Imágenes de páginas
PDF
EPUB

vaya a

Que en pueblos de indios no vivan españoles, negros, que ires dias, en los cuales prohibiinos, que anden mestizos y mulatos.

en su tralo por las calles, y casas de los indios. Prohibimos y defendewos, que en las redoc

LEY XXV. ciones, y pueblos de indios puedan vivir, ó vivan españoles, negros, mulatos, ó mestizos , por D. Felipe II en Madrid á 11 de agosto de 1563. que se ha experimentado, que algunos españoles, Que donde hubiere meson ó venta nadie poque tralan, traginar, viven, y andan entre los in

sar á casa de indio ó mazegual. dios, son hombres inquietos, de mal vivir, ladro Si algun español caminare, el, sos criados, nes , jogadores , viciosos, y gente perdida, y por

caballos, ó bestias de carga, no vayan á posar á huir los indios de ser agraviarlos , dejan sus pue casas particulares de indios, ni macegoales, hablos, y provincias, y los negros, mestizos, y mu biendo ventas, ó mesones por los caminos, o lalalos, demas de tratarlos mal, se sirven de ellos, gares en que recogerse, y si no los hubiere, y po. enseñan sus malas costumbres, y ociosidal, y saren en casas particolares, paguen por todos á tambien algunos errores, y vicios, que podrán es los huéspedes, y dueños de ellas, la posada, bastragar, y pervertir el fruto que deseamos, en ór. timentos, y otras cosas, que les dieren, y el predeo á sa salvacion, aumento, y quietud; y man cio de lo qoe les hubieren servido, y ministrado, damos que sean castigados con graves penas, y

á como valieren comuomenle. no eonsentidos en los pueblos; y los vireyes, pre

LEY XXVI. sidentes, gobernadores, y justicias tengan mucho cuidado de hacerlo ejecutar donde por sus perso

El emperador D. Carlos en Toledo á 4 de diciembre

de 1528. nas pudieren, ó valiéndose de ministros de toda integridad: y en cuanto a los mestizos, y zam- Que los caminantes no tomen á los indios ninguna baigos, que son hijos de Indias, nacidos entre ellos,

cusa por fuerza. y han de beredar sus casas, y haciendas, porqae

Ordenamos, que en los pueblos de indios, re. parece cosa dura separarlos de sus padres, se po

ducciones, y estancias no tomen los caminantes drá dispensar;

á los indios contra su voluntad bastimentos, ni

otras cosas, y si algo les vendieren, sea pagando LEY XXII.

el justo valor, y lo que de otra forma toinaren, D. Felipe IV en Zaragoza a 30 de junio de 1646.

harán las justicias satisfacer a los indios, con el Que entre los indios no vivan españoles, mestizos ni

doblo, y mas el cuatro tanto en pena, mitad paRulatos aunque hayan comprado tierras en sus ra nuestra cámara , y. la otra dividida entre el pueblos.

jaez, y acasador. Aunque los españoles, mestizos,

y molatos

LEY XXVII. hayan coinprado tierras en pueblos de indios, y sus térnicos, todavía les comprende la prohibi.

El mismo y la reina de Bohemia gobernadora en Vacion. Y asi mandaigos, que de ninguna forma se

lladolid á 6 de mayo de 1550. D. Felipe Il en Monconsientan que vivan en los dichos pueblos, y re

zon de Aragon á 2 de diciembre de 1563. ducciones de indios, por ser esta la causa prin

Que no se pongan calpizques en los pueblos sin

apro

bacion y, fianzas. cipal, y origen de las opresiones, y molestias que

Cuando los encoinenderos hubieren de poner padeeen. (3)

en sus pueblos calpizques, ó mayordomos, elijan LEY XXIII,

personas tales, y de lanla satisfaccion, que no haEl emperador D. Carlos y la emperatriz gobernado

gan daño, ni agravio á los indios, y luego que ra en Valladolid á 20 de noviembre de 1536. sean nombrados, antes de entrar en el pueblo, y ¿Que ningun español esté en pueblo de indios mas

comenzar su ministerio, se presenten en la audel diu que llegure y otro.

