Imágenes de páginas
PDF
EPUB

vasallos

que tanto sirven a la monarquiu,y tan- | tiene en las leyes de esta recopilacion dadas en to lu hun engrandecido é ilustrado. Y porque

favor de los indios, lo guarden y cumplan con nuestra voluntad es, que los indios sean tratados tan especial cuidado que no dén motivo á nuescon toda suavidad, blandura, y caricia , y de nin tra indignacion , 'y para todos sea cargo de resiguna persona eclesiástica ó secular ofendidos: Man dencia. damos á los vireyes, presidenles, audiencias y justicias, que visto y considerado lo que su Mages Que los encomenderos juren que tratarán bien tad fue servido de mandar,.y todo cuanto se con a los indios, ley 37, tit. 9, de este libro.

TITULO OLTCI.

De la succesion de encomiendas, entretenimientos y ayudas

de costa.

у

LEY PRIMERA.

dejare hijas, sino succediere la mayor porque no El emperador D. Carlos

quiere, ó por otro algun impedimento, pase la la emperatriz gobernadora en Valladolid á 28 de setiembre de 1534. En Ma

succesion à la hija segunda, y por consiguiente á drid á 26 de juvio de 1535, y a 26 de mayo de 1536. la tercera hasta acabar las hijas, y en defecto de El príncipe gobernador allí á 26 de mayo de 1516. hijos é hijas venga la succesion à la muger del De la succesion,

Lenedor de los dichos indios, segun la ley de la Si moriere algun encomendero y dejare en

succesion, de tal forma, que despues de la vida del aquella tierra hijo legitimo y de legitimo matri- primer tenedor de los indios no ha de haber mas monio nacido, el virey o gobernador le encomiende de una succesion, en hijo, ó hija, ó muger, y no se los indios que su padre tepia, para que goce sus

han de volver a encomendar a otro hijo, ó kija, ó demoras y los industrie y enseñe en las cosas de muger del dicho primer tenedor. nuestra Santa Fé Católica , guardando (como

LEY mandamos que se guiarden) las leyes y ordenanzas hechas y que se hicieren para el buen trala.

El emperador D. Carlos y los reyes de Buhemia, gomiento de los indios , y hasta que sea de edad

bernadores, en Valladolid á 7 de julio de 1550, capt

tulo 8. El principe gobernador en Monzon de Aragon para tomar armas, tenga uni escudero que nos

á 28 de agosto de 1552. sirva en la guerra, con la costa que su padre sir. Que el hijo que succediere ulimente á sus hermanos y vió y era obligado; y si el encomendero no tuvie.

mailre mientras no se casare. re hijo legitimo, y de legitimo matrimonio naci.

Mandamos que aunque el encomendero que do, se encoinendarán los indios à su moger viu.

muriere, deje hijos e hijas, la encomienda se haga da; y si esta se casare y su segundo '

marido" tu solamente al vaion primogenilo, el cual aunque viere otros indios, se le dará uno de los reparti.

sea menor tenga obligacion á alimentar a sus mientos cual quisiere, y si no los taviere se le

hermanos y herinanas, entretanto que no tuvie. cocomendarán los que foeren de la muger viuda. ren con que se sustentar: y asimismo a su madre

mientras no se casare, coino está prevenido por LEY II.

la ley siguievie respecto de las hijas. El cinperador D. Carlos y el principe gobernador en Madrid á 5 de abril de 1552.* D. Felipe II en 4 de

LEY IV. abril de 1582,

El emperador D. Carlos y el principe gobernador en Que no succédiendo el hijo mayor , succetan los de Madrid á 4 de marzo de 1552 Losreyes de Bohemia, mas de grado in grado,

gobernadores, en Valladolid á 7 de julio de 1550. Maerto el encomendero si dejare dos ó tres

Que la hija succesora se case dentro de un año, y ali

mente a su madre hijos, ó hijas ó mas, y el hijo mayor que confor

y hermanas. me la ley de la succesion habia de succeder , no Declaramos y mandamos , que en defecto de quisiese ó no pudiese succeder por entrar en reli. hijos varones legitimos, y de legitimo matrimogion, ó tener otros indios, ó

por ser casado con

nio nacidos, se haga la encomienda en las hijas muger que los tenga , ó por otro algun impedi- mayores legitimas, y de legítimo matrimonio na.

