Imágenes de páginas
PDF
EPUB

raron de la Marca de Ancona, de que. Braccio antes se en especial que ningima esperanza quedaba de conapoderara. El cuerpo de Braccio, muerto y llevado á cierlo si no daba al preso ante todas cosas la libertad, Roma como de descomulgado , fué sepultado delante que fué lo que hizo amaiñár al rey de Castilla y á los la puerta de San Lorenzo en lugar prosano; mas en grandes. En el mismo tiempo. don Carlos ; rey de.Natiempo de Eugenio IV, pontífice romano, le trasladó á varra, llamado el Noble, fino en Olite. Su muerte fué Perosa y puso en un sepulcro muy primo Nicolao For- de un accidente y desmayo que le sobrevino de repente tebraquio, que tomó aquella ciudad de Roma, y procu- sin remedio, un sábado, á 8 de setiembre, el mismo ró se hiciese esta honra á la memoria de su tio, her- dia que se celebra el nacimiento de nuestra Señora. mano de su madre. En Florencia, ciudad de la Toscana, Su cuerpo sepultaron en la iglesia mayor de Pamplofalleció don Pedro Fernandez de Frias, cardenal de na. Las honras se le hicieron con aparato real. Hallóse España, por mayo; su cuerpo, vuelto á España, está á su muerte doña Blanca , su bija , que parió. poco ano sepultado en la iglesia catedral de Burgos, á las espal- tes una hija de su mismo nombre, y tuvo adelante poca das del altar mayor. Era de bajo linaje y hombre pobre; ventura. Ella, luego que falleció su padre, envió á su mas su buena presencia, industria y destreza y la pri- marido en señal de la sucesion el estandarte réal, con * Fanza que alcanzó con los reyes don Enrique y don que enlos reales, donde se ballaba, le pregonaron por Juan le levantaron á grandes honras. Fué obispo de rey de Navarra. Pareció á algunos demasiada aquella Osma y de Cuenca; la estatura mediana, la vida torpe priesa, que decian fuera justo que ante todas cosas en por su avaricia y deshonestidad. Sucedió que en -Búr- Pamplona jurara los privilegios del reino y sus liberlagos tuvo ciertas palabras con el obispo de Segovia don des; pero los reyes son desta manera, sus voluntades Juan de Tordesillas, al cual el mismo dia un criado tienen por leyes y derecho, disimulan los grandes, el del Cardenal dió de palos. La infamia de delilo tan atroz pueblo sin cuidado de al y sin hacer diferencia entre lo hizo aborrecible á su amo, aunque no tuvo parte ni lo verdadero y lo aparente hace aplauso y á porfía adula á supo, como lo confesó despues el mismo que cometió los que mandan, y.si alguna vez se ofende, no pasa de aquel caso. Sin embargo, á instancig de caballeros que ordinario la ofension de las palabras. La pueva de la se quejaban y decian que la soberbia de aquel hombre libertad que á la hora se dió á don Enrique en dia y sin mesurà, olvidado de su suerte antigua, se debia cas- medio llegó á noticia de sus hermanos con ahumadas tigar, fué forzado el dicho Cardenal á irá Italia. A pode- que tenian concertado se en en las torres y ataróse el Rey de todo su dinero, que tenia juntado en gran layas, de que hay en Castilla gran número. Con esto las cantidad, que fué la principal causa de apresurar su gentes de Aragon y soldados dieron vuelta á Tarazona, partida y destierro. Desta manera perecen mal y hacen y luego por el mes de noviembre los despidieron y se perecer los tesoros allegados por mal camino; los va- deshizo el campo. El infante don Juan pasó hista Agrerones sagrados ningun mas cierto reparo tienen que da para recebir á su hermano que venia de la prision y en la piedad y buena opinion. Si en el destierro, en que. llevalle al rey de Aragon. Ningun dia amaneció mas pasó lo demás de la vida, mudó las costumbres, no se alegre que aquel para los tres hermanos; regocijábansabe; lo cierto es que fué á la sazon gobernador de la se no mas por la libertad de don Enrique que por dejar Marca de Ancona por el Papa, y que en Castilla fundó vencidos con el temor y. miedo a los de Castilla, que el monasterio de Espeja, de la orden de San Jerónimo, es un género de victoria muy de estimar. Falleció por religion que iba por este tiempo en aumento muy gran- el mismo tiempo en Valencia, á 29 de noviembre, de en España. Don Juan, infante de Aragon, fué rece- don Alonso, el mas mozo, duque de Gandía, sin sucbido benigna y magníficamente en Tarazona por el Rey, cesion. Su estado de Ribagorza se dió al infante don su hermano. Entre tanto que por medio del dicho don Juan, ya rey de Navarra. Este fué el premio de su traJuan se trataba de las condiciones y se esperaban mas