diencia , ó ante el gobernador del distrito, para Ningun español, que fuere de camino á coal

que teniendo estas calidades, se les dé licencia, y quier parte que sea, sin justa causa no demore,

de otra forma no se les permita entrar, ni admini esté en los pueblos de indios por donde hicie.

nistrar: y asimismo los encomenderos, y calpizre el viage mas tiempo del dia que llegare, y

ques darán fianzas legas, llanas, y abonadas, en otro, y al tercero se parta, y salya de el pueblo,

la cantidad, que pareciere de que si algunos dapena

de
que si nias se detuvicre, pague por cada

ños, ó agravios hicieren los calpizques á los india cincuenta pesos de oro de minos, aplicados,

dios los pagarán, y estarán á justicia con ellos, y por milad, a noestra cámara, y. fisco, y la otra

otros cualesquier querellosos, y de todo se les da. al juez, y denunciador, por iguales partes.

rá instruccion, para que sepan lo que deben ha

cer, y guardar, teniendo siempre cuidado de saLEY XXIV.

ver si la cumplen, y castigar á los que excedieren D. Felipe III en el Pardo á 21 de noviembre de 1600.

en su contenido. Que ningun mercader esté mas de tres dias en pue

LEY XXVIII. blo de indios. Mandainos, que los mercaderes españoles, o

D. Felipe II en el Bosque de Segovia á 10 de agosto

de 1562. mestizos guarden las ordenanzas de la provincia sobre residir, ó detenerse en los pueblos de in

Que los calpizques no traigan vara de justicia. dios, y donde no las hubiere, no se detengan osas

No se consienta á los calpizques traer vara de

justicia entre los indios, aunque lo sean de pue(3) Auuque scan encomenderos ó pertenezcan a

blos de señorío, y al que la trajere condene el la familia de estos. Leyes 13, 14 y 15, titulo de

gobierno de la provincia en la pena que arbieste libro.

trare.

:

LEY XXIX.
es, que solo estos se vendan, con calidad de

que

los escribanos sean reales, y lengan titulo, y noEl mismo en Madrid á 5 de febrero de 1592. D. Felipe IV allí á 28 de diciembre de 1634.

taria nuestra, como está dispuesto por ley ge

neral. Que en pueblos de inclios no se vendan ni haya oficius propieturios.

Que los encomendlerus soliciten la reduccion, y Ordeoannos, que en los pueblos de indios no

doctrina de los indios, ley 2, tit. 9 de este haya mas oficios propietarios, ni oficiales que los perinitidos por el gobierno de cada provincia: y Qile no se de licencia a los encomenderos

para porque està mandado, que donde fueren precisa asistir en sus pueblos , ley 13, y que perso. mente necesarios, se vendan los oficios de algua mas estan prohibidas, ley 14 , j 15, til. 9, ciles, y escribanos, nuestra voluntad, é intencion de este libro,

libro.

TITULO CUARTO.

De las cajas de censos y bienes de comunidad, y su admi

nistracion,

,

LEY PRIMERA.

LEY III. D. Felipe III alli á 13 de febrero de 1619. D. Feli

D. Felipe III en Madrid à 13 de febrero de 1619. pe IV allí á 16 de abril de 1639.

D. Carlos Il y la reina gobernadora. Que los vireyes, presidentes y audiencias cumplan las leyes de este litulo.

Que en las cajas de comunidad no se introduzcan

otros bienes. Habiendo entendido, que se coinetian algunos excesos, y desórdenes, en la administracion de No se han de poder introducir en estas cajas censos', y bienes comunes de los indios : tuvimos

otros bienes en oro, plata, reales, barras, joyas, por bien aplicar el remedio mas conveniente, se

especies, ó cantidades, que no pertenezcan a los

indios en connun, gan la diferencia de tiempos, y ocasiones, sobre

у lo
que

de otra forma entrare, que se han despachado diversas órdenes. Y por y se recibiere por los ministros, que las tavieren que la materia es de tanta gravedad, que necesi á sa cargo, ipso jure, sin otra sentencia, ni deta de especial recomendacion, manda nos á los vi. claracion alguna , caiga en commiso, y se tenga reyes, presidentes, audiencias, y justicias , que por perdido , y sea de la coinanidail, coa mas el les dén muy particular cumplimiento, y ejecu- cuatro tanto de pena, en que serán condenados los cion, coino se lo encargamos. (1)

que cootravinieren, con la misma aplicacion. LEY II.

