Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ca

tra voluntad es, que recibaa beneficio: Ordenamos, huidos, y ausentes sin licencia, pertenece á nues. que los pugamentos de los presidios se hagan cada tra real hacienda, por haberlo perdido con su cuatro meses.

propio hecho, y los vireyes, gobernadores y capi. LEY III.

tanes generales no lo hagan pagar: con apercibi

miento, de que se cobrará de sus bienes y haEl mismo en San Lorenzo á 18 de setiembre de 1618. cienda: y los oficiales reales nos dén aviso luego, Que los sueldos se paguen en reales y no en ropo

si se contraviniere à lo mandado. ni olro género.

LEY VII. Los gobernadores y capitanes generales no

D. Felipe III en San Lorenzo á 1.o de noviembre consientan, que los soldados sean pagados de sus

de 1609. snelilos en ropa, mercaderías, ni deudas, loman

Que los sueldos rencidos por soldados difuntos ab do cesiones, ó créditos contra ellos, y hagan que

intestato, y sin heredero legilimo, se distribuyan en sc les dén en reales efectivos en mano propia,

hacer bien por sus almas. de forına que les quede el sueldo rivo, y derecho para cobrarle. Y mandamos á los oficiales de nues.

Lo que pareciere deberse á soldados, que hutra real hacienda, que si asi no se ejecutare, no bieren inuerlo en nuestro servicio ab intestato, y intervengan en las pagas de los sueldos; y hacien. sin heredero legitimo, se distribuya en bacer bien do lo contrario, aunque sea con cualquiera disi

por sus almas, con acuerdo del gobernador

у mulacion, se procederá contra ellos á privacion de

pitan, general ó de su capitan á quien encargamos oficio, y serán condenados en la pena del cuatro mucho el cuidado de esto, y entretanto que se tanto.

averigue si tienen herederos, se disponga luego del LEY IV.

quinto por sus almas. D. Felipe IV en Madrid á 31 de diciembre de 1622.

LEY VII.
D. Carlos ll y la reina gobervadora.

D. Felipe III en Madrid á 15 de marzo de 1609. Que no se hagan lralos ni prangerios con los lia branzos de sueldos, y los soldados los perciban por Que á los soldados de Tierra Firme se descuenten

dos ducados al mes cuando salgan à reconocer la enlero.

lierra. Es nuestra voluitad poner remedio conveniente al exceso introducido en comprar libran

A cada uno de los soldados de Panamá y Por. zas á los soldados, porque ha sucedido dar una de tobelo, que seguo lo proveido por la ley 18, tit. 9,

de este libro, han de salir cada año á reconocer mil pesos por ciento de contado, y cobrarla el cesonario luego por entero, llevando al que la ce la tierra por las bandas del Norte y Sur; se le dió a la contaduría para recibir la paga, con que

descuenten dos ducados al mes de sueldo

por se desaniman los soldados, y de semejantes tra

bastimentos que se les proveyeren para la jorna

da. Y maodamos á los oficiales reales, que cumlos resulta grave peligro á la concieocia, y otros grandes inconvenientes. Y porque se debe alen

plan lo que sobre esto les ordenare el presidente der al reinedio, mandamos á los vireyes, gobery capitan general. padores y capitanes generales, y á todos los de

LEY IX. mas ministros de guerra y hacienda, que pongan siempre quay grande y especial cuidado en que no El mismo en Gumiel á 4 de setiembre de 1604. En se hagan estos tratos y grangerias, y que los sol Madrid á 5 de diciembre de 1606. D. Carlos Il y la dados, y los demas, que deben cobrar sueldos, los

reina gobernadora. hayan y perciban por entero.

Que los pagamentos se hagan en la cantidad y LEY V.

conforme á las órdenes dadas. D. Felipe III en el Pardo á 10 de noviembre de 1613. Ordenamos, que en cuanto a la cantidad de

sueldos y ventajas, que por Nos estuvieren señaQue los crédilos se dén é los soldados, para que

lados en todos los ejércitos, presidios, castillos librernente se valgan de ellos.

