Imágenes de páginas
PDF
EPUB

aangne el indio lo haya sido de otros indios, ó cualquiera de los casos referidos, aunque no españoles , y habido eu buena guerra. Y porque intervengan escrituras, y los escribanos ante quien en aquellas islas, y otras partes se ha entendido, pasaren sean privados de sus oficios, y pagoen que estan fuera de su libertad inuchos indios, que dos mil ducados, aplicados en la misma forma, tiránicamenle han hecho esclavos otros princi: 1 y las justicias, que disimularen algao delito de pales, dicieado, que tienen posesion de ellos estos, incurran en pena de otra cantidad, con la por machos años, y venden y coinerciao á padres, misma aplicacion, y en destierro de las lodias. y A hijos : No, deseando su libertad, ordenamos, que los vireyes y presidentes de todas las reales

LEY XII. audiencias nombrea uu ministro, ú otra persona D. Felipe II á 4 de julio de 1570. D. Felipe III en de satisfaccion , y bacoa conciencia, que visite,

Madrid a 29 de mayo de 1620. y conoza de estas causas en cada provincia, para Que dispone sobre la libertad ó esclavitud de los que no siendo las esclavitudes permitidas por de

mindanaos. recho, y leyes de este libro, las dé por oulas, y Al distrito de las Islas Filipinas, y sos crofi. ponga a los indios en su libertad oalural, sin em nes son adyacentes las de Mindanao, cuyos natubargo de cualquiera posesion.

rales se han rebelado, tomado la secla de MahoLEY X.

ma, y confederándose con los enemigos de esta

corona, y hecho may grandes daños à nuestros El emperador dou Carlos. y el principe gobernador vasallos, y para facilitar su castigo ha parecido

en Mouzon de Aragon å 11 de agosto de 1552. eficaz remedio declarar por esclavos á los que fue. Que los corregidores y alcaldes mayores no conoz ren cautivos en la guerra: Mandamos, que asi se can de la libertad de los indios, den cuenta las haga, procediendo con tal distincion, que si los

audiencias, y los fiscales sigan las causas. inindanaos fueren puramente gentiles, no sean

No conviene, que los corregidores, y alcal dados por esclavos, y si fuereu de nacion, ý nades mayores conozcan en primera instancia de la

turaleza moros, y vinieren á otras islas á dogmalibertad de los indios, déo cuenta á las audien

tizar, ó enseñar sa secta mahomelana, ó hacer cias con toda puntualidad , diligencia, y cuida - gaerra á los españoles, ó indios, que están sajedo: y si fuere mucha la distancia, y esta impidie. tos á Nos, ó á nuestro real servicio, en este caso re, que consigan libertad, nuestros fiscales sigan

puedan ser hechos esclavos ; mas á los que fuerea las causas, y guarden la ley 37, tit. 18, lib. 2.

indios, y hubieren recibido la secta no los harán LEY XI.

esclavos, y serin persuadidos por lícitos, y bue.

nos medios, que se conviertan á nuestra saata sé D. Felipe III en Aranjuez á 26 de mayo de 1609. católica. Que los indios no se preslen ni enugenen por nin

LEY XIII. gun título, ni pongan en las ventas de las haciendas

D. Felipe Il en Madrid á 25 de enero de 1569. No se puedan prestar los indios, ni pasar de Que los caribes que fueren á hacer guerra á las Isnaos españoles a otros, ni enagenarlos por via de

las, se hagan esclavos, como se ordena. venta, donacion , testamento, paga, trueco, ni

Tienca licencia los vecinos de las islas de Bar. ea, otra forma de cootralo, con obrajes, gana. lovento para hacer guerra á los indios caribes, que dos, chacras, minas, o sin ellas, y lo mismo se las van á infestar con mano armada, y comen car. entienda en todas las haciendas de esta calidad, ó ne humana, y pueden hacer sus esclaros á los

que de otros géneros, que se beneficiareu con indios, cautivaren , con que no sean inenores de catorce que libre y voluntariamente acudieren á su labor, años, ni mugeres de cualquiera edad; Manda. y, beneficio, ni se haga mencion de los dichos mos, que asi se ejecule, guardando las instrucindios, ni de su servicio en las escrituras, que ciones, que diere la audiencia de Santo DomniaOlorgaren los dueños de heredades, y hacicndas

go para enas justificacion. referidas, ni en otra forma alguna , porque son

LEY

XIV. de sa naluraleza libres, como los mismos espa noles, y asi no se han de vender, mandar , do D. Felipe III en Ventosilla á 26 de mayo de 1608 nar, ni enagenar con los solares donde eslovieren D. Felipe IV en Aranjuez á 13 de abril de 1625. En

