Imágenes de páginas
PDF
EPUB

sean pocos, se ha de hacer iglesia, donde se pue Que cerca de donde hubiere minns se procuren fun

dar pueblos de indios. da decir misa con decencia, y tenga poerta con llave, sin embargo de que sea sujeta á parroquia,

Para el beneficio

у

labor de las minas se'rey esté apartada de ella.

parten indios, que siendo eraidos de pueblos, y

provincias muy distantes, reciben daño, y perLEY V.

joicio. Y porque descamos, que eslo se escuse 10D. Felipe II en el Bosque de Segovia á 8 de octubre do lo posible, encargamos y mandamos á los vide 1560.

reyes y presidentes gobernadores, que en contorQue haya doctrina en los pueblos de indios á costa no de ellas, haciendo eleccion de sitios acomodade los tributos.

dos, y sanos, hagan y funden poblaciones de inLos pueblos de indios están encomendados á dios, donde se recojan, y vivan en pueblos forlos españoles, con calidad de que los doctrinen nados, y tengan la doctrina, hospitales, y todo y defendan, y se debe proveer de curas á costa lo demas necesario, en que sean curados los ende los tributos: y lo mismo se ha de observar mos, y acudan con mas voluntad, por el interés con los que esta vieren incorporados en nuestra que resultará de sa Irabajo, con que no será nereal corona , segun lo ordenado.

cesario traer otros por repartimiento de mas leLEY VI.

jos. Y porque el beneficio y conservacion de las

minas es de tanta importancia, que por ningun D. Felipe III en Madrid å 10 de octubre de 1618. caso se debe disminuir, y conviene, que siempre Que en cuda pueblo haya dos o tres cantores y un vaya en aumento, icoemos por bien y mandamos, sacristan.

que si entrelanto que se fundan las poblaciones En todos los pueblos que pasaren de cien in. ó despues de fundadas, faltare el número de indios, haya dos, ó tres cantores, y en cada reduc dios necesario á cada asiento, se traigan de los cioo un sacristan, que tenga cuidado de guardar lugares mas cercanos, para qoe estén aviadas, y los arnamentus, y barrer la iglesia, todos los cua. la urudanza no sea de tierra fria á caliente, ni al les sean libres de tasa, y servicios personales. contrario; y en todo se guarde lo ordenado en LEY VII,

cuanto al cerro de Polosi por la ley 17, tit, 15,

de este libro , proveyendo y ordenando lo que D. Felipe III allí.

para su ejecucion y cumplimiento, buen trato, y Que en los pueblos baya fiscales que junten los in paga de los indios conviniere. dios á la doctrina,

LEY XI. Si el pueblo fuere de hasta cien indios, haya un fiscal, que los junte, y convoque

á la doctri D. Felipe II en Madrid á 18 de febrero de 1588. na; y si pasare de cieo indios, dos fiscales, y no Que las reducciones se hagan d cosla de los tributos sean mas, aunque exceda el número de indins,

que los indios dejaren de pagar. los cuales han de ser de edad de cincuenta á se Mandamos, que las reducciones sean á .costa sepla años, y los curas no los podrán ocupar fue de los tributos, que dejaren de pagar los indios ra de sa oficio, si no fuere pagándolos sa traba á titulo de recien poblados, como está ordenado; jo, y ocupacion.

y los pueblos del inayor número, que permitiere LEY VIII.

la capacidad del sitin, y sus conveniencias, por

que no quedan libres de esta obligacion. D. Felipe II en el Pardo á 1.o de diciembre de 1573. D. Pelipe III en Madrid á 10 de octubre de 1618.