LEY IV.
D. Carlos II y la reina gobernadora,

D. Felipe III alli.
Que el las cajas de comunidad entren todos los bie-

Que lo procedido de esta hacienda entre en arca senes comunes de los indios, y las escrituras y re

parada. caudos.

Todo lo que procediere de esta hacienda se En las cajas de comunidad han de entrar todos los bienes, que el cuerpo, y coleccion de in

ponga en una arca separada, capaz, y convenien. dios de cada pueblo tuviere, para que de alli se

te ea fortaleza , seguridad, y grandeza, en la cual gaste lo preciso en beneficio comun de todos, y

se recoja, y esté depositado, y guardado todo lo se alienda á su conservacion, y aumento, y todo

perteneciente á sa caudal. lo demas, que convenga, distribuyendolo por li

LEY V. branzas, buena cuenta , y razon: y asimismo las

D. Carlos II y la reina gobernadora. escrituras, y recaudos por donde constare de su caudal, y efectos.

Que la plata que hubiere en la caja se procure impo

ner á censo, con distincion de comunidades. (1) La parte o conocimiento que en lo guberna:

Mandamos al oidor, fiscal, y oficiales reales, tivo y económico de este ramo daban a los vireyes, que esten siempre advertidos de reconocer la plata, presidentes y oidores distintas leyes de este título, que se hallare en la caja de comunidad, y parefueron trasladadas á la junta superior por la ordenan, i ciéndoles, que es cantidad considerable,

la za de Intendeutes; pero nuevamente se redujeron

procolas cosas á csle pie antiguo por real orden de 5 de

ren imponer, é inpongan con efecto en quevos, y abril de 1795.

seguros censos, para que no esté ociosa, aplicanSobre esta materia véarse los respectivos articu

do á cada comunidad el que se coin prare con sus los de la ordenanza de Intendentes de Nueva Espa- cailos, y reditos, ó haciendo la junta , y prorana, y en especial el 44, que encarga á los subdelegados la custodia buena cuenta de los bienes de co

la, que se declara en la ley siguiente: y estén Ş wanidad, autorizando tambien a aquellos para que

con advertencia, que estas juntas de eensos no se interviniendo los indios justicias puedan arrendar di

han de hacer, si hubiere cantidades distintas, y chos bienes.

suficientes para separar los empleos, de forma que

cada comunidad tenga las que le pertenecieren, cuatro libros de la cuenla y razon: los dos de la con que habrá menos confusion , y embarazo. entrada y particis por menor, que hacen su cauLEY VI.

dal, y de lo que se librare y saliere de la caja

para gastos necesarios y coinunes de las parcialiLos mismos.

dades á quien tocan y perlenecem: y otros dos, Que si se redimiere algun censo, se haga nueva im que en el uno se pondrá por inventario relacion posicion con los corridos.

de todos los censos, con distincion de comunidaSi sucediere, quc á algunos indios se les re: des, cuyos fueren , y qué personas particulares dima sa censo, y de él tavieren cantidad de cor son deudores , ó cuales cajas reales , y á qué pla: ridos, se ha de dar órden de que juntos con el zos, y sobre qué bienes están impuestos, con dia, principal, se imponga olro de nuevo, para que mes y año de las escrituras y nombres de los esla renta vaya creciendo; y si no hubiere cantidad cribanos ante quien se otorgaron , dejando basconsiderable, perteneciente a los indios, cuyo fue. tante blanco , de forma que se puedan añadir re el censo redimido , y la hubiere de otra, ú los que de nuevo se fueren imponiendo : y en otra otras comunidades, y pareciere que la dita es parte del mismo libro se armará la cucnla sepabuena , y segura, se podrá juntar ano, y otro, é rada con cada ano de los censualistas, de lo que imponer de todo el nuevo censo, con declaracion se debe y paga, y á que comunidad pertenece: en de el principal, y réditos , haciendo prorata de el o!ro se ha de hacer inventario y relacion la lo que

