Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

no les

to de nuestra real hacienda, y no otra cosa. (19) | yes 14,

yes 14, tit. 7. lib. 1. y 14. tit. 1. lib. 2. sobre

que los españoles casados y desposados en estos LEY LVII.

reinos, y residentes en las Indias, sean enviados

á ellos: Ordenamos y mandamos, que en las auD. Felipe II en Madrid á 23 de junio de 1571. D. FeJipe Ill en S. Lorenzo à 19 de julio de 1614. D. Fe

diencias de Liina y Méjico nombren los vireyes lipe IV en Madrid á 18 de febrero de 1628. Instruc un oidor o alcalde, que con especial comision ave. cion de vireyes de 1660, cap. 34. D. Carlos II y la rigüe qué espawoles residen en sus distritos rcina gobernadora Véase la ley 11, lit. 28, lib. 8.

casados ó desposados, y los hayan enviar sin diQue los vireyes no pucdan librar, distribuir, gas lacion, como está ordenado, los cuales lo ejecu lar, preslar, ni anticipar hacienda real, y en ten con muy particular cuidado, y en las demas

que, casos lo podrán librar y gaslar. audiencias pretoriales y subordinadas nombren Por muchas cédulas, órdenes é instrucciones

los presidentes on oidor, persona de mucha sa

tisfaccion y diligencia, que tenga á su cargo lo sude los señores reyes nuestros progenitores, y nues sodicho. tras, dadas á los vireyes del Perú y Nueva Es"paña, y a otros ministros y oficiales de nuestra

LEY LX. "real hacienda, está ordenado y inandado, que los vireyes no puedan librar, distribuir, ni gastar,

D. Felipe III en San Lorenzo á 26 de abril de 1618,

y cu Lisboa á 10 de agosto de 1619. prestar, ni aoticipar en poca, ni mucha cantidad para ningun efecto, ni hacer gratificaciones y

Que los vireyes no den decretos en perjuicio de la mercedes en ninguna cantidad de nuestra real

cosa juzgada, ni proroguen el lirmino para que hacienda, sin especiał cornision y órden nóestra,

los casados en estos reinos se vengan. coino mas expresamente se contiene en las leyes Ordenamos á los vireyes, que no dén decrede esta Recopilacion, título de las libranzas. Y tos en perjuicio de la cosa juzgada, por gracia ó porque nuestra voluntad es, que se guarden fire gobierno, ni de los demas autos pronunciados en me, é inviolablemente, sin dispensacion, ni in

favor de las partes ó causa pública, alterando terpretacion: Ordenamos y mandamos, que así se las penas, ó suspendiendo la ejecucion de las senhaga y cuinpla in violablemente; y porque podian tencias, o prorogando el tiempo asignado por los suceder tales accidentes de invasion de enemigos, alcaldes para que los casados se vengan a estos pacificacion y defensa de la tierra, administra reinos á hacer vida con sus mugeres,

si cion de justicia en casos de mucha calidad, pre conslare por informacion cierta y verdadera, que cisos, é inexcusables, inquieludes y alborotos de tienen impedimento legitimo é inexcusable, y no indios, y por no haber órden nuestra se dejaren en otra forina. Y mandamos, que si contravide conseguir los buenos efectos que convienen,

nieren, se les haga cargo en sus residencias. (20) perinitimos que puedan librar y gastar de nuesira real hacienda todo lo que fuere necesario, pro

LEY LXI. curando moderar los gastos cuanto convenga á la buena administracion de nuestra real hacienda,

D. Felipe II en Aranjuez á postrero de noviembre de 1568. Véase la ley 20, tit. 8,

lib.7. y guardando la forma referida en la ley 132, tiiglo 15. lib. 2.

Que si los vireyes desterraren à eslos reinos algu

nas personas remilan las causas. LEY LVIII.