у fortalezas de las Indias, é Islas adyacentes, à la Los gobernadores y capitanes generales de los caballería, infanteria, artillería, y todos los demas pnertos y partes donde hubiere presidios, no pue. ministros y oficiales precisos para la conservacion dan dar, ni déu sus créditos á los soldados, con y aumento de nues: ras armas en mar y tierra, se obligacion de acudir con ellos á mercader cierto pagae de nuestra real hacienda, ó consignaciones y señalado, y les dejen que libremente puedan señaladas, segun se contiene en las cédulas, orusar y valerse de los créditos con los mercaderes, denes, capítulos de cartas y otros despachos, haó personas que quisieren, ó mas comodidad les

ciendo los pagamentos conforme a las leyes de hicieren en el precio y bondad de las mercade este libro, de forma que la milicia pueda con mas rías; y los oficiales reales tengan may particular coinodidad y diligencia acudir a las ocasiones que cuidado en el cumplimiento de lo susodicho, y en se ofrecieren. caso de contravencion no se pase en cuenta.

LEY X.
LEY VI.

D. Felipe III en Balsain à 5 de setiembre de 1609. D. Felipe IV en Madrid á 30 de agosto de 1627.

D. Carlos II y la reina gobernadora. Que los surldos vencidos por soldados huidos y au Que à los soldados no se les cargue la ropa d ntus sentes pertenecen a la real hacienda,

del costo principal. Todo lo que se debiere de sueldos á soldados Por la ley 20, tit. 9, de este libro está orTOMO II.

16

los

denado, que á los oficiales reales de Chile

у otras do sirvan con mas aliento y esperanza de que les partes no se admitan descuentos por razon de harémos merced. merinas de la ropa , y otros géneros, que se en

LEY XV. viaren en los situados. Y Nos, deseando que los soldados sean ayudados y favorecidos, ordenamos D. Felipe IV en Madrid s 20 de octubre de 1627. y mandros á los oficiales de puestra real hacien.

Que el gasto de los soldados conrocados en Tierra da, que donde hubiere semejantes situados en ro.

Firme para los ocasiones sea pagado conforme o pa, no se cargue á los soldados mas de la costa

esta ley. que tuviere, hasta llevarla y ponerla doode se

Para la defensa necesaria de la provincia de les entregue, con que en estas co las y gastos no se comprehen la , ni descuenten fletes de navios,

tierra-Firme en ocasiones de enemigos, se soeni paga de la gente de ellos, llevándose en na len convocar y traer soldados de Natá , villa de vios que naveguen por noestra cuenta; y si se lle.

los Santos, Veragoa y Chepo, con que reforzar vare en los de particalares, paguen solamente los los puestos de mayor necesidad; y porque puede fletes, que les tocaren y cu pieren de la ropa que

suceder que en las cajas de ngestra real bacienda se diere a los soldados.

no haya cantidad suficiente para pagar el gasto

que con ellos se hiciere: Ordenamos al presiden. LEY XI.

te gobernador y capilan general de aquella pro

vincia, que de las órdenes convenientes, para que D. Felipe IV en Madrid á 20 de julio de 1627.

entretanto que la hay en nuestras reales cajas, Que d los copilanes de los presidios se les puedo sapla la ciudad de Panamá de sus repartimientos pagar alojamiento, como no seu de la real ha.

y sisas lo que faltare, y luego que en la caja haya cienda.

hacienda nuestra, de satisfaccion competente á Los capitanes generales de los puertos pae- los géneros de que se habiere valido. Y mandadan dar y pagar alojamiento a los capitanes de

nios á nuestros oficiales reales goe complan las infanteria espanyola de los presidios, coino no sea

órdenes que sobre esto les diere el capitan general de nuestra real hacienda, ni exceda de lo que se

LEY XVI. acostumbra.

D. Felipe III en Ventosilla á 4 de noviembre de LEY XII.

1606. D. Felipe IV en Madrid á 14 de mayo de 1631. Que no se paguen plazas muerlas, ni dén sueldos

ni ayudas de costa capilanes ni oficiales de los Que d los capilones de presidios se guarde la cos. tumbre en pagar los pagrs de rodelu.

pueblos. A cada capitao de infante, ia se acostumbra

Mandamos que en ninguna parte de las In

dias, donde hubiere milicia, se dén, ni pagoen pagar en lodos los presidios de estos reinos on page de rude.a. Y porque es justo, que se guarde plazas muertas á ningunas personas sin licencia esta preeminencia a los de nuestras Indias, mau ·

nuestra; y asimismo probibimos, que se den ayodamos á los capitanes generales que la hagan guar.

dus de costa, ni sueldos a los capitanes, alfereces, у

todos los demas oficiales de Guerra que fueren dar, como eo semejantes presidios se acostumbra.

nombrados para la gente de los pueblos, y estan. LEY XIII.

do ocupados en alguna faccion precisa, se guarde

la costumbre. El mismo alli á 14 de agosto de 1622.

