Imágenes de páginas
PDF
EPUB

yes, que habiendo de escribir a las audiencias,

LEY LXIII.
sea por carta como oidores nuestros, y sus cole-
gas, y no por palenle en nuestro nombre

por
via

D. Felipe IV en Madrid á 18 de junio de 1624. de mandato, pues están mas obligados que todos,

Que ó los litulos se les guarden sus preeminenpor la dignidad y lugar que tienen, a bourar y

cias, y en las audiencias se les de asienlo. autorizar a las audiencias, y porque el mandarles está reservado á Nos.

Ordenamos á los vireyes, presideotes y oido

res, que guardeu á los litulos las honras y preemi. LEY LIX.

nencias, que les locaren , y debieren por razon D. Felipe IV en Madrid á 20 de febrero de 1630. de serlo, y déo el asiento que se acostumbra en D. Carlos Il y la reina gobernadora.

nuestras chancillerias reales de Valladolid y Gra. Que en lus provisiones reales sea el tratamiento

nada. (21) de vos, y la correspondencia entre vireyes y au

LEY LXIV. diencias por carla.

El misino alli á 11 de diciembre de 1631. El tratamiento en las provisiones reales dadas con nuestro nombre y sello, ha de ser de vos,

Que los presidentes hablen con los gobernadores aunque hablen con vireyes ó audiencias: y si los

en los autos y órdenes impersonalmente. vireyes dieren algun despacho en su propio non- Los presidentes gobernadores en los autos y bre, dirigido á audiencia , no la trate de vos, y órdenes que dieren, hablando con los gobernadoescribale por carta, y de una audiencia á otra se res de sus distritos proveidos por Nos, los non. guarde este propio estilo en la correspondencia. bren impersonalmente, y no tralen de vos. LEY LX.

LEY LXV. D. Felipe III en S. Lorenzo á 8 de octubre de 1616. D. Felipe II en S. Lorenzo á 11 de agosto de 1590. Que el virey y acuerdo se traten igualmente de

Que cuando los cabildos de Lima y Méjico fueren señoria.

á hablar al virey en cuerpo de ciudad, los trate Si la audiencia escribiere al virey por acuer

de merced. do, le llame de senioria, y no de escelencia, y el

Los vireyes tralen de merced á los cabildos virey de al acuerdo el mismo tratamiento.

y comisarios de las ciudades de Lima y Méjico, LEY LXI.

que por ciudad le fueren a tratar algunos negoD. Felipe II allí á 10 de setiembre de 1588, y 19 de

cios, y los continúen en todas las pláticas que julio de 1589.

con ellos tuvieren. Que los oireyes se les trale de señoria , y ellos

LEY LXVI. no li dėn à los presidentes.

El mismo en el Bosque de Segovia á 3 de setiembre

de 1565. Y en Madrid á 21 de agosto de 1571. Mandamos que a los vireyes se les llame se

á ñoria por escrito y de palabra al tiempo que nos

Que los presidentes de las audiencias no se intitu. sirvieren en estos cargos, y ellos no la llamen á

len de el Conscio de Indias. ningun presidente de nuestras reales audiencias

Ordenamos á los presidentes de las audiende las Indias. (19)

cias reales, que no se intitulen de nuestro conseLEY LXII.

jo de Indias, si no tuvieren título dado por Nos. D. Felipe III en Madrid :i 15 de marzo de 1616. Que a los gobernadores no se les hable ni irate de

(21) En cédula de 13 de febrero de 1789, se man

dó que los títulos que asistan á pleitos propios pue. señoria de palabra ni por escrito.

dan sentarse bajo del dosel, despues del alguacil Mandamos á los gobernadores y capitanes ge mayor; y que los militares entren con espada. nerales de las provincias de nuestras Indias, que

En cédula de 6 dle setiembre de 1773, se declaró

la obligacion de estos títulos de ocurrir sus sucesono consientan, ni permitan, que se les trale, ni

res por la real carta de sucesion : pero para evitar llame de señoria por escrito, ni de palabra, ni en las dilaciones de estas distancias , se permitió a los otra forma, si no fueren tilalados, y que en las vireyes y presidentes, que pagada la media-apata personas que lo hicieren, se ejecuten la penas pudieser concederles la posesion de los honores y que disponen las pragmáticas de estos nuestros

preeminencias, y noticiasen el caso de sucesion acomreino3. (20)

pañando la represeutacion del interesado por la camara.