bajo, además

que le estaba anles prometido. Don Enamplos poderes del rey de Castilla y de los grandes rique de Guzman, conde de Niebla, despues de granpara pronunciar sentencia en aquellos debates y de to- des diferencias y debates, se apartó de doña Violaule, do punto concluir, doblado el camino, entraron los su mujer, hija que era de don Martin, rey de Sicilia, dos hermanos sin hacer daño en tierra de Navarra, y con gran sentimiento de su hermano don Fadrique, asentaron sus reales cerca de Milagro, pasados ya los conde de Luna. Dolíase y sentia grandemente que su calores del estío. Venidos los poderes de Castilla como hermana, sin tener respeto á que era de sangre real y se pedian, se volvió a tratar de componer las diferen- sin alguna culpa suya, solo por los locos amores de su cias entre los reyes. Consultóse mucho y largamente marido, mozo desbaratado, fuese de aquella suerte sobre el negocio; últimamente, en una junta que cerca mal tratada , de que resultó grave enemiga y larga ende la torre de Arciel á los 3 - de setiembre se tuvo de tre aquellas dos casas. Don Fadrique atraia á su volunpersonas de todos los tres reinos y naciones, se pro- tad y procuraba ganar á todos los señores de Castilla nunció sentencia, la cual contenia : Que sin dilacion el que podia, con deseo é intento de afirmarse y satisfainfante don Enrique fuese puesto en libertad, y todas cerse de su cuñado. sus honras y estados le fuesen vueltos con todas las rentas corridas que tenian depositadas. Lo mismo se

CAPITULO XV. * sentenció en favor de Pedro Manrique, que andaba des

Que don Alvaro de Luna fué echado de la corte. terrado. Esta sentencia pareció grave al rey de Castilla yá los suyos; mas era cosa muy natural que el infante Con la liberiad de don Enrique las cosas de Castilla don Juan favoreciese y se inclinase á sus hermanos, empeoraron, si antes estaban trabajadas. El reino se hallaba dividido hasta aqui en tres parcialidades y ban- sion larga. En la ciudad de Toro se tuvieron Cortes de dos, es á saber , cl de don Alvaro de Luna, el de don Castilla, en que se trató de reformar los gastos de la Juan y el de don Enrique, infantes de Aragon. A estos casa real, atento que las riquezas y rentas reales, auncomo á cabezas seguian los demás señores conforme á que muy grandes, no bastaban. Para esto la guarda, en las esperanzas varias que tenia cada uno, ó por la me- que se contaban mil de á caballo, fué reducida á cienmoria de los beneficios recebidos de alguna de las par- to, y por capitan della don Alvaro, que fué ocasion tes. En lo de adelante, concertados los infantes entre con el nuevo cargo á él de mayor poder, á los otros de sí y reconciliados, de tres bandos resultaron dos no me- que la envidia que le tenian se aumentase. Fueron senos perjudiciales al reino. La mayor parte de los seño- ñaladas estas Cortes por la muerte que a la sazon suceres se conjuró contra don Alvaro. Llevaban mal que en dió de dos personas principales. El uno fué Juan de la casa real con pocos de su valía, y esos hombres bajos Mendoza , en cuyo lugar don Rodrigo , su hijo, fué hey que los tenia obligados, estuviese apoderado de todo, cho mayordomo de la casa real; don Juan, su hijo mey gobernase á los demás con soberbia y arrogancia. Me- nor, quedó por prestamero de Vizcaya. Adoleció otrosí nudeaban las querellas y cargos; quejábanse que sin mé- gravemente don Alonso Enriquez, que finó tres años ritos suyos en las armas y sin tener otras prendas y vir- adelante en Guadalupe ; esclarecido por ser de la al-'. tudes, solo por maña y por saberse acomodar al tiempo cuña real y por sus virtudes; su oficio que tenia, de hobiese subido á tal grado de privanza y de poder, qué almirante del mar, dió el 'Rey á don Fadrique, su hijo. solo él reinase en nombre de otro. Miraban con malos Los grandes de Castilla comunicaron entre sí sus senojos aquella felicidad deste hombre, y deseaban se tem- timientos por cartas y mensajeros para que la plática plase aquella su prosperidad con la memoria de sus tra- fuese mas secreta; estos fueron los maestres de las bajos y escuros principios. Mas él, asegurado por el favor órdenes, el de Calatrava don Luis de Guzman, y el de de su Príncipe, con quien desde su pequeña edad tenia Alcántara don Juan de Sotomayor, Pedro de Velasco, gran familiaridad, y sin cuidado de lo de adelante, á