LEY XVII. Que los soldados del castillo de S. Marios de Cartagena lengan parle en lo situado para pólvora y D. Felipe III en Madrid á 2 de

marzo ,y

de 1613. ventajas.

Que a los sargentos mayores de Tierra Firme y Ordenamos, que los soldados del castillo de

Puerto Rico se les de posada en que vioan. San Malias lengan parte en los doscientos escudos situados i los presidios de Cartagena para Ordenamos al presidente y capitao general pólvora, y asimismo en las veotajas ordinarias á de Tierra Firme, que haga dar posada y casa en rata por cantidad.

que viva al sargento mayor de aquella provincia, LEY XIV.

y que lo mismo haga el gobernador y capitan ge

neral de Puerto-Rico con el sargento mayor de D. Felipe III en Valladolid á 17 de marzo de 1603. aquel presidio. D. Felipe IV en Madrid a 28 de junio de 1624. Don Carlos Il y la reina gebernadora.

LEY XVIII. Que las ventajus se reparlan por relacion y elec

El mismo en el Pardo á 19 de noviembre de 1613. cion de los alcaides y aprobacion de los capilanes

Que los pifanos y lombures de las compañias de generales.

las ciudades se puguen conforme à esla ley. Es nuestra volantad, que se guarde la cos A instancia de la ciadad de Cartagena, y tumbre en repartir las ventajas concedidas á los otras de las Indias se din pateules de capitanes soldados de presidios; y que se den por relacion de infanteria á algunos vecinos, que tienen a su y eleccion de los alcaides de las fortalezas, y ile cargo las compañías formadas de la gente de sus ven a los capitanes generales las listas de los sol. distritos y forasteros, con que las ciudades les padados que las merecieren, para que con su apro. guen los pisanos y tambores: Ordenamos, que la bacion sean pagados, y con este au cento de suel. persona en cuyo poder entraren los propios, pa

21 de mayo

gue de ellos por una vez lo que constaren las sus oficios, ni borren las plazas que les parecajas y banderas, en caso que no las tengan los ciere estar mal asentadas, ó no servidas al tiem. capitanes nombrados; y en cuanto al sueldo de los po de las muestras, porqae esto pertenece al vi. tambores y pifanos, nuestra voluntad es, que haya rey ó gobernador , como capitan general. personas que sirvan en estos ministerios, y las cio. dades los concierten y paguen en inano propia , y

LEY XXII. los capitanes ó sus oficiales no intervengan en

D. Felipe III en Martin Muñoz á 27 de setiembre de

1608. lo sosodicho, ai entre en su poder el sueldo.

Que el pagador de presidio no sea proveedor ni leLEY XIX.

nedor de bastimenlos. D. F:lipe II en Madrid á 14 de mayo de 1574. Don Mandamos que la persona que sirviere el Felipe Ill en Valladolid a 30 de julio de 1604, y a

oficio de proveedor: no tenga el de pagador , oi 21 de mayo de 1605. En Aranjuez á 1.° de mayo de 1607. Don Felipe IV en Madrid a 30 de

tenedor de bastimentos , por ser oficios incompade

agosto 1627.

tibles , sino que donde hubiere estos oficios se diQue los oficiales reales lengan memoria de los

vida el de proveedor, para que le sirva persona soldados y sueldos, y se hallen á las listas, mues

distinta, y asi se guarde, procurando , que por Iras y pagamentos.

esto no se aereciente costa considerable à nues

tra real hacienda, y qne los bastinentos y lo de. Mandamos á los oficiales de nuestra real bacienda, que donde hubiere presidio ó gente de

mas que se comprare y distribnyere, sea con in

tervencion de nuestros oficiales reales, y que con guerra, el contador y tesorero, ambos y cada ano

ella se hagan las pagas de la gente, como está de por si, tengan listas y memorias conformes

ordenado. de la dicha geate y soldados de presidio ó gobernacion que hubiere en las fortalezas, puertos u

LEY XXIII. ciudades, y de los que se despidieren y entraren D. Felipe IV en Madrid á 8 de agosto de 1621. Don en su lugar, y de lo que habierea de haber, y

Carlos II y la reina gobernadora. recibiere cada uno de ellos, y que se puedan ha Que los soldados pasen muestra, y sirvan con las. llar y halleo presentes en todas las nuestras,

armas de su obligacion. listas y pagamentos que se hicieren de soldados y gente de guarnicion de los presidios y fuerzas,

En algunos presidios de las Indias hay selos gobernadores y sus oficiales no se lo impi

