Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cuyo marquesado pretendia , y aun se llamaba marqués te leguas, que fué un yerro muy grande, ca el negro en de Cotron. Túvose por cierto que con lales medios en la segunda ó tercera venta comió y bebió de lal manebreve se concluiria esla concordia, sin embargo que el ra, que se estuvo durmiendo un dia sin pasar adelante. rey don Fadrique amenazaba que si el de Francia le Las nuevas llegaron por otra via; los Reyes se maravi. acometia, traeria la armada de los turcos contra Italia Haban cómo, el Arzobispo no avisaba. La Reina estaba para valerse dellos. Y por otra parte intento de con corrida, que le favoreció para subir a aquella dignidad. certarse con el Papa basta ofrecer al duque Valentin el El Rey, enfadado desto, ca pretendió aquella dignidad principado de Teano y ducado de Sesa, que eran del du para su hijo don Alonso de Aragon, como de suso se que de Gandía, con una gran suma de dineros; y á don tocó, dijo a la Reina sobre el caso palabras pesadas. En Alonso de Aragon, su sobrino y yerno del Papa , queria fin, el negro llegó, y el Arzobispo corrido envió á su dar á Salerno y Sanseverino con título de principe, par compañero fray Francisco Ruiz para que por menudo tidos aventajados; pero desbaratólos el duque Valentin, relatase todo el suceso, porque todos le cargaban que que escribió al Papa desde Francia, do era ido, la alle- su mal órden fué ocasion de aquel desman. En Granada racion que allá habia causado la plática de aquella con y en Toledo se hace fiesta de la conversion de tres mil cordia movida tan fuera de sazon. Al fin deste año na moros que se bautizaron á 18 del mes de diciembre. ció en Flandes doña Leonor, hija primogénita del Ar Envió el Rey un pesquisidor para que hiciese informachiduque, que fue primero reina de Portugal, y des cion del caso, y averiguada la verdad castigase á los pues de Francia.

mas culpados. Por otra parte mandó pregonar perdon

general á los que se volvieseu cristianos. Este justició CAPITULO V.

algunos, prendió á otros que le enviaron á decir querian Los moros de las Alpujarras se levantaron.

