Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

mas que perteneciere á los indios, y que asi se tar en sus necesidades y en las otras cosas para guarde y cumpla.

cuyo efecto y fini se fundaron; y si no fuere con

fiö LEY XI.

estas calidades, aunque ellos lo consientan, no

se pueda hacer ; pero lo que debieren pagar en D. Felipe IV en Madrid á 16 de abril de 1659, capí- especie, no se les ha de saplir de estos socorros

lulo 1

y
2.

regularmente , y asi se ha de dar a entender a los Que las cajus de comunidad esten a cargo de los ofi- indios, caciques y corregidores, para que con esto ciales reales.

acudan al trabajo, labranza y crianza, y no anOrdenamos que las cajas de comunidad estén den ociosos y vagabundos. Y ordenamos que los en las ciudades donde residen los oficiales prin- corregidores en lugar de las libranzas que solian cipales de nuestra real Hacienda del partido de dar para el adıninistrador, escriban una carta cada audiencia, los cuales lengan todo cuanto en firmada de su nombre, y reinitan lestimonio sig. ellas se entrare por cuenta a parle , si fueren tres, nado del escribano de su juzgado, de lo que fue. . y sino dos, en la forma que tienen nuestra ha- re necesario para el socorro y su pleinento de los cienda real con libro y cuenta distinta de la de- tributos, lo cual enviarán al oidor diputado pamas, como se dispone por la ley 9 de este titu

ra que conforme a lo dispuesto se dé libramiento lo; y ningun ojdor, fiscal, ni otra persona se ha у

ó
provea lo

que convenga.
de introducir ni embarazar en su nianejo, si no
fuere en lo espresado y prevenido por Nos, y que

LEY XV. la caja de la ciudad de la Plata se mude à la vi- D. Felipe III en Madrid á 17 de marzo de 1619. Ila imperial de Potosi.

Que los gastos de misiones y seminario de indios so

hagan de los bienes de comunidades, LEY XII.

Los gastos de misiones para estirpar y des. D. Felipe IV alli, capítulo 3.

arraigar la idolatría de los indios, casas de reQue la administracion y cobranza de la caja de co

clusion, y seminarios de los hijos de los caciminidad y censos sea á cargo de los oficiales reales. Las cobranzas de lo que perteciere à bienes

ques, se podrán sacar de los bienes de comunidad

de la caja de aquella ciudad donde se hicieren; comunes, y caja de censos de los indios, principal y rédios, ha de estar tambien á cargo de

y encargamos que sean muy moderados, y que

á este titulo no se situen salarios ni deu a yadas nuestros oficiales reales , á los cuales mandamos

de costa, ni otro ningun género de entretenimieo. pongan en ello todo cuidado y desvelo; y que el

to, porque

las

partes interesadas no causen perinismo tengan en proveer que el capital de los

juicio a las haciendas públicas de los indios, y censos esté seguro y su renta saneada , y que ha.

sin justa causa los hagan culpados en las idola. gan las dichas cobranzas de lo

quie
debieren cua-

trias; y cuando se ofreciere nos enviarán relacion lesquier personas á la caja por razon de administracion á otra cualquier causa. (2)

las personas por cuya mano debe correr de los

gastos que se hicieren , para que visto en nuesLEY XILI.

tro consejo , se reduzcan y moderen á lo conve

picnte. El mismo allí, capítulo 4. Que de los bienes yo reditos se paguen las tasas.

LEY XVI. De los réditos que se cobren de los censos y D. Felipe II en Toledo á 16 de febrero de 1561. bienes comunes sin tocar en la suerte principal, Que los doctrincros no gasten de las cajas de comu. se ha de hacer pago de las cantidades que á Nos

nidad sin licencia del virey y audiencia. debeo

у
debieren los indios de sus tasas. (3)

Atento á que los doctrineros clérigos y reli

giosos suelen gastar algunas cantidades de las ca. LEY XIV.

jas de comunidad de sus pueblos en pinturas, co. P. Felipe II en el Bosque de Segovia á 13 de novien midas y fiestas, y no se les debe consentir, probre dc 1565. En Sau Lorenzo à 29 de agosto de 1598. hibimos estos y semejantes gastos ; y mandaruos D). Carlos Il y la icina gobernadora.