ñaladas ventajas que repartir cada año entre у dan, ni pongan estorbo eo pinguo caso.

soldados que sirven con coseletes. Y

al

porque tiempo de paser las muestras, conviene que esLEY XX.

lus, y todos los demas se manifiesten con sus ar• D. Felipe II en Madrid á 29 de diciembre de 1593

mas: Ordenamos, que no se haga bueno el suel

do, ni pase ventaja á ningun soldado, si no se Que los oficiales reales de Lima en el asinto y

presentare con el coselete y armas, que es oblipugas de la gente de mar y guerra guarden la

gado , segun la paga que gozare ; y en las guar. forma de esta ley.

dias, y todos los demas actos inilitares sirvan Ordenamos á los oficiales de nuestra real con ellas, y si no lo hicieren asi no se les haga hacienda de la ciudad de los Reyes, que para el bueno el sueldo, aunque al tiempo de las muesbuen órden, cuenta y razon en la paga de la tras se presenten con las armas. geate de iuar y guerra del puerto del Callao,

LEY y arınada del mar del Sur, y ocasiones, que se ofrecieren, forinen y tengan libro de pliego

D. Felipe III en Ventosilla á 27 de setiembre de 1614 agujereado en que asienten la geole de mar y

D. Felipe IV en Madrid á 28 de junio de 1624. Y 31

de marzo de 1632. guerra que nos sirviere de presidio eo aquel

Que las muestras, pagas y socorros de la gente puerto en tierra y war, pavios ó galeras, ó para

del Morro da la Habana se hagan dentro de él. ca alquier jornada ó viage, en los puestos y plazas de capitanes, soldados, inaestres, pilolos, inarine El castillo del Morro de la Habana debe es. ros y buenas boyas, con declaracion de sas uom tar siempre guarnecido con la mas gente de su bres, padres y naturalezas, y señas de sus per dotacion para las ocasiones que se puedan ofresonas, sueldo que ganan, y desde el dia que

les

cer, y que se hagan las guardias y centinelas con comience á correr, y armando cuenta con cada mucho cuidado. Y porque el sacar la gente a la uno , pongan el asiento por cabeza , prosiguien ciudad ú otras partes, para pasar inuestra , y do las libraozas y pagas que se les hicieren, por hacer las pagas y socorros tiene inconveniente, certificaciones legitimas : con apercibimiento, ordenamos al gobernador y capitan general, y que las pagas

hechas en olra forına no seràn re á los demas cabos y oficiales á coyo cargo tenecibidas en data de sus cuectas.

mos cometido este cuidado, que no permitan sacar la gente de guerra , y lomen las muestras

dentro del castillo, con asistencia de nuestros D. Felipe IV en Madrid á 20 de febrero de 1630.

oficiales reales, como son obligados. Que los oficiales reales en las muestras de la gen.

LEY XXV. le de guerra no borren plazas por su autoridad,

D. Felipe III en Lerma á 27 de junio de 1608. Los oficiales de nuestra real hacienda de los Que á los soldados no se lleven derechos por los puertos y partes donde hubiere gente de guer

pagaincnlos. ra, no excedao de lo que les toca por razon de Ordenamos à nuestros oficiales reales y es

:

[ocr errors]
[ocr errors]

cribanos de registros, que no lleven ningana , ningun caso à Jos soldados por las libranzas que cantidad a los soldados cuando se hicieren los despacharen sobre los lesoreros de pagas pagamentos, aunque digan que lo dan de su vo. corros que se les hicicren, que asi es nuestra luntad, pena del cuatro tanto aplicado a los sol. voluntad. dados interesados , y no estando presentes ,

å los demas que lo estuvieren, y asi se ejecute. (1)

Que las ventajus se repartan entre solda.

dos veteranos de los presilios , y no sean LEY XXVI.

despedidos sin justa causa, ley 24, tit. 10

de este libro. D. Felipe II en Madrid á 30 de diciembre de 1588. Que el gobernador de Filipinas proveo teQue de las libranzas de pagas

niente general de pintados , se aprueba

la reformacion del sueldo, ley 41, tit. 2, Ilcoen derechos.

lib. 5. Los contadores no han de llevar derechos en

á 26 de abril de 1703, á folio 50 del tomo 4, já (1) Como se ha de hacer el pagamenio al situa folio 51 el inodo con que lo pagó la junin , y el pro do en este reino: véase la cédula fecha en Madrid yecto á folio 52. La sastruccion á folio 53.