incapacidad, en este caso se podria du cidas, eslaodo en la tierra tiempo que fallecie. dar si pasa la succesion al hijo segundo: Declara ren sus padres, las cuales hijas mayores se hamos que cuando no succediere el hijo mayor en yan de casar y casen siendo de edad , dentro de los indios de su padre por alguna de las causas on año, coino se les encomendaren los indios; si referidas ú otras, pase la succesion al hijo segundo, no fueren de edad legiliina para contraer matriy no succediendo el segundo pase al tercero, y asi monio, se casen cuando la tovieren, segun la depor consiguiente hasta acabar los hijos varones, claracion referida en la ley 37, título 9 de este y en defecto de succeder ellos, sacceda la hija ma libro, y los indios se les enicomienden con las car. yor, y no succediendo esta pase á la segunda, co gas que sus padres los tenian; y asimismo con mo está dicho en los hijos varones: y si el tenedor que la hija mayor que succediere en ellos, lenga de los iodios muriere sin dejar hijos varones y obligacion á alimentar á las olras sus hermanas,

[ocr errors]

que tuvieren los

entretanto que no tavieren con qoe se sustentar,

LEY IX. y asimisino á su madre mientras no se casare,

D. Felipe II en San Lorenzo á 3 de junio de 1574. los cuales alimentos sean segun la calidad de las

Que los hijos del segundo matrimonio, habiendo ter. personas, cantidad de la encomienda, y necesidad

cera vida, succedan en los indios en que la madre que han de ser alimentados.

hubiere succedido d su primero marido

Los hijos del segundo marido no saccedan en LEY V.

la encomienda de indios del primero en que sa D. Felipe II en Madrid á 31 de enero de 1580. madre succedió, por haber muerto el primero ma. Que muriendo el hijo mayor en vida del padre succe

riido sin hijos, y ser conforme á la ley de succeda su hijo, nieto ó descendiente.

sion que no haya inas de dos vidas. Y declaramos

que donde estuviere concedida la tercera ó cuar. Aunque el hijo mayor muera en vida del po

la

vedor de la encomienda , si dejare hijo o hija, inarido-codedenconceder das hijos del segundo

nieto ó nieta, ó descendienie legitimo, en quien concurran las demas calidades y requisitos para

LEY X. succeder en los indios conforine á lo ordenado,

El inismo en el Escorial á 17 de mayo de 1564. estos descendientes del hijo mayor por su órden

Que muerto el poseedor pase la encomienda ipso jure sean preferidos en la succesion al hijo segundo del

al succesor, el cual la pueda repudiar, como se deposeedor difunto.

clara. LEY VI.

Declaramos que muerto el tenedor de la en.

comienda, luego, ipso jure, sin nueva aceptacion El mismo alli á 27 de febrero de 1575. D. Felipe III pasa en el siguiente en grado que era llamado, en Madrid á 8 de julio de 1603.

conforme á la ley de la succesion, en conformi. Que para succeder el marido d la

muger y
la

dad de la ley 45 de Toro; y si este quisiere re

muger al marido, hayan vivido casados seis meses. pudiarla , pucdalo hacer dentro de quince dia s Los que conforme la ley de la succesion ha

estando presente en la provincia donde morió sa bieren de succeder á sus mugeres en segunda ó

predecesor: y en tal caso sea habido por no soctercera vida, y las mugeres á sus maridos en cua

cesor, y succeda el siguiente en grado conforme lesquier encomiendas ó repartimientos de indios,

á lo dispuesto: y si di ntro de los quince dias mo.

riere sin repudiar, se cuente en el la segunda no puedan succeder si no fuere habiendo estado y vivido realmente casados in facie Ecclesiæ, seis

vida segun esta declaracion, de forma, que no esmeses y asi se guarde y cumpla y observe en to

tando hecha la repudiacion en el tiempo referidas y cualesquier partes de nuestras Indias, Islas,

do, se cuente por segunda vida la tal succesion, y Tierra Firme de el Mar Occeano, y no vivien

y Nos podamos libremente disponer del repartido casados el tiempo referido en la forma suso

miento como fueremos servido: y si el que ha dicha queden vacos los repartiinientos y enco

de succeder estuviere en otra cualquiera parte de miendas en que hubieren de succeder.