que los gobernadores, alcaldes, regidores ó perQue los bienes de comunidal se gasten en beneficio

sonas que en esto tuvieren intervencion, no lo comiin Y pagar los tributos.

ordenen ni permitan, porque no les será recibiFlase de gastar la plata que resultare de los

do, ni pasado en cuenta ; y si algo se hubiere de bienes, censos y rentas de la comunidad, sola

gastar para el culto y servicio de Dios

у inente en lo que se dirigiere al descanso y alivio

benefi

cio de las iglesias ó monasterios, no habiendo de los iodios, y convirtiere en su provecho y

otra parle de donde se paeda suplir: Es nuestra lo que hubieren inenester para

voluntad que se gaste en lo susodicho , precedien. ayuda á pagar la plata de sus tributos en la for

do licencia y mandamiento del virey o presidenma y cantidad que hasta ahora se ha hecho, sin

le y audiencia del distrito, y no de otra forma. ser molestados, de forma que de aquellas cajas

LEY XVII. no se saque ninguna , si no fuere de consentimiento de los indios , y para la distribuir y gas

D. Carlos Il y la reina gobernadora.

y

Que los socorros y puga de tributos se hagan de los (2) En Chile está destinado el producto de estos

corridos sin tocar en lu suerte principal. censos al pigo de sinodos de curas, y su recaudacion Ordenamos, que las pagas y socorros de los se lace por los mismos interesados entre quienes se Iribatos de indios sean de los corridos de censos repartieron por disposicion de este juzgado de censos aprobada en cédula de 6 de agosto de 1717 puesta en

causados por cuenta de las comunidades a quien el espediente seguido en la visita de este ramo.

se hubieren de hacer , sin mezclar ri confundir (3) Véase la ley 17 de este título y libro,

la hacienda de unos indios con la de otros, ni y

[ocr errors]
[ocr errors]

utilidad, y en

[ocr errors]
[ocr errors]

caso

[ocr errors]
[ocr errors]

2

tocar en la suerte principal, sino fuere en risdiccion necesaria para lo referido, como se
de ofrecerse tan grave y urgente necesidad á los coaliene en la ley siguiente. (5)
mismos indios

que
de otra forma no pueda ser

LEY XXI. socorrida ni remediada. (4)

D. Carlos Il y la reina gobernadora.

у LEY XVIII.

Que el oidor sea juez en primera instancia, y las

causas se lleven en apelacion ii la audiencia, y feD, Fclipe III en Valladolid á 6 de abril de 1601. Don

nezcan con otra sentencia. Carlos II y la reina gobernadora.

Interviniendo el oidor en la administracion Que los corregidores cobren las tasas de los indios de justicia para el buen cobro de los bienes de buenamente.

comunidad, tenemos por conveniente conceder

le toda la facultad y autoridad necesaria ; y asi Desean los indios veuder у

distraer los cen.

maodamos que sea juez en primera instancia de sos y bienes de sus comunidades para pagar los todos los pleitos ordinarios, y ejecutivos, civiles tributos y rezagos, sin hacer distincion entre

y criminales que sobre la cobranza y paga de es.

• principal y réditos; y si esto se les permitiese por у

ia hacienda estavieren pendientes y se ofrecieren, algaa medio, se descuidarian de trabajar y causar los cuales ha de poder avocar a su juzgado, mayor caudal á la bolsa comon, en gran perjuicio ejerciendo jurisdiccion privativa con inhibicion de las obras públicas y particulares vecesidades que á las dernas justicias, segun y como la usan y padecen, y no consegairian su intento habiendo ejercen los oídores jueces mayores de bienes de de redundar en notable perjuicio de todos; y por: difuntos de nuestras audiencias de las Indias, y que conviene que sean ayudados y favorecidos, y de sos autos y sentencias se ha de apelar á la aude los reditos pagados los rezagos de sas tasas y diencia donde el oidor ejerciere , y alli se han de demoras: Ordenamos, que los corregidores co- conclair por otra sentencia, sin dar lugar á sa. bren boenamente de estos efectos lo que mon- plicacion, como se práctica en aquel juzgado. (6) tarea.