camarero mayor, el rey de Navarra , don Enrique, su todos los demás en comparacion suya menospreciaba, hermano y otros.Hicieron entre sí confederacion juconfiado demasiadamente en el presente poder, en tanto rada con lodas las fuerzas posibles, que tendrian los grado que se sonrugia , y grandes personajes lo afirma- mismos por amigos y por enemigos, y que, salva la auban, que se atrevió a requerir de amores á la Reina, si

toridad real, procurarian que la república no recibiese con verdad ó falsamente, ni aun entonces se averiguó; algun daño, que traian alterada los malos consejos y creemos que por la envidia que le tenian le levantaron gobierno de algunos. Esta confederacion se hizo al muchos falsos testimonios y se creyeron dél muchas principio del mes de noviembre en la ermita de Orcilla, maldades. La semilla desta conspiracion se sembró en tierra de Medina del Campo; los intentos mas eran de gran parte en Tarazona cuando se juntaron, como está

vengarse que de aprovechar. El que anduvo en todo dicho, los tres hermanos infantes de Aragon. Et año ello fué el adelantado Pedro Manrique, de quien por luego siguiente, que se contó de 1426, vino á sazonarse las memorias de aquel tiempo se entiende fué hombre la trama; en cuyo principio el rey de Castilla celebró de ingenio inquieto y bullicioso. El rey de Castilla, de las fiestas de Navidad en Segovia , y don Juan, nuevo Toro se fué á Zamora al principio del año 1427; don rey de Navarra, las tuvo en Medina del Campo con su Enrique, infante de Aragon, alcanzada primero, y desmadre, y aun poco antes se viera con el rey de Castilla pues negada licencia de entrar en la corte, sin emen la villa de Roa. Don Enrique era ido á Ocaña por es- bargo, movió de Ocaña para Castilla la Vieja con hertarle mandado que no entrase en la corte ni se entre- nioso acompañamiento, y con las armas apercebido metiese en el gobierno. El rey de Aragon se entretenia para lo que sucediese. El Rey era vuelto á Simancas; en Valencia en sazon que doña Costanza , hija del con- los infantes de Aragon y los grandes conjurados se esdestable Ruy Lopez Davalos, se desposó con Luis Ma- tuvieron en Valladolid. Los otros señores de Castilla, sa, jóven muy noble y rico, con dote que el Rey le dió por tener diferentes voluntades, liacian sus juntas, en gran parte. Tal fué la grandeza de ánimo deste Prín- cada cual de los bandos aparte. Pocos, que amaban cipe, que no solo ayudó á la pobreza de su padre, viejó mas el sosiego que el bien comun, se estuvieron neuy huido y derribado solo por la malguerencia de sus trales y á la mira de lo que resultaria de las contiendas contrarios, sino que al tanto a su hijo, llamado don Iñi- ajenas, sin entrar ellos a la parte. El Rey, por estar go Davalos, y á su nieto que tenia de don Beltran, su divididos los suyos, poca autoridad tenia , especial que hijo, llamado don Iñigo de Guevara , dió grandes esta- demás de su flojedad natural parecia estar enhechizado dos despues que se apoderó del todo de Nápoles. La y sin entendimiento. Presentaron los conjurados una reina de Aragon, viuda , con su hija doña Leonor fué peticion que contenia las faltas de la casa real y los á Valencia á instancia del rey de Aragon, su hijo, mas excesos de don Alvaro de Luna; que era razon buscar en breve dió la vuelta á Medina del Campo. No queria algun camino para poner remedio á los daños públicos. que con su larga ausencia recibiese pesadumbre el rey Consultado el negocio, fueron nombrados jueces sobre de Castilla , con cuya licencia el conde de Urgel de Cas- el caso casi todos de los conjurados, es á saber, el Altrotaraf, donde le pasaran del castillo de Madrid, fué mirante, el maestre de Calatrava, Pedro Manrique, llevado en esta sazon al reino de Valencia, por enten-Hernando de Robles, que aunque era hombre bajo, der era mas á propósito para las cosas de Aragon por cra muy adinerado y tenia oficio de tesoreru generał. las alteraciones que á Castilla amenazaban. Pusiéronle A estos se dió poder para conocer de los excesos y caen el castillo de Játiva, eu que dió fiu á sus dias y pri- | pítulos que se ponian á don Alvaro, y en caso de dis