las Indias, fuera de la provincia donde estuviere

el repartimiento ó donde muriere el encomendeLEY VII.

ro, tenga veinte dias mas para poder hacer la D. Felipe II á 1.o de diciembre de 1573.

repudiacion. Que cascíndose encomendero con muger que tenga

LEY XI. encomienda, si la eligiere el marido, haya de ser

D. Felipe II en Alcalá á 31 de mayo de 1562. con sus calidades.

Que muerto el succesor en la encomienda antes de Casándose el encomendero de indios con

habersele despachado titulo, quede vaca. mager que lenga otros, si los del inarido faeren

Si el encomendero muriere lenicndo hijos y por dos vidas, y los de la muger por una, y es hubiere de succeder conforme á lo ordenado, cogiere los de la muger y esta falleciere, se ha i el hijo o hija inayor que dejare en la tierra, y duilado si el inarido los debe gozar ó no por el succesor inuriere despues , aanque no se le su vida: Declaramos que el repartimiento que haya hecho encoinienda de los indios, sea visto escogiere el marido, ha de ser con su calidad, y si no tuviere mas de una vida, se acabe con aque

vacar, y no poder succeder eu ellos otro hermano

ni hermana saya, ó mager del primer poseedor, lla: y si el repartimiento fuere el de su inuger,

en caso que la tenga; por cuanto regalarn.ente, sese acabe con la vida de ella.

gan lo dispuesto, no ha de haber en la succesion LEY VIII.

mas del hijo ó hija mayor del primer poseedor,

ó la mager á falta de hijos. El mismo y la princesa gobernadora en Valladolid

a 16 de

mayo
de 1573.

LEY XII.
Que muerto el marido queden los indios á la muger

El inismo en Madrid á 19 de diciembre de 1568. Don cuyos eran antes,

Felipe ill en San Lorenzo a 19 de julio de 1614. Don

Felipe IV en Madrid a 18 de febrero de 1628. Si sucediere que algunos españoles se casen Que el sucesor de la encomienda se presente dentro con viudas de encomenderos, y las encomiendas

de seis meses, pena de los frutos. sueren puestas ó se pusieren en cabeza de los se Ordenamos

que

el succesor en la enconiengundos maridos, y estos murieren, vaélvapse los da, sea obligado á ir por su persona ó la de sa indios à sns mageres viudas, cuyos eran antes pa- procurador, ante el virey ó gobernador de la pro. ra que los tengan y po ean por los dias de su vi vincia en cuyo distrito estuviere, dentro de seis da, y no se les quiten ni remgevaa.

meses primeros siguientes al dia de la vacante, á

[ocr errors]

mostrar el derecho y titolo que tuviere de aque. , despachado y despacharen desde el año de seiscienllos indios, para que le despachen nuevo título de tos y siete á esta parte, cuántas vidas ha de gozar la la encomienda en la vida que le perteneciere; y persona ó personas a quien se hubiere hecho ó si no fuere ó enviare procurador dentro de los seis hiciere merced en indios vacos de Nueva Espa. meses, pierda los frutos que montare el reparti- ña, se entienda solamente por dos vidas, que son miento desde el dia que vacó, hasta que parezca las que se gozan conforme á la ley de la succesion á pedir el titulo, y sean y se cobren para Nos. en las demas provincias de las Indias; y que asi LEY XIII.

se guarde, cumpla y ejecute precisa é inviola

blemente, entretanto que no mandàremos olra El emperador D. Carlos y la emperatriz gobernado

cosa , y que expresamente se diga y declare asi ra en Valladolid á 3 de febrero de 1537. D. Felipe II en todas las cédulas que se despacharen despues á 7 de mayo de 1574.

de la data de esta ley. Que se puedan ceder los aprovechamientos de la encomienda á título de capital o dote.

LEY XVI. Cuando algun encoinendero quisiere casar hi.