LEY XU. Que lus reducciones se hagan con las calidades de D. Felipe III alli á 10 de octubre de 1618. Ordeestu ley.

vanza 5. Los sitios en que se han de formar pueblos,

Que los indios de las chacras no quellen por Yanay reducciones, tengan comodidad de aguas, tier

conas, y lengan sus reducciones aunque estuviere

introducido lo contrario. ras y moules, eutradas y salidas, y labranzas, y

Si los indios quisieren perinanecer en las chaun cxido de una legua de larga, donde los indios puedan lener sus ganados, sio que se revuelvau

cras y estancias, no sean delevidos con violencia, con otros de españoles.

y puedan irse à sus reducciones; pero si en tér.

mino de dos años no lo hicieren, tengan por reLEY IX. duccion la hacienda donde hubieren asistido,

у

para esto haya en los confines de las chacras lv. D. Felipe II en Toledo á 19 de febrero de 1560.

gar acomodado, para que vivan juntos, pues aquel Que d los indios reducidos no se quiten las tierras ha de quedar por su reduccion; mas no por esto que antes hubieren tenido.

se ha de entender, que los indios son Yanaco-, Con mas voluntad, y prontitud se reduci nas de aquellas chacras, aunque estuviere inrán á poblaciones los indios, si no se les quitan Iroducido lo contrario; y asi reducidos, se les da. las tierras y grangerias, que tuvieren en los si rán tierras suficientes, guardando las calidades rios que dejareo : Mandamos, que en esto no se de las demas reducciones. haga novedad, y se les conserven como las hu

LEY XIII.
biereu levido antes, para que las cultiven, y tra.
ten de su aprovechamiento.

El mismo alk.
LEY X.

Que no se puedan mudar las reducciones sin orden

del rey, virey o audiencia. D. Felipe III en Valladolid á 24 de noviembre de Ningun gobernador, corregidor, o alcalde 1601. Ordenanza 21 del servicio personal. inayor, ú otra cualquier justicia, ha de poder al. TOMO 11.

58

terar, ni mudar los pueblos, ni redacciones, que

LEY XVII. ona vez estuvieren hechos, y fundados, sin nues

D. Felipe II en Madrid á 11 de agosto de 1563. tra orden espresa, ó del virey, presidente, ó au

Que los alcaldes indios puedan prender á negros y diencia real del distrito, gobernando, sin embar- mestizos hasta que llegue la justicia ordinaria. go de que los encomenderos, curas, ó indios lo

Permitimos, que en los pueblos donde habiepidan, ó consientan, ofrezcan, y dén informacion

re alcaldes ordinarios indios, y estaviere ausente de utilidad; y pues estos pedimentos suelen ser

el corregidor, y alcalde mayor, o su teniente , si las mas veces procarados por intereses partica- los perros, ó mestizos hicieren algunos agrarios, lares , y uo de los indios, siempre se haga rela

ó molestias, puedan prenderlos, y detener en la cion de esta ley, y el despacho será subrepticio, carcel, hasta que el corregidor, o alcalde mayor, y asi se guarde , pena de mil pesos al juez, ó en

ó su teoieole, llegue, y haga justicia. comendero que contraviniere.

LEY XVIII.
LEY XIV.

D. Felipe III en Madrid á 10 de octubre de 1618.
Y en 20 de octubre de 1598.

Que ningun indio de un pueblo se vaya d otro. Que en las causas sobre reducciones se guarde lo Mandamos, que en singan pueblo de indios que esta ley dispone,

haya alguno que sea de otra reduccion, pena de Si

veiole azules, y el cacique de cuatro pesos , para el complimiento, y ejecucion de las para

la iglesia, cada vez que lo consintiere: y gaarde. reducciones, proveyeren, ó determinaren los vireyes, y presidentes gobernadores, y algunas per

se la ley 12, tit. 1, de este libro. sonas se agraviaren, é interpusieren apelacion,

LEY XIX. la otorguran para ante nuestro consejo de Indias,

El mismo alli á 4 de febrero de 1604. y no á ofro tribunal, como quiera que sin embar. go han de ejecutar lo proveido, de forma que la Que no se de licencia d los indios para vivir fuera reduccion tenga efecto. Y porque á los indios se

de sus reducciones babrán de señalar y dar tierras, aguas, y mon

Considerando cuanto importa que los indios tes, si se quitaren á españoles, se les dará justa reducidos no se vayan a vivir fuera de los lugares recompensa en otra parte, y en tal caso forma- de su reduccion : Ordenamos y mandamos a los rán ona junta con dos, ó tres inipistros de la an- gobernadores, jueces, y justicias de cada provin. dieocia, para que si algunos se agraviaren, los cia, que no déo eslas licencias si no fuere en al. oigan en apelacion, y hagan reparar el daño, so- gun caso raro, como á indio huérfano, pena de bre que inhibimos a nuestras audiencias.