á cada una pertenece, asentando, y razo mas clara y cumplida que sea posible, de los innando, esto en los libros de cuenta, que confor dios , pueblos y comunidades que tienen parle en me á lo ordenado ha de estar armada con cada los dichos censos, espresando la cantidad de renta una de las comunidades clara, y distintamente. que a cada uno tocare, y sobre qué bienes està imLEY VII.

paesta, y lo que parece se le debe de la plata que

hubiere y se hallare por emplear en la caja ; y hea D. Carlos Il y la reina gobernadora. cho esto con mucha precision y claridad, se pondrá Que para imponer censos de nuevo precedan las di por menor en otra parte de este libro lo qne se ligencias que se declara y resolucion de el acuerdo.

cobra por cuenta de cada comunidad, y se les da Coando se redimiere algun censo de comu. y paga por libranzas, remitiéndose las partidas nidad, ó se hubiere de hacer nueva imposicion,

de un libro á las de otro , para que con mayor los oficiales reales tomarán luego la razon de la facilidad se pueda confrontar y ver , y entender cantidad, que montare, y pondrán cédulas en lo debido , y qne ha cobrado y gastado cada parlas cuatro esquinas de la plaza , y otras partes, cialidad. Y mandamos que en estos libros de que les parezca convenir, ó barán dar pregones, cuenta y razon de bienes comunes y censos, no para que venga á noticia de todos, y no haya di se mezcle, ponga , ni confunda olra ningana lacion, y recibirán las memorias de personas, ha. cuenta de cualquier género y calidad que sea, ciendas, y fianzas, las cuales llevarán , al oidor, porque para la claridad , cobranza , paça y seguў

fiscal á cuyo cargo fueren estos bienes, para ridad de esta hacienda , conviene que la cuenta que las vean, y escojan las que mejor, mas sa y libros esten formados con separacion de otros. neadas, y abonadas parecieren: y antes de de

LEY terminar darán cuenta en el acuerdo de la au. diencia, para que en él se resuelva por todos lo

D. Felipe III allí, capítulo 6. que conviniere, teniendo particular cuidado de

Que no se pueda sacar hacienda de las cajas de coque por favores, ni otros respetos no se deje de

munidad. mirar mucho, y reconocer, que seguridad tienen

Principalmente deseamos y ordenamos, que las hipotecas, con que cesarán los daños, y quie. bras, que se han reconocido.

la hacienda de comunidad no se defraude ni cm

barace á los indios , y por ningun caso, pensada LEY VIII.

ó no pensado , estraordinario ó fortuito, se pueLos mismos.

da librar ni sacar dinero de sus cajas en mucha

ó poca cantidad á título de préstamo , aunque se Que en la caja haya alguna plata de resguardo.

haya de volver lacgo á ellas, ni para la paga de Aunque, como está dispuesto, se ha de proguardas , ediGcios públicos , ayudas de costa ni curar con cuidado, que no esté ociosa la plata de

otras cualesquier necesidades que sean ó se llaestas cajas, ha de ser con resguardo de que en men públicas , pucs ninguna puede haber mas ellas quede lo que baste para ir socorriendo a los universal y privilegiada que la de los indios, caindios, pagar, y cumplir las libranzas, y otras ya es esta hacienda ; y los que han de tener las necesidades, que se les pueden ofrecer: y porque

llaves de es!as cajas no han de consentir se saen esto no se puede señalar cantidad cierta, yli que de la que fuere å su cargo la placa ó caudal mitada , quedará al arbitrio, y parecer de el oi que

hubiere

para

los fines referidos ni otros pin. dor, fiscal, y oficiales reales, á cuyo cargo gonos: ni los que dieren las libranzas lo han de fueren.'

acordar ni ordenar, sobre todo lo cual les enLEY IX.

cargamos las conciencias y apercibimos, que se

ba de proceder criminalııente contra los transD. Felipe III en Madrid á 13 de febrero de 1619.

gresores , y que seràn condenades en la pena del Que en la caja de comunidad haya dos libros de todo cuatro tanto de lo que se librare y pagare contra el cuerpo de bienes, y otros dos de censos para su buena cuenta y razon.

el tenor de esta ley, que aplicamos para benefi

cio de los indios. Y mandamos, que se ponga ona Dentro en la caja de co nuoidad hå de haber copia de ella en la caja de comonidad con lo deTOMO II.