Por no haberse cuidado de esto se espidió nueva (19) Se les dió el tratamiento de escelencia por cédula en 28 de marzo de 1791, poniendo por caliel real decreto de 16 de mayo de 1788, ley 4, ti

dad a la facultad del uso interior de los honores la tulo 12 , lib. 6 de la Novisima Recopilacion.

presentacion de los recursos en solicitud de la real (20) Esta ley 62 nunca se practicó, pres se dió siempre tratamiento de señoría á los gobernadores, Por cédula de 24 de diciembre de 1799, se ha aunque no fuesen capitanes anales: y es sin duda en mandado

que estos sucesores constituyan apoderavirtud de esta costumbre que últimainente, a que a dos que promuevan el despacho de dichos recursos, los gobernadores intendentes se les tratase como á y que al tiempo de concederles el uso interino del los oidores y contadores, por real orden de 17 de noy

que hablan las cédulas anteriores, se les señala lérviembre de 93, y posteriormente por otra de lo de mitio dentro del cual l:an de presentar la carta de octubre de 94 que se les diese el tratamiento de se- sucesion. Véase lo notado sobre la ley 25 , tit. 3, liñor y señoriu.»

bro 4. A los vireyes interinos tambien se les la declara- En Guatemala tienen los títulos asientos de huese do la escclencia por lodo el tiempo que residiesen en ped en sus pleitos. Véase tambien la nola á la ley la provincia , aun despues de cuncluido el mando. primera, tit. 53, lib. 2.

:

[ocr errors]

carta.

ali

LEY LXVII.

comision fueren visitadores de las audiencias de

las Indias, concurriendo con el virey, présidente D, Felipe III en Madrid á 17 de febrero de 1611.

y audiencia en artos públicos, acuerdos y audien. Que las audiencias en Ins mandamientos traicn cias públicas, tengan lugar de oidor nias antiguo, de dos á los jueces de provincia.

y solo les preceda el virey, o presidente ; pero en

caso que el virry o presidente no asistieren, preCuando las audiencias despacharen manda

ceda el oidor mas antiguo al visitador. (33) mientos por Nos, el presidente y oidores traten en ellos de vos a los jueces de provincia, por hia

LEY LXXII. blar de tribunal superior á juez iuferior, porque no se ha de considerar esto segun las personas,

El mismo en Madrid á 5 de abril de 1637. sino á los oficios que ejercen.

Que si el visita lor fucre del Consejo de. Indins se

osienle en silla al lado izquierdo del birey ó preLEY LXVIII.

sidanle. D. Felipe II en S. Lorenzo á 6 de julio de 1588. Don Carlos Il y la reina gobernadora.

Si el visitador fuere de nuestro consejo de

Indias, prereila el virey o presidente de la anQue los ministros provridos para una audiencia

diencia al visitador en todos los actos públicos de tengan la antigüedad conforme à esla ley.

concurso, acuerdos y audiencias, y esté al lado del Si por Nos fueren provcidos dos oidores, als virey ó presidente en silla á la mano izquierda, caldes del crimen, ó fiscales, para una audiencia, y nailio ocupe la derecha; y cuando oo asistiere y se cnbarcaren para servir sus plazas en anos el virey o presidente, preceda el oidor mas antimisinos galeones ó flota, se les guarde su 300 al visitator: y si sucre á alguna de las salas tigüedad, conforine á la data de los litulos, aun. de la audiericia, donde nin asistiere el vircy ó preque el inas antiguo tome despues la posesinn; y sidente, ó el oidor mas antiguo, se asiente у esté si no fuere alguno en la misma ocasion de ga- en medio de los oidores, que se hallaren alli, y leones ó flota , tenga la antigüedad el que pri- el virey ó presidente le de silla, y procure hallarinero llegare á tomar la posesion de su plaza. (22) se siempre en estos concursos. (24) LEY LXIX.