tres años de suspension de oficio, y quinientos

ducados para nuestra cámara , y obras pias, ea LEY XV. .

beneficio de los indios, por mital, de que se les

harà cargo en la residencia, y el juez haga volver, D. Felipe III en Madrid á 10 de octubre de 1618.

y restituir los indios á sus poeblos à costa de culo Que en las reducciones haya alcaldes y regidores pados ; y no lo haciendo, se ejecute por

el saceindios.

sor en el oficio, con la misma pena. Ordenamos, que en cada pueblo, y redac

LEY XX. cion, haya on alcalde indio de la misma redoccion; y si pasare de ochenta casas, dos alcaldes, D. Felipe III allí á 10 de octubre de 1618. D. Core y dos regidores, tambien indios ; y aanque el

los II y la reina gobernadora. pueblo sea muy grande , no haya mas que dos Que cerca de las reducciones no haya estancias de alcaldes, y cuatro regidores, y si fuere de menos

ganudo. de ochenta indios, y llegare á cuarenta , no mas

Ordenamos, que las estancias de ganado made un alcalde, y un regidor , los cuales han de

yor no se puedan siluar dentro de legua y media elegir por año nuevo otros, como se practica en

de las reducciones antiguas, y las de ganado me. pueblos de españoles é indios, en presencia de los

nor niedia legua: y en las reduciones que de nue

vo se hicieren haya de ser el térmioo dos veces LEY XVI.

tanto, pena de perdida la estancia, y mitad del

ganado, que en ella hubiere, y todos los dueños El inismo allí.

le lengan con buena guarda, pena de pagar el daQue los alcaldes de las rellucciones tengan la juris- ño que hicieren: y los iodios puedan inatar el ga. diccion que se declara.

nado que antrare en sa tierra, sin pena algana, Tendran jurisdiccion los indios alcaldes sola. y en todo sea, guardada la ley 12, tit. 12, liinente para inquirir, prender, y traer a los de

bro 4. (a) lincuentes á la cárcel del pueblo de españoles de

LEY XXI. aquel distrito; pero podrán castigar con un dia de prision, seis, ú ocho azotes al indio que fal

D. Felipe II en Madrid á 2 de mayo de 1563, y á 25

de novieinbre de 1578. En Tomar á 8 de mayo de tare á la misa el dia de fiesta , ó se embriagare, ó 1581. En Madrid a 10 de enero de 1589. D. Felipe III hiciere otra falta semejanle, y si fuere embria- en Tordesillas e 12 de julio de 1600. D. Felipe IV en gaez de muchos, se ha de castigar con unas rigor;

Madrid á 1.o de octubre y 17 de diciembre de 1646. y dejando a los caciques lo que fuere reparlimien

Para esta ley y la siguiente se vea la 1.", tit. 4, lib. 7. io de las mitas de sus indios, estará el gobierno de los pueblos á cargo de los dichos alcaldes, y (2) Concuerdan las leyes 10, tit. 17, y la 12, tíu regidores en cuanlo á lo opisersal.

tulo 12, lib. 4.

curas.

vaya a

Que en pueblos de indios no vivan españoles, negros, que ires dias, en los cuales prohibiinos, que anden mestizos y mulatos.

en su tralo por las calles, y casas de los indios. Prohibimos y defendewos, que en las redoc

