Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

afrenta; y si el alguacil lo volviere á la cárcel, y ins y otros casos que se ofrecen, en consideracion
el carcelero lo recogiere para el efecto sasodicho, de que muchos son forasteros y no tienen quien
incarra
en pena

de
un ducado

para
los
presos de

los defienda: Ordenamos, que el regidor dipalaaquella cárcel.

do tenga obligacion a visitar los que hubiere en LEY XXI,

las càrceles todos los sábados, y reconocer sus cau

sas, y que los escribanos ante quien pasaren se las D. Felipe IV en Madrid á 7 de marzo de 1627. En el manifiesten y participen todas las veces que el

Pardo á 26 de enero de 1628.
Que los indios no paguen costas ni carcelage.

regidor las pidiere, pena de diez mil maravedis

para nuestra cámara y fisco. A los indios presos porque se embriagan no lleven coslas, derechos, ni carcelaje las justicias,

LEY XXIV,
alguaciles y carceleros, ni las paguea por esla,
ni otras causas como está ordcoado.

El príncipe gobernador, capítulo 6.
LEY XXII.

Que las justicias se informen sobre el cumplimiento

de estas leyes y las hagan guardar. D. Felipe II, Ordenanza 22.

Las justicias tengan especial cuidado del saQue se guarde la ley 92, tit. 15, libro 2, sobre no presentarse en la cdrcel por procurador y dar

ber y averiguar todos los sábados antes que sal. inhibiciones.

gan de la visita, si se han llevado algunas costas Guardese la ley 92, lit. 15, lib. 2, sobre

y derechos o detienen los presos, cootra lo resuelque ninguno se pueda presentar en la cárcel por

to en las leyes de este titulo, y en qué cosas no el procurador , y forma de despachar inbibi

se cumple lo inandado, y las hagan guardar y torias.

cumplir y ejecuten las penas estataidas contra

los LEY XXIII.

que incurrieren. El emperador D. Carlos en Valladolid á 17 de Que los jucces inferiores no suelten presos desfebrero 1537.

pues de haberse apelado, ley 33, titulo 12, Que el regidor diputadn visite las cárceles y

libro 5. reconozca los procesos. Para mejor despacho de los presos por deli

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[blocks in formation]

3

LEY PRIMERA. !

LEY II. Dl ainperador D. Carlos y el principe gobernador en Valladolid á 27 de noviembre, de 1553. D. Feli D. Felipe II en Tomar á 12 de abril de 1581. pell, Ordenanza 21, y 80 de Audiencias de 1563. En Madrid á 27 de novieinbre de 1567, y á 19 de que la visita de oidores se haga los sábados por la

tarde. diciembre de 1568, y si 29 de mayo de 1594, y en la 31 de Audiencias de 1596.

Mandamos que los oidores hagan las visitas Que las audiencias visiten las cárceles los sábados y

de cárcel los sábados por la tarde, como se pracpascuas. Ordenamos y mandamos que en las ciudades

tica en nuestras -audiencias de Valladolid у

Gra. donde residieren nuestras reales audiencias, va

nada, con mucha asistencia y puntualidad, y no van dos oidores todos los sábados como el pre

por las mañanas. sidente los repartiere, á visitar las cárceles de

LEY audiencia у ciudad, у

asistan presentes nacstro fiscal y alcaldes ordinarios, alguaciles y escriba El mismo en Toledo a 31 de mayo de 1560, y á 17 de nos de las cárceles; y donde hubiere alcaldes del

julio de 1572. crimen hagan las visitas de cárcel con los alcaldes Que demas de los sabados, se visiten las cárceles los del crimen; y en las tres pascuas del año que son

martes y jueves. vispera de Navidad, de Resurreccion y de Espi

Si en algunas partes con viniere que la ‘risiritu Santo, el presidente y todos los oidores