Madrid : 9 de abril de 1662, y á 1.° y 5 de agosto trabajando, sin distincion de los que son de mita,

de 1663. D. Carlos II y la reina gobernadora. ó acuden voluntariamente á trabajar en ellos: y el

Sobre la libertad de los indios de Chile, y que d ella que á esto contraviniere, si fuere de baja condi

sean restituidos, cion, incurra ea pena de vergüenza pública, y destierro perpetuo de las Indias, ora compre, ó

Habiéndose intentado todos los medios posivenda, ó reciba, ó done los indios en alguna bles para reducir a los indios naturales de las de las formas susodichas: y si luviere calidad, ó provincias de Chile al gremio de la Santa Igleestado, que ao pórinita la ejecucion de estas pe sia Católica Romana, y obediencia nuestra, pro. oas, sea condenado en perdimiento de los dichos curándolos persuadir por medios soaves, y paci. indios, y quede incapaz de recibir ningun repar ficos, han usado tan mal de ellos, que rompientimiento de este género, y pague mas dos mil do do la paz en que nunca han perseverado, se ha cados, aplicados por tercias partes, las dos para reconocido, que en todas ocasiones la dieron falel juez, y denunciador, y la tercera para los indios, sa , y fingida, y si la conservaron, fue hasta el contenidos en la escritura , ó cor.trato y desde tiempo que llegó la ocasion de quebrantarla, ne. luego anulamos, y revocamos las dichas escritu gando la obediencia à la Santa Madre Iglesia, y ras, y las damos por ningupas, y de ningun va. tomando las armas contra los españoles, é inefecto:

у lo mismo sea, y se wuarde en dios amigos, asolando las fuerzas, pueblos, y

lor, Y

ciudades, derribando, y profanando los templos,

1 matando a muchos religiosos, y vasallos nues

gozasen entera libertad, se introdajo, que los

apresados en guerra viva se hiciesen esclaros, tros, cautivando la gente, que han podido ha por el derecho de ella: y por otro, llamado de ber, y permaneciendo muchos ados en su obsti servidumbre, cuando cogidos los indios de tierna nacion , y pertinacia , y cometiendo otros delitos edad servian hasta veinte años, y despues quedignos de castigo y rigor, porque merecieron ser daban libres: y asi mismo por otro derecho, lladados por esclavos, como gente perseguidora de mado de la usauza, que es vender los padres, y la iglesia , y religion cristiana: y últimamente las madres, y parientes mas cercanos á sas hijos estando la tierra en su mayor paz, hicieron ai y parientes en cambio de algunas alhajas, hasta Lamiento general, con muchas entradas, y hosti cierto tiempo, como en prendas. Y Nos fuimos lidades por todas las partes, que l'acilitó la oca