LEY XXV. ciones, y pueblos de indios puedan vivir, ó vivan españoles, negros, mulatos, ó mestizos , por- D. Felipe II en Madrid á 11 de agosto de 1563. que se ha experimentado, que algunos españoles, Que donde hubiere meson ó venta nadie poque tralan, traginar, viven, y andan entre los in

sar á casa de indio ó mazegual. dios, son hombres inquietos, de mal vivir, ladro- Si algun español caminare, el, sos criados, nes , jogadores , viciosos, y gente perdida, y por

caballos, ó bestias de carga, no vayan á posar á huir los indios de ser agraviarlos , dejan sus pue- casas particulares de indios, ni macegoales, hablos, y provincias, y los negros, mestizos, y mu- biendo ventas, ó mesones por los caminos, o lalalos, demas de tratarlos mal, se sirven de ellos, gares en que recogerse, y si no los hubiere, y po. enseñan sus malas costumbres, y ociosidal, y saren en casas particolares, paguen por todos á tambien algunos errores, y vicios, que podrán es los huéspedes, y dueños de ellas, la posada, bastragar, y pervertir el fruto que deseamos, en ór. timentos, y otras cosas, que les dieren, y el predeo á sa salvacion, aumento, y quietud; y man- cio de lo qoe les hubieren servido, y ministrado, damos que sean castigados con graves penas, y

á como valieren comuomenle. no eonsentidos en los pueblos; y los vireyes, pre

LEY XXVI. sidentes, gobernadores, y justicias tengan mucho cuidado de hacerlo ejecutar donde por sus perso

El emperador D. Carlos en Toledo á 4 de diciembre

de 1528. nas pudieren, ó valiéndose de ministros de toda integridad: y en cuanto a los mestizos, y zam- Que los caminantes no tomen á los indios ninguna baigos, que son hijos de Indias, nacidos entre ellos,

cusa por fuerza. y han de beredar sus casas, y haciendas, porqae

Ordenamos, que en los pueblos de indios, re. parece cosa dura separarlos de sus padres, se po

ducciones, y estancias no tomen los caminantes drá dispensar;

á los indios contra su voluntad bastimentos, ni

otras cosas, y si algo les vendieren, sea pagando LEY XXII.

el justo valor, y lo que de otra forma toinaren, D. Felipe IV en Zaragoza a 30 de junio de 1646.

harán las justicias satisfacer a los indios, con el Que entre los indios no vivan españoles, mestizos ni

doblo, y mas el cuatro tanto en pena, mitad paRulatos aunque hayan comprado tierras en sus ra nuestra cámara , y. la otra dividida entre el pueblos.

jaez, y acasador. Aunque los españoles, mestizos,

y molatos

LEY XXVII. hayan coinprado tierras en pueblos de indios, y sus térnicos, todavía les comprende la prohibi.

El mismo y la reina de Bohemia gobernadora en Vacion. Y asi mandaigos, que de ninguna forma se

lladolid á 6 de mayo de 1550. D. Felipe Il en Monconsientan que vivan en los dichos pueblos, y re

zon de Aragon á 2 de diciembre de 1563. ducciones de indios, por ser esta la causa prin

Que no se pongan calpizques en los pueblos sin

apro

bacion y, fianzas. cipal, y origen de las opresiones, y molestias que

Cuando los encoinenderos hubieren de poner padeeen. (3)

en sus pueblos calpizques, ó mayordomos, elijan LEY XXIII,

personas tales, y de lanla satisfaccion, que no haEl emperador D. Carlos y la emperatriz gobernado

gan daño, ni agravio á los indios, y luego que ra en Valladolid á 20 de noviembre de 1536. sean nombrados, antes de entrar en el pueblo, y ¿Que ningun español esté en pueblo de indios mas

comenzar su ministerio, se presenten en la audel diu que llegure y otro.

diencia , ó ante el gobernador del distrito, para Ningun español, que fuere de camino á coal

que teniendo estas calidades, se les dé licencia, y quier parte que sea, sin justa causa no demore,

de otra forma no se les permita entrar, ni admini esté en los pueblos de indios por donde hicie.

nistrar: y asimismo los encomenderos, y calpizre el viage mas tiempo del dia que llegare, y

ques darán fianzas legas, llanas, y abonadas, en otro, y al tercero se parta, y salya de el pueblo,

la cantidad, que pareciere de que si algunos dapena

de
que si nias se detuvicre, pague por cada

ños, ó agravios hicieren los calpizques á los india cincuenta pesos de oro de minos, aplicados,

dios los pagarán, y estarán á justicia con ellos, y por milad, a noestra cámara, y. fisco, y la otra

otros cualesquier querellosos, y de todo se les da. al juez, y denunciador, por iguales partes.

