Results 1-3 of 3
User Review - Flag as inappropriate

PIISC

User Review - Flag as inappropriate

El libro que los poderosos no quieren que leas
¿Qué hay en el libro “La Maldición Argentina”? Para definirlo en una sola frase contiene todo lo que la “clase” política argentina –si viviéramos en
la época de la Inquisición- mandaría a la hoguera y, de ser posible, junto con su autor.
Porque, los políticos profesionales se han esforzado mucho –durante treinta años seguidos- para ocultar la forma en que se distribuye el poder en Argentina. Sin que nos diéramos cuenta, este grupo introdujo sutiles modificaciones a las instituciones del sistema democrático hasta configurar el modelo de “cleptocracia” más desarrollado del mundo.
“La Maldición Argentina” precisamente saca a la luz, por primera vez, que en la “cleptocracia”, la dialéctica de gobierno y oposición es una farsa; que hay sólo un grupo de poder concentrado, mucho más homogéneo y cerrado de lo que parece, donde ambas partes comparten la gestión de un sistema de saqueo y depredación generalizada, sin que los ciudadanos puedan interferir, controlar o acceder a la información sobre lo que hacen.
Este ensayo nos muestra cómo los argentinos fuimos gradualmente despojados de los principales derechos civiles, que ahora permanecen meros enunciados vacíos de todo contenido real. También este libro nos alerta sobre la puesta en marcha de sistemas de control masivo, a través de los cuales el régimen monitorea hasta los aspectos más privados e íntimos de la vida de cada uno de nosotros.
La falsificación de la imagen de las instituciones y del Estado está tan perfeccionada, que la mayoría de la gente considera que –aún con grandes fallas- el país sigue gobernando por un régimen democrático, representativo y federal. Ingenuamente cree que está vigente la Constitución Nacional. También se ilusiona con la idea que, los numerosos hechos que escandalizan a diario, son simples violaciones a las leyes, fruto de transgresiones, venalidad o abusos de funcionarios corruptos, lamentablemente sumados a jueces cómplices que consagran la impunidad. Que, en definitiva, hay un problema “cultural”, de “calidad” o insuficiente respeto por las leyes. O que, simplemente los ciudadanos “elegimos mal” cuando votamos.
Pero Carlos José Aga, con este original trabajo, nos demuestra enumerando datos tan concretos como incuestionables, que no es así. Que hay otro cristal para visualizar la realidad, donde todo lo que nos ocurre ha sido planeado con una finalidad. “La Maldición Argentina” adquiere entonces, una dimensión gigantesca y una coherencia escalofriante.
En este libro, se encuentran las respuestas a las preguntas que todos nos hacíamos sin respuestas satisfactorias, hasta hoy:
¿Qué pasó con nuestra democracia para que todos los gobiernos funcionen tan mal? ¿Por qué siempre –en definitiva- gobiernan los mismos? ¿Por qué se eligen siempre a los peores? ¿Por qué nadie conoce a los “representantes” del Pueblo? ¿Por qué todos los líderes políticos son iguales y repiten siempre la misma conducta? ¿A qué obedece la reiteración de ciclos de desmoronamiento económico y social? ¿Cómo hace un país intrínsecamente rico para convertirse en una “fábrica de pobres”? ¿Cómo hicieron para quedarse todos, después del 2001? ¿Cómo hace un reducido grupo de personas para subordinar a la Justicia y corromper a sus opositores? ¿Quiénes componen el núcleo dominante de ese poder? ¿Cuántos son? ¿Cómo actúan? ¿Qué papel desempeñan la delincuencia, el narcotráfico y la corrupción en el poder político?
En otras palabras, el ensayo titulado “La Maldición Argentina” destruye por completo –uno a uno- todos los secretos mejor guardados de la “casta” política. No sólo contesta todos estos interrogantes además nos presenta una lectura inédita y completa de la realidad nacional, una visión integral en que todo tiene su razón de ser.
Sin embargo, el verdadero aporte del autor se manifiesta cuando se llega al final del ensayo. Porque, al revelarnos
 