LEY LXXII. El emperador don Carlos y los reyes de Bohemia

El mismo alli á 10 de mayo de 1629. gobernadores en Valladolid a 18 de julio de 1551. Þ. Felipe II en el Escorial á 22 de agosto de 1568. Que los jueces de comision no tengan asiento en En Madrid á 15 de febrero, y á 25 de agosto de 1570.

las iglesins. Y en Aranjuez á 13 de mayo de 1577.

Mandamios á los gobernadores y justicias, que Que el fiscal prefiera en los acompuñamientos y procesiunes al algua::il mayor.

no consientan, ni dén permision para que en las

iglesias se asienten en sillas los jucces de comiHabiendo en la audiencia bastante núinero de sion, si no fueron oidores , alcaldes ó fiscales, ú oidores para ir de dos en dos en los acompaña- olros ministros del cuerpo de audiencia, y que nientus y procesinnes, vaya el fiscal a la mann pueden concurrir en ella asentados, estando en derecha del alguacil mayor, y si quedare oidor comunidad. (25) con quien pueda ir el fiscal, vayan los dos jun.

LEY LXXIV. tos, y el alguacil mayor delante, el cual declara mos, que no ha de tener lado con ninguno de

D. Felipe II cn Maririd á 19 de diciembre de 1568. noestros oidores.

Que los oidores, alcaliles y fiscales prefieron a los LEY LXX. D. Felipe III ordenanza 14 de las dichas de 1607.

Es nurstra voluniad, que los oidores , alcalQue delante del alguacil mayor vayan lus conla

des y fiscales en cuerpo de audiencia, y cualquiera ile ellos, como particular, prefieran en los con.

cursos y asientos à los adelantados, aunquc lo Delante del alguacil mayor han de ir los contadores de cuentas, donde hubiere tribunal,

sean de las mismas provincias, así en las Iglesias

adrlunludos.

dores de cuentas.

en

catedrales, como in las otras partes y lugares las procesiones, guardando su antigüedad, y de

donde se hallaren. lante de los contadores de cuentas el que sirviere el oficio del sello, y registro, y en los asien. tos quedarán junto al fiscal el alguacil mayor, y (25) Eu Lima está declarado que el señor regenluego los contadores de cuentas, y guàrdese la tc Facot prereda al señor visilador Areche. ley 52 de este tilulo.

Esta ley 71 está orandada guardar en su sustancia LEY LXXI.

l'especto a los consejeros por cédula de 21 de febre

(24) Véase la última cédula sobre esto, fecha en D. Felipe II en S. Lorenzo a 19 de octubre de 1588.

14 de setiembre de 1790. D. Felipe Ill en Madrid á 12 de febrero de 1608.

Respecto de los regentes que son del consejo se D), Felipe IV en Sevilla á 9 de marzo de 1621,

mandó guardar esta ley en el artículo 71 de su insQue los visitadores de audiencias lengan el primer truccion. lugar despues del virey o presidente.

A los oidores que tienen bonores del consejo se

les permite visitar a los vireyes con capa y gorra, Los jueces, que por nuestro nombramiento y

pero sin sombrero por la real orden de 27 de octu

bre de 85. (22) Véase lo notado a la ley 25, tit. 16, lib. 2. (25) Véase la ley 35, que es posterior.

ro de 89.

XX

[ocr errors]
[ocr errors]

LEY LXXV.

dad, si los alguaciles mayores fueren regidores,

los precedan el corregidor y alcaldes ordinarios, El mismo en Lisboa á 28 de octubre de 1581. D. Fe.

si lipe IV eo Madrid : 6 de abril de 1628, y a 9 de no

10 asesti re el corregidor: y en los demas ac. viembre de 1630.

los , que fueren indiferentes, se guarde la cosa

tumbre : y asiinismo se guarde en cuanto a los Que los ministros jubilados conserven su anligüe

alcaldes de la herinandad. dad y preemine ncia. Los ojdores, alcaldes , fiscales, conladores de