ó

socorros no

[ocr errors]
[blocks in formation]

De los cosarios, y piratas, y aplicacion de las presas y trato

con estrangeros.

LEY PRIMERA.

LEY III. D. Felipe II en el Pardo a 28 de noviembre de 1590.

D. Felipe II en San Lorenzo á 10 de setiembro de D. Carlos Il y la reina goberoadora.

1588. D. Carlos Il y la reina gobernadora. Que en los puertos y carrera de Indias haya lo

Que las justicias den frror y ayudo a los capila. prevencion conveniente contra cosarios.

nes que fueren en seguimiento de cnsarios ó gento Porque el atrevimiento de los cosarios ba lle.

que haya deservido al Rey. gado à tan grande exceso, que nos obliga á proo Es conveniente á naestro servicio y seguricurar con especial cuidado la defensa de los

dad de los puertos y mares de las Indias, que puertos , y carrera de Indias, y conviene que en tierra y mar se hagan las prevenciones neec.

los vireyes nombren y despachen capitanes y ca.

bos en seguimiento de cosarios, y de otras gentes sarlas à sa resistencia y castigo: Mapdamos á

que nos hayap deservido, y que pasando de goas los vireyes y gobernadores eo cayos distritos luhiere paertos y partes donde puedan sargir, castigados. Y porque las jurisdicciones no se em

provincias á otras, deban ser aprehendidos y asi por la banda del Norte como por la del Sur,

baracen , ordenamos y mandamos á los vireyes, que los procaren tener apercibilos, y la gente presidentes, oidores, gobernadores, alcaldes maalislada en forma de prevencion ordinaria, y pos déa aviso de lo que conviniere disponer en

yores y justicias políticas y militares, que no se úrden á sa mejor defensa.

entrometao en conocer de las órdenes que llevaren, ni contradecirlas, detener los narios,

ni LEY U.

hacer parecer ante si á las personas á cuyo car. D. Felipe III en Lerina á 6 de julio de 1605. Y en San go fueren estas facciones, ni quitar, ni nomLorenzo á 1.° de noviembre de 1608. D. Çarlos II y la reina gobernadora.

Irar otras en su lugar, y los den todo el favor

y ayuda que hubieren menester para complir lo Que en los cosarios se rgeculen las penas estable que llevoren ordenado , y si pidieren geote, ar. cidos por derecho y estilo.

mas, artilleria, y municiones, los provean de Ordenamos y mandamos á los vireyes y jus

todo en nuestro nombre. licias de las Indias, qne sin disimulacion , dispensacion, ni hacernos consulta, ni aguardar

LEY IV. nueva Ordio nuestra hagan justicia de todos los

D. Fernando V y doña Juana á 9 de agosto de 1513. cosarios , y piratas, que pudieren ser presos en los mares, costas y puertos de aquellas provincias, que se guarde esta orden en el repartimiento de desde las islas de Canaria adelante, y ejecuten las peaas establecidas por derecho , y leyes de estos En el repartimiento de las presas, asi de es. reinos de Castilla, y las que se han estilado clavos, como de otras cualesquier cosas, se gaar. eu casos semejantes en sas personas y bienes. de esta ordeo. Si se aprendieren con arniada en

.

las presas.

que Nos pasiéremos los navios, y bastinentos, zas hobieren de cosarios, repartirán entre los demas del quinto que nos pertenece, se nos aplie soldados y la deras gente que se hallare en los quen otras dos partes: la una en consideracion reencuentros, como se acostumbra, procurande los navios ; y la otra por los bastimentos ; y do, que todos queden satisfechos; y de los pasi en compañía de la armada fueren navios de vios y artilleria hagan cargo a los oficiales de particulares que habieren puesto los bajeles y nuestra real hacienda para que lo tengan por bastimentos , y ellos toinaren aiguna presa, ha tal; y de los cosarios harán lacgo justicia, con. bemos de percibir nuestro quinto, y por el fa forme á derecho. vor y compañía de las armas , se ba de repartir el

LEY VIII. resto en toda la gente de ella , como se haya hecho en el mar, con las ventajas que se acos El mismo, y la princesa gobernadora en Valladolid tombra entre marineros ; y si fuere dentro en á 6 de junio de 1556, y á 6 de marzo de 1557. Don la tierra, ha de ser repartido todo igualmente, Felipe III alli á 6 de agosto de 1603. En Madrid á 22 excepto la ventaja del capitan general en las co

de diciembre de 1606. En Aranda á 24 de julio de

1610. sas que se aprehendieren en la tierra, y sacado nuestro quinto, se reparta lo demas entre la Que nadie contrale ni rescole en lus Indias con gente, como es costumbre.

estrangeros ni cosarios. LEY V.