servido de mandar al gobernador de aquellas prosion. Y Nos usando de toda piedad y clemencia, vincias, que todos los indios esclavos se posicsen tuvimos por bien de remitir, y perdonar este de. en libertad natural, reservando a los poseedores, lito, y concederles graciosamente, que no pudie- y compradores de ellos su derecho a salvo contra keo ser cautivos, presos, molestados, ni acusados los vendedores, y que los indios, indias, y nidos por él, ni sus tierras ni otros cualesquier bie- | prisioneros no se pudiesen vender por esclavos, nes, tomados, ni embargados. Y ahora por am ni llevarse fuera del reino de Chile, reduciendo á pliar mas nuestra gracia, y benignidad, habien- él, y a sus propias tierras con efecio los que se do reconocido, que está iinpedida , y aun impo hubierea vendido, sio que el derecho de los coinsibilitada la dilatacion de el Santo Evangelio, pradores contra los vendedores, oi otro ninguno paz, y quielud de aquel reino , y poblacion de la pudiese enbarazar, ni retardar esta reduccion, tierra, por la esclavitad de los indios : Ordena sin einbargo de cualesquiera súplicas, nuevas ramos y mandamos, que los vireyes del Perú, go zones, y representaciones, que se ofreciesen. Y bernadores, capitanes generales, y audiencia de porque es de mucha importancia, que los indios aquellas provincias, guarden, cumplan, y ejecu de aquellas provincias sean tratados con todo ten las órdenes , dadas sobre no permitirla, y que aivor, como vasallos nuestros, y no sean oprimitodos los varones, ó heinbras, que coa pretesto dos, ni enolestados, y se cuide de su alivio, y conde esclavitud se hubieren vendido, y sacado fue servacion, procediendo por todo rigor de derecho ra da aquellas provinc as à la ciudad de los Re coolra los que los hicieren malos tratamientos, yes, ú otras cualesquiera del Perú, se recojan, y aunque sea con pretesto de decir, que son enemia scan reducidos á sus tierras, con efecto, reservan. gos, y haceo guerra: y hemos encargado al dido , como reservamos, á los poseedores actaales cho gobernador el buen tratamiento, conversion, su derecho á salvo, contra los vendedores, que y reduccion de estos indios, por los medios mas los enagenacon, teniendo entendido, que este, ni suaves y benignos, que se hallasen, y principalotro cualquier derecho no ha de einbarazar, ni re. mente por la predicacion del Santo Evangelio, tardar la reduccion de los dichos indios, porque

y propagacion de nuestra Santa Fe Catolica, y se ha de ejecutar inviolableinenle, sia ainguna que saliesen los indios de tan miserable estado. dilacion. Y ordenamos al virey del Perú, y 80

Y habiendo el gobernador de Chile suspendido bernador de Chile, que como se fuer en reducien

el efecto de esta resolucion con varios pretestos; los entreguen á sus encomenderos. Y todo lo

por la buena fe de los poseedores, depositando al. coateoido co esta nuestra ley se guarde por abo

gunos indios en ellos, para que los tuviesen con ra, y entretanto que otra cosa proveemos. (1)

buen tratamiento. Visto en nuestro consejo, y

con Nos consultado, hemos resuelto, que lo reLEY XV.

ferido en esta nuestra ley se guarde , cumpla, y D. Felipe II y la princesa gobernadora en Valladolid ejecute precisa, y puntualmente, sin permitir, ni á 7 de setiembre de 1558.

dar lugar á que se vaya , ni pase contra lo disQue los

que
hubieren tenido indios por esclavos con

puesto en ella por ninguna causa, y porque en' Illulo, no sean condenados d

que
les
paguen cosa ala

adelante con ningun pretesto, ó molivo de justa guna.

guerra, ú otro cua'quiera, no puedan quedar por Habiendo pedido, y conseguido libertad al esclavos, ni venderse por tales los que se aprengunos indios, tenidos por esclavos, se dudó si se diere en guerra, ó fuera de ella , ni los

que

llariao condenados sus dueños en alguna cantidad, inan de servidumbre, ni de la osanza, y lodos los' por el servicio, que les hicieron: y se declaró, que abora viveo en esclavitud , y sus hijos, y que teniendolos con titulo, y buena fe, no esta descendientes queden con efecto libres de todos tres ban obligados á pagar servicio hasta el dia de la géneros, de

guerra,
servidumbre, у

u saoza: Man. contestacion de la demanda, y que no incurrie dainos, que esto se pronuncie por ley general en ron en pena: Es nuestra volantad, que asi se re

los reinos del Perú, y Nueva España, y se inser. gule cuando el caso sucediere.

te en esta recopilacion. Y para oviar el inconve

niente de que los indios de las dichas provincias LEY XVI.

de Chile abusen de esta libertad, y buelvan á D. Carlos II en Madrid á 12 de junlo de 1679.

la idolatría, y á incorporarse con los enemigos, Rovalida lus órdenes de la libertad de los indios, y

mandamos á los gobernadores, que los hagan di nueva providencia en los de Chile. transportar a todos à la ciudad de los Reyes en Habiendo resuelto, que los indios de Chile cada ocasion, que se hubiere de ir

por

el situa

do, que está señalado en las cajas reales de ella, (1) Véase la ley 16 de este título y libro.