LEY LXXXI. cuenlas, oficiales rrales, y todos los demas minis. tros jubilados en plazas perpetuas, si vivieren en D. Felipe III en Madrid a 23 de mayo de 1603. la misina parte donde las servian y ejercian, con

у

Qur en acompañar los alcaldes ordinarios, y nl. serven en todos los concursos de su audiencia y

guacil mayor d la audiencia cuando fuere á lo comunidad, y como particulares, la inisma anti

careel de la ciudad, se guarde la costumbre. güedad, lugar, asiento y preeminencias que teoian, y ninguno mas moderno los preceda, como Mandamos, que en caanto á acompañar los si estuvierau en actual ejercicio , si no es el de- alcaldes ordinarios, y alguacil mayor de la ciucano.

dad, á los oidores los s bados en la tarde desele LEY LXXVI.

la cárcel real de la corte hasta la de la ciu

dad, cuando van á visitarla , se guarde lo que D. Felipe II en Madrid á 27 de enero de 1563.

en caila ciudail estuviere en uso y costumubre, y Que el ministro suspendido, alcada la suspension no se haga novedad. ouelva á su primera antigüedad.

LEY LXXXII. El ministro suspendido de oficio por tiempo limitado, restituido à la posesion, le sirva y ejer

El mismo alli á 12 de marzo de 1618. za conforme al titalo que de él tuviere, ) cédula

, de alzainiento de suspension y licencia de ejer- Que el virey de Nueva Españo guarde in costume cer, que se le despachare, y prefiera en el asien- bre en el tratamiento del corregidor de Ale jico. to, voto y firina, co.no mas antiguo á los que preferia antes de la suspension.

En el tratamiento que el virey ha de hacer

al corregidor de Méjico, sobre llamarle merced, LEY LXXVII.

y darle silla , guarde la costa'n bre que los deD. Felipe Ill en Ventosilla a 21 de abril de 1605 ,

у

mas vireyes han observado. en Madrid a 11 de diciembre de 1018.

LEY LXXXIII. Que el capitan de la guardia del virey no cuya con la audiencia ni sus ministros.

Don Felipe II en Maulrid á 31 de diciembre de 1591. Mandamos á los vireves, que en ningun caso

D. Felipe Ill en Valladoliel : 30 de agosto de 1608.

D. Felipe IV en Madrid a 24 de setiembre de 1621. consienlan , que los capitanes de su guardia va Y en el Pardu á 25 de enero de 1623 , y á 27 de eneyan en los acompaðamientos y actos públicos cou

ro de 1633. el cuerpo de la audiencia, ni mioistros de elia.

Que en el asiento de la justicia y regimiento en LEY LXXVIII.

las iglesius no se asienle otra persona. D. Felipe II en el Pardo à 2 de noviembre de 1591. En los escaños, que en las iglesias se ponen Que los vidores prefirran à los inquisidores en lo

para asientos de la justicia y regimiento, no se

pueda a sentar otra ninguna persona , que no dos los aclus que no fueron de .

del cabildo y regimiento ; y si alguno esta viere En todos los actos, que no fueren de fé, pre- asentado cuando lleguen a tomar su lugar los caBeran los vidores a los inquisidores.

pitulares , levintese luego, y no aguarde á que LLY LXXIX.

se le diga, ni aperciba, pena de cien pesos de

oro, y el gobernador, corregidor, alcalde maEl mismo en Lisboa á 13 de noviembre de 1582.

yor, ú ordinario, y alguacil inayor no lo permiQue los alguaciles mayores de las audiencias se ian, pena de doscientos pesos de oro, aplicados asienten con ellas, aunque sean regidores, y cono todos a nuestra cámara y fisco. curru lu ciudad.

LEY LXXXIV. Los alguaciles mayores de las audiencias en los actos en que concurriere la audicocia у

ciu- D. Felipe II alli á 26 de noviembre de 1563. dail, aunque sean regidores, se asienten con la

Que los alguaciles mayores tengan el mejor lugar auilicacia, y no en el cuerpo de ciudad.

despues de la justicia. LEY LXXX.