ser cristianos , y á ejemplo destos, todos los del Albai

cin hicieron lo inismo, y sus mezquitas fueron bendeAltiempo que los Reyes Católicos partieron para Gra cidas en iglesias, Lo mismo hizo otro barrio de moros nada, el arzobispo de Toledo se quedó en Alcalá con en Granada y los de las alquerías, por todos hasta en intento de fundar en aquella villa una universidad á la número de cincuenta mil almas. Los moros de las Altraza y modelo de la de Paris, que salió con el tiempo pujarras, como se publicase entre ellos que por fuerza obra muy señalada. Abriéronse las za njas del colegio | los mandaban bautizar, se alborotaron. Los primeros á mayor, que se llama de San llefonso, y echóse la pri levantarse fueron los de Huejar, que están en lo mas mera piedra á 14 del mes de marzo. El trazador se lla fragoso de la sierra. Acudieron con presteza el conde mó Pedro Gumiel, famoso en aquella arte, dado que de Tendilla y el Gran Capitan, que á la sazon se halló la obra por entonces fué toda de tapiería, y despues se allí. Tomaron por fuerza aquel lugar con muerte de aledificó la delantera de piedra blanca muy hermosa. Los gun número de los alzados; los mas, alzada su ropilla, reyes deseaban con cuidado asegurar aquel nuevo reino; se recogieron a la sierra. Tomaron los nuestros otras parecióles importaria para todo si los moros, que eran plazas; no pudieron empero sosegar aquellos movimuchos, se hiciesen cristianos. Para dar órden en esto mientos á causa que poco a poco todas las Alpujarras llamaron al dicho Arzobispo, y ordenado lo que se debia se levantaron. Pusiéronse los moros sobre Marjena, que hacer, le dejaron allí, y ellos se fueron á Sevilla. Jun era una fortaleza del Comendador mayor. Don Pedro táronse para adelantar la conversion de los moros los Fajardo, que á la sazon asistia en Almería, con poca arzobispos de Toledo y Granada, como personas que gente se puso sobre Alhumilla , pueblo que está cerca eran muy semejantes en la reformacion de sus vidas y de Marjena. Ganóles la villa por fuerza y la fortaleza, en el celo del servicio de Dios. Súpose que cierto nú que fué ocasion que los moros se levantasen de sobre mero de moros, que llamaban elches , fueron primero Marjena. Esto sucedió en el principio del año que se cristianos. Trataron con perinision de los inquisidores, contaba de nuestra salvacion de 1500 justamente, en á quien tocaba este caso, de proceder contra ellos, y sazon que el rey Católico, dejando á la Reina en Sevilla, en particular de tomalles los hijos pequeños y por fuerzadió la vuelta á Granada con deseo de allanar aquellos bautizallos. Por otra parte, trataron con mucha blandu alborotos, que le tenian en cuidado, así por miedo no ra cou los alfaquiès, los cuales vencidos de aquella benig. sucediese algun mal en España por aquella parte que nidad y mas de lo que les daban, persuadieron á muchos liene á Africa muy cercana, de donde los levantados se se biciesen cristianos. De todo esto se alteraban mucho pensaban valer , como porque le podian embarazar sus los moros del Albaicin, que eran muchos. Tomaron las | empresas y fines en lo de Italia. Hizo pues llamamiento armas que tenian escondidas, barrearon sus calles y general de los pueblos y caballeros del Andalucía, con salieron un dia ya tarde á cercar al arzobispo de Toledo que se juntó un ejército muy grande, y con él partió en sus casas. Fué grande el temor de aquella noche y el el mismo Rey en persona, 1.