Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tros

malos tratamientos qne los indios recibieren de cion que tengan ó poedan tener, conforme a la sus caciques ó españoles, especialınente si fueren ) ley 41 de este titulo. Y loandamos que en caso ministros nuestros, en los cuales conviene cjeca- de servirse de los indios, sea pagándoles su tratar las penas con unas rigor: y á los prelados se bajo y ocupacion sin apremiarlos. culares y provinciales de las órdenes, rogainos y

LEY XLIV. cacargamos que tengan la misma atencion en el castigo de culpas de esta calidad que connetieren El mismo en Madrid á 10 de octubre de 1618. los doctrineros y otras personas eclesiasticas; y Que en el Paraguay, Tucuman y Rio de la Plata se queremos que sea caso de residencia cualquiera haga repartimiento a los doctrineros, y no saquen onision de los gobernadores, josticias y minis

los indios de sus pueblos. cuyo cargo esta viere en parle ó en todo la

En el Paraguay, Tucuman y Rio de la Plala observancia y cumplimiento de esta ley.

ta se deu á cada doctrinero uno ó dos macha

chos de siele á catorce anos, que le sirvan, un LEY XLI.

indio mitayo y una india vieja para la cocina, á D. Felipe III en Madrid á 17 de marzo de 1608. los cuales ha de dar de comer y vestir; y si les Que se quite el servicio personal de los tanores de

mandare otra cualquiera cosa, les ha de pagar Filipinas y la contribucion de pescados. como otro particular, y no ha de poderlos sacar

Los religiosos y ministros de doctrina y al de un pueblo á otro, aunque sean de poca edad, ó caldes mayores de las Islas Filipinas , tienen re do será preseglado á otro beneficio. partimiento cada semana de indios

que
ilaman

LEY XLV.
tadores, para que los sirvan sin paga , y demas
les contribuyen los paeblos con la pesca que

El mismo allí. han menester los viernes, siendo contra ra Que a los conventos de Paraguay, Tucuman Rio zon y justicia; Mandamos, que el gobernador y

de la Plata se repartun indios de mila. capilan general, audiencia y otras cualesquier

Habiendo repartimento de mitayos en las pro• Questras justicias, quiten y no consientan este

vincias del Paraguay, Tucuman y Rio de la Plaservicion personal y contribucion, de forma que

ta, se acoinode å las religiones, señalando à caen oingon caso acadan con ella los pueblos, que

da convento tantos indios, cuautos fueren los Nos los danos por libres de cualquier obliga- religiosos, con que no pasen de ocho. cion que eengan ó puedan tener.

LEY XLVI.
LEY XLII.

El mismo en Aranjuez á 26 de mayo de 1609. El mismo en Aranjuez à 26 de inayo de 1609. D Fe Que los salarios de ejecutores para pedir indios sean lipe IV en Madrid á 3 de julio de 1627, y á 22 de di

moderados, y no mulludos los caciques en penas ciembre de 1635.*Véase la ley 19, título 3 de este

pecuniarias. Jibro.

La paga que devengaren los alguaciles y reQue no se repartan indios de mita á ningunos mi

replores que fuereo á pedir los indios á sus canistros de justicia, inquisidores, contadores, oficia

ciques y superiores, sea moderada y se ponga por les reales y otros.

cuenta de aquellos a quien estuvieren repartidos, Mandamos, que no se den indios de mita ni

y no sean multados los caciques en ninguna can: repartimiento a los vireyes, presidentes, oidores,

tidad por el descuido que suelen tener en enviar alcaldes, fiscales, inquisidores, contadores de cuen

los indios de sus mitas ó repartimientos que les tas, oficiales de nuestra real Hacienda y ministros

tocan, porque estamos informado que estas conde nuestras audiencias, ni á los gobernadores, cor:

denaciones las pagan despues los pobres indios, regidores, alcaldes mayores, ni sus tenientes ni otro

y asi se les conmutará la pena pecuniaria ea otra ninguno que tuviere pruhibicion de tratar, y con

corporal. tratar por derecho, leyes ó cédulas, ni se les dé permision para que puedan criar ganado, sem

LEY XLVII. brar trigo, maiz ni otros frutos, aunque la pi

D. Felipe III allí. dan para el preciso y necesario sustento de sus

Que las tasas no se conmuten en servicio personal, y casas, guardando en esto lo que está proveido.

sean pagados los indios con igualdad. LEY LXIII.