Declaramos, que si fuere el corregidor ó jusD. Felipe III en S. Martin de Rubiales á 17 de abril ticia eo lo, actus públicos en forma y cuerpo de de low. Eu Madrid á 12 de marzo de 1618.

ciudail , tenga y leve en las iglesias y cabildos Que los ulgusciles mayores de las audiencias en el mejor lugar, y despues de la justicia el alguacuerpo de uudiencia prefieran a los corregidores. cil inayor de ella, donde no hubiere especial de

terminacion nuestra en contrario. (25; Ordenamos que los alguaciles inayores de las audiencias, yendo incorporados en ellas prelievan a los corregidores, y en los aclus de ciu- (26) Véase la ley 4, lit. 10, lib 4, infra.

sea

.

[ocr errors]

LEY LXXXV.

tas, asi cuaudo concurrieren oidores y contado

res, coino estando solos en su tribunal, se les traD. Felipe IV en Zaragoza á 16 de agosto de 1641. Y en Madrid à 5 de octubre de 1618.

te de Señoría.

LEY XC. Que si no asistiere la justicile preceda el regidor mas antiguo.

D. Felipe IV en Madrid á 28 de setiembre de 1626. Si faltare el gobernador, alcalde mayor , y Que los Tribunales de Cuenlos traten á las audienalcaldes ordinarios, prefiera el regidor mas anti

cias de alleza. guo, como teniente de alcalde ordinario, aunque Ordenamos que los contadores de cuentas asistan los alguaciles mayores de la aud'encia y

traten á nuestras audiencias reales de alleza por ciudad, y oficiales reales en cuerpo de cabildo.

escrito. Y mandainos à los gobernadores, alcaldes ma

LEY XCI.
yores y ordinarios, que sin causa inuy argente
no falten á las funciones de comunidad.

D. Felipe III alli a 2 de julio de 1618.
LEY LXXXVI.

Que los contadores del tribunal de Cuentas prefie

ran á los de Cruzada. D. Felipe III en Madrid á 12 de setiembre de 1600,

Declaramos que concurriendo algun contay 4 de junio de 1620.

dor de cuentas con el contador de Cruzada , deQue las ciudades principales y cabezas de provin

be preceder, y preceda el del Tribunal de ciu puedan lener inaceros, y los vireyes, presiden. Cuentas. tes y gobernadorés dėn á sus comisarios grala

LEY XCII. audiencia.

El mismo en S. Lorenzo á 16 de mayo de 1609. Don Permitimos á los cabildos, justicia y regi

Carlos Il y la reina gobernadora. miento de las ciudades principales ó cabezas de

Que los contadores de cuentas hagan ii las partes provincia, que puedan tener maceros en todos

el tralarniento que por esto ley se ordena. los actos que conforme à la costurnbre introdu

Ordenamos .cida, y permitida, se usa en las ciudades prin

que

los contadores de cuentas en cipales de estos nuestros reinos de Castilla. Y las ocasiones de tomarlas á los que las debieren ordenamos á los vireyes, presidentes, y goberna: dar, guardeo la orden y forma que se estila y dores , que cuando los comisarios de las ciuda practica eri nuestra contariuria mayor, y les ha. des les fueren á dar cuenta de algunos negocios gan

el trata:nicolo cou tal diferencia, que si convenientes al bien público y administracion fueren personas de calilad y respeto, se les ponde justicia , les dén grata y favorable audiencia, ga un banco en que se asienten y esten cubierde forma que su buen término, y el amor y gra.

los, sino es cuando hablaron, que entonces se titud con que los oyeren y recibieren, les obligue han de descubrir y hacer cortesia , y los conta. á mayor cuidado y desvelo en cumplimiento de

dores los han de Tratar con el ciimedimicuto sus oficios.

que permite el tribunal, y lugar que represenLEY LIXXVII.

tan , y no les llamen de vos, ni ellos entren con espada , si no fueren caballeros, o personas de

, D. Felipe IV ea Madrid á 5 de octubre de 1630.

tanta calidad, que no se las deban quitar; y si Que los escaños de los cabildos no se cubran en los

que dan las cuentas no deben gozar de estas los iglesias caledrales.

prerogalivas, esten siempre en pie y descubier. Los concejos, justicia y regimiento de las

tos, y de esta suerte satisfagan á las dudas y

dificultades que se ofrecirren, respondiendo y ciudades no hagan, ni permitan cubrir los es

replicando lo que tienen que decir basta que se caños, que para su asiento se pusieren en las

acabe la audiencia : y por lo general parece que iglesias catedrales, con alfornbras, ni otro ningun

los contadores de cuentas no se deben apartar género de cubiertas.