у alcaldes del criinen, visiten las cárceles de au

la se baga con mas frecuencia para expedicion de

los negocios y soltora de los presos: Mandamos diencias, ciudad é indios precediendo nuestro fiscal a las justicias ordinarias, asentado despues que tambien se visiten las cárceles los martes, de los oidores y alcaldes del crimen, y los alcal

jueves y

sábados de cada semana, des ordinarios se asicoten en otro banco, que no sea el de los oidores en lugar decente, prefirien

se ha mandado que los escribanos de gobierno, guerra do á los demas que no tengan especial privile

y hacienda asistan á ellas para dar razon de su estado, sio (1)

y que se provca sobre el alivio de los reos y curso de

sus causas lo conveniente , pasándose al efecto los (1) Sobre estas visitas generales debe tenerse oficios oportunos. Se libró esta cédula á virtud de presente la cédula de 12 de setiembre de 99, en que queja de la audiencia de Guatemala.

Do,

[ocr errors]

LEY IV.

LEY IX. D. Felipe Il en Madrid á 7 de noviembre de 1567.

El mismo en San Lorenzo á 18 de julio de 1597. Que precisamente se hallen en las visitas dos oidores.

Que los oidores en las visitas de cárcel, puedan deo Todos los dias que conforme á eslas leyes, cerminar sobre sentencias mandadas ejecutar, sin ordenanzas y estilo de las audiencias se hubieren

embargo de suplicacion. de visitar las cárceles, vayan dos oidores á hacer

.!, Habiéndose ordenado que los oidores no cola visita y no menos, peva de cien mail: marave,

nozcan en' visitas de cárcel de negocios sentendis al que faltare, si no se hallare excusado por

ciados en revista, y solo provean sobre soltaras enfermedad ú otro justo impedimento, y asi se

los alcaldes del crimen, determinan que sus senejecute,

tencias de vista se ejecaten sin cobargo, y si las LEY V.

partes suplican de la sentencia o ejecución, sin El mismo allí á 17 de diciembre de 1568.

mas conocimiento de causa las confirman, falQue en la visita de curcel de Lima y Mejico,

tando el recurso y equidad de los oidores, y reci. concurran tres jueces. :

bea, los presos mucho agravio denegada una insMandamos que en la visita de la cárcel real

la visita de la cárcel real cia, eo que pudieran hacer sus descargos y con. de nuestras audiencias de Linna. y Méjico se ha seguir la piedad de que se suele usar con ellos en llen todos los alcaldes juntos, y no ineoos de tres;

la sentencia de revista: Declaramos que hallány cuando sucediere que algunos estén enfermos

dose los oidores en visita de cárcel, si se hubie

ren mandado ejecutar algunas sentencias de visó ausentes, los dos oidores qge,eolraren eg salut

ta pronunciadas por los alcaldes, y los casos no gar visiten juntamente con el alcalde o 'alcaldes

foeren tales que conforme á derecho se puedan que quedaren, de forma que siempre sean tres, y hagao lo que son obligados conforme a las, arde; ejecutar, sin embargo de su plicacion, y estando

pendientes puedan los oidores suscitar la instannanzas, de audiencias.

cia que conforme á derecho faltare. LEY VI.

910bio col 113.6.

LEY X.

Sj .:) D. Felipe III en Valladolid á 3 de abril de 1610.

D. Felipe II en Madrid á 29 de mayo de 1591. Que el corregido en visita de cárcel tenga su lugar.

Que acabada la visita general voten los sidores en .:: Si concorriere el corregidor con la audiencia

el acuerdo los negocios y causas. en visita de cárcel, désele su lugar (2). I to see

· El 'virey y oidores de Lima y Méjico, acaLEY VII.

bada la visita general, no se queden en la sala D. Felipe III Madrid á 20 de junio de 1567, Y del , ordenen a que

у de octubre de 1619. D. Felipe IV en Madrid á 25 de

que deliberar'y 'resolver algunas causas civilés, mayo de 1621.

el virey' y oidores se vuelvan a su acuerdo y vos Que en los casos grares de visita se consulte con el

ten los negocios y causas que se ofrecieren, como virey y audiencia.