D. Felipe II y la princesa gobernadora en Valladolid jo ó hija, y dar los aprovechamientos de la en.

á 9 de junio de 1559. comienda á título de capital ó dote, y por estos Que en la tercera y cuarta vidla se guaride la forma ú otros fines se desistiere de la encomienda, gó

de succeder que en la segunda. cenlos desde luego el hijo ó bija, y los vireyes Mandamos que en

cuanto á succeder en la y gobernadores puedan permitir que en vida de tercera ó cuarta vida el hijo ó hija mayor; y solos padres comience la permision en los hijos pa. bre si los hijos que succedieren en los indios, sera que gocen la encomienda en vida de sus pa rán obligados á alimentar a su madre y herma. dres, pues no tiene inconveniente. Y mandamos

nos, se guarde lo proveido y ordenado respectique esto se haga por via de permision, sin dar ti vamente a la primera y segunda. tulo de encomienda al hijo ó hija hasta que muera su padre.

LEY XVII.
LEY XIV.

D. Felipe II á 9 de febrero de 1561.

Que la muger sticceda al marido y el á la muger en El emperador D. Cailos y la princesa gobernadora

lercera y cuarta vida como en segunda. en Valladolid á 3 de junio de 1555. D. Felipe Il y la princesa gobernadora alli à 11 de junio de 1559, Dudóse en la Nueva España si pasadas las

у å 7 de junio de 1576, y a 28 de febrero de 1588. Don dos vidas de la ley de la succesion, à falta de hiFelipe III en Madrid á 4 de marzo de 1607.

jos succedería la inager

marido y el marido á Que en la Nueva España se succeda en tercera y la muger en la encomienda, y si succederían los cuarta vida en las encomiendas dadas hasla el año

transversales: Declaramos que los transversales de 1607.

nunca han de succeder. Y mandamos que en lo Consideradas las jastas causas que concurrie

tocante à la succesion de los maridos a las muron para gratificar y remunerar los servicios que

geres, y de las inogeres á los maridos despues de co las provincias de Nueva España hicieron los

la segunda vida, se disimule en la Nueva Espatia primeros descubridores y pobladores, se les hizo

por la forma contenida en las leyes de este titulo. inerced de repartimienlos y encomiendas en primera y segunda vida: y porque se iban acaban.

LEY XVIII. do por incorporacion en nuestra real corona, y El emperador D. Carlos y el principe gobernador en sus hijos y descendientes quedaban muy pobres Castellon de Ampurias á 21 de octubre de 1548, y fenecida la memoria de los servicios de sus pa.

capítulo 4. sades, se mandó disimalar en la tercera, y des

Que falleciendo descubridor que tenga ayuda de costa pues se les hizo merced de disimular en la cuar

en la cuja se reparla enlre los hijos, o socorra ci la ia: Mandamos que asi se guarde y cumpla en

muger. las que ya están dadas hasta el año de mil seis Si hubiéremos hecho merced en la Nueva Escientos siele, como se contiene en la ley siguiente, paña á descubridores que no tuvieren indios en con que en acabándose la cuarta vida, queden encomienda de algun entretenimiento en nuestra vacas é incorporadas en nuestra real coruna. caja real, procedido de pueblos incorporados en LEY XV.

nuestra real corona, y muriere dejando hijos ó
muger:
Mandamos

que

lo

que se daba al padre, D. Felipe IV en Madrid á 25 de noviembre de 1637.

se dé en nuesta caja real y reparta entre sus hi. Que las rentas en indios, dadas en la Nueva España jos é hijas, y en su defecto a la muger, para que desde el año de seiscientos y siele, sean por dos vidas.

se alimente segun la cantidad que pareciere. Algunos beneméritos á quien hemos hecho merced de renta en indios vacos de la Nueva Es

LEY XIX. paña, desde el año de mil seiscientos y siete, y en

D. Felipe II á 24 de noviembre de 1568. cuyos despachos se ha referido que la hayan de gozar conforme á la ley de la succesion de ella, han

Que los clérigos yo monjas a quien siendo seglares se pretendido que esto se ha de entender por mas de

dieren entrelenimientos, los gocen mientras vi

vieren dos vidas. Y Nos, por excasar equivocaciones, para que se proceda con toda claridad en materia tan Con las ayudas de costa señaladas á hijos y importante, declaramos, y es nuestra voluntad, que mugeres de descabridores, siendo seglares, se ha mientras expresamente uo se scoalåre ó habiere de acudir á sus hijos, aunque sean clérigos, y à señalado en los decretos ó resoluciones de nuestras sus hijas y mugeres, aunque sean religiosas, por consultas y cédulas, que su virtad se hubiere todos sus dias. TOMO II.