á tomarias á otra mesa, vi pieza fuera del triLEY LXXXVIII.

bunal, sino en algun caso particular, y con

persona de tal calidad, que convenga que uno D. Felipe III ordenanza 17 de 1605, y en Lerma á 11 de setiembre de 1610. de los contadores se levante , y le

vaya

á oir

á otra pieza fuera del tribunal, ó hacer alguna Que los vireyes y presidente del Nuevo Reino ha

diligencia iinportante a lo que se fuere tratangan a los contadores de cuenlus el tratamiento

; y que si alguna doda se le ofreciere sobre que á los ordures.

lo referido , cumplan lo que por el virey, opre. A los contadores de cuentas han de hacer los sidente les fuere ordenado. vireyes y presidente del Nucun Reino el mismo

LEY XCII. tratamiento en sus casas, y dar el asiento que á los oidores , y guardar la ley 72 tit. 1, lib. 8.

D. Felipe Ill en Burgos á 24 de agosto de 1605. Or

den i de contadores de Cuentas. E. San Lorenzo LEY LXXXIX.

á 17 de mayo de 1609. Orden 1.

Que los contadores del tribunal de Cuentas no El mismo. Ordenanza 12 de 1609. Véase la ley 69,

intitulen contadores mayores. tit. 1.o, lib. 8.

Mandamos

que

los contadores de cuentas no Que al tribunal de Contadores se trate de señoria.

se intitulen contadores inayores ,

ni el tribuEn todas las peticiones, que cualesquier nal contaduria mayor; y cuando sobrescriban personas presentaren ante los contadores de cuen

las cartas unos á olros, y asiinismo los parti

[ocr errors]

do ;

se

[ocr errors]

nezcan

ponga

culares , no los nombren del nuestro consejo, ni ú otro despacho, el presidente, oidores y oficia. ellos se lo perinitan llamar, sino solamente con les reales firmen todos en un renglon, precetadores y contadurías de cuentas. Y permitirnos diendo el presidente y oidores á los oficiales

reales. que en las carlas que escribieren por tribunal á oficiales reales , corregidores, ó cabildos de ciu

LEY XCVI. dades, ú otras personas, y en las que á ellos

D. Felipe III en Madrid á 16 de julio de 1612. se escribieren dentro y fuera , se goarde el mis mo estilo que con nuestras audiencias reales. Que en los acuerdos lengan asiento los oficiales

reales. LEY XCIV.

En los acuerdos de las audiencias y juntas D. Felipe IV en Madrid á 13 de diciembre de 1626,

donde se trata de nuestra real hacienda, tasa de y 28 de mayo, y 20 de junio de 1628, y 8 de oclu

Iribotos , avaluaciones y otras cosas , que pertebre de 1635.

á su buena disposicion y auniento, se Que declara el asiento y lugar de los oficiales rea.

el banco de los oficiales reales en los esles en aclos públicos.

trados, consecutivo á la silla del fiscal; y si se Habiéndose reformado por Nos las órdenes hallaren los contadores de cuentas medien eny tolerancia antigua de que nuestros oficiales tre el fiscal y oficiales realcs. (28) reales fuesen regidores de las ciudades y villas

LEY XCVII. donde asistian, nos representaron , que en virtud de e-ta resolucion quedaban sin lugar en D. Felipe II en Toledo á 21 de enero de 1561. Y en

el Pardo á 2. de octubre de 1569. Y en Madrid á los actos públicos, porque ya no le podian te

postrero de enero de 1592. D. Felipe III en Madrid ner con la justicia y regimiento: y por hacer

á 14 de marzo de 1620. los merced , luviinos á bien de concederles, que en los actos públicos y procesiones donde con- Que los oficiales propietarios prefieran á los nom

brados en interin, aunque lo sean por el Rey. curriese la ciudad, conservasen los mismos la. gares que' anles tenian: y porque en esta mate.