cordia se nombró por quinto juez el abad de San Beni- daba á otros. En particular Juzef, uno de los Abencerto; lo que la mayor parle determinase aquello puntual- rajes, linaje muy noble entre los moros y que á la samente se siguiese. Tralaron entre sí el negocio. Pro- zon tenia el gobierno de la ciudad, perdida la espenunciaron sentencia: lo primero que el Rey, dejado ranza de prevalecer , se fué á Murcia para ponerse en don Alvaro, pasase á Cigales; a los hermanos infantes seguro y mover las armas de Castilla contra el nuevo de Aragon diese lugar para que le pudiesen visitar; Rey para derriballe antes que se afirmase en el reino. añadieron otrosí que don Alvaro saliese de la corte des- Par el mismo tiempo sucedieron en Castilla dos cosas térrado por espacio de año y medio. Grande afrenta y memorables : la primera que el Rey por medio de don infamia, ¿diré del Rey ó del reino 6 de aquella era? Alvaro de Isorna, obispo de Cuenca, que envió á Roguitar al príncipe lo que en el principado es la cosa mas ma , pidió al Santo Padre le perpetuase las tercias, y principal, que es no ser forzado en cosa alguna; que aan pareco salió con ello porque 'en adelante los reyes los vasallos mandasen, y el Rey obedeciese; pero tal comenzaron á hacer dellas mercedes como de cosa procra la miseria de aquellos tiempos. Conforme á lo de- pia para siempre jamás; la otra que la orden de San Jecretado, el Rey fué á Cigales. Los conjurados llegaron rónímo se dividió en dos partes, como arriba se apuntó. å besalle la mano; entre ellos el infánte don Enrique, Fué así, que fray Lope de Olmedo por la amistad que puesta la rodilla, por algun espacio derramó lágrimas alcanzaba con el pontifice Martino V, trabada en Paris en señal de arrepentimiento de lo hecho; en tanto grado al tiempo de los estudios en que tuvieron una misma el fingir y disimular es fácil á los hombres. Don Alvaro habitacion y morada , con su autoridad fué autor desta se fué á Ayllon, lugar suyo, acompañado de grande no- division. Fundó cerca de Sevilla un monasterio con nombleza, que le siguieron para honralle y en ocasion am- bre de San Isidro, que fué cabeza de la nueva reforparalle. Entre los demás iban Garci Alvarez de Toledo, macion. Deste convento todos los que se llegaron a esta señor de Oropesa, y Juan de Mendoza , señor de Al- manera de vida se llamaron isidros. Duró esta division mazan, por estar ambos obligados á don Alvaro , del hasta tanto que en nuestra edad se han tornado á unir cual tiraban acostamiento cada un año. Siguióse con- y sujetará la órden antigua de jerónimos, de donde satienda entre los grandes, que con diferentes mañas lieron , por diligencia de don Filipe II, rey de España. pretendian alcanzar la familiaridad del Rey, con quien Volvamos con nuestro cuento á las alteraciones de Caspodia lanto la privanza , que á sí y á sus cosas se en- tilla. tregaba al parecer del que le sabia ganar, Hernan Alon

CAPITULO XVI. so de Robles se anteponia á los demás en autoridad; y como antes fuese en privanza del Rey el mas cercano