59

mas que perteneciere á los indios, y que asi se tar en sus necesidades y en las otras cosas para guarde y cumpla.

cuyo efecto y fini se fundaron; y si no fuere con

estas calidades, aunque ellos lo consientan, no LEY XI.

se pueda hacer ; pero lo que debieren pagar en D. Felipe IV en Madrid á 16 de abril de 1659, capí- especie, no se les ha de saplir de estos socorros

lulo 1

y
2.

regularmente , y asi se ha de dar a entender a los Que las cajus de comunidad esten a cargo de los ofi- indios, caciques y corregidores, para que con esto ciales reales.

acudan al trabajo, labranza y crianza, y no anOrdenamos que las cajas de comunidad estén den ociosos y vagabundos. Y ordenamos que los en las ciudades donde residen los oficiales prin- corregidores en lugar de las libranzas que solian cipales de nuestra real Hacienda del partido de dar para el adıninistrador, escriban una carta cada audiencia, los cuales lengan todo cuanto en firmada de su nombre, y reinitan lestimonio sig. ellas se entrare por cuenta a parle , si fueren tres, nado del escribano de su juzgado, de lo que fue. . y sino dos, en la forma que tienen nuestra ha re necesario para el socorro y su pleinento de los cienda real con libro y cuenta distinta de la de tributos, lo cual enviarán al oidor diputado pamas, como se dispone por la ley 9 de este titu

ra que conforme a lo dispuesto se dé libramiento lo; y ningun ojdor, fiscal, ni otra persona se ha ó

provea lo

que convenga. de introducir ni embarazar en su nianejo, si no fuere en lo espresado y prevenido por Nos, y que

LEY XV. la caja de la ciudad de la Plata se mude à la vi D. Felipe III en Madrid á 17 de marzo de 1619. Ila imperial de Potosi.

Que los gastos de misiones y seminario de indios so

hagan de los bienes de comunidades, LEY XII.

Los gastos de misiones para estirpar y des. D. Felipe IV alli, capítulo 3.

arraigar la idolatría de los indios, casas de reQue la administracion y cobranza de la caja de cominidad y censos sea á cargo de los oficiales reales.

clusion, y seminarios de los hijos de los caciLas cobranzas de lo que perteciere à bienes

ques, se podrán sacar de los bienes de comunidad

de la caja de aquella ciudad donde se hicieren; comunes, y caja de censos de los indios, principal y rédios, ha de estar tambien á cargo de

y encargamos que sean muy moderados, y que

á este titulo no se situen salarios ni deu a yadas nuestros oficiales reales , á los cuales mandamos

de costa, ni otro ningun género de entretenimieo. pongan en ello todo cuidado y desvelo; y que el

to, porque

las

partes interesadas no causen perinismo tengan en proveer que el capital de los

juicio a las haciendas públicas de los indios, y censos esté seguro y su renta saneada , y que ha.

sin justa causa los hagan culpados en las idola. gan las dichas cobranzas de lo

quie
debieren cua-

trias; y cuando se ofreciere nos enviarán relacion lesquier personas á la caja por razon de administracion á otra cualquier causa. (2)

las personas por cuya mano debe correr de los

gastos que se hicieren , para que visto en nuesLEY XILI.

tro consejo , se reduzcan y moderen á lo conve

picnte. El mismo allí, capítulo 4. Que de los bienes yo reditos se paguen las tasas.