Los oficiales reales propietarios por Nos pro- • ria se hallan diferentes resoluciones de los vire

veidos prefieran en antigüedad á los demas ofi

liyes, con que se ha dado ocasion á pleitos y

ciales nombrados en interin, aunque lo sean tigios, y conviene resolverla para que cesen las

por Nos, ó por los vireyes , presidentes ó go-. diferencias, que hasta ahora se han experimen

bernadores, sin embargo de que sean mas 'anti tado, y los ministros traten principalmente de

goos en el uso y ejercicio : y lo mismo se guarlo que toca á sus ejercicios : 13 nuestra voluntad

de entre los regidores y oficiales propietarios de y mandamos, que en las ciudades de Lima y

los cabildos de ciudades, villas y lugares y sus Mejico y Santa Fé, en las iglesias y actos pú

substitutos. blicos tengan los oficiales de nuestra real hacieu

LEY XCVIII. da logar y asiento en un banco consecutivamen

D. Felipe IV en Madrid á 29 de abril de 1621. Véate con nuestras audiencias reales, habiendo lu

se la ley 40, tit. 4, lib. 8. gar suficiente en las iglesias y actos públicos, y que en ellos vayan dentro de las inazas de la au- Que el contador de Iributos de Mejico concurra diencia, llevando inejor lugar los contadores de con los oficiales reales en el acuerdo y aclos

blicos. cuentas; y en cuanto a los demas oficiales reales de las Indias, y asientos que deben tener, asi en con

El contador de tributos y azogues , y nuevo carsos de la audiencia y ciudad, como en actos

servicio de la ciudad de Mejiro, se halle con en que asistiere la ciudad sola , se les guarde el

los oficiales reales en el acuerdo cuando se hasitio, puesto y lugar que tenian cuando eran re

cen las lasaciones de los pueblos y cuenta de los gidores. Y porque con el transcurso del tiempo

tributos , y tenga asiento despues del mas mopueden haber tenido variacion, ordenamos, que

derno: y esto mismo se guarde en las deinas sobre todo se guarde la costumbre donde no hu

juntas y congresos priblicos . concurriendo con biere determinacion especial por leyes de este

los oficiales reales , en que han de tener último libro. (27)

lugar, sin voz, ni voto en niuguna cosa, que no LEY XCV.

tocare á su oficio. El emperador don Carlos y la reina gobernadora en Valladolid á 15 y 22 de enero de 1552.

dida la uva á instancia de D. Nicolas Mendiolaja en

sañador de las reales cajas de ejército de Arequipa Que los oficiales reales firmen en un renglon con

se declara que en las juntas de real Hacienda y en el presidente y oidores.

las funciones públicas a que concurren con los caSi se hubiere de firmar algun libramiento,

bildos tengan asiento a continuacion del último oficial real, y por otra fecha en el Pardo á 17 de fe

brero de 1770 a pedimento de D. Luis Agustin Caro, (27) Por real cédula de 15 de junio de 1722, se fundidor de las reales cajas de Jauja, se mando lo manda que el alterez real; alcalde provincial, algua- propio que en las antecedentes, y todas están obecil mayor y depositario general en buenos Aires, decidas y mandadas guardar por este superior gobierprefieran a los oficiales reales.

so de Lima , alio de 1771. Y por otra de 19 de marzo de 1777 se declara

que

(28) Por cédula de 1677 se manda que en el cael contador mayor de dicha ciudad y oficiales reales, so de deber asistir los oficiales reales al acuerdo, se debeu sentarse despues de los alcaldes ordinarios y sienten fuera de la mesa del tribunal ó del cuerpo de llevar los uniformes de comisarios de guerra que se ia audiencia, y que el asiento de los fiscales inteiros les ha concedido por dos l'enles cédulas, anibas con sea el mismo que el de los uliciales reales, pero prel'ecba en Madrid'á 17 de diciembre de 1767, espe. firiendo á estus.

« AnteriorContinuar »