Cómo don Alvaro de Luna volvió a palacio. á don Alvaro, á la sazon, quitado el competidor , se Parecer y tema de los estóicos, secta de filósofos por hizo mas poderoso y fuerte, tanto, que con achaque de lo demás muy severa y inuy grave, fué que por eterna estar él malo muchas veces, el Rey y los grandes venian constitucion y trabazon de causas secretas, que á su casa á hacer consejo, cosa que á un hombre es- hado, cada cual de los hombres pasa su carrera y vida, curo y bajo, cual él era, acarreaba mucha envidia , co- y que nuestro albedrío no es parte para huir lo que por mo quier que muchas veces el favor demasiado de los destino, ley invariable del cielo, está determinado. priocipes se convierte en contrario si no se pone tem- Dirás que necia y vanamente sintieron esto , ¿quién lo plapza. Estaba el Rey ofendido contra él porque apre niega ? Quién no lo ve? Por ventura į ruede haber masuradamente pronunció sentencia de destierro contra

yor locura que quitar al hombre lo que le hace hombre, don Alvaro, al cual estaba obligado en muchas mane- que es ser señor de sus consejos y de su vida ? Pero ras. Como entendieron esta ofension y disgustos y que necesario es confesar hobo alguna causa secreta que de le podrian atropellar aquellos que con diligencia bus- tal suerte trabó entre sí al rey de Castilla y á don Alvacaban ocasion para hacello, procuraron que el rey de ro de Luna, así aficionó sus corazones y ató sus volunNavarra le acusase delante del rey de Castilla de mu- tades, que apenas se podian apartar, dado que por aquechos delitos. Cargóle que era hombre revoltoso y que la razon estuviese encendido un grande odio contra amcomunicaba con forasteros y con los grandes cosas en bos, bien que mayor contra don Alvaro, tanto, que en deservicio del Rey. Que muchas veces hablaba palabras esto sobrepujaba los Seyanos, Patrobios, asiáticos, liosadas y contra la majestad real. Consultado el nego- bertos que fueron de los emperadores romanos, y sus cio, se proveyó que le echasen mano y le guardasen en nombres muy aborrecidos antiguamenté. ¿Cuál fué la Segovia. Hizose así, y finalmente murió en la cárcel en caụsa que ni el Rey se moviese por la infamia que reUceda, donde le pasaron, ejemplo no pequeño, y aviso sultaba de aquella familiaridad, ni don Alvaro échase de que no hay cosa mas iacierta que el favor de palacio, de ver su perdicion, donde á grandes jornadas se apreque con ligera ocasion se desliza y muda en contra- suraba? Es así sin duda que las cosas templadas duran, rio. El rey de Granada este año por conjuracion de las violentas presto se acaban; y cuanto el humano fasus ciudadanos fué ecliado del reino y de la patria; vor mas se ensalza, tanto los hombres deben mas humipasó á Africa desterrado y miserable á pedir socorro al llarse y temer los varios sucesos y desastres con la merey de Túnez. Mahomad, llamado el Chico, luego que moria continua de la humana inconstancia y fragilidad. fué puesto en su lugar y se encargó del reino, comenzó Sin duda tienen algun poder las estrellas, y es de algun i perseguir la parcialidad contraria de los que eran momento el nacimiento de cada uno; de allí resultan aficionados al Rey pasado; condenábalos en muertes, muchas veces las aficiones de los principes y sus avere destierros y confiscacion de bienes, qne pródigamente / siones, 6 quita el enteu dimiento el cuchillo de la divis