LEY XVI. De los réditos que se cobren de los censos y D. Felipe II en Toledo á 16 de febrero de 1561. bienes comunes sin tocar en la suerte principal, Que los doctrincros no gasten de las cajas de comu. se ha de hacer pago de las cantidades que á Nos

nidad sin licencia del virey y audiencia. debeo

у
debieren los indios de sus tasas. (3)

Atento á que los doctrineros clérigos y reli

giosos suelen gastar algunas cantidades de las ca. LEY XIV.

jas de comunidad de sus pueblos en pinturas, co. P. Felipe II en el Bosque de Segovia á 13 de novien midas y fiestas, y no se les debe consentir, probre dc 1565. En Sau Lorenzo à 29 de agosto de 1598. hibimos estos y semejantes gastos ; y mandaruos D). Carlos Il y la icina gobernadora.

que los gobernadores, alcaldes, regidores ó perQue los bienes de comunidal se gasten en beneficio

sonas que en esto tuvieren intervencion, no lo comiin Y pagar los tributos.

ordenen ni permitan, porque no les será recibiFlase de gastar la plata que resultare de los

do, ni pasado en cuenta ; y si algo se hubiere de bienes, censos y rentas de la comunidad, sola

gastar para el culto y servicio de Dios

у inente en lo que se dirigiere al descanso y alivio

benefi

cio de las iglesias ó monasterios, no habiendo de los iodios, y convirtiere en su provecho y

otra parle de donde se paeda suplir: Es nuestra lo que hubieren inenester para

voluntad que se gaste en lo susodicho , precedien. ayuda á pagar la plata de sus tributos en la for

do licencia y mandamiento del virey o presidenma y cantidad que hasta ahora se ha hecho, sin

le y audiencia del distrito, y no de otra forma. ser molestados, de forma que de aquellas cajas

LEY XVII. no se saque ninguna , si no fuere de consentimiento de los indios , y para la distribuir y gas

D. Carlos Il y la reina gobernadora.

Que los socorros y puga de tributos se hagan de los (2) En Chile está destinado el producto de estos

corridos sin tocar en lu suerte principal. censos al pigo de sinodos de curas, y su recaudacion Ordenamos, que las pagas y socorros de los se lace por los mismos interesados entre quienes se Iribatos de indios sean de los corridos de censos repartieron por disposicion de este juzgado de censos aprobada en cédula de 6 de agosto de 1717 puesta en

causados por cuenta de las comunidades a quien el espediente seguido en la visita de este ramo.

se hubieren de hacer , sin mezclar ri confundir (3) Véase la ley 17 de este título y libro,

la hacienda de unos indios con la de otros, ni

utilidad, y en

caso

tocar en la suerte principal, sino fuere en risdiccion necesaria para lo referido, como se
de ofrecerse tan grave y urgente necesidad á los coaliene en la ley siguiente. (5)
mismos indios

que
de otra forma no pueda ser

LEY XXI. socorrida ni remediada. (4)

D. Carlos Il y la reina gobernadora.
LEY XVIII.

Que el oidor sea juez en primera instancia, y las

causas se lleven en apelacion ii la audiencia, y feD, Fclipe III en Valladolid á 6 de abril de 1601. Don

nezcan con otra sentencia. Carlos II y la reina gobernadora.

Interviniendo el oidor en la administracion Que los corregidores cobren las tasas de los indios de justicia para el buen cobro de los bienes de buenamente.

comunidad, tenemos por conveniente conceder

le toda la facultad y autoridad necesaria ; y asi Desean los indios veuder у

distraer los cen.

maodamos que sea juez en primera instancia de sos y bienes de sus comunidades para pagar los todos los pleitos ordinarios, y ejecutivos, civiles tributos y rezagos, sin hacer distincion entre

y criminales que sobre la cobranza y paga de es. principal y réditos; y si esto se les permitiese por ia hacienda estavieren pendientes y se ofrecieren, algaa medio, se descuidarian de trabajar y causar los cuales ha de poder avocar a su juzgado, mayor caudal á la bolsa comon, en gran perjuicio ejerciendo jurisdiccion privativa con inhibicion de las obras públicas y particulares vecesidades que á las dernas justicias, segun y como la usan y padecen, y no consegairian su intento habiendo ejercen los oídores jueces mayores de bienes de de redundar en notable perjuicio de todos; y por: difuntos de nuestras audiencias de las Indias, y que conviene que sean ayudados y favorecidos, y de sos autos y sentencias se ha de apelar á la aude los reditos pagados los rezagos de sas tasas y diencia donde el oidor ejerciere , y alli se han de demoras: Ordenamos, que los corregidores co conclair por otra sentencia, sin dar lugar á sa. bren boenamente de estos efectos lo que mon plicacion, como se práctica en aquel juzgado. (6) tarea.