para el sustento del ejércilo de aquel reino, sin Eu cédula de 17 de enero de 1725 se mandó guar. embargo de estar ordenado, que todos los indios, dar esta ley juulo con la 16.

varones, y hembras, vendidos en aquel reino, y

do,

.

otras partes, fueren redacidos à sus tierras, por Que los fiscales tongan por obligacion particucuanto nuestra volontad es, que como vá espre

lar el acudir a la libertad de los indios, ley 37, sado, se transporten á Lima, poes llevandolos á lit. 18, lib. 2. mejor teinple de tierra, irào sin riesgo de su sa Que los vireyes conozcan en primera instancia lad, y vida. Y mandamos á los vireyes de las pro de causas de indios con apelacion á sus arvincias del Perú, que como se fueren remitiendo diencias , ley 65, lit. 3, lib. 3. los dichos indios, los repartan en las encomien- ! Que los eclesiasticos, y seglares avisen á los das, ó si el número faere grande, los encoinien protectores, procurarlores, y defensores s den de nuevo. Y asimisino mandamos a la real algunos indios no gozan de libertad, ley s4i audiencia de los Reyes, que cuide del cumpli tit. 6, de este libro. iniento de lo contenido en esta nuestra ley, por Que las indias no sean encerradas para que la parte que le toca, y de lo que se fuere obran. len, y tejan lo que han de tributar sus mari. do, y ejecutando nos darán cuenta en las ocasio. dos, ley 15, tit. 10, de este libro. nes que se ofrecierea.

hi.

[blocks in formation]

LEY PRIMERA.

ten, segun, y en la forma que por las leyes de

este título se declara. El emperador D. Carlos y el principe gobernador en Cigales a 21 de marzo de 1551. D. Felipe II en Tole

LEY II. do á 19 de febrero de 1560. En el Bosque de Segovia á 13 de setiembre de 1565. En el Escorial á 10 de

D. Felipe III en Valladolid á 21 de junio de 1604. noviembre de 1568. Ordenanza 149 de poblaciones que los prelados eclesiásticos ayuden y faciliten las de 1573. En San Lorenzo a 20 de mayo de 1578.

reducciones.

Encargamos á los arzobispos, y obispos, que Que los indios sean reducidos á poblaciones.

en sus distritos ayuden a la poblacion de los na. Con mucho cuidada, y particular atencion se turales, y faciliten las dificultades que se ofreha procurado siempre interponer los medios mas cieren, procurando que hagan lo mismo los crconvenientes para que los indios sean instruidos ras, winistros de doctrina, y sacerdotes. en la Santa Fé Catolica, y ley evangelica, y olvidando los errores de sas autiguos ritos, y ce ·

IIL remonias, vivan en concierto, y policia ; y para El mismo en Madrid á 1.6 de abril de 1618. que esto se ejecatase con mejor acierto, se junta Que para hacer las reducciones se nombren minisroa diversas veces los de nuestro consejo de lo tros de satisfaccion , y sean castigados los que pudias, y otras personas religiosas, y congregaron

sieren impedimento. los prelados de Nueva España el año de mil qui Los vireyes, y presidentes gobernadores nom nientos y cuarenta у seis por man lado del señor brarán ministros, y personas de inoy entera saemperador Carlos V, de gloriosa menioria, los tisfaciou para reducir los indios à su origen, y cuales, con deseo de acertar en servicio de Dios, poblacion, procurando que se haga con tanto y nuestro , resolvieron que los indios fuesen re desinteres y suavidad, que no intervenga comducidos á pueblos, y no viviesen divididos, y se pulsion, ni otro género de apremin, con que

ei parados por las sierras, y montes, privá.: dose de beneficio resalte en su daño, representando á los. todo beneficio espiritual, y temporal, sio socorro naturales su mismo bien, y conveniencia, y aperde nuestros ministros, y del que obligan läs ne cibiendo a los corregidores, y caciques interesa cesidades huinauas, que deben dar unos hombres dos, que no usen de inal trato, ni pongan impe.. á otros; y por habirse reconocido la convenien- dimento, y à los seculares, que hallaren culpacia de esta resolucion por diferentes órdenes de dos castiguen severa y ejemplarmente; y si fuelos señores reyes nuestros predecesores, fue en ren eclesiásticos, lo hagan saber à sus superiocargado, y mandado á los vireyes, presidentes, y res, para que procedan contra ellos, y los remue. gobernadores, que con mucha templanza y mo van, y corrijan, como personas que se oponen