llaman

na venganza , cuando no quiere que sus filos se embo- de don Enrique, en trueco de Villena dió las ciudades de ten, como sucedió en el presente negocio. dia Trujillo y Alcaraz, fuera de algunos otros lugares de amaneció alegre para el Rey, nunca le vieron sino con menor cuantía en el reino de Toledo cerca de Guadalarostro torcido y ánimo desgraciado despues que le qui- jara; añadióle asimismo docientos mil florines, que fué taron á don Alvaro. Dél hablaba entre dia, y dél pepsa- dote muy grande y verdaderamente real. A instancia ba de noche, y ordinariamente traia delante su enten- del mismo don Enrique de Aragon don Ruy Lopez dimiento y se le representaba la imágen del que ausen- . Davalos fué dado por libre de lo que le acusaban ; pero te tenia. Los que andaban en la casa del Rey y le acom- lo que fuera razon se hiciese , sus honras y bienes no pañaban , entendiendo que era treta forzosa que don fueron restituidos á sus hijos. Asi lo quiso el Rey, así Alvaro fuese en breve restituido, y sospechando que convenią á los que se vian ricos y grandes con sus desternia mayor cabida en lo de adelante, como quien de- pojos. Concluidas estas cosas, el rey de Castilla se sué jaba sobrepujados y puestos debajo de sus piés á sus ene- á Turuégano. Allí vino don Alvaro á su Hamado con migos y á la fortuna, con mayor diligencia procuraban muy grande y lucido acompañamiento, como quien su amistad. El mismo rey de Navarra por envidia que ganara de sus contrarios un nobilísimo triunfo, alegre tenia á don Enrique, su hermano, de quien no llevaba ysoberbio. Crecia de cada dia en privanza, y tenia mayor bien tuviese mayor privanza con el rey de Castilla y el autoridad en todas las cosas. Solo en particular podia primer lugar en autoridad, comenzó a favorecer á don mas que los demás grandes y toda la nobleza. Doña Alvaro y tratar que volviese á la corte. Ofrecíase buena Leonor, hermana del rey de Aragon, estaba concertaocasion para esto por la muerte de don Ruy Lopez Da- da con don Duarte, príncipe de Portugal, heredero fuvalos; á 6 de enero, año de 1428, falleció en Valencia, turo del reino, y que era de edad de treinta y seis do á la sazon se hallaba el rey de Aragon. Fué este ca- años. Los desposorios se celebraron, presente el rey de ballero mas dichoso en sucesion que en la privanza de Aragon, en tierra de Daroca , en una aldea llamada palacio. De tres mujeres que tuvo engendró-siete hijos Ojos Negros. Hallóse presente don Pedro, prelado de y dos hijas; de quien en Italia proceden los condes de Lisboa, como embajador de Portugal, hijo que era de Potencia y de Bovino, los marqueses del Vasto y de don Alonso, conde de Gijon. El dote de la doncella Pescara y muchas otças familias y casas en España. Su fueron docientos mil florines. Señaláronle por camarecuerpo depositaron en Valencia, de allí le trasladaron ra mayor á doña Costanza de Tovar , viuda del conlos años adelante á Toledo, y enterraron en el monas- destable don Ruy Lopez Davalos. De Valencia partió terio de San Agustin. Tenia costumbre de dar oidos y esta señora por tierras de Castilla. En Valladolid el rey crédito á los pronósticos de los astrólogos, por ser, co- de Castilla y sus hermanos la festejaron mucho; hicieronmo olros muchos, aficionado á aquella vanidad; mas