rá instruccion, para que sepan lo que deben ha

cer, y guardar, teniendo siempre cuidado de saLEY XXIV. ver si la cumplen, y castigar á los que

excedieren D. Felipe III en el Pardo á 21 de noviembre de 1600.

en su contenido. Que ningun mercader esté mas de tres dias en pue

LEY XXVIII. blo de indios. Mandainos, que los mercaderes españoles, o

D. Felipe II en el Bosque de Segovia á 10 de agosto

de 1562. mestizos guarden las ordenanzas de la provincia sobre residir, ó detenerse en los pueblos de in

Que los calpizques no traigan vara de justicia. dios, y donde no las hubiere, no se detengan osas

No se consienta á los calpizques traer vara de

justicia entre los indios, aunque lo sean de pue(3) Auuque scan encomenderos ó pertenezcan a

blos de señorío, y al que la trajere condene el la familia de estos. Leyes 13, 14 y 15, titulo de

gobierno de la provincia en la pena que arbieste libro.

trare.

:

LEY XXIX.
es, que solo estos se vendan, con calidad de

que

los escribanos sean reales, y lengan titulo, y noEl mismo en Madrid á 5 de febrero de 1592. D. Felipe IV allí á 28 de diciembre de 1634.

taria nuestra, como está dispuesto por ley ge

neral. Que en pueblos de inclios no se vendan ni haya oficius propieturios.

Que los encomendlerus soliciten la reduccion, y Ordeoannos, que en los pueblos de indios no

doctrina de los indios, ley 2, tit. 9 de este haya mas oficios propietarios, ni oficiales que los perinitidos por el gobierno de cada provincia: y Qile no se de licencia a los encomenderos

para porque està mandado, que donde fueren precisa asistir en sus pueblos , ley 13, y que perso. mente necesarios, se vendan los oficios de algua mas estan prohibidas, ley 14 , j 15, til. 9, ciles, y escribanos, nuestra voluntad, é intencion de este libro,

libro.

TITULO CUARTO.

De las cajas de censos y bienes de comunidad, y su admi

nistracion,

,

LEY PRIMERA.

LEY III. D. Felipe III alli á 13 de febrero de 1619. D. Feli

D. Felipe III en Madrid à 13 de febrero de 1619. pe IV allí á 16 de abril de 1639.

D. Carlos Il y la reina gobernadora. Que los vireyes, presidentes y audiencias cumplan las leyes de este litulo.

Que en las cajas de comunidad no se introduzcan

otros bienes. Habiendo entendido, que se coinetian algunos excesos, y desórdenes, en la administracion de No se han de poder introducir en estas cajas censos', y bienes comunes de los indios : tuvimos

otros bienes en oro, plata, reales, barras, joyas, por bien aplicar el remedio mas conveniente, se

especies, ó cantidades, que no pertenezcan a los

indios en connun, gan la diferencia de tiempos, y ocasiones, sobre

у lo
que

de otra forma entrare, que se han despachado diversas órdenes. Y por y se recibiere por los ministros, que las tavieren que la materia es de tanta gravedad, que necesi á sa cargo, ipso jure, sin otra sentencia, ni deta de especial recomendacion, manda nos á los vi. claracion alguna , caiga en commiso, y se tenga reyes, presidentes, audiencias, y justicias , que por perdido , y sea de la coinanidail, coa mas el les dén muy particular cumplimiento, y ejecu- cuatro tanto de pena, en que serán condenados los cion, coino se lo encargamos. (1)

que cootravinieren, con la misma aplicacion. LEY II.

LEY IV.
D. Carlos II y la reina gobernadora,

D. Felipe III alli. Que el las cajas de comunidad entren todos los bie

Que lo procedido de esta hacienda entre en arca senes comunes de los indios, y las escrituras y re

parada. caudos.