LEY XXII,
LEY XIX.

D. Felipe III en Madrid á 13 de febrero de 1619, caD. Felipe II en Madı id á 4 de inarzo de 1592. D. Fe

pítulo 12. D. Carlos Il y la reina gobernadora. lipe IV allí á 16 de abril de 1639, capítulo 9 y 14.

Que los fiscales defiendan los pleitos de comunidades.

El fiscal de la audiencia ha de pedir en las Que los oficiales reales den fianzas por los bienes comunes de los indios, y cuenta de ellos cada año.

causas tocantes á censos y bienes de comunidad

lo que juzgare convenir, siendo su defensor y Para mayor seguridad de esta hacienda man- abogado en todo lo que fuere demandas, pedidamos á los vireyes y presidentes que hagan mentos , respuestas, escespciones y otras eualesafianzar á los oficiales reales, en cuyo poder en. quiera diligencias judiciales , acudiendo á icdo trare la de los indios, con fianzas legas, llanas tan cumplidamente como es obligado, de forma y abonadas, en la misma conformidad que hu- que los pleitos han de correr por su cuenta , y bieren dado las de sus oficios , y que se les tomen es conforme a lo que está eocargado a todos los coeptas todos los años.

fiscales en la proteccion y defensa de los indios

y sus bienes; y si le pareciere que sus ocupacio. LEY XX.

des no dan lugar á ello, remitirá estas causas

á

á los abogados, protector y procuradores que en El mismo allí á 17 de noviembre de 1629, y á 16 de

la ciudad estuvieren nombrados y salariados para abril de 1636, capítulo 6 y 7.

у

los negocios de indios, á los cuales mandamos Que la judicatura y cuidado de la cobranza de bienes que asistan y acudan a los que en esta razon se j censos de los indios sea á cargo de un vidor en cada

ofrecieren encargaren, como lo hacen en audiencia,

los demas tribunales. Conviene que haya juez particular ante quien

LEY XXIII. pasen las diligencias judiciales de esta coranza, D. Felipe IV en Madrid á 16 de abril de 1636, capiy tenga cuidado de que los bienes, censos y ré- tulo 8. D. Carlos II y la reina gobernadora. ditos se recojan y remitan á las cajas , y que los

Que los oficiales reales justifiquen las libranzas, vireyes del Perú y Nueva España en los distri

los jueces no envien egecutores. tos de sa gobieruo , y los presidentes pretoriales

Si los oidores jueces de censos dieren algunas nombren el oidor que les pareciere mas á propósito, al coal podrán remover y quitar con cau. sa ó sin ella, todas las veces que convenga á la

(5) En cédula de 2 de novieinbre de 1687 se

mando que nunca se uniese ó recayese esie juzgado buena administracion de justicia y cobro de este en el protector. caudal. Asi lo ordenamos y mandainos, y á los oi. Sobre esta y demas comisiones habla la cédula de dores que fueren elegidos, que pongan todo su

13 de marzo de 1724, en que se mandó que ninguu cuidado y diligencia que se hagan las cobran ministro tenga mas de una los efectos sean remitidos a las cajas, y no

Esta ley se mandó guardar y cumplir precisamenzas ; y

te, segun todas sus espresiones, por una real cédula permitan que entren en otro poder , avisándonos fecha en Aranjuez á 1.° de mayo de 1769; pero sobre co todas ocasiones que Nos les concedemos la ju- dicha ley debe sin embargo notarse la cédula de 9 de

agosto de 1692 en que se varió en Chile este juzgudo, y se mandó componer perpetuamente del obispo y

del oidor decano. (4) Véase la ley 13 de este título y libro.