se algunos dias justas y torneos. Desde allí con grandes no pudo pronosticar ni conocer su caida. Cuando mu- dones y joyas que le dieron pasó á Portugal á verse con rió aun no tenia del todo perdida la esperanza de reco- su esposo. Las bodas se hicieron con tanto mayores rebrar sus honras antiguas y su estado. Don Eorique de gocijos del pueblo cuanto se dilataron por mas tiempo, Aragon comenzó a poner en esto gran diligencia; pero que casi tenia perdida la esperanza que el infante don por su desgracia y por desamparalle sus amigos no tu- Duarte se hobiese de casar por habello hasta aquella vo efecto, como ordinariamente a los miserables todos edad dilatado. Sucedió por el mismo tiempo que don les faltan. Solo Alvar Nuñez de Herrera, natural de Pedro, hermano de don Duarte, despues de una larga Córdoba , guardó grande y perpetua lealtad con don peregrinacion en que visitó al emperador Sigismundo Ruy Lopez; fué mayordomo suyo en el tiempo de su y al mesmo Tamorlan , scita , el vulgo dice que anduvo prosperidad, y despues puesto en prision como con- las siete partidas del mundo, volvió en España. Llegó sorte en el delito que le achacaban. Libre que se vió de á Valencia por el mes de junio; por el de setiembre se la prision, no reposó antes de convencer á Juan Gar- casó con doña Isabel, hija mayor del conde de Urgel, cía, inventor de aquella mentira , de haber levantado que tenian preso. Deste matrimonio nacieron doña Isafalso testimonio y hacerle ejecutar como á falsario bel, que vino á ser reina de Portugal, doña Filipa, que y traidor. Para ayudar tambien á la pobreza de su se- fué monja, don Pedro , condestable de Portugal, don ñor, vendió los bienes que dél recibiera en cantidad, y Diego, cardenal y obispo de Lisboa, que falleció en juntó ocho mil florines de oro, los cuales metidos en Florencia de Toscana, don Juan, rey de Chipre, y dolos maderos de un telar para que el negocio fuese mas na Beatriz, mujer que fué de don Adolfo, duque de secreto, cargados en un jumento, y su hijo á pié en Cleves. Don Pedro, hechas las bodas, partió de Valenhábito disfrazado, se lo envió donde estaba, lealtad se- cia y visitó al rey de Castilla en Aranda; últimamente ñalada y excelente, digna de ser celebrada con mayor llegó á Portugal, salianle al encuentro los pueblos enelocuencia y abundancia de palabras. Con la muerte teros, mirábanle como si fuera venido del cielo y mas del competidor el poder de don Alvaro de Luna se ar- que hombre, pues habia peregrinado por provincias raigó mas. El rey de Castilla se entretenia en Segovia, tan extrañas; maravillábanse demasiadamente como ocupado en procurar deshacer las confederaciones y li- hombres que eran de groseros y rados ingenios. El rey gas que los grandes tenian hechas entre sí. Publicó de Castilla, asentadas las cosas de Castilla la Vieja y una provision , en que mandaba que se alzasen los ho- puesto en libertad á Garci Fernandez Manrique, de quien menajes con que entre sí se obligaran. Otorgó otrosí un dijimos fué preso con don Enrique de Aragon, y restiperdon general y perpetuo de los delitos pasados y de- tuídole en sus antiguos estados, dió la vuelta al reino sacatos. Demás desto, á la infanta doña Catalina, mujer de Toledo al fin deste año, y despues que algun tiempo