á deracion ejecutasen la reduccion, poblacion, y la paz, y gobierno público. (1) doctrina de los indios con laola suavidad, y blan. dura, que sia causar inconvenientes , diese

LEY IV. tivo á los que no se pudiesen poblar luego, que

El mismo allí á 10 de octubre de 1618. viendo el buen tratamiento, y amparo de los ya Que en cada reduccion haya iglesia con puerta y reducidos, acudiesen á ofrecerse de su volun!ad,

llave. y se mandó que no pagasen mas imposiciones de

En todas las reducciones, aunque los indios lo que estaba ordenado; y porque lo susodicko se ejecutó en la mayor parte de nuestras Indias. Or.

(1) Sobre la cgecucion de esta ley se hao ofrecidenarnos y mandamos, que en todas las demas se

do las dificuitades que coutiene la cédula de 10 de guarde y cumpla, y los encomenderos lo solici febrero de 1708.

mo

sean pocos, se ha de hacer iglesia, donde se pue Que cerca de donde hubiere minns se procuren fun

dar pueblos de indios. da decir misa con decencia, y tenga poerta con llave, sin embargo de que sea sujeta á parroquia,

Para el beneficio

у

labor de las minas se'rey esté apartada de ella.

parten indios, que siendo eraidos de pueblos, y

provincias muy distantes, reciben daño, y perLEY V.

joicio. Y porque descamos, que eslo se escuse 10D. Felipe II en el Bosque de Segovia á 8 de octubre do lo posible, encargamos y mandamos á los vide 1560.

reyes y presidentes gobernadores, que en contorQue haya doctrina en los pueblos de indios á costa no de ellas, haciendo eleccion de sitios acomodade los tributos.

dos, y sanos, hagan y funden poblaciones de inLos pueblos de indios están encomendados á dios, donde se recojan, y vivan en pueblos forlos españoles, con calidad de que los doctrinen nados, y tengan la doctrina, hospitales, y todo y defendan, y se debe proveer de curas á costa lo demas necesario, en que sean curados los ende los tributos: y lo mismo se ha de observar mos, y acudan con mas voluntad, por el interés con los que esta vieren incorporados en nuestra que resultará de sa Irabajo, con que no será nereal corona , segun lo ordenado.

cesario traer otros por repartimiento de mas leLEY VI.

jos. Y porque el beneficio y conservacion de las

minas es de tanta importancia, que por ningun D. Felipe III en Madrid å 10 de octubre de 1618. caso se debe disminuir, y conviene, que siempre Que en cuda pueblo haya dos o tres cantores y un vaya en aumento, icoemos por bien y mandamos, sacristan.

que si entrelanto que se fundan las poblaciones En todos los pueblos que pasaren de cien in. ó despues de fundadas, faltare el número de indios, haya dos, ó tres cantores, y en cada reduc dios necesario á cada asiento, se traigan de los cioo un sacristan, que tenga cuidado de guardar lugares mas cercanos, para qoe estén aviadas, y los arnamentus, y barrer la iglesia, todos los cua. la urudanza no sea de tierra fria á caliente, ni al les sean libres de tasa, y servicios personales. contrario; y en todo se guarde lo ordenado en LEY VII,

cuanto al cerro de Polosi por la ley 17, tit, 15,

de este libro , proveyendo y ordenando lo que D. Felipe III allí.

para su ejecucion y cumplimiento, buen trato, y Que en los pueblos baya fiscales que junten los in paga de los indios conviniere. dios á la doctrina,

LEY XI. Si el pueblo fuere de hasta cien indios, haya un fiscal, que los junte, y convoque

á la doctri D. Felipe II en Madrid á 18 de febrero de 1588. na; y si pasare de cieo indios, dos fiscales, y no Que las reducciones se hagan d cosla de los tributos sean mas, aunque exceda el número de indins,

que los indios dejaren de pagar. los cuales han de ser de edad de cincuenta á se Mandamos, que las reducciones sean á .costa sepla años, y los curas no los podrán ocupar fue de los tributos, que dejaren de pagar los indios ra de sa oficio, si no fuere pagándolos sa traba á titulo de recien poblados, como está ordenado; jo, y ocupacion.

y los pueblos del inayor número, que permitiere LEY VIII.

la capacidad del sitin, y sus conveniencias, por

que no quedan libres de esta obligacion. D. Felipe II en el Pardo á 1.o de diciembre de 1573. D. Pelipe III en Madrid á 10 de octubre de 1618.