(6) Las apelaciones de que habla esta ley deben

[ocr errors]

y se les

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

1

libranzas á pagar en aquellas cajas de comunidad, cio de teniente, dará otras particulares por lo to.
ó mandaren cumplir las que dieren los corregi- cante al juzgado, hasta en cantidad de mil pe-
dores, han de tener cuidado los oficiales reales á sos ensayados.
cuyo cargo estuvieren las cajas, como se lo en

LEY XXVI.
cargamos, de las justificar y ajustar antes de dar.
las cumplimiento, advirtiendo, que si no lo hi-

Los mismos. cieren coino deben, sera por su cuenta y riesgo; Que haya rador de los censos y bienes nombra. y los dichos jueces no han de poder enviar eje

do por la audiencia. cutores, ni otra persona, á estas cobranzas á cos. Ordenamos y mandamos, que donde hubieta de las cajas, porque las han de cometer a los re caja de comunidad, nombre el acuerdo de la gobernadores, ó corregidores, que si faeren omi. audiencia on cobrador, persona de toda satisfacsos, será por su cuenta , y costa, y con esta ad- cion y confianza, que conforme a lo dispriesto, vertencia, y la contradicion, ó reparo, que nues- entienda en saber lo que se debe de censos, y tros oficiales hicieren en las libranzas, se lleva- comunidades, y solicitar las cobranzas de los lerrán á la audiencia, para que sobre ello delermi- cios, que hubieren corrido, y corrieren, y en hane, de suerte que sin haberlo hecho, y precedi. cer las demas diligencias, que convengan, desdo estos requisitos, no las podrán pagar.

pachándole provision en forma, con titalo de co. LEY XXIV.

brador, y todas las veces que vacare, lo vuelva

à nombrar, guardando la misma forina. D. Felipe III en Madrid á 13 de febrero de 16:9, capítulo 10. D. Carlos Il y la reina gobernadora.

LEY XXVII. Que da forma en la cobranza de estos bienes.

Los mismos. Para que en todo tiempo se haga la cobran. Que el cobrador jure y de fianzas conforme á esla za de estos bienes puntual y efectivamente, el

ley. oidor fiscal, y oficiales reales, á cuyo cargo es- Mandamos, que el cobrador haya de jurar, y tuviere, hagan sacar, y saquen al principio de jure, que usarà bien y fielmente su oficio, y que

, , y cada año una nomina, ó recepta de todo lo que de fianzas legas, llanas y abonadas en cantidad se ha de cobrar en el de censos, rezagos, y otra de dos mil pesos ensayados, de que dará cuenta cualquier cosa , que pertenezca á las comunida- con pago de todo lo que hubiere estado á su cardes, que entregarán al cobrador, con las escrita

go, y resultare contra él. ras, recaudos, y despachos necesarios de los que estuvieren en la caja, dejando en ella recibo, que

LEY XXVIII. se le borrará cuando los vuelva, y para esto ha. D. Felipe III en el capítulo 13. D. Carlos II y la reina brá un libro, ó cuaderno en la caja, y todos ha.

gobernadora. rån, que ponga en la cobranza el cuidado posi Que el cobrador de cuenta cada mes de lo hecho y

cobrado. ble, sin atrasar las cantidades, cobrando cada tercio como se cuinpliere su plazo, y lo atrasado de

El oidor fiscal, y oficiales reales llamen cada una vez, sin perder ninguna diligencia.

mes en el dia que les pareciere mas conveniente,

al cobrador, y partida por partida , conforme á LEY XXV.

la nómina, y relacion, que aquel año le hubieD. Carlos II y la reina gobernadora.

ren dado, le pedirán cuenta de todo lo que tuvieQue el acuerdo nombre escribano y alguacil de este re por hacer, y el estado de cada cobranza, y él juzgado. la dará, para que se vea lo que ha hecho, у

falDonde hubiere caja de comunidad, nombre tare, y conforwe à esto se le ordene lo que pare.

у el acuerdo un escribano de satisfaccion , é inteli.

ciere necesario, de forma que siempre se mejogencia, que certifique las partidas, y ante el pa.

ren las cobranzas. son los pleitos, y cjecaciones, y todos los demas

LEY XXIX.

. autus judiciales, y extrajudiciales, locantes á la adiniaistracion, cobranza, y paga de los censos,

El mismo allí, capitulo 13. D. Carlos Il y la reina 90

bernadora. y escrituras, imposiciones, y redenciones, el cual cobre los derechos de los españoles, confor

Que al cobrador se le ayuda de costa moderada me al arancel, y de los indios no ha de llevar pin.