Ordenamos y mandamos, que todos los que

trataren y contrataren en las Indias, provincias D. Felipe II y la princesa gobernadora en Vallado. y puertos de ellas con estrangeros de estos nueslid á 15 de diciembre de 1558. En el Escorial á 5

tros reinos de España, de cualquier nacion que de noviembre de 1570. En Madrid à 24 de marzo de 1596. D. Felipe III en Valladolid á 11 de marzo de

sean, y cambiarea ó rescataren oro, plata, per1602.

las, piedras, frutos, y otros coalesquier géneros

y mercaderias, ó les compraren ó rescatareu las Que el quinto de las presas que pertenece al Rey

presas que hubieren hecho, ó les vendieren bassea para los generales de galeones y potas, y las

timentos, pertrechos, armas, ó moniciones, y que se recobraren se vuelvan á lus dueños.

se hallaren principalmente culpados en los diHacemos merced y gracia á los generales de chos rescates, compras y ventas, incurran en galeones y flotas de la carrera de Indias, del pena de la vida y perdimiento de bienes, y que quinto que como å rey y señor natural nos per los gobernadores y capitanes generales de las pro. tenece en las presas que los paleones ó flotas de vincias, islas y puertos, lo ejecuten inviolablesu cargo , ó parte de ellas hicieren ó tomaren mente, y sin remision con apercibimiento, que á cosarios ó enemigos, con que las qne se reco se procederà contra los culpados por todo rigor brarea de navios en el viaje de las Indias, de ida de derecho. Y mandamos á noestras audiencias o vuelta, tomándose á cosarios ó enemigos, se reales, que no dispensen ni remitan, y ejecute vuelvan y entreguen enteramente å sus dueños, las dichas penas, por cuanlo nuestra voluntad es, à los cuales hacemos merced del derecho ó para que ași se guarde y cumpla , sin alteracion ni dite que á Nos perteneciere , por cualquier razoo minucion. ó causa que haya para ello, y lo que se hubiere

LEY IX. de restituir entre en poder del pagador de galeones ó flotas por inventario, cuenta y razon,

El mismo en Burgos á 13 de agosto de 1605. el cual si se aprendieren , en las costas de Es Que d lus denunciadores de rescales se les de la paña, lo ponga en la casa de contratacion, don

cuarla parte de lo denunciado. de los dueños justifiquen, y habiéndolo hecho,

A los denunciadores de tratos, coolratos y se les entregae por libranza y sin diminucion.

rescates con bajeles de enemigos en las Indias, LEY VI.

sc les de lo que montare la cuarta parte de todos

los bienes y hacienda de los rescatadores, hasta D. Felipe II en el Escorial á 5 de noviembre de 1570.

en la cantidad que cada uno hubiere denunciado, En San Lorenzo á 29 de nsayo de 1584.

y fuere confiscado para nuestra càmara. Que si en las presas se hallaren bienes robados de súbdilos del Rey, se les entreguen lurgo.

LEY X Siempre que nuestras armadas, floras ó

D. Felipe III en Ventosilla á 30 de agosto de 1601.

galeras hicierea presas en las costas de las In Que los prelados eclesiásticos procedan contra los dias de cosarios ò enemigos, si en ellas hubie.

clérigos y religiosos que contrataren y rescataren re algunos bienes, y haciendas, de cualquier ca

con estrangeros, enernigos y cosarios. lidad que sean, robadas á súbditos y vasallos nues

Rogamos y encargamos á los prelados ecle. los generales ó capitanes que las bicieren; siásticos, que procedan con mucho rigor contra entreguen todos los bienes y haciendas á cuyos los clérigos y religiosos que tuvieren tratos y con: fueren , luego sin dilacion, ni impedimento, de tratos, y hicieren rescates con los estrangeros, la misma forma que los hubieren hallado.

enemigos y cosarios, y los castiguen de forma que LEY VII.

con el ejemplo tengan remedio los daño que de

lo contrario resultan. D. Felipe II en la Instrucion de 1581, cap. 34.

LEY XI. Que las presas de los fuerles se reparlan enlre los soldados, y los navios y artilleria sean del Rey. D. Felipe II en Aranjuez á 5 de junio de 1591. Las presas que los alcaides de las fortale Que los gobernadores de las grangerias de perlas TOM) II. .

17

tros ,

« AnteriorContinuar »