se practica en 'nuestras audiencias de Valladolid Los oidores que fueren a visitar las cárceles,

y Granada. guardea nuestras leyes realės especialmente los de Lima y Méjico, con los que se hallaren pre

LEY XI. sos por los alcaldes del crimco; y si ocurriere algan caso grave extraordinario ó escándaloso, déa El mismo allí á 24 de agosto de 1569. D. Felipe III cuenta al virey, el cual avise á la audiencia en rsel, allí á 21 de cricro de 1610. su acuerdo, y sepa lo que siente de aquella causa; Que los oidores no suelten en visita de cárcel a los y habiéndose todos informado y entendido la ver presos por el presidente y.oidores sin su acuerdo: dad del hecho, los oidores que fueren de visita,

ni á los del tribunal de cuentas. estéa advertidos de lo que deben hacer.

Los oidores que fueren á visitar las cárceles LEY VIII.

de las audiencias no suelten a los presos que en !

ellas estuvieren por orden del presidente y oiD. Felipe II allí á 31 de diciembre de 1592, ý á 21 de dores, si no fuere con acuerdo y parecer del prejunio de 1595.

sidente y los demas oidores junios: ni los presos Que los oidores de Lima y Méjico no conozcan de por los tribunales mayores de cuentas.

negocios sentenciados en revista. Ordenamos que los oidores de Lima y Mé

LEY XII. jico en las visitas de cárcel, no conozcan de negocios senteaciados en revista por alcaldes del D. Felipe II en el Escorial á 4 de julio de 1570, Don crimen, y los dejen ejecutar sus sentencias, sin

Felipe III en Madrid á 24 de marzo de 1621. embargo de cualquier costumbre introducida., y Quie en Méjico visiten dos oidores las cárceles de que solaincnie provçan en visita lo que locare à

inelios los subados. solturas, si están bien o mal presos los que se En la ciudad de Méjico se ha estilado gnę hallaren en las cárceles y no procedan à senten dos oidores, nombrados por el virey, visitan las ciar a ninguno.

cárceles de indios presos , cada sàbado, dividien; dose el uno a la que llaman de Méjico, y el olfe

[ocr errors]

5 26 dle pogosto de Maio Felipe minu Lisboa vanten de 10'estrados, y despejen, y si tavieren

[ocr errors]

1

, cibis de Santiago Mandamos que por ser nege

asistencia el corregidor a las visitas en Chile y otras ciudades, por lo que se manda darle asiento.

cios poca calidad y asi sc güarde y cumpla.

:

[ocr errors]

Nos, que

por Nos,

les

LEY XIII.

ro que le prestó, estando en su casa y servicio, D. Felipe II, Ordenanza 86 de Audiencias en Toledo,

y si el acreedor despues le conviniere por emá 25 de mayo de 1596.

prestido, y el indio no tuviere de que le pagar, Que los oidores visitadores de indios vean' y

no se lo entreguen para que le sirva en pago de reconozcan los lestigos.

la deuda..".. 1Sipilt; Ordenamos que los oidores cuando visitaren

Si los indios estuvieren presos por borrachos, las cárceles de indios, vcən y reconozcan las de

aunque sea por tercera , cuarta y mas veces, los posiciones de teștigos y no visiten por relacion. eastigarán como urejor : les pareciere, y por esta

LEY XIV.
XIV. ::

causa en ninguna forma condenarán al indio á
servicio:

: y lo mismo harán con los presos por D. Felipe II en Madrid á 20 de junio de 1567. ***

amancebados, sin embargo de cualesquier ordeQue la forma de despachar en visita' d los indios

nanzas que en estos casos dispongan lo contrario, presos por deudas, que se han de entregar á suso ,acreedores. aonque esten confirmadas

si nece

sario es cuanto a esto'las derogamos, quedando De las visitas de cárcel hechas'ı

por

los oidores, han resultado inconvenientes en daño y perd

en su fuerza y vigor para lo demas.