Al cobrador se le pague su trabajo, y dili gunos, si no estavieren permitidos por las leyes gencia en alguna ayuda de costa competente, y de esta Recopilacion, ni se le ha de dar salario, proporcionada, sin exceder de la jasta moderani ayuda de costa por su ocupacion; y asi inisacion, tasáodulo el juez, fiscal y oficiales reales. mo nombrarà el acuerdo un alguacil, que haga

LEY XXX. las ejecuciones, embargos, prisiones, llainamientos, y las demas diligencias, que convengan

D. Carlos II y la reina gobernadora. este juzgado, y sea uno de los tenientes del ma

pagas

de lo cobradio se hagan en la caja, y

de recibo á los deudores. yor de Corte, de quien se tenga mas satisfaccion, y cobrará sas derechos en la forma dispuesta

Luego que el cobrador teoga negociadas, y para el escribauo, y por lo que pudiere suceder, dispuestas las cobranzas, y pagas de su cargo de mas de las fianzas, que hubiere dado del ofi

avise à los deudores, o

las habierea

personas que

de hacer , que vayan con la cantidad á la caja couceterse en ambos efectos por cédula de 24 de fe

al tiempo y hora señalada por todos los minisbrero de 170).

tros, que han de tener las llaves, de suerte que Y véase la ley última de este título у libro

у

las pagas se hagan con efecto, y dentro de la caja, nola.

y alli se asiente la partida del recibo y paga,

[ocr errors]

1

Que las

[ocr errors]
[ocr errors]

24

[ocr errors]
[ocr errors]

zas de tierra al año para maiz,

en lagar del real bres los unos a los otios; y hábiéndose de

dando al deudor certificacion bastante, que le sir:

LEY XXXIV.2.1 va de carta de pago, señalada del oidor, fiscal y

D. Felipe Ill en Ventosilla á 26 de octubre de 1615. oficiales reales; y lo mismo se entienda en las

D), Carlos II y la d'eiva gobernadora: 11 partidas de censos, que se redimieren, y por nin

Que se ponga remedio en tos tratos de los corregidleguna forma consienta, que en poder del cobra

res con las cajas de comunidades. dor, ni otra alguna persona entre, ni sc deten

Sin embargo de estar prohibidos los tratos y ga, aunque sea por poco tiempo, el dinero, y cau. grangerias, que los corregidores de pueblos de indal de las comunidades.

dios tienen, y particularmente con las cajas de LEY XXXI.

comunidad, no solo se deja de ejecutar, sino'pro.

sigue el esceso á mayor, aumentu, libertad y puD. Felipe 11 en Lisboa á 4 de junio de 1582.

blicidad, y de las residencias no se consigue la

'-' Que los indios de Nueva España labren cada año diez reforınacion, porque como los sucesores vienen bruzas de tierra para sus comunidarles, y se intro

à continuar lo mismo, no tratan de averiguar la duzca en el Perú.

verdad, y satisfacer a los indios, antes procuran

á Está ordenado por el gobierno de la Nueva ocultarla, esperando el mismo suceso en sus resi. España, que cada indio haya de labrar diez bra. dencias, con que ordinariamente se dan por li

proy medio, que pagaban á sos comunidades: Man. ceder por terminos juridicos, no hay remedio que damos, que se continúe, con advertencia de que basie. Y porque una de las cosas de que mayor los caciques y principales sean relevados en algo, daño resulta á los indios, son los tralos, y grany lo mismo se introdazga en el Perú.

gerías, que tienen sus corregidores, en que los

trae'n ocupados, inpidiéndoles que acudan á sus LEY XXXII.

obligaciones, paga de sus tasas, y beneficio de sus D. Felipe IV en Madrid á 16 de abril de 1639, capí- haciendas, con que se sustentan, aprovechándosc tulo 5. D. Carlos Il y la reina gobernadora. para esto del dinero de las cajas de sus comuni

dades: Mandainos á nuestros vireyes y audienQue los gobernadores y corregidores cobren por lo que toca á sus distritos, avisen a los oficiales reales, cias, que como materia tan importante, y escruy no impongan census.

pulosa , provean del remedio necesario, de forLos gobernadores y corregidores, cada uno

ma que ap.icando todos los medios juridicos, quien su distrito y tiempo, han de tener á su cargo

len y aparten de los indios tan grandes moles. las cobranzas enteramente, y lo que dejaren de

tias y vejaciones, procediendo a la averiguacion, cobrar ha de ser por su cuenta y riesgo y de su sa.