LEY XU. Que lus reducciones se hagan con las calidades de D. Felipe III alli á 10 de octubre de 1618. Ordeestu ley.

vanza 5. Los sitios en que se han de formar pueblos,

Que los indios de las chacras no quellen por Yanay reducciones, tengan comodidad de aguas, tier

conas, y lengan sus reducciones aunque estuviere

introducido lo contrario. ras y moules, eutradas y salidas, y labranzas, y

Si los indios quisieren perinanecer en las chaun cxido de una legua de larga, donde los indios puedan lener sus ganados, sio que se revuelvau

cras y estancias, no sean delevidos con violencia, con otros de españoles.

y puedan irse à sus reducciones; pero si en tér.

mino de dos años no lo hicieren, tengan por reLEY IX. duccion la hacienda donde hubieren asistido,

у

para esto haya en los confines de las chacras lv. D. Felipe II en Toledo á 19 de febrero de 1560.

gar acomodado, para que vivan juntos, pues aquel Que d los indios reducidos no se quiten las tierras ha de quedar por su reduccion; mas no por esto que antes hubieren tenido.

se ha de entender, que los indios son Yanaco-, Con mas voluntad, y prontitud se reduci nas de aquellas chacras, aunque estuviere inrán á poblaciones los indios, si no se les quitan Iroducido lo contrario; y asi reducidos, se les da. las tierras y grangerias, que tuvieren en los si rán tierras suficientes, guardando las calidades rios que dejareo : Mandamos, que en esto no se de las demas reducciones. haga novedad, y se les conserven como las hu

LEY XIII.
biereu levido antes, para que las cultiven, y tra.
ten de su aprovechamiento.

El mismo alk.
LEY X.

Que no se puedan mudar las reducciones sin orden

del rey, virey o audiencia. D. Felipe III en Valladolid á 24 de noviembre de Ningun gobernador, corregidor, o alcalde 1601. Ordenanza 21 del servicio personal. inayor, ú otra cualquier justicia, ha de poder al. TOMO 11.

58

terar, ni mudar los pueblos, ni redacciones, que

LEY XVII. ona vez estuvieren hechos, y fundados, sin nues

D. Felipe II en Madrid á 11 de agosto de 1563. tra orden espresa, ó del virey, presidente, ó au

Que los alcaldes indios puedan prender á negros y diencia real del distrito, gobernando, sin embar mestizos hasta que llegue la justicia ordinaria. go de que los encomenderos, curas, ó indios lo

Permitimos, que en los pueblos donde habiepidan, ó consientan, ofrezcan, y dén informacion

re alcaldes ordinarios indios, y estaviere ausente de utilidad; y pues estos pedimentos suelen ser

el corregidor, y alcalde mayor, o su teniente , si las mas veces procarados por intereses partica- los perros, ó mestizos hicieren algunos agrarios, lares , y uo de los indios, siempre se haga rela

ó molestias, puedan prenderlos, y detener en la cion de esta ley, y el despacho será subrepticio, carcel, hasta que el corregidor, o alcalde mayor, y asi se guarde , pena de mil pesos al juez, ó en

ó su teoieole, llegue, y haga justicia. comendero que contraviniere.

LEY XVIII.
LEY XIV.