Si algun indio mayormente casado ú oficial, juicio de los indios, dándolos a servacio por den.

estuviere preso por delito, castiguenlo conforme das civiles à otras personas que a sus afreedores,

á sn culpa sin condenarle a servicio, dejándole por 'mas tiempo que el necesario para pagar las deudas y depositandolos entretanto que sus cau

ganar la vida con su oficio, y vivir con su muger, sas civiles ó criminales, aunque leves 'ses deler

si el delito no fuere grave y de tal calidad que aninaban: y Nos queriendo proveer sobre lo su:

parezca resolver de otra forma segun derecho. sodicho lo que más convenga á nuestro servicio civil é criminal, no los manden 'depositar entre

Si algunos indios esta vieren presos por ca ù sa bien y conservacion de los indios y mandamos que

tanto si alguo indio estuviere preso por deada y por og

que las causas se concluyen, porque de esto

resulta quedarse por deterıninar, y pondrán motener con que pagar se hubiere de entregar á sa acreedor para que le sirva, guarden los oidores

cha diligencia para que con toda brevedad se las leyes de estos reinos de Castilla, que sobre

prosigao y acaben como de pobres y miserables personas

. y acaben como de po esto disponen y entreguen alindio al mistro acree.

Si algun indio se diere a servicio en los eador, para que le sirva el tiempo que pareciere

SOS susodichos, harán que en el libro de la vinecesario á pagar la deuda : y si el acreedor no

sita de la cárcel se asiente su nombre, y el lo quisiere recibir ni servirse de el en pago, le

acreedor á quien se da á servicio, y el tiempo que mande soltar y no permitan que para este efecio se vepda á otra persona algana.it

se mandó que le sirva,

a, y
el dia

que se le entreSi el iodio despues de ser calregado á su acree,

ga, y el precio que le está señalado por su salario.

Cuando alguno de los oidores visitare las cárdor, para que sirva se huyere antes de haber cumplido el tiempo porque le fue dado, y le tor

seles, si por los procesos pareciere la inocencia o naren á prender, harán que sea vuelto a poder

culpa de los indios presos , determinará sus caq. del acreedor y que le acabe de servir, conforme

sas, sin remitirlas al oidor que hubiere mandado al asiento primero que con el se hubiere hecho, prender al indio, pues de hacer lo contrario re

sulta tanta dilacion en sus negocios. sin novedad alguna, y no se pueda vender o dar

").ill, à otra persona , si el acreedor no le quisicre co

! LEY XV. ruo dicho es. *; Cuando hubieren de dar algun iodio à seryi

D. Felipe Ill en San Lorenzo a 27 de octubre de 1616.

D. Felipe IV á 4 de mayo de 1648. cio en los casos peripitidus, tendrán mucha cuen

Que los oidores no suelten ni den esperas á los la de saber y entender, qué oficio tiene el indio,

'casado presos por ausentes de sus mugeres. y qué habilidad y suficiencia , informándose asi

Los oidores no suelten en visita de cárcel á mnismo de lo que ganan comoonerle los oficiales

los presos por estar ausentes de sus mugeres, des. de aquel oficio, para que colendido lo uno y lo otro, dén y señalen al indio el salario que justa- pues de haberse ejecutoriado por los alcaldes del mente hobiere de haber por şu servicio, y.con

crimen de Lima y Méjico, que vengan á estos forme á esto yaya desquitando y pagando, su

reinos, ó pasen donde residieren sus mugeres á deuda.

do hacer vida maridable, ni les den esperas. Si el indio que estuvier: preso, conforme à

LEY XVI. la cantidad de la deuda que debe, y al salario y jornal que le fuere señalado, pudiere pagar con El mismo en Madrid á 26 de noviembre de 1630. un mes ú otro cierto tieinpo de servicio, no le

Que en las visitas de cocel no sean sueltos los presos obliguen á que sirya mas de lo

que
fuere

por alçabalas y derechos reales. sario á la paga de su deuda, l'