User Review - Flag as inappropriate

Es un ensayo que apunta a revelar las características del sistema de poder que realmente controla Argentina, desde una perspectiva directa, despojada de todo ideologismo y sin prejuicios.
Expone los mecanismos por los cuales -en una comparativa global de los países del mundo- en los últimos 100 años los argentinos retrocedimos 75 posiciones. Para el Primer Centenario, nuestro Producto Bruto representaba el 50% del total de América Latina y, en nuestro Segundo Centenario, apenas si llegamos al 13%. Nuestro desarrollo educativo y el dinamismo del progreso social eran sobresalientes; y hoy, todos los indicadores, muestran tasas deplorables y se nos llama abiertamente “fábrica de pobres”, en la que -según los datos oficiales- uno de cada tres argentinos en edad de trabajar no tiene ninguna actividad.
De la quinta posición que llegamos a ostentar, pasamos a ubicarnos en la número 80, detrás de Gabón, Costa Rica y Libia; apenas por delante de Venezuela, que ya nos pisa los talones. Y hay sobradas pruebas que la tendencia a decaer desgraciadamente sigue firme a pesar de circunstancias favorables y del ocasional impulso del “viento del cola” de los mejores precios para las materias primas.
En los últimos 100 años, hubo todo tipo de ensayos políticos sin haber logrado variar el mal desempeño del país. Para evitar hacer inútiles nombres, basta decir que el poder fue ejercido por dictaduras y democracias, en un amplio espectro de ideologías políticas y distintas escuelas de pensamiento, que van desde la oligarquía al centroizquierdismo de los ex guerrilleros reciclados de los ´70, el radicalismo y el peronismo, pasando por el populismo y el conservadurismo. Y nuestro curso decadente siguió profundizándose.
¿Qué tienen en común estos regímenes de gobierno? Mucho más de lo que, a simple vista, parece. Todos padecen el influjo determinante de “La Maldición Argentina”.
No cabe ninguna duda que si Argentina hubiera acompañado el crecimiento que tuvieron países similares, el ingreso por habitante sería más del triple de lo que es hoy, no existiría la pobreza y estaríamos encabezando el listado de los países de mayor bienestar en el mundo.
¿Qué pasó entonces? ¿Qué impidió a un país dotado de todos los recursos progresar al mismo ritmo que el resto? ¿Hubo alguna catástrofe natural? ¿Una guerra devastadora? ¿Algún tipo de invasión? ¿Una epidemia fulminante?
En este libro se ensaya una respuesta sistemática y totalizadora; de características inéditas, en la que se relacionan por primera vez muchos factores que han transformado las instituciones, su sistema político y electoral, la sociedad y su cultura. Estoy seguro que los lectores de este ensayo, especialmente los no argentinos, se llevarán más de una sorpresa al ver el panorama completo y la extraordinaria similitud con citertas realidades.
Bajo el cristal de “La Maldición Argentina”, gran parte de lo que hoy es percibido como incomprensible o contradictorio cobra coherencia. Cada pieza finalmente encaja perfectamente en el gran rompecabezas del poder. Emerge la parte oculta del “iceberg". Y se entiende por qué decaímos nosotros y, esencialmente, cómo nos hemos deformado gradualmente en el plano institucional y social.
El espectacular desmoronamiento argentino es, en su escala, un modelo “piloto” de muchos acontecimientos que hoy emergen en escala global. Muchos de los factores descritos en este ensayo y réplicas de sus principales procesos pueden ser hallados en muchos países. Por esta razón, se afirma que “La Maldición Argentina” puede ser contagiosa y letal.
También el libro nos muestra que hay salida.
 


4 stars - 0
3 stars - 0
2 stars - 0
1 star - 0

Editorial reviews - 0
User reviews - 3