° de marzo, la vuelta de alboroto de la gente. Venida el alba, el conde de Ten Lanjaron, que está en un sitio muy áspero. Los moros dilla, como el que era capitan general del reino y alcaide estaban obstinados sin dar muestra de quererse allanar. del Alhambra , dió órden que entrasen en la ciudad sol Fué aquel lugar entrado por fuerza y puesto á saco. El dados de fuera, para que ni de la parte de los cristia- conde de Lerin y otros caballeros se derramaron por la nos, ni de la otra de los moros no se pudiesen hacer sierra y tomaron a los moros otras plazas, que fué ocadaño. Avisaron á los Reyes de aquel peligro, en que sion de rendirse los alzados. Fueron recebidos á mise avino una cosa notable. Dió el arzobispo de Toledo las ricordia con condicion que dentro de cuatro dias eucarlas á un negro, que le dijeron las llevaria á las vein- | tregariau á Castil de Ferro, á Adra y Buñol, fortalezas de que se apoderaron al principio de las revueltas, y fuertes. Los nuestros los aprelaban, y los moros se reaunque flacas, las pusieran en defensa; y entregarian tiraban basta un gran llano, que está en lo mas alto de todas las armas ofensivas y defensivas, y que en dos la sierra , en que tenian sus mujeres, luijos y haciendas. pagas contarian cincuenta mil ducados. Para cumpli- | Como allí llegaron, sin mucha resistencia, los moros desmiento desto pusieron en poder del Gran Capitan hasta | ampararon el puesto por la parte que los nuestros cartreinta y cuatro de los mas principales y ricos moros, gaban sobre ellos. Iban en la delantera don Alonso de Hecho esto, el Rey despidió y derramó la gente. Entre Aguilar y el conde de Ureña con sus dos hijos, matantúvose en Granada por dar calor á la conversion, y así po- | do y hiriendo en los que huian. Entre tanto la demás co adelante los moros de las Alpujarras, los de Almería, gente se puso á robar los despojos sin cuidado de seguir Baza y Guadix y los de otros lugares se bautizaron. En la victoria. Era ya muy tarde, cerró la noche. Acaudiviáronse predicadores por todas partes con gente de llaba los demás un moro muy valiente y diestro, que respeto que los guardase. Esto y tornarse á publicar, llamaban el Feri de Benastepar. Este moro recogió los que los hacian cristianos por fuerza dió ocasion á los que huian, y visto el mal órden de los cristianos, habló á moros de Belelique y Nijar, que están en lo mas áspero | los suyos en esta sustancia : «Amigos y soldados, ¿dónde las Alpujarras, de se levantar el invierno adelante. | de vais? Dónde dejais vuestras haciendas, mujeres y Por el atrevimiento destos hicieron lo mismo los mas hijos? Si no os valen vuestras manos, équién os podrá lugares de aquella serranía. Nombró el Rey, que toda- remediar? ¿Dónde iréis que no os alcancen? Locura es vía asistia en Granada, por general contra ellos al alcai- poner la esperanza en los pies los que tienen espadas derde los Donceles, el cual juntó sus geutes, y con otros en sus manos. A los valientes todo es fácil; los cobarseñores y caballeros se puso sobre la villa y fortaleza de 1 des de todo se espantan, Mirad el desórden de vuestros Belelique. Defendiéronse los de dentro muy valerosa contrarios (acaso un barril de pólvora de los nuestros mente; murieron muchos de los nuestros, y entre ellos se encendió, que dió lugar á que se viese lo que pasaba); hombres de cuenta. Duró el cerco algunos meses hasta cerraos pues y lrerid en los que están derramados y tanto que por la falta de agua que padecian los cerca cargados de vuestras haciendas. Yo iré delante de todos dos se rindieron á partido que les dejasen las vidas y y os abriré el camino; si en mí no viéredes obras, nun. que las haciendas y libertad quedasen á merced del Rey. ca mas creais mis palabras.) Animados con esto los moAtemorizados con esto los de Nijar, bicieron lo mismo, ros, vuelven á la pelea y cierran con los cristianos. El que se rindieron y entregaron las armas y pertrechos, caudillo acometió á don Alonso, que solo con pocos to