En las visitas de cárcel generales y particaSi en los casos susodichos se hubiere entre

lares que hicieren los vireyes, presidentes, oigado algun indio en servicio de su acreedor por

dores

у
alcaldes go saelten

presos por

deudas de cierto tiempo, y el acreedur durante el le prestàre alganos dineros para efecto de perpetuarle alcabalas, aunque sea por encabezamientos, ni

otros derechos reales (3). en su servicio, coino lo suelen y acostumbrao hacer, y el indio hubiere 'acabado de servir a sa Screedor el tiempo porque le fue entregado, há

(3) A no ser que sea por el nacimiento del prin

cipe, en que se deben soltar los que no tuvieren los ganle sacar de sa poder, aunque no haya servi

delitos que expresa la cédula de 8 de setiembre do el tiempo correspondiente al valor del dine de 1707.

nece

LEY XVII.

para que esto les obligae á concluir sus causas. D. Felipe II en Toledo á 29 de mayo de 1596. Don

Y mandamos que en todas las audiencias haya Felipe Ill en Barcelona á 8 de junio de 1599. En

sala de relaciones, ó en la del crimen donde la Ventosilla á 20 de octubre de 1611, D. Carlos II y la hubiere, se señale un dia cada semana, para ver reina gobernadora.

y determinar con brevedad y su mariamente las Que los presos por pena de ordenanza, no sean suellos sin depositarla. y haya en las audiencias sala de

dichas causas , y que en ellas no haya revista. relaciones de estas causas.

Y es nuestra voluntad que asi se practique en Algunos presos por los corregidores y jasti

todas las de esta calidad, que fueren del distrito cias ordinarias pretenden moderacion de las pe

de cada audiencia, aunque se esten siguiendo, y nas, que por derecho pertenecen a nuestra cáina que los presidentes y oidores no sentencien en las ra, é interponen a pelacion á las audiencias, don

visitas de cárcel los pleitos definitivamente, y de en visita de cárcel consiguen soltura en la solo tralen en ellas si los presos lo están justa ó do, quedándose las causas sin sentenciar en frau. injustamente, y guarden las leyes de este título. de de nuestra cámara : Ordenamos que los trans- Que los vireyes dejen a los alcaldes ejercer ligresores de ordenanzas no sean suellos en fiado, brenente, y no suelten sus presos, ley 34, sin depositar á lo menos aote todas cosas la pena, tit. 17, lib. 2.

[ocr errors][merged small]
[ocr errors]

LEY PRIMERA.

lar atencion procoren averiguar los que comelen El emperador D. Carlos y la princesa gobernadora este delito, castigando con todo rigor á los delinen Valladolid á 10 de mayo de 1554. D. Carlos Il y cuentes, conforme à las leyes de nuestros reila reina gobernadora.

nos de Castilla, pues tanto importa al servicio Que todas las justicias averiguen y castiguen los de Dios y ejecucion de la justicia.

delitos. Ordenamos y mandamos a todas nuestras jusa

LEY IV. tieias de las Indias, que averiguen, y procedan al, El emperador D. Cárlos y el principe gobernador en

Valladolid à 10 de setiembre de 1548. castigo de los delitos, y especialmente públicos, atroces y escandalosos contra los calpados, y guar. Que en el delito de adulterio se guarden las leyes sin dando las leyes con toda precision y cuidado, sia

diferencia entre españoles y mestisas. ounisioa ni descuido asen de sa jurisdiccion, pues

En el delito de adulterio procedan nuestras asi conviene al sosiego público, quietad de aque- jasticias contra las mestizas, conforme a las leHas provincias y sas vecinos.

yes de estos reinos de Castilla, y las guarden

como disponen respecto de las mugeres españolas. LEY II.

LEY V.
El emperador D. Carlos y el principe gobernador en
Valladolid á 23 de octubre de 1543.

El mismo en Barcelona á 14 de setiembre de 1519. Que se guarden las leyes contra los blasfemos.