69

En consulta de 5 de marzo de 1611 sobre la pretena encomiendas

que

se hubicren dado del año de 1607 sion de un vecino de Méjico, de

que

150 ducados á esta parte, á que Su Magestad fue scrvido de resque tenia de entretenimiento se pasasen á su hijo ponder: Como parece en todo, añadiendo, que mayor para que pudiese tomar estado, respondió siempre que he dado renta particular de indios en Su Magestad: Hágase asi, y el consejo tenga la encomienda con suma scñalada, aquella no se ha mano en estas succesiones, para que no se den

de entender util sino como acá se en las ensin gran causil. Acuerdo 35.

comiendas en Castilla , con sus cargas y rentas En consulta de 22 de setiembre de 1637 sobre correr tambien, y no habiendo yo hecho merced con esta

tas vidas de encomiendas que Su Magestad ha circunstancia, tengo hecha merced de todo lo que dado y diere en la Nueva España desde el año de en este género sobrare por la mala inteligencia. 1607, fué el consejo de parecer que Su Magestad Auto 103. debiá declarar, que entretanto que expresamen

Por decreto de la cámara proveido en 15 de marte no señaláre en sus decretos cuantas vidas zo de 1649, se acordó que generalmente no se adde gozar el encomendalo, se entiendan solamen mita para beneficiar por efectos beneficiables ninte las dos que gozun en todas las provincias de las guno que sea prorogacion de vida de encoIndias, conforme á la ley de la succesion, y que mienda, futura succesion de ella, ni otra ninguna con esta declaracion quedará fuera de duda la gracia que toque á ellas, y esto qucde para amo: materiu, asi para lo de adelante, como para las bas secretarias. Auto 150.

PITULO DOCE,

Del servicio personal.

LEY PRIMERA.

y guarde que los indios se lleven y salgan á las El emperador D. Cárlos y los reyes de Bohemia, go- plazas y lagares públicos acostambrados para es

. bernadores, en Valladolid á 22'de febrero de 1549.

io, donde con mas como lidad suya pudieren ir, D. Felipe II en Morizon de Aragou á 2 de diciembre sin vejacion ni molestia, mas que obligarlos á que de 1563. D. Felipe III en Valladolid á 24 de no vayan á trabajar para que los españoles ó mioisvicinbre de 1601, Ordenanza 1.a del servicio

tros nuestros, prelados, religiones, sacerdotes , doc. personal.

trineros, hospitales o indios, olras cualesquier Que prohibe antigua forma del servicio perso

congregaciones y personas de todos estados y ca. nal, y le permite con ciertas calidades.

lidades, los concierten y cojan alli por dias ó por Habiéndose reconocido coan dañoso y perja- semanas, y ellos vayan con quien quisieren y por cial es a los indios el repartimiento que para los

el tiempo que les pareciere, sia que nadie los pue. servicios personales se introdujo en el descubri

da llevar ni detener contra su voluntad: y de la iniento de las Indias, y que por haberlo disinu.

misma forma sean compelidos los españoles vaga. lado algunos ministros han sido y son vejados y

buodos y ociosos, y los mestizos, negros, molamoleslados en sus ocupaciones y ejercicios, sobre

tos y zambaigos libres, que no tengan otra ocu• que por inuchas cédulas, cartas y provisiones dadas pacion ni oficio, para que todos trabajen, y: se por los señores reyes, puestros progenitores, es

ocupen en servicio de la república por sus joriá ordenado y mandado todo lo conveniente á su