Ordenamos que los encomenderus, jueces o

comisarios de las tasas no conmuten, ni bagan D, Felipe III en Madrid á 17 de marzo de 1608. En Ventosilla á 26 de junio de 1610.

qne se pague el tributo de los indios en servicio

personal, ni los vireyes lo concedan, guardando Que no se repartan indios á los curas ni doctrine.

la ley 24, til. 5 de este libro, porque de este ros, y asi se guarde en los tanores de Filipinas.

abuso lian resultado tantos agravios y claniores A los curas de pueblos se repartea indios, va de los indios, que coando se hubiera de concerones y hembras que les guisen de comer,

ha

der enteramente, debia reformarse en esta pargan pan de maiz, y pesquen las vigilias y coares te, para cuyo buen efecto harán qne se lasen inemas; y porque es muy daño o y perjudicial: Or

go

los indios que pagan su tributo en esta forma, denamos que no se permita tal repartimiento para у

el

que hubieren de pagar se les reciba en los estos efectos ni otro alguno, y guardese lo dis fralos que tienen y cogen en sas tierras ó en dipuesto en los servicios personales: y lo inismo se nero, segun está declarado, y fuere de mas aliejecute en cuanto a los indios tanores de Filipi vio y comodidad para los indios; y por el mismo nas, qne se reparlen á los ministros de doctrina caso que algon eacomendero contraviniere en al. y alcaldes mayores, para los misinos efectos, que go á lo dispuesto y ordenado, incurra en perdiNos los damos por libres de cualquiera obliga- | miento de la eacuinienda; y el ministro que fueTOMO II.

zi

dad otra ,

que se

re calpado en este delito, ó le disimulare en pri- , lendrian la defensa y seguridad que deseamos. Y vacion de oficio. Y porque somos informado que por ser este uno de los puntos mas importantes: los indios de Chucuito pagan diez

y
ocho
pesos

mandamos y volvemos á encargar a los susodide tribulo , y los demas que se quedan en sos ca chos, que cumpliendo con la puntualidad y dili-. sas solos cuatro pesos, de lo cual se les suele se gencia, que de su cuidado confiamos, lo preveni. guir muy grande agravio é injusticia; y sin em do y ordenado por estas leyes, tengan particobargo de que esta diferencia cesaria si los caci lar atencion a las personas que tienen el peso ques fuesen haciendo los repartimientos con igual- y gobierno de los indios, y averiguando algun ex

no repiliesen en una inita los indios de la ceso contra su libertad y buen tratamiento, le cas.

no se ha de dejar à su disposicion lo liguen ejenplarmente, sin dispensar en ninguna puede cautelar con mas seguridad y firmeza: y de las leyes y penas que hallaren establecidas: y asi mandamos á los vireyes, que luego igualen á los arzobispos, obispos y proviociales de las las tasas, de forma que no paguen mas los unos órdenes, encargainos que castiguen á los doctriindios que los otros, pues la gauancia que pue

neros y otros eclesiásticos que maltrataren con de haber en esto es bien que siempre se convierta vejaciones è injusticias á los indios, y que nos avien beneficio de los que actaalmente estuvieren sen con frecuencia en nuestro consejo de Indias ocupados en Potosí , supuesto que con esta oca

del cuidado con que se comple y ejecuia. Y lo mission irán de mejor gana á trabajar en sus labores. no ordenamos y mandamos a todos nuestros mi

vistros y personas habitantes en las Indias.
LEY XLVIII.

LEY XLIX.
El mismo alli.
Que todos los ministros y, prelados procuren lu eje-

D. Felipe Il año 1568. D. Felipe III en Lerma á 10 cucion de lo ordenado en cuanto al servicio

de noviembre de 1612. de los indios.