El mismo y el príncipe gobernador en Valladolid

á 14 de abril de 1545. D. Cárlos Il y la reina Por la ley 25, tit. I , lib. 1 de esta Recopi

gobernadora. lacion està ordenado lo conveniente sobre pro Que la pena del marco y otras pecuniarias, impueshibir los juramentos y la pena que incorren los tas por delitos, sean al doblo que en estos reinos de que juran el nombre de Dios en vano. Y

Castilla.

porque conviene que los blasfemos sean castigados con

Mandamos

que
la pena

del marco contra los forme á la gravedad de su delito, mandamos que amancebados y las otras pecuniarias, impuestas las leyes y pragmáticas de estos reinos de Casti por leyes de estos reinos de Castilla á los otros lla que lo prohiben, y sus penas sean guardadas, delincuentes, sean y se entiendan al doblo en los y ejecutadas en las Indias con todo rigor, como de las Indias, excepto en los casos que por leyes alli se contiene.

de esta Recopilacion fuere señalada cantidad cierLEY III.

ta, en que se guardará lo dispuesto (1). El emperador D. Cárlos y la emperatriz gobernado

LEY VI. ra en Toledo á 24 de agosto de 1529. D. Cárlos II y la reina gobernadora.

El emperador D. Cárlos y la emperatriz gobernado

ra en Madrid á 26 de junio de 1536.
Que sean castigados los testigos falsos.
Somos informado que en las Indias hay ma.

Que d los indios amancebados no so lleve la pena

del marco. chos testigos falsos, que por muy poco interés

En algunas partes de las Indias se lleva la pese perjaran en los pleitos y negocios que se ofre

del marco á los indios amancebados como en es. cen, y con facilidad los hallan cuanto se quieren aprovechar de sus de posiciones; y porque este delito es en grare ofensa de Dios nuestro Señor y

(1) Sobre delitos de esta clase, ó cuando se trate nuestra , y perjuicio de las partes: Mandamos a

de estupro, debe tenerse presente la cédula de 31 de

mayo de 1801, en que se ha mandado que nunca se las audiencias y jasticias, que con may partica- ' ponga en la cárcel 'á los acusados por aquel delito. TOMO II.

83

na

ventos

EY

[ocr errors]

los reinos de Castilla, y no conviene castigarlos, dan oficios, con calidad de que sirvan en los concon tanto rigor ni penas pecuniarias: Ordena.

otras ocupaciones ó ministerios de la mos á nuestras justicias , y encargamos à los pre. República, y no á personas particulares como lados eclesiàsticos, que no les impongan ni ejecu. está resuelto. Otrosí ordenamos, que habiéndose ten tales penas, y las hagan volver

у

restituir. de imponer á los indios pena de destierro, no LEY VII.

pase del distrito de la ciudad cabeza de provinD. Felipe II, Ordenanza 117 de Audiencias, Bn

cia, á que se pueblo fuere junto si no interviToledo à 25 de mayo de 1596.

niere mucha causa , segun el arbitrio del juez y

calidad del delilo. Que no se prenda muger por manceba de clérigo, fraile ó casado, sin informacion,

LEY XI. Los alguaciles no prendan á ninguna muger D. Felipe II alli á 30 de enero de 1580, por manceba de clérigo, fraile ó casado, sin pre

Que los condenados á galeras, sean enviados á ceder informacion por donde conste del delito.

Cartagena ó Tierra-firme.
LEY VIII.

Todos los delincuenles que por sus delitos conD. Felipe III en Madrid á 10 de octubre de 1618. denaren á galeras las audiencias, corregidores y Que las justicias apremien d las indias amancebadas

justicias de las Indias, especialmente en el Perú y u irse á sus pueblos á servir.

Nuevo Reino, sean enviados a las provincias de Ordenamos que si habiere sospecha de que

Cartagena ó Tierra-Firme, cuando alli las hubiealgunas indias viven amancebadas, sean apre re, para que sirvan como los demas forzados (3). miadas por las justicias á que se vayan á sus pueblos ó å servir, señalàndoles salario compe

LEY XI. tente (2).