LEY XXII,
LEY XIX.

D. Felipe III en Madrid á 13 de febrero de 1619, caD. Felipe II en Madı id á 4 de inarzo de 1592. D. Fe

pítulo 12. D. Carlos Il y la reina gobernadora. lipe IV allí á 16 de abril de 1639, capítulo 9 y 14.

Que los fiscales defiendan los pleitos de comunidades.

El fiscal de la audiencia ha de pedir en las Que los oficiales reales den fianzas por los bienes comunes de los indios, y cuenta de ellos cada año.

causas tocantes á censos y bienes de comunidad

lo que juzgare convenir, siendo su defensor y Para mayor seguridad de esta hacienda man abogado en todo lo que fuere demandas, pedidamos á los vireyes y presidentes que hagan mentos , respuestas, escespciones y otras eualesafianzar á los oficiales reales, en cuyo poder en. quiera diligencias judiciales , acudiendo á icdo trare la de los indios, con fianzas legas, llanas tan cumplidamente como es obligado, de forma y abonadas, en la misma conformidad que hu que los pleitos han de correr por su cuenta , y bieren dado las de sus oficios , y que se les tomen es conforme a lo que está eocargado a todos los coeptas todos los años.

fiscales en la proteccion y defensa de los indios

y sus bienes; y si le pareciere que sus ocupacio. LEY XX.

des no dan lugar á ello, remitirá estas causas

á los abogados, protector y procuradores que en El mismo allí á 17 de noviembre de 1629, y á 16 de

la ciudad estuvieren nombrados y salariados para abril de 1636, capítulo 6 y 7.

los negocios de indios, á los cuales mandamos Que la judicatura y cuidado de la cobranza de bienes que asistan y acudan a los que en esta razon se j censos de los indios sea á cargo de un vidor en cada

ofrecieren encargaren, como lo hacen en audiencia,

los demas tribunales. Conviene que haya juez particular ante quien

LEY XXIII. pasen las diligencias judiciales de esta coranza, D. Felipe IV en Madrid á 16 de abril de 1636, capiy tenga cuidado de que los bienes, censos y ré tulo 8. D. Carlos II y la reina gobernadora. ditos se recojan y remitan á las cajas , y que los

Que los oficiales reales justifiquen las libranzas, vireyes del Perú y Nueva España en los distri

los jueces no envien egecutores. tos de sa gobieruo , y los presidentes pretoriales

Si los oidores jueces de censos dieren algunas nombren el oidor que les pareciere mas á propósito, al coal podrán remover y quitar con cau. sa ó sin ella, todas las veces que convenga á la

(5) En cédula de 2 de novieinbre de 1687 se

mando que nunca se uniese ó recayese esie juzgado buena administracion de justicia y cobro de este en el protector. caudal. Asi lo ordenamos y mandainos, y á los oi. Sobre esta y demas comisiones habla la cédula de dores que fueren elegidos, que pongan todo su

13 de marzo de 1724, en que se mandó que ninguu cuidado y diligencia que se hagan las cobran ministro tenga mas de una los efectos sean remitidos a las cajas, y no

Esta ley se mandó guardar y cumplir precisamenzas ; y

te, segun todas sus espresiones, por una real cédula permitan que entren en otro poder , avisándonos fecha en Aranjuez á 1.° de mayo de 1769; pero sobre co todas ocasiones que Nos les concedemos la ju dicha ley debe sin embargo notarse la cédula de 9 de

agosto de 1692 en que se varió en Chile este juzgudo, y se mandó componer perpetuamente del obispo y

del oidor decano. (4) Véase la ley 13 de este título y libro.

(6) Las apelaciones de que habla esta ley deben

y se les

« AnteriorContinuar »