Gales acomodados y justos, y que los vireyes y buen tratamiento y conservacion, y que no haya gobernadores en sas distritos tasen con la modeservicios personales, pues estos los consumen y

racion y justificacion que conviene, estos jornaacaban, y particularmente por la ausencia que les y counidas que se les hubieren de dar, conforde sas casas y haciendas hacen, sin quedarles me á la calidad del trabajo, ocupacion, tiempo, tiempo desocupado para ser iostruidos en nuestra

carestía ó coinodidad de la tierra, con que el tra. santa fé católica, atender á sus granjerías, susten. bajo de los indios no sea excesivo, ni mayor de у

conservacion de sus personas, mugeres é hi- lo que permite su complexion , y sageto, y que jos: y advertido cuanto se excedia en eslo, en per.

sean pagados en mano propia como ellos qoisie. juicio de su vatural libertad, y que tambien iin

ren y mejor les estuviere, teniendo del cumpliportaba para su propia conveniencia y aumento

miento de todo lo referido mucho cuidado, y asi no permitir en ellos la ociosidad y dejamiento

se guarde, sin perjuicio de lo resuelto en los inque naturalmente son inclinados, y que median- dins unitayos, dónde y cómo expresainente se per te sa industria, labor y granjeria debiarnos pro

niliere por las leyes de esta Recopilacion, y no curar el bien universal y particular de aquellas

en otro ningun caso. provincias: Ordenamos y mandamos, que los re

LEY partiinientos como antes se hacian de indios é indias para la labor de los campos, edificios, guar- D. Felipe II y la princesa gobernadora eu Valladolid da de ganados, servicios de las casas y otras cua

à 28 de noviembre de 1558. lesquier, cesen: y porque la ocupacion en estas Que los indios labradores ú oficiales no sean aprccosas es inexcusable, y si faltase quien acodiese á miados á que se alquilen por jornal, ellas y se ocupase en tales ejercicios, no se po Con pretexto de lo mandado sobre que los Jian sustentar aquellas provincias, ni los indios indios se ocupen y trabajen en sus tierras, no han que

han de vivir de su trabajo: Ordenamos, que de ser apremiados á que se alquilen, sino los holo en todas nuestras Indias se introduzga, observe | gazanes go ocupados en oficios ni labranzas del

to

campo, y los que pueden y deben servir por mi. personas de condicion y estado humilde, la conmata y repartimiento; y aun los que vivieren ocio ten en vergüenza pública y destierro de las Indias: 8os y no enlendieren en lo susodicho, no sean y encargamos á los prelados eclesiásticos que ten. apremiados á salir de sus lagares, sino á pueblos gan particular cuidado

gan particular cuidado por lo que toca a su jurisde españoles donde no haya indios para traba diccion, de que sus súbditos no contravengan, jar, y esto sea pagándoles sa justo jornal á vista

LEY VII. de nuestras justicias.

. LEY III.

El emperador D. Cárlos y el príncipe gobernador en

Valladolid á 23 de setiembre de 1552. D. Felipe II en Monzon de Aragon á 2 de diciembre Que el traer los indios á cuestas lo necesario para la de 1563. Véase la ley 3, tit. 15 de este libro.

provision de los lugares es servicio personal. Que á los indios se pague el tiempo que trabajaren Declaramos que el traer los indios la comida con ida y vuella, y vayan de diez leguas.

у bastiinentos á cuestas a las ciudades cargados de A los indios que se alquilaren para labores leña, maiz, gallinas y otros géneros es servicio del campo y edificios de pueblos, y otras cosas personal, y el mas pesado de todos los que iinnecesarias á la república, se les ha de pagar el piden su conversion, multiplicacion y salud. jornal que fuere justo, por el tiempo que traba Y mandamos que ningunos indios sean tasadrs jaren, y mas la ida y vuelta hasta llegar a sus ni obligados à traer comidas, bastimentos ni otra casas, los cuales puedan ir y vayan de diez le cosa alguna por via de servicio á las ciudades ni guas de distancia y no mas.

otras partes, y que en esto como en lo demas , se

guarde la prohibicion de los servicios personales. LEY IV.