Que en los titulos de encomiendas se ponga cláusula Porque de haberse guardado mal las cédulas

de que no haya servicio personal. que disponen sobre el servicio personal de los in Entre las cláusolas que se deben expresar en dios, han tomado ocasion algunos para poner en los títulos de encomiendas, conforme à las leyes duda si es lícito: Encargamos mucho á nuestros 49 y 50, tit. 8 de este libro: Es nuestra volan. vireyes, presidentes, audiencias, gobernadores tad, y mandamos poner que no haya servicio per. y otras justicias, el castigo de los transgresores 'sonal de los indios. que delinquieren en esta parte, pues si los caciques, mineros, dueños de chacras y las demas l'éase la ley 11, tit. 1, libro 7. labores y granjerías, viesen que se procedia con Los alcaides y carceleros no se sirvan de los el descuido y negligencia que hasta ahora, ni las indios, ler 9, tit. 6), lib.7.. leyes, que para remedio de sus abusos y delitos, Lus indios puedun ser condenados a servicio perse fueren esforzındo y estableciendo de nuevo se sonal de conventos y republica, ley 10, tit 8, rán de efecto, ni los pobres y miserables indios lib. 7.

[ocr errors]

TITULO TRICI. Del servicio en chacras , viñas , olivares , obrages , ingenios, perlas , tumbos , recuas , carreterías, casas , ganados

y bogas.

LEY PRIMERA.

porque conviene prohibir los demas repartimienD. Felipe III en Aranjuez å 26 de mayo de 1609 en

los, que no mirao tanto al bien comun, como á el principio, y capítulo 8, 9 y 15

las granjerías y comodidades particulares de los Que se continuen lus mitas y repartimientos im

españoles: Mandamos que estas milas y repartiportantes al bien comun.

mientos se continúen en los casos y con las limi, Habiéndonos consultado nuestro consejo de In

taciones expresadas en las leyes de este título, y dias, de cuanto inconveniente seria quitar algu

los demas que tratan de servicios personales. nos repartimientos de chacras, estancias y otras

LEY II. labores y ministerios públicos, en cuyo beneficio El emperador D. Cárlos y los reyes de Bohemia, goson interesados los indios como cosa en que con bernadores, en Valladolid á 22 de febrero de 1549. siste la conservacion de aquellos reinos y provin. El mismo y el principe gobernador i 5 de junio cias, y á qiie lodos estan obligados: y conside

de 1552. La princesa gobernadora en Valladolid á 21 rando que si les que lase libertad, reusarian el

de enero de 1559. D. Felipe III, Ordenanza 24 del ser.

vicio personal de 1601.'D Carlos Il y la reina trabajo y beneficis de estos ministórios, por su

gobernadora natural iuclicacion á vida ociosa y descansaila: Que si los indios no se moderaren en el precio de Tuvimos por bien de hacer es. a obligacion inas

sues jornales los lasen las justicias. justificada y tolerable, de manera que no vivan El jornal que deb: n ganar los indios sea á su oprimidos con nota y ocupacion de esclavos: yl voluntad y uo se les ponga tasa : y si' en algunas

partes pidieren tan excesivos precios, que exce

LEY VI. dan de la justa y razonable estimacion, y por esta

D. Felipe III, Ordenanza 8 de 1601, y en 26 de mayo causa pudieren cesar las minas, granjerias del

dė 1609, capítulo 24. cainpo, y otras públicas y particulares, permiti- que para la coca, viñas y olivares no se repartan das para su propio bien y ejercicio, provean los

indios. vireyes, audiencias y gobernadores, conforme à

Para la sementera, beneficio y cosecha de la los tiempos, horas, carestia y trabajo, de forma

coca no se repartan indios, guardando las leyes que los indios, minas, granjerías y haciendas no

de su titulo con mucha puntualidad, ni para la reciban agravio, babiéndose informado de perso cultara de viñas y olivares, por los grandes innas noticiosas: y esle precio se les pague en pro convenientes que se han experimentado de estos pia mano cada dia ó semana, à voluntad de los

repartimientos. indios.