Todo lo que procediere de esta hacienda se En las cajas de comunidad han de entrar todos los bienes, que el cuerpo, y coleccion de in

ponga en una arca separada, capaz, y convenien. dios de cada pueblo tuviere, para que de alli se

te ea fortaleza , seguridad, y grandeza, en la cual gaste lo preciso en beneficio comun de todos, y

se recoja, y esté depositado, y guardado todo lo se alienda á su conservacion, y aumento, y todo

perteneciente á sa caudal. lo demas, que convenga, distribuyendolo por li

LEY V. branzas, buena cuenta , y razon: y asimismo las

D. Carlos II y la reina gobernadora. escrituras, y recaudos por donde constare de su caudal, y efectos.

Que la plata que hubiere en la caja se procure impo

ner á censo, con distincion de comunidades. (1) La parte o conocimiento que en lo guberna:

Mandamos al oidor, fiscal, y oficiales reales, tivo y económico de este ramo daban a los vireyes, que esten siempre advertidos de reconocer la plata, presidentes y oidores distintas leyes de este título, que se hallare en la caja de comunidad, y parefueron trasladadas á la junta superior por la ordenan, i ciéndoles, que es cantidad considerable,

la za de Intendeutes; pero nuevamente se redujeron

procolas cosas á csle pie antiguo por real orden de 5 de

ren imponer, é inpongan con efecto en quevos, y abril de 1795.

seguros censos, para que no esté ociosa, aplicanSobre esta materia véarse los respectivos articu

do á cada comunidad el que se coin prare con sus los de la ordenanza de Intendentes de Nueva Espa- cailos, y reditos, ó haciendo la junta , y prorana, y en especial el 44, que encarga á los subdelegados la custodia buena cuenta de los bienes de co

la, que se declara en la ley siguiente: y estén Ş wanidad, autorizando tambien a aquellos para que

con advertencia, que estas juntas de eensos no se interviniendo los indios justicias puedan arrendar di

han de hacer, si hubiere cantidades distintas, y chos bienes.

suficientes para separar los empleos, de forma que

cada comunidad tenga las que le pertenecieren, cuatro libros de la cuenla y razon: los dos de la con que habrá menos confusion , y embarazo. entrada y particis por menor, que hacen su cauLEY VI.

dal, y de lo que se librare y saliere de la caja

para gastos necesarios y coinunes de las parcialiLos mismos.

dades á quien tocan y perlenecem: y otros dos, Que si se redimiere algun censo, se haga nueva im que en el uno se pondrá por inventario relacion posicion con los corridos.

de todos los censos, con distincion de comunidaSi sucediere, quc á algunos indios se les re: des, cuyos fueren , y qué personas particulares dima sa censo, y de él tavieren cantidad de cor son deudores , ó cuales cajas reales , y á qué pla: ridos, se ha de dar órden de que juntos con el zos, y sobre qué bienes están impuestos, con dia, principal, se imponga olro de nuevo, para que mes y año de las escrituras y nombres de los esla renta vaya creciendo; y si no hubiere cantidad cribanos ante quien se otorgaron , dejando basconsiderable, perteneciente a los indios, cuyo fue. tante blanco , de forma que se puedan añadir re el censo redimido , y la hubiere de otra, ú los que de nuevo se fueren imponiendo : y en otra otras comunidades, y pareciere que la dita es parte del mismo libro se armará la cucnla sepabuena , y segura, se podrá juntar ano, y otro, é rada con cada ano de los censualistas, de lo que imponer de todo el nuevo censo, con declaracion se debe y paga, y á que comunidad pertenece: en de el principal, y réditos , haciendo prorata de el o!ro se ha de hacer inventario y relacion la lo que

á cada una pertenece, asentando, y razo mas clara y cumplida que sea posible, de los innando, esto en los libros de cuenta, que confor dios , pueblos y comunidades que tienen parle en me á lo ordenado ha de estar armada con cada los dichos censos, espresando la cantidad de renta una de las comunidades clara, y distintamente. que a cada uno tocare, y sobre qué bienes està imLEY VII.