D. Felipe III en Madrid á 10 de octubre de 1618.
Y en 20 de octubre de 1598.

Que ningun indio de un pueblo se vaya d otro. Que en las causas sobre reducciones se guarde lo Mandamos, que en singan pueblo de indios que esta ley dispone,

haya alguno que sea de otra reduccion, pena de Si

veiole azules, y el cacique de cuatro pesos , para el complimiento, y ejecucion de las para

la iglesia, cada vez que lo consintiere: y gaarde. reducciones, proveyeren, ó determinaren los vireyes, y presidentes gobernadores, y algunas per

se la ley 12, tit. 1, de este libro. sonas se agraviaren, é interpusieren apelacion,

LEY XIX. la otorguran para ante nuestro consejo de Indias,

El mismo alli á 4 de febrero de 1604. y no á ofro tribunal, como quiera que sin embar. go han de ejecutar lo proveido, de forma que la Que no se de licencia d los indios para vivir fuera reduccion tenga efecto. Y porque á los indios se

de sus reducciones babrán de señalar y dar tierras, aguas, y mon

Considerando cuanto importa que los indios tes, si se quitaren á españoles, se les dará justa reducidos no se vayan a vivir fuera de los lugares recompensa en otra parte, y en tal caso forma de su reduccion : Ordenamos y mandamos a los rán ona junta con dos, ó tres inipistros de la an gobernadores, jueces, y justicias de cada provin. dieocia, para que si algunos se agraviaren, los cia, que no déo eslas licencias si no fuere en al. oigan en apelacion, y hagan reparar el daño, so gun caso raro, como á indio huérfano, pena de bre que inhibimos a nuestras audiencias.

tres años de suspension de oficio, y quinientos

ducados para nuestra cámara , y obras pias, ea LEY XV. .

beneficio de los indios, por mital, de que se les

harà cargo en la residencia, y el juez haga volver, D. Felipe III en Madrid á 10 de octubre de 1618.

y restituir los indios á sus poeblos à costa de culo Que en las reducciones haya alcaldes y regidores pados ; y no lo haciendo, se ejecute por

el saceindios.

sor en el oficio, con la misma pena. Ordenamos, que en cada pueblo, y redac

LEY XX. cion, haya on alcalde indio de la misma redoccion; y si pasare de ochenta casas, dos alcaldes, D. Felipe III allí á 10 de octubre de 1618. D. Core y dos regidores, tambien indios ; y aanque el

los II y la reina gobernadora. pueblo sea muy grande , no haya mas que dos Que cerca de las reducciones no haya estancias de alcaldes, y cuatro regidores, y si fuere de menos

ganudo. de ochenta indios, y llegare á cuarenta , no mas

Ordenamos, que las estancias de ganado made un alcalde, y un regidor , los cuales han de

yor no se puedan siluar dentro de legua y media elegir por año nuevo otros, como se practica en

de las reducciones antiguas, y las de ganado me. pueblos de españoles é indios, en presencia de los

nor niedia legua: y en las reduciones que de nue

vo se hicieren haya de ser el térmioo dos veces LEY XVI.

tanto, pena de perdida la estancia, y mitad del

ganado, que en ella hubiere, y todos los dueños El inismo allí.

le lengan con buena guarda, pena de pagar el daQue los alcaldes de las rellucciones tengan la juris ño que hicieren: y los iodios puedan inatar el ga. diccion que se declara.

nado que antrare en sa tierra, sin pena algana, Tendran jurisdiccion los indios alcaldes sola. y en todo sea, guardada la ley 12, tit. 12, liinente para inquirir, prender, y traer a los de

bro 4. (a) lincuentes á la cárcel del pueblo de españoles de

LEY XXI. aquel distrito; pero podrán castigar con un dia de prision, seis, ú ocho azotes al indio que fal

D. Felipe II en Madrid á 2 de mayo de 1563, y á 25

de novieinbre de 1578. En Tomar á 8 de mayo de tare á la misa el dia de fiesta , ó se embriagare, ó 1581. En Madrid a 10 de enero de 1589. D. Felipe III hiciere otra falta semejanle, y si fuere embria en Tordesillas e 12 de julio de 1600. D. Felipe IV en gaez de muchos, se ha de castigar con unas rigor;

Madrid á 1.o de octubre y 17 de diciembre de 1646. y dejando a los caciques lo que fuere reparlimien

Para esta ley y la siguiente se vea la 1.", tit. 4, lib. 7. io de las mitas de sus indios, estará el gobierno de los pueblos á cargo de los dichos alcaldes, y (2) Concuerdan las leyes 10, tit. 17, y la 12, tíu regidores en cuanlo á lo opisersal.

tulo 12, lib. 4.

curas.

« AnteriorContinuar »