y castigo con toda severidad, y guardando las le

у lario, y á ninguno se le supla la falta del que se

yes y derechos. le debiere en nuestras cajas, porque no ha de

LEY XXXV. llegar à él, ni cobrarlo, si do constare primero,

D. Felipe IV en Madrid á 10 de junio de 1621. que ha enterado lo que es de sa obligacion. Y

Que las cansas contra corregidores sobre bienes de mandamos, qae en los gobiernos, corregirnientos comunidudes se sigun criminalmente hasta pena de у alcadías mayores, donde no hubicre oficiales

la vida, reales, ni sus tenientes, entren estos bienes, co

Las causas de alcances de cajas y bienes de ino se fueren recogiendo, en poder de los de

comunidad, contra corregidores de indios, se han positarios generales o en su falla, en el de la per

de seguir en juicio criminal, basia pena de la sana mas abonada, que nombre el cabildo, ó con

vida, segun la calidad del hurto, que llamau deucejo á sa riesgo, y luego de cuenta el justicia

da, porque la substraccion , que los corregidores mayor á los oficiales reales principales, para que hacen del dinero público, y de comunidades, con puestos en la caja de su carro, se empleen, y gas.

prelesto de sus oficios, es propiamente hurto, y ten en los fines para que fueron destinados, con

tal

se ba de castigar, hasla pena de la vida. forme á las leyes de este título, y no impongan Y porque el mejor gobierno consiste mas en imcensos, porque esta facultad toca al oidor, fiscal

pedir, que se cogielan delitos, que en castigarlos de la audiencia, y oficiales reales de la caja pria- despues de cometidos, los vireyes y presidentes cipal. (7)

gobernadores, donde hubiere cajas de comunidad, adviertan en los medios, que se les pueden ofre

cer fuera de los prevenidos en este titalo, para D. Felipe IV allí å 11 de junio de 1621. que los corregidores por ninguna via puedan toQue los corregidores envien cada año al virey, 7 car en este dinero, ni usar de el, é impongan las jueces de censos un tanteo de las cajas de comunidad. penas de derecho. Locargamos à los vireyes, y jueces de censos,

LEY XXXVI. que en cada un año hagan, que los corregidores de indios les envien un tanteo, y balance de lo

D. Felipe III en Madrid á 28 de marzo, y á 7 de ju

pio de 1620. cobrado de bienes de comunidad, y estado que tienen todas estas cajas en sus distritos, para que

Que las justicias y jueces de residencia tomen cuenta

de estos bienes, y avisen á los administradores. los corregidores vivao con mas cuidado, y se re

Mandainos que todos los gobernadores, cormedien los daños, que en ellas suele haber, y los

regidores, alcaldes mayores y ordinarios, jueces fiscales procuren, que asi se cumpla y ejecute.

de residencia, y los demas que gobernaren la

provincia , sean obligados en las cuentas que to. (O) Y al acuerdo principalmente, ley 7 de este

maren á los concejos de hacer la inisuna diligentítulo

y
libro.

cia en cuanto a los censos impuestos en lavor de TOMO II.

60

como

[ocr errors]

las comunidades de indios , cobrar los rezagos y

vados de acudir al aumenio de fos bienes comoresultas , y ponerlas en la caja inmediata de nes, son defraudados de ellos por diversas vias, aquella gobernacion; y si los bienes hipotecados y se hallaä tan atrasadas las cobranzas de los Chubieren pasado à terceros poseedores , ó se mu- réditos, como ha constado en nuestro consejo ricren los principales censoalistas, provean que por diferentes relaciones: Nos aplicando todo se hagan los recouocimientos vecesarios con obli- nuestro cuidado y atencion á negocio lan grave gaciones en forma; y si en esto fueren omisos ó y escrúpuloso, ordenamos á los vireyes y presigegligentes : Ordenamos que de sus personas y dentes gobernadores qne hagan restituir, pagar bienes se cobre otra tanta cantidad como hubie y reintegrar en las cajas de census de sus distrire montado el daño y perjuiciu sobre que se les tos todas las cantidades que se debieren, no omihará cargo en sas : résidencias : y asimismo que tiendo ni perdonando ningun medio que pueda de todo lo que hubieren obrado avisen al oidor, conducir á esta resolucion, sin embargo de las fiscal y oficiales reales, para que en todo pon- leyes de este título , que conceden jurisdiccion á gan el cobro conveniente.

