Imágenes de páginas
PDF
EPUB

proveidos estuvieren en estos rcines , sc pre- , Que no se puedan vender armas á los indios, ni senten en la casa de contratacion de Sevilla ellos las tengan, ley 31, tit. 1, lib. 6. y reciban las armas, que se les entregaren, Qize los primeros descubridores ley 1, tit. 8, de este libro.

puedan traer armus ofensivas y defensivas, Que ninguno entre en fortaleza con armas, ley ley 3, tit. 6, hb. 4. 21, tit. 8, de este libro.

Que los mulatos y zambaigos no traigan ar. Que los alcaides visiten las municiones y artille. mus, y los mestizos las puedan truer con

ria para que todo esté limpio, ya bucn rc. licencia, ley 14, tit. 5, lib. 7. caudo , ley 27, til. 8, de este libro. Peanse De los negros, loros, libres ó esclavos , ley 15, las leyes 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, alli, tit. 5, libr. 7. que tratan de la artilleria.

De los esclavos mestizos y mulatos de virey, Que a los soldados de presidios se haga cargo

ministros, ulguaciles inayores y otros, con de las armas y municiones, lry 23, tit. 10, lo especial de Cartagena , y prohibicion de de este libro.

dar licencins, ley 16, 17, 18, tit. 5, lib. 7. Que los soldados del castillo de San Matias Que no se puedan traer estoques, verdugos, o

de Curtagena tengan parte en lo situado para espadas de mas de cinco cuartas , ley 9, tii. polvora y ventajas, ley 13, tit. 12, de este 8, lib. 7. Libro.

[blocks in formation]

LEY PRIMERA. Don Felipe III en Valladolid á 29 de setiembre de

1602. Que cuando se enviaren Irazns é plantas de forli

ficuciones sean como se ordena. Ordenamos y mandamos, que habiéndose de hacer plantas, trazas , ó diseños de fortificaciones , castillos y otras defensas, se nos envien con las medidas y circunstancias necesarias, y con relaciones muy particulares, de forma que se pueda entender lo que conviniere resolver ) ejecutar.

LEY HI. D. Felipe II en Madrid á 20 de diciembre de 1593,

cap. 14 de Instruccion. Que se procure desmonlar y lubrar la tiera alre

dedor del sitio á donde hubiere fribrica.

Los coinisarios de fábricas y fortificaciones han de procurar que se amplien las cabañas y rancherías lo que fuere neuester, desinontando el arcabuco у

arboledas donde conviniere y que se labre

у

siembre cerca del sitio donde se iraba jare, pues demas de

que sirvirá para

la comodi. dad de la gente , estará dispuesto por si despues se hubiere de hacer cerca de las fortificaciones alguna poblacion.

LEY II. Don Felipe III en San Lorenzo á 18 de octubre de

10:07. Que el gobernador y capitan general de la provin

cia asista d las fábricas y fortificaciones.

El gobernador y capitan general de la pro'vincia donde se hubieren de hacer fábricas y for lificaciones asista á ella por su persoua todo el tiempo que pudiere, y procure que se acaben

con la brevedad posible, ayudándose de los capitanes y los demas oficiales de guerra , y no per mita

que los maestros, oficiales y peones de fabricas trabajen, ni se ocupen en otras que no fueren nuestras obras, ni alquilen para ellas á ninguna persona que asista, ni á esclavos suyos, porque en caso que haya falta de esclavos oficiales, y sea forzoso recibir de los que tienen los maestros y otros ministros nuestros: Es nuestra voluntad que el gobernador los compre á sus duetos por lo que justo fuere, con intervencion de los oficiales reales.

LEY IV. D. Felipe III en Madrid á 2 de febrero de 1612. Que en la fábrica de fortificaciones guarden los

ingenieros lo que esta ley dispone. Porque es propio del oficio de ingeniero poner en ejecucion las fábricas y fortificaciones que se mandaren hacer, conforme a las trazas que se aprobaren, y hubieren de ejecutar, el ingeniero à cuyo cargo estuvieren ha de tirar las cuerdas, y poner las maestras con ayada del maestro mayor, aparejador y oficiales que fueren necesarios, los cuales han de depender del ingeniero, y obe. decerle en esto, y en todo lo que les ordenare; y pues el ingeniero debe tener conocimiento de la calidad de materiales que en cada parte de la obra son á propósito, y de qué sitios y lugares se han de llevar; y adonde se han de acarrear у

descargar para que esten mas cerca de la fábrica , y en qaé tiempos se han de apercibir y usar de ellos: Mandamos que en esto se guarde la orden, que el ingeniero diere, el cual tenga la alencion que conviene a nuestro real servicio, у

al beneficio de puestra hacienda.

Si la fábrica, acarreo de materiales, aderezo

cap. 7.

de murallas, hacer ahondar losos, y otras cosas fortificaciones, castigando ejemplarmente a los sernejantes , se tomaren à destajo y fuere menes que no lo hicieren, estimàndolos y honrándolos ter comprar clavazon, herrainientas y malcria como á oficiales y criados nuestros; y'á los inge les: Mandamos que los precios de ellos los haga nieros mandamos , quc á nuestros ministros lenel ingeniero en presencia del capitan general, gan el respelo debido, y con ellos la buena corgobernador , corregidor o ministros nuestros que respondencia, é inteligencia, que es razon. habiere en las partes y lugares adonde se hicieren Y porque podia acontecer, que el ingeniero fortificaciones, cun intervencion de los oficiales de principal de alguna fàbrica o fortificacion, fuese nuestra hacienda , porque tengan la cuenta y ra. a otras partes, por no poder asistir en lodas las zon que conviene.

obras: Mandamos, que esta ley, é instruccion Y siendo el ingeniero el que lleva el peso de la

se entienda con cualquier ingeniero que quedare fábrica, y el gobierno de ella , deinas de la no

en su lugar. ticia que ha de tener de la traza y conocimiento

LEY V. que para llevarla adelante se requiere , de forma que llegue á perfeccion , y sabe la suficiencia de D. Felipe II en la dicha Instruccion de 1593, cada 010 , y la necesidad de acudir mas á una que á otra parte, ha de tocar al ingeniero orde.

Que los oficiales se reparlan por cuadrillas con so. tar al maestro inayor, aparejador y oficiales de

brestantes, como se ordena, canteria, albañileria y carpintería lo que han de Los oficiales y peones que trabajaren en fåhacer, y en qué se han de ocupar, y en qué par.

bricas

у fortificaciones, se repartan por cuadri. te han de trabajar, pues conocerá mejor sus ba llas al principio de cada semana, у el ingeniero bilidades, y el aumero de oficiales y peoncs que ordenará y señalará los sit:os y partes donde han en cada parle se han de emplear; y tainbien ha de ocudir , y con cada cuadrilla de las que hude reforniar y acreentar oliciales y peones en las bicren de ir fuera de los sitios, se enviará un obras, conforme a la recesidad de ellas. y dili sobrestante con sueldo moderado, y bastará

que gencia de los que trabajan, y en esto ha de sesol asista otro con los que trabajaren en la obra prin. ver por sí solo.

cipal, , y otros en las demas que hubiere, y estos Y porque acontece las mas veces ser necesa - sobrestanles tendran cuidado de poner por merios en las fäbricas sulirestands, el advertir que moria los que trabajan cada dia , y cuales faltan, sor menester estos, y cuantos, y el acrecentar,

ó del trabajo de lodo el dia , o de algunas horas, y disminuir el número de ellos ha de tocar al in. y los nombrarán los capitanes generales, gobergeniero ; pero el recibirlos y señalarles los sala nadores ó corregidores de la jurisdiccion, si por rios, y de los oficiales, maestros y, peones, es

el asiento de la fábrica , no se ordenare otra cosa, Questra voluntad que lo haga el capilan general, teniendo cuidado de procurar ahorrar la costa en gobernador é corregidor de la parte donde se todo lo posible, y de ocupar en esto los oficiales hiciere la obra, al cual mandainos que no pue y peones que enfermaren, siendo

capaces

ó en la da señalar salario á sobrestante, ni å otro ningun convalecencia, para que les „sirva de alivio, y oficial, de cualquier género que sea, .sio comu

se convierta en ellos el provecho. nicarlo con el ingeniero, y tomando su parecer,

LEY VI. pues tcodrá mejor conocimiento de las personas, y si se debe despedir á alguno por inhábil, ó

por

El mismo alli, cap.

9. Tambien ha de ser à cargo del ingeniero se

Que los obreros Trabajen ocho horas ondo dia re

partidas como convenga. ñalar la hora en que los oficiales, sobrestantes y peones que trabajaren en las obras, han de en Todos los obreros trabajaran ocho horas cada trar y salir de ellas, conforme à la calidad de dia, cuatro á la mañana , y cuatro a la tarde en los tieinpos de invieron y verano.

las fortificaciones y fábricas, que se hicieren, reY

porque seria de preo fruto lo referido si partidas á los tiempos mas convenientes para lia no se guardase poolualmente, habiendo el inge brasse del rigor del sol, mas o menos lo que

á nicru de andar continuamente en las obras, conjo los ingenieros pareciere, de forma que no faltanaquel que suas las tiene à su cargo, ha de notar do un punto de lo posible, tambien se alienda la lardanza y floedad de cada uno, para que con. procurar su salud y conservacion. forme à lo que el dijere , los oficiales de nuestra

LEY VII. real hacienda bajen de su sueldo lo

que

el inge niero ordenare, porque con esto los que

D Felipe II en Madrid á 23 de noviembre de 1588. jornal y salario sean puntuales, y no lo siendo,

Que las justicias no se entrometan en lo locante sean multados.

á fortificaciones. Para todo lo sasodicho es nuestra voluntad, que todos y cualesquier capitanes generalcs, go

Ordenamos a nuestras audiencias, gobernabernadores, alcaldes mayores y corregidores de dores y justicias, que no se embaracen, ni enlas partes y lugares donde se hubieren de hacer Tronetan en lo tocante á las fábricas y fortificafàbricas y fortificaciones, den a los ingenieros ciones, y las dejen libremente proveer y gobertodo el favor y ausilio necesario, ao permitien nar al ingeniero ó sobrestante que las tuvierc á do que se esceda, ni pase de lo contenido en su cargo , como les pareciere convenir, y les den esta ley, y que provean que sean respetados, y y hagan dar el favor y ayuda, que para su mejor obedecidos de todas las personas, de cualquier efecto y administracion les pidiere y fuere necegénero que sean, que sirvieren en las obras y sario, en lo que tocare á la provision de male

TOM II.

otra causa.

llevared

[ocr errors]

riales y pertrechos, trabajadores y peones, asi mes: a los oficiales canteros á veinle y cinco do. cuando se hayan de hacer las fabricas y fortifica. cados : á los albañiles, herreros, cuberos y fun . ciones por los vecinos ó soldados de presidios, y didor de metales el inismo sueldo que les corre galeras, ó forzados de ellas, coino cuando se desde el dia que por testimonio de escribano conshagan con jornales de los negros o vecinos, con lare haber salido de estos reinos, y héchose à la forme pareciere y se pudiere hacer, segun las vela en uno de los puertos de San Locar, ó Caórdenes que para esto se dieren; y en caso de diz, lodo el tiempo que sirven en las fortificaciofaltar el ingeniero ó sobrestante, se guarde lo nes, confurine los reparle el ingeniero militar, mismo con el que substituyere su lugar.

cun lestimonio del repartimiento que hace, para LEY VIII.

que conste de los que caben, y se han de pagar

en cada puesto, y del dia en que se han emEl mismo alli. D Felipe Ill en Valladolid á 22 de di barcado, y sus carlas de pago, y fe de asistencia ciembre de 1605, y co Aranjuez a 1.o de mayo de de cada uno de los sobredichos en sus oficios: Es 1607.

nuestra voluntad, que asi se guarde y cumpla en Que los dos oficiales reales asislan à los fábricas

todas las partes donde ordenáremos que se hagan y forticaciones.

fortificaciones. Nuestros oficiales reales han de asistir a las

LEY XI. fábricas y fortificaciones, haciendo el tesorero

El mismo alli, cap.

10. oficio de veedor, y tomando la razon el contador, y paguen los materiales y jornales, conforme a Que trabajándose en sitios muy distantes, se . la orden que diere el ingeniero. Y porque de ga la paga un sobado en una parte, y otro en otra. mas de las cantidisdes con que nos sirven los ve

Para que el contador y pagador puedan hacinos, se suele aplicar de nuestra real hacienda

llarse presentes á hacer las nóminas, y asistir á lo que falta , es nuestra voluntad , que si la que tuviéremos en el puerto ó lugar donde se hace

las pagas de la gente, los comisarios darán órla fábrica, no fucre bastante á suplir el gasto so

den, que despues de lanteados y elegidos los si

tios en que han de trabajar, se hagan las ranbre la contribucion de los vecinos, se lleve lo

cherías en parte que todos se puedan recoger á que fallare de donde Nos ordenáremos, y

el te ·

ellas, y alli se les paguen sus salarios y jornales sorero se haya cargo de todo, y lo distribuya con recaudos legitimnos, formando cuenla aparte,

cada sábado, y si por estar los sitios y obras may

distantes no se pudieren juntar todos en una rany haga las pagas en presencia del sobrestante,

cheria y fuere necesario que haya dos, se hará la maestro mayor ó aparejador, el cual ha de cer

paga on sábado en la ona, y otro en la otra. tificar, que son conforme al concierto hecho con cada uno. Y mandamos, que una inisina perso

LEY XII. na no pueda ser veedor y coolador de las fábri

El mismo alli , cap. 8. cas

у fortificaciones.

Que los sábados por la larde se alce de obra una LEY IX.

hora anles para que se paguen los jornales. D. Felipe II alli, cap. 18.

Los sábados en la tarde sc alzará de obra Que lo gaslado en materiales y otras cosas una hora antes de lo ordinario, y en esta se repor libruncus conforme á esla ley.

cogerá la gente å las rancherias: la de las obras Los comisarios, si fueren dos, estando jan- al sayo, y en presencia del comisario de cada

á su puesto; y la de las fortificaciones y fábricas tos ó cada uno de por sí, en los sitios donde estuvieren, han de librar todo lo necesario para

pueslo, y del contador que tuviere el libro de la

razon , los sobrestantes iran llamando por sus nó. compras de materiales y herrainientas y otras co

minas á los oficiales y peones de sus cuadrillas, sas, y el contador ha de tomar la razon de las

diciendo las faltas

quc

cada ano hubiere hecho libranzas ; y porque tainbien pueda dar certiG

a quella semana, y notándolo el contador, el cual cacion de las pagas, y substanciar los recaudos,

hara nómina de lo que inontaren los jornales de se procurará que (en falla de oficial de nuestra

aquella semana descontando las faltas, y esla la hacienda) sea escribano real, y en cualquier caso

firmará el comisario, y el dicho contador tomarà los comisarios mirarán mucho lo que libraren,

la razon de ella y el pagador irá pagando por la y recaudos que tornaren, pues demas de lo que

nómina los jornales a cada uno en su mano. importará para la cucota que han de dar, constará de lo que se hubiere ahorrado y aprovecha

LEY XIII. do por su diligencia, y buen proceder.

D. Felipe II alli, cap. 19.
LEY X.

Que si lo fabrica durare mucho tiempo, haya

quien adniinistre los Santos Sacramentos. D. Felipe II en Madrid à 23 de diciembre de 1583.

Si la fábrica ó fortificacion estuviere lejos de Qae a los oficiales de las fortificaciones se paguen

poblado, y hubiere de dui ar tiempo considerable, los sueldos que se declara.

se ordenará que vaya a ella un sacerdote, clérigo En las fortificaciones que por nuestras ór- ó religioso que confiese

у

administre los santos denes se hacen en los puertos de las Indias, man Sacramentos, y en las rancherías que se levandainos proveer an aparejador de caoteria , al cual taren se señalará algun sitio conveniente para se le dá y paga á razon de treinta dacados cada decir misa, y de la consignacion se le darà el es

se de

у

[ocr errors]

tipendio ordinario, como se hiciere con los de cuando está cumplido el número de los precisos, mas, que en el disirito tavieren doctrinas. se corresponderán los oficiales que los han de reLEY XIV.

mitir con los del puerto donde se hicieren las

fàbricas, y con el gobernador de él, y de lo que El mismo alli, cap. 13.

hicieren nos avisarán. Que los sitios de las fábricas eslen proveidos de

LEY XVI. bastimentos.

El mismo alli , cap. 20. Ordenamos que

Jos sitios donde la gente tra Que los comisarios de obras y fortificaciones cobajare estén siempre proveidos de bastiaventos, y

nozcan de los delitos. siendo necesario.que se les envien de la comarca, los comisarios den las órdenes que convengan, y

Ordenamos, que de los deliios que cometie*

ren los oficiales obreros, y personas que intervisalgan à prevenirlos para que no falteo, y se vem.

nieren en las fábricas , conozca el comisario, y si dan á precios inoderados.

hubiere dos, ambos juntos ; y habiendose de diLEY XV.

vidir, conozca cada uno en el sitio donde asislie El mismo en Madrid á 15 de enero de 1589.

re, si no se dispusiere otra cosa por los comisa

rios. Que donde hubiere fábrica se lleven esclavos que

LEY XVII. trabajen.

El mismo en el Pardo á 16 de noviembre de 1594. De los asientos que se hicieren sobre el llevar esclavos á las Indias; y de los aplicados por Jes Que de las dudas y disensiones entre comisarios de caininados, ó que ea olra formu nos pertenezcan,

fortificaciones conozca la audiencia del distrito. se envien para el efeelo los que parecieren nece Si sucediere alguna duda ó disension en la sa rios por los oficiales de nuestra real hacienda, obra entre los comisarios, en caso que sean mas le pieudo mucha cuenta de que sean sanos, y de de uno, acudan á la real audiencia del distrito, buevas edades y disposiciones para acudir al tra y cumplan lo que determinare, sin alterar las bajo de las obras y furlificaciones; y para que de trazas y diseños, porque la ejecucion de ellas toca cada parte se sepa los que conviene cnviar, y á los ingenieros.

[ocr errors][merged small][merged small]

ma

LEY PRIMERA.

saque plantas , ni descripciones de ninguna cia->

dail, villa ó lugar, fuerza , castillo, puerto, ni El emperador do Carlos, y el principe gobernador surgidero, si no fuere con órden especial nueseu Valladolid á 22 de febrero de 1515. D Felipe III en Madrid á 6 de marzo de 1608.

tra, ó de los vireyes , capitanes generales y go

bernadores, para que por su mano se nos remiQue las fortalezas estén excnlas de edificios.

tan y cumplan lo contenido en esta nuestra ley, Mandainos que cerca de los castillos y for con particular cuidado y puntual ejecucion. talezas esté limpia y desocupada la campaña; y

LEY III. si hubiere casa ó editicio Irescientos pasos al rededor de la moralla , ó tan fuerte, que en

D. Felipe III en Valladolid á 17 de marzo de 1603, yor distancia haga perjuicio, se demuela pagando y en Madrid á 16 de noviembre de 1607, v 4 de abril de nuestra real hacienda al dueño lo que monta de 1609. D. Felipe IV á 28 de junio de 1624 , у

9 de ro el daño y perjuicio que hubiere recibido.

febrero de 1616. LEY 11.

Que los puertos y presidios esten bien prevenidos

de gente , bastimentos y municiones. Don Felipe IV en San Lorenzo å 23 de octubre de 1632.

Los vireyes y presidentes de nuestras aq

diencias, capitanes generales , castellanos y goQue 'no se saquen plan.os de lugares, puertos, cas

bernadores pongan especial atencion y cuidado lillos y fortificaciones sin orden particular.

en la prevencion y defensa de los puertos , casOrden mos á los vireyes, capitanes gene- tillos, presidios y fortalezas de sus distritos, gorales y gobernadores de las Indias, que no con bicroos y cargos, y procuren que siempre tengan sientan, ni permitan que ninguna persona, de las inupiciones, bastimentos y gente de su dota. cualquier estado ó calidad, aunque sea ingenierocion, sin aguardar á que se los pidan, para que o aparejador de nuestras obras y fortificaciones, | esten con toda defensa anticipando la diligencia á

cap. 7.

las ocasiones que se pacdea ofrecer, y especial- | cha, el capitan general, ó gobernador , les pida mente en el castillo del Morro de la Habana, y con intervencion del ingeniero de la fortificacion el de San Matias de Cartagena, y otros de esta relacion jurada , con la pena del tres tanto, que calidad, y hagan renovar los bastimentos, por por la presente les manilamos se la den, sia di. excusar la corro pcion, y que sean de los géneros lacion alguna, con la dicha pena y apercibimicaque con mas dificultad se corrompen.

to, que se procederá coutra ellos por todo rigor. LEY IV.

LEY VIII. El mismo en Aranjuez ó 23 de abril de 1625.