LEY VII.
LEY III.

El mismo en Aranjuez á 26 de mayo de 1609. En MaD. Felipe III en Aranjuez a 26 de mayo de 1609, ca

drid à 10 de octubre de 1618. pítulo 3.

Que a ningun indio se pagrie su jornal en vino, chiQue permite los repartimientos para tambos, re

chu, miel ni yerba. cuas y carrelerías si no se pudieren excusar. A los indios que trabajaren en la labor y

No pudiéndose excusar sin grande inconve ministerio de las viñas, y en otro cualquiera, no niente los repartimientos de tambos, recoas, y sc pague el jornal en vino, chicha, miel ni yercarreterias: Permitimos que se paedan contingar ba del Paraguay, y todo lo que de estos géneros con que á los tambos no vayan indias, si no fuere se les pagare sea perdido, y el indio no lo reciba acompañadas de sus maridos, padres o hermanos, en cuenta; y si algun español lo pretendiere dar para excusar las ofensas de Dios nuestro Señor:

por paga , incurra en pena de veinte pesos cada у

à los indios que en estos ministerios se ocupa vez; porque nuestra voluntad es que la satisfaccioa ren, se dé complida satisfaccion de su servicio, re. sea en dinero. gulada conforme á derecho y circunstancias con currentes en cada provincia, y los gobernadores

LEY VII. ordenaráo que el paso y viaje de las recoas y D. Felipe II en Madrid á 23 de diciembre de 1595. carreterías se reparta en tres ó cuatro caminos, D. Felipe Ill ordenanza del servicio personal de 1601. mas o menos como mejor pareciere, porque los

D. Carlos Il y la reina gobernadora. indios no anden tanto tiempo fuera de sus ca

Que los indios no sirvan en obrajes ni ingenios de

azúcar. sas, y puedan atender mejor á la conservacion de sas vidas y haciendas, y de cualquier manera se

En ninguna provincia ni parte de las Indias ajustará el alquiler que deben ganar, de forma puedan trabajar los indios en obrajes de paños, que enteramente sean pagados de su trabajo y

lana, seda, ó algodon, ingenios y trapiches de azúservicio de las recuas y carretas.

car, ui otra cosa semejante aunque los lengan es

pañoles en coinpania de indios; beneficienlos con LEY IV.

negros ú otro género de servicio, y no con indios D. Felipe II en el Campillo á 19 de octubre de 1595.

forzados ó voluntarios, y sobre esto no se les haga En Aranjuez á 2 de marzo de 1596.

apremio ni persuasion, con paga o sin ella, ó inQue los indios en los tambos cumplan con proveer

tervencion y consentimiento de sus caciques, aqde pan, vino, carne y maiz.

toridad de justicia ni en olra forma. Y permiti. Mandamos que los indios no sean apremia mos que si los indios entre sí mismos tuvieren dos á servir por sus personas en los tambos á los obrajes sin mezcla, compañía, ni participacion de pasajeros , ni dar carneros de carga y cumplan español, de cualquier estado, condicion y calidad, con provcerlos de pan, vino y carne, y de maiz se puedan ayudar unos a otros. Y ordenamos у para las cavalgadaras, y que los corregidores ten. mandamos a las justicias que no los puedan congan particular cuidado de cumplirlo, como quien denar, ni condenen a servicios en obrajes ni in. tiene la materia presente, y de que no se les ha genios por pena de ningun delito; y á los que es. ga agravio, inandaremos proveer remedio con tuvieren en ellos en esta á otra cualquiera forma, inacha demostracion.

saquen y pongan en libertad coninutándoles la

pena en otra arbitraria: y los vireyes, presidentes LEY V.

y oidores de nuesti as aadiencias reales lo hagan El mismo en Monzon de Aragon á 29 de noviembre ejecutar irremisiblemente; y los jueces y justicias de 1563. que contravinieren incorran en pena de

suspenQue los indios de los tambos no den cosa alguna sin

sion de oficio por dos años y doscientus ducados que se les pague.

por la priinera vez, y la segunda sean doblados,

y los dueños de obrajes é ingenios que tuvieren A los españoles criados y allegados que pa indios , en otros doscientos dacados por la primesaren por los Tambos , y en ellos se acogieren á ra vez y destierro de un año de donde fueren comer o á durmir, no dén los indios ninguna cosa vecinos: y por la segunda sea la pena doblada: y asi de posada, como de cualquier mantenimien en caso que delinquieren Iercera vez demas de la to ni yerba para sus cavalgaduras, si no les pa misma pena, no se les perınita ni predan tener garen sa jasto precio y valor: y las audiencias y de alli adelante obraje ni ingenio. Y asimismo justicias no permitan que se les haga agravio es nuestra voluntad que si los vireyes, presiden-, ni molestia, castigando con todo rigor a los que tes y oidores, teniendo noticia lo disinularen y contra yinieren.

dejarea de castigar y remediar, demas de que nos

tendremos por may deservido, se les hará cargo

LEY XIII. en sas residencias y visitas, y de la culpa que re saltare se aos darà cuenta para que maodeinos

D. Felipe III en Madrid á 10 de octubre de 1618. proveer conforme á derecho; de todo lo cual len

Que los indios no se puedan concertar para servir drán muy especial cuidado los oidores, visitado

por mas de un año. res de la tierra, que sin disimalacion ni toleran

El concierto que los indios ó indias hicieren cia averiguarán y castigarán todos los delitos

para servir, ro pueda exceder el tiempo de on cometidos en contravencion de esta ley, pena de

año, que asi conviene y es nuestra voluntad. suspension de sus oficios por tiempo de un año;

LEY XIV.nivo con particular advertencia , de que asi se ha de

El mismo alli: Y: eatender y practicar la ley 10, tit. 31, lib. 2, Sobre el servicio de las indias cusadas y solteras en haciendo poner a los indios en su libertad , sin

casas de españoles. permitirlos donde especialmente no estuvieren Ninguna india casada pueda concerlarse para concedidos, y guardando las calidades que en esta

servir en casa de español, ni á esto sea apremia. ley se contienen.

da si no sirviere su marido en la misma casa, oi LEY IX.

lainpoco las solteras queriéndose estar y residir D. Cárlos Il y la reina gobernadora.

en sus pueblos; y la que tuviere padre ó madre, Que a las mugeres e hijos de indios de estancius no no pueda concertarse sin su voluntad, los obliguen a trabajar.

LEY XV. Ordenamos que las mageres e hijos de indios de estancias que no llegan á edad de tributar, no

D. Cárlos II y la reina gobernadora. Véase la ley 58,

título 16 de este libro. sean obligados a ningun trabajo; y si de sa volaptad y con la de sus padres quisiere algun mo

Que si la india se casare sirviendo, cumpla el tienipo

del concierto en la misma casa. chacho ser pastor, se le dea cada semana dos reales y medio, que sale cada mes á diez reales, y

Ordenamos, que si la india sirviere en algae cada año á cinco pesos, pagados en moneda cor

na casa y sin fenecer el 'iempo concertado se ca

sare con indio de otra familia, cómplalo donde rieote, y mas la comida y vestido á uso de indios.

estaba, y alli vaya a dormir su marido; y si desLEY X.

pues de acabado, quisieren ambos continuar à serD. Felipe III en Aranjuez á 26 de mayo de 1609, ca

vir voluntariamente en la misma casa, puedanlo pítulo 19. D. Cárlos Il y la reina gobernadora. hacer, con que no intervenga violencia. Que los indios muchachos puedan servir voluntarios

LEY XVI. en obrajes Si algunos indios muchachos quisieren servir

D. Felipe III en Aranjuez á 26 de mayo de 1609, cavoluntarios en obrajes , donde aprendan aquellos

Que los indios no incurran en pena ni se les ponga oficios y se puedan ejercitar en cosas fáciles, pue.

demandu por haberse encargado de hacienda y badan ser recibidos en ellos con calidad de que

gages de españoles. siempre gocen plena libertad.

Encárganse los indios de guardar las hacienLEY XI.

das y bagages de españoles, y en caso que sin

culpa ó por descuido sayo se les van ó hurtan, D. Felipe III alli.

son convenidos ante nuestras justicias y condeQue aunque los indios sean voluntarios no trabajen

nainos á pagar su valor: Mandamos que no pueen sacar perlas y en ingenios de azúcar, y puedan servir en la corta y acarreto.

dan ponerse contra ellos semejantes demandas, oi Lo ordenado sobre que no se consienta que

incurran en pena alguna civil ni criminal en los indios trabajen en trapiches, é ingenios de

ningun caso de este genero. azúcar, ni en sacar perlas, conforme á la ley 8,

LEY XVII. de este título, y 31, tit. 25, lib. 4, se guarde

El mismo allí. inviolablemente anaque vayan voluntarios á estas ocupaciones, labores y ejercicios, porque son

Que el indio pastor no pague el ganado perdido si no

se concertare asi, y por esto se le diere equivalente perniciosos á su salud y resultan otros inconve

recompensa. nientes de que tenemos larga experiencia , y so

El indio que guardare el ganado no tenga lamente se deben permitir y tolerar voluntarios obligacion a pagar al ganadero las cabezas peren la corta y acarreto de la caña, si pareciere

didas en sa liempo, si por este riesgo no se les que en estas dos ocupaciones cesan las causas re

diere precio equivalente scñalado por el gobierno, feridas.

con calidad de que se tase segria el mérito y va LEY XII.

loc del peligro á que se ponen

los pastores, y á El emperador D. Carlos y el principe gobernador en las otras circunstancias de cada provincia. Valladolid á 21 de julio de 1548.

LEY XVIII. Que permite alquilarse los indios para las obras á deslajo, con que intervenga la justicia.

D. Carlos Il y la reina gobernadora. Permitimos que los indios para obras se poe Que ninguno ceda en otro los indios que hubiere dan alquilar á destajo, con que ellos y no sus ca

alquilado. ciqaes puedan percibir el precio realmente y con Ordenamos, que los indios concertados ó alefecto, y se haga á sa voluntad con intervencion quilados para servir por tiempo limitado, no puede la justicia, de forma que los españoles no lo dan ser alquilados ni cedidos á otras personas por poedan hacer por su aatoridad.

el tiempo mas o menos de la obligacion, cuno

pitulo 50.

casas.

está prohibido á los encomenderos, y es nuestra

LEY XXIII. voluntad que se guarde eo los mitayos.

El mismo allí.
LEY XIX.

Que el indio enfermo pueda salir de casa de su amo

a curarse. D. Felipe III allí, capítulo 29.

Si el indio que sirviere por mita ó concierQue cesen los repartimientos para huer tas, edificios, to enfermare y quisiere irse a curar fuera de la

agua,
leña
y otros.

casa de su amo, puedalo hacer dejándole libre, Cesen todos los repartimientos y servicios

y el amo sea compelido á ello, y á que le pague que no fuerea voluntarios y se han introducido

lo

que le debiere, y no sea obligado el indio des. en utilidad de los españoles eclasiásticos y secu

pues de sano à complir el concierto. Jares, en ministerios domésticos de casas, huertas, edificios, leña, yerba y otras semejantes, guar

LEY XXIV. dando la prohibicion contenida en la ley 42, ti

El emperador D. Carlos y el príncipe gobernador en tulo 12 de este libro, acerca de los ministros que Valladolid á 14 de julio de 1548. D. Felipe II en el alli se refieren, y todos los demas que lo fueren Bosque de Segovia á 23 de julio de 1573. de justicia, paes aunque sea de alguna incomo- Que las justicias, oficiales reales ni otras personas didad para los españoles, es de mas ponderacion

no se sirvan de los indios del rey. la libertad y conservacion de los indios.