[graphic]
[ocr errors]

se detuvo en Alcalá, pasó á Illescas. Llegó allí á la sa- | defender cobraron ánimo, y con diversas salidas y rezon Juzef, abencerraje, huido de Granada, sobre nego- bates al fin hicieron tanto, que el cerco se alzó á cios del rey* Moro despojado. Fué recebido y tratado 27 de mayo. Recobraron fuera desto los lugares en benignamente por el Rey; envióle con Alonso de Lor- contorno y sacáronlos de poder de los contrarios. Tuca, que desde Murcia le hizo compañía , al rey de Tú- vieron solamente diversas escaramuzas sin que se llenez con cartas, en que le exhortaba y pedia tuviese gase á balalla. Pretendian con la costumbre de vencer compasion de aquel Rey desterrado, y le restituyese en en aquellos encuentros y rebates que los franceses coel reino con sus fuerzas y gentes'; que haciendo ellos el brasen ánimo y se alentasen del miedo que tenian codeber, no dejaria de ayudallos con dineros, armas, sol- brado. El rey de Francia, otrosí por medio de sus enedados y provisiones. El de Túnez, movido por esta em- migos, pasó á Rems por consejo de aquella doncella á bajada, tornó á enviar al rey Mahomad en España con coronarse y ungirse, lo que hasta entonces no se hauna armada y trecientos de á caballo; y como desem- bia hecho; con esto á los suyos se hizo mas venerable, barcasen en Vera , causó grande mudanza y alteracion á los enemigos espantoso. Recobradas muchas ciudaen los corazones de los que por ser hombres de inge- des, acometieron los franceses á Paris; no la pudicnio mudable se tornaban á aficionar al gobierno anti- ron entrar, antes á la puerta de San Honoré la donceguo, y aborrecer el nuevo señorío y mando del nuevo la ó poncella de Francia fué herida. Pasaron con la Rey. Las ciudades y lugares de aquel reino á porfia se guerra á otra parte. Tenian los ingleses cercada la ciule entregaban; la misma ciudad de Granada vino en su dad de Compieñe; la doncella, animada por las cosas poder al principio'del año de 1429. Eltirano se retiró al pasadas, con un escuadron apretado y cogido de los castillo del Alhambra, en que en breve sué preso y muer- suyos se metió en la ciudad. De alli hizo una salida y to; y con tanto dejó con ayuda del cielo y grande a play- dió una arma á los ingleses, en que por secretos juiso de toda la provincia el cetro de que injustamente y á cios de Dios fué presa por los enemigos y llevada á tuerto se apoderara al Rey legitimo, que procedia de Ruan. Acusáronla de hechicera, y por ello fué quemasus padres y abuelos reyes. Esto en España. Las cosas da; el principal acusados y atizador fué Pedro Chaude Francia no podian ballarse en peor estado que el que chonio, obispo de Beauvais, sin que tuviese alguno de tenian, apoderados los ingleses, perpetuos enemigos su parte que osase abrir la boca en su defensa, dado de Francia, de Paris y de otra muy grande parte de que muchos se persuadian, y hoy lo sienten así, que aquella provincia. Cárlos, séptimo deste nombre, rey aquella doncella fué condenada injustamente; honra de Franeia, en aquella apretura y peligro envió á pedir perpetua de Francia , famosa en todos los siglos, y nosocorro con grande sumision, así á los otros príncipes ble, como lo pronunciaron los jueces, á quien cometió como al rey de Aragon. Matías Refague, enviado por los años adelante esta causa el pontífice Calixto; proesta causa de Francia , llegó á Barcelona por el mes de ceso y sentencia que hasta hoy se guardan y están en abril. Hallábase el rey de Aragon embarazado con dos los archivos de la iglesia mayor de Paris. Una estatua guerras, en especial la de Nápoles le aquejaba , de suya de metal se ve en medio de la puente de Orliens, donde , casi perdida la esperanza , don Pedro, su her- puesta en memoria del benefreio que della recibieron; mano, en una armada habia venido á España. En su lu- pero esto pasó en algun tiempo adelante. En Tarragogar y en el gobierno quedó Dalmacio Sarsera para que na , ciudad en Cataluña los obispos de la provincia entretuviese lo que quedaba en pié. Demás desto, pen- tarraconense se juntaron, llamados á concilio por don saba el dicho Rey hacer guerra á Castilla, y para ella se Pedro, cardenal de Fox, legado que á la sazon era del apercebia á la sazon con grande cuidado. Por esta can- pontifice Martino V. Lo que en aquel Concilio se decre-. sa la embajada de Francia no fué de efecto alguno; mas tó no se sabe; solo lo que era de mayor importancia y las cosas de aquel reino sin fuerzas, sin ayuda, sin go- mas se pretendia , el canónigo Gil Muñoz renunció las bierno, fueron por favor del cielo ayudadas, y se mejo- insignias y nombre de pontífice, los cardenales que raron con esta ocasion. Ya siete meses los ingleses te- consigo tenia fueron depuestos y quitádoles la dignidad nian sitiada á Orliens, ciudad nobilísima, puesta sobre y nombre que sin propósito usurpaban, lo uno y lo otro el rio Loire. Loscercados padecian falta de todo lo ne- por órden del rey de Aragon en gracia del pontífice cesario, y apenas con los muros se defendian del ene- Martino, al cual como antes tuvo enfrenado con el miemigo. Una doncella, llamada Juana , de no mas de diez do, así bien ahora le pretendia ganar y traelle á su yocho años, salvó aquella ciudad. Era natural de San Remi, aldea en la comarca de los leucos, parte de lo fué de la orden de San Juan de tiempo antiguo, quedó que al presente llamamos Loreña. Su padre se llamó en lo de adelante por el Rey. A Gil Muñoz, para alguna Jaques Durcio , y su madre Isabel. Desde su primera manera de recompensa , hicieron obispo de Mallorca. edad se ejercitó en pastorear las ovejas de su padre. Alonso de Borgia fué otrosi nombrado por obispo de Esta doncella vino á los reales de los franceses, díjoles Valencia en premio del trabajo que tomó en reducir á que por divina revelacionera enviada para librará Orliens buen seso al dicho Gil y á sus consortes, principio y de aquel peligro, y á Francia del señorío de los ingleses. escalon para subir a las mas altas dignidades que hay. Hiciéronle muchas preguntas, y como de todas saliese Sucedió todo esto en Tortosa por el mes de agosto. bien, quedaron persuadidos el Rey y sus capitanes que Desta manera se puso fin al scisma mas reñido y de mas decia verdad. Luego con gentes que le dieron, por me- tiempo que jamás la Iglesia padeció. En accion de dio de los enemigos metió dentro de Orliens socorro gracias por beneficio tan señalado se hicieron proy vituallas. Los de dentro con la esperanza de poderse cesiones por todas partes y grandes plegarias para

« AnteriorContinuar »