LEY VIII. El emperador D. Carlos y la emperatriz gobernadora cn Medina del Campo á 20 de marzo de 1532. Don El emperador D. Carlos en Toledo a 4 de diciembre

Felipe II en el Escorial á 25 de febrero de 1567. de 1558. El mismo y los reyes de Bohemia, gobernaQue los indios puedan trabajar en obras voluntaria.

dores, en Valladolid á 1.° de junio de 1519. mente, y sean pagados con efecto.

Que no se lleven bastimentos ni otrus cosas á las miSi los indios quisieren trabajar en edificios,

nas ni otras partes con indios cargadus. no se les prohiba, págueseles por sa trabajo lo

Tienen los encomenderos y otras personas que justamente merecieren, no se consienta que por granjería , hacer bastimentos en los pueblos reciban vejacion, si de su voluntad no acudie

de sus encomiendas ó residencias, y bacerlos ven. ren á las obras, y scan pagados realmente y con

der en las minas y otras partes, y que los indios efecto en que no haya fraude.

los lleven á cuestas: Mandamos, que ninguno sea

osado à llevar Ins indios cargados á las minas, ni LEY V.

otra parte alguna á yonder bastimentos ni olra D. Felipe III en Aranjuez á 26 de mayo de 1609, ca

ninguna cosa, ó a cualquier efecto, pena de que pítulo 27. Véase la ley 10, tit. 8, lib. 7. por la primera vez pague por cada indio cien peQue los indios no puedan ser condenados å servicio

sos de oro, y por la segunda Irescientos, y por la personal de particulares.

tercera haya perdido y pierda sus bienes, las cuaMandamos que los indios no paedan ser con.

les dichas penas sean aplicadas por lercias partes denados por sus delitos á ningan servicio perso.

á nuestra cámara, jnez y denunciador; y si focnal de particulares; y si hubiere alguno de este

re encomendero, se le gaiten los indios que lagénero, se le quite conmutando la pena en otra

viere encomendados, y si hombre bajo en quien que parecicre justa.

conforme á derecho se pudiere ejecutar, le sean

dados cien azotes públicamente, y pierda toilo lo LEY VI.

que llevare en las cargas, la cuarta parte para el El emperador D. Cárlos en Toledo á 4 de diciembre

denunciador

у lo demas para nucstra cámara. de 1528. Los reyes de Bohemia, gobernadores, en Valladolid á 1.° de junio de 1519. D, Felipe III, Orde

LEY IX. wanza 3 del servicio personal de 1601. Eo Aranjuez D. Felipe III en Aranjuez á 26 de mayo de 1009. á 25 de mayo de 1609.

Que no'se carguen los indios sino en los casos y con Que los inclios no puedan ser cargados contra su vo

las calidades de esta ley. luntad, ni de su grado.

Por mucho que inste la necesidad y la carga No se puedan cargar los indios con ningun sea ligera y volontaria, no se han de cargar los género de carga que lleven á cuestas, pública ni indios

porque

seria dar ocasion á mayor exceso, secretamente por ninguna persona de cualquier | y solo dispensamos en que puedan llevar la cama estado, calidad o condicion, eclesiástica ni secu del doctrinero ó corregidor cuando se mudaren de lar, en ningun caso, parte ni lugar, aunque sea on lugar à otro, con limitacion de

que la carga con voluntad de los indios, ó facultad , ó man se divida en diferente indios mas é menos, dato de los caciques, con paga ni sin paga, ni con gan el peso y calidad, y la jornada sea corta y licencia de los vireyes, audiencias ó gobernado proporcionada a las fuerzas y aliento de los inres, á los cuales inaodamos que no la den, per dios, y que se les pague el jornal que los vireyes milan ni disimalen, pena de suspension de ofi ó gobernadores tasaren, srgun su justo valor: y cio por cuatro años precisos y mil pesos, en que asimismo que en la provincia donde se hubiere condenamos al que cargare los indios coo licen de tolerar no haya bestias, carneros de carga ni cia ó sin ella , aplicados por tercias partes á nues. otros bagages, pues habiéndolos no han de servir tra cámara, juez y denunciador, y á los que no los indios en estos ministerios; y porque es nuestuvieron para pagar la dicha condenacion siendo tra voluntad que esto no se haga pudiéndose es

SC

« AnteriorContinuar »