El emperador D. Cárlos y la princesa gobernadora LEY IX.

en Valladolid á 5 de setieinbre de 1555. D. Felipe 11 en Madrid á 14 de julio de 1561. Eu Que se gaste de penas de cumare lo necesario para Galapagar á 15 de enero de 1568.

conducir los presos del Perú. Que no se pueden traer estoques, verdugos ó espadas Los presos que fueren enviados del Perú á de mas de cinco cuartas de cuchilla.

Tierra-Firine condenados á galeras, destierra per Mandamos que ninguna persona de cualquier peldo de las Indias y otras penas, dirigidos á calidad y condicion que sea , pueda traer ni trai.

estos reinos de Castilla, es nuestra voluntad que ga estoque, verdugo ó espada de mas de cinco sean aviados y mantenidos en Tierra-Firme de cuartas de vara de cuchilla ; y el que lo trajere,

penas de cámara, el tiempo que alli estuvieren, y incorra por la primera vez en pena de diez du

el presidente y gobernador ordene que los maescados

у
diez dias de cárcel,'y perdido el estoque,

tros de los navios los traigan á buen recaudo, y verdugo ó espada : y por la segunda sea la pena

den para sa inatalotaje lo que pareciere necesario, doblada , y un año de destierro de la ciudad, vi

y aca se les pague de bienes de los presos, y si Ila ó lugar donde se le tomare y fuere vecino, y

no los tuvieren de donde convenga (4). la pena pecuniaria y armas sasodichas aplicamos al juez ó alguacil que las aprehendiere.

LEY XI.

D. Fclipe II en San Lorenzo á 31 de julio de 1581. LEY X.

Que los galeotes enviados de estos reinos di las gale. El emperador D. Carlos y la emperatriz gobernado ras de las Indias, sean remitidos cumplido el ra en Valladolid á 3 de junio de 1555. D. Felipe II

tiempo. y la princesa gobernadora allí á 23 de mayo de D. Felipe Ili en Madrid á 10 de octubre de 1618.

Ordenamos, que los galeotes enviados de esOrdenanza 54.

tos reinos para servir en las galeras de nuestras Que los indios puedan ser condenados á servicio Indjas, acabado el tiempo de su condenacion, no personal de conventos y repriblica.

se consientan ni permitan quedar en aquellas parEstando prohibido por la ley 5, tit. 12. lib. les y sean luego reinitidos à España. 6, que los indios sean condenados por sus delitos en servicio personal de personas particulares, se ha

LEY XIV.

. reconocido que es beneficio y conveniencia de los D. Felipe III alli á 13 de octubre de 1600. indios, por excusarles otras penas mas gravosas que los alcaldes y, justicias no condenen: d gentiles y de mayor dificultad en su ejecucion, y que

hombres de galera. conviene perinitirlo con algunas circunstancias y Está ordenado que en nuestras galeras no se calidades; y habiendo advertido que como para hagan condenaciones para servir de gentiles-hom. ellos no hay galeras, ni fronteras, ni destierro ábres, porque son de poco servicio, y mucho cuiestos reinos de Castilla, ni saele ser pena la de dado en guardarlos de que se ausenten: Y inan. azotes , y que las penas pecuniarias les son suma damos a todos nuestros alcaldes, jueces y justicias niente gravosas, ha parecido que en algunos ca. que asi lo cuinplan, y no hagan estas condenaciosos donde no hay iinpaesta pena legal, conven nes é impongan penas correspondientes á los drá condenarlos a servicio personal: Ordenamos delitos. y mandamos que los vireyes, presidentes, audiencias y gobernadores (y no otros jueces ioferiores) los puedan condenar en algun servicio temporal y no perpétuo, proporcionado al delito (3) Por real orden de 25 de enero de 751 se haen que sean bien tratados, ganen dineros ó apren

bia revocado, y por cédula de 16 de abril de 58 se manda servar.

(4) Pero se les dehę enviar con los autos de la (2) Véase la ley 73, tit. 11, lib. 1.o

Callsa, segun real orden de 15 de diciembre de 1767

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »