Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

TITULO

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

en to.

[ocr errors]

la uua en Ardoira de mayo de 1769 á folio Chile y otras partes,

Que los encomenderos no sean proveidos en of- ! Que d los soldados de la compañia de los mor'c

cios, ni nombrados por capitanes fuera de nos libres de Tierru-Fhme, se les guarden
sus vecindades, ley 29, tit. 9, lib. 6. !! : šus preeminencias, ley 11, tit. 5. lib. 7.

De las causas de soldados.
LEY PRIMERA.

po que asi estuvieren en arma, no conozcan

nuestras audiencias, alcaldes del crimen , ni otras D. Felipe III en Madrid à 2 de diciembre de 1608. En S. Lorenzo á 19 de julio de 1614. D. Felipe IV

justicias ordinarias, de pleito civil ni causa crimi. alli á 18 de febrero de 1628.

pal de ningun soldado hasta que cese el arma: y

en el conocimiento de las cosas y causas en goe. Que los vireyes como capitanes generales conozcan los vireyes procedieren comoi capitanes generales de las causas de soldados y las delerminen en segunda instancia para mayor satisfacion de das instancias con inhibicion de las 'audiencias y

las

partes, demas de sa asesor letrado, nombren justicias.

otro en los casos que les pareciere que no tiene

inconveniente, usando de la comision y jurisdicOrdenamos y mandamos, que los vireyes cion, que como capitanes generales tienen, con la como capitanes generales de las provincias del

ion y justificacion que conviene,de for"Perú y Nueva España ,iconozcan de todos los man

que sean castigados los delitos y escesos que delitos, casos y causas que en cualquiera -forgia

se cometieren, conforme a justicia. (1) tocaren á los capitanes, oficiales., capitanes de

Coving being st 1793 151" artillería, artilleros y demas gente de guerra que

in' nos sirviere å sveldo en todas las dichas provincias, siendo convenidos como reos cada uno en

lib. 3

Por Yease la ley, tit. 3; , Sipra. las que fueren de su distrito y vireinato: y el vi

orden de 8 de abril de 91 se ha resuela rey

del Perú conozca tambien de las casas de la to;" que ningun individuo del cuerpo militar goce gente del presidio de el puerto del Callao, X. de del fuero interin tenga aprobacion, á menos que sea la armada del mar del Sur, y de las compañías, en caso de guerra.

Esta ley está confirinada por dos reales cédulas, que en la ciudad de los Reyes se levantaren para

, 28. en San Lorenzo á 25 de octu: justicia en primera y segunda instanciai Y man

bre de 1772 á folio 537, tomo 40, en que se presdamos, que nuestras reales audiencias, alcaldes cribe que no haya auditor general de guerra, si

no solamente asesor de capitan general, del Crimen, y otras cualesquier justicias no se

con quien

se sustancien las primeras instancias: y en la seganentroinetan en el conocimiento de estos casos y

da observe la ley, siendo facultativo á causas por via de apelacion, ni en otra cualquie- los vireyes

' seguir esta práctica, o con su asesor gera forma: y que lo mismo se guarde en los casos neral ó con otro ministro a qnien haya de nombrar

en calidad de asesor , y de ninguya suerte de aus criminales con los capitanes Jc caballos e infan

ditor: teria nombrados para qué sirvan en las ciudades

Pero bien reconocidas y meditadas estas dos reay puertos de aquella costa : y gobiernen las coin

les cédulas se debe concluir de ellas, que no serán, pañías de los vecinos con sus alféreces, sargentos ni deberán llamarse auditores estos letrados que se y otros oficiales. Y declarainos y mandamos, que nombren por los vireyes en virtud de las facultades cuando por haber nuevas de enemigos salieren que

esta ley les concedia, asi para las primeras, co

mo para las segunda's instancias ; pero vada de esto los capitanes en campaùa, ó en las ciudades en

debe correr, no tener lugar en los

que

S. M. nomtraren de guardia, por el tiempo que durare el

Brey tiene nombrados de anditores de el Perú, quichacer guardias, y estar con las armas en las man

nes tendrán todas las facultades que les designa el nos esperando enemigos, se les han de guardar, tit. 8, tralado 8 de la ordenanza del cjército.

En cedula de 31 de agosto de 1799 se ha derogay guarden a todos los soldados, que estuvieren

do el fuero militar por causas de sublevacion intenalistados en las dichas compañías, en todos los

tada y sus incidericias. casos y causàs criminales, las mismas preeminen

Aunque sea miliciano provincial, segun la declaá los demas que tienen y llevan sueldo racion de S, M, de 26 de abril de 1703, tono 2.° de nuestro: y los que en aquellos dias sucedieren, las archivadas , fol.

226. Véase la ley 43, tit. 15, lie

bro 2. de que comenzare a conocer el virey como capi.

Por real orden de 15 de febrero, de 86, se tan general, se han de seguir, y sigan y conti

mandó que las inilicias urbanas de América no gonúen ante el hasta concluirlos y determinarlos en

cen fuero militar co otro tiempo que el que esten en primera y segunda instancia: y que por el tiem. i actual servicio,

[ocr errors]

cias que

LEY II.

excesos sean castigados conforme á jaslicia. (a) D. Felipe III en Aranjuez á 21 de abril de 1607. En

LEY III. Madrid - 2 de diciembre de 1608. D. Felipe IV alli á 3 de sctiembre de 1624.

D. Felipe III en el Pardo á 17 de noviembre de 1607.

En Lisboa á 20 de julio de 1619. Que los presidentes capitanes generales de lo Es. parola, Nuevo Reino , Tierro-Firnic, Guatemala Que el capilon general y maestros de campo de Chile, conoscon de los causas de soldados, con Filipinos conozcan de las causas criminolos de los inhibicion de las audiencias y justicias.

soldados. Por no estar declarado, que á los presidentes Ordenamos y mandamos, que los maestros gobernadores y capitanes generales de la isla Es

de cainpo de la gente de gnerra, que sirve á panola, nuevo reino de Granada, Tierra-Firme, nuestro sueldo en las islas Filipinas, conozcan en Guatemala y Chile toca el conocimiento de los primera instancia de todos los casos y causas cri. pleitos y causas criminales de la gente de guer minales ó militares, tocantes à los soldados orra de las provincias, que gobiernan en nuestro dinarios, cuando se hubieren levantado y alistanombre, se pueden ofrecer algunas competencias do para alguna faccion inililar, y estuvieren con de jurisdiccion con las reales audiencias de sus las armas en las manos, siendo reos, y que las distritos y otras justicias. Y para dar forma con. a pelaciones vayan al gobernador y capitan geneveniente, y prevenir lo que se debe observar, de ral, para que las sentencie en este grado, con claramos, que los dichos presidentes y goberns. | acuerdo de asesor , que sea de cicacia y conciendores como capitanes generales, cada uno en 30 cia, conforme hallare por justicia , y conviniere distrito han de conocer y determinar en primera á nuestro servicio, y que lo mismo se guarde resy segunda instancia de todos los pleitos, delitos,

pecto de las causas civiles de la gente de milicia casos y causas, que en cualquiera forma tocan á

de Terrenate, por ser pocos los pleitos de aquel los castellanos, alcaides de los castillos y fuer

presidio; pero de todos los demas casos y negozas, capitanes, oficiales, soldados, capitanes de cios civiles de cualesquier soldados de todas aqueartilleria y artilleros, y á la demas gente de guer. llas is as, escepto los de Terrenate, conozca la ra que nos sirviere á sueldo, y se juntare para audiencia en la primera y segunda instancia, sin caalesquier descubrimientos y pacificaciones en

que lo- maestros de cainpo, ni el gobernador y aquellas provincias, siendo reos convenidos. Y capilan general se entroinetan en ninguna cosa, mandamos, que nuestras reales audiencias, ά

en cualquiera de las dos instancias. Y declara. otras cualesquier justicias no se entrometan en inos y mandamos, que lo susodicho no se enconocer de estos pleitos, delitos, casos y causas tienda, ni practique sino solamente con los solpor vía de apelacion, ni en otra forina, que Nos dados que actualmente llevaren sueldo , é hicielas inhibimos de su conocimiento: y que lo mis ren las guardias, y siguieren bandera ordinariamo se guarde con los capitanes de caballos y de inente, y no con los vecinos, que para las necesiinfanteria ; nombrados para que sirvan en las dades ocurrentes sirvieren en la inilicia: y que en ciudades de las provincias, y gobiernen las com cuanto a la jurisdiccion de los castellanos y alpadias de los vecinos , y con sus alféreces y sar caides se guarde la ley y de este título. (3) geotos. Y es questra voluntad, que cuando por haber nuevas de enemigos ú otras ocasianes, salieren los dichos capitanes en campaña, ó en las

(2) Esla ley 2. se halla confirmada últimamenciudades entraren de guardia, que por el tiein po

una real cédula del Pardo a 24 de enero de por

1773, á folio 432, lomo 41 del gobierno de Lima, la que durare el hacer guardias , y estar con las ar. que se espidió despues de varios informes que se le mas en las manos esperando enemigos, o yendo pidieron al Sr. Amat, y se estableció que no debe al castigo de ellos, o á alguna pacificacion, sean

haber en el reino de Chile mas Auditoría de Guerra

que la erigida en la capital, servida por el oidor deguardadas á lodos los soldados que estuvieren alis.

cauo de aqoella audiencia sin sueldo ni ayuda de costados en las dichas compañías, en todos los plei- ta por este encargo, sin perjuicio del que se le abona tos y causas criminales las enismas preeminencias, por el estraordinario motivo de acompañar a los preque à los demas que tienen y llevan nuestro suel sidentes en las visitas y parlamentos en que se hacia do, y que los pleitos, casos y causas criminales que

novedad Posteriormente se ha mandado guardar esen aquellos dias sucedieren , de que comenzaren

la ley en real orden de 20 de abril de 81 en lo ros

pectivo á apelaciones, y debe tenerse presente, puesá conocer los capitanes generales, se sigan y con io qne en esta parte deroga la cédula de 26 de fetinuen aote ellos hasta concluirlos y determinar brero de 1782 en que se estableció el juzgado de arlos en primera y segunda instancia; y por el tiem

tilleria ; y, en cuyo art 5° se reservaron las apela

ciones de los comandantes al consejo de Guerra. Véapo que estuvieren en arma no han de conocer

se dicha cédula en el tono 2.° de los juzgados milas audiencias, ni otras justicias ordinarias de pleito civil, ni causa criminal de ningun solda- | ." Debe tenerse presente que el Excmo. Sr. D. Amdo, hasta que cese el arma, con que por mas

brosio O-Higgins baron de Vallenary, marques de satisfaccion de las partes para la determinacion

Osorno , siendo presidente de Chile inforinó à S. M.

la necesidad de separar la audiencia de aquel reino de las dichas causas en la segunda instancia , de

del oidor decano, y unirla á la asesoria ; y S. M. en mas del asesor letrado que tuvieren, nombren real orden de 31 de octubre de 1795 lo aprobó asi, otro que sea uno de los oidores de aquella au y se ejectó en aquel reino , siendo el asesor D. Radiencia, donde presidieren los capitanes genera

mon de Rozas. les , y con parecer de ainbos determinen en se (5) A los auditores sirven en Indias les

que gunda instancia: y les encargamos, que en el

comprende la prohibicion de casarse sin licencia, por

real orden de 16 de agosto de 73. uso de esta facultad procedan con la considera En orden de 20 de abril de 1784 que se citó arcion y justificacion conveniente, y los delitos y riba en lo respectivo al recurso de segunda instanTOMO II.

15

te

que to

LEY IV.

LEY V. D. Felipe III en Madrid á 2 de diciembre de 1608. D. Felipe IV en Madrid á 30 de marzo de 1635. Que los gobernadores de Carlagena , Habana, Cu

Que los soldados prevenidos para alguna faccion, ba, La Floride , Puerlo Rico , Cumond, San'a

gocen del privilegio militar , esceplo en los causas Maria, Venezuela , La Margarita , Honduras y

comenzadas antes de la espedicion. Yucatan, corno capitones generales conozcan de Declaramos, que todos los soldados prevenicausas de soldados , y los lenienles nombrados por dos para alguna faccion militar, deben gozar de el consejo sean asesores.

las preeminencias, que conceden nuestras leyes

y ordenanzas reales á los que actualmente están Ordenamos, que los gobernadores y capila

en la espedicion , como ellos las gozan, excepto nes generales de las ciudades y provincias de Car

en los casos y causas que se hubierea comenzado tagena, Habana, Cuba, la Florida, Puerto-Rico,

aotes, asi ciriles, conio criminales. Cumaná, Santa Maria, Venezuela, la Margari. ta, Honduras y Yucatan, coino capitanes genera

LEY VI. les conozcan de los pleitos, delitos y causas de la gente de guerra de sus ciudades , islas

D. Felipe II allí á 3 de marzo de 1572. En S. Lorenzo y provin

á 20 de mayo de 1578, y á 3 de agosto de 1589. Doo cias, siendo reos y asimismo de todos los

Felipe IV en Madrid á 1.° de febrero de 1644. caren á los alcaides y castellanos, capitanes, sar. gentos mayores, oficiales, capitanes de artilleria y

Que el gobernador de Carlagena , ó su leniente, y artilleros, y gente de guerra, que en las dichas

el alcalde inagor de l'ero Crue conozan de los deciudades y puertos están á sueldo, excepto en los

lilos cometidos en tierra por la gente de las flo. contenidos en la ley 7. de este titulo, y que nues.

tas y armados. tras audiencias reales no se entromclan en su co Habiendo sido informado, que al tiempo en nocimiento por via de apelacion, ni en otra for

que las Notas

у

armadas surgen en los puertos de ma. Y mandamos, que las apelaciones, que se in Cartagena y la Vera-Cruz cometen los soldados, terpusieren de las sentencias de los gobernado- artilleros y marineros, que en ellas van, y saltan res, capilanes generales, vengan a nuestra junta en tierra, graves delitos contra los que llevan man. de guerra de Indias, y no sean otorgadas para tenimientos à aquellas ciudades, y á los que asisOtro ningun tribunal, y que lo mismo se guarde len en las estancias, y asimismo se resisten á en los casos criminales con los capitanes de ca nuestras justicias con desacalos y palabras feas, y ballos é infantería y sus alféreces , sargentos y hacen olros muchos excesos é insolencias dignos otros oficiales, vecinos de las dichas ciudades, de gran castigo, y saplicado mandásemos proveer puertos é islas. Y declaramos, que cuando por de el remedio necesario: Tuvimos por bien de haber nuevas de enemigos, ú otras ocasiones, sa mandar, v mandamos, que cuando los dichos sol. lieren los dichos 'capitanes en campala, ó entra dados, artilleros y marineros, facra de la orderen de guardia en las ciudades y puertos, por el nanza, cometieren en tierra de las dichas provin. tiempo que durare la guardia , y estuvieren con cias algunos delitos contra vecinos, ú olras pero las arinas en las manos esperando enemigos ó sopas residentes en ellas, los gobernadores de Car. yendo á castigarlos, se les han de guardar á to tagena, ó sus tenientes, y los alcaldes mayores

de dos los soldados de las dichas compañias, en 10 la Vera-Cruz hagan justicia sobre su contenido, dos los casos y causas criminales, las misma pree brevemenle, midas las partes, y los generales y caminencias que á los demas, que e-tán alistados, hos de las flotas y armadas se los entreguen; y y gozan de nuestro sueldo en la forma declara

siendo delitos causados entre los mismos soldados, da por las leyes de este titulo.

artilleros y marineros, dejen el conocimiento de

ellos á sus generales, para que conforme á deEl mismo allí á 10 de febrero de 1603.

recho los castiguen. Y asimismo mandamo-, qne los tenientes le

LEY VII. trados de los gobernadores referidos, siendo nom brados y aprobados por nuestro consejo de Indias, D. Felipe III en el Pardo á 20 de noviembre de 1606 sean asesores en cuanto a las causas de la gente de

En Aranjuez á 7 de mayo de 1616. En Madrid á 11 guerra de los presidios, y de los demas de que

de junio de 1617. D. Felipe IV alli á 30 de diciem

bze de 1633; y á 9 de junio de 1634. Véase la ley 3, hubieren de conocer los capitanes generales, los

de este título. cuales y sus tenientes y justicias, en lo que toca à desarmar los soldados y sus causas, los juzguen

Que de los negocios y causas entre soldados de los

cuslillos y fuerles conozcan los castellanos y alpor leyes militares, y guarden sus preeminencias,

caides en primera insluncia. procurando, que con la gente de la tierra no haya escándalos, ni alborolos, y se cooserven en amis

Es nuestra voluntad, y ordenamos, que en los tad y buena correspondencia, acudiendo todos á negocios y causas civiles y criminales, que se lo que fuere de su obligacion.

ofrecieren entre soldados, artilleros, y gente de los castillos

у

fueries dentro de sus limites, tencia que previenen estas leyes, se ha repetido en

gao los castellanos y alcaides la primera instanotro de 1.° de junio de 1799 decidiendo la competen.

cia, y en ella conozcan y determinen hasta la sencia entre el coronel Valdés de Tinta y el juez de di tencia difinitiva; y en los casos que hubiere lafuntos del Cazco.

gar de derecho otorguen las apelaciones para ante En esta cláusula tal vez se fundó la declaracion

los gobernadores capitanes generales. de la audiencia que dió mérito á la cédula que se cita al pie de la ley primera de este título.

ca

que toca á

LEY VIII.

dieren, mandamos que la gobiernen con el res

peto y atencion que deben al castellano del Morro D. Felipe II en la Instruccion de 1581, cap. 11.

LEY XI. Que los capitanes prendon ó los soldados q avisen d los gobernadores.

D. Felipe IV en S. Lorenzo á 15 de octubre de 1623. Ordenamos, que si algun soldado cometiere Que las rondas no desarmen soldados , en caso delito por que deba ser castigado, deba ser castigado, le haga pren

grave den cuenta al general. der el capitan, y de noticia al gobernador y

En las rondas que nuestros ministros y justipitao general, para que provea justicia.

cias hicieren en puerto, ó parte donde haya preLEY IX.

sidio, no desarmcn á ningun soldado, que tavie

re plaza asentada en los libros; y si sucediere alD. Felipe IV en Burgos á 19 de set embre de 1625.

gun delito grave, en que convenga hacerlo, dén D. Carlos Il y la reina gobervadora. Véase la ley 50, tit. 2, lib. 5.

cuenta al gobernador y capitan general de la tierra Que muriendo los gobernadores, las malerias de

LEY XII. la guerra queden è cargo de lns surgenlos ma.

El mismo en Madrid á 30 de marzo ste 1635. D. Car yores.

los Il y la reina gobernadura. Declaramos, que sucediendo morir el gober. Que se guarde el estilo y costumbre en las com nador y capitao general de cualquiera de los paer-pras y conducciones de bastimentos y otras cosas tos de muestras Indias, en que haya presidio, las

y en su conocimiento y ejecucion. materias de la guerra en inar y tierra queden y

Mandamos, que por lo estéo á cargo del sargento mayor de la provincia,

sacar y com•

prar inantenimientos, y otras cosas neccsarias para en el interin que Nos enviamos a quien gobier

la gente de guerra, embargar carretas, caballos y de, ó nuestro virey , presidente, ó audiencia, lo cual se entienda no teniendo el sargento mayor

navios en que las conducir y traginar: y si esto cédula particular nuestra, para que sig embargo generales, ó las audiencias han de intervenir en

ha de correr solo por los presidentes , capitanes, de la facultad, que los vireyes, ó presidentes luvieren para nombrar en interin , los gobernado

su disposicion y ejecucion , se guarde el estilo y

costumbre: y asimismo en cuanto al comprar y res de sus distritos, faltando el gobernador, que den á su cargo las materias inilitares y políticas,

pagar los precios el cuarto menos del precio or

dinario. hasta que por Nos se provea el gobierau: que las dichas cédulas se han de guardar y cumpl.r como

LEY XIII. co ellas estuviere declarado, ó se declare: y esta D. Felipe II en Madrid á 9 de julio de 1595. ley se guarde donde no hubiéremos dado diferen

Que el general del Callao de Lima no se entrome. te y especial disposicion.

la en negocios y goce de lo que esta ley dispone LEY X.

El general del puerto del Callao, que en vir

tud de nuestra facultad nombra el virey del Perú, D. Felipe III en Ventosilla á 26 de setiembre de 1615.

no se introduzga en el gobierno de aquel puerto, D. Felipe IV en Madrid a 28 de junio de 1624. Alli á postrero de marzo de 1653, ý á y de setiembre ni en materias de justicias civiles ó criminales, de 1634.

ni en mas de lo que por su conducta y leyes está Que en caso de muerte ó ausencia del goberna- permitido: y por orden de la justicia de él tome

solamente lo que para su provision hubiere medor de la Habana , las cosas de la guerra queden

nester, siendo preferido, y el virey no consieota d cargo del castellano del Morro.

que se contraveuga á esta nuestra ley. Nuestra volantad es, que por muerte ó ausen.

LEY XIV.
cia del gobernador y capitan general de la Isla de
Cuba

у
ciudad de la Habana, sea y quede á cargo

D. Felipe IV en Madrid á 17 de noviembre de 1626. del castellano del Morro todo lo que tocare á la

Que el general d:l Callao no impida la ejecucion milicia; y que en los casos y cosas , que tocaren,

á los ministros de justicia. ó fueren dependientes de ella, y no en mas, todos los oficiales y gente de guerra le obedezcan y Mandamos al general del puerto del Callao, guarden sus órdenes y mandatos, como si fueran que los ministros de justicia enviados por la real del gobernador y capitan general, sia contrave audiencia , y sala del crímen á hacer en el prinir á ellos en ninguna forma, entretanto que Nos siones, ejecuciones, embargos, ú otras diligencias no ordenáremos y mandáremos otra cosa. Y

por tocantes á sus oficios, no pida que le muestren los lo mucho que conviene que la ciudad esté con mandamientos, ni ponga ningun estorbo, ni em. toda defensa , y el castillo del Morro dista de la barazo en la ejecacion; y que haciendo lo contraciudad tanto, que una persona no puede acudir rio, se le haga cargo en su residencia por capiá una y otra parte con la presteza y diligencia tulo especial, y sea castigado con demostracion. que requieren las ocasiones de guerra, inayormente si la infestasen enemigos, y echasen gente

LEY XV. en tierra : Ordenamos que en este caso, habién El mismo alli á 3 de setiembre de 1627. dose retirado el castellano del Morro á su casti

Que é los soldados no se impongo pena de ozoles llo, el sargento mayor de la dicha gente de guer

ni vergüenze. ra, siendo capitan de infanteria, gobierne lo de afuera, al cual; y á los que en dicho cargo suce. Ordenamos, que en imponer penas á los sol

[ocr errors]

au

dados y gente de guerra se guarde el estilo y cos

LEY XVII.
tombre de la milicia, y que no sean condenados El mismo en Madrid á 31 de diciembre de 1642.
ea pena de azoles, ni vergüenza pública.

Que los capilanes, oficiales y soldados pueden en
LEY XVI.

los contratos renunciar el fuero militar.
D. Felipe IV en la Vera a 23 de narzo de 1626. Coocedemos licencia y facultad á los capita-
Que los comprendidus en visitas de cajas y deudores nes y soldados de la milicia y presidios de las ciu.
á ellos ó bienes de difuntos, no gocen de privi-

dades de Indias, para que puedan rengaciar los fue. legio militar.

y esenciones militares que les pertenecen en los Mandamos á los vireyes, presidentes y

contratos, escrituras y obligaciones, y otros cuadiencias, gobernadores, corregidores, alc. Ides lesquier negocios que hicieren y trataren, de suer

le que los interesados en ellos puedan seguir sus mayores y ordinarios, y otros cualesquier nuestros jueces y justicias de las Indias, que si algu

causas con loda igualdad, y por esta razon no se

es ponga impedimento, ni ein barazo. nas personas, vecinos, estantcs o habitantes en las ciudades de ellas, fueren comprehendidos en las

Quie contra la gente de la fortaleza, que delin. visitas, que se hicieren de nuestras cajas reales, o

quiere, proceda el ulcaide conforme a justide bienes de difuotos, por lo principal y deperi.

cin, ley 7, tit. 8, de este libro. diente de ellas, y se pretendieren eximir de la Que el alcaide del Morro de la Habana tenga jurisdiccion del visitador de las cajas, alegando

la jurisdiccion que se declura, allí, ley 8. algunas esenciones y otros privilegios militares, no

Que el gobernador y capitan general de la Ha.

bana sentencie en revista las causas de sollos admitan, amparen, ni defiendan, sin embargo de cualesquier ocupaciones que tengan, y de

darlos, que espresa la ley 15, tit. 10. lib. 5. que hayan militado, y actualınenie estén militan

Véase la ley 9, del tit. 10, lib. 5, sobre la do y sirvien lo cualesquier plazas de justicia o

ejecucion y apelacion á lus audiencias en guerra, que Nos por la presente, para en cuanto

causas militares. (5) a lo que á esto toca derogamos y damos por nin veinte anos de servicio obluviere su retiro con causa guros todos los privilegios y exepciones, que se

legitima, goce el fuero militar como antes en recomhubieren concedido á los soldados y personas

de

pensa de sus méritos, sin embargo de no hallarse

prevenida esta circunstancia en los reglamentos de milicia, así por los señores reyes nuestros anic milicias de estos dominios. cesores, y por Nos, coino por los vireyes, gober. (5) One hoy no es necesaria esta renuncia de nadores y capitanes generales de aquella provin fuero para los casos de que habla esta ley, porque

para

ellos cias, quedando en todo lo dernas en su fuerza y

no tienen lal fuero los militares segun el

artículo de la ordenanza del año de 176s. vigor. (4)

Sobre los testamentos de los militares véase la

real orden de 3 de diciembre de 18, que acoinpa(4) Por real orden de 29 de abril de 1714 que ñando una cédula espedida por el consejo de Guerestá 'á fol. 131, lit. 46, manda el rey por punto ge ra permite hacer en papel simple estos Icstamentos neral, que todo soldado de milicias, que despues de en todo tieinpo.

[merged small][ocr errors][ocr errors]

De los pagamentos, sueldos, ventajas y ayudas de costa.

[ocr errors]

LEY PRIMERA.

los oficiales reales no las paguen de sus sueldos;

con apercibimiento de que se cobrará de sus haD. Felipe III en Madrid á 2 de marzo de 1613. Don

ciendas lo que pagaren contra el tenor y forma Felipe IV á 30 de agosto de 1627.

de esta nuestra ley. Que d los soldados se pague en labla y mano pro D. Felipe III en Madrid á 4 de febrero de 1614. pia, y no sean apremiados á reconocer deudas, ni s. pague el sueldo que no estuviere servido.

Y que no se libre sueldo a la gente de gue

ra, ni otra ninguna persona, no liabiéndolo priMandamos à los vireyes, gobernadores y ca

mero servido. pitanes generales ; y à los castellanos y alcaides de los castillos y fortalezas y oficiales reales, que

LEY in. intervioieren en los pagamentos y socorros de la El mismo en Lerma à 27 de junio de 1608. gente de guerra, que les hagan pagar y pasyen en

Que los pagamentos de los presidios se hagan catabla y mano propia, guardando la forma cönte

da cualro meses. nida en las leyes que de esto tratan, y que si

a premiaren á los soldados , que militaren debajo de Porque con la dilacion de las pagas padecen sus gobiernos, á que reconozcan algunas deudas; necesidad los soldados, y contraen deudas, y nues

« AnteriorContinuar »