren en bie

derechos se proceda moderacion. nes, y naravedis aplicados a nuestra cámara no

Los indios han de ser esentos de pagar decillevea derechos los alguaciles, que asi es nuestra voluntad.

mas en las ejecuciones, y en los demás derechos LEY XIV.::

se ha de proceder con: impcha moderacion , ateg. diendo nuestras justicias á

que

de nadie sean El mismo ordenanza 107.

maltratados, y todos los favorezcan, y alivien Que los olguaciles no puedan llevar derechos de cuanto faere posible.

[ocr errors]

TITULO QUITCE.

De las residencias y jueces que las han de tomar.

LEY PRIMERA

LEY II. D. Carlos II y la reina gobernadora en Madrid á 28 D. Felipe IV alli á 7 de octubre de 1622. de diciembre de 1667.

Que los jueces de residencia de los vireyes proce Que las residencius de los vireyes se subsloncien y dan conlra l'os' oidores , sobre lo que hubieren re. determinen en término de seis meses,

suelló por volo consultivo. Sin embargo de no estar señalado término Por escusarse los vireyes de los cargos, que preciso para las residencias de los vireyes, por se les pueden hacer en las residencias, han estilo que deseamos la quietud de nuestros ministros, tado remitir todos los negocios, aunque sean de y vasaltos de las lodias, y que con la litispenden

poca importancia, al acuerdo por voto consulticia no se dilaten, teniendo el odio, y malicia la

vo, donde con la mano, autoridad, y poder, que gará mover nuevos pleitos, y diferencias, en gra

tienen, se determina, conforme a su voluntad: y ve perjuicio de las partes: Hemos resuelto seña

como los jueces, que van a residenciarlos no tielar, y señalamos á los jueces à quien se comelie nen jurisdicion sobre los oidores, quedan muchos ren, seis meses de término, que corran desde el

casos sin remediarse en materias políticas, addia, que se pablicaren los edictos, dentro de los

ministracion de justicia, у

las mas tocantes á nues. cuales se les han de tomar, sin que el juez lo pue. tra real hacienda. Y porque conviene saber, y da dilatar mas con ninguna causa , porque este averiguar toda especie de esceso, que conste de tiempo se jazga por bastante para la conclusion

está forma de proceder, wandainos a todos los del juicio, y satisfaccion de la causa pública, ad- jueces de residencia de los vireyes del Perù, y virtiendo é los jueces, que si ro fueren necesa Nueva España, que á ellos, y á los oidores de las rios los seis meses referidos no han de ocupar audiencias de Lina, y Méjico hagan cargo de la mas tiempo, que el preciso: y en cuanto a las de- culpa, que resaltare en lo que se hubiere determandas públicas, que en este término se les pa-minado en negocios, que el virey llevare al acuersieren, ordenamos, que desde el dia de la pre

do por voto consultivo, sin embargo de haberlo sentacion al de la pronunciacion, y notificacion ejecutado los virey es con su parecer. Y damos, y de la sentencia dilin tiva, no haya inas térmico concedemos á los jueces de residencia toda la ja que seis meses. (1)

El juez de la residencia del virey de Buenos Ais (1) Sobre la egecucion de las leyes de este título, res, marqués de Avilés, se prorogo este término por quienes estén sujetos á residencias, noinbramiento dos meses; y el consejo en auto de 11 de enero de de jueces, dictas y demas, debe leverse preseule la 1804 declaró nulo lo obrado en este tiempo, y solo cédula de 24 de agosto de 1799.

dispensó esta falta

por

bien del interesado, sin perSobre todo, véase la cédula de 2 de julio de 1800, juicio de que pudiese repetir de aquel las dietas que

ha declarado específicamente los casos y cosas percibió por el tiempo de su prorogacioo. de

que deben respouder los asesores de vireyes, pre Véase la ley 29, dicho titulo, en cuanto a presin sidentes y gobernadores.

deutes, goberuadores y otros jucces.

que

[ocr errors]

risdicion neccesaria, que en tal caso se requiere,

LEY V. para que puedan comprender sobre este ponto

El mismo en Madrid á 21 de enero de 1591. a los eidores, aunque no haya sido estilo y cos que a los gobernadores perpėluos se tome residentumbre por lo pasado : y asi inismo mandamos,

ciá cada cinco año. á los dichos oidores, que poden parecer, ni se, entrometan por sí solost, ni en otra forma en Si Nos proveyéremos, por hacer merced, ó cosa alguna, que toque a nuestra real hacien- por via de asiento, ó capitulacion, de gobierno, da, decisiva, ni consultivamente, aunque se lo alcaldía mayor por ona, ó mas vidas, el virey remitan los vireyes con causa , ó pretesto par- presidente, o audiencia del distrito despache coticular, pues para estas materias tienen la jun mision à la persona de mas satisfaccion, para que ta general de hacienda, con cuyo parecer se de tome residencia al que gobernare, y los demas be deterininar todo lo que se ofreciere tocante al ministros, que la debieren dar, cada cinco anos, mejor cobro, y adininistracion de ella, y que así y la audiencia la vea, y determine, conforme á se ejecute. Y or legamos á puestros fiscales de las derecho, y nos avise como proceden, y las conde. audiencias, que coiden de su ejecucion. (2) naciones

que resultaren. LEY III.

LEY VI. D. Felipe II en el Pardo á 16 de octubre de 1575. D. Felipe II en el Escorial á 28 de junio de 1568. D. Felipe IV en Aranjuez á 24 de noviembre de 1626.

Que los corregidores y alcaldes mayores den resi

dencia. Que los presidentes y ministros togados den residencia cuando dejaren los puestos para pasar de

Cuando se hubieren de proveer corregidores, una audiencia d olra.

ó alcaldes mayores por los vireyes, presidentes, Ordenamos y mandamos, que los presidentes, ú oidores, si gobernaren por vacante, ordenen oidores, alcaldes del crímen, y fiscales promovi que los antecesores dén residencia de cuanto hu. dos de unas audiencias a otras, y cualesquier mi

biere sido á su cargo. (5) nistros de ellas, antes que salieren de las ciuda

LEY VII. des, y ejercicios que dejaren, den residencia del tiempo que los hubieren servido por sus perso D. Felipe IV en Madrid á 4 de diciembre de 1630. nas, llegando las comisiones, que se enviaren, Que el gobernador de Filipinas tome residencia á para tomarlas en ocasion que las puedan dar, sin

su antecesor en propiedad, ó en inlerin. perder la embarcacion precisa que tuvieren para hacer su viaje a las parles donde fueren promo

El gobernador, y capitan general de las Fili

pinas por Nos proveido, luego que entre en el vidos; y no pudiéndolo hacer, por haberse de embarcar, dejen poder a persona, que los defien. ejercicio, tome residencia al que hubiere sido su da, y responda por ellos con fianzas legas, llanas,

antecesor en propiedad, o interin, aanque no teny abonadas de estar á derecho, y pagar juzgado,

ga comision particular nuestra; pero si por Nos

le fuere cometida, proceda en virtud de ella, cony senteaciado en la residencia. (3)

forme à derecho, y en ambos casos la remita al LEY IV.

consejo, como se practica. El emperador D. Carlos en Barcelona á 20 de noviembre de 1542. D. Felipe Il en el Bosque de Sego

via á 3 de setiembre de 1565. Que las residencias de gobernadores y otros ministros sc tomen por comision de quien los pro

agosto de 1764, por la cual S. M. permite a los vire

yes que nombren jueces de residencia a los provistos ocyere y vayan donde esta ley dispone.

por el rey, con calidad de dar cuenta y de remitir Las residencias de oficios, que se proveyeren

Tos autos al consejo, espresando las personas que por consulta de nuestro consejo de Indias, se to.

nombrad por jueces. Esta cédula se derogó por otra

de 23 de abril de 69, y deja en su vigor la ley 4, men por la comision, y orden, y juez, que fuere

la 5%, lit. 2, lib. 2, y la 69, tit. 15 del mismo libro. nombrado por el presidente de él, y vengan al Y últimamente se circuló la real cédula de 24 de consejo, guardando la forma contenida , asi en

agosto de 1799, la

que
determina por fin,

que

S. M. esto, romo en las demandas públicas, en las le nombre los jueces de residencia de los vireyes, presi

dentes y gobernadores de la Habana, Puerto-Rico у yes 69, tit. 15, lib. 2, y 8, tit. 12, de este. Y

provincias internas; y las de los gobernadores intenen cuaolo a los oficios que los vireyes, y presiden dentes, ó intendentes corregidores, el gobernador ó tes gobernadores proveyeren, se tome la residen. presidentes del consejo: y que los vireyes y presicia por comision de quien las proveyere, y vean.

dentes nombren los de los alcaldes mayores, correse en las audiencias del distrito donde tambien gidores y subdelegados y gobernadores políticos cuan

do en el tiempo de su servicio hubiere habido quejas kan de ir en apelacion las demandas públicas. (4)

contra ellos: que estas se vean en las audiencias; y

las de vireyes, presidentes gobernadores políticos y (2) Las palabras últimas de esta ley se repiten

militares, gobernadores intendentes, é intendentes en cédula de 8 de mayo de 1742, multando á los oficiales reales porque pagaron á un tal Asua

corregidores, se remitan al consejo.
libra-
por

(5) Hoy no se despachan ó proveen residencias iniento de la audiencia. (3) Mandada observar en caso práctico por cédu

contra corregidores, sino en el caso que previene la

cédula de 24 de agosto de 1799, artículo 5, y cuando la de 4 de mayo de 703.

dicho caso solo se espiden despachos para la pública Y despues fué revocada por cédula de 21 de ma

en las audiencias del distrito, con la precisa calidad yo de 1787 en cuanto á residencias de oidores. (4) Por cédula de 20 de agosto de 1758, dada en

de entablarse las demandas, y concluirse en cuatro

meses. Aranjuez, se mandó guardar esta ley; despues se espidió la real cédula dáda en San Ildefonso de 8 de

« AnteriorContinuar »