un oidor para la judicatura y cobranza de esta LEY XXXVII.

hacienda, sus efectos y resullas hasta estar las

cajas enteradas de lodo lo que ahora se debe , у D. Felipe IV. en Madrid á 16 de abril de 1636. de haberlo hecho nos avisarán en la primera ocaQue los vireyes, presidentes y oidores, jueces y ofi, sion; y respecto de que en algunas partes es nues. ciales reales cuiden de esta hacienda, g avisen al

Ira real Hacienda el mayor deudor, y en mas reg.

gruesas cantidades por empréstitos que de estos Ordenamos á los vireyes, presidentes, oido- bienes de comunidad se le han hecho: Mandares y oficiales de nuestra real Hacienda, que

mos que con ningun pretesto no se pueda sacar pongan todo cuidado, por lo que a cada uno to

ninguna cantidad de las dichas cajas, por ser care, en que no solo se consigan con pantaali

contra leyes y ordenaozas de aquel juzgado : y dad las cobranzas ordinarias y corrientes de los

en cuanto á los réditos corridos de las cantidades ceosos y hacienda de indios , sino que se hagan que se han lomado para nuestra real bacienda, con efecto de todas las deudas atrasadas, pues no

haran que con la comodidad y brevedad posible es justo que por onvision, descuido y fines par- se vayan enteraodo y reintegrando a las dichas 'culares se hagan de mala calidad , ó pierdan las cajas, porque la real hacienda quede libre de grandes cantidades que se.deben de este género de

esta obligacion; y con este ejemplar, y el que Hacienda. Y encargamos á los vireyes y presiden dieren los vireyes y presidentes ejecutando lo á los oidores que fueren jueces de estos

contenido en esta nuestra ley, den entero cumbienes, y oficiales de nuestra real hacienda , que plimiento á lo referido los socesores en sus carlos tavieren á su cargo, que todos los años nos

gos y oficios, y en los casos que les pareciere coavisen de lo que obraren, conforme a lo dispues- manicar la materia con el acoerdo de la audiento, y estado gac luviere el entero de estas cajas, cia, lo podrán hacer por lo que toca á la puntual que de su atencion y puntualidad nos daremos ejecución, y de todo nos daran cuenta. (8) por bien servido. LEY XXXVIII.

Que los salarios de los corregidores de señorio

se paguen de los tributos de él, y no de la D. Carlos II y la reina gobernadora en Madrid á 14

comunidad, ley 32, tit. 5, lib, 2. de agosto de 1668. Que comete a los vireyes y presidentes la cobranza Que el oidor visitador de la provincia procure de las deudas atrasadas debidns á las cajas de co

que los indios tengan bienes de comunidad, y munidad.

planten árboles Y se les de

por

instruccion Estando prevenidos por nuestras reales cé

ley 9, tit. 31, lib. 2. dulas todos los medios que parecieron bastantes para el buen gobierno , seguridad y conservacion de las cajas de censos, y coosegoir que los in

(8) Sobre este negociado tienen comision especial dios tuviesen en ellas las cantidades necesarias

en Chile el obispo y el oidor decano por cédula de 9

de agosto de 1692. para alivio y socorro de sus necesidades, mate- Sin embargo de lo prevenido en esta ley, no poria de tanta importancia , que siempre la tendre- drán los vireyes avocar las causas que ya pendieren mos may presente, ha llegado à tal estado y

en el juzgado de censos, pues esto se probibió por

cédula de 28 de abril de 1765. ha puesto de calidad que por mala administracion resulta en sa daño y perjuicio el remedio

Sobre rebaja de censos por terremoto, ruina etc.

véanse las cédulas dadas en Madrid a 31 de diciembre introducido para su alivio , pues quedando gra- de 1695, y otra de 15 de octubre de 1696.

tes , Y

se

« AnteriorContinuar »