paesta, y lo que parece se le debe de la plata que

hubiere y se hallare por emplear en la caja ; y hea D. Carlos Il y la reina gobernadora. cho esto con mucha precision y claridad, se pondrá Que para imponer censos de nuevo precedan las di por menor en otra parte de este libro lo qne se ligencias que se declara y resolucion de el acuerdo.

cobra por cuenta de cada comunidad, y se les da Coando se redimiere algun censo de comu. y paga por libranzas, remitiéndose las partidas nidad, ó se hubiere de hacer nueva imposicion,

de un libro á las de otro , para que con mayor los oficiales reales tomarán luego la razon de la facilidad se pueda confrontar y ver , y entender cantidad, que montare, y pondrán cédulas en lo debido , y qne ha cobrado y gastado cada parlas cuatro esquinas de la plaza , y otras partes, cialidad. Y mandamos que en estos libros de que les parezca convenir, ó barán dar pregones, cuenta y razon de bienes comunes y censos, no para que venga á noticia de todos, y no haya di se mezcle, ponga , ni confunda olra ningana lacion, y recibirán las memorias de personas, ha. cuenta de cualquier género y calidad que sea, ciendas, y fianzas, las cuales llevarán , al oidor, porque para la claridad , cobranza , paça y seguў

fiscal á cuyo cargo fueren estos bienes, para ridad de esta hacienda , conviene que la cuenta que las vean, y escojan las que mejor, mas sa y libros esten formados con separacion de otros. neadas, y abonadas parecieren: y antes de de

LEY terminar darán cuenta en el acuerdo de la au. diencia, para que en él se resuelva por todos lo

D. Felipe III allí, capítulo 6. que conviniere, teniendo particular cuidado de

Que no se pueda sacar hacienda de las cajas de coque por favores, ni otros respetos no se deje de

munidad. mirar mucho, y reconocer, que seguridad tienen

Principalmente deseamos y ordenamos, que las hipotecas, con que cesarán los daños, y quie. bras, que se han reconocido.

la hacienda de comunidad no se defraude ni cm

barace á los indios , y por ningun caso, pensada LEY VIII.

ó no pensado , estraordinario ó fortuito, se pueLos mismos.

da librar ni sacar dinero de sus cajas en mucha

ó poca cantidad á título de préstamo , aunque se Que en la caja haya alguna plata de resguardo.

haya de volver lacgo á ellas, ni para la paga de Aunque, como está dispuesto, se ha de proguardas , ediGcios públicos , ayudas de costa ni curar con cuidado, que no esté ociosa la plata de

otras cualesquier necesidades que sean ó se llaestas cajas, ha de ser con resguardo de que en men públicas , pucs ninguna puede haber mas ellas quede lo que baste para ir socorriendo a los universal y privilegiada que la de los indios, caindios, pagar, y cumplir las libranzas, y otras ya es esta hacienda ; y los que han de tener las necesidades, que se les pueden ofrecer: y porque

llaves de es!as cajas no han de consentir se saen esto no se puede señalar cantidad cierta, yli que de la que fuere å su cargo la placa ó caudal mitada , quedará al arbitrio, y parecer de el oi que

hubiere

para

los fines referidos ni otros pin. dor, fiscal, y oficiales reales, á cuyo cargo gonos: ni los que dieren las libranzas lo han de fueren.'

acordar ni ordenar, sobre todo lo cual les enLEY IX.

cargamos las conciencias y apercibimos, que se

ba de proceder criminalııente contra los transD. Felipe III en Madrid á 13 de febrero de 1619.

gresores , y que seràn condenades en la pena del Que en la caja de comunidad haya dos libros de todo cuatro tanto de lo que se librare y pagare contra el cuerpo de bienes, y otros dos de censos para su buena cuenta y razon.

el tenor de esta ley, que aplicamos para benefi

cio de los indios. Y mandamos, que se ponga ona Dentro en la caja de co nuoidad hå de haber copia de ella en la caja de comonidad con lo deTOMO II.

59

« AnteriorContinuar »