las haciendas y libertad á merced del Rey, pero que se davía peleaba. Tenia las corazas desenlazadas; así el 'pudiesen rescatar por precio de veinte y cinco mil du- | Moro le hirió por los pechos malamente. Acudieron cados. Con esto y con la diligencia que se ponia en la otros y cargaron sobre él tantos golpes, que apenas des. conversion, se bautizaron mas de diez mil moros de pues pudieron reconocer el cuerpo muerto, que quedó Seron, Tijola y otros lugares coinarcanos. Por otra par en poder de los moros; con él fueron muerlos mas de te, los moros de las serranías de Ronda y de Villaluenga, docientos hombres, y entre ellos Francisco Ramirez, tierra no menos fragosa , se alzaron. El Rey para acu vecino de Madrid, caudillo muy valeroso, y que sirvió dir á todo, si bien mandó pregovar que los moros de mucho en toda aquella conquista de Granada. Apenas aquellas serranias que andaban levantados, dentro de | pudieron sacar á don Pedro de Córdoba, hijo de don diez dias saliesen de la sierra y se fuesen á Castilla, de Alonso, de aquella matanza para recogelle á las bansecreto ordenó que los que de su voluntad se volviesen | deras del conde de Ureña , que reparó con mas gente cristianos quedasen en sus casas y haciendas. Por otra para hacer resistencia. El conde de Cifuentes con el parte, se dió órden al conde de Ureña y á don Alonso de | pendon de Sevilla reparó un poco mas bajo en la ladera Aguilar, hermano mayor del Gran Capitan, y á don Juan de la sierra. Allí se recogieron muchos de los que huian; de Silva, conde de Cisuentes, á la sazon asistente de él los detuvo y animó, y hizo rostro á los moros que veSevilla, que hiciesen la guerra á aquella gente. Los mo- nian en su seguimiento, hasta tanto que venida la maros de la tierra fácilmente se sosegaran ; pero los gan ñana, los moros se recogieron á lo alto de la sierra. Desdules que andaban entre ellos, moros de Berbería, ta manera pereció uno de los mas valerosos caballeros procuraban que no se rindiesen. Con todo eso muchos que tuvo España en este tiempo; los enemigos le quivinieron á Ronda y se bautizaron por miedo de no ser taron la vida; la fama de su valor nunca perecerá. ESmaltratados. Los otros, especial los que vivian en luga taba el Rey á la sazon en Ronda; trató de ir en persona res flacos, se recogieron á la sierra Bermeja, que es á castigar aquella gente. Representábansele dificultamuy áspera. Acudieron los puestros hácia aquella parte des; en fin, se resolvió que el duque de Najara fuese y asentaron su real cerca de Monarda, pueblo muy fuer sobre Daidin, que era mas fácil de combatir, y los conte al pié de aquella sierra. Los moros se pusieron en des de Ureña y Cifuentes diesen muestra de querer voluna ladera para defender el paso. Algunos cristianos ver á subir la sierra por la parte que antes subieron. sin órden ni concierto tomaron ana bandera y con in Los moros, que se vieron perdidos, acordaron de motento de robar pasaron un arroyo que allí está, y co ver concierto. Asentose que los que quisiesen pasasen menzaron á subir la sierra; siguiéronles los demás por allende con seguro y embarcacion que se les dió en el que no recibiesen algun daño. Los moros pretendian puerto de Estepona, con tal condicion que por cabeza defendelles la subida y peleaban con grande esfuerzo. pagasen diez doblas; los demás que se volviesen cristiaCuando se veian apretados mejorábanse de lugar, y re nos. Hízose así; muchos fueron los que se pasaron á cogíanse á ciertas partes, que tenian allanadas como Berbería; muchos mas los que quedaron, puesto que recebido el bautismo, tan malos como los que se ausen- | da mujer que fué del duque Cárlos. Diéronle título de taron. Con esto se concluyó esta guerra, que fué larga duque de Lucemburg, como quier que antes los hijos y amenazaba mayores males y tenia puesta á toda Es- inayores de los dugnes de Borgoña se intitulasen conpaña en mucho cuidado. La muerte de don Alonso su- / des de Caroloes. Esta nueva dió en España mucha alecedió el año siguiente. Volvamos á lo que se queda atrás gría, y la reina Católica dijo: Caido ha la suerte sobre conforme a la razon de los tiempos.

Matia. Aludió al dia de su nacimiento y tambien à la

poca salud que tenia el principe don Miguel, que falle-' CAPITULO VI.

ció poco adelante en Granada, por cuya muerte el ArDe las cosas de Milan.

chiduque y su mujer quedaron por principes de Castilla

y de Aragon. Despues de la vuelta de Vasco de Gama Al mismo tiempo que los moros de las Alpujarras an- | para continuar la navegacion de la India partió de Lisdaban alborotados, el rey Católico mandó aprestar con boa, á los 8 del mes de marzo, con una flota de trece natoda diligencia una armada y por su general el Gran ves Pedro Alvarez Cabral. Descubrió de camino el BraCapitan; esto para ayudar á venecianos contra la ar- sil. Fué bien recebido en Calicut al principio, despues mada del Turco que los apretaba y amenazaba á lo del vino á las manos con aquella gente por su poca lealtad. más de Italia. El duque de Milan y rey de Nápoles le ha-1 Un hijo bastardo de don Diego, duque de Viseo, hizo el bian llamado, segun se decia, para valerse del contra rey don Manuel, su tio, condestable de Portugal, que sus enemigos y defender sus estados. Era asimismo ne- murió mozo, yuna sola hija que dejó casó adelante con cesario acudir á lo de Sicilia, do decian se enderezaba elconde de Villareal. La guerra de Lombardia se conprincipalmente esta tempestad. El duque Valentin al tinuaba, y el Duque poco á poco se hacia señor de totanto con gentes de á pié y de á caballo que trajo de do. Alzóse por él Alejandría, y tomó á Novara, do estaFrancia hacia la guerra en la Romaña como general de ba primero la masa del ejército francés. Deseaba dar la Iglesia para quitar los tiranos que de diversas ciuda- la batalla á los enernigos y concluir de una vez. Con des de aquella comarca estaban apoderados. Tomó á este intento sacó su gente fuera de aquella ciudad, que Imola y á Forli, cuya Condesa hobo en su poder. En- eran todos suizos y alemanes, hasta en número de diez derezábase principalmente contra el señor de Pesaro, y seis mil. Ordenadas las haces, al romper en los conque estuvo casado con su hermana. El, visto el peligro trarios los suizos no quisieron pelear contra los franque corria, puesta en defensa la ciudad, se ausentó y | ceses y contra los que de su nacion seguian su partido. puso en salvo. Principios de grandes revueltas fueron Retiróse el Duque á la ciudad para persuadilles diesen estas, tanto mas que Ludovico Esforcia procuraba con la batalla. Ellos con grande deslealtad le tenian va ventodas sus fuerzas de recobrar su estado; solicitó al em- | dido por gran dinero á los franceses; así se le entregaperador v principes de Alemaña que le ayudasen. Juntó | ron, y fué llevado á Francia, en que pasó lo que le que. gentes de suizos y grisones, y con ellos envió delante, dó de la vida en duras prisiones. Con esta triste nueva por el mes de enero, al cardenal Ascanio, su hermano, el cardenal Ascanio, su hermano, alzado el cerco que que lo halló todo muyllano, tanto, que á porsía se le ren tenia sobre el castillo de Milan, con quinientos de á cadian pueblos y castillos por todo el camino hasta la ciu-l ballo tomó la via de Placencia. Encontrose con Carlos dad de Como con todos los pueblos que están junto á Ursino, caudillo de la gente que andaba de venecianos aquel lago. A la fama desto los milaneses tomaron las en aquella comarca; fueron los del Cardenal rotos y él armas en favor del Duque y forzaron á Trivulcio á re-l preso. Estuvo algun tiempo en poder de venecianos, y tirarse al castillo, de donde al tercero dia se salió con al fin le entregaron al rey de Francia, que le puso prila gente de á caballo la via de Pavía. Aquel mismo dia, mero en prision en Burges, y despues en libertad alguentró el Cardenal en Milan, y tras él el Duque, con gran- | nos años adelante. Los hijos del Duque, Maximiliano y de alegría de todo el pueblo, dado que el castillo se te- | Francisco, residian á la sazon en Alemaña y en la cornia por Francia. Pavia, Lodi, Dertona y Placencia hi- te dei César; esto les valió para que por entonces no cieron lo mismo, por lo menos trataban de rendirse al participasen de la ruina y desastre de su padre y de su Duque y echar las guarniciones que tenian de franceses. | casa y estado, que quedó con gran facilidad todo por La fuerza del ejército francés se recogió en Novara con Francia. Las ciudades que con tanta facilidad se dieron intento de reforzarse y si pudiesen hacer rostro al al Duque fueron castigadas en dineros, que era proveer Duque. Allí acudieron al tanto las gentes de Francia a los franceses del sueldo necesario para se apoderar de que andaban en la Romaña, despidiéndose del duque lo que restaba de Italia, y hacerse ella á sí misma la Valentin, que fué la causa de no proseguir aquella em guerra con sus mismas armas. El cardenal de Ruan represa por entonces ni tomar á Pesaro; antes se fué á sidia en Milan; desde allí gobernaba todo lo de llalia á Roma, do ya eran vueltos sus hermanos. El Papa se le su voluntad. El Papa por tenerle de su parte le concemostraba tan rendido, que ninguna cosa se hacia sino dió la legacía del reino de Francia, sacada Bretaña, por lo que ordenaba ó aprobaba el duque Valentin. Era un tiempo de año y medio. De los reyes de Navarra tenia estado miserable de las cosas. En Gante la infanta doña el rey Católico sospechas por la aficion que mostraban Juana parió á don Carlos, hijo mayor del Archiduque, á Francia y las muchas alianzas que tenian con aquella el mismo dia de sapto Matía; el cielo le tenia apareja gente. Por tanto, los años pasados fuera de los homenados muy grandes estados y señoríos. Ocho dias despues jes que se concertó hiciesen los alcaides de las fortade su nacimiento llegó á Gante la princesa Margarita, | lezas de aquel reino á los reyes de Castilla, para mas y le sacó de pila junto con la duquesa Margarita, segun. | seguridad se pusieron en tercería por espacio de ciuco

años las villas de Sangüesa y Viana, los cuales pasa- | en su compañía hombres de cuenta, y entre los demás dos, pretendian aquellos reyes se les restituyesen, y el don Diego Lopez de Mendoza, hijo del cardenal de Esrey Católico se entretenia. Para concertar esto y alla | paña, y don Alonso de Silva , clavero de Calatrava. nar otras malas satisfacciones el rey de Navarra por el Tocaron en Mallorca y en Cerdeña , tuvieron muchas mes de abril vino en persona á Sevilla , do asistian los calmas; en fin, llegaron al puerto de Mecina en Sicilia Reyes Católicos. Con su venida todo se allanó ; las pla- l á 18 de julio. Allí le acudieron los soldados españoles zas que pedian se restituyeron, y alconde de Lerin, que que estaban en Italia , gente muy escogida , y se proandaba desterrado en Castilla, recibió aquel Rey en su / veyó de algunos otros bajeles. La armada del Turco gracia, y le restituyó la mayor parte de su estado, y tenia sitiada á Modon, ciudad de venecianos en la Mojuntamente el oficio que solia tener de condestable, da- | rea, que hacian grande instancia al Gran Capitan se do que don Alonso de Peralta, conde de Santistéban, que fuese á juntar con ellos. Sin embargo, no pudo partir tenia aquella dignidad, mostró gran sentimiento que se hasta los 27 de setiembre en sazon que ya Modon era Ja quitasen sin algun demérito suyo y sin dalle recom- perdida. Trataba con el Gran Capitan el jeque de los pensa; de que se temian uuevos daños y turbaciones. gelves y hacia instancia se le enviase mas gente de soPara mayor seguridad destos conciertos se acordó que corro, porque los naturales estaban desabridos con los la infanta doña Madalena, hija del Navarro, aunque muy soldados de Margarit por agravios que les hacian, y pequeña, se criase en la casa y corte de la reina doña toda Berbería alterada contra él por haber llamado á Isabel, prenda muy segura de la buena voluntad de sus los cristianos, No le acudieron, y así tuvo órden de padres.

prender á Margarit con toda su gente ; bien que des

pues los soltó, y quedó apoderado del castillo y isla de CAPITULO VII.

los gelves. Llegó pues la armada española á la isla de

Corfú, que era de venecianos, el segundo dia de octu• Que el Gran Capitan volvió a Italia.

bre. Con su venida los turcos mudaron el propósito que Era este año de jubileo , en que concurrió a Roma tenian de venir sobre aquella isla , y se determinaron para ganar la indulgencia gran número de gente de to de ir sobre Nápoles de Romania. Esto era en el mismo do el mundo; los de cerca y los de lejos prelendian ba- tiempo que se asentaron las paces entre España y Franllarse en un tiempo tan santo en aquella ciudad, cabeza cia con muy honestas condiciones. Cuanto al reino de de la religion y maestra de la verdad. La disolucion de Nápoles, concertaron que le quitasen al rey don Fadrilas costumbres era grande, y mas en' los eclesiásticos, que, y la Pulla y Calabria quedasen por el rey Católico; que parece quiso nuestro Señor castigar con un caso lo de Abruzo y Campaña por el rey de Francia. Que extraordinario que sucedió a la persona del Papa. Fué la aduana del ganado se repartiese por partes iguales; así, que el dia de San Pedro y San Pablo cuatro horas y aun de todas las demás rentas reales liecha una masa, despues de medio dia se levantó un recio temporal de llevase el uno tanto como el otro, confederacion que agua y granizo; el viento tan furioso y bravo, y el tor- | no podia durar mucho ni ser firme. El color que tomabellino tan grande, que abatió un cañon de una chi ron para hacer este asiento, demás del derecho que alemenea sobre una sala en que se halló el Papa, que gabaná aquel reino, fué que pretendiau hacer la guerra llamaban de los Pontifices, y posa ba encima el duque á los turcos, y para esto despojar aquel Rey para que Valentin. Cayó con el golpe el enmaderamiento del no les impidiese tan santos intentos, por estar confeaposento del Duque, y de tres florentines que alí es- derado con ellos y tratar de valerse de sus armadas. Al peraban al Duque para que les pagase cierta deuda, los principio se tuvo este asiento muy secreto; despues se dos con el segundo suelo cayeron muertos delante el dió parte dél al Papa, que holgó mucho dél, y dió á caPapa, y el otro muy mal herido. Muchos ladrillos y ta da uno de los reyes la investidura de su parte; al Franblas dieron delante del Papa , que hacian menos golpe cés con título de rey de Nápoles y Jerusalem; al rey por dar en la vuelta del dosel, do estaba asentado; y aun Católico de duque de Pulla. Vino el Papa en esto, sea para que el polvo no le ahogase , le valió cubrirse la por el odio que tenia al rey don Fadrique, sea por la escabeza con el mismo dosel. Con todo eso le hallaron sin peranza á rio vuelto de aumentar su casa , de que se le sentido y mal herido en la cabeza y en una mano. El daba tambien intencion de hacelle parte en la presa. De cardenal de Capua y mosen Po, que solos le acompa- Corsu pasó la armada de España á la isla de Zazinto, do naban, se salvaron en los arcos y luecos de las venta- | llegó á los 7 de octubre. Alli vino la armada veneciana nas. Muchas cosas se dijeron y grandes misterios sobre para juntarse con la nuestra. Vinieron al tanto dos carel caso, como suele el pueblo discurrir largamente en racas de Francia con ochocientos soldados, por haber materias semejantes, y mas en Roma. Era el Papa de aquel Rey prometido enviaria socorro á venecianos cuansetenta años, y las heridas empeoraban; así, todos le do le entregaron al cardenal Ascanio. Los turcos, que tuvieron por muerto, y el duque Valentin se pretendia | por mar y por tierra tenian muy apretada á Nápoles de apercebir de gentes de Francia y otros de otras partes Romania, se levantaron del cerco, sea por estar el tiempara sacar papa á su modo. Quiso Dios que las heridas, po muy adelante, sea por temor de los nuestros; y la sanaron , con que todos aquellos ruidos cesaron en armada turquesca, que solia invernar, por estar mas tiempo que el Gran Capitan con veinte y siete naves, cerca de Italia y tierras de venecianos, en el golfo de veinte y cinco carabelas, algunas galeras y fustas, en Lepanto, se recogió al canal de Negroponte de la otra que llevaba cuatro mil infantes y trecientos hombres parte de la Morea. En aquella isla de Zazinto 6 Zante de armas, se hizo á la vela del puerto de Málaga. Iban l hobo diversos acuerdos sobre lo que se debia hacer. El N-II,

18

Gran Capitan se inclinaba à acometer á Modon , y le la menor de todas. Pretendíala el rey don Fadrique parecia la empresa fácil. La resolucion fué que echasen para su hijo el duque de Calabria con intento de aselos turcos de Cefalonia , isla que boja ciento y cincuen- gurar con este nuevo deudo aquel su reino, que andaba ta millas, y tiene á la parte de poniente uno de los ine en balanzas. Pediala asimismo el rey de Portugal, majores puertos del mundo. Está puesta entre las islas de güer que estuvo casado con su hermana. Este casaCorfu y Zante, en frente de la boca del golfo de L'epan miento parecia mas á propósito, bien que la dispensato. Hízose así, y partidos los franceses de Zante con cion era dificultosa por ser en primer grado de afini- . color que no les pagaban, los demás se pusieron sobre San dad. El Papa, que en otras cosas era liberal, en esta se Jorge, el pueblo mas principal de Cefalonia. Tenia den- mostraba tibio con color que de parte del rey de Frantro trecientos turcos, gente escogida, que se defendie- cia se hacia instancia que no la diese. Decia que no ron con mucho esfuerzo, y en el combate que se dió el vendria en dalla si el rey Católico no le aseguraba de mismo dia que asentaron sus estancias algunos de los cualquier mal y daño que por esta ocasion se le pudiese fieles quedaron heridos, y el lugar no se pudo entrar. recrecer. Andaban estas práticas, demandas y respuesEl tiempo era may áspero; así, el cerco se prolongó al tas muy á la larga, en que se gastó harto tiempo. El gunas semanas hasta tanto que un dia , que fué vigilia rey Católico pretendia que el duque de Calabria casase de Navidad, se dió al lugar un muy bravo combate, con con su sobrina la reina doña Juana, viuda del rey don que se entró en espacio de una hora. Murieron en él | Fernando el Segundo de Nápoles, la cual se quedó en ciento y setenta turcos, y cincuenta que se hicieron aquel reino; su padre la dejó dotada en cuatrocientos fuertes en una torre al fin se rindieron á merced del mil ducados. El rey don Fadrique venia en este casaGran Capitan. El primero que entró en el lugar fué el miento, que le estaba bien para no pagar dote tan grancapitan Martin Gomez, y aunque le hirieron al entrar, de; pero queria que en caso que se hiciese, el rey Capeleó muy bien con los tarcos y los echó del portillo tólico le recibiese debajo de su amparo. En esto no veque guardaban. Fue aquella isla de Leonardo Tocco, nia el rey Católico por las práticas que sobre aquel reino griego de nacion; á un hermano deste la quitaron los tenia movidas con Francia; las cuales, luego que estuvenecianos los años pasados y la dieron al Turco. Al vieron para concluirse, como se concluyeron, aunque presente el Gran Capitan la dejó á aquella señoría á el rey don Fadrique venia llanamente en aquel casaCausa que cae muy lejos de España y era muy á pro- miento, no quiso el rey Católico que se hiciese. Queria pósito para las armadas de venecianos, especial despues otrosí el rey don Fadrique asegurarse de la parte de que Modon se perdió. Con tanto el Gran Capitan lo mas Francia, y ofrecia grandes partidos para apartar aquel presto que pudo dió la vuelta á Sicilia ; y aunque por Rey de la pretension de Nápoles. El Francés pedia