D. Felipe II en la dicha Instruccion de 1582, Que no se saque de las fuerzas lo que suvieren pa Que puesto el sol se recojan los soldados, alco ra su defenso y sustenlo.

el puente, y no se cale sin dør aviso al alcaide. Porque suelen salir de los puertos algunas El alcaide de la fortaleza ordene que poesto armadillas para limpiar las costas de enemigos, y el sol se recojan todos los soldados, y que antes conducir armas, ba-timentos y municiones, y se de la noche se alce el puente, y no se cale por sacan las que hay en los castillos y fortalezas de ninguna ocasion sin darle primero aviso. jándolas desapercibidas de lo que tanto hao me

LEY IX. nester para su costodia y defensa, y de hacerlo asi pueden resultar muy grandes daños: Manda

D. Felipe II en la dicha Instruccion de 1582, cap. 8. mos á los gobernadores y capitanes generales de

Que on lo mas eminente de la fortalesa, y donde los puertos, que no las saquen, ni permitan sacar de los castillos y fortalezas por pinguna causa.

convenga, se pongon centinelas,

Los alcaides pongan centinelas, que relen de LEY V.

ordinario, mudándose por sus cuartos, como se D. Felipe IV en Madrid á 30 de diciembre de 1633.

acostumbra en lo mas eminente de cada forlale

za, y en el morro si le bubiere, ó en el torrco a Que y los castellanos y soldados se den los vi

de ella,

, y en las otras partes Joode el war y tier. veres antes de entrar en poder de los regalones.

ra mas se descubrieren. Mandamos que al castellano y soldados de los

LEY X. castillos se den todos los víveres que habieren menester para su sustento, a los precios que va

D. Felipe IV en Madrid á 18 de noviembre de 1624. lieren antes de entrar en poder de los rega- Que no se ponga centinela en el castillo de Mam. tones.

polur de la Margarila sin fianza.. LEY VI..

Hasc reconocido inconveniente de que la cea. D. Felipe Il en Lisboa á 9 y 13 de abril de 1582, ca. tinela, qoe asiste en el castillo de Mampatar de pitulo 24 de Instruccion. D. Felipe III en Madrid á la Margarita no dé mas seguridad que el pleito 15 de dicieinbre de 1607.

homenage. Y nuestra voluntad es que no se poaQue se pueda gastar de la real Haciendo lo ne ga si no diere primero fianzas de lo que fuere á

cesario para el manejo de la artilleria. su cargo y obligacion. Los capitanes generales, castellanos y alcai

LEY XI. des de las fortalezas hagan separar de los situados el dinero, que fuere menester para gastos sor.

D. Felipe III en Madrid å 4 de abril de 1609. D. Fezosos y necesarios de la artilleria, careñas, rue.

lipe IV alli á 16 de abril de 1631. D. Carlos ,!! y la

reipa gobernadora. das, cortes de madera, y otras cosas necesarias á sa mejor prevencion y manejo. Y permitimos que en los castillos discontes una legua de la ciuá los oficiales reales, que lo puedan proveer y

dad principal se nombre sucer dole que adininistre. gastar, con toda inoderacion de nuestra real ha

Tenemos por birn, que en todos los casticienda, por libranzas de los capitanes generales, llos distantes una legoa de la ciudad principal se castellanos

у

alcaides, especialınente al tiempo nombre un sacerdote que diga misa, y adminisde la ocasion y nueva de enemigos, los cuales tre los santos Sacramentos á los soldados , y que han de intervenir en la cuenta y razon de lo

que se le señalen de sueldo para sa estipendio ciento se gastare, guardando la forma conienida en las

y treinta pesos cada año, que es la plaza ordileyes 132, tit. 15, ib. 2, y 57. tit 3 de este

naria de un soldado. Y mandamos á los capila. libro, por el perjuicio que puede resultar de la

nes generales y castellanos, que dén las órdenes dilacion.

convenientes para que asistan ordinariameote á LEY VII.

sa ministerio, y cumplan sa obligacion, y si no

lo hicieren no se les pague el sueldo. El mismo en Lisboa á 7 de octubre de 1619.

LEY XI. Que diciendo los oficiales reales que no tienen die neros de el situado de forlicaciones, el capitan ge

D Felipe III en Venlosilla å 26 de setiembre de 1614: neral ó gobernador les pueda inandar que den re En Macirid a 4 de junio de 1620. D. Felipe IV alli á lacion jurada.

28 de junio de 1624. En Balsain á 12 de febrero, y

en Madrid á 4 de abril de 1626. Ordenamos que si los oficiales de nuestra real hacienda dijerco, que no tienen dineros por cuen

Que cada nao que entrare en puerto haga salva d ta de alguna situacion de fortificaciones, ó presi

la fortaleza con un morterete. dios, que' en nuestras cajas de su cargo esté he Ordenainos y mandamos, que cuanılo entra

« AnteriorContinuar »