Si á los vireyes pareciere que conviene al ser. D. Felipe IV en Madrid á 11 de agosto de 1623.

vicio de Dios nuestro señor y nuestro, desterrar

de aquellos reinos, y reinitir à estos algunas per• Que los vireyes y presidenles conozcan breve y sumariamente de los que pasaren á las Indias sin

sonas, las bagah salir luego, habiendo procedido licencia.

judicialmente, y nos remitan la causa fulminada,

para que Nos veamos si tuvieron bastantes motiMandamos que los vireyes y presidentes go

vos para esta resolucion. (21) bernadores conozcan por gobierno, breve mariamente, de las personas que pasaren á las

LEY LXII. Indias sin nuestra licencia, ejecutando las penas

El mismo en la dicha Instruccion de 1595, cap. 36, impuestas.

D. Felipe IV en la de 1628, cap. 3. En Madrid á LEY LIX.

5 de julio de 1627.

Que los vireyes y presidentes lengan libro de reo D. Felipe II en la dicha Instruccion de 1595, capitulo 30. Y en la de 1596 , cap. 49. Don Felipe III en

partimientos de indios. S. Lorenzo á 1° de junio de 1607. D. Felipe IV en Los vireyes y presidentes tengan libro genela de 1628, cap. 50. D. Carlos Il y la reiva gober-ral de todos los repartimientos de indios, que ha

nadora. Que los vireres y presidentes nombren jueces que con especial comision conozcan de los casudos

(20) En cédula de 27 de octubre de 1798 se conestos reinos.

cedió á los capitanes generales que pudiesen rebajar

la tercera parte del tiempo de los destierros á los Para que tenga efecto lo proveido por las le que en ellos se manejasen á satisfaccion de los inge

nieros ó comandantes ; pero que si tienen calidad

de retencion se consulte a S. M. ó se acuerde con (19) Eu cédula de 7 de enero de 1729, se desa los tribunales. probó la contradiccion fiscal. Véase archivo 6, núincro 121 de Chile. Véase la ley 9, tit. 4 , infra,

(21) Véase la ley 7 del tit. 4 de este libro, que

di tambien les permite estratar de unas provincias á cho título.

otras,

[ocr errors]

en

biere en sus provincias , declarando quien los posee, si están en primera, ó segunda vida, el

LEY LXVI. núinero de indins,' y cantidad de sus tasas, el cual

El mismo en Bruselas á 15 de dicicnibre de 1358. se guarde en el archivo con los demas papeles

D. Felipe III en el Escorial a 19 de julio de 1611. del gobierno, y en todas ocasiones nos envien re D. Felipe IV en Madrid á 18 de febrero de 1628. lacion firmada de su propia mano de los que han vacado, y las personas en que los hubieren co Que los vireyes de el Perú puedan encomendar los comendado, y por que causas. (22)

índios vacos , y los de Nueva España guarden el

estilo de ella, LEY LXIII.

Concedemos facultad å los vireyes del Perú D. Felipe II en la dicha Instruccion de 1595, capi

para que puedan encomendar los indios, que ha.

biere vacos cuando llegaren a aquellas provincias tulo 48. D. Felipe IV en la de 1628, cap.

47.

у

los que vacaren, durante el tiempo que sirvie. Que los vireyes na consientan que se carguen los ren sus cargos, en los españoles residentes en indios y cuiden de los caminos y obras públicas.

ellas, como lo pudieron hacer los vireyes antece

sores, para que los tengan, y gocen de sos tribuMandamos á los vireyes, que guarden sus ins

tos, y hagan el buen tratamiento, que se encarga trucciones, y las leyes y ordenanzas dadas sobre y manda por nuestras leyes y ordenanzas, y las prohibir, y no consentir que los indios lleven so demas, que en esta razon se dieren, y con las bre si cargas por los caminos

, y guardando lo cargas, obligaciones, y condiciones de los demas proveido, y averigüen que repartimientos se hu encomenderos, prefiriendo a los beneméritos conbieren hecho en tiempo de sus antecesores para

forme à la ley 14, lit. 2. de este libro, y sobre obras públicas, y que ba procedido, y se ha gas

la justificacion y distribucion de estos premios, tado, y cobren los alcances, y hagan que se em

les encargamos la conciencia, y mandamos que pleen en los efectos de su consigoacion.

los vireyes de la Nueva España guardeg el estilo

de su provincia. LEY LXIV.

LEY LXVII. D. Felipe II en la dicha Instruccion de 1595, capí. tulo 41. D. Felipe IV en la de 1628, cap.' 41.

D. Felipe II en Aranjuez á 27 de mayo. Y en Madrid á 28 de diciembre de 1568, v'en 30 de diciembre

de 1571. Y en 26 de mayo de 1573. Alli á 28 de maQue los vireyes hagan reconocer las ordenanzas de

yo de 1595. D. Felipe III en San Lorenzo á 11 de buen gobierno de los indios, y avisen al rey. juuio de 1612. D. Felipe IV en Madrid a 18 de ju

nio de 1624. Los vireyes, y presidentes gobernadores hagan recoger, y reconocer las ordenanzas que hu

Que los vireyes tengan para su guorda y ornato bieren hecho sus antecesores para el bueno y po.

las compañias de guarda que se refiere. litico gobierno de las repúblicas, y comunidades

Teniendo consideracion a la autoridad de los de los indios , y se informen del modo y forma

cargos de vireyes de nuestras Indias, y calidad de con que se han guardado, y guardan, y de las que no estuvieren en observancia, y porqué causas y

sus personas: Es påestra voluntad , que los del

Perú tengan para sa ornato 'y'acoin pa namiento razones, y de lo que cooviniere añadir, ó refor.

un capitan, y cincuenta soldados alabarderos de mar segun la variedad de los tiempos, y de todo nos avisen may particularmente con sa parecer,

guarda , y cada soldado goce de sueldo Irescientos

pesos de á ocho reales, y el capitan seiscientos, у

de nuestras reales audiencias, para que vislo, del mismo valor, y que estos sueldos se paguen de proveawos lo que convenga.

los que percibian los lanzas y arcabuces, y de los LEY LXV.

repartimientos de indios, que vacaren, que para

esto se han de poner en nuestra corona real, de D. Felipe II en Madrid á 9 de abril de 1591. forma que no se puedan librar, ni libren en el

diaero de nuestras cajas y los vireyes de Nueva Que los vireyes conozcan en primera instancia de

España tengan para los mismos efectos un capicausas de indios con apelacion d sus audiencias. tan, y veinte soldados, á los cuales se les pague Ordenamos que los vireyes puedan conocer en

el sueldo en la cantidad y consignacion, que es

costumbre, y al capitan se le dè duplicado, con primera instancia de los pleitos, que en cualquie- que no sea de nuestra real hacienda. Y mandara forma se ofrecieren entre los indios, y asimis. mo entre españoles, en que los iodios fuereo reos,

mos que las plazas de alabarderos no se sirvan por

criados de los vireyes. (23) porque nuestra voluntad es, que siendo actores puedan pedir ante la justicia ordinaria, ó ante nuestras audiencias, y de lo que proveyeren y

(25) Los vireyes del Perú tienen ademas de la determinarea los vireyes se pueda apelar para las guardia de alabarderos uva compañía de caballeria, audicacias, donde se conozca eo segunda instan compuesta de un capilan y.. hombres. Para esta cia, teniendo por primera la de los vireyes. propuso el Excmo. Sr. Gil se le concediesen los pre

mios de invalidos , y que se les hiciesen los descuentos que å los demas cuerpos del ejército. Pero S. M.

en real orden de 9 de enero de 91 lo denegó pre· (22) Despues de mil veces se ha encargado nuc viniendo que cuando algur individuo se hiciese acreevamente la observancia de esta ley en cedala de dor a la real gracia por haberse imposibilitado en su 29 de junio de 1776.

servicio se le hiciese presente.

nos el

[ocr errors]
[ocr errors]

са

limitado en que los vireyes del Perú y Nueva EsLEY LXVIII.

pana sirvan sas cargos, y por la presente declaD. Felipe II eu Madrid á 23 de abril de 1569. Alli á ramos, que sin embargo de cualquier cláusula 27 de abril de 1574. que se hubiera puesto, y pusiere en sus títulos,

, Que los vireyes no tengan lenientes de capitanes

los sirvan por tiempo de tres años, mas o mede la guarda, y se reforme la situacion de el

que

fuere nuestra voluntad, que corran y sueldo.

se cuenten desde el dia que llegaren á las ciuda

des de Lima y Mejico, y de ellos tomaren la Ordenamos que los vireyes no tengan tenien.

poscsion. tes de capitanes de su guarda, y que si algun sueldo, ó salario'se les hubiere situado de pues

LEY LXXII. tras cajas reales, se quite, y haga lestar, y no se les pague en ningun tiempo.

D. Felipe III en el Escorial á 19 de julio de 1614.

D. Felipe IV en Madrid á 18 febrero de 1628. En LEY LXIX.

Bueu Retiro á 9 de marzo de 1653. En Madrid á 18

de novicnıbre de 1659. Y á 26 de febrero de 1660, y D. Felipe III en Madrid á 24 de marzo de 1614.

30 de diciembre de 1663. Que los de la guorda del virey , si fueren taber neços ó pulperos no seon exentos de la jurisdiccion

Que los vireyes del Perú y Nucor España gocen cal av ordinaria,

el salario que se declara , y se les hagan buenos

seis meses de ida å las Indias, y seis de vuella á 5 Mandamos que si algunos taberneros, y pul

eslos reinos. peros fueren alabarderos de la guarda del virey, no se excusen de las penas en que incurrieren Es nuestra voluntad que los vireyes del Perú por tales ejercicios, y de ellos puedan conocer las gocen de salario treinta mil dacados, que valen jasticías ordinarias y fieles ejeculores, y los vire.

once cuentos doscientos y cincuenta mil marave. yes no les pongan impediinento. (34)

dis: y los de Nueva España veinte mil ducados, LEY. LXX.

que valen siete cuentos y quinientos mil mara

vedis, los cuales comiencen à correr desde el dia Don Felipe II cn la dicha Instruccion de 1595, que tomaren la posesion, hasta el que entrare à pítulo 8. Y en la de 1596, cap. 58. D. Felipe IV en servir el sucesor, de forma que no se paguen dos la de 1928, cap. 38.

salarios á un tiempo á dos vireyes: y asimismo Que los vireyes y presidentes gobernadores avisen se les hagan buenos seis meses por el viage de de las personas beneméritas de sus distritos, infor estos reinos á los del Perú, ó Nueva España, y

mdnduse para ello con particular cuidado. otros seis incses por la vuelta del viage, y que Los vireyes y presidentes gobernadores ten

en ningun tiempo se pueda alterar, ni interpre8n muy especial cuidado de informarse, y sa

tar esta resolacion , y los oficiales reales dény ber que personas benemeritas hay en las provin- paguen los salarios por los tercios del año, y lo cias de su gobierno, asi eclesiásticas como secula.

señalado de ida y vuelta, de cualesquier marave. res, y en los despachos ordinarios de cada un

dis, y hacienda nuestra (25). año uos eavien relacion de todas, refiriendo las partes, calidades y servicios de cada una, con distincion de clérigos y religiosos, y cuales serán á

(25) Por cédula de 6 de abril de 1766 , que está

al folio 327 del tit. 18 de cédulas de Lima , se revocó proposito para prelacias, y de los clérigos para

esta ley en cuanto a los seis meses de ida y

vuelta. dignidades y canongias, y de que Iglesias y pue Pero por

real orden de 16 de abril de 1792 se ha blos: y asimismo qué letrados hay para ocupar en mandado que gozen su sueldo íntegro hasta el dia de plazas de las audiencias, y de los de capa y espa

su embarco, con tal que en este no haya demoda, cuales para gobiernos, guerra, hacienda, y

ra voluntaria. Por real orden de 29 de febrero de oficios de pluma.

1764 se habia mandado abonar á los oficiales de guer

ra destinados á gobiernos militares estas doce pagas. LEY LXXI.

Pero en otra de 1° de 1783 se declaró que esto no

se entendia con vireyes y presidentes. A si en cuanEl emperador don Carlos en Bruselas á 10 de mar

to á esto solo rige lo determinado sobre continuazo de 1555. D. Felipe IV en Madrid a 18 de noviem

cion del sueldo hasta su embarque para España, no bre de 1659; y en 9 de marzo de 1653. A 26 de fe

demorándose voluntariamente aqui , segun la real orbrero de 1660 , y 30 de dicienıbre de 1663.

den de.....

En real orden de 17 de agosto de 1789 se mandó Que los vireyes sirvan sus cargos por tiernpo de Ires

abonar al Sr. D. Francisco Gil el sueldo de teniente años contados desde el dia de la posesion.

general empleado en América, desde que entregó el mando en Santa Fé para pasar al del Perú.

En los pasos de unos gobiernos a otros sin salir de América , debe servir de regla la toma de posesion del nuevo destino para el abono del anterior que

hu(24) Los pulperos vecinos y demas personas de bieren dejado, segun la real orden de 16 de abril de Lina' que tuvieren cualesquiera trato que sea de

92 que se ha citado arriba. abasto y mantenimiento no gozen de fuero alguno en Por real orden de 12 de julio de 1812 los virelos escesos y culpas que cometieren por sus tratos, yes, presidentes y demas gobernadores, solo tienen ni sobre la paga de los derechos que por arancel de el sueldo de dichos destinos hasta el dia de su relebieren de los géneros que vendieren, y en uno y vo; de alli adelante el de su grado eu clase de emotro caso proceda la justicia ordinaria: son palabras pleados efectivos al respecto de España; entendiénde la real cédula , fecha en Madrid å 23 de abril de dose esto último aun cuando en la América son pro1695, que está á folio 106 del lib. 19 de cédula del movidos de un destino á otro. Demorándose voluncabildo de dicha ciudad de Lima.

tariamente no se les abona ningun sueldo.

Conviene á nuestro servicio señalar tiempo

que con

LEY LXXIII.

remitan al consejo, ley 120 tit. 15 libro 2.

Forma en que los vireyes han de escribir al rey, D. Felipe III en Madrid á 20 de mayo de 1620.

ley 6, lit. 16, lib. 2. Que al virey que volviere de las Indias á estos

Que los vireyes como capitanes ginerales, conozreinos se le den posadas y buen pasage.

can de las causas de soldadus , y las deter Ordenamos y mandamos á lodas nuestras jus minen en todas insluncias, con inhibicion de iicias de las lodias, y estos reinos, que cuando las audiencias y justicias, ley 1, tit. 11, de es. los vireyes vuelvan de servir sus cargos, los to libro, bagan aposentar, y den buena y priocipal posada ! Véase la ley a del mismo titulo, en cuanto á para sus personas, y las otras que tuvieren nece

los presidentes , capitares generales. sidad para sus casas y criados, y

los

Que los vireyes den cuenta al rey de lus mateellos vinieren, que no sean mesones, y por esto rias de religion, gobierno, guerra y hacienno les lleven dineros; y asimismo les hagan dar da , leg 1, lit. 14 de este libro, y alli , las lelos mantenimicntos, bestias de guia, y otras co jes que tocan á dar cuenta de otras obligasas que hubieren menester, á precios justos y

ciones. razonables, como en las ciudades, villas y luga Que los vireyes y capilanes generales informen res valieren , y no se los encarezcaa mas, y en de los sugelos idóneos para ocupar en la guerlodo se les haga buen acogimiento.

ra, ley

9

tit. 14 de este libro. LEY LXXIV.

Que los vireyes y presidentes avisen si los proD. Carlos Il en esta Recopilacion.

puestos para empleos eclesiásticos y sccula

res mudaren de estado y estimacion, ley 31, Que prohibe los controlos y grangerias de los vi.

tit. 14 de este libro. reyes.

Que los vireyes antes de acabar los gobiernos , re. Por la ley 54. y siguientes del tit. 16. li mitan relacion de las materias graves, y no lo bro 2, está ordenado que los presidentes, oidores, haciendo, no sean pagados del último año de alcaldes del crimen y fiscales de las audiencias sus gages, ley 32, tit. 14 de este libro. reales de las Indias, no traten , oi contraten, ni Lo ceremonial se vea en el tit. 15 de este libro. tengan grangerías de gaoados mayores , ai me Los cédulas generales se remiten à los vireyes, nores, ni estancias, ni labranzas, ni otras ne auto 30, referido libro 2, tit. 6. gociaciones, ni labores por sus personas, ni Su salariu , auto 42, referido , lib. a tit. 6. (86.) otras interpuestas, como en las dichas leyes con

NOTA. mas expresion se contiene. Y porque al paso que es mayor la dignidad y autoridad de los vireyes, En veinte y tres de Enero de mil seiscientos y mas inmediata su representacion a nuestra real y setenta y cinco, gobernando la reina nuestra persona , será mas grave la culpa de incurrir en señora, se despachó cédula, declarando , que el este delito, para declarar las dudas que se han gasto del papel, tinta , encerado , y demas cosas ofrecido, expresaineole prohibimos a los vireyes tocantes a las secretarias de los vireyes de Nuede nuestras lodias todo género de trato, contra. va España, se han de reducir á cuatrocientos to ó grangeria , por sí, ó sus criados , familia- pesos en cada un año, y esta cantidad no se ha res, allegados, á otras cualesquier personas die de pagar de la real hacienda por ningno caso, recta, ni indirectamente, en poca, ó mucha sino es constando antes de librarse en ella po cantidad, por mar ,

ni el uno en

haberla producido los efectos de quitas y vacacio. las provincias del otro, pena de nuestra indig

nes, donde está consignada , y que luego que ha. nacion, y de las demas, que reservamos a nuesa

ya caudal de estos efectos, se ha de reintegrar tro arbitrio. Y declaramos que para la averigua. precisamente la caja real de lo que hubiere sucion sean bastantes probanzas las irregulares, plido. como está ordenado en los coechos

у

baralerías. Que los vireyes, audiencias y gobernadores no

(26) En cuanto a venias de edad, véase la nota den legii imuciones, y las que se pidieren se

de la ley 10, tit. 21, lib. 8.

pi por

tierra,

TITULO CUARTO

De la guerra,

los reyes

LEY PRIMERA.

te de las Indias, sin expresa licencia nuestra, El emperador don Carlos y

de Bobemia go

aunque la tenga de los gobernadores, pena de bernadores en Valladolid a 31 de diciembre de 1549. muerte, y de perdimiento de todos sas bienes

para nuestra cámara y fisco. Y ordenamos á los Que ninguno puede hacer en las Indias entrada

vireyes, audiencias y jasticias, que prohiban y ni rancheria.

defiendan que ningun español, ni olra persona Mandamos que ninguna persona , de cual- alguna las haga , debajo de las mismas

penas, quier estado y condicion que sea, haga entradas, cuales ejecuten en las personas y bienes de los ni rancherías en ninguna isla, provincia, ni par- que contravioieren. TOMO II.

8

las

gran moderacion, y de sucrte, que los soldados LEY II.

00 se ocupeo en tratos, ni grangerias. D. Felipe III en Lisboa á 20 de julio de 1619.

LEY VI. Que los gobernadores no apremien d los vecinos á

D. Felipe II año 1563. ir á las jornadas, y si salieron en persona no

Que se pueda hacer guerra à los españoles inousen de medios prohibidos.

bcdicnles. Ordenamos á los gobernadores, que no apre

Permitiinos á nuestros vireyes, audiencias

у mien a los vecinos de sus provincias a ir a las jornadas que hicieren , pues los mas de ellos gobernadores, que si algunos españoles fueren,

y permanecieren inobedientes à nuestro real ser por ganar honra, y servirnos, ordinariamente

vicio, y por buenos medios no pudieren ser van de su volontad, si no fuere en caso tan par.

traidos á obediencia, les puedan bacer guerra titular, y de tan grande importancia que obli

en la forma , que les pareciere , y castigar cogue á que el mismo gobernador salga fuera de

100 convenga.
su distrilo, y entonces no usea de apremios, ni
otros medios prohibidos.

LEY VII.
LEY III.

El mismo en Madrid á 31 de diciembre de 1588. El mismo en Barcelona á 22 de junio de 1599.

Que sean estrañados de las provincias los que las

inquietoren y sus deudus. Que cuordo algun gobernador quisiere hacer jor

Si sacediere que algunas personas inquietaren nada , la resuelva como se ordena.

la tierra : Mandamos á los vireyes y presidentes Porque de haberse hecho algunas jornadas gobernadores, que por los mejores mediosl, que en las Islas Filipinas , y sacádose del campo que les pareciere, y pudieren , las vayan sacando de en ellas tenemos, la gente, artilleria, monicio

aquella provincia, y á sus hijos, hermanos, y nes, y pertrechos de guerra, por órden de los deudos, y a los demas, que hubieren seguido sa gobernadores, sin acuerdo y parecer del consejo parcialidad, y los acomoden en parles seguras, de guerra, y de la ciudad de Manila, han resul

donde los tengan cerca , de modo que no se cause lado inconvenientes , y en estos casos y

facciones

nola, (1) es justo proceder con mucha consideracion,

LEY VIII. acuerdo y parecer de las personas, que le pueden dar: Mandamos al gobernador y capitan general El emperador P. Carlos y el principe gobernador

en Valladolid á 28 de setiembre de 1513, y en 27 que en los casos referidos oiga al cabildo de la

de noviembre de 1548. dicha ciudad y consejo de guerra, y lo que resolviere sea con parecer de la real audiencia, y Que los indios alzados se procuren alraer de pas que lo mismo guarden los demas gobernadores

por buenos medios. de las Indias.

Mandamos a los vireyes, audiencias, y goLEY IV.

bernadores, que si algunos indios andаvieren al

zados, los procuren reducir y atcaer á nuestro D. Felipe III en Lisboa á 20 de julio de 1619. Don

real servicio con suavidad y paz, sin guerra, roFelipe IV alli á 30 de setiembre de 1633. bos, ni muerles; y guarden las leyes por Nos Que si algun gobernador hiciere jornada deje la

dadas para el buen gobierno de las Indias, y tratierra en defensa.

tainiento de los naturales; y si fuere necesario

otorgarles algunas libertades, ó franquezas de luda Si se ofreciere que los gobernadorcs hagan especie de tributo, lo puedan hacer y hagan, por jornada , dejen las ciudades principales con de el tiempo y forma , que les pareciere, y perdo. fensa de artilleria y municiones, y la gente ne nar los delitos de rebelion , que hubieren come. cesaria para que ejecuten las órdenes del que tido, aunque sean contra Nos, y nuestro serviquedare en su lugar, coino es prender delin- cio, dando luego cuenta en el consejo. cuentes, guardar presos, ejecutar bandos, y las demas que pueden ocurrir.

LEY IX.
LEY V.

El emperador don Carlos en Valladolid á 26 de ju

nio de 1525 , cap. 9. E, Toledo á 20 de noviembre El mismo en Madrid á 26 de setiembre de 1625.

de 1528. D. Carlos Il y la reina gobernadora. Véa

se la ley 23, tit. 7, lib. 4. Que cuando los soldados del presidio de Santo Do

Que para hacer guerra a los indios se guarde lu mingo salieren à monteria no se ocupen en Iralos

forma de esta ley. ni grangerios.

Establecemos y inandamos, que no se pueda Porque es necesario que algunos soldados del hacer, ni baga gnerra á los indios de ninguna presidio de Santo Domingo salgan en tropas á provincia para que reciban la santa fé católica, correr las costas de la banda del Norte de aque o nos dén la obediencia, oi para otro ningan lla isla, para saber si hay algunos navios de

, y si fueren agresores y con mano armada enemigos en sus puertos, o si los vecinos resca - rompieren la guerra contra nuestros vasallos, potan con ellos, que llaman monterías: Ordenamos al presidente y capitan general, que esté adver.

(1) Véase sobre l'emitir á España la ley 61 del tido de que el salir á estas monterías sea con tit. 3. de este libro."

efecto,

« AnteriorContinuar »