Ordenainos á los vireyes, gobernadores, ofi

ciales reales y á todos los demas ministros de LEY XX.

justicia, que no se sirvan ni lo consientan á El mismo allí.

otra persona alguna de los indios que estuvieren Que los indios trabajadores puedan dormir en sus en nuestra corona real, por precio ni sin él, ni

los hagao llevar cargas de leña, ni de ellos lenA los indios ocupados en labores del campo gan estos ni otros aprovechamientos, porque asi y minas sean de mita, repartimiento o alquilados, conviene á nuestro real servicio y mandaremos se les de libertad para que daerman en sus ca proveer lo que convenga. sas ó en otras; y a los que no tuvieren comodi

LEY XXV. dad, acomode el dueño de la hacienda donde puedan dormir debajo de techado y defendidos del D. Felipe III en el servicio personal de 1609. rigor y aspereza de los tein porales.

Que no se consienta poner mayordomos concertados

en parte de frutos. LEY XXI.

Mandamos á nuestros gobernadores y justiD. Felipe III allí.

cias, que no consieotan poner mayordomios para Que los indios jornaleros sean curados, oigan misa, beneficiar ninguna de las haciendas que fueren no trabajen las fiestas y vivun cristianamente.

de repartiiniento, si interviniere concierto de coEncargamos a todas nuestras justicias la bue taparte en los frutos para el mayordomo, porque na y cuidadosa cura de los indios enfermos que de haberse tolerado esta costumbre en algunas adolecieren en ocupacion de las labores y tra provincias, han resultado grandes molestias á los bajo, ora sean de mita, ó repartimienio, ó volun indios; y es verisimil que por hacer mas copio. tarios, de forma que tengan el socorro de medi sa su ganancia, ha de crecer el trabajo de los cinas y regalo necesario, sobre que atenderán con obreros, y los que contravinieren incurran en las mucha vigilancia, y a que los jornaleros oigan penas estatuidas por la ley 29, tit. i de este libro. misa y no trabajen los dias de fiesta en beneficio de los españoles, aunque leogan bulas apos

EY XXVI. tólicas y privilegios de Su Santidad, porque El misino en Valladolid á 24 de noviembre de 1601. nuestro Santo Padre las habrá concedido con si niestra relacion; y los mineros y labradores digao

Que se compren negros para la boga del Rio de la

Magdalena, y en el interin sirvan indios. que lo hacen voluntariamente, paes esto no se ve. rifica jainas, y sienipre tiene inconvenientes muy

No se puede excusar por ahora que los ingrandes; y haràn que vivao cristianamente, sin

dios continuen el trabajo que tienen en la boga los vicios y embriagueces, en que nuestro Señor

del Rio grande de la Magdalena (aunque se ha es ofendido.

reconocido que tiene inconvenientes) porque no

cese el comercio con las provincias del Nuevo LEY XXII.

Reino, y tráfico de las mercaderías y otras cosas El mismo en Madrid á 10 de octubre de 1618. que se llevan de España, en que los indios lamQue los indios que sirvieren en las casas sean doc bien son interesados. Y para proveer en

esto lo trinados, susientados y curados como se ordena. que mas conviene, ordenamos al presidente que A los indios que trabajaren en

casa donde

procure disponer como los dueños de las canoas estuviere permitido, por mita ó concierto de me compren negros que sirvan la boca y navegacion, ses ó ano, demas de los jornales y pagas, se les y entretanto que hay núinero suficiente, se conde doctrina , comer y cenar; y los que de ellos tinúe con los inenos indios que fuere posible, y á se sirvieren, los curen en sus enfermedades

у

estos no se les pueda apremiar por fuerza ó con. tierren si murieren: y á los que sirven en la tra su voluntad, y lo disponga de forma que moboga del Rio de la Plata de les dé bastimiento vidos del buen tratamiento, satisfaccion de sus para la vuelta. Y declaramos, que en cuanto á jornales, y recompensa del trabajo, prosigan en curar los indios que enfermaren y enterrar los este ejercicio haciendo goardar las ordenanzas que difuntos, se cumpla y ejecute donde no hubiere de él tratan. Y mandamos, que el oidor visita. hospital en que sean curados como convenga. dor de principio a la visita por el término y disTOMO II.

72

en

« AnteriorContinuar »