que ser el tiempo tan recio algunas naves se derrotaron, él para seguridad de la concordia le diese el castillo de con la mayor parte llegó á Siracusa, donde despues se Gaeta y que su hijo fuese á estar en su corte y casase recogió lo demás de la armada. Los venecianos por el con Germana, hija del señor de Narbona, ó con una servicio que el Gran Capitan hizo á aquella señoría , le hermana de monsieur de Angulema; demás desto, queenviaron á Sicilia título de gentilhombre de Venecia, ria le diese un millon de presente, y veinte y cinco mil-duy un rico presente de vajilla y telas de precio. El pre cados de tributo cada un año; todas condiciones muy sente envió á sú Rey sin tomar para sí cosa alguna, | pesadas, y que aquel Rey no las quiso otorgar, dado contento con la honra que ganara y la que de nuevo le que venia en dar el millon que se pedia. En fin, ninguno hacia aquella ciudad. Todo esto pasaba á tiempo que el destos casamientos se concluyeron; el Papa últimaduque Valentin, despues que en Roma mató malamen mente vino en dispensar en el casamiento de Portugal. te á su cuñado don Alonso de Aragon, duque que era En Granada por el mes de agosto se celebró el desposode Viseli, vuelto á la guerra, andaba muy pujante en la rio de la Infanta. Don Alvaro de Portugal hizo oficio Romaña, en que Pesaro y Arimiño sin ponerse en de- l de procurador por su Rey; no se hicieron por ende fiesfensa se le rindieron. Faenza hizo grande resistencia tas ni otra ceremonia ni demostracion alguna. En. con favor de Juan de Bentivolla y por su contempla | aquella ciudad, á los. 12 de setiembre, acordaron los cion. Estaba apoderado de Boloña, y porque no le hi | Reyes que el dia de Santa Lucía todos los años se diese ciesen guerra, queria entretener al Duque fuera de su á los marqueses de Moya la copa con que el Rey becasa. Asimismo el Papa sentenció este año en favor del biese, en memoria de que en tal dia don Andrés de Cadivorcio que Ladislao, rey de Hungría, los años pasa brera, primer marqués de Moya, les entregó los tesoros dos hizo con doña Beatriz de Aragon, mujer que fué del rey don Enrique, que él tenia en su poder en los al-: primero de Matías , predecesor de Ladislao, y hija de cázares de Segovia; servicio que despues de Dios fué don Fernando el Primero, rey de Nápoles, y por lo mis gran parte para que quedasen con el reino. Acompañamo sobrina del rey Católico. Hecho esto, Ladislao ron á la Infanta hasta Portugal don Diego Hurtado de casó con Ana, bija de Gaston de Fox, señor de Cunda Mendoza, arzobispo de Sevilla y patriarca de AlejanJa, que era sobrina tambien del rey Católico , nieta de dría; y á la sazon le dieron el capelo y se llamó cardes la reina doña Leonor de Navarra, su hermana. nal de España como su tio, y era hermano del conde do

Tendilla. Fueron asimismo en compañía de la Infanta · CAPITULO VIII.

el marqués de Villena y otros muchos señores. Salió á Del casamiento del rey de Portugal.

recebilla hasta la raya' el duque de Berganza, si bien De cuatro hijas que los Reyes Católicos tuvieron, que- andaba desabrido por el mucho favor que el rey don daba la infanta doña María por poner en estado, que era | Manuel hacia á don Jorge de Portugal, ca le hizo duque

« AnteriorContinuar »